Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¡Cuéntalos…! Cuentos, Mitos y Leyendas

Enviado por Dra. ENEIDA CHIRINOS



  1. Resumen
  2. Presentación y justificación de la columna
  3. Argumentación teórica

Monografias.com

Compilación Literaria. Dra. Chirinos Eneida.

¡Si te gusta que te los cuenten…! ¡Cuéntalos tú también!

PROYECTO COLUMNA ¡Cuéntalos…! Cuentos, mitos y leyendas.

Resumen

A continuación se presenta esta propuesta destinada a fortalecer y propiciar espacios para la lectura para niños, jóvenes y adultos en de la región, asiduos lectores del suplemento Dominical Premium del Diario El Regional. Es intención de la autora publicar una compilación de obras literarias en la se privilegian los cuentos, fabulas, mitos, leyendas y relatos de escritores y escritoras de regionales y nacionales, bajo la concepción de por lo general la generación de relevo no tiene bien marcada o definida la sensibilización al arte de leer y escribir, pensando que una de las razones radica en que tal vez, no se la hemos inculcado o no ha tenido la oportunidad de disfrutar el placer de leer, con esta iniciativa se comenzaría un proceso de proyección en escala aritmética, con ediciones periódicas, con la intencionalidad de poco a poco ir generando una matriz de opinión literaria que mantenga cautivo a los lectores.

Palabras Claves: Cuentos, mitos, leyendas, acervo cultural, lectores, lectura, escritores, escritoras, contexto natural, pluricultural y geohistórico.

Presentación y justificación de la columna

¡Cuéntalos…! Cuentos, mitos y leyendas.

Estructura de la Columna.

La estructura de la columna, con una medida de tres cuartillas, esta conformada por la Identificación del Autor, Data de Vida (Ciudad, Fecha de Nacimiento y/o Fallecimiento), Título y texto de la obra y en los casos de las leyendas indígenas. Vocabulario de términos, como una contribución a nuestro acervo cultural bilingüe. Y un eslogan al final de la columna "si te gusta que te los cuenten, cuéntalos tu también", La intención es instaurar la oralidad, en los espacios familiares, laborales y profesionales.

Es preciso destacar que la cuentística venezolana es diversa, variada y extensa y se presenta en prosa y en verso, de ahí que la publicación en la columna de todos los géneros se hará de forma intercalada comenzando por un cuento, en las ediciones siguientes fabula, un mito y una leyenda, reiniciando consecutivamente el ciclo.

Argumentación teórica

Los cuentos tradicionales, son narraciones de tradición oral en todo el mundo. Como manifestación del folclore, los cuentos tradicionales se han transmitido de generación en generación, sufriendo con el tiempo muchas alteraciones debido a las incorporaciones o eliminaciones que realizaban los narradores. Durante este proceso de difusión cultural algunos se escribieron, pasando de nuevo a la transmisión oral, que es el rasgo fundamental de los cuentos tradicionales y de toda la literatura popular. Los cuentos populares y de la tradición indígena son especies de leyendas que provienen de la tradición oral y son recreados por las diferentes generaciones con versiones adecuadas a los intereses de sus tiempos.   Algunos cuentistas venezolanos son: Julio Garmendia; Arturo Uslar Pietri; Salvador Garmendia, Aquiles Nazoa; Aníbal Nazoa. Manuel Díaz Rodríguez, Luis Urbaneja Achepohl, Rufino Blanco Fombona, José Rafael Pocaterra, Teresa de la Parra, Rómulo Gallegos, Pedro Emilio Coll, Argenis Rodríguez, José Vicente Abreu, Laura Antillano, Francisco Massiani, Denzil Romero, Ednodio Quintero, Alberto Jiménez Ure, Gabriel Jiménez Emán, Armando José Sequera y Antonia Palacios entre otros de especial interés por su aposte a la literatura de nuestro país.

Las leyendas sobre espantos forman parte de nuestra literatura oral, pasando de generación en generación y causando las mismas impresiones que, quizás alguna vez tuvieron nuestros abuelos, cuentos espeluznantes como el de La Sayona. El silbón, La Dientona, la Loca luz Caraballo, y otras que complementan este vasto género. Finalmente los mitos, que conforman un legado de nuestros ancestros indígenas, que representan la cosmovisión del mundo, de la creación y la relación con el contexto natural pluricultural y geohistórico.

La columna se diseñada en un formato recortable y Coleccionable. El Borde de la columna llevara una línea entrecortada para recortar y coleccionar, Esta propuesta, se plantea como una estrategia didáctica en las aulas, que permita de manera viable, fomentar la lectura recreativa en los jóvenes y a su vez un recurso y material de apoyo de calidad, económico y al alcance de los Docentes y estudiantes.

PRIMERA EDICIÓN DE LA COLUMNA. PUBLICADA EL DOMINGO 04-09-2011. SUPLEMENTO DOMINICAL PREMIUN. DIARIO EL REGIONAL.

¡Cuéntalos…! Cuentos, Mitos y Leyendas.

Compilación Literaria. Dra. Chirinos Eneida.

¡Si te gusta que te los cuenten…! ¡Cuéntalos tú también!

Guachirongo. Julio Garmendia. (1898-1977)

Monografias.com

Así como hay ciudades o pueblos afamados por la altura de un pico o la hondura de un zanjón, por el número de sus torres o por el tamaño de sus toronjas, así hay en el Oeste -en nuestro Oeste venezolano- una ciudad muy celebrada por sus puestas de sol, por la majestad y belleza de sus crepúsculos. Sus moradores son entendidos y expertos en esta materia, doctos en ella, y así dicen, a veces, por ejemplo: "Este verano hemos tenido los crepúsculos más raros -o más largos, o más bellos-, que hemos visto en mucho tiempo".

No sé si esto ha llegado a reflejarse en el carácter de la generalidad de entre ellos; pero un hombre que vivió en estos parajes, un simple de espíritu a quien apellidaban por burla Guachirongo, sí vivió (y murió tal vez realmente) entre las nubes del crepúsculo. Guachirongo hallábase afligido de toda clase de pobrezas y miserias; sus ropas no eran más que harapos; los cabellos le resbalaban en grasientas guedejas por la nuca, la frente y las orejas, y hasta le tapaban los ojos. Así andaba, y algunos perros hambrientos - tan hambrientos y miserables como él mismo - lo seguían por todas partes adonde iba.

Monografias.com

Y Guachirogo no tenía ningún inconveniente en ponerse a bailar en medio de la calle, si se lo pedían chicos o grandes; o también, así de repente, sólo porque le venían ganas a él, a la hora del atardecer, mirando un crepúsculo encendido. Fuera de esto, y por extraño que parezca, Guachirongo vendía gritos. Le decían:

-¡Un grito, Guachirongo!

Pero los gritos de Guachirongo eran al precio de tres por locha, ni uno más, ni uno menos; sobre esta base el trato se hacía, se cerraba el negocio, y Guachirongo lanzaba tres gritos sonoros, poderosos, retumbantes, que hubieran despertado la alarma en el vecindario y sus contornos si no fuera porque ya todos por allí sabían muy bien que era aquél el negocio del Guachirongo.

Monografias.com

A pesar de todas las calamidades que lo afligían (o quizás por eso, justamente), Guachirongo, más que en la tierra, vivía en las nubes, y especialmente en las nubes del crepúsculo. Caminaba o bailaba o gritaba mirando hacia ellas; ellas tenían para él mayor importancia y realidad que muchas sólidas cosas de acá abajo. Hasta las tomaba como puntos fijos de orientación o referencia, hablando de algún sitio, o recordando alguna fecha.

-Guachirongo, ¿dónde vives?- le preguntaban. Y él contestaba:

-¡Po alláaa, PO los laos e las nubes colorás!

-¿Desde cuándo, Guachirongo?

-¡Aaah... desde el año e las morás!

Así hablaba este habitante del crepúsculo. Los niños salían a las puertas de las casas a hablar con él, y le pedían que bailara o que gritara. Mientras sus perros olfateaban acá y allá, y alguno se echaba a dormitar sobre el quicio del portón, Guachirongo bailaba en la acera o en el zaguán; después recibía su moneda o su cazuela llena, y se iba, calle arriba o calle abajo, seguido de su fiel jauría. Algún insulto lanzado traidoramente desde lejos, tras una esquina, le hacía rabiar un momento y volver atrás con gesto amenazante. Pero más lejos otro niño, otro baile y otros gritos le esperaban -con cazuela o centavito-, y esto le hacía de nuevo ir adelante; vivía para su arte, y lo trocaba por comida o por dinero, pero sólo en los momentos en que el ambiente crepuscular hacía descender sobre él la inspiración.

Pero las nubes acabaron por sugerirle a Guachirongo inspiraciones y visiones más extrañas... Los años habían pasado, y los niños que ahora le hacían bailar o gritar al frente de sus casas, no eran los mismos: aquéllos de antes eran ya hombres, éstos de ahora eran sus hijos. Ahora los bucles de Guachirongo eran grises, sus espaldas estaban encorvadas, hundidas sus mejillas. En torno suyo, mientras danzaba inspiradamente en los viejos portales, la vida había danzado también su vieja danza. Cierta vez, por la tarde, ya anocheciendo, fue encontrado un hombre muerto en una calleja, y Guachirongo bailaba en torno al muerto. La gente se aglomeró en derredor, pero él siguió bailando imperturbablemente; sus bucles flotaban a la luz crepuscular como pequeñas serpientes enfurecidas. Lo llamaban o lo reprendían algunos. Pero él no oía ni veía más que las luces y sombras del crepúsculo, y siguió danzando alrededor del muerto. Fue llevado a la cárcel, atadas las manos, y bailaba a todo lo largo del trayecto...

Monografias.com

Cuando fue puesto en libertad, tiempo después, los niños no quisieron salir a las puertas a hablar con él, ni volvieron a pedirle nada. Le tenían miedo, y se escondían al verle aparecer por la calle. Algunas personas mayores le daban siempre una moneda, o le llenaban la cazuela. Otras le hacían la señal de la cruz. Los perros le seguían siendo fieles, y andaban tras él, más flacos y miserables que nunca. Desapareció un día, y nadie volvió a verle ni oírle, ni a él ni a sus perros, ni sus danzas, ni sus gritos, ni sus bucles... Pero, hoy todavía, cuando las nubes del verano forman en el cielo sus maravillosas perspectivas, sus lagos, sus mirajes, sus palacios... alguna anciana asomada al postigo de la celosía de una ventana de gruesos barrotes, o parada en el quicio de algún ancho portón, le dice al niño que juega en la acera:

-¡Mira! ¡Guachirongo está bailando allá en las nubes!

-¿Y quién es Guachirongo?- pregunta el niño.

Y la anciana vuelve a contar la historia.

Julio Garmendia. (1898-1977) Escritor venezolano. Fue el introductor del realismo fantástico en la ficción hispanoamericana a través de su primer libro de cuentos, La tienda de muñecos (1927). El primer libro de cuentos fantásticos del argentino Jorge Luis Borges, Historia universal de la infamia (1933), fue publicado seis años más tarde. Fue a partir de la década de 1950 cuando la obra del venezolano Garmendia comenzó a ser revalorizada y colocada en el lugar que le corresponde. Fue él quien, a través del cuento fantástico, el cual cultivó en sus dos siguientes colecciones de relatos, La tuna de oro (1951) y La hoja que no había caído en su otoño (1979), reaccionó contra todas las formas monótonas y documentalistas de la ficción del modernismo y criollismo. Encontró así otro sendero, otro camino. También concibió diversos estudios críticos y asedios a los temas de su escritura, los cuales fueron reunidos en los volúmenes Opiniones para después de la muerte (1984) y La ventana encantada (1986)

SINTESIS CURRICULAR

Chirinos Arcaya, Eneida Candelaria. Dirección electrónica. jemyrsch@hotmail.com jemyrsch@gmail.com. Licenciado en Educación Integral. Mención Ciencias Sociales. Universidad Nacional Abierta (1992). Licenciado en Educación Integral. Mención: Lengua. Universidad Nacional Abierta (1994). Magíster en Gerencia. Mención: Gestión Educativa. Universidad Bicentenaria de Aragua. (1999). Doctor en Ciencias de la Educación. Universidad Santa María. (2005). Actualmente me desempeño como Docente en Educación Media General en el Liceo Bolivariano "Juan Guillermo Iribarren" del Municipio Araure, en el Estado Portuguesa. Facilitadora del Curso de Educación Continua. "Evaluación del aprendizaje para el mejoramiento de la calidad educativa". Planificación de la Instrucción. Comunicación Educativa. Manejo y Uso eficiente de los recursos para el aprendizaje del Componente Docente, en la Universidad Nacional Abierta, Centro local Portuguesa. Facilitadora de la Universidad Nacional Experimental de las Fuerzas Armadas UNEFA, en Maestría Diplomado y Doctorado. Autora de la Cátedra del General "Juan Guillermo Iribarren" y de publicaciones en la Revista CANDIDUS, en las Columnas "Aquí y Ahora" y ¡Ponte las pilas! ¿Preguntas? ... y Respuestas en el Diario Ultima Hora. Y la reciente Columna ¡Cuentalos…! Cuentos Mitos y Leyendas. Suplemento Dominical Diario EL REGIONAL. Portuguesa. Venezuela.

 

 

Autor:

Dra. Chirinos Eneida.

Agosto - Septiembre 2011

Araure. Portuguesa.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda