Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Pildoras para una buena comunicación: Padres vs adolescentes




Partes: 1, 2, 3

  1. Introducción
  2. Lo que los padres deben saber sobre sus hijos adolescentes
  3. Los diez problemas más graves entre los adolescentes
  4. ¿Cómo entender a los padres? Guía para adolescentes
  5. Lecturas de reflexión para padres e hijos
  6. Bibliografía

Monografias.com

Introducción

¡Maravillosa Tarea!

Ser padre o madre es una de las tareas más difíciles de nuestra vida y a la vez una de las más importantes.

Cuando nos convertimos en padres, la preocupación principal es la educación de nuestros hijos y el deseo de inculcarles principios y valores firmes para que sepan enfrentarse a los continuos desafíos de la vida.

En este material que le entregamos, proponemos la adopción de un tipo de comunicación abierta y honesta con sus hijos.

Este es el mejor método para ayudarlos a crecer en un ambiente de amor y respeto. Les permitirá tener confianza y seguridad en sí mismos y los capacitará para tomar sus propias decisiones con acierto.

Al aprender a comunicarnos en forma adecuada fortalecemos sus valores y la relación familiar. Al mismo tiempo les brindamos mejores posibilidades para enfrentarse al mundo como adultos.

Deseamos que con la lectura de esta guía, ustedes se sientan mejor capacitados para conversar con sus hijos. Sabemos que al aumentar la frecuencia y calidad del diálogo contribuimos a formar familias sólidas en las cuales sus miembros se respeten unos a otros, reconozcan sus valores y se beneficien con el amor.

¡Porque estar con los

Hijos es chévere!!

Monografias.com

CAPÍTULO I

Lo que los padres deben saber sobre sus hijos adolescentes

1.1 ¿Cómo mejorar la comunicación entre padres e hijos?

La adolescencia es un momento de crisis. Hay muchos aspectos para simbolizar en cada singularidad y la necesidad de articular nuevos lazos en los vínculos familiares. ¿Cómo dar lugar a esta nueva etapa en medio de las exigencias de la vida cotidiana de los padres e hijos?

Monografias.com

Los adolescentes atraviesan por importantes cambios: corporales, psíquicos y sociales. Esto les exige un nivel de elaboración que siempre va por detrás del vértigo que vivencian. Por otro lado, los padres deben repensar la relación con sus hijos que ya no son niños, pero tampoco adultos.

Apariencias que ¿engañan?

La comunicación se dificulta porque muchos adultos se quedan con lo que los adolescentes aparentan. Así es como ven seres intolerantes, "que se la saben todas", desinteresados por compartir espacios familiares, sin afecto y carentes de cualquier interés por escuchar la palabra de sus progenitores.

Monografias.com

Pura hostilidad

Los padres, demandados por la vida cotidiana, el trabajo, los problemas económicos, la pareja, los otros hijos, etc. ven allí donde antes había un niño dulce, gracioso y afectuoso, un "monstruo" que los odia, los desvaloriza y ya no los necesita; alguien que no puede parar de responder con gritos, bromas y gestos desagradables.

La otra cara

Esta imagen debe ser superada. Tendrán que acercarse a ellos y acompañarlos; saber qué sienten y cómo están, orientarlos y continuar con su educación.

Qué y cómo hacerlo es una cuestión delicada.

Es preciso tomar distancia, mantener el lugar de adultos. No creerles lo que aparentan y saber que necesitan pelearse para crecer. Todo esto hay que permitirlo en un marco de respeto.

Compartir para comprendernos

Fomentar la comunicación en esta etapa, no es sentarlos a hablar o interrogarlos, tampoco se trata de revisarles sus pertenencias en un intento desesperado de saber en qué andan.

Monografias.com

Es necesario generar espacios en común, en donde el diálogo aparezca espontáneamente. Espacios simples, como "hacer nada juntos", hasta actividades más programadas como un viaje un fin de semana. Lo importante es que la charla surja en un ambiente distendido y aparezcan las ganas de compartir desde el interés amoroso.

La relación entre padres e hijos adolescentes es un equilibrio entre límites, contención y la promoción de un lugar para el despliegue de la singularidad de cada uno.

1.2 COMO COMUNICARSE CON LOS HIJOS ADOLESCENTES

Uno de las tareas más importantes (y complicadas) de los padres de adolescentes es mantener siempre abiertas las vías de comunicación. Aquí ofrecemos algunos consejos sobre cómo comunicar con hijos adolescentes.

Dar mensajes claros. Es un error decir a la misma cosa "no" un día y "sí" otro día a tu hijo adolescente, salvo que las circunstancias han cambiado. Dar mensajes claros ayuda a crear una base de confianza, fomenta el buen comportamiento y ayuda a bajar los niveles de estrés en una familiaAprender a escuchar y responder con respuestas que incentivan la comunicación y eviten que tu adolescente salga del salón de un portazo. Emplear un tono positivo y utilizar lenguaje corporal afirmativo mientras hablas.

Monografias.com

Tratar a tu adolescente con el mismo grado de respeto con el que esperas que te trate a ti. No le insultes nunca, no le ridiculices tampoco.Dar mensajes afirmativos. Cada vez que se presente la ocasión, recordarle que le quieres. Cuando se ha arreglado, dile que esté muy guapo. Cuando ordena su habitación sin que se lo hayas pedido, coméntaselo de tal forma que se sienta orgulloso (aunque no te lo vaya a demostrar)No pierdes el genio y no grites. Si empiezas a gritar, la capacidad receptiva de tu adolescente se bajará a cero. Hay momentos en los que todo adolescente cree que sus padres no le comprenden, que le hacen la vida imposible. Y cuando gritamos por frustración o rabia, solo conseguimos alejarles más. Si crees que vas a perder los papeles, suspende la conversación para retomarla en un momento en el que has logrado sobreponerteSer preciso y dar detalles sobre lo que esperas de tu hijo. Puedes escribir un plan y pegarlo en la refrigeradora como recordatorio. Siempre es bueno escribir sobre papel reglas y acuerdos importantes, porque así ambas partes pueden consultar el papel cuando surja una confusión sobre una norma específicaNo menospreciar nunca a tu hijo cuando estás enfadado o triste. Si algo que hace o dice te enfada o entristece de sobremanera, dile que no estés en condiciones de seguir una conversación antes de alejarte. Es peligroso ignorarle o dejar de hablarle y seguir tan normal con otros miembros de la familia, porque solo conseguirás distanciarle cada vez másEvitar decir frases como "porque lo digo yo". Explica tus razones de forma tranquila a tu hijo. Los adolescentes saben que la última palabra la tendrán sus padres, pero es importante que sepan por qué les pedimos que hagan algo que no quieren hacer, o por qué les prohibimos ciertos actitudes.Implicarle en una conversación, no entres en un monólogo. Termina tus frases con otra que invite a la comunicación:¿Qué piensas tú?Parece muy importante para ti, intenta explicarme por quéBuena pregunta, intentaré contestarMe interesa mucho conocer tu opinión¿Comprendes lo que te intento explicar? ¿Quieres hablar?Lograr una coherencia entre lo que dices y lo que prácticas. Es importante dar ejemplo para tener credibilidad

Monografias.com

Evitar frases negativas que más bien logran todo lo contrario, como por ejemplo:Si vuelves a decir eso te....Me trae sin cuidado qué hace tus amigosNo vengas llorando a mí si te sale malNo te creo No comprendes nadaPregúntaselo a tu madre/padreEscuchar con atención a tu hijo cuando te habla. No hagas otra actividad mientras, y si estás haciendo algo cuando empiece, para. Mira a tu adolescente, escucha y ofrece un comentario cuando termine.Organizar actividades conjuntas, a veces con toda la familia, a veces solos (as). Excursiones, comidas, una cena fuera, vacaciones.... Si tu adolescente no quiere pasara todas las vacaciones con la familia, intenta buscar una solución y ayúdale a encontrar la manera de pasar tiempo con sus amigos y tiempo con su familia.

1.3 ¿Cómo comprender a nuestros hijos adolescentes?

Los adolescentes están en una etapa complicada, en donde no son chicos pero tampoco son adultos, por lo que a menudo están en una posición donde quieren ser tratados como adultos pero no quieren tomar la responsabilidad que ello trae consigo.

Monografias.com

Lo que debe y lo que No debe hacer un padre

Ser padre nunca es fácil especialmente cuando sus hijos llegan a la edad de adolescencia. Éste es el momento cuando ellos tratan de ser más independientes. Aquí encontrará algunas sugerencias que le ayudará en facilitar la experiencia:

Monografias.com

Lo que un padre debe hacer

Monografias.com

Concentrarse en lo positivo. Sea consistente en notar y apreciar el comportamiento positivo de su hijo. Trate de recompensar a su hijo cuando actúa en una manera positiva.

Los jóvenes aprenden con el ejemplo. Sea un modelo de comportamiento que le gustaría ver en su hijo. Si quiere que sean honestos y abiertos usted también tiene que ser así.

Sea consistente con las reglas que impone y en las maneras en que espera que su hijo las siga.

Reconozca sus propios errores. Su hijo necesita saber que usted también comete errores pero que usted actúa de una manera responsable para corregirlos.

Haga preguntas. ¿Cómo pasaste el día? ¿Cómo te sientes? ¿Aprendiste algo interesante hoy? ¿Has conocido a alguna persona? Con hacer preguntas y escuchar atentamente, usted puede mantener las líneas de comunicación abiertas con su hijo y le demostrará a su hijo que usted de veras tiene un interés en su vida.

Escuche activamente. Ponga atención a las emociones juntas a las palabras y repítalas a sí mismo. Si su hijo confía en usted que, por ejemplo, "odia la escuela," contéstele con "parece que estás pasando por algo muy difícil en la escuela. ¿Qué pasó? Esto puede ayudar a su hijo a empezar a comunicarse con usted, y usted entenderá la situación.

Si usted está ocupado con una actividad explíquele a su hijo que éste no es el tiempo apropiado para poder charlar pero que usted está interesado en comunicarse con él. Dedique tiempo más tarde para poder escucharle. De esta manera el tendrá toda su atención.

Monografias.com

Hable y comparta libremente el orgullo que usted siente por su hijo y complemente cualquier evento positivo.

Establezca reglas realistas. Considere ser más flexible con los quehaceres de la casa. Por ejemplo, si usted le ha mandado a su hijo llegar a casa a la una, pero los compañeros de sus hijos tienen permiso para quedarse más tarde, dele permiso de quedarse más tarde y hágalo responsable para observar esa regla.

Esto creará confianza y un sentido de responsabilidad.

Monografias.com

Los diez problemas más graves entre los adolescentes

Según estudios, esta es la lista de los problemas en la adolescencia y las amenazas más comunes para los jóvenes adolescentes.

Monografias.com

10 consejos al adolescente sobre la vida

Los adolescentes no son niños que tenemos que proteger de todo, principalmente de la verdad. Aquí van 10 consejos muy positivos sobre la vida real para los jóvenes y una guía de la adolescencia que el maestro no te enseñará en el instituto.

Monografias.com

Monografias.com

10 consejos al adolescente que no le enseñarán en la escuela

1.5 Cómo hablar con el hijo adolescente

Hay que hablar claro con el hijo adolescente. La mayoría de los adolescentes responden mejor a las instrucciones específicas que se repiten regularmente.

Una maestra señala "No diga solamente, 'Quiero que limpies tu cuarto' porque a veces no saben bien qué significa este pedido. Diga mejor, sin buscar argumentos, 'Así es como yo defino un cuarto limpio.' Ellos pueden responder, 'No me gusta la lámpara en aquel rincón, la quiero aquí.' Hay que darles suficiente libertad para que se expresen".

Monografias.com

Razona las opciones con tu hijo adolescenteCuando existen varias opciones los adolescentes están más dispuestos a aceptar consejos. Por ejemplo, usted le puede recordar a su hijo que tiene que acabar su tarea de álgebra antes de irse a la cama, pero le puede dar a escoger si prefiere hacer la tarea antes o después de la cena. O le puede decir a su jovencita de 14 años que no puede andar con sus amigas en la sala de juegos electrónicos un sábado de noche, pero que puede invitar a un grupo de amigas a su casa a ver películas.

Monografias.com

Si usted utiliza el buen humor y la creatividad al ofrecer varias opciones, será más fácil que su hijo las acepte. Una maestra no podía conseguir que su hija colgara su ropa limpia o depositara la ropa sucia en su cesto. Así que le dio dos opciones o toda la ropa se tenía que levantar o toda la ropa se quedaría en el piso. "Por un rato estuve lavando la ropa y dejándola en montones en el piso," recuerda la maestra. "Me volvió loca pero al fin funcionó." Después de dos semanas su hija se cansó de buscar su ropa en el piso y comenzó a recoger su ropa.

1.6 La comunicación con el hijo en los primeros años de la adolescencia

¿Cómo me puedo comunicar mejor con mi hijo? Los adolescentes no se destacan por sus destrezas comunicativas, especialmente con sus padres y otros adultos que los quieren, "frecuentemente sienten que pueden comunicarse mucho mejor con quien sea, con tal que no sean sus padres, aunque sean padres maravillosos". Tienden a ser muy reservados", "No necesariamente quieren contarles lo que hicieron en la escuela hoy."

Monografias.com

Cuando los padres saben dónde están sus hijos y qué están haciendo (y cuando el adolescente sabe que el padre sabe, vigilancia), los adolescentes corren menos riesgo de tener malas experiencias, incluyendo drogas, uso de alcohol y tabaco; actividad sexual y embarazo; delincuencia y violencia. La clave, está en ser curioso pero no interferir, en esforzarse por respetar la privacidad de su hijo al establecer confianza y acercamiento emocional.Es más fácil comunicarse bien con un adolescente cuando estos hábitos se han establecido desde la niñez. No es imposible mejorar la comunicación cuando su hijo llega a la adolescencia. Aquí les damos algunos consejos:

Reconozca que no existe una receta exacta para la buena comunicación. Lo que funciona bien para lograr que un hijo hable sobre lo que le es importante, no siempre funciona con otro. Una maestra de secundaria y madre de dos dice que su hija es muy abierta y conversadora; su hijo es más callado. Pero ya que su hijo disfruta de la música, le gusta escribir y leer, su madre lo acompaña frecuentemente a la librería local. Es allí, en un lugar cómodo para él, que el hijo comparte con ella historias y personajes como un enlace con los que él está pensando y sintiendo. Al escuchar música con él y revisar sus trabajos literarios cuando él se lo permite, esta madre fomenta las condiciones que alientan al hijo a compartir con ella.

Escuche a su hijo adolescente. "Usted tiene que invertir bastante tiempo sin hablar," El escuchar bien significa evitar interrumpir y poner atención. Esto se logra mejor en un lugar callado, sin distracciones. Es difícil escuchar cuidadosamente si también está cocinando o viendo la televisión. Frecuentemente el simple hecho de hablar con su hijo sobre un problema o un asunto ayuda a esclarecer las cosas. A veces entre menos consejos ofrezca, más se los va a pedir su adolescente. El escuchar puede ser el mejor método para descubrir un problema serio que requiere de atención inmediata.

Crea oportunidades para hablar con su hijo adolescente. Para poder comunicarse bien con su hijo usted tiene que estar disponible. Los adolescentes resisten las pláticas "programadas"; ellos no se disponen a compartir cuando usted se los pide, sino cuando ellos quieren. Algunos adolescentes prefieren hablar cuando llegan a casa de la escuela. Otros prefieren hablar en sobremesa, o antes de irse a la cama. Algunos padres hablan con sus hijos en el carro, de preferencia cuando el radio casetes o discos están apagados. "Yo llevo a mi hija al centro comercial-no al que nos queda cerca, pero al más 'buena onda' que queda a una hora y media de distancia," dice una maestra de secundaria que también es madre. Las mejores conversaciones suelen resultar de actividades compartidas. "Los padres tratan de tomar ventaja de algunos momentos raros y esperan tener una comunicación profunda con el hijo," "Luego se frustran cuando no lo logran."

Hablen sobre las diferencias entre padre y hijo. La comunicación se desvanece para algunos padres porque se les hace difícil manejar las diferencias con sus hijos. Es más fácil limitar el efecto de estas diferencias cuando usted pone en claro sus expectativas. Si su hija de 13 años de edad sabe que debe estar en casa antes de las 9:30 p.m.-y conoce bien las consecuencias de llegar tarde-la probabilidad de que llegará a casa a tiempo aumenta.

Las diferencias de opinión son más fáciles de manejar cuando reconocemos que estas diferencias nos pueden proveer oportunidades importantes para evaluar los límites impuestos y negociarlos de nuevo, una destreza muy valiosa para su hijo. Por ejemplo, cuando su hija cumpla los 14 años, quizás sea bueno darle la oportunidad de llegar más tarde en algunas ocasiones especiales. Estas negociaciones son posibles dado el desarrollo de las destrezas cognoscitivas de su hija y su capacidad de razonar y considerar muchas posibilidades y perspectivas. Puesto que ella puede considerar que su hora de llegada debe ser más tarde en los fines de semana que entre semana, si usted insiste que "eso no importa" sólo creará más conflicto.

Cuando las diferencias surgen, compartir sus preocupaciones con su hijo firmemente pero con calma previene que las diferencias se conviertan en plena guerra. Es más útil explicar el porqué de la mala decisión que su hijo ha tomado o quiere tomar: "Si te sales de la clase de álgebra te limitarás muchas oportunidades en el futuro. Muchas universidades no te aceptarán si no tienes dos años de álgebra, además de geometría y trigonometría. Más bien, vamos a buscarte ayuda con el álgebra".

Monografias.com

Evite reaccionar de forma exagerada con su hijo. Si usted reacciona muy fuerte es probable que lo que sigue son gritos y acusaciones que acaban con la conversación. "Trate de mantener fuera de la conversación su ansiedad y sus emociones entonces los jóvenes se disponen a la conversación". En vez de reaccionar con coraje, dice ella, "Es mejor preguntar, '¿Qué piensas sobre lo que hiciste? Vamos a hablar sobre esto'".

"Los jovencitos son más aptos a compartir con alguien que ellos saben no va a divulgar sus secretos o molestarse demasiado si ellos le confiesan algo. Si su hijo le dice, 'Tengo algo que decirte. El viernes probé una cerveza,' y usted pierde los estribos, lo más seguro es que no le vuelve a contarle nada".

Durante esta etapa en la cual se juzgan a sí mismos muy duramente, los adolescentes son muy vulnerables cuando se abren con sus padres. Sabemos que la mejor manera de alentar un cierto comportamiento es recompensándolo. Si usted ofrece crítica cuando su hijo habla con usted, lo que él ve es que su franqueza le trae un castigo en vez de una recompensa.

1.7 La autoestima y la confianza de los adolescentes

Monografias.com

Los adolescentes suelen sentirse incómodos. Tienen nuevos cuerpos y mentes en desarrollo y relaciones con amigos y familiares que van cambiando. Entienden por primera vez que no siempre hacen todo bien. Los cambios en sus vidas a veces llegan más rápido que la capacidad para adaptarse a ellos.

La falta de autoestima generalmente se agudiza durante los primeros años de la adolescencia, luego mejora un poco durante los siguientes años a medida que las nuevas identidades se fortalecen y enfocan. A cualquier edad la falta de confianza en sí mismo puede ser un problema serio. Los adolescentes que carecen de autoestima pueden ser solitarios, torpes en su trato con otras personas y muy sensibles a las críticas sobre lo que ellos piensan son sus insuficiencias. Los jovencitos con poca confianza en sí mismos son menos aptos a participar en actividades con sus compañeros y a formar amistades con ellos. Esto los aísla todavía más e impide que desarrollen una mejor imagen de sí mismos. Y cuando entablan amistades, son más vulnerables a la presión negativa de los amigos.

Algunos adolescentes que no tienen confianza en sí mismos dejan de participar en clase. Otros actúan escandalosamente para llamar la atención. En su peor manifestación, la falta de confianza en sí mismos se relaciona con comportamientos autodestructivos y malos hábitos como fumar, beber alcohol y tomar drogas.

Las chicas adolescentes suelen dudar de sí mismas más que los varones.

Monografias.com

Esto se debe a varias razones:

1. La sociedad les da el mensaje que lo importante es que ellas se lleven bien con todos y que sean muy pero muy delgadas y bonitas. La vida puede ser igualmente dura para un jovencito que cree que tiene que cumplir con las expectativas de la sociedad que le dicen que todos los varones deber ser buenos atletas y deben desempeñar bien las actividades físicas.

2. Las adolescentes maduran físicamente dos años más temprano que los varones, lo cual exige que ellas enfrenten asuntos como su apariencia, su popularidad y su sexualidad antes de poseer la madurez emocional para hacerlo.

3. Las chicas adolescentes reciben mensajes confusos sobre la importancia del rendimiento académico. Aunque se les dice que deben fijar metas académicas altas para sí mismas, muchas de ellas temen que a los varones les va a desagradar si ellas parecen ser demasiado inteligentes o capaces, especialmente en las matemáticas, las ciencias y la tecnología.

Si su adolescente sufre por causa de una crisis de confianza en sí mismo por mucho tiempo, es probable que se beneficie al visitar a un consejero u otro profesional. Esto es particularmente cierto si existe un problema con drogas o alcohol, algún problema de aprendizaje, algún desorden alimenticio como la bulimia o la anorexia, o depresión clínica. La mayoría de los adolescentes superarán los periodos de inestabilidad con el paso del tiempo y con su apoyo.

Las mejores maneras de ayudar a que su hijo desarrolle confianza en sí mismo son las siguientes:

  • Dele oportunidades para tener éxito. "La mejor manera de fomentar la confianza en sí mismo en alguien es ofreciéndoles oportunidades para tener éxito. Hay que facilitarles el éxito-dándoles experiencias a través de las cuales puedan ver todo el poder que tienen. Los muchachos pueden ingeniárselas con estas experiencias. Parte de lo que crea la confianza es el saber qué hacer cuando uno no sabe qué hacer".

  • Ayude a su hijo a fomentar la confianza en sus propias habilidades al alentarlo a tomar una clase de arte, actuar en una obra de teatro, jugar en un equipo de fútbol o béisbol, a participar en ferias de ciencias o clubes de computación, o tocar un instrumento musical, cualquier cosa que disfrute y que le ayude a destacar sus mejores rasgos. No empuje una actividad específica a la fuerza. Si se les empuja a hacer cosas que ellos no han escogido hacer, lo que resulta es simplemente frustración. Trate de balancear las experiencias de su hijo entre las actividades que ya sabe desempeñar bien y actividades nuevas o actividades en las que todavía no se destaca.

  • Usted también le puede ayudar a fomentar la confianza en sí mismo al darle tareas y responsabilidades familiares en las cuales puede tener éxito guardando los platos, limpiando su cuarto o cortando el césped.

Monografias.com

  • Ayúdelos a sentirse seguros y confiar en sí mismos. La capacidad de los jóvenes para confiar en sí mismos proviene del amor incondicional de sus padres que les ayuda a sentirse seguros mientras que desarrollan la habilidad para resolver sus propios problemas. Su hijo, tal como todos los jovencitos, se enfrentará a situaciones que exigirán que confíe en usted y en otras personas. Pero si siempre se vale de su ayuda para zafarse de las situaciones difíciles, acabará con un desarrollo emocional impedido. "Debemos enseñarles a nuestros niños cómo adaptarse a los problemas que se les presentan, en vez de siempre abrirles el paso,"

  • Escuche cuidadosamente a lo que su hijo dice. Asegúrele que los adultos en el mundo están trabajando para incrementar la seguridad en las casas y las escuelas.

  • Ayude a su hijo a discernir entre la ficción y los hechos. Hablen sobre los hechos y eviten adivinar, exagerar o reaccionar excesivamente.

  • Supervise el uso de la televisión, la radio y el Internet. Evite que su hijo vea demasiadas imágenes violentas, las cuales pueden aumentar su ansiedad.

  • Use ejemplos de la historia (por ejemplo Pearl Harbor o la explosión del trasbordador espacial Challenger) para explicarle que a veces cosas malas le suceden a los inocentes, pero que las personas siguen adelante con sus vidas y resuelven situaciones terribles en sus vidas.

  • Mantenga las rutinas familiares tan constantes como sea posible.

  • Dele elogios y aliéntelo. Los elogios significan mucho para los adolescentes cuando provienen de quienes más quieren y en quienes se apoyan-sus padres y otros adultos importantes en sus vidas. Al elogiar a su hijo usted fomenta su confianza en sí mismo. Pero no olvide que al halagarlo debe ser sincero. Se va a dar cuenta muy fácilmente si no lo es.

Tenga paciencia con tu hijo adolescente

Como adultos, la mayoría de las personas han desarrollado la confianza en sí mismos, la cual proviene de años de experiencia con el éxito, pero también después de varios años de explorar sus puntos fuertes y débiles al enfatizar diferentes aspectos de sus vidas. La mayoría de nosotros seríamos muy infelices si tuviéramos que hacer solo aquellas cosas que hacemos mal. Como adultos tendemos a encontrar nuestros puntos fuertes y-tanto como nos es posible-enfatizamos estas áreas más que las otras. Para un adolescente es muy difícil minimizar las áreas en las que no se siente seguro. Por ejemplo, es muy difícil hasta para un adolescente que se destaca bien académicamente enfocarse en la escuela en vez de encontrar pareja si todos sus amigos tienen novias y le hablan constantemente acerca de la importancia de tener a alguien especial. Esto puede ser muy frustrante para los padres. Usted sabe bien que si tiene o no pareja para salir el próximo sábado no es lo que más importa a largo plazo, pero también puede ver que en este momento él no lo puede ver así.

1.8 Fijar límites a los hijos adolescentes

Monografias.com

Los adolescentes necesitan padres u otros adultos que les den estructura y supervisión de manera consistente, firme y adecuada para su edad y etapa de desarrollo. Los límites ayudan a mantener emocionalmente seguros a todos los niños y adolescentes.

"Ellos necesitan que los padres les digan, "No, no puedes ir al centro comercial todo el día o al cine con ese grupo de muchachos". Para ser padres eficaces, lo mejor es evitar los extremos.

Tipos de padres: autoritario, indulgente y con autoridad experta

Los padres autoritarios que imponen reglas rígidas y esperan que los hijos siempre obedezcan.

Los padres indulgentes que tienen pocas reglas y les dan demasiada libertad a sus hijos, son los padres que probablemente tendrán más dificultades con sus hijos. Los niños corren mucho riesgo de sufrir consecuencias negativas emocionales y en su comportamiento.

Los padres con autoridad experta, quienes fijan límites claros y con buenas explicaciones, tienden a tener menos dificultades con sus adolescentes.

Dan buenos ejemplos. Intente vivir con el comportamiento y los valores que usted espera que su hijo desarrolle. Sus acciones dicen mucho más que sus palabras. Si usted fija metas altas para sí mismo y trata a otras personas con amabilidad y respeto, es más probable que su niño seguirá su ejemplo. Mientras que los adolescentes exploran distintas posibilidades sobre quién quieren ser, ellos buscan ejemplos entre sus padres, sus compañeros, personalidades famosas y otras personas para definir quién serán.

1.9 Guíe al adolescente pero no intente controlarlo

Monografias.com

La importancia de adoptar una actitud balanceada entre imponer reglas duras y darles demasiada libertad. Con la mayoría de los adolescentes, la manera más fácil de alcanzar este balance es al guiarlos sin controlarlos.

Los adolescentes necesitan oportunidades para explorar distintos roles, probar nuevas personalidades y experimentar. Lo cual implica que cometerán errores y deberán aprender a aceptar los resultados. Pero los padres necesitan guiarlos para que los jovencitos eviten cometer demasiados errores.

Usted puede ser un buen guía al escuchar cuidadosamente y hacer preguntas que ayuden a que su hijo reflexione sobre las consecuencias de sus acciones: "¿Qué sucedería si permites que un amigo borracho te traiga a casa?" Sus consejos serán más aceptados y apreciados si usted también le pide consejos y los sigue, siempre y cuando sean razonables: "¿Qué cocinamos para la fiesta de cumpleaños de papá?" "No tengo que trabajar el sábado. ¿Hay algo especial que quieres que hagamos?"

Guiar o controlar al hijo adolescente Monografias.com

La línea divisoria entre guiar y controlar puede ser distinta para cada persona. Algunos niños, ya sea que tengan 7 o 17 años de edad, necesitan mayor firmeza y menos privilegios que otros niños de la misma edad. Una maestra nos explica cómo las diferencias en el comportamiento de sus dos adolescentes crearon la necesidad de definir los límites para cada uno: "Mi hija entendió muy bien que si se suponía que llegara a las doce de la noche, esto significaba que debía estar tras puertas cerradas antes de las 12, o ya debería haber llamado de la sala de urgencia para informarles que se había partido una pierna. Mi hijo, 15 meses menor que ella, pensaba que la misma regla significaba que la hora de llegada de las 12 significaba que a las 11:59 nos llamaría para informarnos que llegaría después de comerse la pizza que él y sus amigos acababan de pedir y después de haber dejado a seis de sus amigos en sus casas."

1.10 Excesivo control sobre los hijos adolescentes, suele provocar la reacción contraria

La forma de comunicarse con los hijos adolescentes cambia

Monografias.com

En el momento en que los niños entran en la adolescencia, la comunicación con los padres va a cambiar. Son los hijos los que van a marcar la distancia. Están haciendo el trabajo de separarse de los padres y empiezan a desvalorizarlos. Cuando los niños son pequeños, los padres somos los más listos, los más guapos, los mejores. En la adolescencia, empiezan a bajarnos del pedestal. Nos convierten en algo más humano. También nuestra relación con ellos tiene que cambiar. Cuando son pequeños, los padres solemos ser controladores, porque hay que estar muy pendientes de ellos, pero no nos podemos quedar instalados ahí.

Excesivo control sobre los hijos adolescentes, suele provocar la reacción contraria

Es otra de las estrategias que ellos utilizan para distanciarse de los padres: Llevar la contraria de lo que decimos y hacemos. Es la contra por sistema. Hay que contar con eso. Si los padres están avisados, pueden cambiar su forma de relación, no querer imponerse en todo. Los hijos necesitan una cercanía, pero no valen los interrogatorios, porque ellos se cierran. No se trata de decirles: siéntate aquí, que vamos a hablar. Eso no da resultado. La postura más inteligente con los adolescentes es morderse la lengua y abrir mucho los oídos. En el momento que menos te imaginas, van y te lo cuentan. Hay muchos padres que se angustian porque no pueden hablar con sus hijos, pero no tienen que preocuparse tanto. Los padres tienen que estar presentes, pero con cierta distancia. No pueden desaparecer, pero tampoco pueden controlarles como cuando eran pequeños. Hoy en día, hay muchos padres que deciden desaparecer, porque sus hijos les rechazan como controladores y el resultado es que encontramos muchos adolescentes muy solos.

El lugar adecuado de los padres en la relación con los hijos adolescentes

- Eso supone todo un trabajo. Primero, hay que entenderlo con la cabeza y luego, ir viendo cómo actuar en cada momento. Yo diría que hay que respetarse mutuamente y respetar la distancia. Los padres no debemos entrometernos en las cosas que son suyas, que son de su responsabilidad. Hoy en día, hay cantidad de padres que van de rescatadores. Al menor problema de su hijo o hija, lo hacen suyo y lo resuelven a su manera. No hay que protegerles de sus problemas. Sus problemas son de ellos y si se los resolvemos, les negamos una experiencia importantísima, que es enfrentarse con las consecuencias de las soluciones que ellos adopten. Si les resolvemos los problemas, nunca van a madurar. Hay muchos chicos casados a los que todavía la madre les está diciendo qué deben hacer. ¿Pero cuándo va a crecer ese chico? Tiene que hacer lo que a él le parezca, aunque se equivoque.

La violencia entre los adolescentes

Es un tema muy complejo. La agresividad es algo constitutivo de las personas y es algo infantil. Los seres humanos, cuando más agresivos son es entre los 3,5 y los 7 años. A partir de los 8 años, hay que ir controlando esa agresividad. Eso se hace a través de la educación. Cuando la agresividad persiste y se convierte en violencia, la educación ha fracasado. Cuando uno realiza actos violentos es que se mantiene en un estadio infantil y es que la palabra ha fallado. Detrás de todo acto violento, hay un fallo de comunicación. Las palabras son importantísimas.

1.11 La crisis de los padres en la adolescencia de los hijos

La crisis adolescente es seguida por la crisis de los padres, ya que los cambios en el comportamiento en la adolescencia ponen a prueba los proyectos y deseos depositados en los hijos aún antes de su nacimiento.

La crisis de la adolescencia

Monografias.com

Es un periodo de crisis individual, de conflictos y de tensiones, como si atravesarlo significara remitirse, de manera natural y sin remedio, a una etapa negativa y problemática. Desde el punto de vista psicológico y médico, la adolescencia implica un proceso con actos de rebeldía y contradicciones y sin duda, poblado de situaciones de mayor o menor intensidad de conflicto. Para los padres la adolescencia es un nubarrón amenazante, aviso de tempestades en las relaciones familiares cuando sus hijos recién comienzan a dejar la niñez. La crisis de la adolescencia es el resultado de un conflicto interior de un joven que tiene la facultad de pensar y la incapacidad de decidir de un niño. Y muy duros, y largos, son los primeros años de pubertad, después de los cuales todo parece volver a la normalidad y los padres creen haber recuperado al hijo tranquilo de los años previos, aunque en realidad ese hijo ya no es aquél niño idealizado. La sociedad adulta en general hace responsable a la adolescencia de males diversos y variados y los propios adolescentes describen con increíble propiedad los trastornos que ocasiona. Los adolescentes son las víctimas principales de los problemas más serios de nuestra sociedad como la violencia, las drogas, el SIDA y las muertes de causas accidentales en el tránsito.

1.12 Cómo ayudar a su hijo durante los primeros años de la adolescencia

Los primeros años de la adolescencia suelen ser una etapa desafiante tanto para los padres como para los hijos. Los padres a menudo se sienten mal preparados y pueden considerar los años entre los 10 y los 14 como una etapa que hay que "aguantar hasta que pase".

Monografias.com

Sin embargo, las últimas investigaciones científicas, al igual que el sentido común, nos indican que esta actitud es muy limitante. Durante los primeros años de la adolescencia, los padres y las familias pueden ejercer una gran influencia sobre el crecimiento y el desarrollo de sus niños. No les damos el crédito que merecen si esperamos demasiado poco de los jovencitos, y nos dejamos de dar crédito como padres si creemos que no tenemos mucha influencia sobre ellos.

Cada día hay más conciencia de que la comunicación con los adolescentes puede ser más productiva. Maestros capacitados y la instrucción basada en las últimas investigaciones científicas, pueden asegurar que las mejores estrategias educativas y los programas de más alta calidad alcancen a todos los niños para verdaderamente asegurar que ningún niño se quede atrás.

No es fácil ser padre de un adolescente

Muchas influencias externas los distraen y complican nuestros esfuerzos. El cansancio, la ansiedad, la falta de apoyo y los recursos limitados pueden complicar nuestras intenciones de ser todo lo que queremos ser para nuestros hijos. Pero no importa cuáles sean nuestros obstáculos, todos compartimos una gran meta: Ser los mejores padres para nuestros hijos. Esperamos que ustedes sientan que éste folleto les ha sido útil en sus esfuerzos por alcanzar esta meta.

¿Cómo va a cambiar mi hijo entre los 10 y los 14 años de edad?

Todas las personas crecen y cambian a lo largo de su vida, pero durante los primeros años de la adolescencia, la rapidez de estos cambios es particularmente evidente. Consideramos que a los 10 años de edad todavía son niños; pero pensamos que al llegar a los 14 años, ellos son "casi adultos". Nos da gusto ver los cambios, pero también se nos hacen un poco difíciles de manejar. Cuando los niños son pequeños, es más fácil predecir cuándo va a llegar un cambio y que tan pronto se manifestará. Pero durante los primeros años de la adolescencia, la relación entre la edad verdadera de un niño o niña y los índices de su desarrollo se atenúan.

1.13 Hablar con adolescentes de los temas que les interesan

Monografias.com

Hable sobre las cosas que son importantes para su adolescente. Cada jovencito prefiere hablar sobre distintas cosas. Algunas de las cosas sobre las que quieren hablar quizás no le parezcan importantes, pero, como explica la consejera escolar Carol Bleifield, "Con los jovencitos, a veces es toda una cultura distinta. Usted tiene que comprender esto, debe intentar ponerse en su lugar y en su época". Pero también advierte que no hay que fingir interés por algo que le aburre. Al hacer preguntas y escuchar, usted le demuestra a su hijo que respeta sus sentimientos y opiniones. Estos son algunos de los temas que les interesan en esta edad:

La escuela. Si usted le pregunta, "¿Qué hiciste en la escuela hoy?" la respuesta más probable será, "Nada." Obviamente, usted sabe que no es cierto. Al examinar el libro de tareas o leer las notas que el niño trae a casa, usted se dará cuenta que el martes, su niño de 10 años comenzará a estudiar los animales de Sudamérica en peligro de extinción, o que el juego de fútbol está programado para el viernes de noche. Con ésta información a la mano, usted puede hacerle preguntas a su hijo sobre clases o actividades específicas, lo cual resultará en un mejor inicio a la conversación.

Partes: 1, 2, 3

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda