Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Plan de acciones para la conservación del patrimonio cultural subacuático

Enviado por Elaine Rivero Guerra



  1. Resumen
  2. Introducción
  3. Métodos y técnicas de investigación
  4. Caracterización geográfica e histórica de Punta Francés
  5. Levantamiento de los bienes patrimoniales muebles sumergidos en el suroeste de la Isla de la Juventud
  6. Conclusiones
  7. Bibliografía
  8. Anexo

Resumen

El presente trabajo tiene como objetivo la elaboración de un plan de acciones que contribuya a la conservación del patrimonio cultural subacuático ubicado en el suroeste de la Isla de la Juventud, zona que estuvo marcada por la presencia de corsarios y piratas entre los siglos XVI y XVIII. Se aplicaron métodos y técnicas de investigación, los cuales permitieron constatar que no están registrados oficialmente los pecios como parte del Patrimonio Cultural de la Nación y al mismo tiempo, que no se aprovechan todas las potencialidades para explotar turísticamente sitios de buceos que poseen valores culturales. Las propuestas que integran el plan de acción están orientadas a la conservación del patrimonio cultural subacuático pinero y en correspondencia con los resultados del diagnóstico realizado.

Palabras claves: Patrimonio cultural subacuático, pecios, sitios de buceo, conservación.

Introducción

El patrimonio cultural de un país o región, está constituido por todos aquellos elementos y manifestaciones tangibles o intangibles producidas por las sociedades, resultado de un proceso histórico donde la reproducción de las ideas y del material se constituye en factores que identifican y diferencian a ese país o región. Es el conjunto de exponentes naturales o productos de la actividad humana que nos documentan sobre la cultura material, espiritual, científica, histórica y artística de épocas distintas que nos precedieron y del presente; y que, por su condición ejemplar y representativa del desarrollo de la cultura, todos estamos en la obligación de conservar y mostrar a la actual y futura generación[1]

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), ha liderado la cooperación internacional en diversos terrenos concretos relacionados con las interacciones entre cultura y desarrollo. Su labor más destacada ha sido la realizada al frente del movimiento de conservación del patrimonio, al ser el primer organismo que demostró que los recursos culturales y naturales del planeta son el legado de todos y que, por consiguiente, todos son responsables al respecto. Que los recursos culturales materiales e inmateriales que representan las memorias colectivas de las comunidades en todo el mundo y respaldan su sentimiento de identidad y su autoestima, son recursos fundamentalmente no renovables.

En este ámbito ha establecido normas de práctica y comportamiento. Entre los acuerdos suscritos bajo su auspicio, sin dudas el más importante e innovador es la Convención del Patrimonio Mundial, por cuanto crea un marco de principios y prevé la intervención activa sobre el terreno. Hasta la fecha la han firmado 155 estados (Cuba se incluye como uno de ellos), lo que la convierte en el acuerdo más ampliamente ratificado en el mundo, en el ámbito de la conservación del patrimonio.

En el Artículo 1, párrafo 1 de la Convención de la UNESCO sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático se establece que:

  • (a) Por "Patrimonio Cultural Subacuático" se entiende todos los rastros de existencia humana que tengan un carácter cultural, histórico o arqueológico, que hayan estado bajo el agua, parcial o totalmente, de forma periódica o continua, por lo menos durante 100 años, tales como:

  • los sitios, estructuras, edificios, objetos y restos humanos, junto con su contexto arqueológico y natural

  • los buques, aeronaves, otros medios de trasporte o cualquier parte de ellos, su cargamento u otro contenido, junto con su contexto arqueológico y natural; los objetos de carácter prehistórico[2]

Esta definición del patrimonio cultural subacuático incluye, por ejemplo, los pecios[3]antiguos, como el Mary Rose en Portsmouth, Inglaterra, los vestigios de la Armada Invencible de Felipe II de España o las carabelas de Cristóbal Colón, así como los sitios y edificios sumergidos como el Faro de Alejandría. Sin embargo, no incluye las instalaciones todavía en uso, ni el patrimonio natural o los fósiles.

Para las generaciones presentes y futuras, representa una fuente de información inestimable sobre las civilizaciones antiguas y la historia marítima, así como oportunidades únicas de buceo y de turismo.

La Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, adoptada en 2001, tiene por objeto permitir que los Estados protejan mejor su Patrimonio Cultural Subacuático. En ella se establecen los principios básicos para la protección de este tipo de patrimonio:

  • Un sistema de cooperación pormenorizado, a fin de que los Estados puedan llevar a cabo esa protección y Normas prácticas comúnmente reconocidas para el tratamiento e investigación del Patrimonio Cultural Subacuático.

  • Obligación de preservar el Patrimonio Cultural Subacuático. Los Estados Partes deben preservar el Patrimonio Cultural Subacuático. Se exige también que se respeten como es debido, todos los restos humanos que se hallen en las aguas del mar.

  • La preservación "In situ" como opción prioritaria. Esto es, en el lecho del mar –deberá considerarse la opción prioritaria, antes de emprender actividades dirigidas a ese patrimonio. No obstante, la recuperación de objetos podrá autorizarse cuando tenga por finalidad aportar una contribución significativa a la protección o al conocimiento del Patrimonio Cultural Subacuático.

  • No Explotación Comercial. El Patrimonio Cultural Subacuático no debe ser explotado comercialmente con fines de lucro o especulativos, ni tampoco debe ser diseminado de forma irremediable. Esta disposición es conforme a los principios morales que ya se aplican al patrimonio cultural en tierra firme. Evidentemente, no debe interpretarse como una prohibición de los trabajos de investigación arqueológicos o del acceso de los turistas a los sitios.

  • Impulsar la sensibilización de la opinión pública al valor e importancia del Patrimonio Cultural Subacuático.

  • Dentro de las prioridades de la política cultural cubana[4]se tendrá en cuenta –entre otros objetivos estratégicos, el siguiente: propiciar el rescate, preservación, difusión y protección del patrimonio cultural cubano en defensa de los valores esenciales de la identidad nacional[5]

A tal efecto se aprobó la Ley No. 1 de Protección al Patrimonio Cultural donde se establece en su Capitulo I que el patrimonio cultural está integrado por aquellos bienes muebles que son la expresión o el testimonio de la creación humana y que tienen especial relevancia en la historia, la cultura en general, etc, y fundamentalmente:

c)- el producto de las excavaciones y descubrimientos arqueológicos.

ch)- los elementos provenientes de la desmembración de lugares arqueológicos.

e)- los objetos etnológicos

i)- los objetos de intereses numismáticos sueltos o en colecciones.

En este sentido el Municipio Especial Isla de la Juventud tiene en la zona Punta Francés una de las potencialidades más importantes para lograr, entre otros aspectos, su desarrollo económico.

Punta Francés es una zona asociada a leyendas de corsarios y piratas, y al mismo tiempo un área de explotación turística, sobre todo para el mercado internacional, cuyo patrimonio natural y cultural posee un valor excepcional, dada la belleza de la flora, fauna y pecios sumergidos que datan de los siglos, XVI, XII y XVIII, asociados a la presencia de corsarios y piratas.

Sin embargo, no existe una adecuada protección de los bienes muebles con valor cultural que se hallan sumergidos en el suroeste de la Isla de la Juventud y aun no están declarados parte integrante del patrimonio cultural de la nación, y esa es la situación problemática que genera la siguiente interrogante: ¿Cómo contribuir a la conservación del patrimonio cultural subacuático del suroeste de la Isla de la Juventud?

Por tanto, el objetivo de trabajo de la presente investigación es: Elaborar un plan de acciones para la conservación del patrimonio cultural subacuático del suroeste de la Isla de la Juventud.

Métodos y técnicas de investigación

Métodos de nivel teórico

  • Histórico y Lógico: Se utilizó para constatar el estudio y tratamiento del patrimonio, portando los fundamentos teóricos de la investigación y elementos constitutivos de las acciones elaboradas como resultado de la investigación.

  • Análisis y síntesis: Fue utilizado en la sistematización y generalización de la información obtenida de las diferentes fuentes relacionadas con el tema de investigación.

Métodos empíricos

Análisis documental: Análisis del Capítulo 7 de la Isla del Tesoro, Documental del Telecentro Isla Visión, año 2000, video relacionado con el tema de investigación. Ley No 1. Ley de Protección al Patrimonio Cultural, e Informe de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, adoptada en 2001.

Encuesta a: especialistas del CITMA, del Centro Municipal de Patrimonio Cultural, director y especialistas de la Empresa Flora y Fauna, instructores del Centro Internacional de Buceo de Punta Francés y funcionarios del MINTUR.

(Ver anexo No. 1)

Población: Ocho personas, entre los que se encuentran un especialista del CITMA, uno del Centro Municipal de Patrimonio Cultural, uno de la Empresa Flora y Fauna, dos del Centro Internacional de Buceo de Punta Francés y dos funcionarios del MINTUR, que están relacionados con el patrimonio cultural subacuático del suroeste de la Isla de la Juventud.

Muestra Intencional: ocho personas, lo que representa el 100% con respecto al total de población.

DESARROLLO

Para el diagnóstico de la zona de Punta Francés, donde también se encuentra enclavado el Centro Internacional de Buceo (CIB), se tuvo en cuenta caracterización geográfica e histórica, así como un levantamiento de los bienes patrimoniales muebles sumergidos en el área.

Caracterización geográfica e histórica de Punta Francés

Al extremo sur occidental (suroeste) del Municipio Especial de la Isla de la Juventud y en el extremo oeste de la Península de Carapachibey, así como en las coordenadas 2136.420N-8310.640W, se encuentra Punta Francés, de por sí en una situación geográfica privilegiada. La misma está rodeada por un sistema de corrientes marinas, que arrastran tesoros biológicos como el zooplancton y el fitoplancton. Todos esos elementos le dan la posibilidad de catalogarlos como un inigualable "Jardín Marino", aunque no esté clasificado como tal. Su belleza y elevada biodiversidad aunadas a la gran transparencia que caracteriza las aguas de este santuario, ha convertido a Punta Francés en unos de los principales destinos para la práctica del buceo recreativo contemplativo en el Caribe y en el mundo, modalidad que explota actualmente el CIB, que también está descomercializado desde el año 1999. El parque Punta Francés, actualmente es administrado por la Empresa Nacional Flora y Fauna. Está considerado como área protegida dentro de las categorías que ofrece el CITMA y propuesto a Parque natural marino desde el año 1996. Bordeando el litoral, se encuentra a 110 Km de Nueva Gerona y a 18 Km de la comunidad de Cocodrilo. Su extensión total es de 6083 hectáreas, de ellas 4317 en el mar, y abarca 3 millas náuticas entre los extremos de Punta Francés y Punta Pedernales. Sobre la parte emergida de la zona se encuentran restos de antiguas civilizaciones, cuevas con pictografías aborígenes como la solapa No. 1 de Punta Francés y la Cueva de los Alemanes. En la parte sumergida o por debajo de la cota, se sitúan 56 sitios de buceo tanto para inmersiones diurnas, nocturnas, cursos de iniciación, resorts, así como para el snokeling, permitiéndole al cliente extranjero cambiar de fondo a excepción que deseen repetir un punto de buceo.

Investigaciones históricas avalan la presencia de corsarios y piratas entre los siglos XVI y XIX, entre Punta Francés hasta Punta Pedernales, historia que sirvió para denominar a varios lugares como Cabo Francés, por el Pirata Francis Lecler, el primer Pata de Palo recordado en la historia de la piratería. Este nombre proviene del año 1826 (Núñez Jiménez, 1990). De igual modo se nombró a Punta Pedernales, otro sitio de la zona que debe su nombre a una roca o piedra que se denomina Pedernal (1841), la cual se utilizaba en este siglo como lastres para las embarcaciones y como bala de cañones.

Investigaciones arqueológicas revelaron la presencia de restos de embarcaciones y otros pecios en el cayo Los Indios y en el poblado de Cocodrilo.

Levantamiento de los bienes patrimoniales muebles sumergidos en el suroeste de la Isla de la Juventud

Dentro de los 56 sitios de buceo que comercializa el CIB, existen cinco que poseen valores patrimoniales de índole cultural (Ver anexo No. 2).

En el estero de Los Indios se aprecia la caldera de un barco de vapor metálico a un metro y medio del agua. Sin embargo, no se ve el nombre.

En la Ensenada de Siguanea, a 600 m frente a la carretera del hotel Colony, se ven los lastres de un barco. El Jefe del Centro Internacional de Buceo sugirió que se hiciera la prueba del carbón a una muestra del barco. Se conoce que en esta zona ocurrió la primera batalla naval de la Siguanea (1596), un enfrentamiento entre la flota de Francis Drake y las 21 naves al mando del general de las galeras españolas, Bernaldino Delgadillo y Avellaneda.

En Punta Piedra se halla el barquito "La Cerámica", nombre con que denominaron los instructores de buceo a una embarcación que se sospecha pueda ser del siglo XVIII por su construcción. Se ubica a 21,35189 norte, 8307023 oeste. Según Ernesto Cánova, patrón de un barco pesquero, los pescadores plantean que los americanos se enteraron que en la nave había una caja larga y la dinamitaron antes de 1959 creyendo encontrar algún tesoro. Hoy solamente quedan restos de platos, fuentes pintadas de barro, (todos partidos por la acción del mar y por el hombre), láminas de plomo, algunos objetos de hierro y de todas las embarcaciones de la zona, es la más conservada según plantean los instructores de buceo del CIB.

Desde Punta Buena Vista hasta el Río San Pedro existen cañones de bronce tallados con el nombre de la embarcación, un ancla de bronce y un baño que denota la exquisitez con se construyó la nave. En esta zona se sucedieron varias batallas.

En Punta Francés hay cañones en pedernales casi a 3 Km. En una inmersión se vio una cafetera antigua, un ánfora que se donó a la Casa del Vino en Nueva Gerona, pero de allí se desapareció.

Desde esta zona hasta Los Indios, hay gran cantidad de anclas de diferentes embarcaciones y épocas.

En Punta Arrecife hay restos de una embarcación llamada "El Cayuelo" a una profundidad de 1 ½ m en el arrecife. También hay argollas grandes, tipo pico de gavilán y anclas de diferentes años.

En el Cabeza Moya hay restos de embarcaciones hundidas que las corrientes marinas y los ciclones, han afectado.

En Punta del Este, en el arrecife, a un metro de profundidad hay 7 a 8 cañones y restos de un barco que no se ve muy bien, a los 2132411 norte 32,07023 oeste.

Por indagaciones en la comunidad de Cocodrilo, pescadores han señalado la presencia de cañones sumergidos y de monedas que parecen ser de oro y bronce.

Como se puede apreciar, existen numerosos bienes muebles sumergidos en la zona, que bien pudieran registrarse como parte integrante del patrimonio Cultural de la Nación, y al mismo tiempo podrían declarase Patrimonio Cultural Subacuático de la isla de la Juventud.

Existe una gran limitación y es que la custodia actual de estos bienes no está legalmente amparada por ningún documento, decreto o ley, ni de Patrimonio, ni de Turismo, ni medioambiental. Ello atenta gravemente contra la conservación de este patrimonio, único de su tipo en la Isla hasta la fecha.

Por lo cual se plantea una propuesta de acciones para conservar dicho legado histórico y cultural, que yace en nuestras aguas desde hace más de tres siglos.

(Ver anexo No.3)

Conclusiones

  • 1- Las instituciones encargadas de la conservación del patrimonio cultural subacuático del suroeste de la Isla de la juventud no realizan suficientes acciones para la conservación turística de los sitios de buceos del centro.

  • 2- Los resultados investigativos demuestran que el territorio posee potencialidades para conservar el patrimonio cultural subacuático en el suroeste de la Isla de la Juventud.

  • 3- La propuesta de acciones contribuirá a la conservación, conocimiento, preservación y promoción de los valores culturales subacuáticos que se encuentran en la zona (pecios, anclas, cañones)

Bibliografía

Barnet, M. (2003): Cultura y políticas culturales. En: Cultura y Desarrollo, No. 2, enero-junio 2003. p. 74

Dower, Micael. El recurso patrimonio: un punto fuerte para el desarrollo local. En: www.economicasunp.edu.art/06publicaciones/informacion/anuario%2003/Oriolay20y%otros.PDF Julio/2005.

Ley No 62. Código Penal de 29 de diciembre de 1987. Titulo VI. Delitos contra el patrimonio cultural en: Protección del Patrimonio Cultural. Compilación de Textos Legislativos. Consejo Nacional de Patrimonio Cultural. Ministerio de Cultura, 1998. pág. 3.

Ley No 1. Ley de Protección al Patrimonio Cultural. En: Compilación de Textos Legislativos. Consejo Nacional de Patrimonio Cultural. Ministerio de Cultura, 1998. pág. 4 - 6.

Mota, Francisco. Piratas en el Caribe. —La Habana: Ediciones Casa de las Américas, 1984. p.p. 185-189.

Núñez Jiménez, Antonio. Isla de Pinos, piratas, colonizadores, rebeldes.—La Habana: Editorial Arte y Literatura, 1976.

Núñez Jiménez, Antonio. Piratas en el archipiélago cubano.—La Habana: Editorial Gente Nueva, 1986. p.120

Torres Moré, Pedro. Gestión Turística del Patrimonio Cultural. Selección de Lecturas.—La Habana: Editorial Félix Varela, 2006. p.p 10-16.

http://es.wikipedia.org/wiki/Pecio#Los_pecios_y_el_patrimonio_cultural_subacu.C3.A1tico

Anexo

ANEXO No. 1

Encuesta

Estimado compañero(a):

Como parte de un trabajo investigativo que desarrollan estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas, necesitamos de su más sincera colaboración en la siguiente encuesta. La misma tiene como objetivo conocer de acciones que realiza su entidad en función de conservar el patrimonio cultural subacuático ubicado entre Punta Francés y Punta Pedernales.

Centro de trabajo _______________________

  • 1. ¿Conoce usted de la existencia de restos de objetos y/o embarcaciones pertenecientes a corsarios y piratas entre punta Francés y Punta Pedernales?

Si___ No___ Mencione algunos elementos_______________________________

  • ¿Sabía usted, que esos objetos y/o embarcaciones podrían constituir parte del patrimonio cultural subacuático del territorio?

Si___ No___

2.- ¿Conoce cuántos puntos de buceos con valor cultural se hallan en el Centro Internacional de Buceo de Punta Francés?

Si___ No___

2.1- De ser positiva la respuesta mencione algunos ___________________________

2.2- ¿Cómo valora usted la conservación de esos puntos de buceo?

Buena__ Regular___ Mala____

¿Por que?____________________________________________________________

3.- ¿Considera usted que su centro desarrolla suficientes actividades para conservar los valores culturales e histórico de esos puntos de buceo?

Si___ No___ ¿Por que?____________ ___________________________________

4.- Marque con una cruz (X) las posibles acciones que considera pudiera desarrollar su centro para conservar los objetos sumergidos con valor patrimonial que existen en el suroeste de la Isla.

Plegables____

Boletín_____

Documental____

Reportaje___

Pagina web__

Evento Foto Sub_____

Spot publicitario____

Foros online___

Trabajos de corte científico e investigativo___

Acciones de capacitación para los trabajadores _______

Círculos de interés en las comunidades La Victoria y Argelia ________

ANEXO NO. 2 Puntos de buceo con valores culturales

Boya

Breve descripción del punto de buceo

Profundidad

6

El Mirador:

Hay un ancla, es un canto vertical donde se puede observar el panorama general. Existe un cabezo grande rodeado de muchas especies.

16 m / Plataforma

30 m / Pared

30

El Ancla del Pirata:

Hay un ancla de barco pirata. Aquí se hundió intencionalmente un cañón dentro del arenaso, que se halla a 32 m de profundidad desde e 20/6/1977 existe un doble canto. El primero a 16 m y el segundo a 30 m. Se puede ver rayas, obispos, tortugas, carey,

17 m / Plataforma

40 m / Pared

39

El Ancla del Corsario:

Aquí existe un ancla de pirata. Gran variedad de especies; también el coral santo mas alto del Caribe (4.75 m) y otro de cerebro de los mas grandes.

11,5 m

51

El Cabezo de las Isabelitas:

A menos de 200 m se hundió intencionalmente un barco de pesca de acero en la década del 80.

13 m / Plataforma

35 m / Pared

54

El Barco Hundido:

A unos 15 m hay un galeón hundido recubierto de cobre que data del siglo XVII dicho por clientes y especialistas que han buceado en la zona. Tiene la madera quemada. Se aprecian tazas, jarrones y bandejas de cerámica ya partidas, fundas de sable de cuero, láminas de cobre y una taza de baño hecha de cerámica y trabajada artísticamente. Además se ven langostas, morenas y gorgóneas.

11 m

 

 

Autor:

Elaine Rivero Guerra

Bárbara Linares Williams

Lic. Anisley Ferrer Balart

MSc. Pedro Gómez Ruiz

Lic. Iliana Matos Hidalgo

Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas. Universidad Jesús Montané Oropesa. Isla de la Juventud.

[1] Torres Moré, Pedro. Gestión Turística del Patrimonio Cultural. Selección de Lecturas. --La Habana: Editorial Félix Varela, 2006. p. 10.

[2] Convención de la UNESCO sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático. (2001) Tomado de: http://portal.unesco.org/culture/es/ev.php-URL_ID=36022&URL_DO=DO_PRINTPAGE&URL_SECTION=201.html

[3] Se denomina pecio (del latín posclásico, pecia o petia, o en bajo latín pecium o petium, ‘fragmento o pieza rota’) a los restos de un artefacto o nave fabricado por el ser humano, hundido total o parcialmente en una masa de agua (mar, río, lago, embalse...). Un pecio puede ser producto de un accidente marítimo, naufragio o catástrofe natural, pero también puede ser ocasionado por abandono, hundimiento intencional, descuidos o negligencias.

[4] Las prioridades se instrumentan en programas de desarrollo en las instituciones nacionales y en los territorios. En el caso del Centro Nacional de Patrimonio Cultural, se implementan en las mismas instancias a nivel provincial y municipal.

[5] Barnet, M. (2003): Cultura y políticas culturales. En: Cultura y Desarrollo, No. 2, enero-junio 2003. p. 74


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Hidrocarburos "El petróleo"

    Es posible reparar los daños que causa el petróleo de forma natural? ¿o son irreversibles? ¿necesita el hombre interveni...

  • Cambio climático

    Definición del problema, Calentamiento global, Agua, Clima, Movimientos de la Tierra, Lluvia, Inundaciones, El ser humano, Conclusión, Plan de trabajo ...

  • Efecto invernadero

    Nuestra Tierra. El efecto invernadero. La capa de ozono. Calentamiento del planeta. Las consecuencias del Calentamiento ...

Ver mas trabajos de Ecologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda