Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Principales características raciales del pura sangre español




  1. Introducción
  2. Origen del caballo
  3. Hipótesis sobre el caballo español
  4. Morfología del caballo español
  5. Cualidades e importancia racial
  6. Bibliografía

Introducción

Desde las primeras civilizaciones, el hombre ha establecido una relación especial con el caballo, hasta el punto que multitud de actividades básicas no se entendían sin su colaboración. En un principio se aprovechó su carne, pero pronto se descubrió que era un arma muy rentable para lograr avances y retiradas en las guerras, por su velocidad, así como la dificultad que entrañaba capturar caballos pertenecientes al enemigo. Los primeros que se atrevieron a domesticar al caballo fueron las tribus nómadas, a medida que viajaban a través de las regiones de los mares Caspio y Negro. Ya en el 6000 a.C. en Europa se comienzan a introducir équidos para las labores de tracción, tanto con fines agrícolas como de transporte, con lo que surgieron las primeras guarniciones y arreos. A partir de aquí surgió la selección primitiva y el desarrollo del manejo equino, mejorando el arte de la monta, entre otras cosas.

Origen del caballo

Monografias.com

Los antecedentes del caballo, como équido que es, se podrían datar hace más de cincuenta millones de años, periodo en el que el Eohippus pastaba en las zonas más boscosas y de terreno blando. Medía poco más de 30 centímetros de alzada, con cuatro dedos en las extremidades delanteras y tres en las traseras. Con el tiempo, este espécimen creció en tamaño y a partir del mismo surgieron tres tipos de caballos: a) el Meshohippus (50 cm de alzada y tres dedos en ambos miembros de apoyo); b) el Miohippus (70 cm de altura a la cruz y un dedo en cada una de las extremidades) y c) el Parahippus (80 cm de alzada). A partir del Parahippus surgió el Mercyhippus hace menos de veinte millones de años, cuya semejanza respecto al caballo que conocemos en la actualidad es constatable. Hace seis millones de años aparece el Pliohippus, reconocido primer solípedo como tal. Éste medía más de 120 cm de altura y dio lugar a los antecedentes conocidos del resto de équidos, además del propio caballo, Equus caballus, dos millones de años después.

En cuanto a la localización geográfica, hay que resaltar que el origen posible más extendido respecto al caballo tendría lugar en el Norte de América, donde se extinguió hace dos millones de años. En Europa y Asia evolucionó hacia los grupos primitivos de caballos hace seis mil años, durante el periodo Holoceno, difundiéndose por estos dos continentes y por África. Se pueden clasificar en cuatro tipos de caballos, siendo los dos principales el Tarpán y el de Przewalski. El Tarpán medía alrededor de 135 cm de altura a la cruz, tenía capa baya, perfil recto y estaría situado en el este de Europa. Otro tipo era el llamado "Caballo del Bosque", con 152 cm de alzada, con cascos y cabeza grandes, localizado en el norte de Europa. El caballo de Przewalski tenía 132 cm de altura a la cruz, perfil convexo y sito en Asia Central. Muchos autores hablan de un cuarto tipo de caballo, el de la Tundra, que pudo estar presente en las estepas siberianas, con un tamaño y peso mayores.

La evolución natural de los équidos supuso la conformación de cuatro razas de diferente envergadura: a) el tipo 1 (poni septentrional), con 120 cm de altura y originario del noroeste europeo; b) el tipo 2 (poni de la tundra), de 140 cm de alzada y localizado en Eurasia; c) el tipo 3 (caballo de perfil convexo), 160 cm de altura y originario de Asia Central, y d) el tipo 4 (caballo estepario), con 120 cm de envergadura y presente en Asia Oriental.

Hipótesis sobre el caballo español

Existen diferentes teorías sobre el origen del Caballo Español debido a que las ocupaciones sufridas en la Península Ibérica han conllevado a la mezcla de varias razas de caballos. Una de las hipótesis reconoce al caballo español como descendiente directo del Berebere y del Árabe, que entraron en España durante la invasión árabe, cruzándose con razas autóctonas. Otra opinión ve en los caballos libios y númidas traídos por Asdrúbal hacia los SS. II y III a. C. una clara relación. Hay autores que lo creen formado a partir del cruce entre el Tarpán y el caballo de Przewalski. El Tarpán y el Berberisco tuvieron importancia en la formación del denominado Sorraia. Éste, a su vez sería uno de los caballos primitivos en la Península Ibérica, influyendo en la evolución del que luego sería llamado Pura Sangre Español. La última hipótesis lo hace descendiente del Equus ibérico, que existía cuando los romanos conquistaban la Península, y que incluso habría sido un precursor del mismísimo Berebere, cuando en la Prehistoria estaban unidos los continentes europeo y africano por medio del Estrecho de Gibraltar.

Intentando aunar estas teorías se podría establecer que antiguamente habría existido un caballo "autóctono" en la Península, distinguible de otras razas por características excepcionales de resistencia, velocidad y una andadura especial con mucho movimiento de las rodillas. Sobre esta raza influyó en primer lugar el cargamento de 200 yeguas de los Cartagineses (Asdrúbal), dando lugar a un tipo de caballo más ligero y elegante, parecido al Berberisco. Hasta el 200 a. C. estuvieron en estado semisalvaje, y llegaron los Romanos, que los usaron y los volvieron a liberar. Otros seiscientos años más en modo salvaje y una influencia nada desdeñable debida a los invasores Vándalos, que traían caballos Germanos (altos y fuertes). En tercer lugar, la influencia Árabe de casi ochocientos años sumó mejores características a aquel caballo original peninsular. Hay que destacar que el primer registro genealógico fue realizado por Almanzor. Como consecuencia, la mezcla Berberisco-Teutón-Ibérico quedó establecida como Caballo Español. La evolución que siguió este caballo no pudo ser más atractiva para el panorama europeo, ya que, aparte de dominar el campo de cría caballar desde los SS. XII al XVII, también sirvió como raza mejoradora de otras europeas y americanas, como el Lipizzano, el Palomino, el Frisio, el Napolitano, el Trotador de Orlov, el Hannoveriano o el propio Pura Sangre Inglés. Es importante recordar que en 1476, los Monjes Cartujos (Jerez) se encargaron de la cría de sementales, consiguiendo establecer las características y la estética exterior, como consecuencia tenemos los "caballos cartujanos". Al ser mejorados en Jerez y estar principalmente en Andalucía, aparece cierta controversia respecto a la denominación concreta del caballo, como Pura Sangre Español (o Caballo Español) o Andaluz. Hay posturas que defienden cada una de las corrientes con total autoridad, pero la más ecléctica podría ser la más aceptada, dando por hecho que el caballo Andaluz sería una variedad del Pura Sangre Español.

Morfología del caballo español

[Eumétrico, Subconvexo y Brevilíneo]

- Cabeza con un perfil subconvexo a recto, hocico terminado en punta (acuminado). Conformación proporcionada y un distinguible dimorfismo sexual. Es proporcionada, de longitud media, orejas de tamaño mediano, móviles y paralelas. Frente ligeramente ancha y algo abombada. Ojos vivos y de mirada expresiva. Cara larga y estrecha (especialmente en las hembras), subconvexa o recta y descarnada. Nariz acuminada. Ollares rasgados. Carrillada amplia, descarnada o seca.

- Cuello de tamaño y longitud medios, ligeramente arqueado y musculoso (menos, en las hembras).

- Tronco proporcionado y robusto. Dorso consistente, musculado y algo hundido. Lomo corto, ancho, arqueado, bien unido al dorso y a la grupa. Pecho de buena amplitud y profundo. Costillares arqueados y largos.

- Hombros fuertes y anchos, con menor inclinación que el Pura Sangre Inglés.

- Cruz ancha y musculada.

- Crines largas, onduladas y exuberantes.

- Grupa caída y redonda. Cola en inserción baja, unida entre isquiones, con abundantes cerdas.

- Extremidades bien formadas, con antebrazo y cañas largas, dando resultado el "campaneo" o "paso español".

En cuanto a las extremidades anteriores: Espalda, larga y algo oblicua. Brazo fuerte. Antebrazo potente, de longitud media. Rodilla desarrollada. Caña de longitud proporcionada y tendón marcado. Menudillo destacado y con escasas cernejas. Cuartillas de buena conformación y de longitud proporcionada.

Respecto a las extremidades posteriores: Muslo musculado, nalga ligeramente arqueada y pierna larga. Corvejón fuerte y amplio. El resto igual al miembro torácico.

- Cascos duros y compactos.

- Alzada: 155-162 cm aproximadamente. La normativa del Ministerio de Defensa exige que la alzada sea como mínimo de 150 cm en hembras y 152 cm en machos.

- Peso: Debe estar comprendido entre 400 y 550 Kg.

- Capa: Frecuentemente torda, casi blanca; (tordos rodados, mosqueados,…). También capas castaña, baya y negra. No se admiten alazanes, isabelas o píos. Pelo fino y corto.

COMPORTAMIENTO

- Aunque es de sangre caliente, posee buen temperamento y es bastante dócil.

- No manifiesta reacciones bruscas ante los estímulos, ni tampoco apatía.

- Vigoroso.

- Aire brillante, enérgico y cadencioso.

- De brioso temperamento, noble.

APTITUDES

- Resistencia.

- Grandes dotes para la silla, el rejoneo, la doma (Alta Escuela, clásica y vaquera), etc.

- Facilidad para adaptarse a distintas situaciones.

- Requiere los cuidados básicos, especialmente buenos forrajes.

DEFECTOS

a) Generales: Desproporción entre regiones. Son defectos graves los perfiles frontonasales cóncavos y los perfiles ultraconvexos.

b) Regionales: Claros ejemplos son la cabeza voluminosa o muy pequeña; frente muy ancha; orejas grandes y caídas; nariz ancha; ollares despigmentados; picón, con labios caídos, lavados periféricos y despigmentaciones; cuello corto y grueso, de ciervo; tronco estrecho; dorso plano o ensillado; lomo "en carpa"; grupa doble, "en pupitre", horizontal; cola de inserción alta o en trompa; miembros estevados, zancajosos. Así podríamos seguir con cada parte del cuerpo.

Cualidades e importancia racial

· Belleza, nobleza y docilidad.

· Inteligencia y buena capacidad de aprendizaje.

· Muy resistente (fortaleza física), aunque no es un gran velocista.

· Importante mejorador de razas europeas.

· Proporciones bastante armónicas, elegancia, trote majestuoso, altivez, compenetración excelente con el jinete.

· La forma de montarlo de los españoles es "a la jineta" (montura y arneses, una dobladura, y un solo acompañante), en contraposición a la forma europea "a la brida" (caballos pesados y estribos largos, el jinete iba casi de pie).

Bibliografía

- ABAD GAVÍN, M. El Caballo en la Historia de España. Servicio de Publicaciones de la Universidad de León, León, 1999.

- DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, S. y MARTÍNEZ PÉREZ, J. M. "Los caballos hispanos en el S. XIII y su presencia en las cruzadas", en Actas del XXXVII Congreso Internacional de la Asociación Mundial para la Historia de la Medicina Veterinaria y el XII Congreso Nacional Español de Historia de la Veterinaria. Ed. MIC, León, 2006.

- HARTLEY EDWARDS, E. Manuales de identificación de caballos. Ed. Omega, Barcelona, 1996.

- LIÓN VALDERRÁBANO, R. y SILVELA MILANS DEL BOSCH, J. M. La Caballería en la Historia Militar. Ed. Academia de Caballería, Valladolid, 1979.

- MARTÍNEZ PÉREZ, J. M.; MARTÍNEZ PÉREZ, J. Á.; DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, S. y MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, J. M. "Análisis de los Caballos y la Caballería en Las Siete Partidas", en Actas del XI Congreso Científico de Veterinaria y V Jornadas de Historia de la Veterinaria Militar, Madrid, 2009.

- MINISTERIO DE DEFENSA. JEFATURA DE CRÍA CABALLAR. Registro-Matrícula de caballos y yeguas de pura raza española. Subdirección General de Publicaciones, Madrid, 1988.

- SANZ PAREJO, J. El Caballo de estirpe Cartujana. Ed. Marbán, Madrid, 1992.

- SILVER, C. Guía de los Caballos del Mundo. Ed. Omega, Barcelona, 1982.

- VAVRA, R. El caballo español: un retrato a través de la historia. Centro Andaluz del Libro, Sevilla, 1999.

 

 

Autor:

José Manuel Martínez Pérez

Licenciado en Veterinaria.

Departamento de Sanidad Animal - Instituto de Ganadería de Montaña (CSIC-ULE, León).


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda