Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La transición de la Dictadura a la Democracia. (página 2)

Enviado por JULIO SOTO



Partes: 1, 2

Uno de los principales cambios políticos vividos en la Venezuela petrolera después de la muerte de Juan Vicente Gómez fue la aceptación de crear nuevos partidos. Los grupos que se iniciaron de 1928 a 1936 son el origen de los actuales partidos políticos de Venezuela, de los movimientos de los trabajadores y de los empresarios. Entre 1930-1931 surgió clandestinamente el Partido Comunista de Venezuela, que tenía prohibido actuar libremente.

Durante el año 1936 el pueblo y los estudiantes se lanzaron a las calles a exigir sus derechos democráticos. Entre proclamas y manifiestos motivaron al pueblo a luchar por un cambio social y así fue como surgió para el año 1937, sin legislación del gobierno, el partido oficial Cívicas Bolivarianas. Posteriormente se creó el Partido Republicano Progresista (PRP), éste se transformaría más tarde en el partido Democrático Nacional (PDN).

En el año 1941, el presidente de turno, Isaías Medina Angarita, legalizó los partidos políticos y surgió entonces Acción Democrática o Partido Democrático Nacional (PDN) y la Unión Popular Venezolana (UPV) que era la forma como se expresaba el partido Comunista de Venezuela.

En el año 1942 los dirigentes de las manifestaciones estudiantiles del año 28 (Raúl Leoni, Rómulo Betancourt, entre otros) formaron una organización política denominada Asociación Revolucionaria de Izquierda (ARDI).

Para el año 1945, surgió un nuevo partido político la Unión Republicana Democrática (URD), y en este mismo año quedó legalizado el Partido Comunista. Al año siguiente, en 1946, nació el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI).

Con el derrocamiento de Rómulo Gallegos (periodo de transición) en el año 1948 una Junta Militar encabezada por Pérez Jiménez tomó el poder e inmediatamente ilegalizó los partidos políticos entre ellos: Acción Democrática y el partido Comunista de Venezuela y comenzó así una nueva etapa de restricción política.

Después de este acontecimiento la mayoría de los partidos políticos comenzaron a luchar, desde la clandestinidad, para derrocar esta nueva dictadura que ensombrecía al país. Fue el comienzo de un periodo de torturas, cárceles y exilio, que culminó en el año 1958 con la caída del gobierno dictatorial de Marcos Pérez Jiménez, esto permitió que volvieran las luchas políticas y surgieran otros partidos como el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP).

Monografias.com

Monografias.com

El movimiento empresarial y de trabajadores

Otras de las agrupaciones importantes en la revolución política de Venezuela, que hicieron su aparición a partir de 1936 fue el movimiento empresarial llamado Federación de Cámaras de Comercio y Producción (FEDECAMARAS) donde los empresarios se organizaron, a partir de 1944, para defender sus intereses. Esta organización ha logrado convertirse en un elemento de mucha influencia en la actividad política y económica de los gobiernos democráticos.

Igualmente los trabajadores se organizaron en diversos sindicatos y gremios para luchar por sus derechos y libertades democráticas, exigían una ley de trabajo moderna, salarios justos y mejores condiciones de trabajo. Esto permitió la organización de federaciones sindicales regionales y de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV). Se originaron otras organizaciones sindicales obreras como la Central Única de Trabajadores (CUT) y CODESA. Todas tienen como finalidad principal la lucha por las reivindicaciones de los trabajadores venezolanos.

Cronología de las luchas intestinas por el poder

1900-1936: Muerte, letargo e incubación: Al iniciarse cronológicamente el siglo XX, Venezuela está gobernada por Cipriano Castro; a partir de 1908 y hasta 1935 lo será por Juan Vicente Gómez. Castro intenta personificar la causa liberal, pero de una manera personalista, sin cuajar ninguna estructura partidista o cosa que se le parezca, en el sentido moderno de esos términos, es decir, organizaciones con continuidad de ideas globales sobre la sociedad y de líneas programáticas que tiendan a una cierta autonomía institucional, alejándose del personalismo de los partidos decimonónicos y que propendan, a través de ese aparato institucional, al encuadramiento organizado de las masas y de los sectores sociales. Con Juan Vicente Gómez, que también se reclama de la «Causa» y llámase «Rehabilitador», la vida partidista venezolana se simplifica. De hecho, no hay actividad de partidos políticos en suelo nacional; pero el período gomecista es, a la vez que de letargo, un período de incubación. El régimen suscita en los estudiantes un romanticismo libertario que, a falta de partidos, se cobija en la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV), cuya oposición al gobierno de Gómez estallará en los sucesos del año 1928, que culminaran en la prisión o el exilio de los dirigentes estudiantiles. La FEV vivirá una segunda y corta etapa de vida en 1936. Por otra parte, estudiantes e intelectuales, profesionales y algunos obreros conocen las ideas políticas que circulan en el mundo. Sea en el exilio, sea en la prisión, sea en tertulias de parques y librerías, los jóvenes leen y comentan en forma autodidacta textos de Carlos Marx, Vladimir Ilich Lenin, León Trotsky, Henri Barbusse, Oswald Spengler, José Ortega y Gasset, Federico Nietzsche y otros autores europeos. Posteriormente, elementos de la doctrina social de la Iglesia y noticias e ideas del fascismo italiano y del «New Deal» entran también en el campo de conocimiento y discusión de una juventud, universitaria o no, animada de ese romanticismo libertario que sirve de marco emocional a las variadas mescolanzas ideológicas que podían resultar de lecturas tan dispares y tan desigualmente organizadas.

Es así como se forman varios partidos en el exilio, 2 de los cuales son embriones de partidos que han llegado hasta hoy: el Partido Revolucionario Venezolano (PRV) y la Agrupación Revolucionaria de Izquierda (ARDI); el primero es el germen del futuro Partido Comunista, mientras que el segundo, formado esencialmente por estudiantes exiliados a raíz de los sucesos de 1928, es el embrión de los futuros partidos reformistas-populistas de Venezuela. El ideario de ambos partidos se inspira en el marxismo, siendo desde luego más ortodoxo en sus planteamientos el PRV. A la muerte de Gómez, todo ese fermento contenido se dispara y se organiza.

1936-1948: Hervidero, formación, proliferación, consolidación: En efecto, después de la muerte de Gómez aparece una primera gran camada de partidos de la Venezuela moderna. Una parte de ella, la menos significativa y duradera, la componen intentos de revivir los viejos partidos históricos del siglo XIX. Ejemplos de ello son el Partido Liberal Amarillo Histórico, el Partido Liberal del Táchira, el Partido Nacionalista y el Gran Partido Liberal. Otra parte la componen partidos representativos de sectores vinculados al gomecismo o al lopecismo y que se crearon para combatir las ideas marxistas; como la Liga de Defensa Nacional y la Agrupación Cívica Bolivariana. Una tercera parte la componen los partidos que expresan ese fermento al cual se ha hecho referencia.

Es esta parte la más dinámica y la de mayores consecuencias para el futuro. Constituye también los embriones de los principales partidos modernos venezolanos. Sin embargo, en esta primera etapa los partidos de este último grupo son de corta vida y se disuelven y fusionan de manera vertiginosa. Entre ellos están: el Partido Revolucionario Progresista (PRP), de ideología marxista; el Movimiento de Organización Venezolana (ORVE) que reunió destacadas y algo heterogéneas figuras del pensamiento venezolano de entonces, que planteó ideas de modernización del Estado, de la economía y la sociedad y que, después de algunas decantaciones, quedó como un partido que sería otro antecesor, al igual que ARDI, de Acción Democrática; el Bloque Nacional Democrático, zuliano, de ideas progresistas y modernizadoras muy similares a las de ORVE; la Unión Nacional de Estudiantes (UNE), que es una disidencia de la FEV, ocurrida en 1937 y liderada por Rafael Caldera, Lorenzo Fernández y Pedro José Lara Peña, motivada según sus autores por el predominio en la FEV de un pensamiento genéricamente marxista.

La UNE nacerá con un ideario socialcristiano, siendo en los años de su nacimiento llamativas sus simpatías por el falangismo español y el bando del general Francisco Franco en la guerra civil española. La UNE, después de pasar por las etapas de Acción Electoral en 1938, Movimiento de Acción Nacionalista y Acción Nacional, es el embrión del partido social cristiano COPEI. Las divisiones y subdivisiones de estos partidos servirán de base a la historia de los partidos políticos venezolanos desde entonces hasta hoy, en una dialéctica a la que podrán incorporarse sectores y partidos provenientes del gomecismo como ya ocurre en cierta medida con la formación de la UNE. Al lado de los partidos mencionados hay, y seguirán habiendo durante los años de López Contreras (1936-1941), pequeñas, numerosas y transitorias agrupaciones políticas de la más diversa índole y alcance, que desaparecerán sin dejar huella, sea para disolverse en otra agrupación política más significativa, sea para alimentar otro intento transitorio. Vale la pena recordar a la Unión Nacional Republicana (1936), intento significativo de formar un partido que representase los intereses empresariales más avanzados.

Parece haber sido el intento más serio y duradero de participación política organizada por parte de los dirigentes de la actividad económica. Intentos de fusión de ORVE, del PRP, del BND y otros partidos de izquierda culminan en la constitución del Partido Democrático Nacional (PDN) que empieza funcionando clandestinamente. Rómulo Betancourt y Jóvito Villalba están en él. En la clandestinidad, este partido sufrió un proceso de deslinde entre quienes propiciaban un partido marxista ortodoxo, clasista e internacionalista y quienes defendían, liderados por Rómulo Betancourt, la idea de un partido reformista, policlasista y nacionalista; estos últimos dominaron y los comunistas se fueron del partido. El PDN no pudo ser legalizado ni tampoco el Partido Democrático Venezolano (PDV), «disfraz» del PDN, por ser considerado por el gobierno de López Contreras portavoz de ideas comunistas, proscritas por el inciso 6º del artículo 32 de la Constitución Nacional de 1936. En 1941, ya derogado el inciso 6º, nace Acción Democrática, partido compuesto por los hombres del PDN. Los demás partidos continúan en su proceso de decantación y consolidación. En particular, el Partido Comunista de Venezuela (PCV), alcanza su legalización en 1945.

Durante los gobiernos de Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita, se constituyen sendas agrupaciones oficialistas: la de López Contreras es la Agrupación Cívica Bolivariana, estructurada con los cuadros de la Administración Pública, inspirada en el pensamiento bolivariano genéricamente entendido y expresada pragmáticamente en el Programa de Febrero de López Contreras; el partido medinista es el Partido Democrático Venezolano (PDV), compuesto por intelectuales, profesionales y empleados públicos.

El golpe de Estado del 18 de octubre de 1945 y el proceso de vivificación política que significa, tiene, desde el punto de vista de la historia de los partidos políticos, las siguientes consecuencias: aparecen en 1946 el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) y Unión Republicana Democrática (URD) de inspiración socialcristiana el uno, aunque electoralmente alimentado al principio por una clientela conservadora, católica y andina, y de inspiración «nacionalista, democrática, revolucionaria y popular» el otro. Nacen en un ambiente político dominado por Acción Democrática, lo que se demuestra con los resultados electorales de 1947. En los años que van de 1945 a 1948, la lucha política en general y la partidista en particular se intensifican progresivamente.

El predominio de Acción Democrática provoca en este partido (así parecen reconocerlo hoy retrospectivamente casi todos los actores involucrados en aquel entonces) conductas sectarias, imprudentes y prepotentes. Esto tiene importancia por los efectos eventuales que pudiera tener en la política venezolana la pugnaz relación que entonces se entabló entre los que con el tiempo llegarían a ser los 2 más importantes partidos venezolanos, AD y COPEI.

Breve recapitulación intermedia: Recapitulando lo referido a la etapa de formación inicial de los partidos políticos venezolanos que tendrían más importancia a partir de 1945 y sobre todo a partir de 1958 y que son Acción Democrática, COPEI, URD y el PCV, después de la muerte de Gómez se abren varias «líneas genealógicas»: una primera línea parte de la FEV y de ARDI, nacida cuando Gómez, sigue simultáneamente con ORVE, el BND y otros grupos menores, luego con el PDN clandestino y culmina en AD; otra línea parte de un sector de la FEV, continúa con UNE, Acción Electoral, Movimiento de Acción Nacional, Acción Nacional, y termina en COPEI; otra línea parte de otros miembros de la FEV, continúa en parte del PDN, se vincula al medinismo y culmina en URD. Estos «linajes» no son nítidos. Se entrecruzan con frecuencia al calor de una dinámica muy acelerada, facilitada por lo frágil que son esos partidos organizativamente, por sus difíciles condiciones de actuación, que dificultan su consolidación y estructuración, por lo afines que son muchas veces los programas y las ideas de base y por las relaciones personales de antigua data que con frecuencia tienen los dirigentes de todas esas agrupaciones. Más enrevesada aún es la línea genealógica de lo que será el PCV. Lo es por lo clandestino de su actuación, por las tácticas que adopta de dispersión y penetración de otras organizaciones como ORVE o el PDN y por las frecuentes divisiones que hubo entre los grupos comunistas. Este sería, sin embargo, su linaje: PRV, PCV, PRP, PCV (zuliano), parte del PDN, Unión Popular Venezolana (UPV) y de nuevo, a partir de 1945, PCV.

Organizativamente, la mayoría de los numerosos partidos que aparecen y desaparecen fugazmente en el período considerado son partidos de notables sin estructura organizativa. Los partidos que están en la línea que culmina en AD o en el PCV han ido tejiendo una red organizativa con doble estructuración: una calcada sobre la división político administrativa y otra sobre los grupos y sectores sociales (sindicatos, gremios, etc.) Los partidos se abocan a crear, penetrar y controlar estas organizaciones, para convertirlas en instrumentos del poder y de la voluntad del partido. También URD y COPEI adoptarán esta vía organizativa; pero será después de 1945 o de 1958 cuando esas organizaciones adquirirán toda su solidez, capacidad de penetración y variantes diferenciadoras.

Desde el punto de vista ideológico, la línea que culmina en COPEI se inspira doctrinariamente en el pensamiento social de la Iglesia, pero mucho de su contenido social concreto, mucha de su clientela política real viene, al comienzo, de sectores sociales conservadores, que poco saben de socialcristianismo. Sin embargo, esa inspiración doctrinaria servirá de base para una acelerada evolución posterior de dicho partido en un sentido popular. El resto de los partidos sobre los que más se ha insistido, como ARDI, PRV, ORVE, PDN, parten de un clima ideológico dominado por una recepción, más o menos ortodoxa, del marxismo y por el problema de cómo podría ser aplicada esa teoría a una situación como la venezolana. El pensamiento aprista peruano tuvo influencia en la respuesta que se le dio a ese problema, también el tema del nacionalismo y del antilatifundismo configuraron el perfil ideológico de estos partidos, cualquiera de los cuales hubiese podido reconocerse en esta definición: «…partidos revolucionarios, democráticos, nacionalistas, antiimperialistas y antifeudales…» Sería la mayor o menor ortodoxia marxista, o la mayor o menor velocidad con que se diluía la influencia de este pensamiento, la que introduciría las diferencias ideológicas entre esos partidos de la llamada «izquierda».

La Generación del 28

Con el nombre de "Generación del 28" se conoce al grupo de estudiantes universitarios que protagonizaron en el carnaval caraqueño de 1928 un movimiento de carácter académico y estudiantil que derivó en un enfrentamiento con el régimen de Juan Vicente Gómez. En tal sentido, lo que inicialmente fue un proyecto restringido al ámbito de la Universidad Central, se transformó en una propuesta destinada a la modificación del sistema político venezolano de comienzos del siglo XX. En un primer momento, los jóvenes que ingresaron en la Universidad Central de Venezuela entre 1923 y 1925, tomaron la iniciativa de reconstituir los centros de estudiantes pertenecientes a las facultades de Medicina, Derecho e Ingeniería. Luego como paso siguiente promovieron el restablecimiento de la Federación de Estudiantes de Venezuela, organismo coordinador de todos los centros de representación estudiantil, hasta entonces suspendido por una disposición que databa del gobierno de Cipriano Castro. En esta etapa destacan como organizadores los siguientes personajes: Jacinto Fombona Pachano, su primer presidente; Raúl Leoni, su segundo presidente; Elías Benarroch; Isaac Pardo, Miguel Otero Silva, Juan José Palacios, José Tomás Jiménez Arráiz y Rafael Echenique Chirinos. Asimismo como parte de este proceso de reactivación de la universidad como centro generador de conocimiento y de debate político, se efectuaron durante este lapso diversas actividades culturales que apoyó con sumo interés el rector Diego Carbonell. Con el objeto de recaudar fondos para la realización de este plan, en el carnaval de 1928 se organiza La Semana del Estudiante, en cuyo programa destacaban los siguientes actos:

Desfile desde la Universidad hasta el Panteón Nacional, en homenaje a los próceres de la Independencia.Coronación de la reina de los estudiantes Beatriz I ( Beatriz Peña), en el teatro Municipal.Recital de la juventud, en un teatro capitalino.Concentración juvenil en La Pastora.Preparación de una becerrada que no se realizó debido al desarrollo de los acontecimientos.

Los Acontecimientos

Debido a la participación de Pío Tamayo, antiguo exiliado político y uno de los introductores del marxismo en Venezuela, quien en la coronación de Beatriz I lee un poema juzgado como subversivo por las autoridades gomecistas; a las primeras intervenciones de los estudiantes de derecho, Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Joaquín Gabaldón Márquez, también estimadas como inconvenientes por los cuerpos de seguridad, y al "acto irrespetuoso" de Guillermo Prince Lara, quien rompió una lápida en honor a Juan Vicente Gómez; el Gobierno decide poner fin a los actos conmemorativos de La Semana del Estudiante, encarcelando a Tamayo y a los demás jóvenes, conduciéndolos a La Rotunda. Ante la inesperada reacción oficial y en actitud solidaria frente a lo que consideraban un injusto cautiverio, el resto de los estudiantes se entregó de manera voluntaria a la policía, lo que resultó una maniobra que desconcertó completamente a los cuerpos represivos. Posteriormente, el Gobierno los trasladó al castillo de Puerto Cabello, permaneciendo allí detenidos 214 estudiantes, durante 12 días, hecho que hasta entonces nunca había ocurrido en el país. Por su parte, la Universidad de Los Andes reaccionó casi de enseguida frente a los sucesos, lo que sirvió de acicate para que en las principales ciudades se levantara una ola de protestas que hizo ceder al gobierno, quien finalmente los liberó. Este hecho fue bastante significativo, ya que la sociedad venezolana que hasta ese momento había mostrado una actitud sumisa frente a la dictadura gomecista, planteó la lucha contra la tiranía en un campo novedoso para un caudillo como Gómez: la Calle.

Al poco tiempo de la liberación de los estudiantes, se produce un acercamiento entre algunos de éstos (Juan José Palacios, Francisco Rivas Lázaro, Fidel Rontondaro y Germán Tortosa, entre otros) con jóvenes oficiales del Ejército-entre quienes se encontraba el hijo Eleazar López Contreras- con la finalidad de planificar un golpe de Estado que debía ejecutarse el 7 de abril de 1928, pero que fue debelado antes de producirse. Con el objeto de obtener la libertad de los compañeros detenidos a raíz del intento de sublevación del 7 de abril, un grupo de estudiantes redacta en octubre de 1928, un documento dirigido a Juan Vicente Gómez donde se le pide a éste que reconsiderara su severa medida. No obstante, Gómez no sólo desatiende sus demandas sino que manda capturarlos, siendo conducidos en medio de protestas públicas junto a cerca de 200 estudiantes a las colonias de Araira, donde se construía un tramo carretero, en el que deberían cumplir trabajos forzados.

Por otra parte, aquellos estudiantes que eran considerados como más peligrosos (Pedro Juliac, Rafael Chirinos, Ricardo Razetti, Antonio Sánchez Pacheco, Antonio Anzola Carrillo, Clemente Parparcén, Eduardo Celis Sauné, Enrique García Maldonado, Guillermo López Gallegos, José Antonio Marturet e Inocente Palacios) fueron conducidos al inhóspito presidio de Palenque. Mientras que el resto fue trasladado al castillo de Puerto Cabello, donde permanecieron hasta principios de 1929, cuando fueron dejados en libertad y expulsados del país.

En un principio los estudiantes del 28 regresan a Venezuela después de la muerte de Gómez (17.12.1935) como un grupo homogéneo que pretende desarrollar proyectos comunes. Sin embargo, lentamente comienzan a escindirse en banderas políticas distintas. Algunos se apartan de manera definitiva de la vida pública para dedicarse a otras actividades, mientras que en los grupos más combativos se formaron los núcleos de los futuros partidos Acción Democrática (AD) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV). Asimismo, dentro de este grupo hubo quienes destacaron por su aporte a los ámbitos artístico y científico. Entre los que se inclinaron por la creación artística figuran personajes como Guillermo Meneses, Miguel Otero Silva, Felipe Massiani y Antonio Arráiz; mientras que entre el segundo grupo se encuentran Miguel Acosta Saignes, Isaac J. Pardo, Rodolfo Quintero y Juan Bautista Fuenmayor. En síntesis, la importancia de la "Generación del 28" en la historia contemporánea de Venezuela radica en tres aspectos fundamentales. Por un lado, un caudillo como Juan Vicente Gómez habituado a dirimir los conflictos políticos en los campos de batalla, se enfrenta a un grupo de estudiantes que actuando como colectivo plantean una lucha en un ámbito desconocido por Gómez y en general por los caudillos del siglo XIX, la ciudad. En otras palabras, a partir de este momento las batallas políticas del siglo XX se desarrollarán en las ciudades mediante huelgas generales, paros, boicots, etc. Por otro lado y en relación con lo anterior, el carácter colectivo del movimiento de 1928, expresado en la propia denominación de "Generación", formará parte de otro importante elemento de ruptura con la historia política del siglo XIX, la despersonalización del poder. Es por esto que pese a la cantidad de liderazgos (Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Miguel Otero Silva, Raúl Leoni, Juan Bautista Fuenmayor) presentes en los sucesos de 1928, ningún tuvo un protagonismo especial, predominando la unidad del grupo sobre cualquier individualidad, lo que será un adelanto de una de las principales características de las organizaciones políticas del siglo XX: la disciplina partidista. Por último, con los jóvenes estudiantes del 28 se introducen nuevas ideologías (socialismo, marxismo, democracia) a las cuales no pueden adaptarse viejos líderes como Gómez. En tal sentido, una doctrina como el Liberalismo que fue central durante todo el siglo XIX, pierde su vigencia ante el surgimiento de ideas tales como la lucha de clases, la socialdemocracia, los partidos policlasistas, la importancia del Estado como agente planificador de economía, etc. En definitiva, se puede decir que con la llamada "Generación del 28" se introducen los elementos de cambio que le permitirán a Venezuela romper con el siglo XIX e insertarse en el XX.

Generación del 28

El Indio Tarazona

Nace en Enciso (Colombia) c. 1880

Muere en Caracas, c. 1953

Figura militar identificada como personal de confianza del general Juan Vicente Gómez, de quien fue escolta permanente, y jefe de su guardia personal. Se le conoció con el apodo de El indio Tarazona. Se desconoce con exactitud la fecha y el lugar de su nacimiento, pero algunas fuentes apuntan a que nació en Enciso, una aldea del departamento de Boyacá (Colombia), uniéndose al general Gómez durante su exilio en Cúcuta (1892-1899); sin embargo, para otros nació en el fundo La Mulera (Edo. Táchira) y pertenecía al clan de don Cornelio (Pedro Cornelio Gómez, padre de Juan Vicente). Participó en la Revolución Restauradora como oficial del batallón Junín (1899). El personaje de Tarazona está rodeado de un halo misterioso en torno al cual se han tejido diversas historias entre las que figuran el hecho que debido a su lealtad dormía atravesado en la puerta del dormitorio de su jefe; su permanente estado mental de alerta; su atribuida crueldad; la carencia de familiares conocidos; así como las condiciones personales que le permitían el acceso a la intimidad más absoluta de un hombre tan hermético como Gomeza aunque se le califica como analfabeta, es lógico suponer que tenía conocimientos básicos para la conducción de los negocios y haciendas que se le confiaban y parece poco probable que no pudiera leer o dar una orden escrita.

Para 1923 ya tiene el grado de coronel. Fue el primer oficial que conoció del asesinato de Juan Crisóstomo, "Juancho Gómez"; y se atribuyó participación activa en las torturas que presidieron toda la investigación del hecho. La leyenda de Tarazona se acentuó tras la muerte de Goméz, debido a la suposición de que estaba en conocimiento del sitio donde éste había ocultado un tesoro. El 15 de diciembre de 1935, dos días antes de la muerte de Juan Vicente Gómez fue apresado en Maracay, por orden del general Eleazar López Contreras para evitar que, de acuerdo con el general Eustoquio Gómez, tratara de alzar la guarnición de esta ciudad. No obstante, al poco tiempo fue liberado y pasó a Colombia, de donde regresó unos años después, bajo engaño, para caer preso de nuevo; esta vez por el asunto del tesoro de Gómez. Fue interrogado muchas veces sobre ese particular, llegándose hasta realizar experimentos de hipnotismo (por parte del médium español "Fassman"), con permiso o interés de las más diversas personalidades políticas y militares de la época. Finalmente, murió de inanición en la cárcel del Obispo, en Caracas, sin haber revelado el presunto secreto que supuestamente guardaba.

EL PAPEL DEL INDIO TARAZONA Y LA ESTRUCTURACIÓN SIMBÓLICA DE LA CONSTRUCCIÓN DEL PAÍS Y LA DICTADURA

Tarazona Eloy, conocido por la historia como el Indio Tarazona, Militar, particularmente identificado con la figura del general Juan Vicente Gómez, de quien fue escolta permanente, jefe de su guardia personal y asistente de la vida domestica. "El Indio" Tarazona, según unos nació en una aldea del departamento de Boyacá (Colombia), uniéndose al general Gómez durante su exilio en Cúcuta (1.892-1.899); para otros nació en el fundo "la Mulera", (Estado Táchira) y pertenecía al "clan de don Cornelio" (Pedro Cornelio Gómez, padre de Juan Vicente). Participó en la "Revolución Restauradora" como Oficial del batallón Junín (1.899). Fue, sin duda, una figura histórica, por su constante presencia junto al general Gómez, matizada por un halo de leyenda tenebrosa; su lealtad, que lo llevaba hasta dormir atravesado en la puerta del dormitorio de su jefe; su permanente estado mental de alerta; su atribuida crueldad: la carencia de familiares conocidos; así como las condiciones personales que le permitían el acceso a la intimidad más absoluta de un hombre tan hermético como Gómez. Se le calificó de analfabeta: pero, es lógico el suponerle conocimientos básicos para poder dirigir los negocios y haciendas que se le confiaban y parece poco probable que no pudiera conocer de una orden escrita o una información telegráfica.

Para 1.923, ya tiene el grado de Coronel. Fue el primer oficial que conoció del asesinato de Juan Crisóstomo (a) "Juancho" Gómez; y se le atribuyó participación activa en las torturas que presidieron toda la investigación del hecho. Su imagen llegó a ser muy conocida, por aparecer constantemente junto a Gómez, en ocasiones públicas y privadas, en reseña, fotos, etc. Su leyenda se acentuó al morir éste último por la suposición de que estaba en conocimiento del sitio de donde el "dueño del país" había ocultado un tesoro. El 15 de diciembre de 1.935, 2 días antes de la muerte de Gómez, es apresado en Maracay, por orden del general Eleazar López Contreras, para evitar que, de acuerdo con el general Eustaquio Gómez, tratara de alzar la guarnición de esta ciudad. Al poco tiempo recuperó la libertad y paso a Colombia, de donde regresó unos años después, bajo engaño, para caer preso de nuevo; esta vez por la leyenda del tesoro. Fue interrogado muchas veces sobre ese particular, llegándose hasta experimentos de hipnotismo del pensamiento (por el médium español "Fassman"), con permiso o interés de las más diversas personalidades políticas y militares de la época. Murió de inanición en la cárcel del Obispo, en Caracas, sin haber revelado el presunto secreto que albergaba.

Motivado que él contaba que había acompañado al general Gómez, cuando éste había enterrado en varios sitios una enormes fortunas en joyas y dinero, también hablaba de un supuesto tesoro de Juan Alberto Ramírez, se dice que volvió durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez, Eloy Tarazona, se dice que murió estando preso en la Seguridad Nacional, en tiempos de Pedro Estrada. También se cuenta que sus últimos días en la cárcel compartió su prisión con los hombres que poco después se consolidarían en el poder, luego del 23 de Enero. Tarazona, el eterno asistente de Juan Vicente Gómez, terminó siendo cuidado por los muchachos adecos presos en la cárcel de Pedro Estrada.

El gobierno de López Contreras y la modernización de las fuerzas armadas venezolanas

El Gobierno de el General Eleazar López Contreras.

  • 1. El General Eleazar López Contreras, militar, político venezolano fue Presidente de la República de Venezuela de 1936 a 1941. López Contreras hace sus primeras letras en una Escuela Privada en el Antiguo Capacho y termina su Primaria en un Colegio de Capacho Nuevo, y empieza su Bachillerato en la Grita, San Cristóbal, Estado Táchira, en el Instituto que dirigía (Monseñor Jesús Jaurequi), en el cual obtuvo el Título de Bachiller en Filosofía y Letras en 1898.

El joven obtiene su bachillerato, López Contreras se incorpora inmediatamente a la Revolución Restauradora, Movimiento Político - Militar que se desarrolla en Venezuela desde el 23 de Mayo de 1899 hasta el 24 de Octubre del mismo año, cuando entraron triunfante los Restauradores a Caracas. Dirigidos por los Generales Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez y en ese Ejercito Triunfante venía el Militar Eleazar López Contreras, su fecha de incorporación a la Revolución Restauradora fue el 24 de Mayo de 1899. estaría presente en toda la campaña, convertido así en Militar, ya que él quiso ser igual a su padre el General Manuel María López, caraqueño muerto en Cúcuta en 1835. Castro empieza la revolución e invade a Cúcuta, San Cristóbal, Mérida Trujillo, Barquisimeto, Valencia, llega triunfante a Caracas.

Eleazar López Contreras que estuvo presente en toda la campaña de la Revolución Restauradora, en el Gobierno de Cipriano Castro y en el Gobierno de Juan Vicente Gómez. El General López Contreras, el 18 de Diciembre de 1935, se desempeñaba con el cargo de Ministro de Guerra y Marina y queda encargado de la Presidencia de Venezuela. Como encargado de la Presidencia no le gustaba la corrupción y son detenidos los oficiales. El edecán de Gómez Tarazona, el del Batallón de Maracay y el de Ocumare, quienes actuaban bajo órdenes de Eutoquio Gómez en ese Diciembre de 1935, con estas detenciones queda debelado este movimiento y se fortalece el mando de López Contreras.

El Poder Ejecutivo de la República de Venezuela de 1935; nombra a Eleazar López Contreras, quien es Ministro de la Guerra y Marina, para que llene el vacío dejado por la muerte del General Juan Vicente Gómez a quien había servido por largos años, silenciosa eficaz (lealtad).

El 31 de Diciembre el Congreso reunido, lo nombra Presidente Constitucional de Venezuela para que termine el interrumpido período hasta el 19 de Abril de 1936, y es electo para nuevo período (30 de Junio de 1936) propicia la Reforma de su Gobierno, termina su período y lo entrega en 1941 a su legítimo secesos el 05 de Mayo de 1941. Isaías Medina Angarita, General.

El Presidente Eleazar López Contreras, cumplió con (calma y cordura) su período de Gobierno; de siete años que le había correspondido de acuerdo a la Constitución, prefirió hacer reducir su tiempo a cinco años, para hacer la transición de la dictadura a la democracia. (Fundador de la Democracia Contemporánea Venezolana), le llama la Historia de Venezuela.

Murió Senador Vitalicio de la República de Venezuela, reconocido como hombre histórico, demócrata, buen conductor de le República de Venezuela ejemplo de Hombre civilista. En el Gobierno de López Contreras (1936 – 1941) se hace una nueva Constitución que reduce a cuatro años el período constitucional.

Se aprueba la Ley de Trabajo. Se incorpora en la Constitución aquellos que sean comunistas no pueden participar en la política. Se producen manifestaciones populares que obligan a López Contreras a formular un plan de gobierno.

  • 2. Movilización de las Fuerzas Armadas Venezolana.

La movilización de las Fuerzas Armadas Venezolana, comienza junto con la participación civil en la política venezolana. En el seno de las Fuerzas Armadas Venezolana, también había una inquietud, de una nueva generación de oficiales profesionales, muchos de ellos han hecho cursos de Estados Mayor en el extranjero, y habían venido observando, como varios países de Latinoamérica se estaban cambiando o estableciendo nuevos régimen, con la participación de nuevas generaciones de militares.

Todos estos hechos repercutieron en Venezuela y en 1944 un grupo de jóvenes oficiales de las Fuerzas Armadas Venezolana, fundan la "Unión Patriótica Militar", cuya finalidad era luchar por mejorar las condiciones de los nuevos oficiales de las Fuerzas Armadas Venezolana, además la lucha de jóvenes militares de nueva generación, era el viejo ejercito gomecista, de esta manera se rompe la unidad institucional lograda por Gómez y mantenida a duras penas por López Contreras y Medina Angarita, y la finalidad era luchar para cambiar el esquema político militar gomecista.

LA "UNIÓN PATRIOTICA MILITAR"

  • 1. La finalidad suprema del movimiento, es implantar en Venezuela: Un orden general de cosas, donde imperen la honradez, la justicia y la capacitación.

  • 2. El Movimiento tiene como objetivo: La unión de los oficiales de las Fuerzas Armadas Venezolana, que sean moralmente, sanos, intelectuales y capaces, en provecho de la finalidad.

  • 3. El Movimiento no está destinado a llevar a las Fuerzas Armadas al ejercicio integral del Poder, y llevar a los altos cargos a hombres honrados y capaces, que tengan el respaldo de la voluntad popular.

  • 4. Se deja constancia, que los intereses particulares de los integrantes del Movimiento quedan a toda consideración, en todo momento se trabajará en beneficio de los intereses de la nación y de la Fuerza Armada Venezolana.

  • 5. Este Movimiento militar está destinado a encabezar un movimiento de concentración nacional contra el actual Estado de cosas, y se tiene contacto con organizaciones civiles, para que se expresen sus ideas ya expuestas, y que estén dispuestos a dar apoyo, a la acción de las Fuerzas Armadas Venezolana.

Estalla la primera huelga obrero, la huelga petrolera. Se crean: Ministerios, Agricultura y Cría, Comunicaciones, Trabajo y el Pedagógico, se divide la (Federación de Estudiantes de Venezuela) que dirigía Jovito Villalba.

Surge (La Unión Nacional de Estudiantes) que dirige Rafael Caldera. Surgen varios sindicatos. Se forman partidos. El periódico más importante de la época fantoches. Se dicta reglamento de los obreros, la participación en las utilidades de las empresas.

Funda la maternidad Concepción Palacios. Se crea: El Banco Central de Venezuela. La Banca privada se opone. Se dicta la Ley del Seguro Social obligatorio. Continúa el proceso de construcción de carreteras.

Comienza el transporte con autobuses y camionetas de pasajeros. Dice Mario Picon Salas que el siglo XX comienza desde 1940, ya que Venezuela con los gobiernos anteriores estuvo atrasada, el siglo XX solo había comenzado a la muerte del General Juan Vicente Gómez.

Eleazar López Contreras, Medina; el trienio y Pérez Jiménez

ELEAZAR LOPEZ CONTRERAS

Con la muerte de Gómez, el 17 de diciembre de 1935, se termina una de las dictaduras más férreas de la historia del país y culmina el período que llamamos el "caudillismo" para iniciar una transición hacia la democracia. El general Eleazar López Contreras, ministro de guerra y marina quedó encargado de la presidencia hasta el final del período de Gómez, el 19 de abril de 1936.

En las elecciones presidenciales resultó electo para el período 1936-1943, pero él mismo solicitó que se modificara la constitución para acortar el período a 5 años, es decir hasta 1941.Eleazar López Contreras, a pesar de haber sido heredero de un régimen dictatorial, que hubiera podido proseguir, decidió orientar el país hacia la democracia. López Contreras autorizó la libertad de expresión, permitió la existencia de partidos y sindicatos, reconoció el derecho a huelga, promulgó una ley de trabajo más moderna e instituyó el Seguro Social Obligatorio. Sin embargo, en marzo 1937, mediante un decreto ordenó la expulsión del país de Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Gonzalo Barrios, Jóvito Villalba y 43 dirigentes más. El año 1936 merece una mención muy especial por varios acontecimientos notables.

En febrero, López Contreras presentó su programa de gobierno que reorientaba la nación hacia la democracia. En ese mismo mes, hubo muchas manifestaciones en contra de Félix Galavís, gobernador de Caracas y un connotado gomecista. López Contreras cedió a las presiones y lo destituyó. Era la primera vez en mucho tiempo que un gobernante cedía ante la presión popular.

En ese mismo año se fundaron varios partidos políticos, tales como el Partido Republicano Progresista (PRP) de corte comunista, la Federación de estudiantes de Venezuela fundada por Jóvito Villalba y la Organización Venezolana ORVE de Rómulo Betancourt. A finales de 1936, se inició la huelga petrolera que duró 43 días y que, a pesar de haber sido abortada con un decreto presidencial, marcó el principio del reconocimiento de los derechos obreros. Tal como estaba previsto, las elecciones se realizaron en abril de 1941. En aquel entonces, las elecciones no eran directas (es decir por el voto del pueblo), sino que se hacían entre los diputados y senadores del congreso.

El ganador, con 120 votos, fue el candidato oficial, un general tachirense llamado Isaías Medina Angarita. El segundo candidato, el famoso escritor Rómulo Gallegos, quien contaba con mucha popularidad, obtuvo 13 votos. Esto puso en evidencia que el sistema electoral que se estaba utilizando no representaba la voluntad del pueblo, sino los intereses de grupos más reducidos.

Isaías Medina Angarita

Isaias Medina Angarita, propició una apertura democrática: Se modificó la constitución para permitir la creación de partidos considerados "revolucionarios" y para establecer el sufragio universal y directo, para los diputados, aunque aún no para la presidencia. Durante el período de gobierno de Medina Angarita no hubo Es también en ese período, el 13 de septiembre de 1941, que se fundó el partido Acción Democrática (AD), liderizado por Rómulo Betancourt y por Rómulo Gallegos, que tendría tanta influencia en los próximos 60 años. El partido de gobierno dirigido por el propio presidente Medina, era el Partido Democrático Venezolano (PDV). presos políticos, ni exiliados o perseguidos políticos.

En 1945 se había creado consenso para que el embajador de Venezuela en Washington, Diógenes Escalante fuese el sucesor de Medina. Sin embargo, cuando regresó a Venezuela cayó enfermo, lo que imposibilitaba su nombramiento. Medina propuso entonces a Ángel Biaggini, su ministro de Agricultura y Cría, para que fuera su sucesor, pero el partido Acción Democrática, que si apoyaba a Escalante, se opuso y solicitó que se nombrara un Jefe de Estado provisional, mientras se modificaba la constitución para que la elección presidencial fuese por el voto universal, directo y secreto, en vez de por el congreso. Esta propuesta fue rechazada por el gobierno.

Es entonces cuando Acción Democrática se acercó a un grupo de oficiales descontentos que hicieron un golpe de estado, derrocando a Medina Angarita el 18 de octubre de 1945. El poder fue asumido por una junta de gobierno presidida por Rómulo Betancourt(de 37 años) y con la participación del educador Luis Beltrán Prieto Figueroa, Raúl Leoni y Gonzalo Barrios. Por el ejercito participaron el Mayor Carlos Delgado Chalbaud y el capitán Mario Vargas.

La Junta Revolucionaria de Gobierno

La nueva "Junta Revolucionaria de Gobierno" ofreció la realización de elecciones en abril de 1946 para un nuevo congreso, la restitución de las garantías constitucionales, de la libertad de prensa y de agrupación sindical.Al poco tiempo se fundaron dos partidos de origen estudiantil, que llegarían a tener mucha influencia: La Unión Republicana Democrática (URD), fundada por Jóvito Villalba y el "Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI)" fundado por Rafael Caldera.Durante la gestión de la Junta Revolucionaria de Gobierno se estableció, mediante decreto del 31 de diciembre de 1945, que la participación del estado en la industria petrolera debía ser de 50%, lo que se conoció como el régimen "fifty-fifty" (50-50).En las elecciones legislativas (universales, directas y secretas) de 1946, AD logró el 80% de los votos, COPEI el 13% y el resto se repartió entre URD y el Partido Comunista. Esta Asamblea Nacional Constituyente fue presidida por el poeta adeco (Acción Democratista) Andrés Eloy Blanco, culminando en julio de 1946 con una nueva constitución que establecía que las elecciones para la presidencia y el congreso serían a través del voto universal, directo y secreto.

El breve mandato de Rómulo Gallegos

En diciembre de 1947, se realizaron las elecciones generales resultando electo, por amplia mayoría, con 870 mil votos, Rómulo Gallegos (AD), seguido por Rafael Caldera de COPEI con 262 mil votos y Gustavo Machado (PCV) con 39 mil votos. Cabe destacar que los miembros de la Junta Revolucionara de Gobierno no participaran como candidatos para no ser acusados de ventajistas.

Don Rómulo Gallegos

Sin embargo el gobierno de Rómulo Gallegos fue muy breve, del 15 de febrero hasta el 24 de noviembre de 1948 cuando fue derrocado por una Junta Militar formada por los tenientes coroneles Carlos Delgado Chalbaud, quien era ministro de la defensa,Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez, quienes acusaban al gobierno de haber sido incapaz de resolver la crisis y a Acción Democrática de ser un partido sectario. El nuevo régimen expulsó del país a Rómulo Gallegos y disolvió al partido Acción Democrática, así como a la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), lo cual hizo que los líderes adecos empezaran a trabajar en la clandestinidad.

Marcos Pérez Jiménez

Sin embargo, en 1950 ocurrió un hecho que cambiaría todas las cosas: el presidente de la Junta Militar de Gobierno, Carlos Delgado Chalbaud fue secuestrado y asesinado. Fue reemplazado por un civil, Germán Suárez Flamerich. Tal como lo había ofrecido la Junta de Gobierno, en noviembre de 1952 se realizaron elecciones en las cuales el partido URD que contaba con el apoyo de todos los sectores democráticos resultó ganador. Pero el gobierno realizó un fraude electoral. Jóvito Villalba, ganador de las elecciones fue apresado y deportado fuera de Venezuela.El coronel Marcos Pérez Jiménez, fue nombrado Presidente Provisional el 2 de diciembre de 1952. Se nombró un congreso "a dedo" (es decir por el mismo presidente), el cual ratificó constitucionalmente a Pérez Jiménez como presidente constitucional.

El gobierno de Marcos Pérez Jiménez fue una dictadura muy personalista. Se persiguió y encarceló a todos los opositores, principalmente adecos y comunistas, por medio del Servicio Secreto llamado "Seguridad Nacional" dirigida por Pedro Estrada. Sin embargo, el gobierno inició un extenso programa de obras públicas y su política económica, ayudada por el auge petrolero, muy acertada incrementando la riqueza y el bienestar del país. Es en esa época que se realizaron la autopista Caracas - La Guaira, la ciudad universitaria, las torres del Silencio, el teleférico del Ávila, el teleférico de Mérida, la autopista Tejerías - Valencia y la urbanización dos de diciembre (hoy en día 23 de enero).

El desgaste del gobierno fue progresivo. A la oposición de los estudiantes, se unió la de los profesionales, grupos económicos y la misma iglesia, a través de una famosa pastora del Arzobispo de Caracas, Monseñor Rafael Arias Blanco, quien criticó al gobierno por la mala situación que vivían los obreros y los campesinos, a pesar de la riqueza que estaba registrando Venezuela.En noviembre de 1957, Pérez Jiménez anunció que en vez de realizar elecciones libres, se convocaría un referéndum para decidir su reelección. La oposición pidió al pueblo que se abstuviera de participar en esa farsa electoral, que no era más que un fraude. Empezaron las huelgas generales, las manifestaciones y el descontento generalizado, causando la huída de Marcos Pérez Jiménez y la consecuente caída de su gobierno el 23 de enero de 1958.Terminaba así una nueva etapa de la historia de Venezuela, dando paso a la democracia.

El trienio ADECO

  Jueves, 19 de octubre de 2000

El trienio fue la entrada en el juego político de aquellos que no estaban invitados. La élite venezolana reaccionó con estupor ante la escalada de unos desconocidos advenedizos al poder. Y con terror frente a la presencia del pueblo en la calle.

El 18 de octubre de 1945 la historia política de Venezuela quedó dividida en dos. En el presente trabajo no voy a relatar los hechos, ya suficientemente digeridos, sino aportar leña al fuego de una larga polémica. Trataré de demostrar las razones de mi extrañeza ante el hecho de que, hoy en día, no encontremos defensores de la gesta octubrista.

Los debates en torno a la "Revolución de Octubre", trienio adeco, trienio populista, han estado centrados en varias cuestiones fundamentales: el carácter democrático del régimen de Medina Angarita; la peligrosa ruptura que el Golpe de Estado provocó en la transición iniciada por López Contreras; y la polémica incorporación de las Fuerzas Armadas, como institución, en el poder; este último argumento liga, de manera correcta, por lo demás, el 18 de octubre de 1945 con el 24 de noviembre de 1948 y con la dictadura militar de la década posterior.

Pero, es importante hacer notar que todo el discurso adeco de la Revolución de Octubre ha llegado a convertirse hoy en el discurso del pueblo y de la política venezolana, como se diría hoy, en el discurso del soberano. Ideas fundamentales del trienio hoy se extienden a las grandes mayorías: extensión de la votación universal, directa y secreta; reforma agraria; educación universal, masiva y gratuita bajo el Estado Docente; propiedad estatal de la industria petrolera, fortalecimiento del gasto social. Todos estos términos y políticas pueden encontrar un momento cumbre durante los tres años en que los adecos dominaron hegemónicamente la política del país.

Ni hablar de la importancia que la movilización de los partidos políticos de masas y los sindicatos tuvo para la dinámica venezolana hasta los años ochenta. Es la única herencia del octubrismo que, hoy en día, se encuentra de capa caída.

Una reflexión interesante y actual sobre el tema podría llevar a conclusiones y políticas distintas: la incapacidad de la élite política desplazada en la actualidad radica en no comprender la profundidad con la que caló el discurso octubrista en el pueblo venezolano. Fueron derrotados por el más "octubrista" de los líderes actuales, Hugo Chávez (aunque sea el que maneja mejor la retórica octubrista). A pesar de que probablemente se sentiría insultado por el uso de éste término.

El Octubrismo

El 18 de octubre de 1945 un golpe de Estado clásico, llevado a cabo por unos jóvenes militares, derroca al régimen constitucional del General Isaías Medina Angarita. Tres años después, el 24 de noviembre de 1948, otro golpe de Estado derroca al primer venezolano electo Presidente de la República por medio de la voluntad popular directa, universal y secreta.

¿Qué demuestra esto? El golpe de Estado fue secuestrado por los civiles y convertido por obra de Rómulo Betancourt y Acción Democrática en Revolución, cambiando las relaciones que el poder político mantenía con el grueso de la población en el país.

Durante el siglo XIX la política venezolana estuvo protagonizada por notables, generales y caudillos, en conciliábulos y claustros relativamente cerrados o en el fragor de batallas entre terratenientes o pretendientes a serlo.

La paz gomera representó la derrota definitiva de los caudillos de vieja estirpe, por parte de aquel caudillo que los acabó a todos. El pueblo llano había servido como carne de cañón de las guerras civiles y cómo espectador imperturbable de los Tratados.

La transición que, de buena manera, adelantaron López Contreras y Medina Angarita, pretendía, paso a paso, llegar a la democracia, sin carrera, sin masa, conservando el control del poder para los doctores, los cultos, para los de siempre.

La Revolución de Octubre abrió las puertas y derribó el dique de la política venezolana a los excluidos de todos los tiempos. El trienio que corre entre esa fecha y el 24 de noviembre de 1948 fue el rompimiento de la represa popular que durante siglos las élites estuvieron deteniendo.

La, denominada por Gaitán, América Morena, fue incorporada a la política, no sólo a través de los importantes rituales de la elección universal, directa y secreta del Presidente de la República sino a través de las distintas organizaciones que se extendieron por todo el país.

El Estado Democrático de Partidos, que asumía gran parte de las responsabilidades, desde la educación y la salud hasta el petróleo, es una herencia octubrista. Desde ese momento toda organización política que quisiera jugar un papel en Venezuela tenía que tener importantes características: ser policlasista, nacional, popular y de masas. Esto es una herencia octubrista.

Durante esos tres años se afianzaron los partidos políticos modernos, los sindicatos, el Estado Docente, que a través de la polémica del 321 adquirió visos populares. La política de masas y popular se adueñó, no sólo de las calles, sino también de los pasillos del Palacio Legislativo y de Miraflores. El pueblo se sintió representado en sus líderes.

La movilización popular regular y común lleno las calles de las ciudades y politizó a la población, haciéndola partícipe en la construcción de su propio destino.

Los preoctubristas

Si algo caracteriza a los conservadores de todos los tiempos es una desconfianza abismal hacia la voluntad popular. Esta es la característica principal del discurso preoctubrista. Gran parte de los argumentos conservadores que se esgrimieron contra los adecos, de la época, llevaban el mismo signo: racismo y clasismo se mezclan en una debil pero constante retórica. De idéntica manera durante el régimen de López y Medina los argumentos contra el voto universal, directo y secreto para la elección del Presidente de la República (y contra el voto femenino) tuvieron visos parecidos: "no es el momento" / "el pueblo no está preparado" / "el pueblo no está maduro". Si algún grupo provocó el rechazo generalizado de toda la élite "culta", la gente "decente", como se hacían llamar en la época, venezolana, fueron los adecos. Por incluir en el juego a los que nunca fueron invitados al baile del poder no fueron jamás perdonados por los conservadores. Dentro del antiadequismo de la época, al igual que en cierto antichavismo actual, había uno absolutamente radical, predemocrático: consustancialmente antipopulares, los cuales aborrecían, y temían (lo que es peor) fundamentalmente todo tipo de manifestación popular. Este tipo de oposición reflejaba, y refleja hoy, una gran cantidad de prejuicios y rabias. Los que hoy rechazan, no lo que ha ocurrido en Venezuela desde el 6 de diciembre de 1998, sino, y de manera terminante, todo el proceso político y social de participación popular, una verdadera revolución que ha ocurrido en Venezuela desde el 18 de octubre de 1945 son la médula del pensamiento conservador.

La desconfianza en el pueblo

La "gente decente" se alarmaba con la llegada de los adecos al poder (por ser los "pata en el suelo", los Juan Bimba, los negros); se aterraban al ver a Luis Beltrán Prieto Figueroa, a Rómulo Betancourt, a Malavé Villalba. No usaban en 1945-1948 precisamente argumentos políticos, sino incluso argumentos étnico-raciales. La movilización popular es clave en la aparición de esta "transpiración antipopular". ¿Por qué? Esto es lo que la termina de definir como antidemocrática y reaccionaria. Es aquí donde los prejuicios salen a relucir fuertemente. Observaban los grandes mitines con horror. Las marchas con pánico. Su concepción de la democracia es decimonónica: un Estado Liberal en lo económico, con el sufragio censitario como ideal.

Conclusión

Hemos visto a lo largo de la historia que estudiamos como los acontecimientos tras la muerte de Gómez que los militares andinos continuaron gobernando el país pero bajo la forma de gobiernos no personalistas, respetuosos de la legalidad y de las instituciones. En muchos aspectos estos gobiernos fueron la continuación del sistema institucional gomecista pero por la actividad de los jefes de estado significaron también el inicio de una transición sin pausa pero sin prisa hacia una democracia política.Los sucesivos gobiernos de los generales Eleazar López Contreras e Isaías medina Angarita en forma -hábilmente dosificada el primero y abiertamente el segundo- echaron las bases sobre las cuales se podía edificar una sólida democracia política y lograr el desarrollo económico y social del país.

Durante este periodo se amplió el ejercicio de las libertades públicas, se concibieron y adelantaron planes coherentes de gobierno, y se crearon instituciones fundamentales para el buen funcionamiento del estado.

Después del derrocamiento de Medina, una Junta Revolucionaria de Gobierno se encargó del poder. Apresuradamente, el nuevo gobierno dictó medidas de todo tipo para demoler el pasado e intentar construir una estado democrático sobre el principio de la participación popular. Pero el azar y la improvisación produjeron a la larga una mezcla de aciertos y desaciertos que no dieron bases firmes ni a la democracia política ni al desarrollo económico y social del país.AD actuaba como partido hegemónico con una política demagógica, prepotente y sectaria: hostigó a la oposición, acaparó los cargos políticos y fue intolerante con las críticas.

El debate político cayo entonces en un clima de violencia verbal y de agitación permanente, por el sectarismo de AD y el creciente descontento de la población.Los militares por su parte, defraudados en sus expectativas y aspiraciones, se proclamaban a sí mismos "guardianes de la seguridad y la paz social en Venezuela".

Luego de múltiples golpes se implantó un gobierno constitucional el cual estuvo a cargo de Rómulo Gallegos, que tuvo una corta presencia en el poder, pues el 24 de noviembre de 1948, los militares-ante una sorprendente pasividad de la ciudadanía- lo derrocaron fácilmente y sin derramamiento de sangre.Se instauro así un gobierno militar dictatorial que habría de durar 10 años.

La junta militar que se constituyo entonces prometió la pronta restitución de la democracia "una vez hubiese restablecido el orden", pero pronto se fue prolongando, interesadamente, la tesis de que Venezuela aun no estaba preparada para la lucha ideológica entre los "partidos políticos"; que los civiles, protagonistas de esas luchas, había demostrado inequívocamente su incapacidad de gobernar el país; y que la democracia era un lujo para el país.

Bibliografía

Borjas, Beatriz, Juan Rodríguez y Juan E. Romero (1999). "Las Relaciones Entre El Poder Civil Y El Poder Militar En Latinoamérica: El caso Venezolano, 1958-1998".

Fundación Empresas Polar [Correspondencia AUP] [Bibliografía selecta de Arturo Uslar Pietri] .

MOLEIRO, RODOLFO. De la dictadura a la democracia: Eleazar López Contreras: lindero y puente entre dos épocas. 3ª ed. Caracas: Pomaire, 1993

POLANCO ALCANTARA, TOMÁS. Eleazar López Contreras: El general de tres soles. 3ª ed. Caracas: Grijalbo, 1991.

Revista De Historia De América. No. 125, México, Secretaría General del Instituto Panamericano De Geografía e Historia.

 

 

 

Autor:

Julio Soto

Admon Mercadeo

Dilia Silva

TSU. Ingeniería Electrónica

VII Semestre Estudios Jurídicos.

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.