Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Educación en Roma

Enviado por Carla Santaella



  1. Introducción
  2. La educación romana
  3. La educación romana bajo la influencia griega
  4. La educación romana en la época del Imperio
  5. La pedagogía romana
  6. Quintiliano

Introducción

Aunque la cultura y la educación romanas se han desarrollado mas tarde que las griegas, ambas han seguido una marcha semejante, como parte de un mismo todo, que Toynbee y otros historiadores han llamado la "civilización helénica". Sin embargo, la educación romana posee, a nuestro juicio, una importancia tan destacada y su influencia ha sido tan grande en el mundo occidental, sobre todo en los países latinos, que merece ser estudiada independientemente.

La cultura romana tiene como fondo, igual que la griega, una civilización anterior, en este caso la etrusca, que alcanzo un gran desarrollo y que ha influido grandemente en aquella, sobre todo en su arte y su religión, y se sospecha que también en su educación, aunque carecemos de datos suficientes para demostrar esto ultimo.

A pesar de su estrecho parentesco, existen bastantes puntos de divergencia entre la cultura y la educación griega y la romana. A nuestro juicio, y expuestas muy sintéticamente, las principales características de la cultura y la educación romanas son las siguientes:

1º.- En lo humano, la valoración de la acción, de la voluntad sobre la reflexión y la contemplación.

2º.- En lo político, la acentuación del poder, del afán de dominio, de imperio.

3º.- En lo social, la afirmación de lo individual y de la vida familiar, frente o junto al estado.

4º.- En la cultura, la falta de una filosofía, de una investigación desinteresada, pero en cambio, la creación de las normas jurídicas, del derecho.

5º.- En la educación, la acentuación del poder volitivo del hábito y el ejercicio, con una actitud realista, frente a la intelectual e idealista griega.

6º.- La necesidad del estudio individual, psicológico del alumno.

7º.- La consideración de la vida familiar, y sobre todo del padre en el ejercicio de la educación.

8º.- Esto no obstante, en época mas avanzada, la creación del primer sistema realmente de educación estatal, extendiéndola fuera de roma a todos los confines del imperio.

En relación con la historia de la cultura, se puede dividir la historia de la educación romana en los siguientes tres grandes periodos:

1º.- La educación de la época heroica-patricia, desde el siglo VI hasta el III a.C.

2º.- La educación de la época de influencia helénica, desde el siglo III al I a.C.

3º.- La educación de la época imperial, desde el siglo I a.C. al V d.C.

La educación romana

LA EDUCACION EN LA EPOCA HEROICA-PATRICIA.

Prescindiendo de la época monárquica, de cuya educación no tenemos noticias, la educación de la primera época de la republica tenia como ésta misma un carácter eminentemente aristocrático; se dirigía a los nobles, que a la vez eran guerreros y terratenientes: los patricios, que poseían todos los derechos civiles y políticos. Solo mas tarde entraron a participar en ellos los plebeyos, y nunca los esclavos, procedentes en su mayor parte de los pueblos sometidos.

En esta época, la influencia de la familia era todopoderosa. El padre, el pater familias, ejercía la máxima autoridad, la patria potestas; pero la mujer, la madre ocupo en el hogar un lugar mas elevado que en Grecia, sobre todo en la educación de los hijos. Estos, en efecto, estaban a su cuidado en la primera infancia, y cuando no podían atenderlos personalmente, los confiaban a una matrona pariente que vigilaba estrictamente la vida de los niños.

A los siete años, el niño pasaba de manos de las mujeres a las del padre, quien se ocupaba en lo sucesivo de su educación. No sabemos exactamente en que consistía esta, pero a juzgar por la que dice Plutarco de la educación del hijo de Catón el Viejo era muy elemental: "Cuando ya empezó a tener alguna comprensión, el mismo tomo a su cuidado el enseñarle las primeras letras, sin embargo de tener un esclavo llamado Quilon, bien educado y ejercitado en esta enseñanza, que daba lección a muchos niños…; le daba a conocer las leyes y le ejercitaba en la gimnástica, adiestrándole no solo a tirar con el arco, a manejarlas armas y a gobernar un caballo, si no también a herir con el puño, a tolerar el calor y el frío y a vencer nadando las corrientes y los remolinos de los ríos. Dice además que le escribió la historia de su propia mano y con letras abultadas a fin de que el hijo tuviera dentro de casa medios de aprovecharse, para el uso de la vida, de los hechos de la antigüedad y los e su patria.

Los hijos acompañan a sus padres a los tribunales y aun a las sesiones del senado, iniciándose así en los aspectos de la vida civil. De igual modo asistían con sus padres a los festines de los mayores, interviniendo en ellos con sus cantos y haciendo las veces de escuderos o servidores. Las niñas quedaban en la casa al cuidado de su madre, entregadas a las faenas domesticas.

A los 16 o 17 años el muchacho abandonaba la toga pretexta para adoptar la toga viril. Entonces entraba en el ejército y en la vida pública, pero antes había dedicado un año al aprendizaje de esta, el tirocinium fori. De ello se encargaba, generalmente, no el padre, si no un hombre político experimentado, viejo amigo de la familia; con el solía seguir después algunos años.

En general, en la educación romana primitiva predominaba el mismo espíritu de sobriedad y austeridad, de laboriosidad y de disciplina que caracterizaba a la sociedad de aquella época, era una educación eminentemente moral, más que intelectual. Sus ideales los tomaban de los héroes de la propia patria, de su historia, y no de la poesía épica como en Grecia, y en ellos se acentuaba el sentido del patriotismo.

En cuanto al contenido, esta educación tenía un doble aspecto. De una parte, la educación física, con carácter premilitar mas que deportivo, y de otro la educación jurídico-moral, basada en la ley de las Doce Tablas. Al mismo tiempo aprendía prácticamente lo que

Necesitaba el terrateniente, como la agricultura y el cálculo, a la vez que adquiría la experiencia cívica que hemos señalado. Era en suma una educación por la acción, para la vida, por la vida y sin escuelas, aunque con maestros privados. Se basaba en la vida nacional, en la conciencia histórica de roma, en sus tradiciones y en su religión.

La educación romana bajo la influencia griega

A partir de mediados del siglo III a. de c. la educación romana sufre un cambio completo como consecuencia de las modificaciones que sufre la sociedad y la cultura. En ese tiempo se realiza la expansión romana por todo el mediterráneo hasta llegar a dominarlo por completo. De otra parte, la sociedad romana, al enriquecerse, acentúa la división entre una minoría económicamente poderosa, que sucede a la antigua nobleza, y una masa proletaria, la plebe, que aunque empobrecida cada vez tiene mas fuerza política. Finalmente, ocurre la invasión de la cultura helénica con los inmigrantes griegos que acuden a roma. La complejidad cada vez mayor de la política y la administración del estado, así como las necesidades económicas y comerciales, hicieron que esa cultura superior fuera en general bien acogida y se difundiera rápidamente.

La influencia de la cultura helénica tuvo la virtud de despertar la cultura de Roma, dando nacimiento a su literatura y a su educación escolar como dice el verso de Horacio: "La Grecia vencida ha conquistado a su vez a su salvaje vencedor y llevado la civilización al bárbaro Latium".

La educación romana anterior, de tipo familiar, patriarcal, experimenta varias transformaciones. En primer lugar, respecto a su organización. Los ciudadanos más ricos tuvieron maestros o preceptores privados, generalmente griegos inmigrados; que introducían a sus hijos en su lengua y la cultura helénicas. Pero lo decisivo es que en esta época se fundan o desarrollan escuelas independientes, aunque siempre con carácter privado o particular. No quiere decir que antes no hubiera escuelas, en la republica Romana, pero las que existían eran de tipo esporádico y muy elemental ahora se generalizan las escuelas, las cuales son de dos clases: una en la que se da la enseñanza totalmente en griego y otra en la que predomina el latín. En una y otra calase había lo que más tarde fueron los tres grados clásicos de la enseñanza: el elemental, el medio y el superior.

La escuela primaria, la ludus magíster, llamada también la ludus literarius, comenzaba a los siete años; tenía un programa muy elemental, consistente en la lectura, la escritura y el cálculo, con algunas canciones, pero con una disciplina muy rigurosa y frecuentes castigos corporales. A ella asistían los niños y las niñas indistintamente. A la escuela elemental sigue la secundaria la del grammaticus, en la que se hizo sentir más la influencia de la cultura griega. Comienza ella a los 12 años y dura hasta los 16.

En ella se estudia la gramática latina y la griega, sobre la base de Homero y los clásicos asimismo, la retórica, la oratoria y las matemáticas, pero estas menos que aquellas otras disciplinas se cultivaba poco la música y la gimnástica, a diferencia de la educación griega en cambio se acentuaba el valor jurídico-político. Pero este, así como la oratoria, llamado del rhetor, que era una especie de escuela, de derecho, destinada a la minoría gobernante, y que se inspiraba en la filosofía y aun mas en la retórica griegas.

La influencia de la cultura helénica, cada vez más poderosa, no dejo de encontrar resistencia en los elementos conservadores y reaccionarios. Así Catón el viejo protesto contra ella, defendiendo como hemos visto, la antigua educación romana. El mismo senado llego a expulsar a algunos de los griegos dedicados a la enseñanza. Pero a pesar de estas resistencias la cultura romana se asimilo a la griega y llego a alcanzar una madurez y esplendor que quizá no habría tenido de otro modo. Como dice Dilthey:"no es verdad que el trato de una cultura superior influya siempre destructoramente sobre una nación. La acogida de la ciencia grecorromana no ha hecho más que fomentar el desarrollo entre nosotros. Ningún americano cree que la ciencia europea pueda influir

allá destructoramente. Una nación sana en su constitución elemental había acogido también a platón, Aristóteles y los estoicos, había rechazado elemento heterogéneos y realizado un considerable progreso"¹

El espíritu de la nueva educación puede resumirse en la palabra humanitas, que según j

Jäger ² corresponde a la paideia griega o a la nuestra de cultura. Se trataba ya no de una educación nacional, local si no de una enseñanza de tipo general, humanística daríamos hoy, basada en una cultura ajena superior, que sirve de inspiración.

En esa educación aun se conservan algunas de las virtudes de la antigua educación aun se conservan algunas de las virtudes de la antigua educación romana, pero en general predomina un espíritu mas liberal, aunque dentro siempre de la estructura del estado.

¹ Dilthey, historia de la pedagogía.

² Jäger, paideia, Vol. 1.

La educación romana en la época del Imperio

Con el imperio cambia la estructura política y social, y por tanto la educativa en Roma.

La educación Romana en esta época se distingue de la anterior, más que por su contenido, por su organización; deja de ser un asunto particular, privado, para convertirse en una educación pública. Esta transformación comienza en el S. I a.C. con la creación de escuelas municipales, en las que el estado interviene mas bien con subvenciones y una cierta inspección; pero después llega a hacerse su legislador y director.

La política escolar del Estado romano comienza con Cesar, quien concede el derecho de ciudadanía a los maestros de las artes liberales, y sigue con Vespasiano en el siglo I d. de C., quien libera de impuestos a los profesores de la enseñanza media y superior, manteniéndoles este beneficio los emperadores siguientes. El mismo Vespasiano es el primero que crea cátedras oficiales de retórica latina y griega con sueldos anuales, una de las cuales llego a ocupar con una buena retribución Quintiliano. Marco Aurelio creo después cátedras de filosofía también retribuidas por el Estado. De gran interés es también la creación, por Trajano, de becas para los estudiantes, en forma de "instituciones alimenticias".

Al mismo tiempo, los emperadores incitaban a las municipalidades a la creación de escuelas públicas, como lo hicieron aquellas en número cada vez mayor, no sólo en Roma, si no en todo el Imperio, desde las Galas y Españas a África y al próximo Oriente. Estas escuelas tenían por fin preparar a los funcionarios cada vez más necesitados de una formación superior y subsistieron durante todo el Imperio, alcanzando en elevado nivel cultural.

La organización de la enseñanza en la época imperial siguió siendo parecida a la de la época anterior con sus tres grados del literato, el gramatico y el retórico; pero con su nuevo sentido imperial, de absorción y nacionalización de los países conquistados. A la liberación de la cultura de la época anterior, siguió ahora la universalización de al cultura romana y en particular de la lengua latina, así como de su derecho. El vehículo principal para ello eran las escuelas que fueron uno de los principales vehículos de la romanización del mundo.

Refiriéndose a la política imperial de romanización por la educación, dice

H. I. Marrou: "Bajo el Imperio comprobamos la política así inaugurada: del norte al sur de la península (ibérica) encontramos toda una red de escuelas. Hay escuelas elementales hasta en un pequeño centro minero de la Lusitania meridional; en todas las ciudades un poco importantes, gramáticos, latinos o griegos, profesores de retórica, latina y griega, ¿como extrañarse, pues, de ver a la península ibérica desempeñar un papel tan activo en la vida romana, aportarla a su vez tan grandes escritores (los Séneca, Lucano, Quintiliano, Marcial), tantos administradores y hombres políticos, y a partir de Trajano, tantos emperadores?

La pedagogía romana

Auque los teóricos de la educación romana tienen menos importancia que los de las griega, pues entre ellos faltan los pensadores de la altura de platón y Aristóteles, no dejaban de ofrecer interés, sobre todo por la influencia que han ejercido sobre la posterior escolaridad occidental, que ha acudido a ellos aun más que a los helenos.

Respondiendo al carácter de la educación romana, sus teóricos tienen un carácter mas pragmáticos que idealista, y mas retórico que filosófico. Pero también hay entre ellos pensadores que dieron una orientación ética, espiritual a sus escritos. Característica en este sentido es la frase de la juvenal"se debe al niño el máximo respeto" (máxima debelur puero reventia).

Catón el viejo (234-149 a. de c.) se puede considerar a Porcio Catón mayor como el primer romano que escribe de educación. Redacto dos libros: sobre educación de los niños y preceptos para el hijo por Plutarco, según hemos indicado anteriormente. Defensor de las costumbres antiguas, lo decisivo para el era la formación del carácter conforme a la tradición su ideal era "el hombre bueno, diestro en discursos". Se oponía a la corriente helenista, intelectualista, de su época, y acentuaba el valor de agricultura en la vida y la educación en general era un espíritu conservador, arcaizante aunque en los últimos años de su vida reconoció el valor de la cultura griega. Marco Terencio Varrón (116-27). Representa la transición de ka educación antigua a la nueva, helenística. Autor d una obra famosa, disciplinas en nuevos libros, que constituye una especie de enciclopedia didáctica, trato especialmente la gramática y su enseñanza en un modo científico. Su obra influyo grandemente en enciclopedias con fines escolares, que tanto desarrollo alcanzaron posteriormente.

Marco Fulio cicerón (106-43 el mas grande de los pensadores romanos ejerció también

Una gran influencia sobre la educación. Dotado de una gran cultura, reconoció todo el valor que tenia la cultura y la filosofía griega para la cultura y la educación romanas. Representa el tipo mas puro de los humanistas, de la paideia, de la cultura espiritual,. Su finalidad es en este sentido la formación del político-orador, que no solo debe conocer la retórica, si no también la filosofía. El ideal esta comprendido dentro del estado, pero un estado no solo nacional, sino también mundial. Desde el punto de vista individual, ese ideal se manifiesta en el vir bonus, pero con una amplia base cultural. Cicerón fue uno de los primeros en tratar la educación desde el punto de vista psicológico al estudiar la selección de la profesión, que debe acumularse a la peculiaridad individual. Escribió diversas obras sobre el orador y, como platón, una sobre la republica y otra sobre las leyes. Según Dilthey, cicerón" ha llegado a ser uno de los mas grandes maestros de los pueblos modernos europeos".

Lucio Amneo Séneca (4 a. de c. - 66 d. c.?). El gran filósofo estoico, nacido n España, fue también educador como preceptor de Nerón. En sus obras aparece frecuentemente la preocupación por la actividad educativa. Respondiendo a su concepción filosófica estoica, la finalidad de la educación es el dominio de si mismo, de las pasiones y a petitos personales. La educación tiene así un carácter activo como lo manifiestan sus celebres frases: "no hay que aprender para la escuela, si no para la vida". "los ejemplos conducen al fin mas pronto que los preceptos. Aprendemos mejor enseñando". Séneca realzo también la necesidad de conocer la individualidad del educando, y por tanto el valor de la psicología para la educación. Asimismo dice que la educación retórica debe reducirse y en cambio aplicarse la filosófica: finalmente, exalta la importancia del educador, a quien debemos apreciar como uno de nuestros mas queridos y próximos familiares"

Plutarco (48-120 d.C.). Su mayor influencia educativa la ha ejercido por medio de sus celebres vida paralelas, que han servido a lo largo de la historia para inspiración de numerosas y prominentes personalidades. Se le atribuye también un tratado sobre la educación de los niños, aunque no todos lo reconocen como autor. En general, su ideal de educación es más bien ecléctico, tratando de conciliar los fines helénicos con los romanos, en este sentido acentúa el valor de la música y de lo bello en la educación, así como el de los ejercicios físicos, pero también reconoce como fin supremota formación de carácter, por ultimo, da su preferencia a la educación domestica sobre la escolar y afirmar la necesidad de conocer la peculiaridad individual.

Quintiliano

El más importante de los pedagogos romanos, Marco Fabio Quintiliano, nació hacia el año 40 d. C., Calahorra, España, hijo de un profesor de retórica. Estudio en su país, y después pasó a Roma, donde permaneció varios años practicando con el famoso jurista Domitius. Alcanzo allí gran renombre como abogado y escritor, hasta que el emperador Vespasiano le concedió la primera cátedra oficial de retórica griega y latina, con un sueldo considerable. Ejerció la enseñanza durante veinte años, logrando la máxima autoridad como profesor y como abogado. Retirado de la cátedra hacia el año 90, se dedico a escribir su obra La educación del orador ("Instituto Oratoria"); después fue nombrado preceptor o tutor de dos sobrinos-nietos del Emperador Domiciano, recibiendo la insignia consular, con todos los privilegios y jerarquías de ésta.

Su gran obra, la Instituto Oratoria, en 12 libros, estuvo destinada a servir para la educación del hijo de Marcelo Victorio y del suyo propio, que murió antes que aquella fuera acabada. En ella recogió sus experiencias como profesor y como orador y ha tenido la mayor influencia tanto en su tiempo como en el posterior, sobre todo en el Renacimiento.

Las ideas pedagógicas de Quintiliano reflejan, depuradas, las ideas de su tiempo y especialmente las de Cicerón, de quien, sin embargo, difiere en algunos puntos esenciales, como en lo que se refiere al papel de la filosofía en la educación, que éste defiende mientras que Quintiliano rechaza. En general, sus ideas son más bien de carácter literario sobre un fondo moral y cívico. Pero nadie antes que él había dado tanta importancia al conocimiento psicológico en la educación. Su rechazo de la filosofía puede explicarse por las circunstancias de su tiempo contrario a ella, debido al descrédito de sus cultivadores ya la falta de libertad que reinaba para expresar las ideas.

Para Quintiliano, al educación comienza en la primera infancia, en el seno de la familia. En esta educación doméstica debe ponerse el mayor cuidado en el ambiente que rodea al niño "por que naturalmente conservamos lo que aprendimos en los primeros años como las vasijas nuevas, el primer olor de licor que recibieron". En esta primera edad lo que el niño aprenda ha de ser en forma de juego "para que no aborrezca el estudio el que aún no le tiene afición".

Después, el niño pasa a la escuela elemental. Y aquí conviene deshacer el error de los que interpretan ésta como la escuela pública. A mi juicio, Quintiliano defiende la escuela en general, sea pública o privada, frente a la educación domestica; dada por el preceptor, por los beneficios que aquélla procura desde el punto de vista del trato de los alumnos unos con otros, frente al egoísmo que la educación doméstica produce. En tiempo de Quintiliano aún no había comenzado a desarrollarse la escuela pública propiamente dicha, si no que, como vimos, es una creación posterior.

En la escuela elemental, "el maestro diestro encargado del niño, lo primero de todo tantea sus talentos e índole". Esta observación psicológica que Quintiliano aplica en toda su obra, tanto respecto a los alumnos como a los maestros, es uno de sus más felices aciertos. En la escuela aprenden los niños la escritura y la lectura recomendando que ésta se haga con figuras movibles, anticipándose así a nuestro tiempo. Y hace también esta observación no siempre atendida:

"Una cosa encargaré, y es que se entienda lo que se lee para lograr todo esto". Pero lo importantes aquí, como en todo, es tener buenos maestros, pues "los primeros elementos en nuestros estudios son mejor tratados por los mejores maestros". Y así se explica, dice que Filipo encargara de la educación de su hijo Alejandro nada menos que a Aristóteles, el más famoso filósofo de su tiempo.

En la educación elemental deben alternar el trabajo con el recreo, aunque Quintiliano no defiende éste más que como un medio para intensificar el estudio. Tolera los ejercicios físicos, pero siempre con moderación. Sin embargo, el juego es importante "por que en él revela el niño sus inclinaciones".

Una vez que aprendió a leer y a escribir, el alumno pasa a la escuela de gramática -el grado medio-, donde aprende la gramática propiamente dicha, la redacción, la música, las matemáticas y los ejercicios orales y físicos. La gramática comprende también la literatura tanto griega como latina, por medio de los poetas y clásicos respectivos. En el lenguaje hay que atender a la corrección, a la claridad ya la elegancia. Y ello ha de conseguirse por medio de la costumbre y la práctica principalmente, y aquí hace también una observación de interés: "Yo juzgo que se debe escribir cada palabra como suena, si no lo repugna la costumbre"

Pero la literatura, además de su valor estético, tiene un valor espiritual, ético; en este sentido se debe empezar por Homero y Virgilio "para levantar el espíritu con la grandeza del verso heroico" y también deben leer "lo que les fomente el ingenio y aumente las ideas", dejando la erudición para otro tiempo. Además de la gramática y la literatura, el alumno debe aprender lo que se llama la enciclopedia. En primer lugar la música. Aunque como todos los romanos, no le da la importancia que los griegos, limitándola a la que necesita el orador para el manejo d su voz. En cuanto a las matemáticas, sobresalen en ella el cálculo y la geometría. Tampoco se excede Quintiliano en el uso de los ejercicios físicos, reduciéndolos a los más elementales, y especialmente a los ademanes y gestos.

Finalmente, viene la escuela de retórica, de carácter superior y especial para la formación del orador. Esta debe hacerse sobre la base de narraciones históricas, ejercicios dialécticos, lecturas y comentarios de clásicos, elocuencia, derecho, etc. Pero sin incluir la filosofía, por las razones antedichas.

Si nos preguntamos ahora por el valor de a pedagogía de Quintiliano, no habría que señalar: 1º su reconocimiento del estudio psicológico de alumno; 2º su acentuación de valor humanista espiritual de la educación; 3º su finura con respecto a la enseñanza de las letras; y 4º su reconocimiento del valor de la persona del educador. De este a hecho el primer estudio de carácter psicológico que se conoce en la historia de la pedagogía.

 

 

Autor:

Angélica Ríos

Priscila Ríos

Cinthia Bustamante

Natalia González

Diego Valdés

Cristian Díaz

Enviado por:

Carla Santaella

Profesor: María Rojas.

Fecha : 03- Mayo- 2007

Monografias.com

Carrera: Psicopedagogía.

Ramo: Fundamentos de la educación.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda