Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El autoconcepto en niños que practican actividades físicas




  1. Resumen
  2. Bases Teóricas del autoconcepto
  3. La práctica del Deporte
  4. El autoconcepto en niños que practican actividad física y deportes
  5. Referencias bibliográficas

Resumen

El siguiente trabajo aborda de manera preliminar algunas bases teóricas del autoconcepto. Se analizan los antecedentes investigativos y se destacan las teorías más relevantes que han abordado esta temática y se precisan los beneficios en el deporte en el desarrollo de este autoconcepto en los niños. Finalmente se citan algunas investigaciones relacionadas con la práctica de actividades físicas y deportivasen niños y su relación con el autoconcepto.

Bases Teóricas del autoconcepto

Este término ha sido ampliamente estudiado desde diversos enfoques de la psicología, que ha dado como resultado un gran número de definiciones, que van desde las más básicas y elementales, hasta otras más completas y detalladas. Esta investigación tomara las más resaltantes, que permitan la comprensión adecuada del tema debido a que el autoconcepto representa el núcleo fundamental de este trabajo.

En general el autoconcepto, es considerado como la actitud valorativa que un sujeto tiene hacia sí mismo. Es la estima, los sentimientos, experiencias y actitudes que la persona desarrolla hacia su propio yo.

Según Marchago, citado por Villa y Auzmendi (1999) el autoconcepto es considerado como el conjunto de actitudes que un sujeto posee hacia sí mismo y está constituido por los tres componentes esenciales que son: cognitivo, afectivo y conductual. Su función está determinada de la siguiente manera:

1. Cognitivo: definido por el conjunto de rasgos con que se describe una persona, aunque no sean verdaderos u objetivos

2. Afectivo: compuesto por los afectos, emociones y evaluaciones que acompañan a la descripción de uno mismo

3. Conductual: el concepto que una persona tiene de sí misma influye claramente en su conducta diaria.

Estos autores consideran necesario tener un autoconcepto positivo para que el individuo consiga una adaptación adecuada, para la felicidad personal y para el funcionamiento eficaz. Es por ello que la práctica regular de actividades deportivas podrían estar ligadas directamente, con el desarrollo del autoconcepto debido a que promueven la adaptación y el funcionamiento efectivo.

Según Jiménez, C (2006) el autoconcepto "es uno de los elementos centrales al que se le asigna un papel esencial en la constitución de la personalidad, y se refiere al conjunto de percepciones, ideas o teorías que el individuo posee acerca de sí mismo, y en cuya construcción intervienen los demás".

Así mismo, Marchago, S. J (1997) define que el sí mismo o autoconcepto es autoconocimiento, y engloba aspectos como auto percepción, memoria autobiográfica, juicios descriptivos y juicios evaluativos que la persona hace de sí misma y que surgen de la comparación con los demás y conforman la autoestima, convirtiéndose ambos elementos: autoconcepto y autoestima en conceptos complementarios que inciden uno sobre el otro. Según él, contenido del autoconcepto incluye elementos cognitivos, afectivos y comportamentales consonancia con la edad. (p.311.Vol., 2)

Teorías del Autoconcepto.

El estudio psicológico del self o autoconcepto como se define en la actualidad, es un tema de crucial importancia para la psicología. Aunque hay muchas formulaciones nuevas, este campo también ha sido testigo del surgimiento de teorías tradicionales y temas históricos que fueron abordados ya por autores clásicos.

Teoría de William James sobre el self.

Esta teoría es la base de la mayoría de los estudios teóricos e investigaciones empíricas norteamericanos sobre autoconcepto y que aún permanece vigente.

William James plantea a fines del siglo XIX que lo que sentimos respecto de nosotros mismos depende de lo que apostemos a ser y hacer. Este sentimiento está determinado por la proporción entre nuestra realidad y nuestras supuestas potencialidades, una fracción de la cual son nuestras pretensiones y la otra, nuestro éxito. Por lo tanto, autoestima depende del éxito que tengamos de acuerdo a las pretensiones o a metas que nos propongamos Dicha relación puede modificarse, tanto disminuyendo el denominador como aumentando el numerador (o viceversa) Tan maravilloso consuelo es ceder en pretensiones como verlas colmadas.

James citado por Gorostegui M (2004), especifica que El self se compone de, el Mí y el Yo. El Mí es la suma de lo que una persona puede llamar suyo y se compone de:

1) El Mí material: Que incluye el cuerpo, pertenencias y la familia e inciden en él en cuanto lo relacionan a un estatus social, expectativas, entre otros. La familia es importante ya que influye a través de mecanismos de aprendizaje y proporciona modelos de identificación e imitación que afectan la formación de la conciencia de sí mismo en el curso del desarrollo. De esta manera, es como el padre puede ser la principal figura que el niño toma en cuenta a la hora de escoger una disciplina deportiva.

2) El Mí social: Este aspecto incluye las relaciones, los roles, y el reconocimiento que el individuo recibe de sus semejantes. Hay tantos roles sociales como personas lo conozcan y se relacionen con él. Es por esto que el autor afirma que existe una propensión innata a ser conocidos favorablemente por el grupo.

3) El Mí espiritual: Es el conjunto de estados de conciencia, capacidades y disposiciones psíquicas tomadas en su totalidad, que puede constituirse en objeto para la conciencia, despertando las mismas emociones que los otros constituyentes del self.

Según el mismo autor, destaca que James sugiere que cada individuo organiza estos constituyentes en una estructura jerárquica de acuerdo a lo cual asigna diferentes valores a cada uno. Pero agrega que la forma en que se constituye y jerarquiza el self no varían mayormente entre los individuos ni entre los individuos a través del tiempo. Esta hipótesis sobre la estabilidad del self sirve de fundamento también a la posibilidad de evaluación del autoconcepto.

En cuanto al "yo" la teoria de James plantea que, El Yo, es el self como conocedor y organizador de la experiencia. El Yo es experienciado a través de la voluntad o comportamiento del individuo. Una identidad estable del self deriva de un sentido de continuidad como self conocedor. Para James, cada uno de nosotros considera espontáneamente que sigue siendo el mismo gracias al Yo. Implícito en la experiencia de cada uno de estos aspectos del Yo está la conciencia adicional capaz de conocer la naturaleza del self.

Según Frisancho S (2006) uno de los aportes mas importantes de esta teoria, es la distinción que hizo James entre el "yo" como sujeto, agente, conocedor, y describirlo como un elemento subjetivo y es para este autor, el corazón del dominio del yo. Y el "mi" como objeto de conocimiento, está constituido por características materiales, sociales y espirituales como la conciencia, los pensamientos y los mecanismos psicológicos.

Otros autores como Vasta, M Haití y S, Miller (1996) resaltan que la idea clave de la teoria de James consiste en dividir el autoconcepto en dos campos: el yo o yo existencial, y el mi o yo empírico.

Según James, el yo o "yo existencial", se refiere a la experiencia subjetiva de la existencia que incluye por ejemplo, un sentido de la identidad personal, o sentido de ser capaz de hacer cosas, como una especie de agente personal, y una conciencia de la propia existencia a través del tiempo. (p.572). Por otra parte El mi (yo empírico) se refiere a una comprensión más objetiva de las propias características, como la apariencia física, el estatus social, los rasgos de la personalidad y las capacidades cognoscitivas. Juntos, estos dos componentes del sí mismo comprenden nuestra conciencia de quienes somos. Lewis, (1991)

Erikson (1950) es otro de los autores que hablan sobre el autoconcepto. Este autor propone que existen cinco etapas del desarrollo, en las cuales el individuo debe afrontar y dominar cierto problema fundamental, que es un dilema en ella. La crisis de desarrollo subyace, es universal y la situación particular se define culturalmente.

A medida que cada dilema se va resolviendo, el individuo puede pasar a la siguiente etapa del desarrollo. Cada etapa ofrece al niño la posibilidad de nuevas soluciones a los problemas previos y al mismo tiempo existe un elemento de moderación. Según Engler, 1996, esta teoria propone que a lo largo de las etapas, el niño va creando un sentido de confianza básica, lo cual ayuda al individuo a crecer psicológicamente y a aceptar de buena forma las nuevas expectativas, de esta forma el niño va creando un buen autoconcepto ya que empieza a descubrir sus propias habilidades y cualidades, aprendiendo a confiar en las mismas.

Teoría de Ellen Piers

Piers E (1984), la autora de la escala de Auto-Concepto de Piers y Harris (1972) resume en seis puntos sus planteamientos teóricos sobre el autoconcepto:

1. En su naturaleza el concepto se considera esencialmente fenomenológico, no observable directamente, pero susceptible de ser inferido a partir de conductas o autoreporte. A pesar de que las conductas son medibles directamente, es difícil hacer inferencias sobre el autoconcepto que sean replicables y consistentes en distintas situaciones.

2. Se considera que el autoconcepto es una entidad global, pero con componentes específicos. Refleja cómo siente el niño globalmente acerca de sí mismo, considerando sus habilidades generales y específicas por ejemplo su autoimagen física. Es decir, el autoconcepto global deriva de la autovaloración en áreas específicas de funcionamiento. Algunas de estas áreas son relativamente claras (self físico, self moral y ético, self académico) pero otras están débilmente definidas; algunas son más importantes que otras en la evaluación global, de manera que baja autovaloración en áreas que no son consideradas importantes por el niño, probablemente tendrán poco impacto sobre la autovaloración total.

3. El autoconcepto es relativamente estable. A pesar de la importancia que pueda asignársele a la experiencia en su desarrollo, no es algo que cambie con facilidad. En los niños pequeños el autoconcepto puede ser muy dependiente de la situación, pero se va estabilizando progresivamente. A pesar de eso, la autora afirma que es posible mejorar el autoconcepto del niño a través de experiencias correctivas, aunque los cambios no ocurren como consecuencia de intervenciones aisladas, que hay áreas del autoconcepto más difíciles de cambiar que otras y que para algunas de ellas hay etapas críticas para el cambio.

4. El autoconcepto tiene un componente descriptivo y uno evaluativo que se obtiene a partir de juicios que el niño ha acumulado sobre sí mismo y otros que han sido internalizados como son los valores, las normas, y las nociones de lo que es socialmente deseable. También se puede aislar un componente referido a lo intrínseco, en relación a sus propios estándares internos, y otro referido a la forma en que se evalúa en comparación con sus pares.

5. El autoconcepto es experienciado y expresado por los niños de manera diferente en las distintas etapas de su desarrollo. En la primera infancia el foco está en la diferenciación del self respecto del ambiente y en el establecimiento de relaciones recíprocas con sus cuidadores Durante los años preescolares, adquiere una relativa independencia, interactúa con pares y comienza a desarrollar un sentido de identidad de género. El autoconcepto durante esta etapa se define primariamente por la experiencia con pares y por las conductas y actitudes parentales. Durante los años escolares el autoconcepto se expande para contener un gran campo de intereses, en especial los relativos al rendimiento escolar y las relaciones con pares, que ahora cobran mayor importancia. Con el incremento de la experiencia y la edad, las autopercepciones infantiles se incrementan diferencialmente y el niño debe lograr integrar todas las experiencias dentro de un marco único experiencial y conceptual.

6. El autoconcepto realiza una función clave como organizador y motivador de la experiencia, manteniendo una imagen consistente de quiénes somos y cómo reaccionamos en diferentes situaciones, lo que disminuye la ambigüedad de las situaciones nuevas y estructura conductas hacia metas y objetivos. El juicio de si una conducta es consistente o no con la autoimagen, ayuda a configurar las nuevas experiencias conductuales. Juicios relativos al éxito o fracaso de una acción particular o a efectos relacionados con sus resultados, pueden servir a una función motivacional sobre sus resultados

Teoría del Autoconcepto de SusanHarter

Una clasificación más reciente del estudio del autoconcepto, es el autosistema de SusanHarter, (1983). Según ella, el área afectiva está constituida por tres elementos, que interactúan entre si, estos son: el autoconcepto, el autocontrol y la autoestima, el primero de ellos se refiere a su punto de vista sobre lo que él es, el segundo describe las destrezas para dirigir el curso de su conducta, y el ultimo, la autoestima, incluye los sentimientos sobre como se siente en los ámbitos global, académico, social, corporal y familiar. Estos tres elementos definen el sistema del yo, que es el núcleo del área afectiva y brinda la base para alcanzar la seguridad en el niño.

Su postulado teórico propone un autoconcepto jerárquicamente organizado. El autoconcepto se construye y define a lo largo del desarrollo de la persona, a través de la influencia de las personas significativas del medio familiar, escolar y social y como resultado de las propias experiencias de éxito y fracaso. De acuerdo con esto, se podría considerar que si el niño toma como referencia sus experiencias previas y las personas significativas de su entorno para autodefinirse, también podría usar este mecanismo para realizar la escogencia de una disciplina deportiva.

Como se ha visto en las diferentes apreciaciones teóricas sobre el autoconcepto, este elemento tiene mucha relevancia, además que está presente a lo largo de las distintas etapas del desarrollo, de forma que desde los dos hasta los cinco años, se asientan las bases de su elaboración, formándose a partir de las posesiones, el lenguaje, la identificación y la diferenciación de las persona importantes para el niño.

En la infancia, los niños se encuentran en el momento donde ocurre la implantación y consolidación del yo, seguido de los comienzos y la expansión del mismo. Dado que es el momento del desarrollo del "yo", cualquier cambio o experiencia tanto positiva como negativa que se produzca tiene consecuencias en el desarrollo del autoconcepto. Entonces se debe destacar, que en esta edad se deben promover y fomentar experiencias enriquecedoras como el deporte, que ayuden a consolidar la identidad del niño.

Según Ciccheti y Beegly (1990) la importancia potencial de este aspecto del desarrollo ha conducido a psicólogos a considerar el "yo" o "sí mismo" un objetivo de estudio, además lo destacan como un tema lleno de cuestiones fascinantes y sugestivas (p.571)

En definitiva, el autoconcepto realiza una función clave como organizador y motivador de la experiencia, debido a que ayuda a mantener una imagen consistente de quién es el individuo y cómo reacciona en diferentes circunstancias. El juicio de si una conducta es consistente o no con la autoimagen ayuda a configurar las nuevas experiencias conductuales en el niño, y el desempeño deportivo por ejemplo puede ser una vía para organizar tales experiencias durante la infancia.

La práctica del Deporte

El deporte es uno de los fenómenos socioculturales más importantes e influyentes del siglo XX. Es la actividad humana, que ha estado presente en la vida del hombre desde hace mucho tiempo. Es irrefutable el hecho de que el deporte transmite una serie de valores, ya sean coyunturales o propios de la sociedad en la que está inmersa o, por el contrario, preestablecidos a lo largo de las sociedades precedentes. De hecho, "el deporte refleja los valores culturales básicos del marco cultural en el que se desarrolla y por tanto actúa como ritual cultural o «transmisor de cultura»" (Blanchard y Cheska, 1986:37).

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO, (1999) el deporte es una actividad humana determinada por el concurso de tres factores ricos en cuanto a su valor psicológico: juego, movimiento y agonismo, que se manifiesta y se concreta en la práctica de los ejercicios físicos bajo forma competitiva, en la que se valora intensamente la práctica de ejercicios físicos con vistas a la obtención, por parte del individuo, del perfeccionamiento de las posibilidades morfológicas y psíquicas.

Para Alcoba A (2000) el significado del deporte es el siguiente "actividad física, individual y colectiva, practicada en forma consecutiva" (p.22). Además el deporte posee valores intrínsecos a la práctica deportiva, según Seirul (1995) "son cuatro los valores endógenos al deporte: el agonístico, el lúdico, el hedonístico y el higiénico" p. 64, Mientras que para Acuña (2000) estarían en "la obtención de marca, la victoria y la superación, por un lado; y por otro, la diversión, el entretenimiento y el mantenimiento físico". p.128

Además, durante la infancia, la participación del niño en actividades deportivas es importante para lograr un desarrollo normal, ya que fomenta el desarrollo físico, psicológico y social, aumenta la capacidad para tomar decisiones y favorece la autoestima. Además, la práctica deportiva proporciona al niño una experiencia agradable, así como la posibilidad de adquirir destreza en algunas tareas.

Beneficios del deporte en los niños.

Según Javier Parra Patiño (2007) Aunque se mencionan innumerable beneficios, la mayoría documentados y validados científicamente. Entre ellos se tienen: favorece el desarrollo psicomotor, genera hábitos saludables, promueve un adecuado desarrollo cognoscitivo e intelectual, reduce el ausentismo escolar y mejora el rendimiento académico, contribuye en la generación de valores éticos, morales y sociales, promueve adecuados hábitos posturales y mejora la coordinación y el equilibrio.

Además de algunos de los citados anteriormente, se aprecian los siguientes: desarrollo físico más equilibrado tanto a escala física como emocional e intelectual, generación de hábitos y estilos de vida saludables, con disminución de las conductas de riesgo, promoción de la Salud y Prevención primaria de algunas enfermedades, mejora la aptitud física lo que permite un mejor desempeño físico, y contribuye en la producción de una mejor autoestima.

El autoconcepto en niños que practican actividad física y deportes

Para comenzar el abordaje de esta temática nos referiremos a algunas investigaciones realizadas con este fin ; por ejemplo : Hellín Mª Gloria (2007) en su estudio titulado: "Motivación, autoconcepto físico, disciplina y orientación disposicional en estudiantes de educación física", realizado en La Universidad de Murcia España, analiza la relación existente entre las estrategias mostradas por el profesor para mantener la disciplina en el aula de educación física, la orientación disposicional de metas, la motivación autodeterminada y la percepción del autoconcepto físico. La muestra estuvo compuesta por 736 sujetos de edades entre los 14 y 17 años, las escalas utilizadas fueron: Estrategias para mantener la disciplina en el aula, Cuestionario de percepción de éxito, Escala de motivación deportiva y Cuestionario de autoconcepto físico.

El estudio concluye que los estudiantes con una mayor motivación están más orientados a la tarea y tienen una percepción más positiva de su autoconcepto físico, determinado generalmente por motivos externos. Así mismo los que practican actividades físico deportivas extra escolares muestran un aumento en la motivación, en la orientación a las tareas y mayor competencia deportiva y condición física. Además los chicos presentan una mejor percepción de su competencia deportiva y de su condición física.

El estudio realizado se enfoca en el autoconcepto y resalta los beneficios de las prácticas de actividades físico deportivas extra escolares que son un elemento fundamental para el desarrollo de esta.

Valenzuela, L (2005) en su investigación denominada: Los cuentos y su influencia en el autoconcepto. Realizada en la Universidad de las Américas en México, tenía como objetivo general de la investigación proponer una nueva herramienta de educación moral. Es una investigación de tipo experimental, cuya muestra es de 72 niños de 9 y 10 años de edad, a los cuales se les aplica la Escala de Autoconcepto de tipo diferencial semántico para niños de Andrade y Pick (1988). Concluye esta investigación en que los aprendizajes obtenidos a través de los cuentos infantiles son una herramienta adecuada para fomentar la educación moral y además permite el modelaje simbólico como medio eficaz para que los niños realicen comparaciones entre ellos y el modelo en base a sus capacidades, habilidades, sentimientos y valores por lo que determina y mejora el autoconcepto.

Vemos cómo la anterior investigación enfoca el estudio del autoconcepto en niños, además resalta las actividades recreativas como herramientas para fomentar el desarrollo durante la infancia.

Walker, A (2005) en su investigación titulada Modelamiento del autoconcepto a través de canciones infantiles en preescolares. Realizada en la Universidad de las Américas en México, perseguía como objetivo general de la investigación proponer una herramienta para la intervención en niños con bajo autoconcepto. Es una investigación de tipo experimental, cuya muestra fue de 68 niños de edades comprendidas entre 5 y 6 años de edad, a quienes se les aplica el Test de Percepción del Autoconcepto Infantil (P.A.I.). Concluye que la música logra mejorar el autoconcepto, y puede utilizarse como una herramienta de intervención en niños con bajo autoconcepto, porque acelera la adopción de modelos y el aprendizaje social ya que adquieren modelos simbólicos a partir de escuchar, puesto que los niños que participaron en el estudio modifican de manera significativa sus puntajes en la escala de percepción de autoconcepto infantil.

Así, se miden aspectos constitutivos del autoconcepto infantil, tales como los sentimientos de independencia, confianza en sí mismo en la realización de tareas, valía en la competición, cómo se siente con la familia y en el ambiente escolar, relaciones sociales, cómo se siente generalmente por ejemplo triste o alegre, sentido de competencia propio, apariencia física, sentimientos de posesión con respecto a sus amigos y objetos que son relevantes para esta investigación.

Moreno Y, (2003) es su investigación denominada:" Un estudio de la influencia del autoconcepto multidimensional sobre el estilo de vida saludable en la adolescencia temprana". Realizada en La Universidad de Valencia España, tenía comol objetivo estudiar el estilo de vida relacionado con la salud y el autoconcepto, durante la adolescencia temprana e inicio de la adolescencia media entre 11y 15 años, la muestra utilizada es representativa y está compuesta por 967 estudiantes. Los instrumentos utilizados son el Inventario de Conductas de Salud en escolares (Balaguer 2002 y Wolf 1995) y el Perfil de Autopercepciones para Niños (Harter, 1985). Concluye que los adolescentes que realizan alguna actividad física aunado a un estilo de vida saludable son que obtienen mayores puntuaciones en las dimensiones del autoconcepto como la competencia deportiva y la aceptación social.

Este estudio aporta información importante porque destaca la influencia del autoconcepto en las prácticas deportivas y el estilo de vida saludable.

Torres Álvarez T (2003) en su estudio denominado, Estilos de Crianza y apego, y su relación con el autoconcepto. Realizada para obtener el título de Maestría de Facultad de Psicología, de la Universidad de las Américas en México, estudió la relación entre estilo parental y el autoconcepto de niños. Es una investigación de tipo experimental, cuya muestra fue de 272 sujetos. Los instrumentos utilizados en el estudio son la escala Socioeconómica de Pearson, Escala de Lazos Parentales de Parker (1992) Escala de Estilos de Apego de Hazan y Sharter (1990), y la Escala de Autoconcepto para Niños de Andrade y Pick (1988). Concluye que el cuidado parental si impacta sobre el autoconcepto de los hijos. De manera positiva influye directamente en el autoconcepto físico, y en la autoimagen del niño, mientras que influye de forma negativa debido a que la ansiedad de la madre puede repercutir en el autoconcepto del hijo.

En este estudio además, evalúa la relación del autoconcepto de niños con respecto a variables determinantes en el desarrollo del área afectiva, como son la expresión de sentimientos de valía, evaluación de su rol de hijo y sus relaciones interpersonales, además permite ver como los padres influyen en el desarrollo del autoconcepto de los hijos

Mori, P. (2002) en su investigación: Personalidad, autoconcepto y percepción del compromiso parental: Sus relaciones con el rendimiento académico en alumnos del sexto grado. Realizada en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Perú, cuyo objetivo fue indagar la relación entre la personalidad, el autoconcepto y el compromiso parental con el rendimiento académico de los estudiantes.

Es una investigación de tipo correlacional con una muestra de 473 niños en edades comprendidas entre 10 y 13 años. Los instrumentos utilizados en el estudio fueron el Cuestionario de personalidad de Eysenck EPQ-J para niños, el Perfil de Autopercepción para niños de SusanHarter y un Cuestionario de Percepción en los niños del compromiso parental con su educación. Concluye que existe una estrecha relación entre el autoconcepto como una valoración personal y subjetiva que el alumno hace de sí mismo, como determinante del éxito o del fracaso escolar. Además se encuentra que los que tienen una mejor percepción de su desempeño atlético y apariencia física perciben también un mejor compromiso parental a nivel general y del hogar.

Aporta una valiosa información importante sobre el autoconcepto en niños, específicamente en áreas de nuestro interés como son: a) el desempeño atlético que se relaciona directamente con las destrezas en deportes y en juegos al aire libre, b) la apariencia física, que se refiere al grado en que el niño se siente feliz con la forma en que él o ella lucen con su peso, altura, cara, cuerpo, cabello, y sienten que son bonitos, c) conducta, que corresponde al grado en el cual a los niños les gusta su forma de actuar, si actúan en la forma que ellos suponen que deben actuar, si evitan meterse en problemas, d) su autovaloración global que se refiere a cuánto los niños gustan de sí mismos como personas, si se sienten felices por la forma en que les está yendo en la vida, constituye un juicio global del valor de uno mismo como persona, y e) la aceptación social que se relaciona básicamente al grado en que uno tiene amigos, se siente popular y siente que gusta a la mayoría de los niños.

Pastor Ruiz Y (2000) en su investigación titulada: " Relaciones entre autoconcepto, deporte y competición deportiva en los adolescentes, realizada en la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia España donde el objetivo general consiste en determinar las relaciones entre autoconcepto, deporte y competición deportiva en los adolescentes.

Es una investigación de tipo experimental, cuya muestra está compuesta por dos grupos de adolescentes, el primero está formado por 785 adolescentes de edades comprendidas entre los 11 y los 15 años y el segundo grupo está compuesto por 1038 adolescentes entre los 15 y los 18 años. Los instrumentos utilizados para medir el autoconcepto son: el Perfil de Autopercepciones para Niños (Harter, 1985) que se administró en el grupo de adolescentes entre 11 y 15 años y el Perfil de Autopercepciones para Adolescentes (Harter, 1988) que se administró en los adolescentes entre 15 y 18 años. Concluye que si existe relación entre las variables propuestas, ya que los resultados reflejan que en el periodo de la adolescencia temprana y media, los jóvenes que practican deporte con regularidad obtienen mayores puntuaciones de autoconcepto y en la competencia deportiva, igualmente se pudo evidenciar que los chicos activos físicamente se sienten más populares o aceptados por los pares, es decir reflejan mayor aceptación social, se perciben con mayor habilidad para hacer amigos y poseen más destrezas en las actividades deportivas así como mayor competencia deportiva en

Márquez I, (1986) realiza la investigación: "Estudio comparativo del concepto sí mismo en niños con y sin impedimento motor", en la Universidad Central de Venezuela cuyo propósito es comparar el concepto de sí mismos de niños con o sin impedimento motor. Se les aplica el Inventario Primario del Concepto de Sí Mismo de Mullery y Leonetti y se concluye que no existen diferencias significativas entre el autoconcepto de los niños con y sin impedimento motor.

El estudio realizado compara el concepto de sí mismo en niños, además evalúan tres áreas relacionadas con el concepto de sí mismo como son el área personal, el área social y el área afectiva fundamentales para la investigación.

A modo de conclusión, en el trabajo referativo realizado hemos abordado de manera preliminar, algunas bases teóricas del autoconcepto. Se analizaron antecedentes investigativos y se destaron teorías relevantes que han abordado esta temática. Así, se precisaron los beneficios en el deporte en el desarrollo de esta en los niños y se citaron algunas investigaciones relacionadas con la práctica de actividades físicas y deportivas en niños y su relación con el autoconcepto.

Referencias bibliográficas

Alonso, E. (1999): Intervención para la mejora del autoconcepto en alumnos de educación secundaria. Tesis Doctoral. Las Palmas de Gran Canaria: ULPGC.

Cronbach, L.J. (1951). Coefficient Alpha and the Internal Structure of Tests. Psychometrika, 16 (3), 297-334.

Frisancho S. (2003).Definiciones sobre el Autoconcepto. Disponible en http://blog.pucp.edu.pe/member/229/blogid/189. 05/05/08

Gorostegui M (2004) Género Y Autoconcepto: Un Análisis Comparativo De Las Diferencias Por Sexo En Una Muestra De Niños. Universidad Central de Venezuela. Caracas Venezuela

HarterSusan (1985) disponible en LEÓN, C. (2003) Secuencias de Desarrollo Infantil. 4ta edición, Editorial texto, publicaciones UCAB, Caracas- Venezuela

Instituto Nacional de Deportes (2005). Manual de Implementación de Unidades Educativas de Talento Deportivo. División Formación Deportiva

Lewis R Aiken (1996) Test Psicológicos y su Evaluación. 8va Edicion.Prentice Hall Hispanoamericana, S.A. Mexico.

Marquez I, (1986). Estudio comparativo del concepto sí mismo en niños con y sin impedimento motor. Universidad Central de Venezuela. Caracas Venezuela.

Moreno Y (2003). Estudio de la influencia del autoconcepto multidimensional sobre el estilo de vida saludable en la adolescencia temprana Universidad de Valencia España. Disponible en http://www.tesisenxarxa.net/TDX-0127105-093151/index.html

Pastor Y (2000).Relaciones entre autoconcepto, deporte y competición deportiva en los adolescentes. Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia España. Disponible en http://www.psicologia-online.com/ciopa2001/actividades/57/index.html

Patiño Parra Javier (2007) Actividad Física Y Salud.Médico Especialista en Medicina Deportiva - U. de Antioquia

Docente Escuela de Fisioterapia - UIS, Facultad de Medicina – UDES Disponible en http://www.policlinicatachira.com.ve/sitio/sm_actividad_fisica.html

Robert Weinbert (1996) Fundamentos de la Psicología del Deporte y el ejercicio Físico. Editorial Ariel S.A. Barcelona España.

Torres Alvarez T (2003). Estilos de Crianza y apego, y su relación con el autoconcepto. Universidad de las Américas México. Disponible en http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/navegacion/carrera_lps.html

Valenzuela L (2005) Los cuentos y su influencia en el autoconcepto. Universidad de las Américas México. Disponible en: http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lps/flores_v_le/.Fecha de Consulta: 10/04/08

Vasta, M Haití y S, Miller (1996) Desarrollo Psicologico del Niño. Editorial Trillas México.

Villa y Auzmendi (1999) Villa, A. y Auzmendi, E. (1999). Desarrollo y evaluación del autoconcepto en la edad infantil. Editorial Mensajero. Bilbao España.

Walker Flores A (2005) Modelamiento del autoconcepto a través de canciones infantiles en preescolares. Universidad de las Américas en México Disponible en: http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lps/walker_f_al/index.html

 

 

Autor:

Lic. Denissie Marie Álvarez Ortega

Psicóloga de deporte,Estado Aragua, Venezuela.


Comentarios


Trabajos relacionados

  • El calzado deportivo

    Descripción del pie. Industria del calzado. El calzado deportivo en la actualidad. Los pies, elementos de nuestra anat...

  • Karate

    Orígenes. Karate como deporte. Arte. Filosofia. Según el diccionario Karate (kara--mano; (Te-vació) es: Un deporte de ...

  • Basquetbol: Tacticas Del Juego.

    Caracteristicas del Jugador. Defensa. Construccion de la defensa. Tacticas ofensivas,...

Ver mas trabajos de Deportes

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda