Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Volar sobre el pantano




Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6

  1. La soledad
  2. Ley de advertencia
  3. Corrupción gradual
  4. Asociados
  5. Zonas de atención
  6. Alcoholismo y cerrazón
  7. Liberarse interiormente
  8. Violación
  9. Diferencias sexuales
  10. Venganza
  11. Causa y efecto
  12. Careo amoroso
  13. Adopción
  14. El rascacielos
  15. ¿Por qué me excluyeron?
  16. Abuso a menores
  17. Volar sobre el pantano
  18. Epílogo

NOVELA DE VALORES

PARA SUPERAR LA

ADVERSIDAD Y TRIUNFAR

ISBN 968-7277-134

Zabid.

Desde que te vi por primera vez,

me di cuenta de que eres un triunfador.

Este libro es para ti.

La soledad

Lisbeth parecía desconcertada por mi insistencia.

Dejó su vaso de refresco sobre la mesa y me miró de forma transparente por unos segundos.

-No te entiendo -me dijo-, habíamos convenido olvidar ese asunto y ahora quieres revivirlo.

La brisa del mar le alborotó el largo cabello. La miré temblando con la carta de mi hermana en la mano.

-Que yo sepa, Alma no sufrió como tú sufriste -le dije-, pero seguramente no se necesita vivir algo tan duro para hundirse.

-¿Hundirse? ¿Por qué piensas que se ha hundido?

-No sé. Tal vez estoy malinterpretando las cosas o mezclando su carta con mis pesadillas...

Me detuve. Lisbeth me miraba callada. Me encogí de hombros y completé:

-Las pesadillas han vuelto.

Asintió lentamente.

-Lo sé.

Caminé hacia ella.

-Son demasiado reales otra vez... No quería preocuparse.

- Pero el médico nos dijo que los sueños no se repetirían a menos que...

Dudó.

-Dilo.

-A menos que volvieras a vivir una angustia similar.

-Exactamente. Por eso necesito que me platiques la historia que nunca quise oír... Necesito que tú me digas lo que siente una mujer que ha sido víctima de un abuso. Porque las pesadillas tienen el ingrediente de siempre: mi hermana Alma. La escucho gritar, llorar, suplicarme. Y me despierto sudando, mirándola, cómo si estuviera allí, con su gesto solitario, ávido de afecto, de comprensión y ayuda...

Un grupo de pelícanos volando en delta pasó sobre nuestras cabezas.

Lisbeth sabía que no tenía otra alternativa, que yo no quitaría el dedo del renglón. Suspiró.

-Está bien.

Cuando mi padre irrumpió en el recinto, estaba preparándome para dormir.

Extrañamente, no tocó la puerta. Entró con vehemencia como si se estuviera quemando la casa.

-¡Tienes que venir conmigo! Vístete rápido.

Era una orden.

-¿Qué ocurre?

-No hagas preguntas. Apresúrate.

Sólo algo muy grave podía provocar en él esa actitud a las diez de la noche.

-¡Te estoy esperando...

-Ya voy.

Terminé de vestirme con la primera indumentaria que hallé a la mano. Salí de mi cuarto asustada. Sin decir palabra, papá caminó decidido a la puerta exterior. Lo seguí. Casi en el umbral estaba mi madre retorciéndose los dedos. Pasamos junto a ella. Evadió mi mirada.

El automóvil se hallaba con el motor en marcha, la portezuela abierta y las luces encendidas, como si hubiese detenido el vehículo de paso sólo para recogerme.

-¿Adónde vamos?

No contestó. Tenía el rostro desencajado, la respiración alterada. Manejó rápidamente, casi con enojo. Se dirigió al centro de la ciudad.

-¿Desde cuándo sales con ese joven? -cuestionó.

-¿Adónde vamos, papá?

-Te hice una pregunta.

-Desde hace cuatro meses.

-¿Te ha dado a probar alguna sustancia?

-Papá, ¿qué te pasa?

De improviso viró a la derecha y se internó por una barriada oscura y peligrosa. Después de dar varias vueltas sin la más elemental precaución, se detuvo justo frente a un grupo de tipos que, sentados en la banqueta, se drogaban. Eran seis o siete. Acomodados en semicírculo, los bultos humanos enajenados compartían los estupefacientes con movimientos extremadamente torpes.

-¿Lo ves? -mi padre se hallaba fuera de sí.

Negué con la cabeza.

-¿Qué quieres que vea?

-Observa bien.

Se encorvó para alcanzar una linterna que llevaba debajo del asiento y cuando estaba tratando de encenderla, una de las muchachas drogadas se levantó para acercarse a nosotros. Mi padre la alumbró con el reflector. Era joven, de escasos dieciséis o diecisiete años, con la cara sucia, sin sostén y la blusa abierta hasta la mitad.

-No abras -dijo papá.

La chica se aproximó al automóvil tambaleándose, puso su boca sobre la ventana de mi lado, fue bajando lentamente hasta que su repugnante lengua excoriada terminó de lamer el cristal.

-Vámonos -dije temblando por el repentino terror que me causó la escena-. No sé qué tratas de enseñarme.

-Observa.

La joven desapareció bajo mi portezuela. Papá aprovechó para apuntar con la linterna de mano hacia el grupito de despojos humanos.

-¿Ahora sí lo ves?

E¡ haz luminoso descubrió el rostro de un muchacho que yo conocía muy bien.

-¿Martín ... ?

-Sí.

-No puede ser... Sólo se parece...

-Es él.

Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda