Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Manifestación Plástica en Venezuela en el siglo XIX

Enviado por Alejandra Pereira



  1. Introducción
  2. Pintura
  3. Escultura
  4. Arquitectura
  5. Influencias europeas en el arte venezolano del siglo XIX
  6. Conclusión
  7. Bibliografía
  8. Anexos

Introducción

Los inicios de la pintura venezolana se registran hacia finales del período colonial. La nota característica de esta producción pictórica va a ser la conformación de un género plástico adecuado a rasgos eminentemente nacionales resaltando que, según "... la Filosofía de Hipólito Taine, encontramos en la forma más clara y amena, la más notable explicación de cómo la tradición artística de los pueblos es influida por las condiciones geográficas, políticas, climáticas, costumbres y modo de pensar, religión y tradición histórica. En una palabra, según el ambiente que la rodea." Esta tradición partirá desde finales del siglo XVIII con la conformación de la Escuela Caraqueña hasta las creaciones de pinturas populares o anónimas con un sello marcadamente religioso en la concepción de su temática. Este tipo de pintura realizada durante la época de la colonia se establece como una de las más interesantes herencias dentro de la plástica venezolana y consecuencia de una alta sensibilidad de los pintores por la producción de estas obras.

Hay que destacar que el movimiento pictórico en el país y en la región zuliana se inicia con la importación de obras artísticas provenientes principalmente de México, Quito, Perú y España -atribuyéndose la realización de las obras de este país, a los alumnos de Zurbarán y Murillo-. Sin embargo las realizadas en Venezuela no adquirieron un valor estético-plástico relevante debido al hecho de que como colonia española no alcanzó la relevancia que tuvieron los virreinatos de México, Perú y Quito, en materia de producción de objetos artísticos y litúrgicos.

Manifestaciones Plásticas en Venezuela en el siglo XIX

Pintura

Primera mitad del siglo XIX: como la guerra emancipadora marcó una ruptura con el estilo de vida colonial, del mismo modo en la inspiración del arte hay un cambio.

Ya los temas de los artistas no son de asunto predominante religioso, ni de influencia española; se busca, en cambio, exaltar los héroes y episodios de la Independencia. Por eso cobra más importancia el género del retrato y la pintura histórica.

La figura más representativa de este período de transición entre la Colonia y la Independencia es el pintor Juan Lovera.

Juan Lovera (1778 – 1851): Sus comienzos son los de un pintor artesanal colonial. Inició estudios de pintura guiado por los frailes del convento de los Dominicos San Jacinto, y más tarde tuvo como maestro el pintor colonial Antonio José Landaeta.

En 1814, huyendo del sanguinario Boves, se une a los patriotas que emigraron a Oriente y vive por un tiempo en Cumaná. Luego estuvo en Puerto Rico, y tal vez, en Cuba, para regresar a Venezuela después del triunfo de Carabobo.

Las obras que le dieron fama fueron: "El 19 de Abril de 2010" y "El 5 de julio de 1811", las que, si bien fue testigo presencial, pintó varios años después de los acontecimientos: en 1835 y 1838, respectivamente.

Juan Lovera realizó también varios retratos de patriotas y de personajes importantes de su época; de modo que se puede decir que, de no ser por sus pinturas y retratos, no conoceríamos el rostro de los próceres que nos dieron la Independencia.

Segunda mitad del siglo XIX: después de Juan Lovera las figuras señeras de la siguiente generación de pintores venezolanos son: Martín Tovar y Tovar, Antonio Herrera Toro, Arturo Michelena y Cristóbal Rojas.

Martín Tovar y Tovar (1828 – 1902): Nacido en Caracas. Fue el más destacado intérprete y quien llevó su apogeo la pintura de historia de Venezuela.

Muy joven marchó a España donde fue alumno de José Madrazo, pintor de asuntos históricos y retratos de estilo neoclásico; y de Federico Madrazo (hijo del anterior), gran retratista de estilo romántico. Posteriormente se traslada a París y estudia en la Academia de León Cogniet.

Al regresar a Venezuela inicia su carrera retratista.

Cuando Guzmán Blanco comienza su gobierno progresista aprovecha el talento de Tovar y le encarga una galería de retratos de los principales próceres de la Independencia. Son 25 retratos de medio cuerpo que realiza el pintor en París. Tanto en estos retratos como en los anteriores Tovar idealiza el personaje simplificando detalles y estudiando la pose más expresiva de la figura.

El siguiente encargo de Guzmán Blanco fue el gran cuadro (6 x 4, 56 m.) de "La Firma del Acta de la Independencia". Tovar lo pinta también en París y los representa en la exposición organizada como parte de los festejos del Centenario del Nacimiento del Libertador (1883).

Es una pintura concebida para dar importancia especial a la esbelta figura de Francisco de Miranda.

La composición es grandiosa y, a la vez, solemne, aunque menos fiel a la verdad histórica y a la fisonomía de los personajes si la comparamos con al que había pintado Juan Lovera con anterioridad sobre el mismo tema.

El éxito de este lienzo le valió a Tovar otro gran importante encargo por parte de Guzmán Blanco: los cuadros de las batallas que sellaron la independencia de los países bolivarianos: "Carabobo, Boyacá, Junín y Ayacucho", para decorar el recién construido Palacio Legislativo de Caracas.

El cuadro más relevante es el de la Batalla de Carabobo cuya basta escena ocupa el plafón abovedado del Salón Elíptico.

En esta extensa pintura Tovar resuelve complicados problemas de escorzo y perspectiva, imprime a la composición y a las figuras el movimiento vertiginoso propio de la batalla; y, al mismo tiempo, destaca las formas con precisión y nitidez de contornos.

Acerca de esa obra se expresó el famoso muralista mexicano David Alfaro Siqueiros: "Tovar y Tovar en su mural de la bóveda del salón elíptico muestra, sin duda alguna, al más grande muralista latinoamericano del siglo XIX y uno de los más brillantes del mundo.

Antonio Herrera Toro (1857-1914): Pintor valenciano, fue discípulo y ayudante de Tovar y Tovar. Guzmán Blanco le asignó una beca para estudiar en Europa. Permaneció 3 años en París y 2 en Italia donde estudió decoración mural.

Al llegar a Caracas le encargaban una pintura para el presbiterio de la Catedral: "La Asunción de la Virgen". Éste es su primer trabajo de decoración importante. Es una obra religiosa de figuras en escorzo (vistas de abajo hacia arriba) algo convencionales al estilo de las pinturas barrocas. Luego, pinta en la misma Catedral, "La Fe, La Esperanza y LA Caridad". En esos trabajos le sirvió como ayudante el joven pintor Cristóbal Rojas.

En el Baptisterio de la Iglesia de Altagracia de Caracas pinta "El bautismo del Salvador" y "La Inmaculada Concepción".

Herrera fue el continuador de la pintura histórica de Tovar; pero fueron obras espaciadas a lo largo de su carrera. Hizo los estudios de la sabana de Carabobo que Tovar utilizaría en su famoso lienzo; viajó a Perú a documentarse sobre el paisaje de la batalla de Junín y ejecutó ese lienzo y el de la Batalla de Ayacucho según bocetos originales dejados por Tovar. Para el salón del Centenario del natalicio del Libertador donde Tovar expuso él "La Firma del Acta de la Independencia", Herrera concurrió con el cuadro: "La muerte de Bolívar" y obtuvo un segundo premio.

Pero el género en el cual obtiene mejores resultados es en el retrato. Pintó muchísimos y excelentes retratos (más de 70), de gran calidad artística y donde supo captar e interpretar el carácter de cada uno de los modelos. Además de sus tres autorretratos, se destacan los del Gral. Cipriano Castro, Eduardo Blanco, y Arístides Rojas.

Herrera Toro fue también escritor, grabador en litografía, tipógrafo y director de un periódico llamado "El Granuja".

En sus últimos años sucedió al pintor Emilio Maury como director de la Academia de Bellas Artes, lamentablemente en un momento crítico cuando el alumnado protestaba tanto por la indiferencia del gobierno por las artes como por la enseñanza tradicional que se impartía en la Academia. Varios alumnos se retiraron y fueron los fundadores del Círculo de Bellas Artes y, si bien algunos reconocieron la labor artística de Herrera Toro, otros la desacreditaron o silenciaron injustamente en sus escritos.

Cristóbal Rojas (1857 – 1890): Nació en la población de Cúa, Estado Mirada. Se trasladó a Caracas a raíz del terremoto que dejó en ruinas su pueblo natal. Herrera Toro lo recibe como ayudante en la decoración de la Catedral de Caracas y le confía las pinturas de las columnas y de los arcos de la cúpula central.

Su cuadro "La muerte de Girardot", presentado en el Centenario del natalicio del Libertador y merecedor del premio único, le valió una beca para estudiar en París.

Llegado a París, se inscribe en la Academia Julián dirigida por Jean Paul Laurens. Dos años más tarde, llegará a esa misma academia otro pintor venezolano: Arturo Michelena, con quien compartirá sus dificultades y triunfos.

Envía sus primeras obras al Salón Anual de Artistas Franceses y obtiene una mención de Honor con su cuadro: "La Miseria". Más tarde con "La primera y última Comunión" y "El Bautizo" no recibe ningún premio, pero resuelve cada vez mejor los efectos plásticos y lumínicos que se plantea.

Pero el cambio más notable en su estilo se percibe en su obra: "Dante y Beatriz", y en algunos cuadros de pequeñas dimensiones como la "Naturaleza muerta con faisán". Allí aparecen, ya superadas las limitaciones impuestas por el tema, y se libera del academicismo. Algunos autores ven en ellas preanuncios del impresionismo.

Al mismo tiempo trabajaba un cuadro de gran formato que le había encargado el párroco de la iglesia de La Pastora en Caracas: "El Purgatorio". Al terminarlo, con mucha dificultad, aquejado por la tuberculosis que lo debilita cada vez más, lo manda al salón, y finalmente obtiene el tan ansiado premio: la medalla de Oro.

Cuando regresa a Caracas enfermo, y fallece a la temprana edad de 35 años, trochando la muerte las posibles nuevas y variadas direcciones que parecían vislumbrarse en su obra.

Arturo Michelena: Tiene mucho en común con Cristóbal Rojas: ambos presentan obras para el Centenario del Natalicio del Libertador, se inscriben en la misma Academia Julián de París, viven en una misma casa, los liga una estrecha amistad y mueren en plena juventud. Sin embargo, sus temperamentos son completamente opuestos: El de Rojas es atormentado y patético; el de Michelena es jovial y sereno.

Nació en Valencia de padres relacionados con el mundo de las artes, puesto que su padre era Juan Antonio Michelena era pintor, y su madre Socorro, hija del Pintor Pedro Castillo, era autora de trabajos de bordado famosos en toda Valencia. Esto explica, en parte, la temprana incursión de Michelena en la labor artística. Tenía solo 12 años de edad cuando realiza con extraordinaria pericia 10 ilustraciones para el libro "Costumbres venezolanas" del escritor Francisco de Sales Pérez.

Cuando cumple 22 años viaja a París y entra en la Academia de Jean Paul Laurens. Allí se encuentra con Cristóbal Rojas y alquilan un segundo piso de una casa.

Con más suerte que Rojas, ya desde el primer cuadro que envía al Salón anual de Artistas Francesas titulado: "El niño Enfermo", obtiene un premio: la medalla de segunda clase; la más alta distinción que se confería en el Salón de Artistas franceses a un extranjero.

Dos años más tarde recibe el premio máximo, la medalla de oro de primera clase en otra exposición de más categoría, en la Gran Exposición Universal de 1889, con su obra "Carlota Corday".

Después de este triunfo Michelena regresa a Caracas donde lo reciben con grandes demostraciones de admiración. El gobierno le encarga una obra en honor al Gral. Páez y é pinta uno de sus lienzos más famosos: "Vuelvan Caras" que representa el momento culminante de la Batalla de las Queseras Del Medio cuando el llanero Páez lanza el imperioso grito a sus jinetes que, según un previo acuerdo, fingían huir.

Michelena, después de contraer matrimonio con doña Lastenia Tello, vuelve a París. Allí envía en años sucesivos las dos últimas obras exhibidas en las exposiciones francesas: "Pentesilea" y "La vara rota". Pentesilea es un cuadro mitológico que representa una lucha contra las amazonas.

El "La vara Rota", se autorretrata entre el público que presencia la trágica corrida plena de emoción y dramatismo.

Después de estos últimos grandes éxitos en Francia, Michelena enferma de tuberculosis y regresa a Venezuela. A pesar de su agotadora enfermedad, se enyrega a un trabajo creador infatigable.

Entre sus últimas obras, después de "Miranda en la Carraca", sobresalen dos de sus obras religiosas: "La multiplicación de los planes", para la Santa Capilla, y "La Última Cena", para la Catedral de Caracas. En esta última logra terminar la figura de Cristo que bendice el pan, San Juan y San Pedro a su lado, y algunos apóstoles. De los demás sólo puede delinear el dibujo previo. Lo sorprende la muerte, quedando la obra inconclusa.

Murió el 29 de julio de 1898 a la temprana edad de 35 años.

Escultura

El desarrollo de la escultura en la Venezuela del siglo XIX fue menor que el de la pintura. Como escultores de transición entre la Colonia y la Independencia, se puede nombrar a Juan Bautista González, tallista en madera y autor de varias imágenes religiosas; y a su hijo Manuel González, a quien se deben las estatuas de Santa Teresa y Santa Ana (en cemento) que coronan la Iglesia de Santa Teresa, y las cariátides que representan La Ley y La Justicia al frente del Capitolio.

En verdad, las únicas obras dignas de mención y ya en la segunda mitad del siglo, corresponden a dos extranjeros.

"El monumento a Bolívar", de Tenerani que estuvo en la Catedral de Caracas y luego fue traslado al Panteón Nacional, y la "Estatua ecuestre del Libertador", por Todolini, que está en la Plaza Bolívar de Caracas.

En 1877, al crearse la Academia de Bellas Artes, imparte la enseñanza de la escultura Rafael de la Cova, formado en Italia y Francia, autor del "Monumento a Colón", hoy en Maripérez, y del grupo, en bronce, de "Ricaurte y Girardot" que está en el Trébol de la Bandera, Avda. Nueva Granada, Caracas.

Eloy Palacios (1847 – 1919): Natural de Maturín (Edo. Monagas) estudia en Alemania, monta un taller en Munich, de fundición en bronce, y reside allí varios años.

Cuando regresa a Venezuela el gobierno le comisiona la ejecución de un Monumento conmemorativo a la Batalla de Carabobo.

El monumento está formado por una triple palmera real con fuste de granito. Encima, entre las ramas de bronce, se yergue la estatua que simboliza la Libertad con el laurel de la victoria en la diestra y la simbólica antorcha en la izquierda. En el pedestal tres matronas sedentes representan a Venezuela, Nueva Granada y Ecuador.

A este monumento se le conoce popularmente como "La India del Paraíso" y actualmente está emplazado en la entreda de La Vega.

Además de los simbolismos citados, las referencias más directas a la batalla que conmemora el monumento, son las rocas rústicas de la base traídas del Campo de Carabobo, las cuales enmarcan relieves con escenas de la lucha.

Otras esculturas de Eloy Palacios son: el grupo escultórico de "José Félix Ribas", en La Victoria, Edo. Aragua; "La estatua sedente (en mármol) del Dr. José María Vargas", en el Hospital Vargas; y el "Monumento ecuestre de Bolívar" en Cartagena, Colombia. Realizó también algunos trabajos en la Habana, Cuba, donde murió.

Andrés Pérez Mujica (1879 – 1920): Escultor y pintor carabobeño. Nació en Valencia. Estudia pintura y escultura en la Academia de Bellas Artes de Caracas.

Gana un concurso para erigir un Monumento a José Antonio Páez. (El boceto de esta estatua que representa a Páez durante la acción de las Queseras del Medio fue ampliado y fundido en bronce por Eloy Palacios y colocado en la Plaza de la República, Caracas).

Con la fama adquirida y el apoyo de personas influyentes obtiene una beca para estudiar en París.

Siguiendo la trayectoria de nuestros pintores que estudiaron en Francia presenta varias esculturas en años sucesivos al Salón Anual de Artistas Franceses. En 1906, con su obra "El Indio Combatiente", obtiene una Mención de Honor, siendo así el primer venezolano que logra en Francia un premio en Escultura. Esta estatua, bautizada posteriormente con el nombre de Guaicaipuro, fue instalada en la plaza del mismo nombre de Los Teques.

Otras esculturas de Pérez Mujica, erigidas en lugares públicos son: La estatua de "Camilo Torres", hoy en la Avda. Nueva Granada, Trébol de la Bandera, Caracas; la estatura del "Dr. Cristóbal Mendoza" en la Plaza de la Ciudad de Trujillo (Edo. Trujillo) y una copia de la Avda. Los Próceres de Caracas; "Lucrecia", en una hornacina de la Galería de Arte Nacional, Caracas; "La Bacante", en la Urbanización El Trigal, Valencia; y el "Alma" (en mármol) en el Panteón de la familia Franklin-Cementerio General del Sur-Caracas.

Lorenzo González (1877 – 1948): Cuando Andrés Pérez Mujica triunfó en París con su obra "Indio combatiente", en el Salón Anual de 1906 otro joven venezolano compañero de Andrés en la Academia de Caracas y pensionado por el gobierno concurrió con una escultura titulada "Profond Chagrin" (Profunda tristeza), la cual logró la señalada distinción de ser admitida y expuesta en el Salón del Grand Palais de Campos Eliseos y premiada con una mención Honorífica. Este escultor, Lorenzo González, realizó para el gobierno venezolano el "Monumento a Francisco de Miranda" que fue instalado en el Campo de Valmy, Francia.

En Venezuela fue en dos ocasiones director de la Academia de Bellas Artes y profesor de la cátedra de escultura por muchos años.

Sus obras más significativas son: "La estatua de Páez" en Maracay, la de "Ricaurte" en San Mateo, y el grupo de "La Tempestad", de estilo anecdótico y sentimental en la Galería de Arte Nacional de Caracas.

Arquitectura

En el gobierno autocrático de Guzmán Blanco (1870 – 1888) se realizaron varias obras arquitectónicas monumentales, de acuerdo al ideal del dictador, entusiasta admirador de París, quien pretendía hacer de Caracas otra "Ciudad Luz". Son construcciones imitativas o inspiradas en los estilos franceses neoclásico, neogótico, ecléctico. Las principales son: El Capitolio, el Teatro Municipal, la Basílica de Santa Teresa, la Santa Capilla y el Arco de la Federación.

El Capitolio Nacional: el Capitolio está considerando como la obra arquitectónica más grandiosa erigida por Guzmán Blanco. Para su construcción expropió, arbitrariamente, el convento de las monjas Concepciones.

Su planificación y construcción correspondió al ingeniero Luciano Urdaneta (hijo del prócer de la Independencia el General Rafael Urdaneta), formado y graduado en París.

El Capitolio consta de dos grandes cuerpos de edificios. Primero se construyó el cuerpo Sur, que recibe el nombre del Palacio Legislativo. El Cuerpo Norte tiene una fachada con columnas corintias y las dos cariátides de la Ley y la Justicia. La cúpula de forma ovoidal sostiene una sobrecúpula metálica y, en el interior, se halla el lienzo de Tovar y Tovar, "La Batalla de Carabobo". La fuente monumental que se encuentra en el patio central es una copia de la Fuente de la Plaza de la Concordia en París.

El Teatro Municipal: originalmente se llamó Teatro de Caracas y Teatro Guzmán Blanco. Para construirlo, el dictador, mandó derribar el templo de San Pablo.

Su planificador fue Esteban Ricard, y los trabajos finales se deben a Jesús Muñoz Tébar.

El Vestíbulo es semicircular y de columnas corintias. En la parte superior, lo decoran amplias arquerías que encierran ventanas de arcos semicirculares alternadas con ventanas circulares. En el friso del salón las ventanas son de forma oval. La capacidad es para 1.300 espectadores.

La Basílica de Santa Teresa: en parte para resaciar a la Iglesia y en honor a su esposa que se llamaba Ana Teresa Ibarra, Guzmán Blanco decretó la construcción de este templo. Dirigió la obra, de estilo neoclásico, el arquitecto Juan Hurtado Manrique. Es una Iglesia doble. En el centro está el Altar Mayor. Las naves hacia el este corresponden a la Iglesia de Santa Teresa y las del oeste a la Iglesia de Santa Ana.

Tiene 70 metros de largo, por 27 de anchura. En el centro se levanta una cúpula de 31 metros de diámetro. Las naves principales están cubiertas con bóvedas de arista y en las naves laterales se levantan 18 cúpulas elípticas.

La Santa Capilla: fue inaugurada en ocasión del Centenario del Natalicio del Libertador, en 1883. Fue construida por el ingeniero arquitecto Juan Hurtado Manrique en un tiempo record de tres meses. Está inspirada en la Santa Capilla de París.

El Arco de la Federación: situado a frente a la colina del Calvario en Caracas, se construyó bajo el gobierno del Gral. Joaquín Crespo, en 1895.

El ingeniero arquitecto, reconocido como el más importante del siglo XIX, Juan Hurtado Manrique (constructor de la Santa Capilla y de la Iglesia de Sta. Teresa) fue el autor de los planos. La decoración y las esculturas que lo ornamentan son obra de Emilio Garibaldi.

Influencias europeas en el arte venezolano del siglo XIX

La prolongada guerra de la Independencia de Venezuela que finalizó en 1830 marcó un paréntesis en las actividades de las artes plásticas; sólo pudieron continuar su desarrollo después de la primera mitad del siglo XIX.

Mientras tanto, en Europa, se habían formado grandes movimientos artísticos, después del barroco. Estos primeros movimientos renovadores son: el Neoclasicismo, el Romanticismo y el Realismo, y nuestros principales artistas de esa época, ya estudiados, recibirán su influencia, si bien con retardo de varios años.

Conclusión

Al finalizar la investigación por las manifestaciones plásticas en Venezuela en el siglo XIX se puede observar que:

-La cultura venezolana es una mezcla de diferentes culturas.

-El periodo histórico comprendido entre 1830 y 1935 dejó un gran número de muestras que han quedado viviendo en las diferentes ciudades o regiones del país.

-El analfabetismo era un elemento presente en el periodo estudiado y que demostraba un altísimo porcentaje.

-La educación venezolana toma auge a partir del decreto del presidente Antonio Guzmán Blanco, el 27 de junio de 1870.

-Venezuela dio vida a numerosos artistas de la plástica que han dejado un legado cultural, que en algunas oportunidades transcendió fronteras.

-La obra de muchos arquitectos de la época permanece silente pero aún vigente.

Bibliografía

Educación Artística / Autor P. Rafael Hernández R./ 2 año / Editorial Salesiana / Año 1991.

http://es.wikipedia.org/wiki

Anexos

 

Monografias.com

Juan Lovera - "5 de julio de 1811"

Monografias.com

Martín Tovar y Tovar "Autorretrato"

Monografias.com

Antonio Herrera Toro "Autorretrato"

Monografias.com

Antonio Herrera Toro "Muerte de Bolívar"

Monografias.com

Cristóbal Rojas "Autorretrato"

Monografias.com

Cristóbal Rojas "Muerte de Girardot"

Monografias.com

Arturo Michelena "Miranda en la Carraca"

Monografias.com

Arturo Michelena "El Niño Enfermo"

Monografias.com

Eloy Palacios "La India del Paraíso"

Monografias.com

Andrés Pérez Mujica "Monumento a J.A.Páez"

Monografias.com

Asamblea Nacional

Monografias.com

Arco de la Federación, Caracas

Monografias.com

Basílica de Santa Teresa

Monografias.com

Teatro Municipal

 

 

 

Autor:

Alejandra Pereira

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Arte y Cultura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda