Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El universo y las glaciaciones (página 2)

Enviado por rodemil espinoza



Partes: 1, 2

Es poco probable la existencia de la nada, algo debió existir antes del big bang; por lo menos eternidad infinita y energía en algún lugar de aquel universo primigenio desconocido, energía cuya concentración en algún momento se entiende como un lugar "caliente" de supuestos mil millones de grados de temperatura donde se formó una sopa de partículas inicial en la cual interactuaban entre si rompiendo aquel contenedor original que al "expandirse violentamente" como una gran explosión "lanzó" las primeras partículas a una velocidad cercana a la velocidad de la luz, creando un ambiente de masa, calor, fuerzas y velocidad que son los componentes de la materia y del universo actual. Esta energía y materia primigenia es la formadora del universo actual y de la luz que nos ilumina por siempre, contenida hoy en las estrellas, en nuestro sol y en el núcleo de la tierra.

Este primer instante ha sido reconstruido con las condiciones existentes en un laboratorio especial (el LHC europeo) creando un Big Bang en miniatura para fracciones de segundo después en que haces de protones chocan entre si en lo que sería la realidad posterior a la "gran explosión", pero dentro de un gran subterráneo que le sirve de envoltorio que no lo podemos comparar con la "nada".

Como explosión el movimiento inicial de dichas partículas es retardado, de mayor a menor quedando un resto residual de dicho movimiento en lo que se conoce como la teoría de la expansión del universo para muchos causada por la materia y la energía oscuras.

De acuerdo a este principio, el Universo y el sistema solar se van enfriando constantemente por la transformación de la energía en materia y movimiento conforme a las teorías y fórmulas de Einstein, en especial la famosa E= mc2 que revolucionó el mundo durante el siglo XX.

Miles de millones de años después del big bang fueron creados el sistema solar y otros semejantes conforme a las leyes físicas surgidas, pero no significa que los componentes del sistema solar no existieran. Estos "corrían paralelos" sometidos a la fuerza de gravedad de cada cual en cúmulos de sistemas de "cuerpos errantes por las galaxias" atrayéndose unos a otros, unos ya fríos por ser menores y haber consumido gran parte de su energía y otros incandescentes como las estrellas o soles. La fuerza de gravedad de los cuerpos mayores fue la que "limpió" el espacio atrayendo todos los cuerpos errantes en su zona de influencia. Aquellos elementos menos densos, como el nitrógeno, el oxígeno, vapor de agua y otros más simples y abundantes formaron la atmósfera en la tierra, envoltura que cumple varias funciones para la vida de nuestro planeta. Otros planetas tienen una atmósfera pero de otros elementos inapropiados para la vida terrestre.

Nuestro sol por ser el cuerpo más grande y de mayor masa capturó en su entorno a los cuerpos menores llamados planetas en un sistema interdependiente productor de vida, única en el universo conocido como se manifiesta entre nosotros sujeto a todas las leyes de la materia y la astrofísica.

Glaciaciones y meteoros

El sistema solar se formó diez mil a once mil millones de años después del big bang con toda la materia y los elementos ya formados provenientes de nubes de cuerpos de todo tamaño, es decir, gases, polvo, materia en movimiento a gran velocidad, inicialmente ígneos, que al separarse se enfriaban y disminuían su velocidad inicial. Durante millones de años la atracción gravitatoria "limpió" el espacio del entorno de los cuerpos mayores atrayendo los cuerpos menores mas fríos a la vez que estos atrapaban la materia incandescente en su interior como es el caso del núcleo de la tierra que aún conserva el "fuego inicial" en su interior.

La corteza terrestre está formada por aquellas capas que sucesivamente fueron atrapadas por la gravedad de la tierra al tiempo que "corrían" paralelos al sol y a los otros cuerpos del sistema solar en formación. La corteza terrestre y su configuración estratigráfica no necesariamente son posteriores a su órbita alrededor del sol, es decir, puede ser más antigua que el sistema solar mismo el cual pudo formarse con posterioridad a la formación de los mares, a la vida marina y a la vida vegetal.

No es condición necesaria a la configuración previa de nuestro sistema solar el surgimiento de la vida marina, vegetal o animal; de tal forma que los mares y los continentes de la tierra pudieron existir antes que los otros planetas o la luna girasen alrededor del sol, siendo posible incluso la vida y la vegetación en la tierra con la luz proveniente de otros cuerpos planetarios antes de enfriarse, situación que explicaría las huellas de colisiones de cuerpos menores o meteoritos como causa de grandes exterminios datados en la denominada era Paleozoica, con las extinciones masivas datadas en el Cámbrico-Ordovícico que finalizaron con las extinciones masivas del Ordovícico- Silúrico.

Aquí se encuentran fósiles correspondientes a toda una fauna de invertebrados donde predominan los esqueletos calcificados, huellas y restos de exterminios que pudieron ser causados por la caída de meteoritos desde antes de la formación del sistema solar o durante la fase de formación del sistema solar, etapa en la cual pudieron ser exterminados los grandes dinosaurios, eventos que las ciencias datan en una tierra girando en torno al sol.

Si aceptamos las primeras huellas fósiles en la estratigrafía actual de la corteza terrestre, que las ciencias atribuyen a la acción no solo de meteoritos, sino también a la acción de grandes y milenarias glaciaciones durante varios períodos, estamos saliéndonos de la lógica del big bang, de la expansión del universo y de las leyes de la astrofísica enunciada. Se está dibujando otro árbol.

De aquí que la teoría científica de las glaciaciones con la tierra girando en torno al sol no está a prueba de ignorantes pues la lógica elemental radica en que no hay energía ni principio físico que permita que la Tierra girando alrededor del astro rey se enfríe y se recaliente periódicamente por largos períodos que no sean las estaciones del año. Dudosas son por lo tanto, las glaciaciones y las acomodaciones de la clasificación geológica en combinación con las "teorías cavernícolas" y la aparición del hombre, datados desde hace un millón de años. Esta misma medición del tiempo en años sería válida solamente después de la formación del sistema solar, de tal forma que las huellas fósiles existentes no corresponden al tiempo actual de un año orbitando en torno al sol. La razón de ser del sol y la luna son para medir las estaciones, los días y los años (Génesis 1: 14), por tanto no se pueden comparar los fósiles de millones de años atrás con el sistema solar actual ya que este debió tener otra velocidad, una configuración distinta en base a planetas menores, órbitas menores, distintas velocidades de rotación, atmósferas diferentes, etc., etc.

Un descendiente del mono mil años rodeado de hielos en una glaciación, comiendo, procreando, naciendo y viviendo en cavernas insalubres sin aire, sin alimentos, sin luz, rodeado de hielos por miles de kilómetros, sin internet, sin televisión, sin ducharse, sin un mac donald cerca, ¡que horror!

Un esquimal vive por ser del polo norte; vive de los osos y éste de las focas que pesca del agua bajo el hielo. En una caverna, seguro de extremo insalubre, el hombre jamás sobreviviría. ¡Imposible! En la antártica no existen huellas de homo Sapiens ni de un ambiente apto para la vida humana, ya que los hielos se encuentran sobre el continente y no sobre los mares bajo los cuales la vida marina alimenta los osos polares del cual el hombre aprovecha las pieles, la grasa y la carne para calefacción y alimentación. Recordad que el hombre vivía desnudo cuando se independizó del Creador, Éste los vistió con pieles de animales porque el invento del hombre "con hojas de parra" no les servía, menos para el polo norte. Ergo: los inventos humanos no son confiables.

La prueba más fehaciente que el hombre no se adapta a vivir en los hielos es el sacrificio en la era moderna de los grandes aventureros de siglos pasados que se adentraban a los polos con todos los recursos y tecnologías existentes pagando con su vida su osadía. El caso mas trágico de los últimos decenios es el avión caído de los deportistas uruguayos en la cordillera de los andes donde unos pocos lograron sobrevivir por algo de setenta días con gran sufrimiento.

En cuanto a las huellas de arte rupestres y a los vestigios de asentamientos humanos en cuevas milenarias, no sorprendería si fueran de retrasados que por alguna razón se quedaron atrapados por algún tiempo donde la soledad y el hambre ante la muerte les sirvió de inspiración para dejarnos esos testimonios. Fueron los grafiteros de la época.

Contradictorio suena también que el homo Sapiens que hace gala de su inteligencia no haya hecho uso de ella quedando atrapado en las cavernas cuando los irracionales emigran a los lugares más cálidos con el avenimiento del frío. Habría bastado con seguir el instinto de sobre vivencia de los animales y seguir sus huellas. Una manada de leones sigue los rebaños de animales huyendo del frío o de las sequías porque ellos son su alimento pero no fue así con el Homo Sapiens que quedó atrapado por milenios en los hielos. Nunca una glaciación se debió producir de improviso, como todo fenómeno climático en la actualidad. Es más, Noé presintió el diluvio ciento veinte años antes de producirse y ninguno de los racionales creyó en sus teorías, a pesar que la tierra manifestaba en el quehacer de sus habitantes la irracionalidad de sus conductas.

El ordenamiento bíblico de la Creación del Universo en seis períodos relatados en el Génesis acorde con la lógica y la teoría de la gran explosión, por lo menos hasta el cuarto período cuando se formó el sistema solar (Gen 1:14-19) es la teoría mas aceptable; es el período en que la tierra toma una configuración semejante a la actual. La Biblia no habla de años, solo se refiere a este período como un día de tarde y mañana, día en que no existía la noche, (Génesis 1: 19) por tanto la tierra no giraba aún alrededor del sol o quizás no giraba sobre si misma. La primera y única vida existente hasta ese período por millones de años fue la vida vegetal de la que surgieron todos los yacimientos fósiles vegetales o carbón de piedra, reserva no renovable que usamos hasta hoy para la vida.

Las glaciaciones a que se refieren las ciencias geológicas contradicen el principio físico de "conservación de la energía" y la naturaleza de la creación donde las leyes que la regulan obedecen a procesos y fenómenos graduales, el cual es parte fundamental del proceso de formación del Universo después del Big-Bang.

Si bien es cierto un meteorito no cae con paracaídas, pero se acerca gradualmente a la zona de influencia de la tierra hasta traspasar cierto límite en que la gravedad lo atrapa acelerando su movimiento para caer violentamente. Pero también es cierto que el roce con la atmósfera terrestre recalienta los cuerpos hasta fundirlos y caer en trozos mas pequeños cubriendo grandes áreas cual lluvia de estrellas profetizadas en el Apocalipsis.

Los hielos habrían comenzado a cubrir Europa hace 2,5 millones de años, pero aún las temperaturas eran mayores que en la actualidad, las montañas no eran tan elevadas, las nubes cargadas de lluvia penetraban hacia el interior y los bosques eran más frondosos. Eso fue al principio, pero cuando los hielos se extendieron y cogieron espesor el nivel del mar descendió (muchas islas se convirtieron en tierra firme).

Los geólogos marcan el comienzo del Pleistoceno a partir de una inversión del campo magnético terrestre que tuvo lugar hace un millón ochocientos mil años. En esta época el Homo erectus hizo su aparición, fue el primer homo que andaba totalmente erguido y que salió fuera de África. En el pasado otros cambios climáticos impulsaron a los homínidos anteriores al erectus a adaptarse a una nueva existencia, en el Plioceno. El género Homo surgió hace aproximadamente 2,5 millones de años, es decir cuando los hielos empezaron a cubrir Europa.

Pero, ¿por qué se producen las glaciaciones?, ¿existieron siempre?, ¿se producirán más? Se puede responder de forma breve diciendo que las glaciaciones se producen por la confluencia de un conjunto de causas en las que interviene los movimientos de la Tierra con respecto al Sol, a la atmósfera y al movimiento de los continentes. No existieron siempre, de hecho son una excepción en la historia del planeta, pero sí se han dado alguna vez que otra en otras épocas remotas hace muchos millones de años, la anterior a la actual tuvo lugar hace 65 millones de años. 

Desde hace unos 10.000 años estamos en una época cálida que coincide con la expansión y crecimiento de la humanidad moderna y la implantación de la agricultura como forma de vida. Durante estos últimos 10.000 años han existido periodos fríos y periodos más cálidos que el actual que han durando algunos siglos, pero que dejaron su huella en la historia, como la colonización de Groenlandia por los vikingos o las crisis económicas de la Edad Moderna europea. Pero ¿cómo es posible saber el clima que existió más allá de estas fechas?, ¿qué huellas hay a nuestro alrededor que nos hablan de las glaciaciones? (Letra cursiva tomada de google).

De los párrafos tomados de la teoría científica se tienen dos afirmaciones que no concuerdan con la lógica: Primero que la tierra pudo tener una inversión del campo magnético. Si bien es probable por cuanto el corazón de la tierra es de hierro, el magnetismo planetario nos protege de la radiación espacial y de las tormentas solares, incidiendo también en la conducta de las personas y de los animales, pero no es segura su influencia en el clima como para inducir una glaciación milenaria.

Segundo: de acuerdo a la teoría de la expansión, nuestro planeta proviene de un universo caliente hacia uno frío, incluido el enfriamiento del sol y de las estrellas hasta el big crush y un nuevo big bang. Dado que aún sigue la misma tendencia por miles de millones de años más ¿Será posible que la tierra se haya enfriado en épocas pasadas cuando estaba más cerca del sol que hoy? Cualquier supuesto en contrario es eso; un supuesto.

En el quinto período bíblico fueron creados los peces y las aves debido a la temperatura mas fría del agua y de la atmósfera en relación a la superficie de los continentes. (Génesis 1: 20-23) Todo cambio geológico hasta este momento todavía era posible porque no afectaba peligrosamente la Vida existente.

En el sexto período (Génesis 1: 24-27) fueron creados los animales terrestres y por último el hombre, cuando ya el ambiente o clima era propicio a su ser: el comer y descansar sobre una superficie apta, esto es, algo más frío que los períodos anteriores. Los dinosaurios y animales coetáneos solo pudieron existir al comienzo de la sexta etapa, por supuesto de millones de años anteriores al hombre. El exterminio de los dinosaurios solo tiene dos posibilidades lógicas combinando la teoría del big bang con el testimonio bíblico: que hayan sido exterminado por meteoritos anteriores a la aparición del hombre o causados por el diluvio relatado en el Génesis (Gen 6: 9-17)

El Hombre como tal, como imagen de Dios, fue creado perfecto en un ambiente ideal mejor que el de hoy y sin antepasados de ningún tipo. Cualquier vestigio semejante a hombre que se encuentre entre los fósiles de la tierra, simplemente no es del hombre que Dios nos define. Se estaría hablando en otro lenguaje, correspondiente a otro ser u otro animal diferente al hombre, dotado posiblemente de caracteres humanoides, posibilidad que no afecta la alegoría del escritor bíblico. El uso que se hace de su existencia y exterminio tiene finalidades bien conocidas por el Cristiano, orientadas a desmentir la Biblia y por tanto negar a Dios que son las pretensiones del racionalismo para tener al mundo a sus pies sin oposición.

Cada logro de los científicos, como Darwin por ejemplo, y permanentemente en los últimos siglos han servido para negar al Creador, pero la tierra, los marginados del mundo, los humildes han ayudado al Cristianismo, a pesar de las señales que el materialismo hace, "capaz de hacer descender fuego del cielo". La última sorpresa fue Hawking quién se desdijo y con gran cobertura mediática mundial ha dicho que el Universo no necesita de un Creador para existir.

 

 

Autor:

Rodemil Espinoza Reyes

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Biologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.