Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El análisis de contenido como herramienta de la investigación social cualitativa




  1. Resumen
  2. Introducción
  3. El Análisis de Contenido
  4. Utilidad
  5. El Desarrollo de la Técnica del Análisis de Contenido
  6. Universo
  7. El muestreo
  8. Las unidades de análisis
  9. Categorización
  10. La Codificación
  11. Interpretación o teorización
  12. El Análisis de Contenido y la Investigación Cualitativa en el Contexto del Servicio Comunitario Estudiantil
  13. Referencias bibliográficas
  14. Anexos

ABSTRACT

Within this new context linking both university and community, the Higher Education Student Community Service Law (2005) exposes that university centers are to attain goals through cooperation and participatory citizenship, by means of action research and projects for community social development. Due to this, nowadays, teachers and student need to train themselves in order to handle qualitative research methodology and tools. There are several different qualitative research models which share some data collection and analysis procedures, such as: Content Analysis. The goal of this documentary study focuses on describing content analysis technique as a research tool that can and must be used by teachers and students through community projects so as to organize and interpret data collected in their work as researchers and social actors. The theoretical framework has to do with these three thematic axis: (a) the analysis of content, its definition and purpose; (b) content analysis technique development and (c) the relationship between content analysis and qualitative research in student social community context. In conclusion, content analysis is an analysis design, strategy or technique which allows the information to be sub-divided into units, categories and sub-categories so as to quantify data from any given document: interviews, videos, audio, observations, written documents, among others. This is a widely used tool by qualitative researchers belonging to social areas as etnographers, social workers and psychologists. Similarly, university teachers and students should make use of it for objetive data processing derived from action research for the development of leading student community service projects.

Descriptors: Content analysis, Qualitative research, Social qualitative research analysis techniques, Qualitative research and student community service.

RESUMEN

Dentro del nuevo contexto de vinculación universidad-comunidad contemplado en la Ley de Servicio Comunitario del estudiante de Educación Superior (2005), que impulsa a los centros universitarios al logro de objetivos altruistas, de cooperación y participación ciudadana, mediante la investigación acción y aplicación de proyectos de desarrollo social en sus comunidades, surge la necesidad de formación, de docentes y alumnos, en el manejo de la metodología de la investigación cualitativa. Existen diversos modelos dentro del enfoque cualitativo, pero tienen en común algunas técnicas de recolección de datos y de análisis, como es el análisis de contenido. El objetivo de este estudio documental es describir la técnica del análisis de contenido como una herramienta de investigación que puede y debe ser utilizada por los docentes y estudiantes en los proyectos comunitarios, para organizar e interpretar los datos obtenidos en su quehacer de investigadores y actores sociales. El desarrollo teórico versa sobre tres ejes temáticos: (a) el análisis de contenido, su definición y utilidad, (b) el desarrollo de la técnica del análisis de contenido y (c) la relación del análisis de contenido con la investigación cualitativa en el contexto del Servicio Comunitario estudiantil. Se concluye que el análisis de contenido, es un diseño, estrategia o técnica de análisis que permite descomponer la información en unidades, categorías y subcategorías para cuantificar los datos de cualquier documento ya sea obtenido mediante entrevistas, videos, audio, observaciones, escritos, entre otros. Es una herramienta usada ampliamente por investigadores cualitativos del área social, como etnógrafos, trabajadores sociales y psicólogos; y que también los docentes y estudiantes universitarios deberán emplear en el procesamiento objetivo de los datos derivados de la investigación acción para el desarrollo de los proyectos directrices del servicio comunitario estudiantil.

Descriptores: Análisis de contenido. Análisis cualitativo. Técnicas de análisis en la investigación social cualitativa. Investigación cualitativa y el servicio comunitario estudiantil.

INTRODUCCIÓN

En la investigación cualitativa, son los mismos actores sociales quienes reconstruyen los eventos de estudio y los interpretan dentro de un esquema de ideas que intenta comprender el fenómeno en un contexto social determinado. Para obtener los datos de interés el investigador realiza preguntas y se formula hipótesis que va refinando en el proceso investigativo, mediante el análisis de las respuestas y la teoría subyacente. La dinámica de este tipo de estudios, donde los hechos y su interpretación guían la reconstrucción o comprensión del fenómeno social, requiere por parte de los investigadores el desarrollo ciertas habilidades, como las cognitivas para el análisis de los datos recolectados en el campo..

La investigación social cualitativa, cobra singular importancia en el contexto venezolano actual por la demanda de la vinculación de las universidades con las comunidades, según lo contempla la Ley de Servicio Comunitario del estudiante de Educación Superior (2005). En dicha norma se insta a los centros universitarios al logro de objetivos altruistas, de cooperación y participación ciudadana, mediante la investigación acción y aplicación de proyectos de desarrollo social en sus comunidades. Para conseguir esto debe generarse un proceso formativo en el manejo de la metodología de la investigación cualitativa, tanto en docentes como en los alumnos.

Por ello se describirá a continuación la técnica del análisis de contenido como una herramienta de investigación que puede y debe ser utilizada por los docentes y estudiantes en los proyectos comunitarios, para organizar e interpretar los datos obtenidos en su quehacer de investigadores y actores sociales. El desarrollo teórico versa sobre tres ejes temáticos: (a) el análisis de contenido, su definición y utilidad, (b) el desarrollo de la técnica del análisis de contenido y (c) la relación del análisis de contenido con la investigación cualitativa en el contexto del Servicio Comunitario estudiantil.

El Análisis de Contenido

Definición

Analizar es descomponer un todo, fenómeno, problema o texto en sus partes componentes con la intención de comprenderlo. Una forma de clasificar el análisis es de tipo estructural o funcional. En el primero, el interés se centra en las partes, mientras que en el segundo, en las funciones de dichas partes y sus relaciones. El proceso "...se complementa con la síntesis, (...) que consiste en la composición ordenada de los diferentes elementos de un todo (Ríos Cabrera, 2001, p.168).

Una forma de analizar la estructura de un documento es mediante el análisis de contenido. Comúnmente, analizamos el contenido de la información que vemos, oímos o percibimos, y le ponemos "etiquetas", calificativos que encasillan nuestras ideas en categorías de bueno o malo, justo e injusto, moderno o "snob". Por ejemplo, al ver una película, emitimos opiniones "sobre su contenido" y juzgamos el guión, la fotografía, las actuaciones, etc. Dentro de la investigación científica, el análisis de contenido se define como "una técnica para cuantificar datos secundarios: consiste básicamente en el aislamiento y recuento de unidades e indicadores de los fenómenos en que estamos interesados" (Forcese, 1973, citado por Sierra Bravo, 1985, p.288).

Según la definición clásica de Berelson (1971, citado por Hernández, Fernández y Baptista, 2003), "el análisis de contenido es una técnica para estudiar y analizar la comunicación de una manera objetiva, sistemática y cuantitativa" (p.412). Sierra Bravo (1985) explica, que el análisis es: objetivo, porque los procedimientos pueden ser reproducidos por otros investigadores, siendo susceptibles de verificación; es sistemático, ya que el análisis exige la sujeción a una pauta objetiva determinada que abarque todo el contenido a observar; y es cuantitativo, porque se pueden cifrar numéricamente los resultados del análisis. Por ello, el análisis de contenido es "…equivalente en el estudio de documentos a la investigación por encuesta y sus resultados se condensan, como en ésta, en tablas numéricas" (Bailey, 1978, citado por Sierra Bravo, 1985, p. 288).

Según Sierra Bravo (ob.cit.), el objeto del análisis de contenido, es el contenido expreso de la comunicación, en el texto de que se trate. Sin embargo, el análisis no pretende quedarse con el contenido manifiesto, sino "… inferir de él consecuencias relevantes de naturaleza psicológica, sociológica, política, histórica, etc. Sobre el origen, destino y aspecto de los mensajes" (p. 288). También, Krippendorff (1980, citado por Hernández, Fernández y Baptista, 2003), relaciona el análisis con el significado de los datos dentro de un contexto, cuando lo define como "una técnica de investigación para hacer inferencias válidas y confiables de datos respecto a su contexto" (p.412).

El análisis de contenido se efectúa por medio de la codificación, que es "el proceso en virtud del cual las características relevantes del contenido de un mensaje se transforman a unidades que permitan su descripción y análisis precisos" (Hernández, Fernández y Baptista, 2003, p.413).

Utilidad

En las sociedades desarrolladas y masificadas modernas, la escritura y los medios de comunicación ocupan una posición cada vez más destacada y predominante. En estos medios se recogen y reflejan la vida de las sociedades modernas y los valores, patrones culturales y actitudes ante los problemas del hombre y la sociedad vigentes en cada momento. Las sociedades modernas reflejan y registran su vida, valores, cultura, y actitudes ante los problemas humanos mediante la escritura y los medios de comunicación, por ello "… su contenido constituye un material indispensable para el conocimiento de estas sociedades" (Sierra Bravo,1985, p.288). El análisis de estos contenidos comunicacionales, es de suma importancia para la investigación social.

Tal como señalan Hernández, Fernández y Baptista (2003), el análisis de contenido resulta una técnica muy útil para analizar los procesos de comunicación en muy diversos contextos sociales:

… puede aplicarse virtualmente a cualquier forma de comunicación (programas televisivos o radiofónicos, artículos en prensa, libros, poemas, conversaciones, pinturas, discursos, cartas, melodías, reglamentos, etc. Por ejemplo es útil para analizar la personalidad de alguien, evaluando sus escritos; conocer las actitudes de un grupo de personas mediante el análisis de sus expresiones verbales o escritas; indagar sobre las preocupaciones de un pintor o un músico estudiando su trabajo o material; compenetrarse con los valores de una cultura; o averiguar las intenciones de un publicista o propagandista (p.412)

Además, Hernández, Fernández y Baptista, (ob.cit, p.412), señalan varios usos del análisis de contenido de los citados por Berelson, 1971, a los cuales añaden varios ejemplos:

  • 1. Describir tendencias en el contenido de la comunicación. Ej. Para ver si varias telenovelas difieren entre sí en cuanto a su carga de contenido sexual.

  • 2. Develar diferencias en el contenido de la comunicación (entre personas, grupos, instituciones, países). Ej. Para conocer las diferencias ideológicas entre varios periódicos (en términos generales o en referencia a un tema particular).

  • 3. Comparar mensajes, niveles y medios de comunicación. Ej. Para comparar estrategias propagandísticas de partidos políticos

  • 4. Auditar el contenido de la comunicación y compararlo contra estándares u objetivos. Ej. Para conocer y comparar la posición de diversos presidentes latinoamericanos en cuanto al problema de la deuda externa

  • 5. Construir y aplicar estándares de comunicación (políticas, normas, etc.)

  • 6. Exponer técnicas publicitarias y de propaganda. Ej. Para analizar la evolución de estrategias publicitarias a través de algún medio respecto a un producto.

  • 7. Medir la claridad de mensajes.

  • 8. Descubrir estilos de comunicación. Ej. Para comparar estilos de escritores que se señalan como parte de una misma corriente literaria.

  • 9. Identificar intenciones, apelaciones y características de comunicadores.

  • 10. Descifrar mensajes ocultos y otras aplicaciones a la inteligencia militar y a la seguridad política.

  • 11. Revelar "centros" de interés y atención para una persona, un grupo o una comunidad

  • 12. Determinar el estado psicológico de personas o grupos. Ej, Para contrastar, a través de sus escritos, a diferentes grupos que asisten a psicoterapia.

  • 13. Obtener indicios del desarrollo verbal (por ejemplo, en la escuela, como resultado de la capacitación, el aprendizaje de conceptos). Ej. Comparar el vocabulario aprendido por pequeños que se exponen más al uso de la computadora en relación con niños que la utilizan menos.

  • 14. Anticipar respuestas a comunicaciones.

  • 15. Reflejar actitudes, valores y creencias de personas, grupos o comunidades.

  • 16. Cerrar preguntas abiertas.

Dentro del contexto educativo, todos los ejemplos mencionados pueden ser aplicados en el procesamiento de información cualitativa dentro del proceso de investigación científica.

El Desarrollo de la Técnica del Análisis de Contenido

El análisis de contenido es una modalidad especial de la aplicación del método científico en las ciencias sociales, por lo tanto, sus operaciones son fundamentalmente las indicadas en ese tipo de investigaciones. Se destacan, por sus particularidades: "el muestreo, la determinación de unidades de análisis, la elección de categorías y la confección del cuadro de recogida de datos" (Sierra Bravo, 1985, p.289).

Hernández, Fernández y Baptista, (2003, p.422), mencionan los siguientes pasos para llevar a cabo el análisis de contenido:

  • 1. Definir con precisión el universo y extraer una muestra representativa.

  • 2. Establecer y definir las unidades de análisis.

  • 3. Establecer y definir las categorías y subcategorías que presenten las variables de la investigación.

  • 4. Seleccionar los codificadores.

  • 5. Elaborar las hojas de codificación.

  • 6. Proporcionar entrenamiento de codificadores.

  • 7. Calcular la confiabilidad de los codificadores.

  • 8. Efectuar la codificación

  • 9. Vaciar los datos en las hojas de codificación y obtener totales para cada categoría

  • 10. Realizar los análisis estadísticos apropiados.

Universo

Hernández, Fernández y Baptista, (2003), plantean que para realizar el análisis de contenido, el universo de estudio "…debe delimitarse con precisión" (p.414). El concepto de universo, es el mismo de población dentro del enfoque cuantitativo, son el conjunto de todos los datos que concuerdan con determinadas especificaciones" (p.304). Puede una obra escrita, un texto, un discurso, las emisiones de radio durante un mes, programas de televisión, etc. El universo corresponde a los documentos que serán observados y analizados.

El muestreo

La selección de una muestra para efectuar el análisis de contenido, es indispensable en la práctica por la multiplicidad frecuente de unidades documentales a observar. "La particularidad que presenta el muestreo en este caso es que aquí no se refiere a personas, sino a fuentes documentales, números o espacios de periódicos y de revistas, ejemplares de libros, emisiones de radio y TV, etc." (Sierra Bravo, 1985, p. 289).

Los tipos de muestreo que menciona Sierra Bravo (1985) son los siguientes:

  • 1. De fuentes: elección entre distintos títulos de periódicos, revistas, libros, etc.

  • 2. De fechas: muestreo entre los números de cada fuente. En este muestreo de números o el de emisiones, hay que considerar que dado el carácter periódico de las fuentes documentales, la muestra generalmente no será homogénea y presentará diferencias según los meses, años, estaciones, semanas y los días de la semana. Se propone en este caso adoptar un sistema rotario que permita el cambio de fechas.

  • 3. De espacios: dentro de un mismo documento, se pueden distinguir espacios iguales, numerarlos y sortear entre ellos.

Las unidades de análisis

Para Sierra Bravo (1985), "... son modalidades especiales y particularizadas de las unidades de observación" (p. 290). Son unidades de significado, son "bloques de construcción en un esquema de categorías" (Grinnell, 1997, citado por Hernández, Fernández y Baptista, 2003, p. 587)

Dicho autor caracteriza las unidades de análisis en tres modalidades: las unidades de contexto, las de registro y las reglas de enumeración:

Las unidades de contexto. Están formadas por las partes o segmentos de contenido de los documentos necesarios para comprender el significado de las unidades de registro. Puede ser el ámbito, espacio de texto entre dos puntos y seguido consecutivos, el párrafo, el parágrafo, el capítulo, el documento entero.

La unidad de registro. Es la unidad de significación que se busca en el texto, se extrae del mismo y se codifica. Sus modalidades pueden ser también muy diversas, tales como palabras, temas o afirmaciones sobre algo, asuntos generales tratados, personajes que intervienen en el mensaje, los sucesos o acontecimientos que se narran en él, o el documento mismo como un todo.

Las reglas de enumeración. Son varias las maneras de contar las unidades de registro, por lo que se deben seguir reglas de enumeración para precisar dicha forma de recuento, como:

  • 1. la frecuencia o el número de veces que se repite la unidad de registro en la unidad del contexto ( la más común de todas)

  • 2. la simple presencia o ausencia de la unidad de registro

  • 3. la gradación de intensidad de significación de la comunicación

  • 4. el orden de aparición de las unidades de registro

  • 5. la co-ocurrencia o presencia simultánea de dichas unidades

Uno de los análisis de contenido más simple y empleados, es el que versa sobre los temas o asuntos. Por ejemplo, es frecuente analizar los contenidos de la prensa, emisiones de radio y TV, clasificando este contenido según la importancia concedida y la extensión que ocupan en estos medios informativos, cada clase de asuntos tratados: políticos, religiosos, educativos, artísticos, musicales, deportivos, etc. En este caso las unidades de análisis suelen ser el artículo, la noticia, el comentario completo.

También es corriente establecer una lista de palabras clave en una ideología, y sus contrarias como base de referencia y comparación y luego contar las frecuencias con que se encuentran en los documentos estudiados. Una forma de análisis mixto, es establecer un conjunto de proposiciones características de una actitud, doctrina, ideología, partido, etc., y revisar las ideas expuestas en el documento expresando numéricamente la frecuencia de acuerdo o de desacuerdo con ellas. En este caso las unidades de análisis son generalmente los párrafos.

Se puede igualmente analizar un texto fijándose en el tipo de aserciones empleadas por el autor preferentemente: activas o pasivas, referentes al pasado, al presente o al futuro; relativas al autor o a otras personas. En este caso las unidades de análisis son las oraciones.

Hernández, Fernández y Baptista (2003, p. 586), presentan algunos ejemplos de análisis de contenido:

En textos: palabras, líneas, párrafos, intervenciones de sujetos, páginas, cambios de tema, todo el texto. En grabaciones de audio o video (aunque hayan sido transcritas a texto): palabras o expresiones, intervenciones de sujetos, cambios de tema, períodos, sesión completa. En Biografías: día, mes, año, período, pasaje de vida; cambios de tema; actos conocidos. En música: línea de canción, estrofa, canción completa, obra. En otros documentos: diagramas, mapas, fotografías, artefactos (pinturas, esculturas, prendas)

Categorización

Sierra Bravo (1985), explica que "en la investigación social, se llaman categorías a cada uno de los elementos o dimensiones que comprende una variable cualitativa"(p.291). Las categorías representan unos elementos más concretos, definidos y singulares que las variables empíricas o indicadores. De acuerdo con esta noción, en el análisis de contenido se llaman categorías a cada uno de los elementos o dimensiones últimos y más simples de las variables investigadas, que van a servir para clasificar o agrupar según ellas las unidades de análisis del texto.

El proceso de extraer de un texto sus dimensiones se denomina categorización. Según Martínez (1991), la categorización debe iniciar familiarizándose con el contenido, revisar, oír, ver, los relatos, grabaciones o videos, reflexionar sobre los mismos en función de su contexto; es decir, realizar una inmersión inicial o protocolar de los datos, para asegurar un buen proceso analítico. En segundo lugar, la forma práctica de hacer dicho proceso consiste en "… transcribir las entrevistas, grabaciones, y descripciones en los dos tercios derechos de las páginas dejando el tercio izquierdo para la categorización, recategorización y anotaciones especiales" (p. 78). Dado que muchas categorías que tienen el mismo nombre no serán idénticas, sino que tendrán propiedades y atributos diferentes se les asignarán subcategorías o propiedades descriptivas (definiciones)

La Codificación

Dicho proceso, consiste en asignar cada unidad de análisis a una o más categorías. "El producto de la codificación son frecuencias de categorías. Se cuenta cuantas veces se repite cada categoría o subcategoría (cuantas unidades de análisis entraron en cada una de las categorías)" (Hernández, Fernández y Baptista, 2003, p.422).

Los codificadores. Son las personas que habrán de asignar las unidades de análisis a las categorías; se requiere cierto grado académico (conocimientos) como requisito para realizar la codificación.

Elaboración de las hojas de codificación. Estas hojas contienen las categorías y los codificadores anotan en ellas cada vez que una unidad de análisis entra en una categoría o subcategoría. Se deben asignar los respectivos valores numéricos a cada categoría o subcategoría (ver Cuadro 2).

Entrenamiento de codificadores. En este paso los codificadores deben familiarizarse y compenetrarse con las variables, comprender las unidades de análisis, las categorías y subcategorías: comprender su significado, sus definiciones. La capacitación de los codificadores implica la discusión de las diferentes formas en que pueden manifestarse las categorías (Hernández, Fernández y Baptista, 2003)

Calcular la confiabilidad de los codificadores. Después del entrenamiento, todos los codificadores realizan una codificación provisional de una parte representativa del material (el mismo material para todos) para determinar si existe consenso. Se calcula la confiabilidad individual y la confiabilidad entre los codificadores. Hernández, Fernández y Baptista (2003), plantean que si el codificador es uno solo, se realiza la comparación del mismo mensaje en varios momentos (confiabilidad intracodificador). Si se dispone de varios, se realiza el cálculo intercodificadores, comparando los resultados obtenidos por parejas o por grupos. No es conveniente una confiabilidad menor de 0,85; la baja confiabilidad puede deberse a que faltó definición de las unidades o categorías, a un deficiente entrenamiento o a la inhabilidad de los investigadores.

Efectuar la codificación. Implica contar las frecuencias de repetición de las categorías (número de unidades que entran en cada categoría). Se recomienda realizar el cálculo de confiabilidad durante la mitad de la codificación del material y también al finalizar.

Vaciar los datos de las hojas de codificación y obtener totales para cada categoría. Este es el paso final de la codificación, donde se determina la frecuencia de cada categoría, para luego procesar en forma estadística dichos valores numéricos.

Análisis estadístico de los datos. Dependiendo de los objetivos de investigación se realizarán análisis descriptivos o correlacionales, para representar gráficamente dichos resultados.

Interpretación o teorización

La búsqueda de relaciones y categorías en el análisis de contenido, implica atribuir significados a dicha información, para integrarlos en un todo lógico (síntesis), de modo que esta fase converge a la discusión (Hurtado de Barrera, 2000).

El producto de la investigación científica es el conocimiento, la teoría, el saber objetivo de los fenómenos, por ello, el análisis de los datos, tanto en la investigación cuantitativa como en la cualitativa, no constituye las explicaciones en sí mismas de los hechos. En la investigación social, el producto del análisis deben relacionarse con el contexto, los sujetos y los conocimientos previos, ser interpretadas "desde la perspectiva de los implicados" para ajustarse lo más próximo a realidad. Para que el análisis explique los fenómenos en forma holística, total, debe converger en una síntesis que le dé unicidad, organización a dichos datos.

Según Lankshear y Knobel (2003), se necesitan modos de análisis para los datos que se reúnen en la investigación cualitativa, y modos de interpretar o traducir dichos análisis en hallazgos. Cuando se interpretan los hallazgos, se apela a conceptos, ideas teorías, argumentos, modos de explicación y similares, para pasar del análisis de los datos a juicios que pueden defenderse como informes razonados de cómo y por qué ocurrieron las cosas que el análisis muestra.

Señalan dichos autores, sobre las fallas en la teorización, que algunas personas piensan que están analizando datos mientras que sólo los están volviendo a describir, que en muchos casos no se trata de una investigación sino de una intervención transformadora. Para que una intervención transformadora sea una investigación es necesario que exista "… una voluntad para proveer un informe coherente del cómo y del por qué los cambios se han ocurrido. También es necesario explicar por qué debemos esperar razonablemente que ciertos cambios ocurran, en distintas circunstancias o escenarios diferentes" (Fetterman, 1989, Le Compte y Schensul, 1999, citados por Lankshear y Knobel, 2003, p.13).

El Análisis de Contenido y la Investigación Cualitativa en el Contexto del Servicio Comunitario Estudiantil

Dentro de las políticas de interacción social que sigue el actual gobierno venezolano, ha generado una nueva norma, la Ley de Servicio Comunitario del estudiante de Educación Superior (2005), con el propósito de promover la participación ciudadana y lograr la corresponsabilidad de los centros universitarios en el desarrollo social. Esta ley se ejecutará, en sentido práctico mediante el ejercicio del servicio comunitario de los estudiantes universitarios.

La Ley de Servicio Comunitario del estudiante de Educación Superior (2005), en su Artículo cuatro, define por servicio comunitario, la actividad que deben desarrollar en las comunidades los estudiantes de educación superior que cursen estudios de formación profesional, aplicando los conocimientos científicos, técnicos, culturales, deportivos y humanísticos adquiridos durante su formación académica, en beneficio de la comunidad, para cooperar con su participación al cumplimiento de los fines del bienestar social, de acuerdo con lo establecido en la Constitución y en dicha Ley.

Desde el punto de vista metodológico, el enfoque epistemológico que sustenta la propuesta de participación social mediante el servicio comunitario, se sitúa dentro del enfoque cualitativo, a través de la Investigación Acción. Bajo este diseño, los propios implicados estudiarán sus necesidades sociales y buscarán las soluciones idóneas mediante proyectos comunitarios que deberán ser guiados por las universidades y la sociedad organizada.

La manera como se manifiesta el conocimiento con la acción social, el camino que conduce a desde la generación de conocimiento hasta su utilización es directo, ya que los mismos actores se encuentran involucrados en ambas actividades, y a partir de los resultados se ponen en práctica acciones concretas como parte del mismo proceso. La gente se reúne en un proyecto de investigación, no sólo para obtener mayor conocimiento acerca de las situaciones que le preocupan y descubrir sus causas sino para actuar frente a esas situaciones, urgente y eficazmente (Hurtado de Barrera, 2000)

El proceso de investigación participativa, realiza un recorrido desde la situación que se desea cambiar hasta el planteamiento del problema, (de los hechos a la construcción teórica), no es realizado únicamente por el investigador, sino que es un proceso compartido con aquellas personas que forman parte de la situación. La pregunta de investigación puede con frecuencia no ser exteriorizada de manera explícita y clara por la comunidad, por lo cual "…se requiere de la participación del investigador como facilitador, para que ayude a formular el problema de manera que sea abordable desde el punto de vista metodológico" (Park, 1990, citado por Hurtado de Barrera, 2000, p. 354).

Para lograr un verdadero proceso de investigación acción y relacionar la teoría con la praxis reflexiva, los actores sociales, los investigadores, los llamados agentes de cambio (docentes, estudiantes y ciudadanos) deben tener el conocimiento metodológico que les permita ejecutar los proyectos dentro del enfoque cualitativo; además debe existir la voluntad "política" de lograr el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos y la constancia para producir conocimiento veraz, que refleje la realidad, la critique y la modifique.

La investigación acción es una acción meditada, controlada, fundamentada e informada críticamente. En la puesta en marcha del plan, la acción no es mecánica o lineal, exige la toma de decisiones instantáneas para reconducir las acciones en función de las circunstancias. Los datos de las observaciones, se registran para su reflexión. Para la recogida de datos, se emplean básicamente técnicas cualitativas, pero pueden usarse instrumentos cuantitativos de ser necesarios. Se emplean observaciones individuales o grupales (mediante triangulación de varios observadores) registradas en diarios de campo, cuaderno de notas, grabaciones, videos; entrevistas en profundidad, sesiones grupales (paneles, foros), cuestionarios, entre otros (Suárez, 2003).

Desde el punto de vista metodológico, el análisis de contenido se convierte en una herramienta imprescindible para el investigador, porque le permite procesar en forma sistemática y objetiva una gran cantidad de información de tipo cualitativa derivada de las prácticas sociales. Esta técnica requiere la destreza o habilidad de los codificadores (investigadores, docentes, alumnos), lo que dependerá de las competencias individuales y grupales; una escasa o deficiente formación o entrenamiento, consecuentemente afectará la confiabilidad de los datos obtenidos por dichos estudiantes en el desarrollo de los proyectos comunitarios.

Finalmente, para alcanzar los fines de desarrollo social y de participación ciudadana que promueve la Ley de Servicio Comunitario del estudiante de Educación Superior (2005), las universidades deben preparar, además de las propuestas de investigación que se les solicita, programas de sensibilización y de formación metodológica cualitativa, que provea las competencias a docentes y estudiantes para realizar en forma eficiente los procesos de investigación y generar verdadero conocimiento científico producto de la reflexión de las prácticas comunitarias.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Hernández, R., Fernández, C., y Baptista, P. (2003) Metodología de la Investigación. 3ªed. México: Mac – Graw Hill.

Hurtado de Barrera, J. (2000). Metodología de la Investigación Holística. 3ªed.Caracas: SYPAL – IUTC.

Lankshear C., y Knobel, M. (2003). Problemas asociados con la Metodología de la Investigación Cualitativa. En y Morelys Sánchez. Stephan Nube (Comps.), Cuadernos Monográficos 1, Metodología Cualitativa en la Educación. (septiembre-diciembre, pp. 11-23). Acarigua: Candidus.

Ley de Servicio Comunitario del Estudiante de Educación Superior (2005) Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, 341.495, septiembre 14, 2005.

Martínez, M. (1991). La Investigación Cualitativa Etnográfica en Educación. Caracas: Texto.

Ríos Cabrera, P. (2001) La aventura de aprender. Caracas: Cognitus.

Sierra Bravo, R. (1985). Técnicas de Investigación Social. Teoría y Ejercicios. Madrid: Paraninfo

Suárez, M. (2003). Algunas reflexiones sobre la Investigación-Acción colaboradora en la educación. En Stephan Nube y Morelys Sánchez. (Comps.), Cuadernos Monográficos 1, Metodología Cualitativa en la Educación. (septiembre-diciembre, pp. 78-86). Acarigua: Candidus

ANEXOS

Cuadro 1

Ejemplo de Cuadro de Categorización

Monografias.com

Cuadro 2

Ejemplo de hoja de Codificación

Monografias.com

 

 

Autor:

Livia Carolina Lozada C.

Fecha: Julio, 2006


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda