Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El modelo de la contabilidad del conocimiento




Partes: 1, 2

  1. Antecedentes bibliográficos
  2. Planteamiento del problema
  3. Marco teórico y conceptual
  4. Modelos de medición y administración del capital intelectual
  5. La contabilidad del conocimiento aplicaciones técnicas y científicas a la realidad peruana
  6. Justificación e importancia del trabajo
  7. Metodología
  8. Cronograma
  9. Presupuesto
  10. Referencias bibliográficas

LUGAR DONDE SE VA A DESARROLLAR LA TESIS

Lima-Lima-Perú

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

Se ha determinado la existencia de los siguientes antecedentes bibliográficos:

Díaz Inchicaqui Miguel Nicolás (2008) en su investigación titulada: "Fundamentos Teóricos de la Contabilidad del Conocimiento y su Incidencia en la Auditoria del Capital Intelectual", analiza la problemática actual de la ciencia contable derivada de la Globalización económica y cambios en los modelos de gestión empresarial en la cual prevalecen los activos inmateriales de la organización. Estos cambios han originado nuevos paradigmas contables que han afectado a nuestra ciencia en su metodología de determinación de la información financiera para la toma de decisiones y la valorización de empresas. Es decir, en el marco de esta nueva visión de la economía ha cobrado importancia una nueva concepción denominada: el capital intelectual que representa un desafío para la contabilidad tradicional al no contabilizarse actualmente este activo intangible. Para abordar ésta problemática identificada, estamos convencidos que debemos hacer teoría de la teoría existente con la finalidad de adecuarla a esta nueva realidad. Para ello debemos de meta teorizar la contabilidad del conocimiento, entendiendo el rol de la epistemología y la filosofía, en la evolución del pensamiento contable, la influencia de las tesis de Kuhn y los programas de investigación de Lakatos aplicados a la contabilidad entre otros. Los fundamentos teóricos propuestos se basan en primer lugar, en el cambio en la visión y misión de la contabilidad, para ello es necesario aplicar el Enfoque Sistémico Integrado, que nos ayudará en la determinación de una nueva síntesis paradigmática que considere hechos no abordados por la contabilidad tradicional. Asimismo, derivado de este enfoque hemos determinado un contexto tetra dimensional para la teorización de la contabilidad del conocimiento, aliándonos a través de una teoría convergente con las ciencias económicas y administrativas. Al final de su investigación, plantean un nuevo modelo contable, que identifica y valoriza los negocios empresariales con las nuevas variables denominadas: Potencialidad, performance y posicionamiento empresarial, las cuales servirán para realizar la auditoría del capital intelectual.

Soto Vidal, Miguel Ángel (2007) Tesis: "Modelos de Gestión del Conocimiento", Presentada al Instituto Profesional Libertador de los Andes Chile para optar el grado de Ph.D en Educación. En este trabajo el autor señala que la Gestión del Conocimiento es, en definitiva, la gestión de los activos intangibles que generan valor para la organización. La mayoría de estos intangibles tienen que ver con procesos relacionados de una u otra forma con la captación, estructuración y transmisión de conocimiento. Por lo tanto, la Gestión del Conocimiento tiene en el aprendizaje organizacional su principal herramienta. La Gestión del Conocimiento es un concepto dinámico o de flujo. En este momento deberíamos plantearnos cuál es la diferencia entre dato, información y conocimiento. Una primera aproximación podría ser la siguiente: los datos están localizados en el mundo y el conocimiento está localizado en agentes (personas, organizaciones,...), mientras que la información adopta un papel mediador entre ambos conceptos.

Polar Falcón Ernesto y Díaz Inchicaqui Miguel Nicolás (2004) en su investigación: Contabilidad del Conocimiento: una necesidad imperiosa en la Contabilidad en el Perú. Esta investigación analiza la problemática actual de la ciencia contable como parte del sistema de información empresarial que manejan los gestores de negocios en la nueva economía del conocimiento, considerando que en estas últimas décadas se ha producido un cambio muy importante con relación a los factores generadores de beneficios en las empresas. Es decir, de una economía basada en la producción que consideraba a los activos físicos y financieros como su fuente principal generadora de recursos, se ha pasado a una economía basada en el conocimiento. Estableciendo que, el reto más ambicioso será buscar la mejor aplicación del capital intelectual en la economía peruana, para producir mayor información confiable en los estados financieros que preparen los contadores públicos, que permita el progreso y crecimiento financiero y económico de las empresas del Perú, el incremento de puestos de trabajo y la mejora de los niveles económicos de la población peruana. Su enfoque presentado apunta hacia ese horizonte prometedor de mejora continua de la profesión contable. Así mismo los autores exponen que, esta nueva visión de la economía ha cobrado importancia con una nueva concepción denominada: el capital intelectual, que representa un desafío para la contabilidad tradicional al no contabilizarse actualmente este activo intangible. Este reto preocupante para la profesión contable debe ser superado, a nuestro entender, con la revisión de las prácticas de exposición de la información financiera, para concebir su utilidad por los usuarios en la toma de decisiones empresariales.

  • FORMULACIÓN DEL PROBLEMA

La contabilidad atraviesa por un momento crítico de su existencia a raíz de los vertiginosos cambios del mundo actual. La complejidad de las empresas, la poca efectividad del Estado post-moderno y las exigencias de la sociedad, se presentan como grandes retos frente a evidentes vacíos, contradicciones e insuficiencias del mundo contemporánea. Al no ser resueltos estos aspectos polémicos con las concepciones y procedimientos tradicionales, son colocadas en tela de juicio las teorías, modelos, sistemas, procesos, procedimientos, herramientas y formas de enfrentar la realidad dinámica y compleja. Los investigadores de las ciencias contables ha venido presentando investigaciones que propenden por la evolución del pensamiento contable, algunos de éstos se orientan a desarrollar aplicaciones concretas y otros a lograr mejores niveles de comprensión de la realidad. Podría decirse que en Latinoamérica existe un alto nivel de desconocimiento de un modelo de contabilidad del conocimiento, connotado por la tendencia a concebir aún la contabilidad como ciencia y cuenta con un conjunto de sistemas, modelos, técnicas y procedimientos para reflejar la información y exponerlo para su reconocimiento, valuación y exposición del capital intelectual. De acuerdo a la realidad existen diferentes ópticas para percibir y comprender la administración y contabilidad del conocimiento. Existen textos como "El Shock de Futuro", "La Tercera Ola" y "El Cambio de Poder" donde afirma repetitivamente que la humanidad ha tenido tres grandes espacios de desarrollo: agrícola, industrial y del conocimiento. Cabe mencionar que esta última en los inicios de la misma fue denominada como la ola de la informática. Pero, con los resultados de las investigaciones han ratificado que mucho más ha sido la administración del capital intelectual humano, que reconocer, valuar y exponer el capital intelectual, que sirva como elemento de información económica a las empresas, colocándolo en un nivel de competitividad. La contabilidad del conocimiento debe sostenerse en dos estructuras en la estructura creencial y la estructura mental, que permita ver ha las organizaciones con objetividad su información financiera y económica. La estructura creencial se manifiesta en forma de un complejo cognitivo que esta constituido por los datos, la información y el saber. Y la estructura mental se manifiesta en forma de proceso cognitivo el cual esta constituido por los estados, los acontecimientos y los hechos cognitivos...

  • SISTEMATIZACIÓN DEL PROBLEMA

PROBLEMA PRINCIPAL:

¿Cómo el modelo de contabilidad del conocimiento nos permite, reconocer, valuar y exponer el capital intelectual?

PROBLEMAS SECUNDARIOS:

  • ¿De que modo la contabilidad del conocimiento, puede reconocer el capital intelectual?

  • ¿De que forma puede establecer el valor del capital intelectual la contabilidad del conocimiento?

  • ¿Cómo podrá revelar la contabilidad del conocimiento el capital intelectual?

  • MODELO DE CONTABILIDAD DEL CONOCIMIENTO

LOS NEGOCIOS EN LA NUEVA ECONOMÍA

Alvin Toffler en su obra La Tercera Ola, manifiesta que la sociedad ha pasado a una etapa de transición y revolución en la economía mundial, la misma que está dejando atrás la generación de riquezas a través de bienes de capital y productos manufacturados, para reemplazarlos por bienes menos tangibles como el conocimiento y los procesos de información.

Si analizamos esta afirmación podemos admitir que los viejos pilares de la economía: tierra, capital y trabajo quedaron desvirtuados ante el advenimiento de nuevas empresas que basan su producción en el conocimiento y la tecnología. Entonces hoy estamos ante empresas o negocios con características de multiplicidad, variabilidad, velocidad y complejidad, ya que no dependen solo de un deudor y un acreedor. En términos económicos, los negocios de estar centrados sólo en el intercambio comercial y productivo, han pasado a ser empresas que giran alrededor de la generación y agregación de valor a través de los servicios que brindan, la información y conocimiento que generan como ventaja competitiva A esta variable moderna que genera valor a las empresas se le ha llamado Capital Intelectual. En el marco de esta nueva visión de la economía, el Capital Intelectual se presenta como un desafío para la contabilidad tradicional, que está bajo los conceptos de partida doble, normatividad legal y convenciones contables vigentes y que han dejado de ser importantes para la toma de decisiones empresariales. En conclusión, el mundo de hoy no gira sólo alrededor del derecho y la economía, gira además alrededor de la administración que cumple con sus objetivos y maneja sus recursos de manera eficiente, basadas en la información oportuna a través de sistemas de tecnologías de la información que pueden ser generadas interna y externamente, con una radical orientación hacia el mayor uso del conocimiento.

PROBLEMÁTICA MUNDIAL DE LA CONTABILIDAD TRADICIONAL

La contabilidad tradicional centra sus criterios de valoración y medición en principios contables generalmente aceptados, tales como: el costo histórico, el valor de mercado, el valor de reposición y el valor de realización; pero ¿puede la contabilidad tradicional medir la imaginación y creatividad de los ingenieros de la empresa responsables de la creación de nuevos productos?, o ¿de los procesos de información que dotan a los empleados de las herramientas necesarias para decidir hacer una venta, realizar un pedido, ingresar un producto en un mercado? o más aún ¿pueden estos principios medir el conocimiento adquirido por los empleados y obreros de la empresa en la realización de sus labores cotidianas, aspecto que les da cierto grado de especialización y dominio a la empresa sobre otras?; como ejemplo, podemos citar en el Perú a Telefónica del Perú, que basa los servicios que brinda en soportes tecnológicos y conocimientos de telecomunicaciones para cumplir con sus objetivos organizacionales, estos últimos no son tomados en cuenta por la contabilidad financiera tradicional. Si vemos con realismo que los negocios han sufrido grandes cambios en el manejo de la información para la toma de decisiones, podemos inferir que la contabilidad tradicional debe ser modificada sustancialmente en sus técnicas y aplicaciones científicas para estar a la par de ella. Es por ello, que la profesión contable viene enfrentando un reto importante vinculado con la revisión de las prácticas de exposición de la información financiera útil a los inversionistas, ya que hace cierto tiempo que las organizaciones empresariales se dieron cuenta que sus activos físicos y financieros no tienen la capacidad de generar ventajas competitivas sostenibles en el tiempo, descubriéndose entonces que los activos intangibles (Capital Intelectual) son los que aportan verdadero valor a las operaciones que realizan. En conclusión, los estados financieros básicos que emite la Contabilidad se pueden resumir en dos, por su mayor importancia: El Balance General que muestra la posición financiera de la empresa a una fecha determinada y el Estado de Ganancias y Pérdidas que contiene el resultado económico de ese mismo período, no pueden dar respuesta a las siguientes preguntas: ¿los estados financieros tradicionales pueden mostrar el desempeño real que ha tenido la empresa en el uso de sus inversiones para generar valor en sus resultados?, ¿pueden medir el capital intelectual que posee la empresa y sobre el cual hace uso para gestionar sus actividades y conseguir los resultados económicos expresados en el Estado de Ganancias y Pérdidas?

Según Brooking (1997), el capital intelectual no es nada nuevo, sino que ha estado presente desde el momento en que el primer vendedor estableció una buena relación con un cliente. Más tarde, se le llamó fondo de comercio. Lo que ha sucedido en el transcurso de las dos últimas décadas es una explosión en determinadas áreas técnicas clave, incluyendo los medios de comunicación, la tecnología de la información y las comunicaciones, que nos han proporcionado nuevas herramientas con las que hemos edificado una economía global. Muchas de estas herramientas aportan beneficios inmateriales que ahora se dan por descontado, pero que antes no existían, hasta el punto de que la organización no puede funcionar sin ellas. La propiedad de tales herramientas proporciona ventajas competitivas y, por consiguiente, constituyen un activo.

Nuestro entorno competitivo demanda cambios, la velocidad con que nacen, compiten y mueren nuestras ideas nos lleva a la necesidad de gestionar las organizaciones de forma muy distinta a cómo lo hacíamos hace sólo 4 u 5 años.

La necesidad de generar nuevas ideas, de forma más rápida, ha facilitado que el valor de la información y del conocimiento cotice al alza. Prueba de ello son los sectores que están directamente relacionados: las telecomunicaciones, internet, la informática en general, la formación, etc. Por lo tanto, se reconoce la necesidad de lograr que las personas acepten invertir todo su talento en la organización, con un nivel de participación e implicación mucho mayor. En esta línea han surgido una serie de modelos de gestión que reconocen el valor del conocimiento y que pretenden promoverlo, estructurarlo y hacerlo operativo o válido para la empresa. Algunos de estos modelos son: el capital intelectual, la gestión del conocimiento, el aprendizaje permanente, el liderazgo facilitador, el empowerment, etc.

  Todos estos enfoques pasan por:

a) Valorar la importancia de la información y del conocimiento.

b) Facilitar el aprendizaje en las organizaciones.

c) Valorar la aportación de las personas.

El coaching, mediante una metodología estructurada, lleva a cabo aproximaciones que nos permiten trabajar en la mejora del rendimiento y en el desarrollo del potencial de las personas.

Las organizaciones que apuestan decididamente por el desarrollo del capital intelectual, encuentran en el coaching un modelo valioso, para llegar hasta la persona.

En casi todos los foros sobre dirección, liderazgo, capital intelectual, gestión del conocimiento, competencias, etc. se está aludiendo a la necesidad que tienen las organizaciones de que el rol del jefe evolucione hacia el de facilitador. Este rol orientado a resultados pero también a personas, está mucho más acorde con las organizaciones que apuestan por el aprendizaje permanente.

En esta era post industrial, de conocimiento intensivo, hipercompetitiva, en la que se explotan mercados globales, una compañía debe saber cuidar y desarrollar su capital intelectual para conseguir una ventaja frente a sus competidores.

Dentro de la literatura se clasifica a los activos en dos tipos: tangibles e intangibles. Tradicionalmente los activos tangibles (capital físico y financiero) constituían el activo más preciado de las empresas. Sin embargo, en los últimos años del siglo XX esta idea ha dado paso a la consideración de la categoría de activos intangibles (Ventura, 1996, 1998) como clave para competir en entornos dinámicos. El conocimiento organizativo (Ordóñez, 1999) se ha convertido en "el recurso" (Drucker, 1992) por excelencia. Este activo intangible satisface los requisitos (Dierickx y Cool, 1993) para ser considerado estratégico: 1) no comercializable, desarrollados y acumulados dentro de la empresa, 2) fuerte carácter tácito y complejidad social, 3) surge a partir de las habilidades y aprendizaje organizativo, 4) es inmóvil y esta vinculado a la empresa, y 5) su desarrollo depende de los niveles de aprendizaje, inversión, stocks de activos y actividades de desarrollo previas. El conocimiento organizativo se mide a través del capital intelectual de la organización.

El Capital Intelectual lo podemos definir como el conjunto de Activos Intangibles de una organización que, pese a no estar reflejados en los estados contables tradicionales, en la actualidad genera valor o tiene potencial de generarlo en el futuro ( Euroforum, 1998 ).

Otra definición de Capital intelectual: es la suma y la sinergia de todos los conocimientos que reúne una compañía, toda la experiencia acumulada en sus integrantes, todo lo que ha conseguido en términos de relaciones, procesos, descubrimientos, innovaciones, presencia en el mercado e influencia en la comunidad.

Para Edvinsson y Malone (1997) el capital intelectual se divide en:

  • Capital Humano

  • Capital Estructural

  • Capital Clientela.

  • Capital Organizacional.

  • Capital Innovación.

  • Capital Proceso

Steward (1997) divide el capital intelectual en tres bloques:

  • Capital Humano.

  • Capital Estructural.

  • Capital Cliente.

Para Euroforum (1998), el Capital Intelectual se compone de:

  • Capital Humano.

  • Capital Estructural.

  • Capital Relacional.

  • MARCO CONCEPTUAL

LA CONTABILIDAD DEL CONOCIMIENTO

La contabilidad del conocimiento surge como respuesta a los problemas derivados de la contabilidad tradicional al no poder generar información para administrar el capital intelectual (gestión del conocimiento). Para llegar a conceptuar qué es la contabilidad del conocimiento, en primer lugar determinemos ¿qué es el conocimiento?, pregunta que ha sido analizada por las mentes más privilegiadas del pensamiento occidental, desde Aristóteles y Platón hasta la actualidad. Recordemos una cita de Platón: "Supongamos ahora que en la mente de cada hombre hay una pajarera con toda suerte de pájaros. Algunos en bandadas aparte de los demás, otros en pequeños grupos, otros a solas, volando de aquí para allá por todas partes... podemos suponer que los pájaros son tipos de conocimiento y que cuando éramos niños este receptáculo estaba vacío; cada vez que un hombre obtiene y encierra en la jaula una clase de conocimiento, se puede decir que ha aprendido o descubierto la cosa que es el tema del conocimiento; y en esto consiste el saber". El diccionario define conocimiento como: "El producto o resultado de ser instruido, el conjunto de cosas sobre las que se sabe o que están contenidas en la ciencia". El diccionario acepta que la existencia de conocimiento es muy difícil de observar y reduce su presencia a la detección de sus efectos posteriores, los conocimientos se almacenan en la persona (o en otro tipo de agentes). Esto hace que sea casi imposible observarlos. Como vemos existen múltiples definiciones de conocimiento, desde las clásicas y fundamentales como una creencia cierta y justificada, a otras más recientes y pragmáticas como una mezcla de experiencia, valores, información y saber hacer, que sirve como marco para la incorporación de nuevas experiencias e información, y es útil para la acción. De todo ello, podríamos resumir que las características del conocimiento son:

· El conocimiento es personal, en el sentido de que se origina y reside en las personas, que lo asimilan como resultado de su propia experiencia (es decir, de su propio hacer, ya sea físico o intelectual) y lo incorporan a su acervo personal estando convencidas de su significado e implicaciones, articulándolo como un todo organizado que da estructura y significado a sus distintas piezas.

· Su utilización, que puede repetirse sin que el conocimiento se consuma como ocurre con otros bienes físicos, permite entender los fenómenos que las personas perciben (cada una a su manera, de acuerdo precisamente con lo que su conocimiento implica en un momento determinado), y también evaluarlos, en el sentido de juzgar la bondad o conveniencia de los mismos para cada una en cada momento.

· sirve de guía para la acción de las personas, en el sentido de decidir qué hacer en cada momento porque esa acción tiene en general por objetivo mejorar las consecuencias para cada individuo de los fenómenos percibidos (incluso cambiándolos si es posible).

Estas características convierten al conocimiento, cuando en él se basa la oferta de una empresa en el mercado, en un cimiento sólido para el desarrollo de sus ventajas competitivas. En efecto, en la medida en que es el resultado de la acumulación de experiencias de personas, su imitación es complicada a menos que existan representaciones precisas que permitan su transmisión a otras personas efectiva y eficientemente. En conclusión, para dar lugar a la contabilidad del conocimiento primeramente debemos concebir al conocimiento como un recurso o activo de la empresa que constituye un alto valor y fuente de riqueza que debe administrarse mediante procesos organizacionales, por su reconocimiento como factor crucial de mejora de la producción y servicios al cliente, que mejoran el desempeño de la organización, dinamizándola y generando o agregando valor en las operaciones que ésta realiza. En segundo lugar, reconocer que éstos son intangibles que tienen características específicas conocidas como Capital Intelectual, las mismas que son reconocidas en el IAS 38 y específicamente en el Estudio 7 del IFAC titulado La medición y gerenciamiento del Capital Intelectual: una introducción, que reconoce en los modelos desarrollados por la doctrina internacional que el capital intelectual se puede conceptuar como la suma de tres componentes que se interrelacionan para la formación del valor:

a) Capital Humano: formado por las habilidades, educación, calificación personal, conocimientos relativos al trabajo, tasa ocupacional, tasa psicometría, capacidades relacionadas con el trabajo, empuje empresarial, habilidades de acción y reacción para las innovaciones, flexibilidad, etc.

b) Capital clientela: formado por las marcas de fábrica, clientes, lealtad de los clientes, nombres de la empresa, acumulación de pedidos, canales de distribución, colaboraciones de negocios, acuerdos de licencias, contratos favorables, acuerdos de franchising, etc.

c) Capital Organizacional (estructural): dividido a su vez en:

· Propiedad intelectual: conformada por las patentes, los derechos de edición, los derechos de diseño, las fórmulas secretas, las marcas comerciales y las marcas de servicios.

· Infraestructura de activos: donde se considera la filosofía de gerenciamiento, la cultura corporativa, el proceso de gerenciamiento, los sistemas de información, los sistemas de redes de trabajo y las relaciones financieras.

Hasta ahora se ha intentado establecer qué elementos integran esta expresión que parece haberse puesto de moda en los últimos tiempos: Capital Intelectual. Sin duda, se trata de intangibles imprescindible para la creación de valor en las empresas y que le otorgan a las mismas ventajas comparativas en relación a otras. En base a lo expuesto se establecen los siguientes componentes del capital intelectual:

a) Activos de mercado: comprenden las marcas, denominación social de la empresa, fidelidad de la clientela, reserva de pedidos, canales de distribución, licencias y franquicias. En definitiva, son elementos que proporcionan a la empresa una ventaja competitiva en el mercado.

b) Activos de propiedad intelectual: incluyen elementos como conocer a la empresa, secretos de fabricación, derechos de autor, patentes, derechos de diseño y marcas de fábricas y servicios.

c) Activos de infraestructuras: comprenden elementos que definen la forma de trabajo en la organización, filosofía de la gestión, cultura corporativa, procesos de gestión, tecnología de la información, sistemas de interconexión y relaciones financieras conocida.

d) Activos centrados en el individuo: incluyen elementos tales como el nivel de estudios alcanzados, calificaciones profesionales, conocimientos técnicos, psicometría asociado con el trabajo. Estos elementos, a diferencia de los activos de mercado, propiedad intelectual e infraestructura, no pueden ser de propiedad de la empresa. Por lo tanto, son activos intangibles todo aquello que la organización utiliza para generar valores tales como: las capacidades que se generan en la organización cuando los recursos empiezan a trabajar en grupo y coordinadamente. Para ello, la contabilidad del conocimiento debe explicar y sistematizar los procesos asociados a su creación, recolección, organización, difusión, uso y explotación, transformando el conocimiento personal en corporativo que debe ser distribuido ampliamente en toda la organización y aplicado de manera apropiada. Entonces, hoy el problema radica en disponer de medidas comprensibles que sean útiles para su reconocimiento, valorización y revelación.

Los responsables de los negocios y aquellos que buscan invertir en ellos, necesitan información relacionada con el valor de los activos intangibles, referido tanto al conocimiento como aquellos inherentes a la relación de la organización con su entorno y a la utilización eficiente de su estructura operativa. Es en esta necesidad que se plantean los modelos de medición y control del capital intelectual que buscan resolver el valor real de los activos que no se registran contablemente y que usualmente son llamados fondo de comercio, valor agregado de mercado, conocimiento de la empresa, capital intelectual, ya que el valor real de una empresa no coincide con lo que dicen sus balances y registros contables. Desde la década del setenta, y con mucha más fuerza a partir del último quinquenio del siglo pasado, han surgido sistemas de control que, en su proceso integracional, no se contentan con desarrollar indicadores financieros, sino que avanzan sobre elementos de la empresa que no son tomados en cuenta por la contabilidad tradicional. Estos sistemas, conocidos entre otros son:

a) El Balanced Scorecard. Creado por Robert Kaplan y David Norton, manifiesta que los activos no reconocidos contablemente, entre los que se encuentran los referentes al capital intelectual deben ser medidos a través de indicadores, ya que lo que no se mide no se gestiona y siendo los activos intangibles un factor importante de la gestión empresarial, es comprensible su estudio y evaluación bajo cuatro perspectivas planteadas: Perspectiva financiera: los indicadores financieros tales como: rentabilidad sobre la inversión, flujos de caja, análisis de la rentabilidad de clientes y productos, gestión de riesgo, entre otros deben ser complementados con otros asociados a la realidad empresarial.

  • ?Perspectiva del cliente: Debe identificar los valores relacionados con los clientes que incrementan la capacidad competitiva de la empresa. Para ello debemos realizar un análisis del valor y calidad de éstos en el segmento de mercado objetivo.

  • ?Perspectiva de los procesos internos: analiza cómo se adecúan los procesos de la empresa para lograr la satisfacción del cliente y conseguir con ello los niveles de rendimiento financiero planificados. En estos procesos internos distinguimos tres tipos de procesos: de innovación, operaciones y servicios postventa.

  • ?Perspectiva del aprendizaje y crecimiento: presenta al conjunto de indicadores que constituyen los activos que dotan a la organización de la habilidad para mejorar y aprender, tales como: capacidad y competencia de personas, sistemas de información, cultura-clima-motivación para el aprendizaje y la acción.

b) Modelo de valoración de negocios. Parte de la misma base e indica que se debe ir más allá de los números tradicionales y ayudar a implementar la estrategia. Está estructurado en tres niveles:

  • ?Cualidad de liderazgo?= Administración

  • ?Creación de valor?= Operaciones + desempeño

  • ?Generación de ingresos?= Negocio central + Mercado + Competencia

c) Valor Económico Agregado (EVA) y Valor de Mercado Agregado (MVA). Es una medida de desempeño financiero que combina el concepto de ingreso residual con los principios de las finanzas corporativas modernas. Específicamente, EVA es la utilidad operacional después de impuestos menos un gasto de capital. De acuerdo con este índice, si la rentabilidad/retorno sobre el capital de la empresa sobrepasa sus costos de capital se está creando verdadero valor para los accionistas. Este índice mezcla tres elementos importantes:

  • ?El flujo de efectivo

  • ?El efectivo medido durante un período (duración del crecimiento del valor)

  • ?Riesgo conocido como costo de capital

Nuestra investigación tiene como objetivo fundamental reconocer las limitaciones de la contabilidad tradicional vigente en el Perú, y, a partir de ello, plantear soluciones técnicas y científicas tal como se expresan a continuación:

. LIMITACIONES DE LA CONTABILIDAD VIGENTE EN EL PERÚ

En el Perú, tradicionalmente, la contabilidad financiera ha tenido su arraigo en enfoques eminentemente jurídicos y financieros, es decir, aplicamos vehementemente el concepto jurídico de propiedad, de allí la palabra patrimonio que está insertada en los estados financieros tradicionales. Otro aspecto es que, hasta hoy, la contabilidad viene utilizando métodos de valoración desarrollados en la economía para establecer los precios de transacciones. Hecho comprensible en el marco de una interpretación contable de naturaleza económica. Si vamos a su concepción más profunda, en la contabilidad se han utilizado fundamentalmente la teoría del valor utilidad y del valor del trabajo.

??La teoría del valor utilidad: establece que el valor de un bien se determina por la capacidad de satisfacción de necesidades, hecho que implica que es la demanda de bienes en el mercado el determinante del valor. Sólo tienen valor los bienes destinados al mercado, siendo este último el que determine el precio de un bien o servicio. Esta teoría se expresa en contabilidad a través de los valores de mercado, compra, reposición o realización.???La teoría del valor del trabajo: según la cual el valor de un bien se determina por el trabajo socialmente necesario para ponerlo en disposición de consumo, como las remuneraciones acumuladas en los procesos de explotación, producción y distribución; de allí nace el concepto de costo histórico constituido por las remuneraciones al trabajo y al capital, y si incorporamos el concepto marxista según el cual el trabajo es el único creador de valor, se niega la existencia de otro tipo de valoraciones.

En ese sentido la contabilidad financiera que desarrollamos se convierte en un serio obstáculo al abordar el concepto de valoración, por su óptica eminentemente restringida, ya que si preguntáramos a contadores tradicionales, ¿cuáles son los activos de una empresa? éste miraría el balance de la empresa y nos indicaría el valor de los edificios, instalaciones, capital social… en suma, los activos materiales tangibles, elementos todos ellos basados en un solo factor: el financiero o económico. Sin embargo, estos elementos no suponen una ventaja competitiva para las empresas, ya que los tiempos en los que la posición dominante de una empresa en el mercado se basaba en su tamaño de inversión han pasado. ¿Dónde reside entonces esta ventaja?, ¿en la tecnología? Si bien la innovación tecnológica es fundamental para sobrevivir, no es menos cierto que dicha tecnología cada vez más se encuentra al alcance de todos y es fácilmente copiable. De hecho, países enteros como Corea o Singapur han basado su estrategia de crecimiento nacional en el traslado e imitación de la tecnología desarrollada en otros países (principalmente Japón)... y no les van tan mal. No estamos, por lo tanto, ante una ventaja competitiva sino más bien frente a una desventaja: quien no disponga de esa tecnología perecerá, pero quien disponga de ella no gozará de una posición ventajosa respecto a los demás. Si ni los activos materiales ni la tecnología son, pues, la base de la ventaja competitiva de una organización, ésta debe hallarse en otros activos que maneja la empresa: ¿cuáles? Es ante esta pregunta que pensamos que el valor de una organización ya no reside en sus bienes tangibles, sino en los conocimientos técnicos y especializados de su personal, en su experiencia, en la propiedad intelectual, la fidelidad de los clientes,…en resumen, en lo que se ha venido en llamar capital intelectual o conocimiento. Pongamos un pequeño ejemplo. Backus y el monopolio que tiene a nivel nacional con la corporación de empresas cerveceras, ahora ve amenazada su participación en el mercado con el probable ingreso de la poderosa cervecera Ambev de capitales brasileños. Es decir estamos ante dos empresas con inversión en activos fijos con tecnología de última generación y solidez financiera. Sin embargo, de acuerdo con el análisis realizado, cuando entren en competencia estas dos empresas, Backus tendrá a su favor la experiencia (tanto de su personal como corporativa) en materias como el conocimiento del sector en el país y la utilización de estrategias en el tratamiento de canales de distribución, lealtad de clientes que no podría, en ningún caso, ser imitado o copiado por la competencia, salvo que se produjera una "fuga" de personal (lo cual nos lleva a otro campo interesantísimo y con creciente importancia, el cual es la fidelización de dicho personal). Entonces, su memoria corporativa sería y es su ventaja competitiva. En nuestro país la Contaduría Pública de la Nación no ha llevado a cabo investigaciones a través del Consejo Normativo de Contabilidad, el cual ha aprobado las Normas Internacionales de Contabilidad, como es el caso de la NIC 38 en base al IAS 38 y el estudio 7 del IFAC, que define a los activos intangibles susceptibles a ser valorados e incluidos en la Contabilidad, confirmándose de esta manera la insuficiencia del modelo contable actual para valorar y exponer el capital intelectual que la empresa maneja y el cual contribuye al logro y sostenimiento de sus ventajas competitivas. Según dicha norma, un activo es un recurso:

  • ?Controlado por una empresa como resultado de eventos pasados por el cual se espera que fluyan beneficios económicos futuros para una empresa. Una limitante importante de IAS 38 es que debajo del modelo tradicional de contabilidad, se reconoce un activo intangible si:

  • ?Los beneficios económicos futuros fueran atribuibles al activo que fluirá para la empresa.

  • ?Se puede medir confiablemente el costo del activo.

Bajo este criterio, se continúa con las restricciones del modelo tradicional de contabilidad, es decir, no sería visible medir aspectos como: marcas, fidelidad de los clientes y relaciones establecidas, good will (cuando no ha sido adquirido directamente por la empresa), conocimiento acumulado en las personas, etc. Es decir es un modelo limitado, que se fundamenta en los modelos de valorización de costos históricos.

. SOLUCIONES TÉCNICAS Y CIENTÍFICAS A LA REALIDAD PERUANA

a) Identificación del capital intelectual y presentación de un nuevo modelo para su aplicación en la contabilidad del conocimiento. Siendo la contabilidad el lenguaje de los negocios y dada la evolución de éstos en las últimas décadas, nos queda muy claro que la contabilidad debe de cambiar, ya que algunos elementos definitivamente pertenecen al pasado y hoy ya no sirven, dadas las circunstancias actuales de los negocios y de las organizaciones. Es obvio que los negocios cambiaron, actualmente son múltiples y variados, veloces, casi frenéticos y complejos; es decir, ya no son solamente un deudor y un acreedor, tal como lo indicamos en párrafos anteriores. En términos económicos ya no está centrado sólo en el intercambio comercial o en la producción, hoy giran en la generación del valor agregado en sus servicios, información y conocimiento. Es decir del modelo tradicional estático de la contabilidad tradicional: A=P+PN al replantear la fórmula contable tradicional, fundamentamos nuestra teoría en la "perspectiva contable de justificar la diferencia entre el valor de mercado y el valor contable", en estas tres variables. Para ello, definiremos, analizaremos el contenido y el significado de cada una de éstas con la finalidad de llegar a un entendimiento del proceso de valorización de la empresa que incluya el capital intelectual. POTENCIALIDAD MAS O MENOS PERFOMANCE=POSICIONAMIENTO EMPRESARIAL debemos de pasar a un modelo proactivo y futurista de la contabilidad que nos guíe no sólo en nuestra manera de pensar, sino en la ubicación, localización, funciones y resultados del capital intelectual que manejen las empresas para su posterior presentación en los estados financieros que incluya ésta. Para ello debemos de presentar el modelo sugerido de la nueva visión de la contabilidad:

  • ?La potencialidad. La potencialidad de los negocios depende de su estructura organizacional o capacidad operativa, que está compuesta por los activos que mantiene

la empresa como inversión (vida útil para proyectar el negocio al futuro) y los pasivos o capitales financieros que financia la misma. Esta variable estática es producto

de la contabilidad tradicional, que al asociarse con los clientes o mercado puede medir sus resultados financieros a través del estado de ganancias y pérdidas.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Contabilidad

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda