Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Estudio sobre el fomento de los valores morales que puedan fortalecer la ética del contador




  1. Introducción
  2. Desarrollo
  3. Conclusiones
  4. Bibliografía

Introducción

Los valores morales, sociales y la ética han acompañado al hombre desde su surgimiento hasta nuestros días, forman parte de nuestra vida cotidiana y profesional, de nuestro comportamiento social, de nuestra autorregulación como personas y como parte de la sociedad.

Los valores son propiedades que han estado presente en el desarrollo de la civilización humana, ellos han evolucionado según la época y formación económico social y siempre han representado la idiosincrasia de una comunidad determinada, estando ligado siempre a los intereses y normas, ellos tienen gran importancia en el desarrollo de la personalidad del hombre nuevo, propio de nuestros procesos revolucionarios.

El valor es un concepto de difícil definición por su carácter complejo y porque constituye objeto de estudio de diferentes ciencias, tales como la Filosofía, la Sociología, Psicología, y la Pedagogía. El concepto de valor ha sido comparado con un poliedro, que tiene múltiples caras, que pueden analizarse desde ángulos o visiones diferentes.

Los problemas éticos y axiológicos han alcanzado una importancia no solo a nivel de sociedades especificas, sino en el plano universal

Desde tiempos remotos el hombre se ha dado a la tarea de crear una ciencia que le permita, estudiar, discutir y comprender los valores sociales y morales, las contradicciones que estos crean y los problemas globales que afectan hoy a la humanidad. Para estudiar y comprender esto el hombre crea la ética que no es mas que la ciencia y la teoría filosófica que describe, explica y analiza la moral y el comportamiento social e individual del hombre.

La ética es una de las disciplinas cuyo objeto de estudio es la moral. La misma es concebida como una rama de la filosofía que trata del origen, la investigación y la explicación de la moral (Colectivo de autores 2000ª), además ha sido comprendida también como el modo de explicar las condiciones de una convivencia que pueden ser aceptados voluntariamente por todos.

Mientras la moral se refiere al proceder, a la acción, al acto como fenómeno de la vida social y espiritual de los hombres, lo ético se refiere a la valoración del acto, el razonamiento sobre este.

La comprensión de la moral e incluso de sus principios, normas, valores, así como, de la propia estructura de la ética, se vinculan o entrecruzan, elementos que hacen difícil llegar a una definición de cómo comprender estos conceptos

Una de las tareas fundamentales de la ética es enseñar la moral, y a su vez, la necesidad social de formar determinadas concepciones principios, normas y valores morales.

La moral existe también en termino de los valores de una persona a adquirido de su entorno social; Un individuo posee valores, cuando en su comportamiento moral, obra de acuerdo con ellos.

En el actual mundo unipolar en que vivimos se perfila cada vez mas la decadencia moral y se ponen en crisis valores humanos universales que han sido conquistas históricas del progreso moral y axiológico de la humanidad.

Por lo anterior planteado nuestro problema científico es la necesidad de fomentar los valores morales que puedan fortalecer la ética del contador en los futuros profesionales ante el reto de los nuevos tiempos.

Objetivo General

-Que los alumnos sean capaces de reflexionar sobre el termino de crisis de

valores como un concepto en vías de discusión, y la repercusión de esto en

el código de ética del futuro contador.

Objetivos específicos

  • Evaluar críticamente que vínculos existen entre crisis de valores y el progreso de globalización neoliberal, delimitando que nuevos indicadores de crisis trae aparejado este proceso, argumentando como se destruyen valores autóctonos de cada cultura, produciéndose una globalización de gustos estéticos.

  • Explicar la crisis de valores a nivel planetario, enfatizando que indicadores de crisis se han encontrado en la juventud.

  • Analizar el término crisis de valores, delimitando sus momentos de peligro y de oportunidad.

  • Valorar la estrecha relación que existe entre valores y ética.

  • Analizar la necesidad existente de fortalecer los conocimientos referentes a la ética de los futuros profesionales de la carrera de Contabilidad y Finanzas.

Desarrollo

Es cierto que las normas morales no son eternas ni inmutables, cambian según el desarrollo histórico de la sociedad. Desde la Comunidad Primitiva hasta hoy ha existido preocupación y ocupación por la formación de valores

Existen valores nuevos pero también hay otros que se han mantenido por muchos años porque se han invertido en ellos tiempo y dedicación, entre ellos podemos citar la justicia, la solidaridad, el patriotismo y otros, dignos de la sociedad socialista.

Es importante señalar que todas las formaciones sociales han tenido una jerarquización de valores.

En la antigüedad las normas morales solo admitían una conducta:" la obediencia". En el sistema capitalista los mayores valores son el dinero y la desigualdad, lo que significa que cada régimen social se ha preocupado por inculcar a sus poblaciones los valores que responden a sus intereses.

Los valores no se transmiten mecánicamente, este proceso debe caracterizarse por hacer corresponder la educación con el quehacer práctico de la sociedad, es decir, vincular el sistema de conocimientos a los problemas concretos, económicos, políticos, sociales, porque es importante para desarrollar con éxito este trabajo vivir la realidad, ya que no se está en una urna de cristal, se vive en un mundo convulso, con grandes dificultades y es en esa realidad donde se debe aprender a vivir y vivir.

Valor, una palabra que para algunos ya no existe, lo que sea perdido en este país, el valor es lo único que puede mantener la paz y la estabilidad |Para el ser humano siempre han existido cosas valiosas: el bien, la verdad, la belleza, la felicidad, la virtud. Pero el criterio para darle valor a esas cosas valiosas ha variado a través de los tiempos. Hoy en día se puede valorar de acuerdo con criterios estéticos, esquemas sociales, costumbres, principios éticos o, en otros términos, por el costo, la utilidad, el bienestar, el placer, el prestigio.

En este apartado se intenta explicar la perdida y distorsión de valores que no tan solo los criminales sino tan bien la sociedad se han encargado de ignorar; así mismo recalcaremos la importancia que estos tienen para crear personas humanistas y vivir en armonía como sociedad.

Los valores fueron del interés además de representantes de la filosofía como Platón para el cual valor "es lo que da la verdad a los objetos cognoscibles, la luz y belleza a las cosas, etc., en una palabra es la fuente de todo ser en  el hombre y fuera de él"

En valor también pueden convertirse determinadas formaciones espirituales las ideas, las teorías. Pero aún estos fenómenos espirituales siendo subjetivos por su existencia, sólo se convierten en valor en la medida en que se correspondan con las tendencias del desarrollo social.

De tal forma los valores no existen fuera de las relaciones sociales, de la sociedad y el hombre. El valor es un concepto que por un lado expresa las necesidades cambiantes del hombre y por otro fija la significación positiva de los fenómenos naturales y sociales para la existencia y desarrollo de la sociedad.

Se puede hablar de una determinada jerarquía de valores en dependencia del grado de influencia sobre el progreso social. No todos los valores favorecen el progreso social en igual medida y de ahí que se hable de jerarquía y prioridades de los valores. ¿De qué depende la jerarquía de los valores? Las prioridades se determinan en forma concreta de acuerdo a las necesidades sociales e individuales, cada tipo de valor existente tiene forma concreta: valores éticos que pueden ser honestidad, sencillez, honradez.

Debemos de destacar la estrecha relación que existe entre valores y cualidades. Esa diferencia no está bien esclarecida. En general se entiende la cualidad como la manifestación del valor. Aunque esta relación no puede verse mecánicamente porque las cualidades pueden llegar a incorporar otros valores, si se toma por ejemplo la solidaridad como valor, la cualidad es ser solidario. Sí se puede decir que la cualidad tipifica a la conducta, caracteriza a la personalidad.

Son los valores los que enseñan al individuo a comportarse como hombre, ya que solo el hombre es capaz de establecer una jerarquía entre las cosas y esto resultaría imposible si el individuo no fuera capaz de sacrificio y renuncia. Los valores configuran la dignidad del hombre reconocidos por todos, dan apoyo y fundamento a un diálogo universal, a un entendimiento generalizado que hará posible la paz entre todos los pueblos

La educación en valores no es algo nuevo en nuestro ámbito educacional. No puede entenderse como un tema más, una asignatura, sino como una proyección estratégica de la escuela cubana actual y su urgencia, se debe, entre otras razones, a las difíciles condiciones coyunturales en que se desenvuelve nuestro proyecto histórico. Es por ello que su imperiosa necesidad debe asumirse como parte consustancial y forma de encausar el trabajo docente-educativo, incluido claro esta, el Sistema de Educación Superior Cubano.

Es por ello que en nuestros centros universitarios se realizan esfuerzos para educar en valores a sus estudiantes, y se realizan investigaciones dirigidas a perfeccionar la formación del profesional, en cuanto a vías, métodos y evaluación de valores.

La crisis de valores es un término que provoca rechazo por parte de algunos investigadores que prefieren denominarlo con otras palabras menos nocivas ideológicamente, pero muy próximas al concepto objeto de análisis. Tal problema se debe evaluar como un proceso que puede significar pérdidas valorativas o decadencia y resquebrajamiento de algunos valores, y de la necesidad de oxigenar otros, debido a la aparición de nuevas realidades y modos de entender la realidad social que hoy vive el mundo. Vivimos en una época de falta de sentido, expectativas y proyectos de vida, donde se perfila cada vez más la decadencia moral y se ponen en crisis valores humanos universales que han sido conquistas históricas del progreso moral y axiológico de la humanidad. Pero también se le debe comprender como un momento dialectito, o sea, como un proceso de desarrollo axiológico y no solo como decadencia y degradación de ciertos valores sociales.

La crisis de valores no es un proceso de regresión irreversible, de hecho las normas y valores sociales han estado en el proceso de génesis, desarrollo, caducidad e integración (progreso moral y axiológico). Por ello los valore pueden también ser concebidos como creaciones humanas mutables y transformables.

En el actual mundo unipolar en que vivimos se perfila, cada vez mas, la decadencia moral y se pone en crisis valores humanos universales que han sido conquistas históricas del progreso moral y axiológico de la humanidad. Vivimos en una época de falta de sentido, expectativas y proyectos de vida. El mundo vive en una crisis de valores que se inserta con sus propias peculiaridades en distintas realidades latinoamericana y universal.

Silvia Schmelkes en el articulo Educación y Valores; hallazgos y necesidades investigativas (2003) señala que las sociedades actuales o grupos sociales plantean exigencias al sistema educativo relacionadas con la educación en valores, motivadas por un conjunto muy complejo de razones, entre las que se encuentran, el equivocado rumbo del desarrollo económico, el rápido cambio que sufren las sociedades, las economías y las formas de producción, el desencanto con las formas de gobiernos, y la falta de alternativas a estos sistemas. Estas situaciones han provocado crisis de valores; pero no se ha generado el proceso cultural necesario para formar nuevos valores que fortalezcan el sentido de identidad y pertenencia a un grupo o una nación con valores y expresiones culturales propias.

Gustavo Schujman (2003) señala que para enfrentar estos retos las instituciones educativas en Latinoamérica están pobremente dotadas y que no es la ausencia del tema; sino la superficialidad de su tratamiento lo que resulta preocupante. El referido autor plantea que la llamada crisis de los valores que se vive en la actualidad hace que los docentes se sientan con pocas fuerzas para educar en valores, no se profundice en los problemas y se acepte la inexistencia de los mismos.

La crisis de valores no es un proceso de regresión irreversible. De hecho las normas y valores sociales han estado en un proceso de génesis, desarrollo, caducidad e integración, por lo que los mismos han sido comprendidos, también, como creaciones humana mutables y transformables.

No hay desarrollo de valoren sino es mediante la crisis de los mimos, pues esta se ha manifestado en distintas sociedades a lo largo de la historia. Justamente, a través de dicha crisis se expresa la búsqueda de la verdad en esta esfera de la realidad social. Las normas y los valores sociales han estado siempre en un proceso de génesis, desarrollo y decadencia; claro que existen valores que resisten la prueba del tiempo y se integran a un proceso de desarrollo y crecimiento moral y axiológico permanente.

La formación de una cultura moral se ha convertidlo en factor de gran importancia para el perfeccionamiento ético y la elevación de valores del hombre, lo que permite que los mismos maduren mas espiritualmente y crezca su grado de responsabilidad con respecto a sus intereses e ideales sociales y eleven sus sentimientos de dignidad, honor y deber moral, y en contraposición a esto la apropiación de la herencia cultural y moral de la humanidad, crea un proceso contradictorio y complejo por lo que se necesita fortalecer los valores,(ser reforzado, dar fuerza).

La crisis de valores que hoy tipifica este periodo, debe ser comprendida, y por ende se debe a una búsqueda constante de lo nuevo, que nace del vertiginoso y ascendente progreso científico-técnico y económico, y a su vez de la fragilidad de aquellas cosas que hasta ayer se juzgaban esenciales, que con el paso del tiempo hoy no superan esa esencialidad

En nuestra sociedad, investigaciones realizadas por el centro de estudios de la juventud referente a la crisis de los valores han constatado que:

  • Existe en algunos jóvenes la evidencia de un desequilibrio entre lo que "expresan, piensan y hacen" en su quehacer diario.

  • Incongruencia entre el conocimiento sobre el contenido de un valor social y el sentido personal que este tiene para el joven, y su conducta. En los adolescentes y jóvenes se hace mas evidente por ser esa etapa de la vida un periodo de intenso desarrollo de la personalidad y una etapa muy susceptible a todo tipo de influencia.

  • La crisis no es un fenómeno que apareció repentinamente. Sus gérmenes se vislumbraron ya desde el comienzo de 1986, observándose una dispersión de la identidad del joven, sobre todo en lo referido a sus concepciones y expresiones.

  • Se contactan conductas y actitudes negativas, sobre todo en las que se expresa un predominio de intereses de orden material como disponer de dinero en abundancia haciendo cualquier cosa: a) tener un trabajo cómodo que facilite la vida y b) casarse con un extranjero o extranjera para solucionar los problemas y tener amigos que "resuelvan".

  • En este proceso a influido en alguna medida el incremento del turismo, que ha generado delincuencia y prostitución en algunos jóvenes.

  • Ha influido también la devaluación social del trabajo (desvinculación del trabajo con la vida). Esto comienza en los años del 86-89.

  • Tendencia a la privatización de la vida y el enclaustramiento en la familia.

( Matilde Molina y otros." De que valen los valores".Investigación realizada en el Centro de Estudio de la Unión de Jóvenes Comunistas. Revista TEMAS Nro 15, pp.65-73).

No obstante, en los esfuerzos que realiza la sociedad y nuestro sistema educacional, por consolidar los valores como la responsabilidad, la honestidad, la autonomía, etc.,se le puede contraponer, en la actualidad, salidas de corte individualista, doble moral, actitudes consumistas, así como un excesivo paternalismo por parte de los padres, del hogar. De aquí, la imperiosa necesidad de ser portadores de valores efectivos que enriquezcan espiritualmente a la persona como requisito primero para poder formarlos. En la educación de valores es insprescindible desterrar la clásica frase "dejar pasar las cosas", fuente de dobleces morales, conductas negativas contra valores, y miseria espiritual y humana.

Valores como la consagración, la modestia, la dignidad, la honestidad, el profesionalismo, el sentido de la justicia y la solidaridad, se hacen imprescindibles aun en los tiempos más cruentos y turbulentos.

Según el criterio de un conjunto de autores postmodernos nos dirigimos hacia el caos, nos dirigimos a instaurar una sociedad dominada por la indecencia, la insensibilidad, la prevalecía de hacer notar lo último en materia de un vulgar hedonismo, omitir valores como el decoro, el humanismo, el civismo, la honestidad, etc.

Es incuestionable que la postmodernidad recrea un ambiente cuya nota predominante es el desengaño por la constatación del fracaso de la modernidad que provoca un estilo de vida aséptico, pluralista, pesimista, individualista, donde se requiere de la existencia al minuto, esto es, sin pasado y con muy estrecho margen de futuro y como tendencia al margen de toda moralidad.

En el ámbito de la reflexión ética, su regla suprema es:"Se vale lo que me agrada, no se vale lo que no me agrada, Nada esta prohibido". La expresión vale todo deja poco margen en la creación de una ética y de valores comprendidos no solo como morales sino también desde el punto de vista axiológicos.

Toda la sugerencia anterior tornaría la vida insoportable, inviable en términos de comportamiento humano, moral; además de otras aristas que posee la postmodernidad en su dimensión filosófica, ética y estética.

No en vano la crisis de valores representa momentos de peligro, pero también de oportunidad, de desarrollo, pues no existe continuidad ciega.

Dicha crisis que hoy tipifica a este periodo se debe a una búsqueda constante de lo nuevo, que nace del vertiginoso y ascendente desarrollo científico técnico y económico, y a su vez, a la fragilidad de aquellas cosas que hasta ayer se juzgaban esenciales, y que frente a la prueba suprema del tiempo hoy no superan el examen actual.

La formación de valores es un proceso de constricción de otros nuevos, y de cuestionamiento de los existentes, sin que esto signifique negar su continuidad histórica. No hay desarrollo de valores sino es mediante la crisis de estos; no por gusto crecemos, en términos morales y humanos, sobre la base de nuevas experiencias, de nuevos tiempos, de abandono y de conquistas en estos difíciles ámbitos de la vida humana.

Cuando nos referimos al término "crisis de valores" debemos tener presente que esta guarda una estrecha relación con la "doble moral" como tema de estudio de la ética a escala universal.

La doble moral posee una perniciosa presencia en la vida cotidiana y en distintos ámbitos de la vida social incluido el intelectual. Aunque su uso es básicamente de la época "moderna" y "contemporánea", su significado y su alcance se hace sentir desde tiempos pretéritos.

Es imprescindible conocer la existencia e identificar zonas de expresión para educar y formar valores que tiendan a minimizar el alcance de este modo de expresión del "mal moral" en nuestra sociedad. En la formación de valores, la escuela, la familia, y los profesores cumplen un imprescindible encargo social, pues se convierten en tres eslabones fundamentales en este proceso. No obstante, en los esfuerzos que realiza la sociedad y su sistema educacional por consolidar valores como la responsabilidad, la honestidad, la autonomía, etc. se le pueden contraponer en la actualidad salidas de corte individualista, doble mora, actitudes consumistas, así como un excesivo paternalismo por parte de los padres, del hogar. De aquí la imperiosa necesidad de ser portadores de valiosos valores efectivos que enriquezcan espiritualmente a la persona como requisito primero para poder formarlos.

En la educación en valores es imprescindibles desterrar la clásica frase"dejar pasa las cosas", fuete de dobleces morales, conductas negativas contra valores y miseria espiritual y humana.

Desde el ámbito ético los valores son componentes estructurales de la conciencia moral, al igual que las normas, los principios, las ideas, las cualidades morales etc. son potencialidades humanas que dignifican al individuo, que una vez asumidos elevan a la persona y su espiritualidad, no se presentan solo como una dimensión moral, pues también se presentan como estéticos, jurídicos, religiosos, epistémicos, etc.

Mientras la moral se refiere al proceder, a la acción, al acto como fenómeno de la vida social y espiritual de los hombres, lo ético se refiere a la valoración del acto, el razonamiento sobre este.

La ética es una de las disciplinas cuyo objeto de estudio es la estructura, las funciones, las categorías y la evolución histórica de la moral. A partir de sus funciones la ética describe explica y enseña la moral; además, estudia y analiza críticamente las costumbres, las normas, los valores, los sistemas morales y su historia.

Podemos decir que la ética es la ciencia de la moral, y la moral las reglas de la vida en sociedad y la conducta de los hombres, por lo que la ética tiene un carácter de ciencia y la moral es su objeto de estudio.

A menudo se utiliza la palabra ética como sinónimo de lo que hemos denominado moral, es decir, como conjunto de principios, normas, preceptos y valores que rigen la vida de los individuos y los pueblos. No es de extrañar que los términos moral y ética aparezcan como intercambiables en muchos contextos cotidianos. Cuando se habla de una actitud ética para referirnos a una actitud moralmente correcta, según código moral, o se dice de un comportamiento que ha sido poco ético, para justificar que no se ha ajustado a los patrones de la moral vigente.

La economía cubana plantea nuevos requerimientos en materia de formación de profesionales de la Economía, ya que los mismos deben ser capaz de participar en el proceso de regulación social de la economía, dotado de un pensamiento estratégico para desarrollar el mecanismo económico, orientándolo hacia el objetivo de la elevación de la eficiencia, el nivel de vida y la equidad social. Dotara a los egresados con los valores éticos de nuestra sociedad y el sentido de responsabilidad política y social de modo que con su actividad profesional contribuyan a la reproducción de las relaciones socialistas de producción en Cuba.

En el caso de los profesionales de las ciencias económicas la superación es vital porque el país no ha logrado los resultados que debíamos tener en estos momentos en muchas de las esferas de este sector.

La ética profesional como tipo especifico de la ética normativa y rama especifica del saber ético, no se reduce a la mera descripción de las reglas de conducta, sino por el contrario, supone el estudio de los cambios reales que se operan en la esfera de las relaciones morales: extinción de viejas normas morales y nacimiento de otras nuevas.

La sociedad plantea a determinadas profesiones, preceptos y exigencias morales mas altos, espera del conjunto de profesionales dedicados a las mismas, un grado mas elevado de entrega y desinterés material, o sea, una capacidad desarrollada de auto-control, así como una actividad moral adecuada en función de su rango profesional.

Los valores profesionales son entendidos como valores humanos contextualizados y dirigidos hacia la profesión, son cualidades de la personalidad profesional que expresan significaciones sociales de redimensionamiento humano y que se manifiestan relacionadas al quehacer profesional y los modos de actuación.

En el caso de los contadores públicos, la ética profesional es tan importante como los principios contables, puesto que un contador poco confiable o ético nunca será requerido para realizar una auditoria, llevar la contabilidad de una empresa ni para delegarle responsabilidades.

Todas las Profesiones implican una ética, puesto que siempre se relacionan de una u otra forma con los seres humanos unas de manera indirecta y otras de manera directa, como es el caso de los Contadores públicos, los Profesores, los Médicos, los Abogados, etc. puesto que deben tratar permanentemente con personas en el transcurso del desempeño de su profesión.

La ética de cada Profesión depende del trato y la relación que cada Profesional aplique a los casos concretos que se le puedan presentar en el ámbito personal, profesional o social en cuanto a su vinculación con las personas con las que trata permanentemente.

El Contador es un profesional capacitado que presta asesoramiento a las empresas para la toma de decisiones eficientes, y el buen manejo de sus recursos económicos y financieros que tienen una participación activa en la vida económica del país y, por ende, una responsabilidad actuando con rectitud y buena fe, manteniendo el honor, dignidad y capacidad profesional, observando las reglas de ética mas elevadas en todo sus actos en el desarrollo de sus actividades ya sea independiente o dependiente de la profesión contable. Los contadores deberán acatar las normas de conducta que señala el código de ética profesional en caso contrario tendrán que someterse a responder civilmente o penalmente por los daños y perjuicios que podría causar por incumplimiento de sus obligaciones o cometer delitos tributarios durante el ejercicio de su función y en consecuencia.

En el papel que debe desempeñar el contador público de nuestro siglo es incrementar cada día sus conocimientos, actualizarse con nuevas tecnologías y cambios en las leyes fiscales, actuar con honestidad para no perder la confianza que se deposita en sus habilidades y siempre tratar de hacer un trabajo de calidad, lo más exacto posible. Otra de sus obligaciones es impulsar el desarrollo económico del país, mediante la honesta contribución de impuestos, así como orientar a las empresas a cumplir con sus obligaciones e impedir evadir al fisco.

La economía cubana plantea nuevos requerimientos en materia de formación de profesionales de la Economía, ya que los mismos deben ser capaz de participar en el proceso de regulación social de la economía, dotado de un pensamiento estratégico para desarrollar el mecanismo económico, orientándolo hacia el objetivo de la elevación de la eficiencia, el nivel de vida y la equidad social. Dotara a los egresados con los valores éticos de nuestra sociedad y el sentido de responsabilidad política y social de modo que con su actividad profesional contribuyan a la reproducción de las relaciones socialistas de producción en Cuba.

Conclusiones

  • Los fundamentos teóricos y metodológicos que sustentan el estudio de la contribución a la educación en valores evidencian la necesidad de continuar profundizando en el tema, en nuestro estudiantado.

  • La necesidad de profundizar y fortalecer la educación en valores por todos los factores socializadores es una tarea importante hoy más que nunca en todo el mundo. De ello depende salvar lo más preciado que ha existido en nuestro planeta: el ser humano.

  • La importancia que en nuestras Sedes Universitarias se trabaje para educar en valores y así poder fortalecer la ética de nuestros futuros contadores.

Bibliografía

  • 1. Arteaga González, Susana. (2000). Propuesta de estrategia educativa. El trabajo de formación de valores. [tesis] Instituto Superior Pedagógico Félix Varela. Villa Clara.

  • 2. Báxter Pérez, Esther. (2007). Educar en valores. Tarea y reto de la sociedad. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.

  • 3. Chacón Arteaga, Nancy. (1995). Problemas actuales de la ética pedagógica actual cubana. Taller de ética.

  • 4. Chávez Rodríguez, Justo Antonio. Actualidad de las tendencias educativas. [Consultado 12 Diciembre 2010]. Disponible en:

http://gemini.udistrital.edu.co/comunidad/profesores/jruiz/jairocd/texto/pedagogia/actualidadte.pdf

  • 5. Fabelo Corzo, José Ramón. (1995). Los valores y sus desafíos actuales. Editorial José Martí. La Habana.

  • 6. Fabelo Corzo, José Ramón. (1995). Los valores universales en el contexto de los problemas globales de la humanidad. Editora Política. La Habana.

  • 7. Romero Fernández, Edgar: "Los valores morales del proyecto histórico de la Revolución Cubana". Santa Clara, 1995.

 

 

Autor:

Lic. Mayda H. Montes de Oca González

Lic. Haydee González Orama

Universidad Central de Las Villas "Marta Abreu"

Sede Universitaria Municipal. "Juan Bautista Fernández Soto".

Cifuentes.


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The new route: dollarization - The Argentine case

    A brief history of Argentina monetary procedures. The cost of the Seinoriage lost. Interest rates. The consumers in a do...

  • Comercio internacional

    El financiamiento y la asistencia internacional. Inversión extranjera directa. Organismos internacionales. Acuerdos come...

  • Modelo Económico

    Definición. Problemática económica que se pretende resolver. Estimación del modelo a priori. Variables, definición y mag...

Ver mas trabajos de Economia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda