Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Los valores en la familia actual (página 2)

Enviado por Elsa Pizarro Merma



Partes: 1, 2

L.H. Morgan (1877) afirma que los humanos salieron del estado primitivo de promiscuidad en virtud que no imperaba ningún tipo de ley ("la promiscuidad supone la supresión de las inclinaciones individuales"), probablemente en época muy temprana.

A partir de que el hombre aparece en la tierra y luego de la etapa de la promiscuidad están las siguientes etapas en la historia de la familia: etapa de la comunidad primitiva, etapa de la horda y etapa del clan.

Posteriormente surgieron nuevas etapas de organización familiar que ya tienen una documentación histórica más precisa y cronológica.

Establece como primera etapa a la familia consanguínea, considerada como la primera fase de la familia aquí los grupos conyugales se clasifican por generaciones.

Surge la familia punalúa considerada como una organización familiar en la que se evidencian los primeros progresos, que consistió en excluir a los padres y los hijos del comercio sexual bilateral, el segundo fue la exclusión de los hermanos. Se realizó poco a poco, comenzando, probablemente, por la exclusión de los hermanos uterinos (es decir, por parte de madre), al principio en casos aislados, luego, gradualmente, como regla general (en Hawai aún había excepciones) y concluyendo con la prohibición del matrimonio hasta entre hermanos colaterales.

Posteriormente surge la familia sindiásmica donde los hombres poco a poco reconocen entre las mujeres, a la principal, formándose parejas más duraderas, se reconoce la paternidad de los hijos. Se funda el matrimonio de un varón con varias mujeres (poliginia) familia patriarcal constituyendo el tránsito entre la forma sindiásmica y la monogamia la cual se caracteriza por el matrimonio de un hombre con una mujer con convivencia exclusiva, debe su origen a la propiedad .Este tipo de familia es el tipo de la sociedad civilizada y moderna.[2]

Concepto de familia

Lo que se entiende por familia, históricamente ha ido cambiando y diversificando los patrones y procesos inherentes a ella, por esta razón una pregunta bastante difícil es, qué se entiende por el término familia, ya que por lo general se elude una respuesta satisfactoria. Otra explicación de la gran dificultad para encontrar una formulación que sirva de definición puede ser el hecho de que existen varios tipos separados de referencias. Se nos ocurren varios elementos para una definición: estructura de roles, parentesco (jurídico, consanguinidad, o afinidad), residencia común, hogar, lazos afectivos, intensidad de interacción, filiación). Las personas que comparten un hogar suelen ser parientes y existen entre ellos fuertes lazos afectivos. Pero tal superposición no es en ningún caso perfecta, y las correlaciones entre los elementos difieren en cada cultura y pueden variar con el tiempo.

Por lo tanto se entiende por Familia a un grupo de personas que viven en común ciertos momentos de su vida y que cumplen conscientemente o no, una serie de funciones sociales y personales determinadas.

Cabe destacar que la familia es muy importante en el aspecto educativo ya que ejerce una gran influencia en la formación del ser. Así el hombre puede alcanzar su completo desarrollo intelectual, psicológico y físico. En la creación del individuo y su búsqueda del "yo" la familia ejercerá un fuerte impacto. [3]

La familia es un grupo social que varía según la sociedad en la cual se encuentra pero va a ser un reproductor fundamental de los valores de una sociedad determinada. (1)

Desde el punto de vista sociológico la familia no es una simple agrupación de seres humanos, sino que es una categoría histórico social; es decir, cambia y evoluciona conforme cambian los tiempos.

Esto significa que las familias de hoy en día son muy diferentes de las familias de hace cien mil o más años de antigüedad. Así mismo cuando se dice que la familia es social se hace porque ella es la receptora de la forma cómo está organizada la sociedad y a la vez la familia refleja, en pequeño todo lo que ocurre en la sociedad; por eso se afirma que la familia no es una isla, es por el contrario, la caja de resonancia de la sociedad.

Tipos de familia

  • Familia nuclear o clásica formada por el padre, la madre e hijos, que mantienen relaciones afectivas, de respeto, solidaridad y confianza. Y que comparten una cultura y se organizan alrededor de normas, reglas, roles diferenciados, tareas, obligaciones y responsabilidades.

  • Familias extensas o consanguíneas es la conformada por una pareja o uno de sus miembros con hijos pero además con otros integrantes, generalmente abuelos o abuelas. Las familias extensas comprenden una realidad muy distinta a las décadas anteriores, cuando era la forma predominante en la estructura social.

  • Familias mono parentales constituidas por un padre o madre y sus hijos los que generalmente presentan conductas negativas ante la falta de alguno de sus progenitores, son denominadas mono parentales, además de mencionar

  • Familia de madre soltera, es la madre quien asumen la crianza de los hijos

  • Familias reconstituidas donde los padres se vuelven a unir con otra pareja; donde se puede observar que los hijos serían víctimas de los constantes conflictos de pareja de sus padres. [4]

Funciones de la familia

La familia actual como institución primordial de la sociedad desempeña ciertas funciones básicas que le son propias y están en constante cambio y evolución, por lo que las funciones tienden a adecuarse al marco histórico-social dentro del cual se desenvuelve. George Peter Murdock: Plantea que la familia nuclear es un fenómeno universal y cumple las siguientes funciones: Reproducción, socializadora y económica. [5]

  • Reproducción. Toda sociedad regula las actividades reproductoras de sus adultos sexualmente maduros. Una manera de hacerlo consiste en establecer reglas que definen las condiciones en que las relaciones sexuales, el embarazo, el nacimiento y la cría de los hijos son permisibles. Cada sociedad tiene su propia combinación, a veces única, de reglas y de reglas para la transgresión de reglas en este campo. Esta regulación supone un control de las relaciones entre personas que, a su vez, contribuye de forma sustancial al control social.

  • Socializadora. El sistema y sus componentes tienden a la homeostasis es decir, la estabilidad y el equilibrio por ello una de las funciones de la familia es la de socializar al niño para que concurra al mantenimiento y equilibrio del sistema. En la socialización se transmiten al individuo ideas, valores, normas y conceptos fundamentales de la sociedad.

  • Económica. Como hecho de cooperación. En ella cabe distinguir el mantenimiento de los miembros no productivos; división de las tareas domésticas, como aprendizaje de la división del trabajo en el mundo laboral; transmisión de bienes y patrimonio (herencia patrimonial, jurídica, de estatus y de poder); unidad de consumo.

Clásicamente se considera que la familia está fundada en el amor y esto es lo que mueve a todos sus miembros a construir día tras día una comunidad siempre renovada, en la cual todas tienen igual dignidad e importancia, el amor hace que la unidad familiar se dé basándose en la entrega de cada uno a favor de los demás. Es por ello que la familia es el lugar por excelencia donde todo ser humano aprende a vivir en comunidad con actitudes de respeto, servicio, fraternidad y afecto. (5)

El establecimiento de roles según las culturas y en relación directa con el tipo de economía prevaleciente, las familias varían en su estructura de poder y, en consecuencia, en la distribución y establecimiento de roles. [6]

Los valores familiares

Los valores surgen primordialmente en el individuo por influjo y en el seno de familia, y son valores como el respeto, la tolerancia, la honestidad, la lealtad, el trabajo, la responsabilidad, etc. (4)

Para que se dé esta transmisión de valores son de vital importancia la calidad de las relaciones con las personas significativas en su vida, sus padres, hermanos, parientes y posteriormente amigos y maestros. Es además indispensable el modelo y ejemplo que estas personas significativas muestren al niño, para que se dé una coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

Además es de suma importancia la comunicación de la familia. Cuando el niño ha alcanzado la edad escolar se hará participe de esta comunicación abierta, en la toma de decisiones y en aportaciones sobre asuntos familiares.

Posteriormente estos valores morales adquiridos en el seno de la familia ayudarán a insertarnos eficaz y fecundamente en la vida social. De este modo la familia contribuye a lanzar personas valiosas para el bien de la sociedad.

Recordemos que una persona valiosa, es una persona que posee valores interiores y que vive de acuerdo a ellos. Un hombre vale entonces, lo que valen sus valores y la manera en como los vive.

Tales propósitos podrán ser posibles si a nivel familiar se logra una participación consciente y sistemática de los diferentes sujetos generacionales a partir de sus experiencias y conocimientos con el fin de que contribuyan a la formación y transmisión de valores positivos en los niños y jóvenes en plena correspondencia con el proyecto social y tomando en cuenta los intereses y necesidades de los sujetos en formación.

Ahora bien, si tenemos en cuenta que la familia es la célula básica de la sociedad y una importantísima forma de organización de la vida cotidiana fundada en la unidad matrimonial y lazos de parentesco; en las relaciones matrimoniales entre el esposo y la esposa, los padres y los hijos, los hermanos y las hermanas, y otros parientes que viven juntos, y administran en común la economía doméstica en constante intercambio con el medio social, entonces hay que señalar que sus relaciones no sólo se circunscriben a las de padre y madre, padres e hijos, abuelos y nietos, a éstas, indudablemente hay que sumarles otras no menos importantes y necesarias de ser tenidas en cuenta; en este caso a las relaciones intergeneracionales que subyacen en toda familia y cuyas especificidades se expresan a través de las relaciones filiales y paternales. [7]

Por ello, las generaciones mayores a partir de las posiciones que ocupan dentro del grupo familiar deben asumir de manera consciente responsabilidades sociales para con la nueva generación las cuales deben cumplir en el marco de sus roles dentro de las que se encuentran:

  • Crear las condiciones esenciales para dar continuidad a la familia con una generación cualitativamente superior a la que le antecedió.

  • Crear valores sólidos y perdurables que permitan el fortalecimiento de la familia y su continuidad axiológica y sociocultural.

  • Formar a las nuevas generaciones en los principios del respeto y la tolerancia intergeneracional.

  • Preservar el patrimonio familiar para que pueda ser enriquecido por las nuevas generaciones.

  • Propiciar la educación de las nuevas generaciones sobre la base de la experiencia acumulada por las generaciones anteriores.

  • Potenciar la comunicación intergeneracional con métodos flexibles y creativos en los que tanto unos como los otros puedan comprenderse independientemente de los años que los separen.

  • Defender la identidad familiar a partir de la conservación de los valores que porta cada generación.

El cumplimiento de cada una de ellas contribuirá al fortalecimiento de la familia y las relaciones intergeneracionales y al mismo tiempo se convierten en retos y desafíos en esta época de profundos y permanentes cambios dentro de los cuales el hombre como sujeto generacional juega un papel fundamental en la perpetuación de sí mismo como especie del entorno y de la cultura y de la propia familia como célula fundamental de la sociedad.

De esa manera una generación al darle vida a la otra le proporciona también todo el patrimonio natural y cultural del cual es portadora dando continuidad así al ciclo de vida familiar que de manera ininterrumpida se produce en cada una de ellas. Así va tomando cuerpo la idea de la transmisión de valores de generación a generación, que no pocas veces se pronuncia como frías palabras sin tomar en consideración su dimensión y alcance, siendo convertido en un eslogan que muchos dicen y pocos asumen y por tanto no se detienen en profundizar en su contenido y menos aún en convertirla en práctica cotidiana.

Siempre que de formación de valores hablamos, automáticamente nos viene a la mente el destino de dicha acción; que si bien para unos sus destinatarios son los jóvenes, para otros, los niños y adolescentes, para no pocos el nivel de generalización es mayor, expresado en los términos de nueva generación u hombre nuevo.

Siendo objetivamente así entra en juego el por qué y para qué se forman valores, pues como proceso, plantea propósitos e intenciones que en todo momento deben estar claros tanto a nivel micro como macro social para que el mismo conlleve a la formación positiva y real de los sujetos.

Formar valores implica ante todo una profunda responsabilidad de la generación mayor que tiene a su cargo por lógica histórica la misión de formar su descendencia. A partir de ello, significa un fuerte compromiso social que tiene su punto de partida en la determinación clara y consecuente de los valores que se precisan formar.

Los valores y el matrimonio

Si la familia es la célula sobre la que se construye y fundamenta la sociedad, las relaciones familiares tienen un reflejo en la misma. Si el matrimonio y la familia se ven enriquecidos por la combinación de hombre y mujer, también la sociedad se beneficia con la aportación específica del hombre y de la mujer.

En tal perspectiva se entiende el papel insustituible de la mujer en los diversos aspectos de la vida familiar y social que implican las relaciones humanas y el cuidado del otro. Por eso es tan importante que las mujeres estén activamente presentes en la sociedad y singularmente en la familia. En ella los ciudadanos aprenden a vivir en sociedad.

Efectivamente, los hijos aprenden a amar en cuanto son amados gratuitamente, aprenden el respeto a las otras personas en cuanto son respetados, Cuando faltan estas experiencias fundamentales, es el conjunto de la sociedad el que sufre violencia y se vuelve, a su vez, generador de múltiples violencias.

Actualmente el tiempo que se pasa con los hijos es muy corto y para que este poco tiempo resulte positivo y de calidad para los vínculos afectivos es necesario realizar un gran esfuerzo, generalmente afirmamos que es mejor pasar poco tiempo de calidad, pero no siempre es así, existen muchísimos motivos por los cuales el tiempo compartido se reduce notoriamente:

  • Las madres trabajan fuera del hogar.

  • Padres divorciados, se resta tiempo para vivirlo por separado.

  • Madre o padre que además de trabajar se capacita.

  • Hijos realizan varias actividades extra escolares.

  • Tratamientos médicos.

La realidad es que volver a casa luego de una actividad específica implica reencontrarse, volver a colocarse en el rol que corresponde, a veces con mucho cansancio, y sin demasiado entusiasmo, porque los padres sabemos lo valioso de ese tiempo en familia, pero también somos seres humanos y queremos utilizar el tiempo aparentemente libre para relajarnos, asearnos, alimentarnos y organizarnos para el próximo día, y poco queda para jugar , leer cuentos, cantar, acunar y sobretodo querer compensar y sucede que a veces compensamos de forma errónea, permitiendo que duerman en nuestra cama, por ejemplo, porque en el fondo queremos que sepan que los amamos y estamos a su lado incondicionalmente, y no nos

alcanzó el tiempo para demostrarlo de otra manera.

Entonces el poco tiempo compartido con los hijos resulta pobre en cantidad y en calidad, y el dicho queda sólo para ahuyentar a las malas lenguas y demostrarles a los que pueden pasar una gran cantidad de tiempo con sus hijos, que nosotros somos mejores que ellos. Luchamos contra el reloj, manejamos apurados, o corremos una maratón para alcanzar el colegio de nuestros hijos y ganar minutos, utilizamos microondas y a veces la comida se nos atraganta por los nervios y el estrés. Los padres sin tiempo deseamos llegar al hogar, pero cuando llegamos tenemos tanto trabajo atrasado que quisiéramos desaparecer de este mundo. Pero más allá de todo lo negativo, lo intentamos, día a día, porque sabemos que ellos son la prioridad, porque el momento es ahora, no mañana, porque crecen tan rápido, que pronto estarán tan ocupados como nosotros.  

Cambios en los patrones de matrimonio

La desinstitucionalización de la familia es uno de los aspectos más notorios de la crisis de la modernidad. La inestabilidad de los lazos conyugales, el divorcio, el volverse a casar, fragmentan el núcleo familiar. Los niños van y vienen por entre varios hogares autónomos, en contacto con diferentes adultos que les transmiten como valores tantas opiniones y actitudes divergentes que ellos quedan convencidos que todo es relativo.

La crisis del modelo familiar tradicional procede de factores tales como la emancipación de la mujer, que ya no depende del marido para sustentarse; del desprestigio de la autoridad paterna; de la igualdad de derechos de las personas; todo lo cual desvirtúa la antigua jerarquía de papeles definidos entre abuelos, padres, madres, hijos y tíos.

Actualmente se ha visto que existen: Menos matrimonios, más convivencias y uniones de hecho, así como más separaciones y divorcios. Aumento de los hogares unipersonales, de hogares a cargo de mujeres y cambios en el concepto de ciclo de vida.

El cambio de roles se da por: La incorporación de la mujer al trabajo el cual ha ido transformando la división sexual del trabajo, se ha comenzado a flexibilizar los roles familiares, hacia uno más democrático con roles compartidos donde se negocian diversos arreglos para el cuidado de los niños y el trabajo doméstico.

Crisis de la familia actual

La familia actual está necesariamente en crisis esto se debe a las constantes modificaciones tecnológicas y  sociales, al ritmo veloz de vida, a la violencia, a la carencia de comunicación real en favor de la virtual, al impulso consumista global, a la banalización de los sentimientos y al creciente escepticismo religioso.

Las crisis familiares representan momentos de transición, estos pueden convertirse en favorables o no, pero durante el cambio suelen provocar ansiedad, inestabilidad y por lo tanto dificultades en las relaciones de los integrantes de la familia. La actualidad está poniendo a prueba una vez más a la familia, la cual con sus características propias de "pilar fundamental de la sociedad", necesita adaptaciones y refuerzos para crecer sin derrumbarse. Esto se asemeja a la vieja historia del huevo y la gallina, por lo que la familia actual será la que propicie con la educación de los niños y los resultados de su adaptación a las crisis actuales otros modelos de familia en el futuro. Siempre se aprende de los cambios, si las crisis rompen estructuras antiguas pero posibilitan una adaptación flexible, crítica y positiva para la familia actual, sin duda la época dejará sus huellas en un aprendizaje asimilado.

Ahora bien los padres siempre han cargado con responsabilidades significativas, pero en la actualidad, la tarea es un poco más compleja. Además de instruir en valores a los hijos, formando desde su niñez una conciencia moral, ahora se debe incorporar conocimientos sobre los anti valores que se encuentran absurdamente enmascarados como valores en la sociedad.

La actualidad exige vivir las crisis familiares adentrándose en las causas  e intentando un control aún a base de negociaciones. Nada se consigue de un día para el otro. La evolución cuesta pérdidas, pero siempre se generan nuevos beneficios. La idea de que la familia se encuentra inestable, disgregada, vacía y en vías de extinción es una verdad a medias. La familia está en crisis, depende bastante de quienes manejan hilos desde arriba, pero también depende de cada uno de los integrantes, y la reivindicación empieza por casa.

Conclusiones

  • La familia a través de historia pasa por diversas etapas: desde el trato promiscuo en el cual el dominio absoluto fue de la mujer a la etapa en la cual el hombre tiene una sola mujer, y es la principal autoridad del grupo familiar.

  • Dentro de los tipos de familia tenemos: nuclear, extensa, mono parental, la de las madre soltera y la familia de padres separados.

  • La familia como institución primordial de la sociedad desempeña funciones básicas: Reproducción, Socializadora y Económica

  • Los valores surgen primordialmente en el individuo por influjo y en el seno de la familia, y son valores como el respeto, la tolerancia, la honestidad, la lealtad, el trabajo, la responsabilidad, etc.

 

 

 

Autor:

Elsa Pizarro Merma *

Elizabeth Vargas Onofre **

[1] * Elsa Pizarro Merma. ** Elizabeth Vargas Onofre.

 

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • La necesidad de la ética

    La realización del siguiente trabajo está basado principalmente en la toma de consciencia por parte de los alumnos de la...

  • Etica

    ¿Qué es la ética empresarial?. Empresa. Misión. Visión. Comité de ética. Estructura axiológica. Mecanismos de capacitaci...

  • Etica profesional

    Formación profesional. Carácter profesional. Vocación. Orientación profesional. Costumbre. El profesional en su diario ...

Ver mas trabajos de Etica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.