Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Cómo es que David venció a Goliat?

Enviado por jamaya36



  1. Pero qué fue lo que pasó a Goliat si era tan exitoso?
  2. El síndrome de Goliat: una reflexión sobre las grandes empresas
  3. Diagnóstico de una empresa que puede tener el síndrome de Goliat
  4. Qué hacer ante la inminente presencia del síndrome de Goliat?
  5. Conclusión
  6. Bibliografía

La victoria de David sobre Goliat siempre ha sido una historia apasionante que escuché desde niño. Que sea una historia, un mito, o un cuento de pronto no fue lo más importante para mí en esa época. Más allá de si la historia es o no real, siempre me ha parecido un cuento apasionante por el mensaje de fondo que existe en el.

Después de tantos años de haber escuchado esa historia, es apenas justo que le hagamos un análisis a ese enfrentamiento tan desigual. Cuando conocemos por primera vez la historia de David y Goliat, nos imaginamos a David como un chico quizás adolescente, de contextura delgada y de baja estatura, es decir que desde el punto de vista de la fortaleza física no es ningún Atlas, o Rambo como podría decir alguno de mis contemporáneos. No obstante, también se imagina que ese David era también un pillo ágil y hábil en el arte de dejar sus más acérrimos persecutores con un solo quiebre de cintura y una velocidad innata en el arte del escape para evitar enfrentar cualquier encuentro demasiado desigual, malicia aquella que solo es comparable con la de Oliver Twist de la segunda famosa novela del maestro inglés Charles Dickens. Su indumentaria me la imagino muy ligera por no decir escasa dadas las condiciones regionales donde se desarrolló el combate y sus recursos, además que en aquellas épocas como que los sastres no estaban sino para aquellos que les sonreía la fortuna, perteneciera a la alta alcurnia de la aristocracia de turno o al selecto clan militar de algún ejercito poderoso.

Si nos imaginamos las armas de David, podríamos hasta pensar que este chico a duras penas tendría para defenderse en un enfrentamiento un par de puños, aunque firmes por su trabajo cotidiano, con un soporte esquelético bajo y una masa muscular que no envidiaría un adolescente del siglo XXI acostumbrado a ir al gimnasio todos los días a exhibir su abultada apariencia. Si pensamos además en objetos para defenderse, también se sorprende uno de que tuviera una honda!!!...para qué si aquel chico no era de problemas ni de males al prójimo…, no obstante tenía una de estas el pilluelo. Aunque me imagino que esa honda se la pasaron a última hora antes del combate con Goliat, o si la tenía previamente, sería tan solo para alejar a los animales feroces de los rebaños, porque no creo que la llegara a usar para tirarle a algún animal solo por deporte.

En resumen, a este lado del enfrentamiento se ve a un vivaz y ágil chico, enérgico, animado con ese brío juvenil, con pocas carnes y poca ropa con que adobar su apariencia, pero con un ímpetu y unas ganas de sacarle al fruto de la vida hasta la última gota de jugo.

Del otro lado de la arena, me imagino a un señor en la plena cresta de la ola de su fortaleza y de su madurez mental. Con unos músculos que envidiaría cualquier ser viril de la raza humana que quiera impresionar a alguna descuidada dama. Con la astucia que solo da la experiencia de enfrentar día tras día, uno tras otro gran cantidad de contendores que lo quisieron derrotar, o al menos igualarlo para luego salir a contarlo a viva voz en sus tertulias personales.

Sus vestimentas, de textiles gruesos y cómodos, con atavíos de materiales especiales de la época para proteger sus flancos débiles y permitirle a su poseedor la tranquilidad de concentrarse solamente en el aniquilamiento del contendor al que se enfrenta. Un traje digno de un guerrero criado y entrenado para la batalla, aquel al que hasta la naturaleza premió con una gran capacidad física para enfrentar cualquier reto que tenga en frente. Esto sumado a un conocimiento de su capacidad y fortaleza lo que le hace sentir seguro de sí mismo para no sentir que la huida es una opción en la batalla, pues está seguro que pese a cualquier adversidad, su victoria está asegurada.

Si yo fuera uno de los espectadores de aquel momento histórico, sin conocer ninguno de los contrincantes y sin conocer detalles del futuro desenlace, es obvio que pensara que a David no le quedaba más que retroceder, desquitar y a cualquier oportunidad que se le presente en la contienda, huir por el más leve espacio que le de la multitud le diese. Como quien dice, es preferible un cobarde vivo que un héroe muerto.

Así también, antes de iniciar el combate Goliat pensaría:…."seguro que este chico va buscar escapar de alguna manera, porque si se queda, no va a quedar ni el recuerdo…"

En cuanto a las armas disponibles para Goliat, se encuentra lo necesario para un señor de su nivel, una gran espada que quizás solo es capaz de blandir él, espada ésta que solo con su peso ya podía dar cuenta de cualquier hueso que se le atraviese en su camino, también una carroza de guerra tirada por caballos, entre otros aparejos y armas no solo para el ataque sino también para su protección.

No obstante sale Goliat a la arena y ve con desdén como ese chico David se para enfrente a prudente distancia con una apariencia que solo aterroriza al público impávido que desde ya imagina el inevitable y fatal desenlace en tan desigual encuentro. Se miran, David camina describiendo un gran círculo pero no se le acerca al gigante, Goliat despacio va disminuyendo la distancia entre ambos, no obstante el chico trata de mantener su distancia.

No obstante el encuentro se resuelve más rápido que el preámbulo, pues a Goliat le queda muy difícil poder reaccionar ante la rapidez de su pequeño contrincante, ni siquiera se puede agachar lo suficiente como para agarrar a su escurridizo retador sin que este se le escape, pues su pesada ropa tampoco le ayuda mucho. Es el enfrentamiento entre la fuerza y la rapidez.

Su espada, aunque mortal no logra asestar un golpe fatal al adolescente y el utilizarla adecuadamente como siempre lo ha hecho con contendores de su tamaño no es suficiente, pues cuando blande el arma para dar el golpe, el chico ya está en otro lugar inaccesible para el movimiento.

La frustración se hace evidente cuando Goliat siente que su fuerza de nada le sirve ante la movilidad y la astucia de este muchacho, pues cuando trata de agarrarlo, este se escabulle fácilmente entre sus piernas y no lo alcanza ni a ver.

Es frustrante para Goliat que ni su fuerza física, ni su atuendo, ni sus usuales armas o su gran tamaño le sirvan de nada ante un contendor tan insignificante. Estando ya en la fina, ve que ese chico lo reta a que se abalance encima y se queda esperándolo y Goliat piensa: - ahora sí, está en mis dominios y me lo llevaré por delante con toda mi fortaleza - Se quita el casco para poder seguir a su pequeño contrincante con su mirada más fácilmente e inicia la carrera arremetiendo con todo y ….!!!

Hasta hoy Goliat en su santa gloria aun no sabe qué fue lo que pasó. Qué pasó si ya tenía a David en el lugar que quería para propinarle el golpe de gracia. La posición era la adecuada, el método fue el adecuado, el procedimiento lo había realizado en incontables ocasiones con resultados exitosos, pero qué pasó? Qué no hice?. El corpulento Goliat solo recordará a aquel chico blandiendo una manila en una de sus manos por encima de su cabeza cuando él iba en plena embestida con su espada en alto y de un momento a otro…la oscuridad. Lo que Goliat no sabe es que David, cuando se le paró en frente a la distancia y quietecito como le gustaba, el chico ya estaba ejecutando un plan, tenía una piedra en su honda y se la lanzó de tal forma que se la conectó en la frente, causándole el desplome inmediato y luego lo aseguró cortándole la cabeza por si de pronto al señor Goliat le daba por volver en sí de la pedrada que le asestó.

Quién tenía a quién donde quería? Finalmente la respuesta obvia.

Pero qué fue lo que pasó a Goliat si era tan exitoso?

…pero por qué perdió Goliat? Esa era la pregunta que me hacía en ese entonces cuando escuché por primera vez la historia de ese combate, no veía nada lógico que ese chico tan aparentemente débil le ganara a ese aparentemente fortachón de Goliat contrariando todas las expectativas que tenía puestas en Goliat como el indiscutible ganador.

Hoy después de tantos años es muy fácil ver que Goliat obviamente no era tan fácil que le ganara ni David en el combate. Pobre Goliat, no la tenía nada fácil, el debió salir corriendo y con su gran fortaleza y temor que le tenían, seguramente el público le hubiera abierto paso para que escapara.

Veamos que Fortalezas tenía Goliat:

  • Fortaleza física que ante una leve oportunidad puede encadenar gran daño al contendor definiendo muy probablemente al instante el resultado de la contienda.

  • Presencia e imagen dominante que desde el punto de vista sicológico tiene gran peso ante el contendor.

  • Reconocimiento público de sus fortalezas y competencia en el combate.

  • Seguridad en sí mismo y conocimiento de sus inminentes fortalezas.

  • Actitud de ganador.

  • Experiencias y conocimiento acerca de los combates.

  • El uso de una metodología exitosa comprobada para poder aprovechar su fuerza física y conseguir una fácil victoria a través de confrontación cercana donde se potencializa su fuerza y el manejo de sus ya muy conocidas armas.

  • Claridad y aseguramiento de su método exitoso en los combates.

  • Armas pesadas y resistentes que pueden al contacto hacer un alto daño al contendor.

  • Armaduras resistentes al ataque con armas de poder similar a las que el utiliza.

  • Eficaz en el combate de enfrentamiento cuerpo a cuerpo.

Veamos las fortalezas de David:

  • Agilidad y flexibilidad de un cuerpo liviano u ligero.

  • Astucia para improvisar de acuerdo a las circunstancias.

  • Ropas ligeras o escasas.

  • Como armas una honda de escaso peso, fácil de llevar consigo a cualquier lugar en su bolsillo.

  • Método de confrontación a distancia y evitando el contacto.

  • Planeación de acuerdo al entorno y a las circunstancias.

Como se puede ver, la diferencia la hace es la metodología. El método de Goliat es la confrontación directa y aprovechando el peso, la fuerza bruta y las armas de alto peso. Para David la confrontación directa no estaba en sus planes, la idea era esquivarle su confrontación directa hasta poder ubicarle a Goliat a una distancia adecuada donde pudiera ejecutar su plan y así enviarle una piedra con su honda a un lugar vulnerable y descubierto del cuerpo de Goliat donde estuviera desprotegido.

Goliat a su vez, el convencimiento de sus fortalezas y de sus métodos de combate terminaron por volverse una debilidad ante la propuesta de combate planteada David, en consecuencia, las debilidades de David como fue el poco peso y lo ligero de su cuerpo se convirtieron en una fortaleza en este tipo de batalla. David llevó a Goliat a su estilo de combate, la arrogancia de Goliat le permitió darse cuenta que su método no era útil en ese tipo de combate planteado por su contendor, David fue más rápido y la lucha se definió sin contactos directos y sin requerir largos periodos de combate. David no requirió de fuerza ni de contacto físico que era la forma de combate donde usualmente Goliat tuvo éxito.

Muy seguramente cuando el combate terminó, ninguno de los dos contrincantes estaban cansados, pues todo se definió bastante rápido y así a David le quedaron fuerzas de suficientes para poder cortarle la cabeza a Goliat con la pesada espada de su contrincante y levantar esta cual trofeo.

El síndrome de Goliat: una reflexión sobre las grandes empresas

Hace ya varios años publiqué un artículo sobre manuales de normas y procedimientos para las empresas y hablé sobre un problema que tienen las empresas cuando son de gran tamaño y en su momento lo denominé como "el síndrome de Goliat", en su momento no profundicé mucho, pero en el presente documento me extiendo un poco más acerca de este problema.

En el mundo de los negocios de hoy donde compiten entre sí empresas de todo tamaño me hacen comparar la proeza de David ante Goliat. David lo podemos comparar a aquellas empresas que de una u otra manera se vuelven flexibles, ligeras y rápidamente cambiantes ante cambios del mercado, cambios macroeconómicos o incluso ante cambios socioculturales donde pretende ingresar con su capacidad productiva y enfrenta a su competencia con inteligencia y sagacidad, respondiendo con estrategias claras ante los cambios del entorno, son empresas que reconocen en el cambio una oportunidad para crecer y no como un problema de crisis cultural.

Podemos recordar el ejemplo empresarial clásico muchas veces estudiado como es IBM cuando subestimó la importancia del computador personal en el mercado presente y futuro, y cuando quiso reaccionar ya la competencia lo había dejado mal parado en un mercado donde era considerado como uno de los grandes. En esa ocasión IBM fue el Goliat y aun hoy, aquel David muestra orgullosamente la foto donde levantaba en alto la cabeza del gigante.

Curiosamente, es bastante común que empresas que han sido exitosas, empresas muy grandes y reconocidas les de el Síndrome de Goliat y se vuelvan lentas, inflexibles y de un momento ahora se puedan llegar a morir tan abruptamente como le pasó a Goliat con David ante "pequeñas" compañías competidoras que les terminan por arrebatarle grandes partes del mercado que creían tener asegurado.

Aunque menciono "pequeñas" compañías, resalto que no se debe entender como que las empresas David siempre son empresas pequeñas en tamaño, estas pueden ser también empresas grandes pero que tienen ya interiorizado, en un mundo de mercado globalizado, que lo único constante es el cambio y por ende esto hace parte de su cotidianidad, empresas donde se premia la "calidad creciente", empresas donde sus directivos entienden la estrategia de la empresa y la interiorizan en su equipo de trabajo. Equipos de trabajo que se integran en un solo ente llamado empresa que pueden ser flexibles ante los cambios y que ven en el cambio una oportunidad de crecimiento. Empresas donde se tiene claro realmente que el crecimiento solo lo puede asegurar un desarrollo y bienestar de los empleados en consonancia con la estrategia de crecimiento de la empresa en el mercado.

El síndrome de Goliat en las empresas se puede explicar así. Supóngase una empresa muy grande y seméjela a un hombre muy grande gordo, fuerte pero lento. Supóngase que se le acercó una araña que molesta sus operaciones normales.

Monografias.com

Si esa es la situación, el hombre como no tiene un espejo a la mano, la Alta Dirección no puede alcanzar a ver que le sucede pero sabe por la información que le entregan Los Mandos Medios y del desempeño que tiene, algo no anda nada bien. La Alta Dirección imparte una orden para que se deshagan de la molestia de alguna manera y poder recuperar el ritmo que se llevaba.

En el Área Operativa se conoce con claridad el problema, como se generó e inclusive como superar el inconveniente, no obstante en los mandos medios existe temor que puedan existir represalias al poner en evidencia las falencias del sistema, por lo tanto las soluciones que se llevan a cabo hace que se pueda llegar al ritmo que se llevaba mas no eliminan o solucionan el problema. Es posible que nuestro Goliat hipotético prenda a dar pasos más largos y termina conviviendo con su dolencia. Como resultado en la Alta Dirección ven con los resultados que ya el ritmo se recuperó y ahora se puede concentrar en otras cosas.

Aunque esta fábula es totalmente ficticia e hipotética, símil es adecuado para describir a una empresa que se está volviendo lenta e inflexible ante su entorno (Goliat) y que puede terminar volviéndose presa fácil de las que son como David que se mueven rápidamente a descubrir nuevas oportunidades en su medio y materializarlas. Esto refleja que en el mercado en el que se mueven las empresas en el mar de la globalización son los peses rápidos (David) los que se terminan comiendo a los lentos (Goliat).

Aunque no siempre las empresas como Goliat terminan muriendo como él, en ocasiones si pueden llegar a aprender de sus errores, el dolor de cabeza les pasa y finalmente se vuelven tan competitivas como David, e incluso en muchas oportunidades pueden aprender a exterminar a David en su propio campo. No todo está perdido, se imaginan a un Goliat con todas sus fortalezas y aprendiendo la agilidad y la flexibilidad de David? lo es equivale a que tenga un adecuado proceso de auto aprendizaje, de captura de nuevas formas de hacer las cosas, un Goliat que ahora permanentemente investiga, asegura nuevas tecnologías, busca nuevos mercados, que sabe cuando diversificar, que modifica las estrategias de acuerdo al entorno, que hace benchmarking y que incluso sabe cuándo debe retirarse, ese si sería un Goliat realmente invencible.

El punto es que a las empresas que son como David no les atemoriza el tamaño de Goliat y antes ven en esos gigantes una oportunidad y un reto para su crecimiento al arrebatarles una y otra vez trozos del mercado sin que Goliat apenas se de por enterado. Cuando Goliat despierta y reacciona, en ocasiones ya es muy tarde y el recuperarse se vuelve también una tarea titánica y muy costosa, no solo en términos de dinero sino de credibilidad.

Diagnóstico de una empresa que puede tener el síndrome de Goliat

El síndrome de Goliat de las empresas es característico y les voy a regalar una lista de síntomas característicos para tener en cuenta si vemos alguna por ahí, pues es una enfermedad que puede carcomer la empresa desde adentro y se refleja en sus resultados. Es muy posible que se pueda curar, para lo cual sus directivos deben estar preparados y consientes de la enfermedad que adolece la empresa. Eso si, como todas las enfermedades graves, lo mejor es prevenirla, pero si se presenta la recuperación es más fácil si la detectamos en forma temprana.

Algunas características que refleja los síntomas de una empresa con el "Síndrome de Goliat":

  • Frecuentes resultados positivos o negativos de alto impacto que no se esperaban y de los cuales no se tiene claridad suficiente del por qué se presentaron o no se conoce con certeza razonable las razones que llevaron a su ocurrencia.

  • Directrices organizacionales que no se ejecutan en toda la organización.

  • Desconocimiento de la alta dirección de los reales problemas de la compañía que están generando resultados no deseados.

  • Lenta reacción de la empresa ante oportunidades o peligros en el mercado en que se mueve comparado con la competencia.

  • Cuando la implementación de planes de choque para enfrentar novedades no deseables se volvió una práctica común y se convirtió en una forma de corregir una y otra vez actividades que pueden ser previsibles y controlables.

  • Baja inversión en innovación e investigación en la compañía dando la impresión que la empresa siempre está esperando que su competencia innove para luego reaccionar.

  • Baja credibilidad en la alta dirección al interior de la organización.

  • Incremento en la deserción de personal de alto valor para la empresa que se va frustrado a causa de que la empresa no valora o implementa los aportes personales o del equipo de trabajo para el mejoramiento de la organización.

  • Mantenimiento o incremento del mal ambiente laboral a pesar de las campañas y la implementación de estrategias que buscan mejorarlo.

  • Ejercicio desmedido del poder sobre la organización para lograr los objetivos, metas y cambios de la compañía.

  • Dificultades en el logro de cambios necesarios para la empresa, paradigmas excesivos y común existencia de personal o dependencias en la "zona de confort".

  • Lentitud en el logro de cambios efectivos en la organización.

  • Temor generalizado a tomar decisiones y responsabilizarse por los resultados, lo cual lleva al exceso de reuniones para tomar decisiones en forma conjunta.

  • Desconocimiento o falta de compromiso del personal con las metas de la organización.

  • Mucho trabajo, mucho gasto, mucha inversión y pocos resultados.

  • Pérdida paulatina pero constante del mercado que tenía la organización acompañado por una pérdida de credibilidad de la compañía en el medio.

  • Dificultad en encontrar socios estratégicos que compartan con la empresa las inversiones y los riesgos.

  • Sentimiento generalizado de que se está trabajando más para los procedimientos y las normas que para las oportunidades inminentes o para evitar rápidamente peligros claramente identificados. Al interior de la compañía se siente que las normas y los procedimientos son los que administran.

  • Los procedimientos no se ajustan a la realidad de la empresa, son estáticos y reflejan realidades pasadas y lejanas.

  • Lentitud en la toma de decisiones, o excesivas aprobaciones para poder llevar a cabo actividades ya conocidas y normales de la compañía, lo cual se refleja en altos desgastes administrativos.

  • Procedimientos que hacen lenta a la organización o que no se ajustan a las necesidades actuales de las operaciones de la empresa en el mercado.

  • Constante descoordinación en los procesos a causa de diferentes interpretaciones de las directrices de la compañía o no existe conciencia de la importancia de estas a todo nivel a pesar de hacer buenas campañas de divulgación.

  • Alto ejercicio del poder entre los mandos medios tanto para influenciar a la alta dirección como para toma de decisiones hacia los cargos más operativos.

  • Desconfianza de los cargos operativos en los cargos medios de la compañía.

  • Problemas de corrupción asociados al poder de mandos medios con reconocido poder dentro de la organización.

  • Confusión e inseguridad en las áreas operativas ante la implementación de las decisiones y directrices de la empresa.

Qué hacer ante la inminente presencia del síndrome de Goliat?

Primero que todo se debe recalcar que la existencia de una empresa grande y que presente una o dos de las características distintivas de la existencia de este síndrome no lleva directamente a concluir que esta compañía está pasando por ese letargo y estancamiento del que describo. Para que esto se presente muy seguramente se debe estar presentando si no todas, quizás aparezcan la mayoría de las características y síntomas descritos anteriormente. No obstante, si al analizar el diagnóstico se encuentran hasta el 50% de existencia de estos síntomas es mejor ir trabajando en estrategias conducentes a corregir estas novedades y hacer monitoreo para ir haciendo los ajustes necesarios en el camino.

Se debe partir del reconocimiento de lo que le ocurre a la empresa, montar una estrategia para poder hacer un adecuado diagnóstico del problema y en que parte de la organización se está acentuando el síndrome, cuales son los efectos y que posibles opciones tenemos.

Cada empresa es un paciente diferente y se deben realizar estrategias acorde a las condiciones de cada uno, pero lo clave es que se tenga el total apoyo y seguimiento de la alta dirección de la implementación del plan de trabajo estratégico y de los resultados obtenidos. Este plan debe ser asegurado con los mandos medios y llevado a la totalidad de la organización. Solo cuando este problema se presenta en una organización o en un área de esta, corresponde a la alta dirección liderar sus ajustes para asegurar que a todo nivel entiendan su importancia y para poder recuperar al interior la credibilidad de su dirección. No existen recetas únicas para combatir el síndrome de Goliat, pero si es claro que se debe involucrar en su cura a toda la organización y el apoyo de la alta dirección debe ser pleno de lo contrario los resultados pueden ser nefastos y costos.

Conclusión

En términos generales, una compañía de gran dimensión y globalizada puede llegar a presentársele el Síndrome de Goliat. No obstante, dadas las dimensiones de la empresa con sucursales, filiales y diferentes líneas de negocio es normal que no sea una epidemia generalizada en toda la empresa, sino que también se puede presentar en sectores, dependencias, en sucursales, filiales, sectores regionales etc., es decir que no necesariamente la estrategia debe ser para toda la empresa en ocasiones, muchas veces se debe atacar solo en algunas áreas o sectores de la organización.

Es fácil notar a una empresa o en una parte de la organización con los síntomas del síndrome de Goliat, ya que se ve lenta, inflexible, con procedimientos rigurosos y rígidos, una larga cadena de aprobaciones requeridas para tomar decisiones, la empresa no reacciona fácilmente como lo hace su competencia ante los peligros y las oportunidades del mercado y el entorno, su crecimiento es lento o se ha estancado, su personal de dirección cree que la empresa tiene su futuro asegurado por el solo hecho de llevar muchos años de existencia, la inversión en investigación es baja, la capacitación de su personal no se ajusta a la realidad de la evolución del mercado.

Otro de los aspectos importantes a tener en cuenta en la aparición del Síndrome de Goliat es que existe una falla de comunicación en los mandos medios de la organización. La alta dirección debe tener claro que los ojos de ellos sobre la totalidad de la organización son los ojos de sus mandos medios, es decir, que la alta dirección solo puede ver a través de los ojos de los mandos medios, ya que en una organización grande solo se puede conocer la realidad a través de la información que llega de los mandos medios y si la información no llega adecuadamente hacia la alta dirección de los aspectos críticos y de gran importancia es que los mandos medios dejan transmitir hacia la alta dirección la realidad como debe ser y cuando ya el síndrome es detectado por la alta dirección de la compañía es porque ya el problema es muy grave y requiere tratamiento de urgencia.

La alta dirección tiene siempre confianza en la delegación que tienen sobre sus mandos medios, pero cuando se presentan el Síndrome de Goliat, siempre existen problemas por resolver en la región a cargo de los mandos medios. Cabe recordar que el poder de los mandos medios en una organización grande en ocasiones es mayor o igual a los de la alta dirección de la compañía y no reconocer esta realidad es creer ser capaz de tapar el sol con un dedo.

La aparición del síndrome de Goliat en una empresa no significa que todo terminó, el detectarlo a tiempo es una gran oportunidad de crecimiento pues ante la conciencia de su presencia se puede crear planes agresivos y efectivos de recuperación de la compañía y su posición en el mercado. Sobre las experiencias vividas y el reconocimiento de las fallas, inminentemente se puede cimentar un crecimiento más firme y estable que el que se tenía cuando en el pasado se fue exitoso. El reconocer las falencias y darse cuenta que ya estábamos peligrosamente viviendo en la zona de confort le puede permitir a los directivos detectar con facilidad nuevas apariciones del síndrome para poder hacer las correcciones del caso con agilidad. Un Goliat flexible, ágil, actualizado, ajustado a su entorno y conocedor de sí mismo y de su competencia es mucho más poderoso para poder vencer con facilidad a todos los David que se presenten una y otra vez en el mercado, no obstante, se debe mantener a Goliat capacitado, delgado, saludable y armonizado en este mundo del merado globalizado.

Bibliografía

LOS DESAFÍOS DE LA GERENCIA EN EL SIGLO XXI, Peter Drucker

ORGANIZATIONAL BEHAVIOR, Heriot - Watt University / Business School

CASA AL REVES: ¿POR QUE FRACASAN LAS EMPRESAS?, Fernando Sánchez

 

 

Autor:

Jailer Amaya Correa

Ingeniero de Petróleos (U. Nacional de Colombia)

Especialista en Finanzas y Negocios Internacionales (U. de la Sabana - Colombia)

Especialista en Alta Gerencia (U. de los Andes - Colombia)

Especialista en Gestión Pública (Escuela Superior de Administración Pública - Colombia)

Degree of Organizational Behavior, Heriot - Watt University / Business School

Bogotá, 1° de Junio de 2011


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The new route: dollarization - The Argentine case

    A brief history of Argentina monetary procedures. The cost of the Seinoriage lost. Interest rates. The consumers in a do...

  • Comercio internacional

    El financiamiento y la asistencia internacional. Inversión extranjera directa. Organismos internacionales. Acuerdos come...

  • Modelo Económico

    Definición. Problemática económica que se pretende resolver. Estimación del modelo a priori. Variables, definición y mag...

Ver mas trabajos de Economia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda