Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Producción de Programas de Radio




  1. Consideraciones iniciales
  2. ¿Qué tengo para decir?
  3. ¿Cómo lo diré?
  4. Otros consejos al momento de hacer un programa de radio
  5. Consideraciones finales
  6. Cortesía Telefónica

Consideraciones iniciales

En primer lugar debemos mencionar que no existe una sola manera correcta de hacer radio, ni un solo tipo de programa, ni una única e infalible manera de producir programas. Por lo tanto, los consejos y sugerencias vertidas en este texto deben ser tomados como tales, sugerencias, que lo orientarán hacia la producción de programas de radio. De ningún modo pretenden ser inequívocas, y pueden ser adaptadas a la realidad y circunstancias de cada momento y lugar.

Antes de empezar:

Lo primero que diremos al respecto es, sin dudas, lo más importante. Antes de empezar a trabajar en la producción de un programa radio, sugerimos orar con sinceridad pidiendo sabiduría y la dirección de Dios en la tarea que vamos a emprender.

Luego, es muy orientador poder responder a las siguientes preguntas:

1. ¿Qué tengo para decir?, o sea, ¿de qué tema voy a hablar en mi programa?

2. ¿A quienes se lo quiero comunicar, quienes quiero que me escuchen?, o sea, pienso en mi audiencia.

3. ¿Cómo lo diré?

Sobre estas tres preguntas cimentaremos el resto de esta guía

¿Qué tengo para decir?

Responder a esta pregunta nos lleva al tema del programa.

Posibles temas a tratar en programas de radios cristianas pueden ser:

-temas espirituales (devocionales, temáticos, consejería, etc.)

-temas de salud física

-temas de salud mental

-temas de educación

-temas de familia

-temas infantiles

-temas juveniles

-temas culturales/científicos o de interés general.

-temas informativos

-etc.

¿A quienes se lo quiero comunicar?

Responder a esta pregunta nos hace pensar en nuestra audiencia.

Antes de seguir en este punto aclararemos el concepto radial de "audiencia modelo": Es el oyente tipo de mi programa, la persona a la cual le quiero hablar, quien quiero que escuche mi programa. Ese es mi oyente tipo, o audiencia modelo.

Hay diferentes formas de clasificar a nuestra audiencia y todas ellas pueden ser igualmente válidas. La más común es segmentar por edad y condición socioeconómica.

Ejemplo:

Edad:

-Infantil

-Juvenil

-Adulta

-Ancianos

Condición socioeconómica:

-Alto

-Medio

-Bajo

-Todos los niveles socioeconómicos

Mi audiencia modelo será:

-mayormente secular

-mayormente religiosa

De la respuesta a esta consideración dependerá el perfil que le daremos a nuestro programa, el tratamiento que daremos a los contenidos, las palabras que utilizaremos y otras consideraciones que veremos en la respuesta a las pregunta ¿Cómo lo diré?

Pero recordemos que ya hemos respondido a la primera pregunta (¿Qué tengo para decir?), de modo que la respuesta a la primera pregunta ya condiciona mi respuesta a esta pregunta (¿A quienes se lo quiero comunicar?).

Por ejemplo, si voy a realizar un programa cristiano/espiritual en tono devocional, ya sé que difícilmente me oigan personas con otros intereses, pero de todos modos debo preparar el contenido del programa de modo tal que sea igualmente audible y comprensible para cualquier potencial oyente.

Si estamos hablando un vocabulario que no le es familiar, o si es muy evidente que nuestro programa persigue un interés sectorial, difícilmente se quede en nuestra sintonía.

Respondiendo a la pregunta entonces sobre la audiencia secular/religiosa, diremos lo siguiente, aclarando que es nuestra opinión y respetamos la diversidad de opiniones que hay sobre este punto:

Una emisora cristiana podrá orientar su programación hacia personas de cualquier denominación, ya sean católicas o protestantes, sin descuidar a posibles oyentes seculares.

Cuando decimos, "sin descuidar a posibles oyentes seculares", nos referimos a que nuestro lenguaje no debe resultar extraño y/o sectorial, sino que siempre debemos usar palabras por todos conocidas, abordar temas explicándolos o comentándolos de modo tal que pueda ser entendido por nuestra audiencia cristiana pero también por un posible oyente secular no cristiano que nos esté escuchando.

¿Cómo lo diré?

Una vez resueltas las cuestiones concernientes al tema de nuestro programa y nuestra audiencia modelo, nos queda responder a esta última pregunta, cuya respuesta terminará por darle una forma o formato a nuestro programa.

Para empezar a responder esta pregunta es vital decidir el factor tiempo, ¿de cuánto tiempo dispongo para decirlo?

La clasificación en este sentido nos orienta hacia:

-microprogramas de 3 a 5 minutos de duración, también llamados "pastillas".

-microprogramas de 10 a 15 minutos de duración.

-programa corto: 30 minutos.

-programa medio: 60 minutos.

-programa largo: 120 minutos.

-programa ómnibus: 3, 4, 5 o más horas.

Si bien la producción de cada programa puede variar de acuerdo a la duración del mismo, vamos a brindar un tipo de estructura que bien puede ser común a todos. La llamaremos la "estructura del bloque modelo"

Esta estructura de programa nos dice que, más allá de cuánto dure el programa de principio a fin, siguiendo un patrón modelo para cada bloque, sólo tendremos que sumar o quitar "bloques" de acuerdo a la duración del programa.

Para un mejor aprovechamiento del medio radial, y en especial en programas que son transmitidos por la mañana especialmente, cuando nuestro oyente puede estar realizando más de una actividad a la vez y prestarnos una atención muy dispersa, lo más conveniente será utilizar bloques cortos y dinámicos donde podamos presentar las ideas de forma clara, con un lenguaje familiar, repitiendo conceptos cuando es necesario hacerlo (para lograr el efecto del énfasis, por ejemplo) y presentando una conclusión o enganche para lo que sigue antes de finalizar el bloque. Una vez finalizado el bloque, se puede separar entre uno y otro con música o jingles. Se recomienda en la mañana bloques con invitados y abriendo la posibilidad de la participación de la audiencia a través de llamadas telefónicas, mensajes de texto, email o mensajes de texto.

La música, que además de servir como separador, si está bien seleccionada, puede reforzar la idea de la cual se viene hablando.

Utilizando esta estructura de bloques como base, podremos completar el guión u hoja guía del programa y de atenernos a él, la realización de la emisión nos resultará mucho más organizada y sencilla.

Cuando el programa es emitido en horas de la siesta o noche, donde consideramos que nuestro oyente está más tranquilo y posiblemente escuchando el programa con dedicación exclusiva, la duración de los bloques puede ser mayor y el locutor puede ser más pausado, y reflexivo.

Ahora bien, ¿cómo hablaremos, qué lenguaje utilizaremos para hablar en radio?

Respecto a este punto, los catedráticos del tema afirman por unanimidad que la manera de hablar en radio, llamado el "lenguaje radial" debe ser un lenguaje familiar, agradable de ser escuchado, de fácil comprensión y por sobre todo, objetivo.

Ahora bien, debido a que estas afirmaciones muchas veces se han interpretado en términos de que la manera de hablar en radio debe ser similar al lenguaje de la calle, y en virtud de la generalizada pérdida de calidad y riqueza del lenguaje hablado actual, hemos de afirmar en estas líneas que de ningún modo estamos sugiriendo que el lenguaje radial deba ser vulgar, bajo o empobrecido, con el pretexto de estar así alcanzando a las masas. Todo lo contrario, hemos de hablar en radio de una manera familiar y agradable, pero haciendo un correcto y vasto uso del vocabulario de nuestra lengua.

Agregaremos además que lo ideal es saber redactar para radio, y ¿cómo se hace esto? No es algo difícil o complicado como pueda parecer.

En primer lugar recordaremos la diferencia entre la "lengua" y el "habla". La "lengua" es nuestro idioma, un sistema de signos que aprendemos y retenemos en nuestra memoria, es de uso social.

El "habla" en cambio, es de uso individual, es el uso particular que cada persona hace de la lengua. En lingüística, se conoce como "habla" a la selección asociativa entre imágenes acústicas y conceptos que tiene acuñados un hablante en su cerebro y el acto voluntario de fono-articulación que se llevará a cabo para iniciar el recorrido de la lengua.

Vemos, entonces, que la "lengua" es por decirlo de algún modo, la misma para todos, en cambio el "habla" puede variar de un individuo a otro, como así también de una comunidad a otra.

Para redactar un texto radiofónico, entonces, haremos uso de nuestro "habla". En radio escribimos como hablamos, afirman los especialistas, y tienen razón. O al menos deberían tenerla.

Un buen ejercicio para poner en práctica lo que venimos diciendo es el poder "adaptar" un texto literario a lenguaje radial. Unos buenos consejos para hacerlo de una manera eficaz son estos:

-Lea todo el texto, compréndalo, y conozca bien cuál es el mensaje a transmitir.

-Lea las oraciones e intente decirlas con sus propias palabras.

-Si hay palabras difíciles o poco usuales en su habla, reemplázalas por otras que le sean familiares.

-Al reescribir el texto para ser leído en radio, use frases cortas (son más fáciles de leer en radio que largas oraciones y le darán las pausas necesarias para la respiración), no separe en silabas, utilice palabras que usted conozca y sean de fácil pronunciación.

-Dependiendo del texto que estemos adaptando y la información que se esté difundiendo, no olvide citar las fuentes de información.

-Repita las palabras o frases claves del texto (así se enfatiza el mensaje, no hay que temerle a la repetición en radio, siempre que no sea redundante o demasiado abundante. Recuerde que el oyente no tiene la posibilidad de "volver a leer" o retroceder y volver a escucharlo. Repita lo esencial sin miedo y con claridad).

Otros consejos al momento de hacer un programa de radio

-Piense en su oyente de manera personalizada. No piense en "sus oyentes", en plural, como si fuesen una gran masa de personas (aunque su programa sea oído por miles de personas). Háblele a "su oyente", como si fuera uno solo. Porque, en definitiva, así todos y cada uno de los oyentes sentirán que usted le está hablando a él mismo, de modo personal, y la comunicación será mucho más eficaz.

Además, eso permite que el oyente genere un vínculo con el programa, que refuerza el mensaje, y crea pertenencia.

-Empatía con el oyente: la empatía es la identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. Póngase en lugar de su oyente, entable un "diálogo" con él (aunque usted esté monologando), de modo que el oyente pueda sentirse incluido, sentirse parte del programa, y también identificarse con usted.

-Procure presentar sus temas de una manera atrayente, busque crear interés en el oyente. Busque generar expectativas, en especial antes de las pausas, para que el oyente permanezca en la sintonía (aunque el comportamiento del oyente en las pausas de radio difiere mucho a la televisión y no hay tanto riesgo de zapping). ¡Pero atención, cumpla lo que promete! No es correcto generar una falsa expectativa y luego desilusionar al oyente.

-Defina qué grado de participación le dará al oyente, ¿tendrá éste la posibilidad de salir al aire vía telefónica, o de correo electrónico, o mensaje de texto? Al respecto de las dos últimas posibilidades (el correo y el mensaje de texto), son las más seguras al momento de evitar situaciones indeseables, ya que es usted quien puede seleccionar los mensajes que verán aire en el programa. La participación telefónica del oyente en vivo puede ser muy beneficiosa, pero conlleva siempre un grado de riesgo. Darle aire y micrófono a un oyente para que se exprese y forme parte del programa es una gran responsabilidad. Si no se siente capacitado para afrontar un comentario infeliz, o corregir un dialogo incorrecto, será mejor no brindar esa posibilidad. Recuerde que tampoco es deseable discutir o pelear con el oyente, y menos hacerlo al aire.

Consideraciones finales

Como mencionamos al iniciar este texto, no existe una única manera correcta de hacer radio. Pero sí existen lineamientos o consejos, que surgen tanto del estudio de los libros que se han escrito al respecto como de la experiencia acumulada por quienes hacen programas de radio, que le serán útiles al momento de adaptarlos a sus circunstancias específicas y su manera personal de abordar la radio.

Cortesía Telefónica

El teléfono, nuestro aliado

La radio tiene la particularidad de enviar mensajes al aire y no saber quien o quienes son los receptores del mismo. Nuestra única manera de saberlo es motivar al oyente para que al escuchar el mensaje se comunique son nosotros.

Cada vez que un oyente se comunica –por cualquier motivo que lo haga- debe recibir una imagen que impacte positivamente. Aún ni ha llamado por algo que escuchó y no le ha gustado, debemos aprovechar la oportunidad que se nos da para revertir esa situación.

El teléfono es un instrumento fundamental para la radio. Nos permite entablar una comunicación diferente con nuestros oyentes:

a) permite crear vínculos

b) permite saber quién nos escucha

c) permite revertir situaciones no gratas

d) permite dialogar e informar en forma personalizada

Esta poderosa herramienta, no está carente de riesgos, por lo que se hace necesario contar con personal preparado y no descuidar detalles para proporcionar una adecuada prestación. Recuerde: "No hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión".

Algunos consejos prácticos y el conocimiento de ciertas técnicas para los casos de llamadas por situaciones críticas permitirán mejorar considerablemente el rendimiento y la calidad de nuestra relación con la audiencia.

Mientras nuestros oyentes se sientan bien atendidos seguirán llamándonos y seguiremos teniendo la oportunidad de hablarles de Jesús. Por eso debemos ser cordiales y estar siempre dispuestos a escuchar al oyente. En caso contrario podemos ahuyentar diariamente a quienes estamos tratando de atraer hacia Jesús.

Por tal motivo, brindamos 5 prácticos consejos para utilizar este valioso elemento: el teléfono:

  • 1. Toda llamada entrante no debería repicar más de 3 veces.

  • 2. Si se utiliza un mensaje grabado para las llamadas entrantes, éste debe ser claro, cordial y breve.

3. Si el llamado es atendido por un telefonista u operador en turno, la recepción debe ser cordial y agradable al oído (es bueno sonreír al hablar) y establecer con objetividad y claridad el nombre de quien recibe la llamada (quien atiende). Identificarse es la primera regla de cortesía y es el primer paso para establecer vínculos perdurables. Y antes de hablar, es sumamente importante ESCUCHAR!

Debemos recordar siempre el nombre de la persona que nos llama. Anotarlo para no olvidarlo si es necesario, y llamarlo siempre por su nombre.

4. Al término de cada llamada, el oyente debe quedar satisfecho por las respuestas o trato recibido, más allá de cuáles eran sus expectativas iniciales. Esto genera que se grabe en su mente una imagen de calidad y eficiencia. Cada llamada es una prueba a superar, máximo si es una llamada de alguien que se ha enojado por alguna cosa. Y otro buen consejo más: al despedirse, quien recibe la llamada debe ser el último en cortar.

5. Cada llamada atendida, debe quedar registrada. De esta forma, podemos llevar la estadística de quienes llamaron, cuándo, por qué motivos y qué respuesta se le dio.

 

 

Autor:

Wolfgang Streich

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Periodismo

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda