Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Abordaje epistemológico del conocimiento

Enviado por carlos venegas



Partes: 1, 2

  1. Introducción a los problemas del conocimiento
  2. El conocimiento científico, según Aristóteles
  3. El conocimiento científico, según Kant
  4. Rasgos fundamentales del conocimiento
  5. Posibilidad del conocimiento: Abordaje unidimensional del conocimiento
  6. Esencia del conocimiento
  7. Bibilografía

INTRODUCCIÓN A LOS PROBLEMAS DEL CONOCIMIENTO

Se sabe que el estudio riguroso del conocimiento, desde la perspectiva filosófica, comenzó con el positivismo lógico, cuyos representantes se agruparon en el Círculo de Viena (1929), sustentando que el conocimiento que amerita ser estudiado desde el punto de vista epistemológico era aquel relativo específicamente al conocimiento científico, y no cualquier otro tipo de conocimiento. En ese sentido, los positivistas lógicos distinguieron dos niveles de análisis sobre el conocimiento, que fueron: el contexto de descubrimiento y el contexto de justificación. El primero se refiere al estudio del acto de concebir o inventar una idea, o teoría nueva; o sea, trata de los procesos reales del pensar relacionados con la psicología del conocimiento. Mientras que el contexto de justificación trata de la validación lógica de una hipótesis o teoría científica ya estatuida, con el fin de aceptarla o rechazarla.

En la antigüedad Sócrates intenta hacer de toda acción humana una acción consciente, un saber. Trata de elevar la vida, con todos sus contenidos, a la conciencia filosófica.

Su discípulo Platón en la reflexión filosófica se extiende al contenido total de la conciencia humana, no solo se dirige solo a los objetos prácticos, a los valores y a las virtudes, sino también al conocimiento científico. La filosofía se presenta como una autorreflexion del espíritu sobre sus supremos valores teóricos y prácticos, sobre los valores de lo verdadero, de lo bueno y lo bello.

Según la teoría platónica de las ideas, la realidad se divide en dos grandes sectores: por un lado, el mundo superior, eterno, supraceleste, constituido por las Ideas, que por naturaleza son entidades reales, perfectas, puras, inmateriales, eternas e inmutables, inmóviles, invisibles a los ojos de la gente y solamente perceptibles por la inteligencia. "No son simples conceptos abstractos, sino verdaderas entidades reales. Son las razones objetivas y los modelos de todas las cosas, el fundamento de toda verdad y de la certeza absoluta" (Fraile, 1976, 1982; p. 304). Por otro lado, el mundo físico, visible, constituido por seres sensibles compuestos por los cuatro elementos materiales, móviles, sujetos al cambio, a la generación y a la corrupción.

Otro aspecto relacionado con el concepto de ciencia, según el pensamiento platónico, es la distinción del Ser y No-Ser. Para Platón Ser y Conocer son cosas correlativas, de modo que los grados del Conocer corresponden a una adecuación exacta a los grados del ser. De esa manera, a mayor Ser corresponde mayor ciencia. Entonces, sólo es cognoscible el Ser; mientras que el No-Ser es absolutamente incognoscible. Pero entre el Ser y el No-Ser existe una categoría intermedia, que corresponde al llegar a Ser, es decir, el Ser en movimiento, que tiene algo de Ser, pero sin llegar a la plenitud perfecta del Ser. Sobre la base de esos tres niveles o grados se estableció la siguiente triple ecuación: a) Al Ser corresponde la Ciencia, b) al No-Ser corresponde la Ignorancia, y c) al llegar a Ser, o la mezcla de Ser y No-Ser, corresponde la Opinión.

Conforme a esos niveles, Platón formula el principio de que el conocimiento científico constituye la ascensión hacia el Ser, y establece tres tipos de conocimiento: 1) el conocimiento sensitivo, relativo a los seres materiales y sensibles, en el que los sentidos son primordiales, 2) el conocimiento racional discursivo, que versa sobre el concepto de número y de cantidad, en el que la imaginación juega un rol importante, y 3) el conocimiento racional intuitivo, que trata de los seres carentes de toda materia y de toda cantidad, en el que el entendimiento es importante.

Según la concepción platónica, la ciencia perfecta y verdadera sólo se da en el último grado, o sea, en el conocimiento racional intuitivo, que forma parte del mundo de las Ideas, motivo por el cual no tiene ni materia ni cantidad, ni pueden ser percibidos por los sentidos, ni por la imaginación, ni por la razón discursiva, sino solamente por el entendimiento, el intelecto. En consecuencia, Platón sostuvo que el conocimiento tiene un carácter primordialmente ideal, que no se deriva de la percepción, precisando que nada es digno de ser llamado conocimiento que se derive de los sentidos. El único conocimiento verdadero se refiere a los conceptos. Así "dos y dos son cuatro" es un conocimiento genuino, contrario a la afirmación "la nieve es blanca" que está llena de ambigüedad e inseguridad, que no puede considerarse como verdadera.

EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO, SEGÚN ARISTÓTELES

La filosofía de Aristóteles representa un gran esfuerzo para dar solución al problema del Ser y de la Ciencia, tal como venía planteado desde Heráclito y Parménides. Este problema se complicó con la duplicación del mundo real, por obra de Platón, en un mundo ideal supraceleste y un mundo físico. Aristóteles suprimió el mundo trascendente de las Ideas de Platón y admitió la existencia de sustancias particulares e individuales.

Aristóteles distingue dos tipos de conocimiento: el sensitivo y el intelectivo. El conocimiento sensitivo es la fuente de todos nuestros conocimientos y se caracteriza por su particularidad. Es verdadero, pero no científico, porque está sujeto al movimiento y a la mutación de las cosas, y porque no distingue lo sustancial de los accidental. Tampoco constituye ciencia el conocimiento que solamente llega hasta la opinión, porque carece de necesidad, aun cuando pueda ser base de juicios verdaderos. De modo que el conocimiento científico requiere fijeza, estabilidad y necesidad de los objetos en los cuales se basa su certeza. Sólo puede llegar a constituir ciencia el conocimiento intelectivo. El conocimiento intelectivo es un medio para constituir ciencia. Mediante este tipo de conocimiento se puede producir conceptos universales con los caracteres de fijeza, estabilidad y necesidad.

Aristóteles caracteriza el conocimiento científico de acuerdo con las siguientes propiedades:

1 ) Es un conocimiento de las esencias de las cosas, esto es, trata del carácter permanente e invariable como propiedades del ser,

2) Es un conocimiento de las cosas por sus causas, o sea, no basta saber que una cosa es, sino que hay que saber también qué es y porqué es,

3) Es un conocimiento necesario, es decir, el juicio necesario, que es propio de la ciencia, consiste en saber que una cosa es así y no puede ser de otra manera,

4) Es un conocimiento universal, que quiere decir que lo "universal" no debe entenderse en el sentido abstracto, ni como contrapuesto a lo particular y concreto, sino como equivalente a fijo, inmutable y necesario. De modo que la ciencia es un conocimiento "universal", o sea, fijo, estable, necesario y cierto de las cosas, que llega hasta sus esencias, las expresa en definiciones y las explica por sus causas.

El problema que se propuso estudiar Aristóteles es aquella que plantea la contradicción entre lo individual y contingente, y lo universal como saber verdadero. Como se sabe la sustancia material es contingente, móvil y fluyente, lo cual es objeto de la creencia u opinión. En ese sentido, el problema que intentó resolver Aristóteles fue el siguiente: ¿Cómo es posible un conocimiento científico, caracterizado por ser necesario, universal y cierto, que trata sobre objetos esencialmente contingentes, inestables y mudables?

De esa manera, Aristóteles no buscó la razón de la necesidad y de la universalidad de las cosas en un mundo de Ideas separados, como Platón, sino dentro de las cosas mismas. Y siendo esas cosa materiales contingentes y mudables, tampoco aspira a una necesidad ontológica absoluta, por razón de los objetos en sí mismos, sino a la necesidad lógica, relativa, pero suficiente, basada en nuestro modo de conocerlos, y que es la única posible tratándose de cosas que no son necesarias antológicamente. Por ese motivo, Aristóteles reconoció que no puede exigirse el mismo grado de necesidad, de certeza y exactitud en todas las materias científicas. Por ejemplo, la Física y la Ética no pueden aspirar a la misma certeza que las Matemáticas.

En consecuencia, Aristóteles conservó el concepto platónico de la ciencia como conocimiento fijo, estable y necesario; pero buscó la necesidad de los conceptos universales no en un orden ontológico ficticio, como Platón, sino en el orden lógico, aunque siempre en estrecha conexión con el ontológico. En ese sentido, para Aristóteles, el problema fundamental de la ciencia consistió en dotar los caracteres de fijeza, estabilidad y necesidad a los objetos particulares materiales y móviles del mundo físico, mediante el ordenamiento lógico.

En ese sentido, según Aristóteles, la experiencia constituyó el punto de partida del conocimiento. No admitió la naturaleza innata de las Ideas, ni la reminiscencia, Afirmando que un ciego de nacimiento carece de conocimiento sobre los colores. De modo que todo conocimiento tiene su punto de partida en la experiencia sensible.

En suma, el pensamiento aristotélico supone que el concepto universal no es una construcción apriorística de la razón pura, sino un producto elaborado por el entendimiento, con la mínima colaboración de la experiencia sensible. Su valor es lógico, pero está basado en la realidad física, de donde se ha originado por medio del procedimiento de la abstracción inductiva o iluminativa del entendimiento.

La filosofía de Aristóteles presenta un aspecto distinto, se dirige preferentemente al conocimiento científico y a su objeto: El ser., en el centro de sus filosofía notamos una ciencia universal del ser.

De esto podemos señalar que si bien la filosofía socrático-platónica se caracteriza como una concepción del espíritu, Aristóteles se presenta ante todo como una concepción del universo.

Descartes, Spinoza y Leibniz, apuntan a la misma dirección, hacia el conocimiento del mundo objetivo, la filosofía se presenta de un modo expreso como una concepción del universo.

EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO, SEGÚN KANT

Kant admite que todo conocimiento comienza con la experiencia. Pero indica a la vez que no todo ello procede de la experiencia. O sea, las cosas no pueden ser objeto del conocimiento humano, en forma directa; mas, sì podrían serlo en la medida que se sometan a ciertas condiciones a priori del conocimiento, puestas por el sujeto.

Según el pensamiento kantiano, si se supone que el espíritu humano es puramente pasivo en relación al conocimiento, no se podría explicar el conocimiento a priori, que sin duda el hombre posee. Entonces se admite que el espíritu es activo. Se advierte que esa actividad no significa que el pensamiento humano tiene la capacidad de crear cosas a partir de la nada. Significa más bien que el pensamiento impone al material último de la experiencia sus propias formas cognoscitivas, determinadas por la estructura de la sensibilidad y del entendimiento humano, y que las cosas no pueden ser conocidas si no es por medio de esas formas (Copleston, 1969, 1981; Vol. 6, pág. 218).

Kant afirmó que el único medio por el cual el conocimiento humano puede relacionarse inmediatamente con los objetos es la intuición. Y la intuición humana no puede ocurrir sino está presente un objeto. Sólo el intelecto divino es intuitivo y arquetípico, en el sentido de que es capaz de crear objetos, sin la presencia de ellos. En cambio, la intuición humana presupone un objeto; es decir, el sujeto humano tiene que ser afectado de algún modo por el objeto. La capacidad de recibir representaciones de los objetos mediante la afección por los mismos se llama "sensibilidad". Por medio de la sensibilidad se siente la presencia de los objetos, la cual activa las intuiciones del sujeto.

En ese sentido, Kant está de acuerdo con los empiristas en que el conocimiento humano de objetos requiere sensaciones. O sea, el espíritu necesita ser puesto en contacto con las cosas a través de la afección de los sentidos. Kant presupone como obvio que los sentidos son afectados por cosas externas, y el efecto se llama "sensación". Esta es una representación subjetiva, pero no causada por el sujeto. Sin embargo, Kant aclara que la intuición sensible no se puede reducir simplemente a afecciones a posteriori de los sentidos por las cosas. De modo que Kant crea el concepto de "apariencia", para referir al objeto de una intuición empírica sensible, y en esa "apariencia" se distinguen dos elementos: la materia y la forma. La materia es el elemento que corresponde a la sensación empírica, mientras que la forma viene a ser el elemento activo generado por el sujeto, mediante el cual se permite que la multiplicidad de la apariencia se disponga según ciertas relaciones proporcionadas por el sujeto.

Copleston comenta sobre las diferencias entre la forma y la materia de la apariencia, en los siguientes términos: la forma, como distinta de la materia, no puede ser ella misma sensación si es que la materia se describe como lo correspondiente a la sensación. Por lo tanto, mientras que la materia está dada a posteriori, la forma tiene que caer de la parte del sujeto; o sea, tiene que ser a priori, una forma a priori de la sensibilidad, perteneciente a la estructura misma de la sensibilidad y constitutiva de una condición necesaria de toda intuición sensible (Copleston, 1969, 1981; Vol. 6, pág. 228).

Basado en las ideas expuestas, se puede afirmar que el aspecto central que discutieron esos filósofos, fue explicar el carácter racional del conocimiento verdadero, considerando lo racional como criterio importante para justificar la verdad del conocimiento humano. Sin embargo, cabe aclarar que ese estudio del conocimiento aun se halla en el dominio de la tarea general de la gnoseología, y que, en rigor, todavía no es epistemológico. Sin ánimos de hacer una historia de la epistemología, que no corresponde hacerlo aquí, se dirá sucintamente que la actitud sistemática y rigurosa en el análisis filosófico de la ciencia nace con la publicación del manifiesto programático titulado "La concepción científica del mundo", propuesta por los defensores del positivismo lógico, agrupados en el autodenominado Círculo de Viena. Los positivistas lógicos enfatizaron su interés en el análisis de las teorías científicas, aplicando los principios y la simbología de la lógica formal, complementándolo con el criterio de la verificación factual de los enunciados científicos. Todo ese procedimiento epistemológico fue la condición sine qua non para justificar la verdad de las proposiciones "realmente" científicas. De modo que el positivismo lógico sugirió que un auténtico y riguroso análisis filosófico de la ciencia debería efectuarse en el "contexto de justificación, relegando a la psicología, o a la sociología, o a la historia, el "contexto de descubrimiento".

Con Kant, revive el tipo platónico, donde la filosofía toma de nuevo el carácter de autorreflexión, de la autoconcepción del espíritu. Presentándose en primer término como teoría del conocimiento o como fundamentación crítica del conocimiento científico, pero no se limita a la esfera teórica, llega a una fundamentación crítica de las demás esferas del valor.

En el análisis histórico sobre la evolución del pensamiento filosófico nos conduce a determinar que existen dos elementos en el concepto esencial de la filosofía: La concepción del yo y la del Universo, estableciéndose entre ellos un antagonismo, presentándose como un movimiento pendular, lo que nos daría como resultado que ambos son importantes, por cuanto la filosofía es ambas cosas.

Se puede entonces definir que la esencia de la filosofía es a la vez una Autorreflexion del espíritu (conducta valorativa, teórica y práctica), y a la vez una aspiración al conocimiento de las últimas conexiones entre las cosas, a una concepción racional del universo.

Hecho este análisis en adelante posicionamos la teoría del conocimiento en el sistema de la filosofía.

Como Autorreflexion del espíritu (conducta valorativa, teórica y práctica), como conducta teórica sobre lo que llamamos ciencia, la filosofía es teoría del conocimiento científico, teoría de la ciencia.

Historia de la teoría del conocimiento:

Como disciplina autónoma aparece en la edad Moderna, como fundador se le debe considerar al Inglés John Locke, con su obra maestra "Ensayo sobre el entendimiento humano", 1690, trata de un modo sistemático las cuestiones de origen, esencia y la certeza del conocimiento humano, otros pensadores como Leibniz planteando una refutación del punto de vista epistemológico defendido por Locke.

Aquí aparecen otros pensadores como: Berkeley, David Hume, entre otros que edificaron nuevos puntos de refutación a lo planteado por Locke. Dentro de ellos aparece Emmanuel Kant, en su obra: "Crítica de la Razón Pura", 1781, al cual se le considera el verdadero fundador de la teoría del conocimiento, trata desde sus punto de vista una fundamentación crítica del conocimiento científico de la naturaleza.

Este método no investiga el origen psicológico, sino la validez lógica del conocimiento, no pregunta cómo surge el conocimiento, sino cómo es posible el conocimiento, sobre qué bases, que supuestos; descansa., a esto se le denomina Criticismo.

Luego de Kant, aparece Fichte, donde a la teoría del conocimiento se le conoce como "teoría de la ciencia", aquí se manifiesta la confusión entre teoría del conocimiento y la metafísica, desbordados en Shelling y Hegel, así también en Schopenhauer y Eduard von Hartmann. Surge una oposición a esta forma metafísica de tratar a la teoría del conocimiento, el Neokantismo se esforzó para trazar una separación entre los problemas epistemológicos y metafísicos, poniendo en primer término los epistemológicos, a tal punto de casi reducir a la filosofía a la teoría del conocimiento.

Originó por ello muchas corrientes epistemológicas contrarias, encontrándonos hoy en día con muchas direcciones epistemológicas, como las que analizados a continuación.

RASGOS FUNDAMENTALES DEL CONOCIMIENTO

El sujeto y el objeto; el conocimiento se presenta como una relación entre los dos miembros, eternamente separados el uno del otro.

El dualismo entre el sujeto y el objeto pertenece a la esencia del conocimiento. La correlación es la relación entre los dos, donde:

  • El sujeto solo es sujeto para un objeto.

  • El objeto solo es objeto para un sujeto.

La función del sujeto consiste en aprehender al objeto.

La función del objeto es ser aprehensible y aprehendido por el sujeto.

Vista desde el sujeto, la aprehensión se presenta como una salida del sujeto de su propia esfera, con una invasión en la esfera del objeto y una captura de las propiedades de éste.

En el sujeto surge una cosa que contiene las propiedades del objeto, llamada "imagen" del objeto.

Visto desde el objeto el conocimiento se presenta como una transferencia de las propiedades del objeto al sujeto, visto así hay un predominio sobre el sujeto, donde el objeto es el determinante y el sujeto el determinado.

Se puede definir entonces al conocimiento como: La determinación del sujeto por el objeto.

Pero lo determinado no el sujeto pura y simplemente, sino tan solo la imagen del objeto en sí (imagen objetiva), es distinta al objeto, de alguna manera se halla entre el sujeto y el objeto. Se constituye así en el instrumento por el cual la conciencia cognoscente aprehende su objeto.

Dividimos los objetos en reales e ideales. Los objetos reales (todo lo que se nos has dado) y los objetos ideales (irreales) meramente pensados (matemática, los números, las figuras geométricas, etc.).

La correlación del sujeto y el objeto solo es irrompible dentro del conocimiento, pero no en si.El sujeto y el objeto no se agotan en su ser el uno para el otro, además tiene un ser en sí.

El objeto deja de ser objeto cuando sale de la correlación, en este caso el sujeto solo deja de ser sujeto cognoscente.

Lo que cambia no es el sujeto, sino el objeto.

En resumen el conocimiento presenta tres elementos principales:

  • Sujeto (esfera psicológica), investiga procesos del pensamiento, prescinde del objeto, pregunta como tiene lugar el conocimiento, pero no si es verdadero.

  • "imagen" (esfera lógica), investiga los entes lógicos como tales, su arquitectura intima y sus relaciones mutuas, o sea la concordancia del pensamiento consigo misma, no con el objeto. Él problema epistemológico se halla también fuera de la esfera lógica.

  • Objeto (esfera ontológica); el ser es objeto de la ontología, pero tampoco puede resolver el problema del conocimiento, pues así como el objeto no puede eliminarse del conocimiento, tampoco puede eliminarse el sujeto. Pues ambos pertenecen al contenido esencial del conocimiento humano.

Dado este problema se funda por tanto una nueva disciplina: Teoría del conocimiento, se reconoce así como una disciplina independiente.

POSIBILIDAD DEL CONOCIMIENTO: ABORDAJE UNIDIMENSIONAL DEL CONOCIMIENTO

1.- EL DOGMATISMO: Posición epistemológica para la cual no existe el problema del conocimiento. Da por supuesto la posibilidad y la realidad del contacto entre el sujeto y el objeto. Esta posición está sustentada en una confianza en la razón humana, todavía no debilitada por ninguna duda.

El dogmático no ve que el conocimiento es por esencia una relación entre un sujeto y un objeto, creyendo por el contrario, que los objetos del conocimiento nos son dados, absolutamente y no meramente, por obra intermediaria del conocimiento. Esto ocurre no solo en la percepción, sino también en el pensamiento.

Las reflexiones epistemológicas no aparecen, en general, entre los presocráticos (jonios, eleáticos, Heráclito, pitagóricos), estos pensadores se hallan animados por una confianza ingenua en la capacidad de la razón humana, vueltos hacia el ser, hacia la naturaleza, no sienten que el conocimiento es un problema.

El Dogmatismo es para Kant la posición que cultiva la metafísica sin haber examinado antes la capacidad de la razón humana para tal cultivo.

De las discusiones epistemológicas de Descartes y Leibniz prueban que no puede hablarse de un dogmatismo general y fundamental, sino de un dogmatismo especial, no es un dogmatismo lógico, sino metafísico.

2.- EL ESCEPTICISMO: Contrario al Dogmatismo surge el escepticismo, por cuanto, el dogmatismo considera la posibilidad de un contacto entre sujeto y el objeto como algo comprensible, el escepticismo lo niega. Según los escépticos el sujeto no puede aprehender el objeto. El conocimiento, en el sentido de una aprehensión real del objeto es imposible, de ahí que no podemos pronunciar ningún juicio, sino abstenernos totalmente de juzgar.

Mientras que el dogmatismo desconoce en cierto modo al sujeto, el escepticismo no ve el objeto, solo se fija en el sujeto, ignora por completo la significación del objeto. Su atención se dirige a los factores subjetivos del conocimiento humano.

Igual que el dogmatismo, el escepticismo puede referirse tanto a la posibilidad del conocimiento en general (escepticismo lógico, llamado absoluto o radical), como a la de un conocimiento determinado.

Su fundador es Pirrón de Elis (360-270), según este pensador no hay conocimiento, significa una negación de las leyes lógicas del pensamiento en especial del principio de contradicción, Pirrón recomienda por lo tanto la abstención de todo juicio.

El escepticismo medio o académico ( Arcesilao, 241; Carneades, 129), no son tan radicales, para ellos es imposible un saber riguroso, no tenemos nunca la certeza de que nuestros juicios concuerden con la realidad, pero si podemos afirmar que parece ser verdadera, que es probable, por lo tanto no hay certeza rigurosa, sino solo probabilidad.

En la filosofía moderna aparecen Montaigne, 1592, como un escepticismo especial;: ético. David Hume, un escepticismo metafísico, Descartes que plantea un escepticismo medio.

En resumen el escepticismo radical o absoluto se anula así mismo, porque afirma que el conocimiento es imposible, expresando por lo tanto un conocimiento, entrando por lo tanto en una contradicción consigo mismo.

Analizando la forma mitigada de escepticismo, de la cual se desprende que no hay una verdad ni certeza, pero si probabilidad, lo cual de nuevo se contradice, el concepto de la probabilidad supone el de la verdad probable, es lo que se acerca a lo verdadero, si se renuncia a la verdad, también debe abandonar el de la probabilidad.

El escepticismo metafísico, llamado positivismo (Auguste Comte, 1798-1857), solo hay un conocimiento y un saber, propio de las ciencias especiales, pero no un conocimiento y un saber filosófico-metafísico.

Par el escepticismo religioso, llamado agnosciticismo (Herbert Spencer, 1820-1903), afirma la incognoscibilidad de lo absoluto., la que debería de conservarse es la "escepticismo ético", conocido como Relativismo.

3.- EL SUBJETIVISMO Y EL RELATIVISMO: Según éstos, hay una verdad, pero esta verdad tiene una validez limitada, no hay ninguna verdad universal válida.

3.1 El Subjetivismo: Limita la validez de la verdad del sujeto que conoce y juzga, puede ser tanto individual o el individuo humano, como el sujeto general o el género humano.

3.2 El relativismo: No hay una verdad absoluta, ninguna verdad es universalmente válida, toda verdad es relativa, tiene solo una validez limitada, el relativismo subraya la dependencia de todo conocimiento humano respecto a factores externos, considera a la influencia del medio y del tiempo, la pertenencia a un determinado círculo cultural y los factores determinantes contenidos en él.

Los representantes clásicos del subjetivismo son los Sofistas, su tesis fundamental está expresa en el principio de Protágoras (s, V a.de J.C.)" El hombre es la medida de todas las cosas", está formulado en el sentido de un subjetivismo individual, el subjetivismo general es idéntico al Psicologismo.

En cuanto al relativismo, Oswald Spengler lo ha defendido en su decadencia de Occidente, señalando que: Sólo hay verdades en relación a una humanidad determinada", el círculo de validez de las verdades coincide con el círculo cultural y temporal de que proceden sus defensores (ejemplo: las verdades filosóficas, matemática, de las Ciencias Naturales, son válidas solamente para el circulo a la pertenecen.

El subjetivismo y el relativismo incurren en una contradicción igual al del escepticismo, porque ellos juzgan que no hay ninguna verdad universalmente válida, por cuanto una verdad que no sea universalmente válida representa un sinsentido; la verdad significa la concordancia del juicio con la realidad objetiva.

Se concluye entonces que ambos son escepticismo, por cuanto quien mantenga el concepto de la verdad y afirme que no hay ninguna verdad universalmente válida, se contradice, pues, a sí mismo, ya que niegan la verdad, de manera indirecta atacando su validez universal.

Cuando el subjetivismo enuncia el juicio: "Toda verdad es subjetiva", no piensa ciertamente "Solo es válido para mí", para los demás no tiene validez.

De la misma forma ocurre con el relativismo, cuando sienta la tesis que toda verdad es relativa, está convencido que la tesis reproduce una situación objetiva y es, por lo tanto válida para todos.

4.- EL PRAGMATISMO:Parte de una determinada concepción del ser humano. El Hombre no es en primer término un ser teórico o pensante, sino un ser practico, un ser de voluntad y acción.

Su intelecto está íntegramente al servicio de sus voluntad y de su acción, el intelecto es dado al hombre, no para investigar y conocer la verdad, sino para poder orientarse en la realidad.

Según esta concepción "la voluntad humana es libre", es verdadero porque resulta útil y provechoso para la vida humana y en particular para la vida social.

Su fundador el filosofo Williiam James ( 1910), así como el Inglés Schiller ( humanismo), Friedrich Niettzsche ( 1900), de sus concepción naturalista y voluntaria del ser humano"La verdad no es un valor teórico, sino tan solo una expresión para designar la utilidad, para designar aquella función del juicio que conserva la vida y sirve a la voluntad de poderío"

Vaihinger, se apropia de la concepción de Niestzsche, que señala que el hombre es en primer término un ser activo. El intelecto no le ha sido dado para conocer la verdad, sino para obrar.La experiencia nos revela que una verdad puede obrar nocivamente.

Nietzsche y de Vaihinger que distinguen entre " lo verdadero y lo útil", conservan el concepto de la verdad en el sentido de la concordancia entre el pensamiento y el ser, en su opinión no alcanzamos nunca esta concordancia; no hay ningún juicio verdadero.

El error fundamental del pragmatismo consiste en no ver la esfera lógica, en desconocer el valor propio, la autonomía del pensamiento humano. El pensamiento y el conocimiento están ciertamente en la más estrecha conexión con la vida, porque están insertos en la totalidad de la vida psíquica humana.

5.- EL CRITICISMO: El subjetivismo, el relativismo y el pragmatismo, son en el fondo escepticismo, son la antítesis del dogmatismo; existiendo una tercera posición para resolver la antítesis en una síntesis., llamada CRITICISMO, esta posición comparte con el Dogmatismo la fundamental confianza en la razón humana, está convencido que es posible el conocimiento, de que hay una verdad, une a la confianza en el conocimiento humano en general la desconfianza hacia todo conocimiento determinado. Examina todas las afirmaciones de la razón humana y no acepta nada despreocupadamente, siempre pregunta por los motivos y pide cuentas a la razón humana.

Su conducta no es dogmática ni escéptica, Sino reflexiva y crítica, siendo intermedio entre lo temeroso del dogmatismo y la desesperación escéptica.

Entre los pensadores tenemos a: Platón y Aristóteles, entre los estoicos Descartes y Leibniz, así también Locke y Hume, teniendo s u fundador a Emmanuel Kant, llegando a esta postura luego de pasar por el dogmatismo y el escepticismo.

Es el método de filosofar que consiste en investigar las fuentes de las propias afirmaciones y objeciones y las razones en que las mismas descansan, es un método que da la esperanza de llegar a la certeza.

Admitir el criticismo general no significa otra cosa, en conclusión que reconocer la teoría del conocimiento como una disciplina filosófico independiente y fundamental.

El origen del conocimiento: La cuestión del origen del conocimiento puede tener dos sentidos:

  • Sentido Psicológico; ¿Como tiene lugar psicológicamente el conocimiento el sujeto pensante? Si vemos en el pensamiento humano en la razón la única base del conocimiento; estamos convencidos de la especificidad y autonomía psicológicas de los procesos del pensamiento.

  • Sentido Lógico; ¿Cuáles son sus base lógicas? Aquel que funda todo conocimiento en la experiencia, negando la autonomía del pensamiento, incluso el sentido psicológico.

Por lo tanto es necesario analizar los siguientes postulados, desde el punto del sentido psicológico y del sentido lógico:

1. EL RACIONALISMO: :(del latín, ratio, razón) es una corriente filosófica que apareció en Francia en el siglo XVII, formulada por René Descartes, que se opone al empirismo y que es el sistema de pensamiento que acentúa el papel de la razón en la adquisición del conocimiento, en contraste con el empirismo, que resalta el papel de la experiencia sobre todo el sentido de la percepción.

Según él, un conocimiento sólo merece, en realidad, este nombre cuando es lógicamente necesario y universalmente válido. Cuando nuestra razón juzga que una cosa tiene que ser así y que no puede ser de otro modo; que tiene que ser así, por tanto, siempre y en todas partes, entonces y sólo entonces nos encontramos ante un verdadero conocimiento, en opinión del racionalismo Un conocimiento semejante se nos presenta, por ejemplo, cuando formularnos el juicio "el todo es mayor que la parte" o "todos los cuerpos son extensos". En ambos casos vemos con evidencia que tiene que ser así y que la razón se contradiría a sí misma si quisiera sostener lo contrario. Y porque tiene que ser así, es también siempre y en todas partes así. Estos juicios poseen, pues, una necesidad lógica y una validez universal rigurosa.

La forma más antigua del racionalismo se encuentra en Platón. Éste se halla convencido de que todo verdadero saber se distingue por las notas de la necesidad lógica y la validez universal. Ahora bien, el mundo de la experiencia se encuentra en un continuo cambio y mudanza. Consiguientemente, no puede procurarnos un verdadero saber. Con los eleáticos, Platón está profundamente penetrado de la idea de que los sentidos no pueden conducirnos nunca a un verdadero saber.

Este mundo no es meramente un orden lógico, sino a la vez un orden metafísico, un reino de esencias ideales metafísicas. Este reino se halla, en primer término, en relación con la realidad empírica. Las Ideas son los modelos de las cosas empíricas, las cuales deben su manera de ser, su peculiar esencia, a su "participación" en las Ideas. Pero el mundo de las Ideas se halla, en segundo lugar, en relación con la conciencia cognoscente. No sólo las cosas, también los conceptos por medio de los cuales conocemos las cosas son copias de las Ideas, proceden del mundo de las Ideas. Pero, ¿cómo es esto posible? Platón responde con su teoría de la anamnesis. Esta teoría dice que todo conocimiento es una reminiscencia. El alma ha contemplado

Mucha mayor importancia alcanzó otra forma del racionalismo en la Edad Moderna. La encontramos en el fundador de la filosofía moderna, Descartes, y en su continuador, Leibniz. Es la teoría de las ideas innatas (ideae innatae), cuyas primeras huellas descubrimos ya en la última época del Pórtico (Cicerón) y que había de representar un papel tan importante en la Edad Moderna. Según ella, nos son innatos cierto número de conceptos, justamente los más importantes, los conceptos fundamentales del conocimiento. Estos conceptos no proceden de la experiencia, sino que representan un patrimonio originario de la razón. Según Descartes tratase de conceptos más o menos acabados. Leibniz es de opinión que sólo existen en nosotros en germen, potencialmente. Según él, hay ideas innatas en cuanto que es innata a nuestro espíritu la facultad de formar ciertos conceptos independientemente de la experiencia. Leibniz completa el axioma escolástico nihil est in intellectu quod prius non fuerit in sensu con la importante adición nisi intellectus ipse. Se puede designar esta forma de racionalismo con el nombre de racionalismo inmanente en oposición al teológico y al trascendente.

El racionalismo ha aparecido de distintas formas desde las primeras etapas de la filosofía occidental, pero se identifica ante todo con la tradición que proviene del filósofo y científico francés del siglo XVII René Descartes, quien creía que la geometría la representaba el ideal de todas las ciencias y también de la filosofía. Mantenía que sólo por medio de la razón se podían descubrir ciertas verdades universales, evidentes en sí, de las que es posible deducir el resto de contenidos de la filosofía y de las ciencias. Manifestaba que estas verdades evidentes en sí eran innatas, no derivadas de la experiencia. Este tipo de racionalismo fue desarrollado por otros filósofos europeos, como el holandés Baruch Spinoza y el pensador y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz. Se opusieron a ella los empiristas británicos, como John Locke y David Hume, que creían que todas las ideas procedían de los sentidos.

Cuatro formas de racionalismo:

  • Racionalismo epistemológico o gnoseológico, doctrina para el cual el único órgano adecuado o completo del conocimiento es la razón de modo que ella es la fuente de todo conocimiento verdadero, se opone al empirismo que considera como única fuente a la experiencia.

  • Racionalismo Metafísico que afirma que la realidad es, en último término, de carácter racional. En su acepción más general, este término refiere a todos aquellos sistemas filosóficos que consideran que la realidad está gobernada por un principio inteligible, accesible al pensamiento y susceptible de evidencia racional, o bien identificable con el pensamiento mismo. Según esto podríamos hablar de "racionalismo platónico", puesto que la realidad para él se halla ordenada de acuerdo con un modelo ideal, accesible a la razón mediante la dialéctica y proporcionado por el mundo inteligible o mundo de las ideas; o de "racionalismo hegeliano", donde la realidad coincide en último extremo con la autorrealización de la razón o espíritu; frente a este racionalismo metafísico se coloca el irracionalismo o el voluntarismo metafísico.

  • Racionalismo Psicológico, que es la teoría según la cual la razón equiparada con el pensar o la facultad pensante, es superior a la emoción y a la voluntad; este racionalismo se suele oponer al voluntarismo psicológico y al emotivismo y se identifica a veces con el intelectualismo.

  • Racionalismo religioso, cuando por exigencias racionales se ha rechazado la posibilidad de cualquier revelación de la divinidad o se ha dado una interpretación puramente racional a fenómenos considerados milagrosos o a personas consideradas sobrenaturales.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Epistemologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda