Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Ética para Amador (opinion y resumen)

Enviado por TeRRor



  1. De qué va la Ética
  2. Órdenes, Costumbres, y Caprichos
  3. Haz lo que Quieras
  4. Date la Buena Vida
  5. ¡Despierta, Baby!
  6. Aparece Pepito Grillo
  7. Ponte en su Lugar
  8. Tanto Gusto
  9. Elecciones Generales

Fernando Savater, nos propone que durante todo su libro nos hablara de su vida y de nuestra vida, o si lo preferimos de lo que el hace y nosotros estamos empezando a hacer. Pues bien, el autor Fernando Savater escribe el libro para brindarle los principios básicos de la ética, a su hijo, su forma de pensar sobre varios temas. (Savater, 1996, prólogo).

CAPITULO I

De qué va la Ética

En el capitulo I nos pretende enseñar que ciertas cosas uno puede aprenderlas o no, a voluntad. Como nadie es capaz de saberlo todo, no hay mas remedio que elegir y aceptar con humildad lo mucho que ignoramos. (Savater, 1996, 15).

Nos habla que ciertas cosas nos convienen y otras no. Y el se refiere a ciertas cosas que no nos conviene si queremos seguir viviendo. Él llama a las cosas que nos convienen "buenas" porque nos sienten bien, y a las que nos sientan mal las llamamos "malo". Saber lo que nos conviene es decir: distinguir entre lo bueno y lo malo, es un conocimiento que todos intentamos adquirir. También nos habla que hay algunas cosas que pareciéndonos buenas pueden ser muy perjudiciales para nosotros. (Savater, 1996, 16)

Durante todo el libro ejemplifica sus definiciones o sus opiniones, y en el capitulo I nos habla sobre las hormigas blancas (tema muy entretenido), que levantan su hormiguero varios metros de largo y duros como la piedra. (Savater, 1996, 18) El hormiguero les sirve de caparazón contra ciertas hormigas mejor que ellas. Cuando un hormiguero se derrumba las termitas-obrero se ponen a hacer de nuevo el hormiguero, las termitas-soldado defienden a la tribu, y cierran el hormiguero con ellas afuera, dando su vida por la tribu. Los hombres tenemos diferentes formas de pensar y por lo tanto el criterio de lo bueno y lo malo no puede nunca llegar a ser el mismo para todo el mundo. Nos pone varios ejemplos de la libertad de los hombres, como por ejemplo en la Ilíada, donde Homero Simpson cuenta la historia de Héctor, el mejor guerrero de Troya que espera firme a Aquiles, éste más fuerte que Héctor y probablemente va a matarle. Pero Héctor lo hace por su deber, que consiste en defender a su familia. (Savater, 1996,19). El hombre a diferencia de los animales es un ser racional al que se le da la opción de elegir y por lo tanto de equivocarse. Un animal tiene una vida programada por la naturaleza, y no tiene más remedio que cumplirla. En cambio los hombres nacemos libres, tenemos una vida por delante que debemos construir nosotros mismos. (Savater, 1996, 20).

No podemos ser libres de elegir lo que nos pasa, si no libres de responder a lo que nos pasa de tal o a cual modo. Ser libres para intentar algo no tiene nada que ver con lograrlo indefectiblemente. No es lo mismo libertad que la omnipotencia. (Savater, 1996, 22) Por ello cuanta más capacidad de acción tengamos, mejores resultados podemos obtener de nuestra libertad. (Savater, 1996, 23). También es verdad que el medio en el que nos desarrollamos tiene mucha influencia en nuestra vida y en lo que consideramos bueno y malo. (Savater, 1996, 25)

CAPITULO II

Órdenes, Costumbres, y Caprichos

Las circunstancias nos imponen elegir entre dos opciones que no hemos elegido: vamos, que hay ocasiones que elegimos aunque preferiríamos no tener que elegir. El primer filósofo que se ocupo de esto fue, Aristóteles. (Savater, 1996, 27). Por lo general uno se pasa la vida dando vueltas a lo que nos conviene o no nos conviene hacer. La mayoría de nuestros actos los hacemos casi automáticamente, sin darle demasiadas vueltas al asunto.

Otro ejemplo más, te despiertas y apagas la alarma, te quedas otro ratito más, te levantas por que le autobús no espera, te duchas, (Savater, 1996, 29) has ido dando patadas a una lata vacía. No creo que cada uno de esos actos los hayas realizado tras angustiosas meditaciones: "¿me levanto? o ¿no me levanto? no se parecen a las del pobre capitán del barco, tratando de decidir si tirar la carga o no. Has actuado de manera casi intuitiva, sin plantearte muchos problemas. A veces darle demasiadas vueltas a lo que uno va a hacer nos paraliza. Después Savater explica la siguiente pregunta: ¿por qué he hecho lo que hice? Nuestras acciones debemos decidirlas nosotros. Lo que hacemos cada día, en cambio, pueden llegar a ser costumbres que ya realizamos sin pensarlas, por ejemplo él lavarnos o él peinarnos. (Savater, 1996, 30). Motivo es la razón que tienes o al menos crees tener para hacer algo. Uno de los tipos de motivación que reconoces es el de que yo te mando que hagas tal o cual cosa, a estos motivos se le llaman "ordenes". Al motivo que sueles hacer siempre y lo repites casi sin pensar se llama "costumbres". El motivo que parece ser la ausencia del motivo se le llama "caprichos". Los "funcionales" introducen aquellos gestos que haces como puro y directo instrumento para conseguir algo. (Savater, 1996, 31). Cada unos de los motivos inclina tu conducta en una dirección u otra, explica más o menos tu preferencia por hacer lo que haces frente a las otras muchas cosas que podrías hacer. La pregunta para plantear sobre ellos es ¿de que modo y con cuanta fuerza te obliga actuar cada uno? Por que no todos tienen el mismo peso en cada ocasión. A la hora de hacer las cosas, las hacemos por varios motivos:

-Por ordenes: esperando o un castigo o una recompensa.

-Por costumbre: por que es algo que estas habituado a hacer y ya haces sin pensarlo.

-Por capricho: por que es algo que nos apetece hacer. (Savater, 1996, 32).

Esta claro que la mayoría de las cosas que hacemos las hacemos por capricho, pero, hay que tener claro que no todo se guía por lo que nosotros queremos o no queremos hacer, también hay otras personas que quieren hacer cosas tan diferentes a las nuestras, que hasta las pueden ver mal, y por ello existen las órdenes, para que nos marque la libertad y haga la vida mas feliz a todos.(Savater, 1996, 35).

Aunque el autor nos dice que no podemos hacer lo que queramos creo que si lo podemos hacer pero el acto realizado puede traer consecuencias no muy agradables, pero también es cierto que de cierta manera tenemos una libertad un poco limitada ya que hay cosas que nos suceden y que no son producto del actuar de otra persona, que no nos benefician, sino que nos perjudican en algo, o simplemente son cosas en las que no podemos tomar parte alguna. Cuando nos plantea la voluntad, creo que es algo muy parecido a lo que he estado mencionando anteriormente ya que aunque si existen diferencias, esta nos va a llevar a realizar una actividad de bien o mal; con todo esto en conjunto y llevándolo por el buen camino, desde mi punto de vista después de haber visto la reflexión del autor, creo que no va a crear lo que para nosotros podría ser la felicidad. (Savater, 1996, 35).

CAPITULO III

Haz lo que Quieras

La mayoría de las cosas las hacemos porque nos las mandan, porque son un medio al ridículo, censura, chismorreo, deseo de aceptación en un grupo, o sencillamente por que nos da la ventolera o el capricho de hacerlas así, sin más ni más. Cuando uno tiene que salir a exponer el pellejo junto a las murallas de Troya desafiando el ataque de Aquiles, como hizo Héctor, o cuando hay que decidir entre tirar al mar la carga para salvar a la tripulación o tirar unos cuantos de la tripulación para salvar la carga (Savater, 1996, 38).

Libertad, es el asunto que se ocupa propiamente la ética, libertad es poder de decir "si" o "no", digan lo que digan esto es lo que me conviene y es lo que quiero, aquello no me conviene por lo tanto no lo quiero. Libertad es decidir pero también no olvides darte cuenta de lo que estas decidiendo. Lo más opuesto de dejarse llevar, como podrás comprender. Y para no dejarte llevar no tienes más remedio que intentar pensar al menos dos veces lo que vas a hacer, aunque te duela la cabeza.

¿Por qué hago esto? lo hago por que me mandan, por que es costumbre hacerlo, por que me da la gana. Lo bueno o lo malo referente a lo que preferimos hacer son términos muy confusos. "Bueno": es lo que consideramos que nos hace bien. "Malo": es lo que consideramos que nos puede perjudicar. (Savater, 1996, 38). "Lo hago por que me lo mandan" ¿por miedo al castigo? ¿Por esperanza de un premio. Lo mismo sucede con las "costumbres" ¿Por qué diablos tengo que hacer lo que suele hacerse? Ni que fuera esclavo de quienes me rodean. Y cuando me interrogo por segunda vez sobre mis "caprichos", el resultado es el mismo. Muchas veces tengo ganas de hacer cosas que enseguida se vuelven contra mí, de las que me arrepiento luego.

En resumidas cuentas: puede haber órdenes, costumbres y caprichos que sean motivos adecuados para obrar, pero en otros casos no tiene que ser así. Las órdenes y las costumbres tienen una cosa en común: parece que vienen de fuera, que se te imponen sin pedirte permiso. En cambio, los caprichos te salen de dentro, brotan espontáneamente sin que nadie te los mande ni a nadie en principio creas imitarlos. Yo supongo que si te pregunto que cuándo te sientes más libre, al cumplir órdenes, al seguir la costumbre o al hacer tu capricho, me dirás que eres más libre al hacer tu capricho, porque es una cosa más tuya y que no depende de nadie más que de ti. Claro que vete a saber: a lo mejor también el llamado capricho te apetece porque se lo imitas a alguien o quizá brota de una orden pero al revés, por ganas de llevar la contraria, unas ganas que no se te hubieran despertado a ti solo sin el mandato previo que desobedeces. (Savater, 1996, 40).

La palabra "moral" etimológicamente, tiene que ver con las costumbres, pues eso precisamente es lo que significa la voz latina mores, y también con las ordenes, pues la mayoría de los preceptos morales suenan así "debes hacer tal cosa" "ni se te ocurra hacer tal otra cosa".

Moral es le conjunto de compartimentos y normas que tú, yo y algunos de quienes nos rodean solemos aceptar como validos; Ética es la reflexión sobre por qué los consideramos validos y la comparación con otras morales que tienen personas deferentes. (Savater, 1996, 41). ¿Cuándo un hombre es bueno? No lo sabemos ni lo sabrá nadie jamás. Para cada persona el hombre bueno es el que realiza unas acciones que a él le benefician o que piensa de su misma manera. Para saber si un hombre es totalmente bueno o totalmente malo deberíamos estar dentro de él cada vez que este realiza una acción. (Savater, 1996, 43). ¡¡¡Haz lo que quieras!!!

CAPITULO IV

Date la Buena Vida

Savater plantea un lema fundamental para la ética "haz lo que quieras", y dice que hay que dejarse de ordenes y costumbres, de premios y castigos. No le preguntes a nadie que es lo que debes hacer con tu vida: pregúntatelo a ti mismo. (Savater, 1996, 49). Pero resulta que en ocasiones importantes o cuando nos tomamos lo que vamos a hacer verdaderamente en serio, todas estas motivaciones corrientes resultan insatisfactorias: vamos, que saben a poco, como suele decirse. (Savater, 1996, 50).

La buena vida humana es buena vida entre humanos, o de lo contrario puede que sea vida, pero no será ni buena ni humana. Las cosas pueden ser bonitas y útiles, los animales resultan simpáticos, pero los hombres lo que queremos ser es humanos, no herramientas ni bichos. Y queremos ser tratados como humanos, por que eso de la humanidad depende en buena medida de lo que los unos hacemos con otros. La buena vida humana es "la vida entre seres humanos". Los hombres somos humanos y queremos ser tratados como tales por eso "DARSE LA BUENA VIDA" no debe ser muy diferente a" DAR LA BUENA VIDA". El mundo en le que vivimos los humanos es un mundo lingüístico, una realidad de símbolos y leyes sin la cual no solo seriamos incapaces de comunicarnos si no también de captar la significación que nos rodea. (Savater, 1996, 55).

En esta parte del libro se nos plantea el aspecto económico el cual creo que esta en todas partes, problemas de la sociedad que creo que es la que nos esta comiendo a partir de la gran variedad de problemas que surgen por este. Para lo anterior esta el comerciante Kane, que a pesar de tener mucho dinero y poder no era feliz debido a que para conseguir lo que tenia, había tenido que crearse una gran cantidad de enemistades, las cuales no le podían proporcionar el cariño necesario para ser feliz, cariño que no puede proporcionar ningún ser vivo a excepción del humano. (Savater, 1996, 56).

CAPITULO V

¡Despierta, Baby!

Tanto Esaú como Kane estaban convencidos de hacer lo que querían, pero ninguno de ellos parece que consiguió darse buena vida. Lo que queremos es darnos la buena vida pero no lo esta tanto en que consiste eso de la buena vida. Y es que querer la buena vida no es un querer cualquiera. (Savater, 1996, 60). El hacer lo que verdaderamente nos hace bien, no es que queramos lo que nos apetece en el momento si no que debemos querer lo que sabemos que, a la larga, nos hará. En esta vida todo son complicaciones y quien busca las simplicidades nunca llega a ser nada por sí mismo. Cuando estamos obsesionados por las cosas materiales nos perdemos y no nos damos cuenta que lo que de verdad en esta vida nos hace falta es lo que las personas nos pueden dar.

Cuando tratamos a los demás como cosas, a la manera en que lo hacia Kane, lo que recibimos de ellos son también cosas. Pero de este modo nunca nos darán esos dones mas sutiles que solo las personas pueden dar, no conseguiremos amistad, ni respeto, amor. Kane se le olvido este pequeño detalle y de pronto se dio cuenta de que tenía de todo salvo lo que nadie más que otra persona puede dar: aprecio sincero o cariño. (Savater, 1996, 63). La verdad es que las cosas que tenemos nos tienen ellas también a nosotros en contrapartida: lo que poseemos nos posee. Lo que tenemos muy agarrado nos agarra también a su modo... o sea que más vale tener cuidado con no pasarse.

La mayor complejidad de la vida es precisamente ésa, que las personas no son cosas. Al principio no encontró dificultades: las cosas se compran y se venden. Las cosas Se usan mientras sirven y luego se tiran.

La ética lo que intenta es averiguar en que consiste en el fondo, mas allá de lo que vemos en los anuncios de la tele, esa dichosa buena vida que nos gustaría pegarnos. A las cosas hay que manejarlas como cosas, y a las personas hay que tratarlas como personas, de este modo las cosas nos ayudaran en muchos aspectos y las personas en uno fundamental, que ninguna cosa puede suplir el de ser humanos. A lo mejor ser humanos no es cosa importante porque queramos o no ya lo somos sin remedio... ¡Pero se puede ser humano-cosa o humano-humano, humano simplemente preocupado en ganarse las cosas de la vida, todas las cosas, cuanto más cosas, mejor y humano dedicado a disfrutar de la humanidad vivida entre personas! Por favor, no te rebajes; deja las rebajas para los grandes almacenes, que es lo suyo (Savater, 1996, 65). Yo creo que la primera e indispensable condición ética es la de estar decididos a vivir de cualquier modo: estar convencido de que no todo da igual aunque antes o después vayamos a morirnos. Cuando se habla de «moral» la gente suele referirse a esas órdenes y costumbres que suelen respetarse por lo menos aparentemente y a veces sin saber muy bien por qué. Pero quizá el verdadero intríngulis no esté en someterse a un código o en llevar la contraria a lo establecido sino en intentar comprender, por qué ciertos comportamientos nos convienen y otros no, comprender de qué va la vida y qué es lo que puede hacerla «buena» para nosotros los humanos. Ante todo, nada de contentarse con ser tenido por bueno, con quedar bien ante los demás, con que nos den aprobado. Pero el esfuerzo de tomar la decisión tiene que hacerlo cada cual en solitario: nadie puede ser libre por ti (Savater, 1996, 66). Lo indispensable para darse" la buena vida" es sentirnos bien con nosotros mismos que es de la única manera de que los demás nos vean bien.

CAPITULO VI

Aparece Pepito Grillo

¿Sabes cuál es la única obligación que tenemos en esta vida? Pues no ser imbéciles. La palabra «imbécil» es más sustanciosa de lo que parece, no te vayas a creer. Viene del latín báculos que significa «bastón»: el imbécil es el que necesita bastón para caminar. Tipos de imbéciles:

a) El que cree que no quiere nada, el que dice que todo le da igual, el que vive en un perpetuo bostezo o en siesta permanente, aunque tenga los ojos abiertos y no ronque.

b) El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y lo contrario de lo que se le presenta: marcharse y quedarse, bailar y estar sentado, masticar ajos y dar besos sublimes, todo a la vez. (Savater, 1996, 69).

c) El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo. Imita los quereres de sus vecinos o les lleva la contraria porque sí, todo lo que hace está dictado por la opinión mayoritaria de los que le rodean: es conformista sin reflexión o rebelde sin causa.

d) El que sabe que quiere y sabe lo que quiere y, más o menos, sabe por qué lo quiere pero lo quiere flojito, con miedo o con poca fuerza. A fin de cuentas, termina siempre haciendo lo que no quiere y dejando lo que quiere para mañana, a ver si entonces se encuentra más entonado.

e) El que quiere con fuerza y ferocidad, en plan bárbaro, pero se ha engañado a sí mismo sobre lo que es la realidad, se despista enormemente y termina confundiendo la buena vida con aquello que va a hacerle polvo.

Lo contrario de ser moralmente imbécil es tener conciencia. Pero la conciencia no es algo que le toque a uno en una tómbola ni que nos caiga del cielo. Por supuesto, hay que reconocer que ciertas personas tienen desde pequeñas mejor «oído» ético que otras y un «buen gusto» moral espontáneo, pero este, «oído» y ese «buen gusto» pueden afirmarse y desarrollarse con la práctica. (Savater, 1996, 71). Lo contrario de ser imbécil es tener conciencia, que no es algo que tengan solo unos pocos, si no que se desarrolla si uno quiere. La conciencia consiste fundamentalmente en lo siguiente:

a) Saber que no todo da igual.

b) Darnos cuenta de que lo que hacemos verdaderamente nos conviene.

c) Saber que como un acto reflejo debemos rechazar lo que sabemos que no nos hace bien.

d) Que no escondamos los malos resultados de nuestros actos bajo los pretextos de que estábamos coaccionados por alguien o por algo. (Savater, 1996, 72).

Lo que consideramos que es malo es lo que no nos deja darnos la buena vida y para conseguirlo debemos ser egoístas y querer lo mejor para uno mismo.

Hay que saber lo que uno quiere y sentirse bien con sigo mismo. El remordimiento lo tenemos cuando nos damos cuenta de que hemos hecho algo mal, pero cuando nos damos cuenta nosotros, no si alguien nos dice que hemos obrado mal. Ese es el verdadero castigo. "Egoísmo" a quien solo piensa en si mismo y no se preocupa por los demás, hasta el punto de fastidiarles tranquilamente si con ello obtiene algún beneficio. (Savater, 1996, 73).

Como somos libres podemos equivocarnos y por eso tenemos remordimientos, porque nos damos cuenta de que hemos sido nosotros los que hemos hecho algo en contra de lo que verdaderamente queríamos hacer. (Savater, 1996, 76)."Remordimiento" no es mas que el descontento que sentimos con nosotros mismos cuando hemos empleado mal la libertad, es decir, cuando la hemos utilizado en contradicción con lo que de veras queremos como seres humanos. (Savater, 1996, 78). Contra el remordimiento lo que debemos hacer es ser responsables, y si no pensar antes lo que vamos a hacer y las consecuencias que nos puede traer, y lo que es más importante saber aceptar las consecuencias. Hay que saber también que las decisiones tomamos ahora van formando nuestro interior y nuestro futuro día a día. (Savater, 1996, 80).

CAPITULO VII

Ponte en su Lugar

En este capitulo, Savater nos explica le ética con un ejemplo muy peculiar, sobre la historia de Robinson Crusoe, personaje que vive solo en una isla y que al ya estar bien establecido en ella, encuentra que no esta solo, hablando de que encontró pruebas para poder decir que hay otros humanos en la isla, lo cual le causa un problema, el cual esta lleno de dudas sobre lo que tendrá que hacer. La ética no se ocupa de cómo alimentarse mejor o de cuál es la manera más recomendable de protegerse del frío ni de qué hay que hacer para vadear un río sin ahogarse, cuestiones todas ellas sin duda muy importantes para sobrevivir en determinadas circunstancias; lo que a la ética le interesa, lo que constituye su especialidad, es cómo vivir bien la vida humana, la vida que transcurre entre humanos. Si uno no sabe cómo arreglárselas para sobrevivir en los peligros naturales, pierde la vida, lo cual sin duda es un fastidio grande; pero si uno no tiene ni idea de ética, lo que pierde o malgasta es lo humano de su vida y eso no tiene ninguna gracia. Se debe tratar a las demás personas, como queremos que nos traten a nosotros, es lo que le interesa a la ética. (Savater, 1996, 85).

Al levantarte hoy, piensa que a lo largo del día te encontraras con algún mentiroso, con algún ladrón, con algún adultero, o con algún asesino. Y recuerda que has de tratarles como a hombres, por que son tan humanos como tú y por tanto te resultan tan impresendibles como la mandíbula inferior lo es para la superior. Hay que tener claro que a los hombres que no consideramos buenos los debemos mantener a distancia, pero también debemos tener en cuenta que son humanos y aunque nosotros los consideremos malos, pueden darnos humanidad. Es lo que nos trata de explicar Savater en este capitulo. (Savater, 1996, 87). Es muy cierto que a los hombres debo tratarlos con cuidado, por si acaso. Pero ese «cuidado» no puede consistir ante todo en recelo o malicia, sino en el miramiento que se tiene al manejar las cosas frágiles, las cosas más frágiles de todas... porque no son simples cosas. Si hacemos el mal a los demás nos lo hacemos también a nosotros mismos porque ese mal nos va a ser devuelto, tarde o temprano. Antes de hacer algo a alguien debemos ponernos en su lugar y ver como nos afectaría, a eso se le llama humanidad (Savater, 1996, 88).

Los malos, es decir los que tratan a los demás humanos como a enemigos en lugar de procurar su amistad. Como en la película Frankenstein, donde se dice que "Soy malo porque soy desgraciado" En este otro ejemplo establece que el ser malo no es un factor de estar viviendo una buena vida ya que la persona que es mala a su vez es desgraciada, esto por diferentes motivos, desde luego si vamos dando enemistad no vamos a recibir amistad y lo mejor es ser bueno que unirse con los malos (Savater, 1996, 90).

¿En qué consiste tratar a las personas como a personas, es decir, humanamente? Respuesta: consiste en que intentes ponerte en su lugar. Reconocer a alguien como semejante implica sobre todo la posibilidad de comprenderle desde dentro, de adoptar por un momento su propio punto de vista. A fin de cuentas, siempre que hablamos con alguien lo que hacemos es establecer un terreno en el que quien ahora es «yo» sabe que se convertirá en «tú» y viceversa. Al tener que seguir tratando a estas personas como humanos, tenemos que ponernos en su lugar, pienso yo que esto es para poder comprender el porque esta clase de personas actúan así, viendo que también tienen sus intereses, objetivos y el que tienen que tomar decisiones a partir de lo anterior, como para establecer que es lo que la demás gente debe de esperar de esta clase de personas (Savater, 1996, 92). Ponerse en el lugar de otro es algo más que el comienzo de toda comunicación simbólica con él: se trata de tomar en cuenta sus derechos. Y cuando los derechos faltan, hay que comprender sus razones. A que alguien intente ponerse en su lugar y comprender lo que hace y lo que siente. Aunque sea para condenarle en nombre de leyes que toda sociedad debe admitir. En una palabra, ponerte en el lugar de otro es tomarle en serio, considerarle tan plenamente real como a ti mismo. Es lo que ocurrió con el ciudadano Kane o Gloucester, que se tomaron la vida tan enserio que actuaron como si los demás no fuesen de verdad (Savater, 1996, 93). Interés viene del latín inter ese, lo que esta entre varios, lo que pone en relación a varios, ósea que nuestro interés no es el nuestro exclusivamente, si no de otras personas, que consideramos nosotros algo bueno. (Savater, 1996, 94). La vida es demasiado compleja y sutil, las personas somos demasiado distintas, las situaciones son demasiado variadas, a menudo demasiado íntimas, como para que todo quepa en los libros de jurisprudencia. Lo mismo que nadie puede ser libre en tu lugar, también es cierto que nadie puede ser justo por ti si tú no te das cuenta de que debes serlo para vivir bien. Debemos saber que es lo que las demás personas quieren, para saber dárselo, y recibir un poco de esa cosa que dimos. (Savater, 1996, 96).

CAPITULO VIII

Tanto Gusto

En este capitulo, el autor cambia todos los temas vistos anteriormente por la inmadurez de realizar lo que se establece y supone que todos debemos hacer para poder convivir en la sociedad en la que tenemos que desarrollarnos, esto el autor lo define como inmoralidad.

Cuando la gente habla de «moral» y sobre todo de «inmoralidad», el ochenta por ciento de las veces el sermón trata de algo referente al sexo. Tanto que algunos creen que la moral se dedica ante todo a juzgar lo que la gente hace con sus genitales. En el sexo, de por sí, no hay nada más «inmoral» que en la comida o en los paseos por el campo; claro que alguien puede comportarse inmoralmente en el sexo (utilizándolo para hacer daño a otra persona, por ejemplo), lo mismo que hay quien se come el bocadillo del vecino o aprovecha sus paseos para planear atentados terroristas. Y por supuesto, como la relación sexual puede llegar a establecer vínculos muy poderosos y complicaciones afectivas muy delicadas entre la gente, es lógico que se consideren especialmente los miramientos debidos a los semejantes en tales casos. El que de veras esta «malo» es quien cree que hay algo de malo en disfrutar... Inmadurez es el que típicamente se establece como el sexo que aparece en películas, forma de utilizar el concepto que es incorrecta ya que se a ido creando en las personas que su objeto es el anteriormente dicho, pero la inmoral dentro del mismo tema (sexo) podría establecerse como tal cuando se comete alguna violación en contra de una mujer; la inmoral no solo puede se lo anterior sino que también puede estar presente en la mesa a la hora de comer. (Savater, 1996, 100).

Lo que se agazapa en toda esa obsesión sobre la «inmoralidad» sexual no es ni más ni menos que uno de los más viejos temores sociales del hombre: el miedo al placer. Y como el placer sexual destaca entre los más intensos y vivos que pueden sentirse, por eso se ve rodeado de tan enfáticos recelos cautelas. El placer nos distrae a veces más de la cuenta, cosa que puede resultarnos fatal. Por eso los placeres se han visto siempre acosados por tabúes y restricciones, cuidadosamente racionados, permitidos sólo en ciertas fechas, etc.: se trata de precauciones sociales (que a veces perduran aun cuando ya no hacen falta) para que nadie se distraiga demasiado del peligro de vivir. (Savater, 1996, 101).

La diferencia entre el «uso» y el «abuso» es precisamente ésa: cuando usas un placer, enriqueces tu vida y no sólo el placer sino que la vida misma te gusta cada vez más; es señal de que estás abusando el notar que el placer te va empobreciendo la vida y que ya no te interesa la vida sino sólo ese particular placer. O sea que el placer ya no es un ingrediente agradable de la plenitud de la vida, sino un refugio para escapar de la vida, para esconderte de ella y calumniarla mejor... Esta claro que hay una gran diferencia entre el uso y el abuso del placer. Si abusamos de un placer que es bueno lo podemos convertir en malo si dependemos ampliamente de él hay que disfrutar de los placeres pero sin abusar de ellos ya que entonces pueden llegar a ser peligrosos. (Savater, 1996, 105). Se piensa en el sexo como una cosa obscena e inmoral, pero debemos saber que no es así, que es algo natural y que no debemos tener pudor al hablar de ello.

CAPITULO IX

Elecciones Generales

Cuando leí el titulo de este capitulo, pensé que hablaría sobre políticos que debería estar en la cárcel, o sobre los políticos que son demagogos; pero no, habla sobre la característica que tendía el pueblo en general. En este capitulo, al igual que el anterior, Savater nos habla sobre un tema muy diferente, nos habla sobre los políticos. La ética es para intentar mejorarse a uno mismo, no para reprender elocuentemente al vecino; y lo único seguro que sabe la ética es que el vecino, tú, yo y los demás estamos todos hechos artesanalmente, de uno en uno, con amorosa diferencia. (Savater, 1996, 111). ¿Por qué tienen tan mala fama los políticos? En una democracia los políticos somos todos, directamente o por representación de otros. Ellos ocupan lugares especialmente visibles en la sociedad y también privilegiados, tienen mas ocasiones de incurrir en pequeños o grandes abusos que la mayoría de los ciudadanos de a pie. El echo de ser conocidos o envidiados, e incluso temidos tampoco contribuye a que sean tratados con ecuanimidad (significado de la ecuanimidad es una poderosa energía de precisión, cordura, armonía y equilibrio). Las sociedades igualitarias, es decir, democráticas, son muy poco caritativas con quienes escapan a la media por encima O por abajo: al que sobresale, apetece apedrearle, al que se va al fondo, se le pisa sin remordimiento. Por otra parte, los políticos suelen estar dispuestos a hacer más promesas de las que sabrían o querrían cumplir. Su clientela se lo exige (quien no exagera las posibilidades del futuro ante sus electores y no hace mayor énfasis en las dificultades que en las ilusiones, pronto se queda solo. La única política que nos puede favorecer es una política que nos trate a todos por igual, que no pisotee a los que están abajo y destruya por envidia a los que están arriba, que se asocie a lo poco bueno y no a lo mucho malo. (Savater, 1996, 113).

La ética es el arte de elegir lo que más nos conviene y vivir lo mejor posible; el objetivo de la política es el de organizar lo mejor posible la convivencia social, de modo que cada cual pueda elegir lo que le conviene. Como nadie vive aislado (ya te he hablado de que tratar a nuestros semejantes humanamente es la base de la buena vida), cualquiera que tenga la preocupación ética de vivir bien no puede desentenderse olímpicamente de la política. La ética y la política están relacionadas con la libertad, pero de una manera diferente ya que la Ética plantea la libertad individualmente pero a todos y la política establece la libertad pero de una manera general y a través de actividades que son necesarias para que la política funcione. Entonces se establece que la política debe de respetar la libertad de la sociedad incluyendo las características de esta como un algo que hace que la civilización funcione (Savater, 1996, 114).

La ética no puede esperar a la política. No hagas caso de quienes te digan que el mundo es políticamente invivible, que está peor que nunca, que nadie puede pretender llevar una buena vida (éticamente hablando) en una situación tan injusta, violenta y aberrante como la que vivimos. Eso mismo se ha asegurado en todas las épocas y con razón, porque las sociedades humanas nunca han sido nada «del otro mundo», como suele decirse, siempre han sido cosa de este mundo y por tanto llenas de defectos, de abusos, de crímenes. Pero en todas las épocas ha habido personas capaces de vivir bien o por lo menos empeñadas en intentar vivir bien. Cuando podían, colaboraban en mejorar la sociedad en la que les había tocado desenvolverse; si eso no les era posible, por lo menos no la empeoraban, lo cual la mayoría de las veces no es poco. Todos deberíamos ser más solidarios respecto al mundo entero, que no se gastaran tanto dinero en armas que solo sirven para destrozar el mundo y las gasten para favorecerlo y que no andemos de huevones (Savater, 1996, 115).

¿Cómo será la organización política preferible, aquella que hay que esforzarse por conseguir y defender?

  • a) Como todo el proyecto ético parte de la libertad, sin la cual no hay vida buena que valga, el sistema político deseable tendrá que respetar al máximo las facetas públicas de la libertad humana: la libertad de reunirse o de separarse de otros, la de expresar las opiniones y la de inventar belleza o ciencia, la de trabajar de acuerdo con la propia vocación o interés, la de intervenir en los asuntos públicos, la de trasladarse o instalarse en un lugar, la libertad de elegir los propios goces de cuerpo y de alma, etc. (Savater, 1996, 117)

  • b) Se trata de aprender a considerar los intereses del otro como si fuesen tuyos y los tuyos como si fuesen de otro. A esta virtud se le llama justicia y no puede haber régimen político decente que no pretenda, por medio de leyes e instituciones, fomentar la justicia entre los miembros de la sociedad. La única razón para limitar la libertad de los individuos cuando sea indispensable hacerlo es impedir, incluso por la fuerza si no hubiera otra manera, que traten a sus semejantes como si no lo fueran, o sea que los traten como a juguetes, a bestias de carga, a simples herramientas, a seres inferiores, etc. (Savater, 1996, 118)

  • c) La experiencia de la vida nos revela en carne propia, incluso a los más afortunados, la realidad del sufrimiento. Una comunidad política deseable tiene que garantizar dentro de lo posible la asistencia comunitaria a los que sufren y la ayuda a los que por cualquier razón menos pueden ayudarse a sí mismos. Las desdichas nos ponen en manos de los demás y aumentan el poder colectivo sobre el individuo: es muy importante esforzarse porque ese poder no se emplee más que para remediar carencias y debilidades (Savater, 1996, 119).

Ya que todos estamos unidos por la comunicación porque no hacer un esfuerzo común para ayudar a los demás y en especial a nosotros mismos. Se establece que tratemos a las personas como personas practicando lo que podemos definir como justicia, la cual podría decir que es la que nos limita un poco la libertad, por lo que finalmente dice que la política establece parte de la libertad (limita a esta) que se supone podría tener el hombre.

La democracia moderna ha intentado a lo largo de los dos últimos siglos establecer esas exigencias mínimas que debe cumplir la sociedad política: son los llamados derechos humanos cuya lista todavía es hoy, para nuestra vergüenza colectiva, un catálogo de buenos propósitos más que de logros efectivos. Ya que nadie esta dispuesto a hacer un gran cambio, las razones, son muchas, como por ejemplo que todo se lo dejamos a las personas que claramente no son capaces de hacer algo, en este caso son los políticos. Y nosotros somos los responsables de nuestra desgracia, por no hacer nada. (Savater, 1996, 120)

 

 

Autor:

Dave Mustaine

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • La necesidad de la ética

    La realización del siguiente trabajo está basado principalmente en la toma de consciencia por parte de los alumnos de la...

  • Etica

    ¿Qué es la ética empresarial?. Empresa. Misión. Visión. Comité de ética. Estructura axiológica. Mecanismos de capacitaci...

  • Etica profesional

    Formación profesional. Carácter profesional. Vocación. Orientación profesional. Costumbre. El profesional en su diario ...

Ver mas trabajos de Etica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda