Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La alimentación de los perros




Partes: 1, 2

  1. Piensos secos de perros
  2. Modelo de la estimación del valor nutritivo de los alimentos balanceados
  3. Pérdida de peso de perros
  4. Los alimentos balanceados para perros con trastornos digestivos
  5. Los alimentos para perros con cálculos en el tracto urinario
  6. Los alimentos para perros con dermatosis
  7. Los alimentos para perros con otros trastornos metabólicos
  8. La alimentación de las perras reproductoras
  9. Necesidades de perras
  10. La alimentación de los cachorros en crecimiento

Más del 50% de los perros se alimentan con alimentos balanceados comerciales ,aunque este porcentaje aumenta progresivamente.

Los perros alcanzan el peso adulto entre los 6 meses de edad (razas pequeñas) y los 18 meses (razas grandes), variando este peso adulto entre 1 kg (Chihuahua) y casi 100 kg (San Bernardo).

En la alimentación de perros se utiliza la energía metabolizable como unidad de valoración tanto de las necesidades como del valor energético de los alimentos. Las necesidades energéticas y proteicas de los perros, como en otras especies animales, se calculan según su peso metabólico; no obstante, a diferencia de otras especies animales, el peso metabólico de los perros se calcula como el peso vivo elevado a una potencia diferente a 0.75.

El National Research Council (NRC) utiliza la potencia 0.88 (PM = PV0.88), y la Association of Anerican Feed Control Officials (AAFCO) utiliza la potencia 0.67 (PM = PV0.67). En general, salvo indicación en contra, se utiliza la potencia 0.88.

Mantenimiento + ejercicio físico moderado:        420 kJ EM/kg PM  y   3.2 g PB/kg PM

EJEMPLO

Un perro adulto de 25 kg tiene unas necesidades energéticas y proteicas diarias de:

      420 x 250.88 = 7.15 MJ EM       3.2 x 250.88 = 54 g PB

Las necesidades energéticas y proteicas diarias de los perros adultos se estiman en 420 kJ EM y 3.2 g PB por kg PM

Las necesidades energéticas y proteicas diarias de un perro de 10 kg son 3.0-3.5 MJ EM (dependiendo de la actividad física que realice) y unos 25 g PB,

De un perro de 25 kg son 7.0-7.5 MJ EM y unos 55 g PB,

De un perro de 40 kg son de 10.5-11.0 MJ EM y unos 80 g PB.

No obstante, estas necesidades pueden variar en función de la raza y el ejercicio que realice el animal, por lo que la alimentación debe ser individual con el objetivo de mantener el estado corporal óptimo de cada individuo.

La relación óptima proteína/energía de los alimentos balanceados de los perros adultos es del orden de 7-8 g de PB por MJ de EM; no obstante, los piensos comerciales suelen aportar mucha proteína (para mejorar la palatabilidad), lo que puede dar lugar a dos trastornos importantes:

- una excesiva desaminación y excreción de urea, lo que sobrecarga el hígado y los riñones, favoreciendo la aparición de casos de insuficiencia hepática y renal, así como la precipitación de urolitos.

- una parte de la proteína ingerida pasa al intestino grueso, provocando fermentaciones que dan lugar a heces blandas, pegagosas y malolientes.

Los perros son omnívoros y pueden obtener todos los nutrientes de fuentes vegetales. Los alimentos balanceados de los perros se suelen realizar con una fórmula fija de ingredientes que permita una cierta seguridad sobre su utilización digestiva.

Los alimentos balanceados, tienen un bajo contenido en humedad (alrededor del 10%) y suelen contener una alta proporción de cereales, además de salvado, expeler, harina de soja, harinas animales, grasas y correctores vitamínico-minerales, estos piensos suelen estar extrusados. La concentración energética de alimentos balanceados es de 13-15 MJ EM/kg, y suelen contener un 5-10% grasa, un 20-25% de proteína y más del 50% de carbohidratos no estructurales.

Aunque los animales tienen necesidades de glucosa (para la nutrición del sistema nervioso central), no es imprescindible el suministro de carbohidratos en la ración, ya que pueden realizar la glucogénesis a partir de aminoácidos y glicerol.

Los alimentos balanceados de perros suelen incluir una buena proporción de cereales, ya que son baratos.

Respecto a la utilización del almidón de los cereales, es importante señalar que los perros utilizan mal el almidón de los cereales crudos; en la práctica el tratamiento térmico para preparar los alimentos de estos animales es importante tener en cuenta. (Actividad Ureasica)

Los alimentos balanceados de perros adultos han de contener una relación calcio/fósforo biodisponible de 1.5-2.0; es importante tener en cuenta que un exceso de calcio en la ración de los perros provoca una sobreosificación, con los consiguientes trastornos esqueléticos.

Los perros alimentados con mucha carne (que contiene poco calcio, poca vitamina D y mucho fósforo) pueden sufrir problemas de descalcificación de los huesos. Las necesidades de sal de los perros son relativamente bajas ya que los perros no sudan y por lo tanto las pérdidas de sal son mínimas.

En los alimentos balanceados de estos animales se utilizan aditivos tecnológicos (antioxidantes y conservantes); algunos alimentos contienen saborizantes, y los alimentos que no se extrusan, sino que se granulan, contienen aglomerantes. Los colorantes no tienen un especial efecto en estos animales, ya que casi no distinguen los colores; no obstante se suelen utilizar para satisfacer a los clientes.

Aunque cada vez es mayor el número de perros que se alimentan con alimentos balanceados comerciales, las raciones de los perros se pueden formular a base de carne y cereales (raciones caseras).

Los errores más frecuentes en la elaboración de raciones caseras son:

- utilización de raciones para personas ó de sobras de comidas .

  • exceso de carne, que contiene poco calcio , mucha proteína y grasa .

  • desbalance de minerales y vitaminas

La utilización continuada de raciones caseras desbalanceadas conduce, sobre todo en cachorros, a problemas de sobrepeso y osificación; además, este tipo de raciones suele provocar la acumulación de sarro en los dientes.

Piensos secos de perros

Nutrientes:

MJ EM/kg

>14.0

% Proteína Bruta

>11.0 <20.0

% Grasa

>5.0

%Fibra Bruta

>3.0

% Lisina

>0.65

% Metionina+cistina

>0.45

% Treonina

>0.50

% Triptófano

>0.15

% Calcio

>0.60

% Fósforo disponible

>0.15 <0.30

% Sodio

>0.05

% Linoleico

>1.0

Límites de inclusión de ingredientes:

Cereales 35-75%

Expeler de soja 0-15%

Salvado de trigo 0-20%

Gluten meal 0-5%

Gluten feed 0-20%

Harina de carne 15-35%

Harina de pescado 0-10%

Grasa de rumiante 5-10%

Aceites vegetales 0-10%

Ejemplo de pienso seco de perros:

Materias primas

Maíz 53%

Salvado de trigo 17%

Harina de carne 15%

Grasa de rumiante 10%

Aceite vegetales 4%

Ingredientes complementarios

Corrector vitamínico-mineral 1%

Aditivos

Antioxidante Sí

Antifúngico Sí

Modelo de la estimación del valor nutritivo de los alimentos balanceados

Proteína:

* la digestibilidad media de la PB contenida en los alimentos balanceados es del 80%:

El 75% se digiere en el intestino delgado (se absorben aminoácidos) y el 5% fermenta en el intestino grueso (se absorbe NNP):

     Proteína digestible = 0.80 x PB

    Aminoácidos absorbidos = 0.75 x PB

El 35% de los aminoácidos absorbidos se desaminan:       Aminoácidos netos ó disponibles para la síntesis proteica = 0.65 x 0.75 x PB = 0.50 x PB

Energía:

El contenido energético medio de los nutrientes es 23.5 kJ por g de proteína bruta, 39.5 kJ por gramo de grasa y 17.5 kJ por gramo de carbohidrato:

     EB (kJ) = 23.5 x PB + 39.5 x EE + 17.5 x ELN + 17.5 x FB

La digestibilidad media de la PB es del 80%

La del EE es del 90%

La de los ELN es del 85% (la de los CNE es del 90-95%) y la de la fibra es despreciable:

     ED (kJ) = 23.5 x 0.80 x PB + 39.5 x 0.90 x EE + 17.5 x 0.85 x ELN =                 = 18.8 x PB + 35.6 x EE + 14.9 x ELN

Respecto al cálculo de la EM que aporta el alimento balanceado se asumen las siguientes hipótesis:

      - el 35% de los aminoácidos absorbidos de los alimentos balanceados secos se desaminan (el coste medio de la desaminación y excreción de urea es de 12 MJ por g de aminoácido desaminado) y el 65% de los aminoácidos absorbidos se incorporan a proteínas:    EM aportada por los aminoácidos = (23.5-12) x 0.35 x 0.75 x PB + 23.5 x 0.65 x 0.75 x PB = 14.5 x PB

      - la energía procedente de la fermentación de la fibra en el intestino grueso es despreciable

      - por lo tanto: alimento balanceados secos: EM (kJ) = 14.5 x PB + 35.6 x EE + 14.9 x ELN la UE ha establecido la siguiente forma de calcular la EM que aportan los alimentos de perros:

          EM (kJ) = 14.64 x PB + 35.56 x EE + 14.64 x ELN

La cantidad de alimento a suministrar a los perros viene determinada por el estado corporal del animal con el objetivo de mantener un estado óptimo, que es aquel en el que las costillas no se ven pero se palpan fácilmente.

Respecto a la ingestión de alimento, los perros, igual que el resto de monogástricos, tienden a ajustar el consumo de alimento según su concentración energética. No obstante, los alimentos balanceados son muy palatables (contienen bastante proteína y grasa, muy apetecibles para los perros) y de alta concentración energética por lo que en ocasiones tienden a provocar una excesiva ingestión (sobre todo en razas medianas y grandes), lo que se traduce en obesidad.

Con las concentraciones energéticas habituales, la ingestión de los perros de 10 kg es de alrededor de 250 g diarios de alimento balanceado seco, los de 25 kg ingieren alrededor de 525 g diarios, y los de 40 kg unos 700 g diarios; en todo caso, la cantidad a suministrar a los perros adultos depende de su estado corporal:

Los perros adultos se pueden alimentar libremente con alimentos secos, salvo que el animal tenga tendencia al engrasamiento; también se pueden alimentar en 2-3 comidas diarias; en caso de perros de razas de gran formato, el alimento se distribuye en varias tomas diarias para evitar una excesiva ingestión que provoque torsiones intestinales.

El consumo de agua de los perros es 3-4 veces la cantidad de materia seca ingerida de pienso seco.

Es importante tener presente que los cambios de alimentos han de ser graduales para permitir una adaptación digestiva y evitar fermentaciones intestinales indeseables que se suelen manifestar en forma de gases y diarreas.

Cuando los perros son mantenidos en condiciones de escaso ejercicio y alimentados comerciales de alta palatabilidad y alta concentración energética, la regulación energética de la ingestión falla, provocando un sobre consumo. Se considera que un perro tiene sobrepeso cuando sobrepasa en un 5-15% el peso ideal de su raza, y que está obeso cuando pesa más del 15-20% del peso ideal; en los perros obesos no se palpan las costillas y se observa un exceso de grasa en la zona abdominal

Monografias.com

Delgado: Costillas, vértebras lumbares y huesos de la pelvis visibles a simple vista. Ausencia de grasa palpable. Curvatura abdominal y cintura muy marcadas.

Bajo peso: Costillas fácilmente palpables y cubiertas por muy poca grasa. Desde la parte superior se aprecia fácilmente la cintura. Curvatura abdominal evidente.

Peso normal: Costillas palpables y sin exceso de grasa subcutánea. Desde la parte superior, la cintura se aprecia detrás de las costillas. Se observa la curvatura abdominal.

Exceso de peso: Costillas palpables con discreto exceso de grasa subcutánea. La cintura es visible, pero no marcada. Curvatura abdominal muy poco marcada.

Obeso: Costillas no palpables por debajo de una gran cantidad de grasa subcutánea. Depósitos de grasa visibles en la región lumbar y en la base de la cola. Cintura muy poco aparente o no visible. Curvatura abdominal ausente (puede existir una distensión abdominal importante).

La obesidad es el transtorno nutricional más habitual en perros; de hecho, más del 25% de los perros padecen obesidad, aumentando la incidencia con la edad y siendo más frecuente en hembras que en machos. La obesidad predispone a sufrir diabetes, y enfermedades cardiovasculares e infecciosas, así como a la lipidosis hepática.

La obesidad predispone a los perros de gran formato a sufrir trastornos articulares y óseos debido a la sobrecarga de peso en las articulaciones.

La pérdida de peso se puede conseguir suministrando alimentos con una baja concentración energética y racionando el consumo de alimento.

Se debe procurar que el animal pueda realizar algo de ejercicio, ya que mediante la actividad física puede llegar a utilizar hasta el 20% de la energía ingerida.

La reducción de peso de los animales con sobrepeso moderado (5-15% del peso ideal) se puede conseguir racionando al 75% del alimento que habitualmente se suministra al perro. Un riesgo asociado a la restricción del aporte de alimento es que, además de reducirse la ingestión de energía, se reduce la ingestión del resto de nutrientes (aminoácidos, vitaminas, etc).

Para reducir el peso de los animales obesos es recomendable utilizar un alimento dietético de adelgazamiento. Estos alimentos contienen hasta un 10% de fibra bruta y menos del 5% de grasa, por lo que su concentración energética es relativamente baja (12-13 MJ EM/kg).

Existe una tendencia a utilizar alimentos de adelgazamiento de bajo contenido en fibra (menos del 5%), ya que el exceso de fibra provoca una reducción de la digestibilidad del resto de los nutrientes.

También, el exceso de fibra da lugar a una mayor producción de heces con bastante agua ligada (heces pegajosas), debido a que la pérdida de agua en heces es elevada, el agua disponible para ser excretada en la orina es menor, lo que aumenta el riesgo de precipitación de urolitos; finalmente, otro riesgo asociado al exceso de fibra es que parece aumentar la incidencia de torsiones gástricas e intestinales en los perros de razas de gran formato.

Aunque el alimento se restringe, la baja concentración energética de los piensos dietéticos permite suministrar una cantidad importante de alimento, con lo que se reduce el estrés del animal (el estrés se puede minimizar repartiendo el alimento en varias comidas a lo largo del día).

El alimento balanceado está formulado para que una cantidad restringida de alimento aporte una cantidad adecuada de nutrientes. Una vez que el perro ha perdido el peso deseado, este tipo de piensos se puede utilizar indefinidamente en los perros con tendencia a la obesidad.

En la etiqueta de estos alimentos balanceado se debe señalar su concentración energética y el modo de empleo, indicando la cantidad diaria que se recomienda suministrar al perro, el suministro habitual de alimento balanceado oscila entre el 60-80% de las necesidades energéticas, lo que permite una pérdida semanal del 1-2% del peso del perro.

Pérdida de peso de perros 

Manejo de la alimentación de un perro de 30 kg que debe perder 5 kg de peso. 

La pérdida de peso está formada por un 90-95% de tejido adiposo (80-85% de triglicéridos y 15-20% de agua) y un 5-10% de tejido muscular (20-25% de aminoácidos y 75-80% de agua). La energía media movilizada en la pérdida de un kg de peso es de 35 MJ EM.

  * Energía que debe perder el perro: 5 kg x 35 MJEM/kg = 175 MJ EM 

* Necesidades energéticas diarias antes del tratamiento: 420 x 300.88 = 8.4 MJ EM 

* Necesidades energéticas diarias después del tratamiento: 420 x 250.88 = 7.1 MJ EM

* Se dispone de un alimento de adelgazamiento de 12 MJ EM/kg

* Ingestión de este alimento antes del tratamiento: 8.4/12 = 700 g

Deseamos mantener una pérdida semanal de peso equivalente al 1.5% el peso del animal:

              - pérdida diaria de peso: 64 g, por lo que el animal debe ingerir diariamente (8.4 - 2.24 = 6.16 MJ EM) , esto es, 515 g de alimento (se restringe al 75% la ingestión libremente)               - pérdida diaria de peso al final: 54 g, por lo que el animal debe ingerir (8.4 - 1.89 = 6.51 MJ EM) , esto es, 545 g de alimento               - pérdida media diaria de peso: (64 + 54)/2 = 59 g               - duración del periodo de adelgazamiento: 5 kg/ 59 g = 85 días (casi 3 meses)               - una vez alcanzado los 25 kg de peso, se aumenta progresivamente (durante unos 10 días) la cantidad suministrada de alimento, hasta llegar a 590 g diarios que aportan las 7.1 MJ EM que necesita un perro de 25 kg

Los alimentos balanceados para perros con trastornos digestivos

Los trastornos digestivos, que se suelen manifestar en forma de diarreas, suelen aparecer tras cambios bruscos de ración ó por una sobreingestión de alimento; también pueden aparecer por una mala calidad de los alimentos debido a una alta inclusión de almidón crudo, fibra, ó proteínas de mala calidad ; también una inclusión excesiva de subproductos lácteos puede ocasionar diarreas por una mala digestión de la lactosa por los perros adultos; finalmente, los animales con deficiencias metabólicas ( una insuficiencia pancreática, que es frecuente en Pastores Alemanes y en perros de más de 10 años) pueden tener dificultades para digerir los alimentos. 

Los animales con diarrea han de ser alimentados durante 24-48 horas a base únicamente de una solución de electrolitos y agua. A continuación se suministra un 25-30% de las necesidades de un alimento dietético, en 3-5 tomas diarias; según la causa del trastorno digestivo.

Reducción de los trastornos agudos de la absorción intestinal: son alimentos muy digestibles formados a base de carne magra (sin tejido conjuntivo que es mal digerido) y cereales gelatinizados, con un bajo nivel de fibra (<1.5%) y de grasa (<5%); estos alimentos suelen contener además un alto contenido en electrolitos para compensar los perdidos durante la diarrea, y suelen incluir acidificantes y probióticos; se utilizan durante los periodos de diarrea aguda y durante la convalecencia (1-2 semanas).

Parece que una relación entre ácidos grasos insaturados inferior a 10 permite reducir la inflamación de la mucosa intestinal. Finalmente, parece que alrededor del 1% de fructoligosacáridos ó del 5% de pulpa de remolacha favorece la producción de ácido butírico en las fermentaciones del intestino grueso: el ácido butírico es utilizado por la mucosa intestinal para su crecimiento, mejorándose así su integridad y por tanto la absorción de agua y electrolitos; no obstante, un exceso de fibra puede empeorar el pronóstico, debido a un exceso de heces. 

 Alimentos para la compensación de las alteraciones de la digestión: estos alimentos que se utilizan sobre todo para alimentar a los perros con insuficiencia pancreática exocrina (que provoca una escasa secreción de amilasa, peptidasas y lipasa, digiriéndose mal el almidón, las proteínas y la grasa); son alimentos con ingredientes muy digestibles formados a base de carne de calidad, así como cereales gelatinizados para facilitar la hidrólisis del almidón (a estos alimentos se les suele incorporar ?-amilasas, peptidasas y lipasas); el contenido en grasa de estos alimentos debe ser bajo (<5%) debido a la deficiente secreción de lipasa por estos animales; estos alimentos se utilizan durante toda la vida del perro en caso de insuficiencia pancreática crónica. 

Existen ciertas razas e individuos con trastornos genéticos relacionados con la absorción ó metabolización de nutrientes. Algunos de estos trastornos, para los que no existen alimentos regulados legalmente, son: 

     - mal absorción de la vitamina B12, frecuente en la raza Schnauzer gigante, que se manifiesta en anemia; a estos perros se les debe suministrar vitamina B12 intramuscular. 

     - mal absorción de zinc, sobre todo en algunos individuos de las razas Bull Terrier, Husky, Gran Danés y Doberman; la deficiencia en zinc se manifiesta en dermatitis con pioderma, costras, descamaciones, etc. Los alimentos de los animales afectados se suplementan con cantidades importantes de acetato de zinc ó de sulfato de zinc. La mal absorción de zinc también puede ser debida a un exceso de calcio, que interfiere su absorción intestinal. 

     - acumulación de cobre en el hígado, que da lugar a una degeneración hepática. Los animales excretan el exceso de cobre absorbido en el intestino por la bilis; sin embargo, cualquier trastorno relacionado con la producción y excreción de bilis da lugar a su acumulación en el hígado. Los alimentos para animales con este trastorno poseen un bajo contenido en cobre y un alto contenido en zinc (que interfiere la absorción intestinal de cobre).

     - los vómitos están frecuentemente relacionados con gastritis agudas concurrentes con enteritis. Los perros se deben rehidratar oralmente con un suero, y cuando vaya cesando el vómito se ha de suministrar un alimento de alta digestibilidad (con menos de un 2% de fibra y menos del 5% de grasa); el primer día se suministra solamente la mitad de la ración y, según el resultado observado, se va aumentando la cantidad. Cuando el vómito cesa, este alimento se cambia paulatinamente por uno de mantenimiento.  

Los alimentos para perros con cálculos en el tracto urinario

Los cálculos urinarios son más frecuentes en gatos que en perros; no obstante, en algunos casos pueden precipitar urolitos en el tracto urinario de los perros (sobre todo en la uretra de los machos, pero también en la vejiga); los cálculos más frecuentes son los de estruvita (fosfato amónico-magnésico), seguidos de los de oxalatos. Existen varios tipos de alimentos para prevenir ó disolver los cálculos, según la naturaleza química del cálculo formado.

los alimentos para la disolución de cálculos de fosfato inorgánico ,son los que incluyen acidificantes de la orina cloruro amónico) para disolver los fosfatos, y tienen un contenido bajo en magnesio; también son de bajo contenido proteico pero de gran calidad (para evitar una excesiva excreción de urea); se debe procurar una alta ingestión de agua para facilitar la disolución de los cálculos, por lo que estos alimentos contienen bastante sal y electrolitos; en todo caso, los animales con cálculos deben tener asegurado un acceso permanente al agua de bebida. Estos alimentos se utilizan durante 5-12 semanas, periodo en el que se suele conseguir la disolución del cálculo. 

  Alimentos para la reducción de la formación de cálculos de uratos

Las purinas de los ácidos nucleicos (cuyo contenido es alto en los alimentos procedentes de organismos unicelulares: levaduras, etc) se metabolizan a ácido úrico (insoluble), que la mayoría de los animales transforma en alantoína (soluble). Los alimentos para animales con riesgos de precipitación de uratos tienen un bajo contenido en purinas y en proteínas, así como alcalinizantes (bicarbonato sódico, citrato potásico) para solubilizar el ácido úrico, y se utilizan indefinidamente en caso de trastornos irreversibles del metabolismo del ácido úrico. Los dálmatas excretan buena parte del nitrógeno urinario en forma de ácido úrico; no obstante, no son frecuentes los cálculos de uratos en dálmatas.

Alimentos para la reducción de la formación de cálculos de oxalato:

Son alimentos que incluyen alcalinizantes de la orina para solubilizar estos cálculos, así como un bajo contenido en vitamina D y calcio, para evitar una excesiva absorción de calcio y una excesiva excreción urinaria de calcio (los oxalatos suelen ser oxalatos de calcio). 

 Alimentos para la reducción de la formación de cálculos de cistina:

Son alimentos que incluyen alcalinizantes de la orina para solubilizar estos cálculos, así como un bajo contenido en aminoácidos azufrados, para evitar una excreción urinaria excesiva de los grupos sulfurados de la cistina y metionina. 

Los alimentos para perros con dermatosis

Los alimentos relacionados con la integridad de la piel son: 

 Los alimentos para el mantenimiento de la función dérmica en caso de dermatosis y pérdida excesiva de pelo: es frecuente que los piensos de mala calidad ó las raciones caseras mal balanceadas afecten el aspecto de la piel y el pelo de los perros; las causas más frecuentes son la carencia de ácidos grasos esenciales, de vitamina A, de vitamina E, de biotina y de zinc. Los alimentos para estos animales tienen un alto contenido en estos nutrientes, particularmente en ácidos grasos esenciales, y se utilizan durante unos 2 meses, hasta que mejora el aspecto del animal. 

Los alimentos para la reducción de la intolerancia a ingredientes ó nutrientes:

alrededor del 15% de los perros muestran hipersensibilidad ó alergia alimentaria a algunos ingredientes; la alergia se manifiesta como dermatosis inflamatoria, con prurito y formación de costras, siendo las causas más frecuentes hipersensibilidad a la lactosa de los subproductos lácteos, y a la proteína de la carne de vacuno, pescado, gluten de cereales y expeler de soja. Las alergias alimentarias pueden ir acompañadas de vómitos y diarreas.

Los alimentos (piensos hipoalergénicos) para estos animales se elaboran con fuentes seleccionadas de proteínas (pollo, pavo, cordero, requesón, pescado blanco) y carbohidratos (arroz, patata); las fuentes de proteínas en estos alimentos se limitan a uno ó dos ingredientes, pera reducir los antígenos potenciales. Parece que una relación entre ácidos grasos insaturados C6 (linoleico: aceites de cereales) y C3 (linolénico: aceites de pescado) inferior a 10 mejora los resultados obtenidos; esto es debido a que estos ácidos grasos se metabolizan a leucotrienos: los leucotrienes procedentes del linoleico son proinflamatorios, mientras que los del linolénico son antiinflamatorios. Debido a que es muy difícil determinar el alergeno específico, estos alimentos se prueban durante 1-2 meses en los animales con problemas: si los signos de intolerancia desaparecen ya se utilizan indefinidamente. Una alternativa a la utilización de piensos hipoalergénicos es cambiar de marca comercial de alimentos y observar los resultados.   

Los alimentos para perros con otros trastornos metabólicos

Existen varios tipos de alimentos balanceados para alimentar a los perros con ciertos trastornos metabólicos.

Insuficiencia renal: el alto contenido proteico de los alimentos de los perros provoca unas elevadas desaminaciones, y una sobrecarga renal que provoca que más de la mitad de los perros de más de 10 años sufren de insuficiencia renal crónica, que suele ir acompañada de uremia, hipertensión, hiperfosfatemia (además, la mayor parte del fósforo se elimina por la orina, lo que sobrecarga los riñones y favorece la precipitación de fosfatos), hipocalcemia y poliuria.

El objetivo de los alimentos para perros con insuficiencia renal es que no prospere la lesión para ello los piensos se formulan para reducir al mínimo las desaminaciones y la eliminación de urea a través del riñón; por lo tanto, contienen poca proteína (pero muy equilibrada en cuanto a aminoácidos) y aportan energía en forma de carbohidratos (para reducir la uremia que se produce al desaminar los aminoácidos para obtener energía)

En el caso de que la insuficiencia renal vaya acompañada de hipertensión, los alimentos balanceados deben contener poco sodio; poco fósforo (en ocasiones se incorpora hidróxido ó carbonato de aluminio que interfiere la absorción intestinal de fósforo), bastante calcio, y un aporte suplementario de vitaminas hidrosolubles y minerales (para compensar las pérdidas urinarias)

Debido a que la activación de la vitamina D ocurre en gran medida en el riñón y que la funcionalidad del riñón de estos perros está disminuída, se debe suministrar vitamina D preformada.

Estos alimentos se suministran indefinidamente en el caso de insuficiencia renal crónica, y durante 2-4 semanas en caso de insuficiencia renal pasajera en todo caso es necesario asegurarse que los perros tienen libre acceso al agua (para compensar la poliuria). Finalmente se debe evitar la pérdida de peso, ya que la metabolización de la proteína corporal empeora el pronóstico. 

Insuficiencia hepática: son piensos con un contenido moderado en proteínas (menos del 15%, pero de alta calidad) para evitar una sobrecarga hepática debido al trabajo de desaminación, un bajo contenido en grasas (la secreción de bilis está reducida en estos animales) y un contenido importante en ácidos grasos esenciales y en carbohidratos digestibles (que deben ser el principal sustrato energético); estos piensos se utilizan durante largo tiempo. En todo caso se debe evitar la pérdida de peso, ya que la metabolización de la grasa y proteína corporal empeora el pronóstico. 

Insuficiencia cardiaca: una de las principales consecuencias de los trastornos cardiacos es una mayor retención de sodio y agua, aumentando la presión sanguínea. Por este motivo, los piensos dietéticos para perros con insuficiencia cardiaca contienen poco sodio (menos del 0.25%); incluso se recomienda suministrarles agua destilada si el sodio del agua de bebida es alto (>150 ppm). En algunos casos los perros se tratan con diuréticos para que no retengan agua, provocándose una poliuria acompañada por una alta excreción de electrolitos y vitaminas hidrosolubles; por este motivo estos piensos tienen un alto contenido en vitaminas hidrosolubles y minerales (en particular en potasio); finalmente, la insuficiencia cardiaca también afecta a la funcionalidad del riñón, por lo que las raciones de estos animales han de contener un aporte proteico moderado pero de alta calidad. Estos alimentos se utilizan durante largo tiempo. 

Regulación del aporte de glucosa en caso de perros con diabetes mellitus (insuficiencia pancreática endocrina), los animales con diabetes no toleran una excesiva ingestión de carbohidratos, debido a la insuficiente producción de insulina; la principal causa de la diabetes en los animales de compañía suele ser la obesidad.

Los alimentos recomendados para los perros con diabetes están basados en carne, conteniendo una baja proporción de cereales (además, es preferible que los cereales se suministren crudos, lo que reduce la velocidad de digestión del almidón); el alto contenido en fibra (alrededor del 10%) también reduce la velocidad de absorción intestinal de la glucosa.

Estos alimentos se utilizan durante largo tiempo, y se deben suministrar a los largo de 4-5 pequeñas comidas diarias para evitar la hiperglucemia pospandrial propia de una única comida diaria.

Hiperlipidemia: la hiperlipidemia, frecuente en gatos y en algunas razas de perros como los Schnauzer miniatura, se suele complicar con pancreatitis aguda; los alimentos para los animales con hiperlipidemia tienen un bajo contenido en grasa (<5%), una baja concentración energética (para reducir la lipogénesis), un alto contenido en fibra (>10%) y un elevado contenido en ácidos grasos esenciales; se utilizan durante unos 2 meses. 

La alimentación de las perras reproductoras

Las perras alcanzan la pubertad hacia los 6-9 meses, y la primera cubrición de las hembras se puede realizar a los 1-2 años. La duración de la gestación es de 9 semanas y el número de cachorros de 2 a 7, según razas. La duración media de la lactación es de 6-7 semanas.  Las necesidades de las perras, como las del resto de animales, dependen de su estado fisiológico. Durante las 3 semanas previas al parto (que es prácticamente cuando se produce el desarrollo del feto) tiene unas necesidades específicas de gestación y, dependiendo de la edad del destete, durante las 6-7 semanas siguientes al parto tiene unas necesidades específicas de lactación. 

La producción de leche de las perras depende de su peso y del número de cachorros que amamantan; la producción de leche durante toda la lactación se puede estimar de la forma:

[0.1 x (Nº de cachorros - 4) + C] x PV

Donde C es un factor que varía de 1.6 para perras de menos de 10 Kg., 1.8 para perras de 10-25 Kg., y 2.0 para perras de más de 25 Kg.

La producción de leche a lo largo de toda la lactación es aproximadamente el doble del peso de la perra.

La producción de leche se puede estimar asumiendo que se necesitan 1.75 g de leche para que los cachorros ganen un gramo de peso.

En general, la producción de leche alcanza su máximo diario (alrededor del 3% de la producción total) a las 3-4 semanas del parto.

La composición media de la leche de perra es 10.0% grasa, 8.0% proteína, 3.0% lactosa, y aporta 6.5 kJ por gramo. 

Las necesidades nutritivas de las perras se pueden estimar mediante el método factorial. Dependiendo del número de fetos gestados y cachorros amamantados, las necesidades diarias durante el final de la gestación son 8-10 MJ EM y unos 100 g PB, y durante la lactación son 15-25 MJ EM y 200-300 g PB. El nivel de alimentación de las perras en gestación ha de ser de alrededor de 1.25-1.5, y en lactación de alrededor de 3.0. 

Mientras que la relación óptima proteína/energía de las raciones de las perras en mantenimiento es de unos 7-8 g de PB por MJ de EM, en gestación es de 11-12 g de PB por MJ de EM, y en lactación es de casi 15 g de PB por MJ de EM.   

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda