Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La pedagogía como ciencia (página 2)




Partes: 1, 2

Clasificación de los procesos. El proceso formativo se puede clasificar, sobre la base del criterio: fines que persigue, en tres tipos de procesos: el educativo, el capacitivo y el instructivo. En el proceso formativo, además del proceso educativo, y de acuerdo con el fin que persigue, existen otros procesos, que de algún modo ya hemos estudiado, veamos. Los tres procesos tienen relativa autonomía pero se dan interrelacionados en un solo proceso, el formativo.

Clasificación del proceso formativo de acuerdo a los fines que persiguen los procesos que en el se desarrollan y de las instituciones que en él participan

Monografias.com

El proceso formativo también se puede clasificar atendiendo al nivel teórico, científico y de sistematicidad con que desarrollan los distintos tipos de procesos formativos.

Este proceso es el objeto de estudio de la Didáctica como ciencia.

Proceso formativo escolar.

Proceso docente-educativo.

Proceso extradocente.

Proceso extraescolar.

Proceso formativo no escolar.

Proceso educativo de la familia.

Proceso educativo de las organizaciones políticas y de masas.

La educación en sentido amplio y estrecho, la capacitación y la instrucción como resultados, procesos y funciones; el proceso docente-educativo, el proceso extradocente, el proceso extraescolar, y el proceso educativo no escolar del resto de las instituciones sociales, son las categorías de la Pedagogía, como ciencia, que tiene como objeto integrador el proceso formativo en general.

Así, por ejemplo, cuando estudiemos las leyes del proceso docente-educativo, en tanto que esencia del comportamiento de dicho proceso, estás serán también las leyes del proceso formativo. La Didáctica, como ciencia que estudia el proceso docente-educativo, ofrece, de esa manera la caracterización esencial del proceso formativo, de la Pedagogía. Por esa razón pasaremos a continuación a describir el proceso docente-educativo.

El objeto.

Un aspecto epistemológico fundamental de la Didáctica, como rama del saber, consiste en demostrar su carácter de ciencia.

El mecanismo que de modo sistémico se propone para la formación de las nuevas generaciones es el proceso docente-educativo, objeto este que se conforma como resultado de sistematizar el conjunto de elementos, presentes en dicho objeto, que garantiza la resolución del problema, encargo social: la necesidad que tiene la sociedad de preparar, de un modo eficiente, a sus ciudadanos. Es decir, al problema encargo social, el objeto, proceso docente-educativo, que es el proceso formativo que se desarrolla de un modo sistémico y consecuentemente eficiente.

Se entiende por encargo social la necesidad que tiene la sociedad de formar a las nuevas generaciones de acuerdo con sus intereses. Formar al hombre es prepararlo para la vida.

La naturaleza de dicho objeto es social, en el que la expresión concreta del aula, en que se manifiestan las relaciones entre los estudiantes y el profesor, tiene su esencia social en la preparación para la vida de las nuevas generaciones por las precedentes para que sean capaces de desempeñarse en el seno de la sociedad. Si consideramos la sociedad como un sistema complejo entonces la escuela es un subsistema de ella.

El concepto de sistema.

Para poder comunicarnos mejor debemos precisar que entendemos por el concepto de sistema: el conjunto de elementos cuyas relaciones son de un orden tal que posibilitan manifestar determinadas cualidades, propiedades totalizadoras que no se ofrecen mediante la mera suma de esos elementos. Son estas relaciones las que posibilitan la dirección en el comportamiento del objeto (sistema). A partir de esta explicación regresemos a la Didáctica para aplicarla, entendiendo que el objeto de la Didáctica se caracteriza como un sistema complejo.

Las dimensiones.

Armados ahora del concepto de sistema, continuaremos enriqueciendo el modelo teórico con el fin de poder explicar el proceso docente-educativo. Para ello este autor les propone introducir el concepto de dimensión.

Deducido de lo ya explicado para el proceso formativo en general, ahora para el caso del proceso docente-educativo, se entiende que, preparación implica, en primer lugar, formarlo para que pueda ejercer una determinada función social, que se apropie de una cierta profesión, lo que constituye la dimensión instructiva del proceso. Prepararlo también significa formar las capacidades, su pensamiento que determina las potencialidades que le posibiliten enfrentarse a los problemas propios de su quehacer cotidiano y resolverlos, dimensión capacitiva del proceso.

Las cualidades.

Para poder explicar el proceso docente-educativo se hace necesario seguir enriqueciendo el modelo. Con ese fin se introducen otras características que expresan cualidades integradoras de dicho objeto o sistema; como son sus niveles de asimilación, en el que se precisan la intención reproductiva o productiva del mismo; sus niveles de profundidad que determinada el grado de esencia con que se operarán sus contenidos; los niveles estructurales del proceso que van desde su célula, la tarea docente, el tema, la asignatura y la disciplina, hasta la carrera o proceso educativo escolar que es el de orden mayor. Existe otra cualidad que determina el grado de acercamiento a la vida que expresa el carácter del proceso en académico de naturaleza abstracta y laboral que trata de identificarse con la realidad, con la vida.

Los componentes.

La caracterización analítica del objeto se precisa en un conjunto de componentes a saber: el problema, como la situación de la realidad que genera una necesidad en el sujeto que se relaciona con el mismo; el objeto, aquella parte de la realidad portadora del problema docente; el objetivo, como propósito o aspiración a alcanzar en el proceso; el contenido, como cultura a apropiarse por el estudiante; el método, como modo de desarrollar el proceso; la forma, como organización espacio-temporal del proceso; el medio, como objetos con ayuda de los cuales se ejecuta el proceso; y el resultado, como nivel alcanzado.

Hasta aquí, hemos introducido los conceptos de objeto, dimensiones, cualidades y componentes los que van conformando el aparato categorial de la teoría de la Didáctica.

Las leyes del proceso docente-educativo.

El rigor teórico de cualquier ciencia establece que el número de leyes que conforma el núcleo de esa teoría, dado su carácter esencial, sea relativamente pequeño.

La relación de la escuela con la vida, con el medio social

Las leyes de la Didáctica, como ciencia social que es, son de racionalidad dialéctica, determinadas por las relaciones que en el seno de la estructura del objeto o de este con el medio se dan de un modo contradictorio, lo que determina la causalidad del movimiento del proceso docente-educativo.

La primera ley de la Didáctica establece el vínculo, de naturaleza dialéctica, entre el contexto social y el proceso formativo. El proceso docente educativo como objeto, como sistema, se relaciona con el medio, con la sociedad y recibe de ésta el encargo social. La sociedad dirige a la escuela y en esa relación dialéctica concreta, en los objetivos, dicho encargo social, de ahí el carácter rector del objetivo.

La escuela existe, en tanto institución social, para formar a los ciudadanos que se van a integrar a la colectividad. La escuela que se desarrolla para la vida, se tiene que realizar en la vida, por la vida y en especial en el trabajo, como su actividad fundamental.

El proceso docente-educativo no se identifica con la actividad laboral pero ésta tiene que ser el punto de partida y el resultado de aquel, lo que es válido no sólo para caracterizar el diseño curricular, sino también la lógica, el desarrollo del proceso.

En el diseño se parte de los problemas, como expresión concreta de la necesidad del medio social, del cual se infieren los objetivos, como modelo pedagógico de la solución de la necesidad social y a partir de ellos se deducen los objetivos de todas las asignaturas del plan de estudio, en tanto en éstas se garantizan los objetivos a formar en el egresado.

En el desarrollo del proceso el problema es el punto de partida para que en su solución el alumno aprenda a dominar la habilidad y se apropie del conocimiento.

El problema, si realmente es una escuela integrada a la vida y en especial a la comunidad inmediata a la escuela, deber ser real, objetivo, social y su solución se alcanza en el trabajo. A la actividad laboral se acercan los escolares como modo de resolver el problema, para aprender, para saber y en consecuencia transformar el mismo medio.

Como se sabe de la práctica social la vía más eficiente de resolver el problema es mediante la actividad científico-investigativa.

Es decir, una educación para la vida tiene que ser productiva (laboral), creativa (investigativa) y transformadora del contexto social.

El objetivo como aspiración final es la meta, el propósito generalizador que se alcanza mediante la apropiación de aquella parte de la cultura: el contenido, que se ofrece en una determinada asignatura.

El contenido es múltiple, es variado y refleja el objeto de una ciencia en su multilateralidad; el objetivo es el resultado que se aspira alcanzar en el estudiante.

El objetivo es el todo, el contenido sus partes.

El método garantiza, en su dinámica, la apropiación del contenido, el logro del objetivo. El método es flexible, zigzageante y se adecua a las condiciones para alcanzar el objetivo. Lo fundamental es el objetivo pero se alcanza en el método. El trabajo es método, y en ocasiones, el más significativo para alcanzar la formación.

En el método el estudiante tiene que participar activamente, comprometerse con su proyección y ejecución.

El desarrollo del proceso docente-educativo.

Para caracterizar el desarrollo del proceso docente-educativo hacemos uso de las leyes, es decir, de las relaciones dialécticas que se dan entre los componentes del mencionado proceso. El diseño implica la determinación de los problemas y en consecuencia del objeto o proceso que se planifica y relacionado dialécticamente con esos dos componentes, los objetivos de dicho proceso.

A partir de los objetivos generales de los egresados se derivan, con un carácter vertical, las características (componentes) del proceso docente de un nivel estructural menor: las asignaturas y los temas o unidades que lo conforman.

La Unidad o tema es la unidad organizativa básica en el diseño del proceso docente-educativo, al mismo, hay que dedicarle el tiempo que garantice el logro del objetivo que se aspira. La integración del conjunto de temas, en un sentido ascendente, posibilita resultados cualitativamente superiores que se expresa en el objetivo de la asignatura.

En el plan de estudio deben existir asignaturas derivadoras que analicen los objetos y profundicen en su esencia, y deben existir asignaturas integradoras que estudien el objeto en la realidad social y en el cual el estudiante trabaje y desarrolle sus investigaciones.

Las actividades académica, laboral, e investigativa deben formar parte, como sistema, de las asignaturas. Una educación en la vida es una educación sistémica que integra vertical y horizontalmente el proceso.

La ejecución del proceso es la etapa o eslabón fundamental en el que se lleva a cabo la tecnología, la lógica del proceso como tal, en ella el profesor guía el proceso para alcanzar el objetivo en correspondencia con el enfoque del mismo. En este enfoque el logro del objetivo implica el dominio de la habilidad. Esto exige la reiteración de su uso en la solución de variados problemas. La multivariedad de problemas exige el enriquecimiento del aparato conceptual, pero la reiteración del elemento esencial, en su aplicación, posibilita que el estudiante se apropie de él. "Conocer es resolver", es ser capaz de enfrentarse a problemas distintos y determinar su vía de solución. La lógica general debe ser una; su manifestación, variada. He ahí la lógica del proceso con un enfoque productivo.

Una educación en la vida es una educación participativa, democrática, problémica y científica.

La intención de la sociedad en la formación de las nuevas generaciones tiene un carácter inmediato vinculado con el desarrollo de la profesión: la instrucción; el pensamiento, la capacitación; y otro más trascendente relacionado con la conformación de valores, convicciones, sentimientos: la educación. Estos son resultados distintos, sin embargo, se van alcanzando en un mismo proceso.

El dominio de la habilidad posibilita al hombre el resolver problemas, problemas estos que pueden ser nuevos para él. Este proceder lo convierte en un ser capaz y lo hace ser independiente. "Ser cultos es el único modo de ser libres".

Ser culto es ser portador de la obra humana precedente, es saber la historia y poder continuar su obra, es ser productor de la nueva cultura, es ser creador en el desarrollo de la sociedad. El productor genera riquezas, el creador las multiplica.

El camino de la felicidad pasa por la creación y la generosidad. Aplicando los conocimientos de la naturaleza y sensibilizando a los estudiantes a compartir esos frutos, ese es el camino de formar ciudadanos plenos y dichosos.

La educación en la vida es la educación en el trabajo, en el estudio, la ciencia, la lucha, el amor y la felicidad.

La evaluación es el eslabón que expresa, mediante su desarrollo, el grado de acercamiento al objetivo formulado y que posibilita, en última instancia, caracterizar la eficiencia del proceso.

Conclusiones

Sobre la base de estas categorías: un objeto, tres dimensiones, cuatro cualidades, ocho componentes, dos leyes, tres eslabones y la contradicción fundamental podemos entender científicamente el comportamiento del proceso formativo y en particular del proceso docente-educativo.

Si lo que se quiere es el dominio de la ciencia, concreta, práctica, aplicable, sobre una fundamentación teórica sólida pero estimulada por lo primero, no es la linealidad del libro el punto de partida, sino la necesidad social. A resolver la necesidad social se entrega el estudiante y mediante ella se ofrece y crece; el aprendizaje es consecuencia de esa necesidad, es medio. El fin es el hombre, ser viviente capaz de comprender una necesidad y satisfacerla. Su satisfacción personal pasa por su actuación social.

Su trabajo está en función de resolver lo social

El problema de la Pedagogía es ante todo demostrar su carácter de ciencia.

Bibliografías

ÁLVAREZ DE ZAYAZ, Carlos. La Pedagogía como Ciencia. Soporte Magnético.

ÁLVAREZ DE ZAYAZ, Carlos. Tareas, Clases y Temas. Soporte Magnético.

Fundamentos de la Pedagogía. Documento. Soporte Manático.

 

 

Autor:

Lic. Guiomara Estenoz Bayola

Lic. Leidelise Sotolongo Pérez

Lic. Carmen Rosa Marén Salazar

SUM. "Carlos Manuel de Céspedes".

2008

UNIVRSIDAD

"CAMAGÜEY".

FACULTAD INFORMÁTICA.

ARTÍCULO. PEDAGOGÍA.

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.