Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La intervención familiar en la persona conviviente con el VIH

Enviado por Elisama Beltràn



  1. Componentes emocionales de acuerdo a las diferentes fases
  2. Perspectivas terapéuticas aplicadas en la intervención en familias con miembro portador de VIH-SIDA
  3. Características del terapeuta de familia con pacientes del VIH-SIDA
  4. Conclusiones
  5. Bibliografía

Dentro del contexto de la intervención familiar en la persona conviviente con el VIH, la familia es significativa para un buen pronóstico, es por esto que, de inicio, dentro de los programas corporativos es importante la intervención de especialistas en el área de la familia, porque cumple y cuenta con las habilidades especificas en el trato a la familia en cuanto a su estructura, ciclo vital individual, familiar, crisis normativas (tareas normales), no normativas (tareas para-normativas), grado de funcionalidad y disfuncionalidad familiar por los que atraviese la familia. Al cumplir estas características la intervención es mucho más efectiva logrando el éxito terapéutico, porque el paciente se encontrará consigo mismo y su familia ideando recursos internos que faciliten un buen continente dentro de este proceso de la enfermedad.

Dando relevancia a la importancia de la familia, ONUSIDA, en su informe del 2004 sobre Epidemia global del SIDA, donde adopta políticas que refuercen relaciones familiares saludables, proteger y aumentar los recursos familiares y reforzar la adaptación de las familias dentro de un medio siempre cambiante, ya que no existe un sólo formato o perspectiva para el desarrollo de políticas familiares relevantes como respuesta al VIH/SIDA, programas efectivos que deben ayudar a las familias a retener y reforzar sus funciones económicas y de ayuda.

Otros estamentos como UNICEF[1]además de las ayudas a las familias con miembros portadores del virus de inmunodeficiencia adquirida protegen a través de sus opciones políticas a las familias a través de programas que pueden:

  • 1. Identificar y reforzar la capacidad de familias vulnerables para resistir a ser afectados con VIH, tomando acción para cambiar las prácticas familiares que perpetúen la epidemia y sufrimiento consecuentes.

  • 2. Asegurar que las familias con un miembro ya infectado por el VIH, obtengan el conocimiento, habilidades y medios para asegurar que la enfermedad no se siga transmitiendo fuera del contexto de esta familia.

  • 3. Identificar y reforzar la capacidad de las familias afectadas por el VIH para retrasar el SIDA, y prepararlos para un eventual progreso de la enfermedad y muerte.

  • 4. Prevenir la estigmatización y discriminación dentro de las familias por la comunidad y por las instituciones sociales.

  • 5. Identificar a las familias afectadas por el VIH-SIDA, brindarles apoyo dentro del desempeño de sus funciones familiares, proteger los derechos y el bienestar de los miembros sobrevivientes de familias afectadas por la muerte por SIDA, proveyéndolas de ambientes familiares y otras alternativas para los niños huérfanos del SIDA y de las familias marginadas por esta enfermedad.

  • 6. Fortalecer las familias para la viabilidad del sostenimiento económico

A nivel internacional, hay un sinnúmero de entidades que trabajan a favor de las familias de los convivientes con VIH-SIDA considerando grupos homogéneos y heterogéneos, a nivel del manejo de diagnóstico; otras entidades que apoyan y exigen la atención integral del conviviente con VIH, donde queda incorporada la familia siendo conducido por un equipo multidisciplinario.

Para el proceso de intervención se hace necesaria la terapia de familia, la cual es un cuerpo de teoría y técnicas que estudian al individuo en su contexto familiar y social. La terapia intenta modificar la organización familiar cuando se transforma la estructura del grupo familiar, se modifican consecuentemente las posiciones de los miembros en ese grupo.[2]

La terapia de familia en pacientes con VIH-SIDA cumple unos componentes específicos de acuerdo a cada fase clínica de la patología, el tipo de tratamiento antirretroviral que reciba, los efectos colaterales de estos, el acompañamiento que se le haga en caso de hospitalización, etc., todo esto hace que la terapia sea flexible en cuanto al encuadre [3]y a las intervenciones con cada miembro de acuerdo a las necesidades.

La infección del VIH y el SIDA atraviesa por tres fases clínicas: FASE A (A1-A2-A3), FASE B (B1-B2-B3) y FASE C (C1-C2-C3). Cada una de ellas se caracteriza por síntomas y enfermedades que revierten la parte emocional del paciente provocando desajuste emocional y familiar, colocando al paciente en un inevitable acercamiento con la muerte o bien en la incursión de enfermedades que deterioran su capacidad física, mental y emocional.

Componentes emocionales de acuerdo a las diferentes fases

En la Fase A o fase aguda de la enfermedad:

Es Patognomónico de esta fase la ansiedad de desintegración, sentimientos de aniquilación, pánico, sensación intensa de impotencia y de abandono por parte de quienes están cerca. Muchos pacientes y sus familias citan esta fase como la más difícil y estresante de todo el recorrido. En ella también se incluye una posible constelación de reacciones más o menos intensas de acuerdo a la personalidad y el momento histórico de cada individuo. Son éstas: incredulidad, temores, ansiedad, rabia, dolor, culpa, pánico, alternados con momentos de negación, de esperanza y desesperanza. (Fase inicial o de enfrentar la amenaza). Dentro de esta etapa se emplean mecanismos de defensas inmaduros y primitivos tantos por parte del paciente como de la familia. [4]

En esta fase se enfrenta al diagnóstico y en algunos casos no hay oportunistas de base que determinen SIDA pero se tiene ya un conocimiento sobre aspectos relacionados al comportamiento del virus (Laboratorios de Carga viral, recuento de linfocitos, entre otros). Dentro de esta etapa la intervención se basa en buscar todas aquellas características del proceso de resiliencia.[5] La formación pedagógica en el manejo de los factores de riesgo, factores protectores, pautas de prevención a todos los miembros de la familia, normas de bioseguridad y autocuidado.

En la Fase B o fase crónica de la enfermedad:

El paciente, la familia y el equipo proveedor de cuidados, luchan para afrontar la enfermedad y sus problemas, así como las respuestas psico-sociales a la misma. El temor a la muerte se hace apremiante; ésta es la etapa en la cual se llevan a cabo todos los tratamientos, en la que con tristeza aprenden a vivir con la enfermedad acomodándose, adaptándose a ella y disminuyendo la intensidad de las reacciones emocionales. Se trabaja en la intervención en esta fase sobre la esperanza - resignación, incentivando la idea de ser compatible con la enfermedad, aprehender a vivir la experiencia no como una pérdida de sí mismo si no como una ganancia. En esta fase se trabaja con la familia la resiliencia secundaria. Aquí la familia y el conviviente con el virus son capaces de aprender a proyectarse en el futuro como alguien capaz de afrontar todos esos cambios, ya aquí, familia y conviviente aceptan iniciarse en grupos de autoayuda o grupos de acompañamiento a otros enfermos, y se convierten en multiplicadores de vida y de su propia experiencia proyectando su propio cuidado en otros[6]

Fase C o Terminal de la enfermedad:

Se inicia con el retiro y el repliegue del paciente sobre sí mismo, buscando conservar sus últimas energías y colocándolas en su propio cuerpo. (Fase final resignación adaptativa) aquí la familia juega un rol de acompañamiento, en los miembros se observa resignación pero con grandes sentimientos de desesperanza y sufrimiento.

La intervención, en esta etapa, se basa en prepararlos a la resolución del duelo ante la inminente pérdida,[7] en la reorientación del paciente en sus reacciones emocionales, hasta que éste lo permite es ayudado a encontrar su paz espiritual para la inminente muerte.[8]

Perspectivas terapéuticas aplicadas en la intervención en familias con miembro portador de VIH-SIDA

1. Intervenciones dentro de la consulta terapéutica con cada uno de los miembros de la familia y el conviviente con VIH-SIDA.

Se simplifica en la intervención las diferentes reacciones emocionales desencadenadas por el diagnóstico, las cuales son variables y muy relacionadas con diversos factores como es la personalidad, funcionalidad familiar, interacción entre los miembros, mecanismo de infección, fase clínica de la enfermedad, las reacciones son:

  • Rechazo o negación: Este mecanismo es amortiguador en su aparición trata de mantener el equilibrio emocional, se maneja de acuerdo a los recursos internos y adaptativos de cada persona y la familia. Con el se espera un manejo de la ansiedad, el miedo incluso el pánico existencial.

  • La rebeldía: Se desencadena en el paciente agresividad hacia todas las personas cercanas, se exterioriza con reacciones de ira, repudio, sentimiento de desesperanza, autocompasión, angustia, ansiedad, agresividad verbal, desesperación, desencadenando la pérdida de amigos e incluso el alejamiento de algunos miembros de la familia. Por lo tanto es importante que la familia acepte la inducción necesaria para el manejo de esta crisis y no se dé el abandono del conviviente con el VIH.

  • Negociación o pacto: Esta etapa es importante para ambos, familia y paciente, debido a que hay un reconocimiento de los valores, se da un auto-reconocimiento de los propios errores y de los de otro, permitiendo un equilibrio entre la negación y la aceptación, presentándose entre los miembros de la familia mayor seguridad en la aceptación y negociación de los procesos que involucran al paciente.

  • Depresión: Es una reacción a nivel emocional que se agrava de acuerdo al estado clínico del paciente. Cuando se ve enfrentado a la muerte, sobre todo si presenta oportunistas de base que incitan a estar hospitalizado; suscitando en el paciente tristeza, sentimientos de impotencia, de culpa, auto-reproches, etc. Es muy claro que la familia considere estas reacciones, siendo continuamente franco con el miembro diagnosticado, no infundir falsas esperanza, no rebatir con él ciertas ideas porque destruye el dialogo y origina en el paciente un bloqueo propiciando que éste se encierre en su sufrimiento. Por lo tanto, es importante que la intervención familiar incluya información permanente sobre el estado del paciente y preparación, bien para la inminente muerte en los casos avanzados, o bien para que sean cuidadores, generadores de independencia y favorezcan la autoestima de aquel.

  • Aceptación o consentimiento: Esta etapa es el producto de la evolución y resolución de las anteriores. Lo que beneficia llegar a esta etapa es el acompañamiento de la familia y que ellos, como cuidadores, mantengan el seguimiento terapéutico en el manejo de las grandes cargas de estrés que en ellos se presenta a raíz de esta crisis no normativa. Cuanto se da lugar a estados avanzados de la patología, se requiere que la comunicación sea más profunda entre paciente y familia, y se espera, además, que la familia aprenda el uso del silencio convirtiendo, así, la comunicación en un acto mucho más pre-verbal. [9]

Además de la presentación de todas estas reacciones, el terapeuta de familia dentro de la intervención debe reconocer las necesidades de la familia y el conviviente con el virus [10]las cuales son:

  • Necesidades utilitarias o de autoayuda para el enfermo: Ser educador y orientador (el grado de conocimiento que tenga la familia es fundamental para la dinámica de la misma después del diagnóstico) con el fin de informar sobre todas las medidas de protección que se deben asumir para evitar infectar a otras personas y sobre todos los mecanismos de transmisión. [11]

  • Manejo de la ansiedad y el estrés del cuidador.

  • Intervención de la familia en el proceso de adherencia al tratamiento y participación de la misma en el acompañamiento de los controles sanitarios.

  • Necesidades instrumentales: afrontamiento de la crisis. La educación de la persona conviviente y los que lo rodean.

  • Manejo de los prejuicios y estereotipos con respecto a la homosexualidad, infidelidad, consumo de sustancias psicoactivas.

  • Intervención familiar desde el punto de vista del ciclo vital individual.

  • Las intervenciones dirigidas a las familias con niños positivos ayudan a asentar prácticas y relaciones saludables que los mantienen alejados de los riesgos.

  • Intervención familiar con un paciente encamado o visita domiciliaria.

  • Las demandas que exige el paciente diagnosticado.

  • El rol que la persona ejerce dentro de la familia.

  • El estatus socioeconómico de la familia como factor de protección.

  • Necesidades psicológicas, el manejo de los sentimientos desencadenados por el diagnóstico o etapa clínica en que se encuentre el paciente.

  • Miedo a infectarse.

  • Manejo de los mitos e ideas erróneas sobre la enfermedad.

  • Analizar las relaciones previas de la familia con respecto al miembro seropositivo.

  • Empoderar a la familia en el manejo de estrategias cuando susciten crisis.

  • Canalización de la desesperación, impotencia, enfado, amargura, ansiedad, preocupación...

  • Manejo de discriminación hacia el miembro diagnosticado, agresiones sutiles (culpar al enfermo).

  • Manejo del duelo cuando la pareja y/o miembro de la familia, ha partido a causa del VIH, [12]aquí la soledad y la incertidumbre hacen aparecer uno de los interrogantes más comunes: "¿Cómo va a continuar mi vida?" reaccionando la persona en duelo en forma de asilamiento de la sociedad y del mundo, implicando otro tipo de cuadros tanto físicos como emocionales que afectan la calidad de vida de esa persona y, por ende, las relaciones interpersonales con otros miembros de la familia, especialmente los hijos. Además de esta pérdida se da la confrontación con los hijos sobre el motivo de la muerte del padre o de la madre, por lo tanto, es importante brindar a los padres estrategias para el abordaje con los hijos, teniendo en cuenta el ciclo vital individual de cada uno de ellos.

  • Pérdida de energía física y pérdida de la vida laboral por incapacidad.

  • Cambios en la vida sexual: generalmente se da una pérdida del interés en la vida sexual ya sea por cambios de ánimo, depresión, angustia o sentimientos de culpa. Es importante que el paciente y su pareja tengan claro que el hecho de estar diagnosticado no supone interrumpir las relaciones sexuales, sino modificarlas para proteger a su pareja en caso que esta sea seronegativo o bien evitar la reinfección [13]. La sexualidad es importante dentro de la vida afectiva del paciente y su pareja, por lo tanto, el aprender el uso adecuado del preservativo es fundamental para mantener relaciones sexuales con protección.

2. Intervención terapéutica en el manejo del duelo

El proceso de resolución del duelo a nivel terapéutico se apoya en los siguientes elementos:

  • Preocupación por la salud.

  • No todos los cambios físicos durante el duelo como fatiga, cansancio, dolor en el cuerpo, insomnio, pueden ser interpretados como estar padeciendo la infección.

  • La ansiedad que genera la mentira por temor a la estigmatización ante la causa de la muerte.

  • Falta de apoyo social ante la muerte de ese ser por la estigmatización social

  • La pérdida del cuerpo sano por un cuerpo con deterioro debido a las oportunistas presentadas.

  • Inserción de complicaciones neurológicas que dejan secuelas severas (paraplejías, hemiplejías que obligan a la persona enferma a permanecer en cama sin oportunidad de desenvolverse por sí misma), ocasionando pérdida del rol del cuidador, ampliando el tiempo de cuidado del paciente con SIDA.

3. Intervención terapéutica con la pareja

La pareja del conviviente con el VIH sufre al igual que él, un cúmulo de sentimientos e ideas que atentan contra la relación de pareja, llevando a la separación e incluso al abandono de su pareja enferma. El foco primordial de la intervención está fundamentado en:

  • Asistir dentro de la terapia el proceso del perdón (promiscuidad, consumo de sustancias psicoactivas, homosexualidad encubierta)

  • Dejar que su pareja seropositiva siga participando en los asuntos y actividades familiares, lo que fortifica los sentimientos dentro del núcleo familiar y favorece la autoestima.

  • Fomentar la seguridad en el paciente, responsabilizándolo de forma paulatina en su tratamiento.

  • Favorecer la toma de decisiones y cuidado de salud.

  • Se debe asumir una actitud comprensiva, amorosa y alegre al atenderlo.

  • Propiciar que otras personas intervengan como cuidadores de su pareja seropositiva.

  • Acompañarlo a realizar actividades físicas y mentales y así orientar los pensamientos negativos a positivos.

  • Acompañarlo en sus cambios de emociones, opinar si él se lo pide sin tratar de imponer su punto de vista.

  • Se sugiere no estar preguntándole como se siente, si no reforzar los cambios positivos que éste haya alcanzado por muy mínimos que sean.

  • Evitar comentarios inapropiados delante del paciente sobre miedo a infectarse, a compartir utensilios, baños, entre otros.

En la relación de parejas homosexuales al enfrentar el diagnóstico, la unión afectiva y de pareja tiende a mantenerse y/o fortalecerse, mientras que si se trata de una pareja heterosexual, las circunstancias son diferentes: si el hombre es el portador, la pareja tiende a mantenerse posteriormente al conocimiento del diagnóstico por parte de los dos, mientras que si es la mujer la afectada, la relación se rompe rápidamente tras el conocimiento del diagnóstico. Por otra parte, si ambos se encuentran infectados, existe una tendencia a mantener la relación.[14]

4. Intervención Psico-educacional Grupal para Familiares de Personas con VIH- SIDA

El enfoque terapéutico en esta fase es de orientación, favorece el acercamiento con cada miembro de la familia en la consecución de tareas que resulten beneficiosas para el paciente. Lo primordial es lograr el incremento de las habilidades de afrontamiento para poder manejar todas las situaciones presentes y futuras con relación al miembro de la familia enfermo.[15] En este proceso es fundamental que debute la familia únicamente, no el paciente, debido a que dentro de esta intervención psico-educacional a nivel grupal interviene el paciente en otro momento; pero con un enfoque diferente más que todo de tipo orientador y formativo.

5. Inserción de la familia y el conviviente con el virus a una buena red de apoyo comunitario

Otra de las dificultades por las que tropieza la familia es el aspecto económico, más que todo si el conviviente con el virus es el generador de ingresos, o bien los gastos se incrementan por las demandas que exige el manejo adecuado de la enfermedad en cuanto a dietas, medicamentos, traslado del paciente o el sufragar todas aquellas necesidades para mantenerlo con una adecuada calidad de vida. Por lo tanto, los miembros de la familia necesitan incursionar en grupos donde se les brinde apoyo emocional que favorezca la resiliencia[16]o la capacidad de sobreponerse a este impacto.

En la actualidad si el conviviente con el virus sigue de forma oportuna las prescripciones médicas establecidas, con los avances entre los diferentes tratamientos antirretrovirales, pondrá insertarse positiva y favorablemente a su medio laboral porque recupera sus capacidades y habilidades para desempeñar sus labores cotidianas.

A nivel mundial se han creado diferentes entidades de índole intersectorial como ONG, grupos de autoayuda para la mujer, que buscan la consecución de actividades y estrategias para beneficiar a la familia y pacientes de VIH-SIDA independiente de su edad, genero, nivel cultural y etnia.

Características del terapeuta de familia con pacientes del VIH-SIDA

  • Conocimiento de la patología en sus diferentes fases, básico para el manejo del impacto del diagnostico y cualquier evento que se presente como síntomas o malestares que desencadenan múltiples interrogantes tanto en la familia como en el enfermo.

  • Ser canalizador de las diferentes reacciones tanto del paciente como de la familia, con herramientas científicas adecuadas.

  • Mantenerse actualizado en el desarrollo de las diferentes áreas, porque el terapeuta se convierte en el continente de confianza y de esperanza para ellos. La necesidad imperiosa de preguntar, indagar y averiguar en cualquier fuente de información que alimente la esperanza de sobre-vida, recae sobre este miembro del equipo interdisciplinario.

  • Entrenamiento en el manejo del estrés.

  • Manejo de la Terapia Racional Emotiva, cambio de los pensamientos irracionales, exigencias absolutistas y distorsiones cognitivas.

  • Manejo de actividades de prevención a nivel grupal.

  • Gran capacidad humanística.

  • Intervenciones de urgencia tanto al paciente como a la familia.

  • Estrategias de intervención familiar y de pareja.

  • Conocimiento de los diferentes tratamientos antirretrovirales y sus efectos colaterales.

  • Entrenamiento en el manejo de programas de adherencia.[17]

  • Abordaje psicoterapéutico en terapias de grupo.

  • Trabajo en equipo.

  • Fomentar la capacidad de resiliencia en la familia.

Conclusiones

  • La intervención psicoterapéutica es importante en el manejo del diagnóstico de VIH-SIDA desde el enfoque individual, familiar, de pareja y grupal, para una evolución clínica positiva.

  • El diagnóstico de VIH-SIDA produce cambios y crisis en la vida cotidiana del conviviente con el virus y de su familia, implicando criterios de reajuste en todos los integrantes de la misma.

  • La familia ejerce influencia positiva en la aceptación de la enfermedad y adherencia al tratamiento antirretroviral.

  • Los recursos de afrontamiento internos de la familia serán primordiales para el manejo de las diferentes reacciones que suscita este diagnóstico en el paciente seropositivo.

  • La motivación de la familia al ingresar en grupos de apoyo fortalece su red social y a la vez se contribuye al manejo de la estigmatización que el diagnóstico del VIH-SIDA acarrea.

  • Los profesionales que intervienen en la atención de pacientes seropositivos y la familia deben contar con recursos positivos internos, conocimiento amplio de la patología y sus factores de riesgo.

  • La educación y formación de la familia en la enfermedad y sus componentes clínicos favorecen el manejo del estrés.

  • Después de esclarecerse los mecanismos de transmisión del virus es lamentable que en la sociedad actual aún sobreviva la discriminación y abandonos de pacientes con el virus de la inmunodeficiencia humana.

  • Si la familia es poseedora de los elementos para hacer frente a la situación y darle apoyo necesario al paciente, surgirán los ajustes emocionales y recursos para la adaptación tanto para el enfermo como a los integrantes de la familia.

  • La intervención y orientación terapéutica de inicio son importantes para que se de una adherencia positiva y un éxito terapéutico a futuro.

  • Es de anotar que dentro de esta intervención no se tocó el tema del manejo del diagnóstico en niños porque ésta exige una forma diferente en todos los aspectos lo que la hace básica para tratar a futuro otro tipo de artículo científico.

Bibliografía

Antología de la familia de G. SMILKSTEIN, Revista Colombiana de Psiquiatría Vol. 35 Bogotá 01-2006

Perspectiva Sistémica La nueva comunicación articulo "On line Diagnóstico Terapéutico de Familias" Ficha del Seminario de la Facultad de Psicología de la U.B.Ae" por Silvia Quaglia

Articulo sobre Día internacional de la familia, 15 de mayo de 2005 "VIH /SIDA y Bienestar Familiar Traducción no oficial realizada por el Centro de Información de la ONU – Lima Mayo del 2005

Datos estadísticos de la base de datos de la IPS Vital Salud, Colombia Barranquilla 2007.

El secretario General Mensaje sobre el Día Internacional de la Familia 15 de mayo de 2005 http://www.un.org/spanish/aboutun/sg/mensajes/family05.html, Pág., visitada el día 20 de junio de 2008

Articulo sobre Día internacional de la familia, 15 de mayo de 2005 "VIH /SIDA y Bienestar Familiar Traducción no oficial realizada por el Centro de Información de la ONU – Lima Mayo del 2005

UNICEP Niños bajo amenaza; El Estado Mundial de la Infancia, capítulo IV; Niños huérfanos o vulnerables por el VIH/SIDA" página 67, al que se ha accedido en línea el 15 de abril del 2005 en: http://www.unicef.org/sowc05/english/sowc05_chapters.pdf

Minuchin -"FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR" - Edit. Gedisa. Ríos -"ORIENTACIÓN Y TERAPIA FAMILIAR - Edit. Instituto de Ciencias del Hombre.

Psicoterapia centrada en el cliente, Carl R. Rogers, editorial Paidos capitulo II - III

Duelo en el paciente con VIH, PIEDAD LUCÍA VIECO Psicóloga, Universidad San Buenaventura, Medellín Colombia.

La experiencia traumática desde la psicología positiva: Resiliencia y crecimiento postraumático, Beatriz Vera Poseck, Begoña Carbelo Baquero; Universidad de Alcalá, Articulo Nº 1 Vol. 27, Enero de 2006

Clase magistral del Dr. Jorge Barudy Labrin, médico Neuropsiquiatra, Chileno Su trabajo sobre buen trato y resiliencia, tema de una des sus clases impartidas en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica

VELÁSQUEZ G, GÓMEZ R. Fundamentos de Medicina: SIDA enfoque integral. CIB. Medellín. 1996.

La muerte un amanecer, Elizabeth Kubler –Ross, publicado en Abril 17 de 2007

Lo que tu necesitas saber sobre VIH y SIDA, Javier Arias, Julia Estrada, Universidad Autónoma de Baja California Editorial Plaza y Valdés

VIH POSITIVO, Dinámica familiar y VIH/SIDA, http://vihpositivo.blogspot.com/2007_04_01_archive.html, Pág., visitada el 20 de junio de 2008

Medicina de familia, Principios y practicas, Robert B. Taylor Sexta edición pagina 392

SIN PREVIO AVISO Cuando el SIDA integra la familia Sara Araya Coordinadora de Género de VIVO POSITIVO http://vihpositivo.blogspot.com/2007_04_01_archive.html, Pág., visitada el 20 de junio de 2008

La reinfección del VIH, POR Juan Gutiérrez, Septiembre de 2004

http://www.onusida.org.co/impacto.htm, Impacto emocional y social de la epidemia

Una Intervención Psicoeducacional Grupal para Familiares de Personas con VIH/SIDA por Elizabeth C. Pomeroy - Allen Rubin - Rebecca J. Walker

http://www.psicologia-positiva.com/resiliencia.html

SIDA: Características generales y papel del psicóloga Mónica Teresa González Ramírez1 Universidad de Monterrey

Web visitadas:

www.unaids.org/en/defaul.asp, Página visitada el 29 de abril de 2008

http://www.indetectable.org/ Página visitada el día 14 de junio de 2008

http://www.onusida.org.co/impacto.htm, visitada el día 21 de mayo de 2008

http://www.un.org/spanish/aboutun/sg/mensajes/family05.html, http://www.unicef.org/sowc05/english/sowc05_chapters.pdf

http://vihpositivo.blogspot.com/2007_04_01_archive.html,

http://www.psicologia-positiva.com/resiliencia.html

 

 

 

Autor:

Elisama Beltrán

2011 Universidad Metropolitana, Colombia


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Métodos de esterilización

    Comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y preferentemente químicos, que se emplean para destruir gérmenes ...

  • Calculo de plantilla de medicina interna

    Datos, criterios y variables. Cálculos y resultados. Resumen, conclusiones y recomendaciones. La dotación en recursos ...

  • Colas animales

    Colágeno. Gelatina. Propiedades del colágeno. Uso cosmético del colágeno. Uso médico del colágeno. Aspectos básicos sobr...

Ver mas trabajos de Salud

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda