Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Programa de ejercicios físicos para la cifosis en el adulto joven (página 2)




Partes: 1, 2, 3

La recuperación clínica no implica la recuperación de la capacidad de trabajo. El hombre que ha sufrido una neumonía, puede presentar una temperatura y composición sanguínea normal, así como, haber recuperado la estructura habitual del tejido pulmonar; sin embargo, al primer intento de realizar actividad física, manifestará sudoración profusa, falta de aire y mareos, lo que indica que para recuperar su capacidad de trabajo, todavía requerirá un tiempo prolongado.

En este caso el empleo de la CFT acelerará el restablecimiento del normal funcionamiento del organismo durante la actividad física, la cual adquiere mayor importancia en el restablecimiento de la capacidad de trabajo del deportista que ha sufrido una enfermedad o trauma. La normalización de dichas funciones consiste no solo en recuperar la técnica deportiva, sino también el entrenamiento de las funciones vegetativas que garantizan la exitosa actuación en las competencias.

Es importante señalar que la acción terapéutica de los ejercicios físicos no se manifiesta de manera aislada o como efecto de un determinado mecanismo de acción tonificante, de acción trófica, de formación de compensaciones y normalización de las funciones, sino, de manera integral. El significado preponderante de estos mecanismos depende del carácter y de la etapa de la enfermedad.

Es aquí la razón de considerar en el programa de ejercicios físicos la fase o nivel de complejidad que posee la Cifosis, para ellos se aclarece y explica dicha enfermedad a profundidad.

Indicaciones y contraindicaciones generales para el empleo de la Cultura Física Terapéutica.

La CFT se indica en todas las clínicas: de traumatología y cirugía, de enfermedades nerviosas e internas, y otras. Se emplea en determinadas etapas de la enfermedad y por lo general, sus contraindicaciones son temporales.

La CFT está contraindicada cuando no se pueden activar los procesos biológicos del organismo, como por ejemplo, en caso de estado grave general de algunas enfermedades, de alta temperatura, de dolores fuertes, de peligro de hemorragia, de tumores y otras afecciones tratadas de manera conservadora. No obstante, últimamente los medios de la CFT se emplean hasta en la reanimación de los enfermos en estado extremadamente grave, así como, en el período agudo de la enfermedad.

Métodos para la valoración de la influencia de las clases de Cultura Física Terapéutica.

En relación con las enfermedades o lesiones del aparato locomotor, la eficiencia de la CFT se valora por la variación de la circunferencia del segmento afectado y su fuerza muscular. Así como por la amplitud de los movimientos de las articulaciones y una serie de otras indicaciones, como son el tono muscular, la electro excitabilidad, etc. En cada clase se debe registrar la reacción del organismo ante las cargas y evaluar periódicamente (cada 7-10 días) las variaciones del estado general y la capacidad de trabajo del enfermo. Además de los indicadores objetivos, también es importante evaluar los datos subjetivos del enfermo.

Periodos de la aplicación terapéutica de los ejercicios físicos.

La utilización terapéutica de los ejercicios físicos se divide en tres periodos.

Primer periodo. Corresponde a la fase de movilización por parte del organismo de los mecanismos fisiológicos que luchan contra la enfermedad y a la fase de formación de mecanismos temporales de compensación. Las tareas principales de la aplicación terapéutica de los ejercicios físicos en este periodo son: estimular los mecanismos fisiológicos de lucha contra la enfermedad, coadyuvar a la formación de los mecanismos temporales de compensación más exactos, prevenir complicaciones y desarrollar los hábitos de autoservicio.

Segundo periodo. Corresponde a la fase del desarrollo inverso de los cambios originados por la enfermedad y a la formación de compensaciones permanentes en caso de irreversibilidad de dichos cambios. Las tareas principales de la CFT en este periodo son: coadyuvar a la rápida eliminación de las alteraciones morfológicas y funcionales, así como a la formación de compensaciones permanentes en determinado caso.

Tercer periodo. Corresponde a la culminación del periodo de recuperación. Las tareas principales de la CFT son: erradicar las alteraciones morfológicas y funcionales previamente, lograr la recuperación de la adaptación a las cargas; recuperar las aptitudes productivas y modo de vida acostumbradas; y en caso de alteraciones irreversibles, alcanzar la fijación de las compensaciones permanentes elaboradas.

Fundamentación clínico-fisiológica del empleo de los ejercicios físicos en personas de edad media y madura.

Al organizar los grupos de salud es necesario considerar el estado de esta en las personas que desean practicar ejercicios, sus particularidades en relación con la edad y el nivel de preparación física que tienen. Las variaciones en el organismo del hombre, producto de la edad media y madura, requieren un enfoque diferente, tanto en el objetivo de los ejercicios físicos, como en la elección de los procedimientos metodológicos para la ejecución de éstos. Por tal motivo, el conocimiento de las particularidades anatómico-fisiológicas de las personas de edad media y madura para los profesores de los grupos de salud es imprescindible. La actividad motora influye considerablemente en la prolongación de la vida humana; pero sobre la base de la hipodinamia característica del hombre contemporáneo, los cambios característicos de la vejez pueden manifestarse ya a partir de los 35-40 años (al principio, a penas son notables).

Estos cambios se combinan frecuentemente con diferentes desviaciones mórbidas de las funciones de ciertos órganos y sistemas, que no son involutivas. Los ejercicios físicos en las clases con este tipo de personas deben ejercer una acción no solo profiláctica, sino también terapéutica.

Los procesos del envejecimiento dependen, en primer lugar, del estado funcional del sistema nervioso central. Con la edad disminuye gradualmente la fuerza, la movilidad y el equilibrio de los procesos de inhibición y excitación en el sistema nervioso central; se desarrolla la inercia de ellos; falla la memoria y las funciones de la vista, el oído y demás analizadores; disminuye la velocidad de las reacciones y aumenta su periodo latente; además, las relaciones y los reflejos condicionados se forman y se fijan, más lentamente.

Las variaciones del sistema cardiovascular, producto de la edad, son considerables: por ejemplo, las presiones arteriales máximas y mínimas aumentan con los años mientras, por lo general, desciende la del pulso; prueba de esto es que el volumen minuto del corazón en las personas de 60-80 años es 15-20% inferior al de las de edad media. Así mismo empeora la función contráctil del músculo cardiaco; los vasos endurecen gradualmente, pierden la elasticidad y su luz disminuye, aminora la cantidad total de capilares en funcionamiento, así como aumenta el ciclo de la circulación sanguínea.

En el envejecimiento del organismo los órganos de la respiración conservan durante largo tiempo suficientes posibilidades de adaptación para satisfacer los elevados requerimientos de este durante la actividad muscular. Sin embargo, el tejido pulmonar pierde gradualmente la elasticidad y disminuye su ventilación, estos cambios frecuentemente van acompañados del desarrollo de enfisema, lo que reduce la capacidad vital de los pulmones.

El tracto digestivo en comparación con los órganos circulatorios y respiratorios, sufre menores variaciones con la edad. El esófago experimenta cambios mínimos; solo disminuye algo el tono y la elasticidad de los elementos musculares que componen sus tejidos y se atrofian, los epitelios que lo tapizan. En correspondencia con esto, empeoran hasta cierto punto el desplazamiento del alimento por el esófago. A partir de los 30-40 años, en la membrana mucosa del estomago comienzan a manifestarse de manera gradual los síntomas de procesos atróficos que a los 50 se hacen bastante marcados.

Disminuye la secreción del jugo estomacal y la pepsina, se reduce la proporción de fermentos en el jugo pancreático, empeora la motórica de las diferentes secciones del tracto digestivo.

A medida que avanza el envejecimiento, los huesos se hacen más frágiles, se manifiestan variaciones en las articulaciones, se altera su movilidad en mayor o menor medida y disminuye la amplitud de los movimientos. Las variaciones de la columna vertebral, producto de la edad, originan encorvamiento y conducen al desarrollo de espalda redonda. No obstante cuando el régimen motor es activo, se frenan los procesos de envejecimiento del tejido óseo.

El aparato osteoarticular de las personas que realizan trabajo físico envejece 10-15 años más tarde, en comparación con las que realizan actividad intelectual. El envejecimiento del sistema neuromuscular comienza antes que los demás. Con la edad se reducen las posibilidades de ejecutar movimientos que requieren fuerza, coordinación y velocidad.

En las personas de edad madura se detectan mecanismos específicos de adaptación a las cargas físicas; en comparación con los jóvenes, en aquellas se presenta más lento el periodo de "introducción" a la actividad muscular y se hace más prolongado el de recuperación después de la carga física.

Figura 1-. Anatomía de la columna vertebral

Nuestra columna es el soporte principal de la parte superior de nuestro cuerpo (tronco). Nos permite cubrir y protege la médula espinal. Los nervios de nuestra columna se ramifican al resto de nuestro cuerpo.

La columna vertebral está compuesta por vértebras. En la parte superior se encuentran las vértebras cervicales. Existen 7 y se enumeran del C1 al C7 comenzando desde arriba. La séptima vértebra se une con la primera de la vértebra torácica. Estas son 12, en secuencia en la espalda y proveen un lugar para que las costillas se unan. A estas vértebras se les enumera del T1 a T12 de arriba hacia abajo. La parte inferior de nuestra espalda está compuesta de cinco vértebras lumbares. Estas son enumeradas de la L1 a la L5. Abajo de éstas, sigue un grupo de 5 vértebras fusionadas llamadas el sacro que se localizan entre los huesos situados en la parte inferior de la columna. Y por último viene el coxis o rabadilla, otro grupo de la vértebra fusionadas.

Las vértebras están unidas con las articulaciones facetarías. Entre cada una de las vértebras están los discos, los cuales proveen movilidad y actúan como amortiguadores. La médula espinal se desplaza al centro de la columna, y en cada una de las vértebras los nervios se ramifican a través de agujeros de conjunción aperturas al resto del cuerpo.

La columna vertebral también proporciona puntos de unión para los músculos de la espalda y para las costillas. Unos cartílagos denominados discos vertebrales, situados entre una vértebra y la siguiente, tienen la función de absorber los impactos durante actividades tales como caminar, correr y saltar, permitiendo la flexión y extensión. Los ligamentos se extienden entre los arcos de las vértebras (ligamentos amarillos), entre los procesos transversos (ligamentos intertransversos) y entre los procesos espinosos (ligamentos interespinosos). Los vértices de los procesos espinosos están unidos por el ligamento supraespinoso.

La columna vertebral más o menos rectilínea en vista frontal, es mantenida en posición por estos ligamentos y músculos que a su vez realizan los movimientos del raquis: estos músculos se clasifican en:

  • Flexores.

  • Extensores.

  • Flexores laterales.

  • Rotadores (del mismo lado y lado contrario).

Función de la columna vertebral.

Actúa como sostén del cuerpo, protege la médula espinal, amortigua las conmociones producidas durante saltos y la marcha, proporcionando además suficiente estabilidad y movilidad.

En la columna vertebral pueden presentarse deformidades en los planos sagital y frontal. Aquí nos referiremos a las deformidades denominadas cifosis que son vistas en el plano sagital.

En la vejez las curvaturas de la columna vertebral van perdiendo sus curvas debido a la disminución de sus discos intervertebrales y de las propias vértebras lo que provoca que la columna se encorve hacia delante constituyendo una gran flexión dorsal, disminuyendo su diferencia de 5 a 6 cm. con relación a su longitud anterior.

Figura 2 -. Cambios en la Columna por la vejez.

La apariencia de las curvaturas fisiológicas está relacionada con determinadas etapas en el desarrollo del niño y condicionada a la vez por el desarrollo y funcionamiento de los músculos que se unen a la apófisis espinosa y transversa de las vértebras. En los primeros meses de vida se desarrolla la capacidad de levantar y mantener en alto la cabeza en posición de acostado boca abajo. La cifosis dorsal comienza su formación en el segundo semestre de vida, cuando se desarrolla la capacidad de pasar de la posición de acostado a la de sentado y se mantiene esta última por tiempo prolongado. La lordosis lumbar surge bajo la acción de los músculos que garantizan la conservación de la posición vertical del tronco y de las extremidades, mientras se permanece parado o en marcha. Al ponernos de pie, la cadera gira en relación con el eje formado por las cabezas de los fémures. El grado de expresión de las curvaturas fisiológicas de la columna vertebral depende del ángulo de inclinación de la cadera. Cuando éste aumenta, la columna vertebral, que está articulada de manera inmóvil con la cadera, se inclina al frente, y para conservar la posición vertical del cuerpo, aumentan, respectivamente, la lordosis lumbar y las curvaturas superiores. Si disminuye el ángulo de inclinación de la cadera, las curvaturas de la columna vertebral decrecen en correspondencia con éste. El ángulo de inclinación de la cadera para una postura normal es de 35-55°, en los niños y los hombres es menor que en las niñas y las mujeres.

De lo anteriormente expuesto se desprende que poder mantener una buena postura depende, sobre todo, del estado de las curvaturas de la columna vertebral, que es el principal sostén del cuerpo humano y a su vez las curvaturas de la columna vertebral dependen del grado o ángulo de inclinación de la cadera, ya que en el extremo inferior de la columna vertebral está fijado fuertemente el hueso sacro que se encuentra inmóvil entre los hueso de la cadera. Así podemos observar que el aumento o disminución del grado de inclinación de la cadera nos da por consiguiente el aumento o disminución de las curvaturas fisiológicas de la columna vertebral.

Entonces encontraremos que la pelvis puede estar equilibrada (A), basculada hacia delante (B) o basculada hacia atrás (C), los músculos abdominales, el glúteo mayor y los isquíos de la pierna basculan la pelvis hacia atrás y el músculo psoas hacia uno u otro lado, creando modificaciones en las curvaturas de la columna vertebral independientemente que los mismos puedan sufrir la acción de los músculos que se insertan directamente sobre ella.

Figura-. 3 Plano Sagital de las deformidades

De esta forma podemos observar en el plano sagital cuatro deformidades, que son:

A-. Espalda plana

B-. Espalda cifótica

C-. Espalda lordótica

D-. Espalda cifolordótica

Figura. 4 Columna sin y con cifosis.

Es la deformidad de la columna por aumento de la curva torácica que se aprecia como una espalda encorvada.

Causas

En los niños la cifosis puede ser congénita (debido a un defecto vertebral presente ya desde el nacimiento) o bien debida a la enfermedad de Sheuermann. También puede ser debida a una cifosis postural donde la curvatura de la espalda no se debe a un defecto de las vértebras sino al mal hábito postural del niño.

Enfermedad de Sheuermann

Aparece con más frecuencia en niños que en niñas y se manifiesta unos dos años antes de la maduración esquelética, entre los 13 y los 15 años de edad.

Se trata de una enfermedad que ocasiona una deformación cifóticas caracterizada por un acuñamiento vertebral y rigidez. No se sabe la causa de esta enfermedad.

Existen dos tipos de cifosis en función de las regiones afectadas de la espalda.

El tipo I afecta sólo a las vértebras torácicas

El tipo II afecta a torácicas y primeras lumbares.

La cifosis por enfermedad de Sheuermann

Produce dolor o molestias, sobre todo cuando el chico está mucho rato de pie. Debido a la rigidez que la caracteriza no se puede corregir la postura mediante la extensión del tronco. La lesión se hace mucho más evidente si hacemos arquear totalmente el tronco del niño hacia delante.

El tratamiento se realiza mediante un corsé corrector que el niño lleva durante 23 horas al día hasta que se alcanza la madurez ósea.

En los casos más graves se plantea la cirugía para corregir la deformidad de las vértebras. (E Martínez 2010)

  • En el cuello (la columna cervical) hay una curva interna/cóncava (lordosis), de 20 a 40 grados.

  • En la columna torácica hay una curva externa/convexa (cifosis), de aproximadamente 20 a 40 grados.

  • En la espalda baja (la columna lumbar) hay otra curva interna/cóncava de aproximadamente 30 a 50 grados.

Por lo tanto, la columna vertebral normal tiene curvas naturales. Sin embargo, en algunos individuos estas curvas se vuelven más o menos pronunciadas. Cuando la curva se vuelve anormalmente convexa, particularmente en la columna torácica, se dice que el paciente tiene hipercifosis.

Tipos y Síntomas de la Cifosis

Los especialistas en columna utilizan diversos términos importantes para diferenciar los distintos tipos de cifosis:

  • Curva postural – Este tipo de curva es flexible y lo más probable es que sea el resultado de una mala postura. El paciente puede corregirla conscientemente.

  • Curva estructural – Los pacientes no pueden corregir este tipo de curva. La curva con frecuencia muestra un patrón agudo angular llamado giba o joroba, que se vuelve más prominente cuando el paciente se inclina hacia adelante y se hace evidente cuando se le observa de lado.

  • Cifosis secundaria – Con frecuencia, la hipercifosis es el resultado de otro problema de la columna (es decir, es secundaria), como la fractura de uno o más cuerpos vertebrales o la degeneración varios discos y la disminución de su altura.

  • Cifosis primaria – Una cifosis primaria no es el resultado de otro problema de la columna. La forma más común de cifosis primaria es la enfermedad de Scheuermann. La causa exacta de la enfermedad de Scheuermann se desconoce, aunque parece haber un patrón de incidencia familiar. Habitualmente, el trastorno se observa por primera vez en los adolescentes de 12 a 14 años, aunque la enfermedad puede comenzar en una etapa más temprana de la vida. El trastorno afecta más a las mujeres que a los hombres. (E Martínez 2010)

DiagnósticoLa mayoría de los pacientes con este trastorno consultan al médico cuando se dan cuenta de la curva convexa de su espalda. Algunos pacientes también acuden al doctor por dolor de espalda, especialmente los adolescentes que tienen una cifosis toracolumbar.

Además de la curva convexa en la columna torácica, algunos pacientes desarrollan lo que se denomina una curva compensatoria en la columna lumbar.

El Dr. Lonner dispone de diversos métodos diagnósticos para diagnosticar con precisión la enfermedad de cada paciente.

La exploración física ayudará a identificar visualmente una curva. Se utilizará una prueba en la que se le pide al paciente que se doble hacia adelante para determinar si existe una curva toracolumbar. Además, el doctor buscará la presencia de tensión en los tendones isquiotibiales y de dolor a la palpación en algunos de los músculos vertebrales, ambos síntomas comunes de la cifosis de Scheuermann.

Se tomarán al menos dos radiografías específicas. La primera es una radiografía de pie, lateral (de lado), y la segunda es una radiografía de pie, frontal. Estas radiografías se utilizan para identificar las curvas en el plano sagital (vista lateral) y también para determinar si existe una curva en el plano frontal.

Además de las radiografías, podríamos solicitar una resonancia magnética para obtener una imagen más detallada de la columna vertebral.

También se presta especial atención al radio de la curva. Si el radio es relativamente grande, indica que la curva es leve. Un radio más pequeño indica que la curva es aguda y angular. La probabilidad de progresión es mayor en las curvas más angulares.

Opciones de Tratamiento Si en un adolescente la cifosis torácica excede los 70 grados, se trata de una deformidad claramente visible. Habitualmente, la recomendación del tratamiento tiene como finalidad prevenir una mayor progresión de la curva.

Tratamiento No-Quirúrgico

El principal tratamiento no-quirúrgico para la cifosis de Scheuermann es el uso de una órtesis para evitar la progresión de la curva. Un especialista se encargará de ajustar cuidadosamente la órtesis para asegurar la máxima comodidad durante su uso; la órtesis se puede utilizar bajo la ropa.

Además, otra posibilidad sería la prescripción de un programa de ejercicios y terapia física cuidadosamente diseñado para lograr flexibilidad vertebral e incrementar la fuerza muscular.

Tratamiento Quirúrgico Si después del tratamiento no-quirúrgico, o cuando la cifosis es severa, continúa la progresión de la curva, la siguiente elección podría ser la cirugía. Los candidatos a cirugía incluyen a los pacientes que presentan:

  • una curva torácica rígida que está progresando y que excede los 80 a 90 grados

  • una curva toracolumbar que excede los 60 a 70 grados

  • dolor de espalda discapacitante.

El procedimiento quirúrgico se diseñará para ajustarlo a la enfermedad específica de cada paciente. El Dr. Lonner tiene experiencia con diferentes abordajes para esta cirugía, que incluyen operar desde la parte frontal o anterior de la columna, desde la parte posterior de la columna, o un procedimiento combinado que incluye ambos abordajes, por la parte anterior y posterior de la columna.

Es probable que para corregir la alineación de la columna y prevenir la progresión de la curva se utilice una fusión de varias vértebras apoyada por instrumentación (que incluye ganchos, tornillos y barras).

Recuperación Un procedimiento quirúrgico para corregir la cifosis de Scheuermann es un una cirugía mayor, que requiere un período de recuperación gradual y cuidadoso. Antes de la cirugía el equipo médico de Scoliosis Associates le explicará qué puede esperar durante el proceso de recuperación. Después de la cirugía ellos le darán instrucciones y alentarán durante cada etapa, desde su salida del hospital hasta comenzar su actividad con ejercicio ligero y posteriormente hasta su regreso a la escuela o el trabajo.

(E Martínez 2010)

Cifosis postural

Tendencia a la posición encorvada de la espalda. Se caracteriza porque no es dolorosa ni presenta rigidez: puede corregirse fácilmente mediante la extensión del tronco cuando se está de pie. Cuando hacemos arquear el cuerpo hacia delante, la espalda se arquea uniformemente y no se aprecia la deformidad.

La cifosis adquirida es un cuadro de etiología desconocida. El niño tiene, al ponerse en pie, una curvatura cada vez más pronunciada a nivel de la región torácica, que puede ser dolorosa. En general, existe un aumento compensador de la lordosis lumbar.

La cifosis postural casi siempre se acompaña de lordosis postural compensatoria, que es la concavidad excesiva y anormal de la curva lumbar de la columna vertebral.

La exploración se hace con el niño inclinado lo más posible hacia adelante y con los brazos colgando, mientras se observa la columna desde un lado. Lo normal es que exista una curva suave que va del cuello a las nalgas sin angulaciones agudas y que la lordosis lumbar se corrija por completo, haciéndose plana o convirtiéndose en una ligera cifosis. Cualquier sospecha debe confirmarse mediante un estudio radiográfico lateral de la columna toracolumbar en posición erecta.

La cifosis excesiva puede aumentar después de concluido el crecimiento y convertirse en una afectación en etapas posteriores de la vida si se combina con osteoporosis, problema especialmente frecuente en las mujeres.

El objetivo del tratamiento es reducir la cifosis torácica a menos de 40º, lo que suele conseguirse con un corsé si la columna no ha terminado su crecimiento. Si la curva es muy pronunciada, por ejemplo, superior a 60º, o la columna ha dejado de crecer, puede ser necesario recurrir a la fusión.

El tratamiento consiste en ejercicios posturales para fortalecer los músculos de hombros y abdomen, y en el uso de corsés en presencia de deformidades notables. Desafortunadamente, el tratamiento es difícil por la tendencia normal del adolescente a la rebelión, ello aunado a la insistencia paterna en el sentido de que "estire la espalda", lo que con frecuencia obstaculiza el acatamiento del régimen terapéutico. El mejor enfoque consiste en poner de relieve el valor estético del tratamiento corrector y responsabilizar al adolescente de seguir el programa de ejercicios en el hogar.

Dr. Julian Enrique Cordero Gutiérrez (2010)

Es importante recalcar que en las bibibliografias antes consultadas se puede observar el enfoque del área médica que buscan la solución en el corcel y luego ejercicios, o cirugía y por ultimo rehabilitación, sin embargo la propuesta del área Física (Cultura Física Correctiva), enfoca la cirugía cuando sea necesario, sin embargo busca las estrategias para el bienestar del paciente a través de ejercicios especializados.

Para poder poner un tratamiento a estos pacientes es importante que el licenciado en Cultura Física conozca las posiciones y movimientos convenientes que se deben adecuar a cada una de las desviaciones vistas en el plano sagital.

Como se pudo observar existen diferentes maneras para diagnosticar y tratar dicha enfermedad, sin embargo para esta investigación es de mayor pertinencia, basarse en el diagnostico que a continuación se presenta, debido a que es de mayor complejidad y accesible a la población sin necesidad de acudir a los exámenes radiográficos, sin embargo se pueden utilizar ambos para su complementación.

Consideraciones Generales sobre el manejo de la Postura.

M.Sc. Octavio Casanova Torres. Lic. Lilia E. García Expósito.

Vista anterior. Características.

La línea de gravedad debe pasar por el centro de la nariz, apófisis xifoidea, ombligo y pubis, cayendo simétricamente entre ambos miembros inferiores. La cabeza se encuentra en posición vertical cuando la barbilla está ligeramente levantada y la línea que une el borde inferior de la órbita y el trago de la oreja es paralelo al piso, los hombros se encuentran a un mismo nivel y los ángulos que forman con la superficie lateral del cuello son simétricos.

El tórax no posee prominencias o hundimientos, manifestando simetría en relación con la línea media al igual que el abdomen.

Vista sagital. Características.

La línea de gravedad pasa por el conducto auditivo externo, centro del hombro, trocánter mayor, ligeramente por delante de la articulación de la rodilla y cae al frente del maleolo externo de forma ligera. Observamos la región torácica algo elevada, el abdomen ligeramente aplanado y las curvaturas de la columna vertebral moderadamente marcadas, siendo el ángulo de inclinación de la pelvis de 35o- 55º, tendiendo a ser menor en los niños y hombres que en las niñas y las mujeres.

Vista posterior. Características.

La línea pasa por el centro del occipital, apófisis espinosas de la columna vertebral, coxis, pliegue interglúteo y termina simétricamente entre ambos miembros inferiores. Los omóplatos se encuentran apretados contra el tronco, a una distancia uniforme de la columna vertebral y en una línea horizontal.

Figura 4-. Planos a considerar para determinar un buen examen de postura corporal.

La postura correcta puede ser modificada por múltiples factores, desde la herencia hasta factores externos. De estos últimos trataremos a continuación por ser muy importantes tenerlos en cuenta para ser evitados y así educar en los niños una correcta postura que es la profilaxis de las distintas deformidades del aparato locomotor.

EXAMEN POSTURAL

El examen postural constituye para el profesor de educación física o para el profesor de gimnasia terapéutica el instrumento necesario que corrobora la indicación o el diagnóstico que trae el sujeto para la realización de los ejercicios. Por eso es importante que el sujeto venga con una indicación médica y que además esté avalado por un rayo X como forma de hacer más verídico el diagnóstico.

En realidad una mala postura es motivo de consulta por parte de quién la padece, aunque un número significativo de dolencias puede ser atribuidas a una postura inadecuada y frecuentemente el alivio de los síntomas se puede pronosticar tan pronto como el problema postural ha sido identificado y el paciente esté dispuesto a cooperar con la solución que se le ofrece.

Aunque es cierto que algunos defectos posturales sólo pueden ser corregidos por medio de férulas o por la cirugía, hay muchos que pueden corregirse o aminorarse por medio de los ejercicios. Son los casos que pueden atribuirse a la debilidad muscular o a la presencia de ligamentos tensos. Un programa terapéutico que fortalezca los músculos y estire los ligamentos acortados, continuando durante un tiempo suficientemente largo, recompensa a menudo ampliamente los ejercicios que deben ser realizados diariamente.

Para un buen Examen Postural o Test Postura, el profesor de educación física, o el Máster en actividad física comunitaria, debe conocer los aspectos que se requieren para la realización de este examen y estos son:

  • 1. Un buen lugar que reúna las condiciones higiénicas-sanitarias mínimas como son: buena iluminación, buena limpieza, exista privacidad.

  • 2. Durante el examen el paciente deberá permanecer lo más desnudo que la práctica local permita.- En el caso de los varones se podrá realizar con una trusa y en el caso de las hembras con una trusa de dos partes. También es importante la participación de un acompañante a la hora de realizar la observación.

  • 3. El paciente se despojará de todos los artículos que en su cuerpo él posea.- estos pueden ser cadenas, anillos, reloj, entre otros.

El máster o especialista como observador que él es, debe conocer primeramente las indicaciones metodológicas que se requieren para poder realizar el examen postural y estas son:

  • a. El paciente se colocará en una posición cómoda, donde él asumirá la postura que habitualmente usa para pararse. Pero por tratarse de que va ser observado él adoptará una posición prácticamente de atención, sin observarse ninguna mala postura. Solamente lo dejaremos dos o tres minutos y él solo adoptará la posición que habitualmente usa, entonces es ahí cuando comenzamos a realizar la observación completa del sujeto.

  • b. La posición más cómoda para el sujeto es parado, brazos a los lados del cuerpo, piernas ligeramente separadas a unos 20- 30 cm, vista al frente.

  • c. La observación se comenzará a realizar de los pies a la cabeza (incluidos pies, dedos, tobillos, rodillas, cadera, abdomen, tórax, hombros y cabeza). Esto quiere decir que si comenzamos por el plano frontal anterior con esta observación a continuación los otros dos planos se observaran de igual manera.

  • d. El sujeto siempre se mantiene en la misma posición que comenzamos la observación y solo el observador es el que girará para observar al sujeto en los diferentes planos.

  • e. Al final de cada plano se pondrá los aspectos más significativos que fueron observados en cada vista y así poder elaborar el tratamiento que se le suministrará al paciente.

  • f. El análisis de la postura depende primordialmente de la inspección y la palpación, por eso es importante tener siempre una plomada, un centímetro, espalderas, un lápiz estilográfico.

Antes de comenzar con el examen postural lo primero que realizamos con el paciente es una amnanesis, que consistirá en conocer todo lo relacionado con los antecedentes de la patología por parte del sujeto. Esta amnanesis nos da a nosotros una idea de cómo está el sujeto con relación a la enfermedad, así como abarcará todo lo relacionado a datos de interés que a nosotros como profesor nos conviene saber para poder ponerle tratamiento médico.

Una amnanesis puede estar formada por las siguientes preguntas:

  • Nombre del sujeto

  • Dirección particular

  • Edad

  • Peso

  • Talla

  • Sexo

  • Fecha de nacimiento

  • Escuela

  • Tiempo de padecimiento de la enfermedad

  • Si ha realizado gimnasia correctiva

  • Cuando recibió tratamiento médico

  • Si en su familia hay alguien con igual patología

  • Si ha usado zapatos ortopédicos

  • Si ha practicado actividad física

  • Si ha sufrido algún tipo de accidente

  • Si ha usado férula o corsé de yeso

Es importante señalar que el examen postural en niños solo se realizaran después de los 7 años de edad, esto lo planteamos por nuestra experiencia en trabajos con niños con problemas ortopédicos ya que ellos no pueden mantener una postura de pie por mucho tiempo y es casi imposible lograr que mantengan la posición para poder realizarle la observación

Aspectos a observar durante el examen postural con relación a los diferentes planos.

Plano frontal vista anterior

Pies.- Veremos si son normales, varos, valgos, talos o equinos, esto lo podemos determinar por el punto de apoyo del pie.

Dedos.- veremos si los dedos son normales, en gatillo o existe hallus valgus.

Rodillas.- Ver si son normales, valgas o varas. También se observará si existe una rotación interna o externa de la tibia, así como la posición de la rotula con relación al plano frontal.

Pelvis.- Se determinará si la pelvis es normal o si existe una más baja que la otra.

Esto se realizará a través de la palpación, que consiste en tener las manos semicerradas y el pulgar extendido arriba, se efectuará una presión sobre el borde superior de la cresta ilíaca, lo que dará una idea aproximada de sí están al mismo nivel o no.

Tórax.- Observaremos si es normal, cónico, aplanado, cilíndrico, embudo o en quilla.

Hombro.- Veremos si son normales o hay uno más bajo que el otro. También se buscará la simetría de la clavícula, y si las extremidades superiores tienen la misma longitud.

Cabeza.- Si es normal, si está flexionada o si está torsionada.

Plano sagital

Pie.- Veremos si son normales, planos o cavos. Se observará la formación del arco plantar, incluido el arco longitudinal y transversal, así como los arcos interno y externo del pie.

Rodillas.- Si son normales, hiperextendidas o semiflexionadas.

Glúteos.- Se observará si son normales, prominentes o aplanados.

Espalda.- Si es normal, plana, cifótica, lordótica o cifolordótica. Esto se podrá determinar por la composición de las curvaturas de la columna vertebral.

Abdomen.- Veremos si es normal, prominente, flácido, péndulo.

Tórax.- Si es normal, prominente, embudo, quilla.

Hombros.- Si son normales, si están retraídos o están adelantados o también más adelantados.

Cabeza.- Si está normal, si está flexionada o si está torsionada.

Plano frontal vista posterior.

Pelvis.- Se observará si es normal, cuál está más baja (Izquierda o la derecha), esto se realizará a través de la palpación, se observará también el borde pélvico si están a nivel o no.

Columna Vertebral.- Se observará si está normal o hay escoliosis. Esto se determinará tocándose las apófisis espinosas y presionándolas hacia abajo con las puntas de los dedos y seguidamente con un lápiz demográfico se marcará sobre la piel las hendiduras hechas. Para determinar el grado de la escoliosis se le manda al paciente a flexionarse al frente con los brazos extendidos a tocar el piso (posición de Adams), en esa posición la escoliosis debe corregirse, esto se sabe pasando el dedo índice a todo lo largo de la columna y se dice que es una e escoliosis de I grado. Si la escoliosis no corrige en esa posición, entonces se le manda al paciente a suspenderse de una espaldera para que la escoliosis enderece, si se corrige entonces hablamos de una escoliosis de II grado. Si no corrige la escoliosis con ninguno de los métodos anteriores es una escoliosis de III grado.

Compensación.- Para saber si una escoliosis está compensada o no, se usa la plomada, que se ubica en la VII vértebra cervical y se deja caer pasando por el pliegue interglúteo. Si pasa por el medio del pliegue se dice que está compensada y si no pasa no está compensada y esta puede ser a la derecha o a la izquierda.

Angulo braquiotorácico.- Nos dice si están simétricos o no y cual está más abierto de los ángulos, generalmente si hay escoliosis siempre va a ver un ángulo más abierto que puede ser el derecho o el izquierdo de acuerdo a la convexidad de la curva.

Gibosidad de la curva.- Nos plantea si hay rotación de vértebras produciendo la formación de giba costal hacia el lado derecho o al izquierdo.

Escápulas.- Observaremos si son normales, más bajas, o si están aladas.

Hombros.- Si están normales, caídos, elevados o más bajos.

Después de haber realizado el examen postural a través de la observación y la palpación, entonces estamos aptos para poder realizar un diagnóstico al paciente y poder ponerle un tratamiento con ejercicio físico que lo ayude a corregir o a mejorar su padecimiento. Sobre todo en la escoliosis hay que tener presente a la hora de poner los ejercicios físicos las distintas posiciones, como puede ser la posición llave para los brazos, la flexión del tronco teniendo en cuenta la convexidad de la curva, así como las torsiones, porque luego de ayudar a corregir la escoliosis, si no tenemos claros todos estos aspectos lo podemos perjudicar más.

Métodos y procedimientos

2.1. Tipo de estudio

En esta investigación se realizó un estudio exploratorio para recabar la información científica referencial teórico y práctico, relacionado a la cifosis en el adulto joven, en la comunidad Simón Bolívar #1, y mediante la complementación de un estudio descriptivo donde se selecciona los elementos de mayor relevancia o importancia que daría paso a la elaboración y aplicación de programa de ejercicio físico, la cual, permite detallar la medición de uno o más de sus atributos.

2.2. Población y muestra

Para el desarrollo del programa de ejercicios físico para la cifosis en la comunidad de Simón Bolívar se seleccionó en una población de 30 personas con edades comprendida entre 25 a 35 años de edad con problemas de cifosis previamente diagnosticadas, a través de la aplicación del examen de postura corporal, en la cual se extrajo una muestra de 10 personas, 5 masculinos y 5 del genero femenino que equivale un 33% de la población total, donde el 67 % corresponde a la sumatoria del porcentaje de las muestras del masculino y femenino en relación al 100 % de la población.

Para esta investigación se aplicó un muestreo No Probabilístico, debido a que la selección de la muestra no depende de La probabilidad que posea uno u otro sujeto por lo tanto fue por selección Intencional.

Los criterios establecidos para la selección de la muestra fueron.

  • Personas entre 25 a 35 años de edad.de ambos genero perteneciente a la Comunidad Simón Bolívar.

  • Padecer de cifosis, diagnosticada a través del examen postura corporal.

  • Disponibilidad para ejecutar los ejercicios del programa.

  • Previa presentación de la radiografía en vista sagital del tronco (lateral).

  • Considerando lo antes expuesto, se seleccionaron los paciente que requieren ejercicios correctivos.

Nota: Sin embargo cuando se encuentran pacientes que aun no poseen ningún tipo de aval medico, se debe ejecutar el examen postura corporal, así como cuando presentan algunas características de la cifosis u otras desviaciones de la columna u otras deformidades corporales se recomienda al especialista.

2.3. Metodología.

Durante este estudio investigativo fue recomendable considerar la recolección de datos y procesamiento de la información a través de los siguientes:

Métodos Teórico:

Histórico – lógico: Se utilizó para establecer los antecedentes de los programas que se han desarrollado en el Sector Simón Bolívar #1 en cuanto al índice de sedentarismo.

Analítico sintético: Se aplicó en el desarrollo de las fuentes informativas, sirviéndose de vía para procesar la información recopilada a partir de la aplicación de los métodos empíricos.

Encuesta: Se utilizó para determina la cantidad, características, necesidades que poseen las personas de 25 a 35 en Sector Simón Bolívar #1, en cuanto al programa de actividad física y aplicación de la anamnesis del paciente.

Matemáticos y estadísticos: Utilizado para procesar los datos obtenidos de los instrumentos aplicados en la investigación.

Promedio: Este estuvo presente en el proceso de precisión en la media aritmética de los resultados logrados durante la investigación.

2.4. Técnicas estadísticas y/o de procesamiento de la información

Luego de identificar la muestra se procedió a la recolección de datos en base a la pregunta científica del estudio. Por eso Bavaresco (2002), expresa que toda investigación no tiene sentido sin la técnicas de recolección de datos, las cuales conducen a la verificación del problema planteado, cada técnica establece sus herramientas, instrumentos y medios que serán empleados.

En tal sentido, entre las técnicas para recolectar datos se utilizó la observación directa y palpación mediante la aplicación del instrumento de evaluación o examen postura corporal para seleccionar la población con cifosis y de esta manera descartar otras deformidades corporales, dicho instrumento se dividió en IV parte para su mejor comprensión, de esta manera la I parte consta de 16 ítems, la cual ayudó a obtener los datos clínicos y personales, y el resto de las fases se aplicaron para determinar cualquier problema de escoliosis, Lordosis y Cifosis u otras deformidades en los miembros inferiores, la cual es de gran importancia identificarlos para seleccionar a la población con problemas de Cifosis, es por ello que la II parte consta de 9 ítems compuesta por 24 opciones correspondiente al plano frontal vista anterior, de esta manera se aplicó la III fase con 19 opciones correspondiente a 6 ítems que conforman al plano frontal vista posterior y por último se evaluó la IV fase con el plano sagital conformado con 7 ítems y 26 opciones, lo que hace una sumatoria total de 38 ítems de evaluación y 69 opciones en los diferentes planos, sin embrago cada plano posee una observación correspondiente, para controlar cualquier variable no considerada. Dicho instrumento ayudó a determinar la población que padece de cifosis existente en la comunidad de Simón Bolívar # 1

En este mismo orden de idea se seleccionó una población de 30 personas con presencia de Cifosis, no obstante, al no poseer el grado de complejidad, se procedió aplicar otro instrumento de medición como las flechas sagitales ya que sólo se precisa una plomada y una regla milimetrada, con transportador, para determinar el grado de Cifosis. Las Flechas sagitales Se realizan midiendo cuatro distancias que se denominan flechas (F), entre diferentes apófisis espinosas, con el hilo de la plomada. Para su medición se aproxima el hilo hasta el primer punto de contacto con el raquis (generalmente en T7-T9 y/o en el inicio del pliegue interglúteo (S2). Midiendo las distancias existentes entre el hilo de la plomada con: apófisis espinosa de C7 o prominens (flecha cervical); máxima convexidad del raquis dorsal (flecha torácica que suele ser de valor cero); máxima concavidad de la zona lumbar (flecha lumbar) y en el inicio del pliegue interglúteo (flecha sacra). Con estas cuatro distancias pueden obtenerse dos índices que separarán a los individuos sanos del grupo que presenta sospecha de presentar desalineación en el plano sagital.

La técnica utilizada fue la investigación documental, es decir todo el material escrito variado que hable sobre el tema de la investigación. Expone Parra (2006), por lo tanto la investigación documental es el medio de la cual se obtiene información, escrita o no, que represente un aglomerado de materiales necesarios para establecer conclusiones después de analizarlo mediante hojas de cálculos Excel 20007 y Word.

Validación del instrumento

El instrumento de diagnostico para detectar a los pacientes con cifosis fue validado por dos especialistas en el área médica y un especialista en el área metodológica, suministrándoles el objetivo de la investigación y las preguntas científicas. Posteriormente se llevó a cabo la revisión del instrumento considerando las sugerencias expuestas por los expertos, para proseguir a su aplicación en la comunidad Simón Bolívar. En concordancia a lo antes expuesto se presenta el instrumento de validación

Estimado Validador: PhD Rubén Duran

Me es grato dirigirme a Usted, a fin de solicitar su inapreciable colaboración como experto para validar examen postural anexo 1, el cual será aplicado a: Las personas de la comunidad Simón Bolívar sector 1, seleccionada para determinar el número de personas adultas joven con presencia de Cifosis, por cuanto considero que sus observaciones y subsecuentes aportes serán de utilidad.

El presente instrumento tiene como finalidad recoger información directa para la investigación que se realiza en los actuales momentos, titulado:

PROGRAMA DE EJERCICIOS FÍSICOS PARA LA CIFOSIS EN EL ADULTO JOVEN DE LA COMUNIDAD SIMÓN BOLÍVAR 1. Esto con el objeto de presentarla como requisito para obtener el título de optar por el Título de Máster en Ciencias de la Actividad Física en la Comunidad.

Para efectuar la validación del instrumento, Usted deberá leer cuidadosamente cada enunciado y sus correspondientes alternativas de respuesta, en donde se pueden seleccionar una, varias o ninguna alternativa de acuerdo al criterio personal y profesional del actor que responda al instrumento. Por otra parte se le agradece cualquier sugerencia relativa a redacción, contenido, pertinencia y congruencia u otro aspecto que se considere relevante para mejorar el mismo.

Gracias por su aporte

Juicio de experto sobre la pertinencia del instrumento

Instrucciones:

Coloque en cada casilla la letra correspondiente al aspecto cualitativo que le parece que cumple cada Ítem y alternativa de respuesta, según los criterios que a continuación se detallan.

E= Excelente / B= Bueno / M= Mejorar / X= Eliminar / C= Cambiar

Las categorías a evaluar son: Redacción, contenido, congruencia y pertinencia. En la casilla de observaciones puede sugerir el cambio o correspondencia.

Evaluado por: PhD Rubén Duran

C.I. V-. 6.830.770 Firma: _____________

Instrucciones:

Coloque en cada casilla la letra correspondiente al aspecto cualitativo que le parece que cumple cada Ítem y alternativa de respuesta, según los criterios que a continuación se detallan.

E= Excelente / B= Bueno / M= Mejorar / X= Eliminar / C= Cambiar

Las categorías a evaluar son: Redacción, contenido, congruencia y pertinencia. En la casilla de observaciones puede sugerir el cambio o correspondencia.

Evaluado por: PhD Rubén Duran

C.I. V-. 6.830.770 Firma: _____________

CONSTANCIA DE VALIDACIÓN

Yo, PhD Rubén Duran titular de la Cédula de Identidad Nº 6.830.770 de profesión Doctor en planificación y metodología de la investigación, ejerciendo actualmente como el cargo como Planificador del Ministerio del Poder Popular para el Deporte Región Zulia, Falcón, Yaracuy.

Por medio de la presente hago constar que he revisado con fines de Validación del Instrumento de observación (cuestionario), a los efectos de su aplicación al personal de la comunidad Simón Bolívar.

Luego de hacer las observaciones pertinentes, puedo formular las siguientes apreciaciones.

En Maracaibo, a los 10 días del mes de Noviembre del 2010

_______________________________

Firma

También era necesario realizar la Validación del instrumento de test de Flecha sagital a través de la aplicación del índice de concordancia, y la escala de valoración Kappa, donde se pondrán en manifiesto los resultados médicos en función al grado de cifosis obtenido de la prueba flechas sagitales. Comparando ambos resultados se obtuvo que: Tabla A. Índice de concordancia.

Fuente Moran J (2011).

Los resultados de la primera prueba de flechas sagitales son comparados con 10 radiografías de los pacientes, en relación al grado de cifosis mayor o menor de 80 grados, como referencia de su complejidad. Por lo tanto vista desde este punto de vista se sustituyen los resultados en letras de los cuales queda de la siguiente forma: Tabla B. índice de concordancia

N= número total de pacientes atendido por ambos profesionales, es decir los mismos 10 en pruebas diferentes haciendo un total de 20.

a = 8. d = 8

Po= La proporción de acuerdos observados, es decir (a + d)/N. Este índice es muy intuitivo y fácilmente interpretable: tomará valores entre 0 (total desacuerdo) y 1 (máximo acuerdo).

Viéndose desde este punto se pude establecer que: 8+8 / 20 = 0.8 esto de nota que existe más de la mitad de acuerdo en ambas mediciones pautadas por los observadores, por lo tanto la proporción de acuerdo de ambas pruebas es de 80%. No obstante para determinar un índice de acuerdo con mayor precisión y no por azar, es deseable que un índice de concordancia tenga en cuenta este hecho y que, de algún modo, indique el grado de acuerdo que existe por encima del esperado por azar, por tal sentido también se aplica índice kappa, que se define como

En relación a lo antes planteado es pertinente establecer que:

Po = la proporción de acuerdos observados = 0.8.

Pe = la proporción de acuerdos esperados entre los observadores se halla a través de la siguiente ecuación:

Considerando los datos de establecidos en la tabla B de concordancia anteriormente presentada, donde r = 10, t = 10, s = 10, u = 10. Por lo tanto se sustituyen los datos en la formula

Escala de valoración del Kappa, En resumidas cuentas el nivel de concordancias es moderada entre ambas pruebas, lo que indica que el instrumento posee un grado de acuerdo moderado. Según escala de Landis y Koch (1977).

Análisis de los resultados

En este capítulo se pretenderán obtener los resultados de la información después de haber aplicado el instrumento de evaluación. El análisis de los datos se basó en ordenar la información y representarla gráficamente los resultados Posteriormente se hará un análisis detallado con la discusión de los resultados de una muestra de 10 personas perteneciente a la comunidad Simón Bolívar.

Desde ese punto de vista se diagnosticó la situación actual de los pacientes, partiendo desde la selección de la población con Cifosis, considerando sus datos personales, clínicos y exámenes corporales posturales, en los planos y vistas anterior, sagital y posterior (Ver anexo 1).

Se estudiaron 10 sujetos seleccionados de una muestra intencionada de una población de 30 personas de ambos sexos, 15 hombres (50%) y 15 mujeres (50%) de edad promedio 25 – 35 años, todos de la Comunidad Simón Bolívar sector 1, de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, Maracaibo estado Zulia, con diagnóstico de desviación de columna vertebral, que presentaron radiografía de proyección lateral al momento de la evaluación y que cumplieron con los criterios de participación en la investigación.

El factor evaluado es la cifosis a través del test de las flechas sagitales mediante el protocolo propuesto por Santoja y Martínez (1992)

La evaluación de la curva cifótica mediante el test de flechas sagitales se realizó mediante la determinación de la distancia existente entre la vertical de la plomada hasta el punto más alejado de la misma y que clasifica los valores como:

Medición de las flechas sagitales.

a) El hilo ha de estar vertical y contactar con el primer saliente.

Las señalizaciones indican los puntos donde deben medirse las cuatro flechas

C= Cervical T= torácica, L= lumbar, S= sacra.

Índice cifótico (IC) =

Se consideran normales los valores comprendidos entre 30 y 55. Valores inferiores a 30 suponen dorso plano. Valores superiores a 55 indican cifosis en los prepuberales.

B) Por segmentos, clásicamente se admite que la normalidad de la curva torácica oscila entre 20 y 40 grados.

La suma de todos los valores divididos entre dos permite calcular el índice cifótico; se consideran normales los valores comprendidos entre 30 - 55. Por debajo de 30 se considera un dorso plano y por encima de 55 cifosis.

 

Fuente (Moran J 2011)

Grafica# 1 Primera evaluación del test de flechas sagitales.

Fuente (Moran J 2011)

En la grafica de barras se puede observar los resultados de los 10 pacientes con cifosis, donde las barras rojas y verdes, denotan con los valores normales o grado de la columna según el protocolo propuesto por Santoja y Martínez (1992).

No obstante, las barras de color Azul, denotan el grado de cifosis existen en la muestra. Donde se puede observar que el paciente # 1, 5 y 7 son los que mayor grado de deformación cifótica poseen entre 120° a 110°, a diferencia del paciente 3, que posee 57.5 °, lo que indica que su cifosis es considerablemente correctiva.

Estructura del programa de ejercicios físicos para la cifosis en el adulto joven

El siguiente programa ayuda a contrarrestar los problemas de Cifosis, sobre todo cuando se pierde el tono muscular, en los abdominales y otros músculos del tronco, sin embargo para obtener mejores resultados es importante aplicarlo de forma constante, correcta y controlada.

Como la regla de la actividad física, nos indica acondicionar antes cualquier actividad posterior en el desarrollo de los ejercicios físicos para la cifosis del programa, es conveniente considerar un acondicionamiento neuromuscular de manera general y especifico.

A continuación se presenta la descripción y duración de las etapas de adaptación, Intermedia y mantenimiento del programa de ejercicio físico para contrarrestar la cifosis.

I -. Datos generales de la etapa de adaptación:

Duración de la fase --------------------------------------------. 8 semanas.

Frecuencia -------------------------------------------------------. 3 días por semana.

Intensidad --------------------------------------------------------. 60% frecuencia cardiaca máxima.

Duración de cada sesión. ------------------------------------. 40 minutos.

Ejercicios ---------------------------------------------------------. Desplazamientos variados, ejercicios de flexibilidad general y específico, control postural sin implementos, ejercicios de respiración.

Objetivo: Transformar la estructura del cuerpo de manera progresiva a través de los cuales se estimulará el sistema muscular del tronco, considerando las curva de intensidad en los ejercicios aplicados.

II-. Datos generales de la etapa Intermedia:

Duración de la fase ------------------------. 12 semanas

Frecuencia -----------------------------------. 5 días por semana.

Intensidad -----------------------------------. 70% frecuencia cardiaca máxima.

Duración de las sesiones ----------------. 60 minutos.

Ejercicios -------------------------------------. Ejercicios de flexibilidad, Desplazamientos sobre obstáculos en situaciones variadas, Ejercicios específicos con y sin ligas, control postural con y sin recursos en cada sesión.

Objetivo: Fortalecer los músculos de la espalda, en especial la zona dorsal del tronco, a través movimientos progresivos, considerando las particularidades físicas de cada paciente.

III -. Datos generales de la etapa de Mantenimiento:

Duración de la fase-------------------------. 5 Semanas.

Frecuencia -----------------------------------. 4 días por semana.

Intensidad……………………………….80% frecuencia cardiaca máxima.

Duración de las sesiones------------------. 60 minutos

Ejercicios --------------------------------------. Ejercicios de estiramiento, flexibilidad Desplazamientos con obstáculos en situaciones variadas, Ejercicios específicos con y sin ligas, control postural en el hogar, ejercicios de respiración, tonificación muscular.

Objetivo: Mantener las transformaciones fisiológicas y motoras, en especial de la zona dorsal del tronco, de acuerdo a las ganancias físicas alcanzadas, mediante la aplicación de ejercicios variados terapéuticos.

Cuadro 1-. Correlación de Objetivos y contenidos

Objetivos del Tratamiento.

Fortalecer la musculatura del tronco en forma general, de manera progresiva, lo que ayudaría a reducir la Cifosis, de igual manera prevenir otras enfermedades causada por la enfermedad.

ETAPAS DEL PROGRAMA

OBJETIVOS Específicos por etapas

CONTENIDOS

I

Transformar la estructura del cuerpo de manera progresiva a través de los cuales se estimulará el sistema muscular del tronco, considerando la curva de intensidad en los ejercicios aplicados.

  • Acondicionamiento neuromuscular.

  • Desplazamientos variados.

  • Flexibilidad.

  • Control postural.

  • Ejercicios de respiración.

II

Fortalecer los músculos de la espalda, en especial la zona dorsal del tronco, a través movimientos progresivos, considerando las particularidades físicas de cada paciente.

  • Acondicionamiento neuromuscular

  • Desplazamientos variados.

  • Flexibilidad.

  • Ejercicios de tonificación.

  • Control postural.

  • Ejercicios de respiración.

III

Mantener las transformaciones fisiológicas y motoras, en especial de la zona dorsal del tronco, de acuerdo a las ganancias físicas alcanzadas, mediante la aplicación de ejercicios variados terapéuticos.

  • Acondicionamiento neuromuscular

  • Desplazamientos variados.

  • Flexibilidad.

  • Ejercicios de tonificación muscular.

  • Control Postural.

  • Ejercicios de respiración.

  • Ejercicios de estiramientos.

Cuadro 1-. Correlación de contenidos y distribución de las cargas por Etapas y semanas.

Fuente. Moran J. (2011).

Orientaciones Metodológicas.

  • Los tratamientos deben tener parte inicial, principal y final.

  • Acondicionar de manera general y específica, con y sin implementos.

  • Vigilar una correcta postura, durante las sesiones y establecer orientaciones para el hogar.

  • Incluir ejercicios respiratorios.

  • Supervisión directa del entrenador personal, cuya presencia es imprescindible para conseguir los objetivos propuestos en la planificación del programa.

  • El ajuste adecuado de todos y cada uno de los ejercicios se verá condicionado a los resultados que ofrece en cada fase la persona que los realiza.

Dosificación.

  • Se comienza con 4 o 5 repeticiones, aumentando gradualmente hasta llegar a las 15 o 20 repeticiones.

  • Iniciar un nuevo ciclo de 8 repeticiones y mayor complejidad en los ejercicios en la segunda y tercera fase.

Parte inicial

Acondicionamiento neuromuscular.

Objetivos Operativo: Prepara el cuerpo ante cualquier actividad o ejercicios de baja mediana o alta intensidad, la cual ayuda a contrarrestar una posible lesión, a causa de los ejercicios de corrección postural o tonificación, sin embargo ayuda activar los músculos y ligamentos que permiten mantener la flexibilidad de las articulaciones.

Sugerencias:

  • Los ejercicios de acondicionamiento general, se inician con movimiento leves de las articulaciones, con ayuda y sin ayuda, utilizando métodos demostrativos, explicativos e inductivos para fortalecer la importancia de los ejercicios específicos en la recuperación de su morfología.

  • Se ejecutan 5 a 10 repeticiones en cada ejercicios de movilidad articular y respiratorios, mantener la posición entre 10 y 15 segundo durante los estiramientos.

Características de los ejercicios de la fase inicial.

1-. Caminar / desplazamientos.

- a) En punta de pie

b) En borde externo

c) En los talones

d) Desplazarse entre obstáculos que permitan realizar hiperextensión.

2.- Parado, piernas ligeramente separadas brazos abajo, realizar:

a) Balanceo angular de brazos al frente, afuera, arriba, abajo y atrás.

3.- Parado, piernas separadas con manos en la nuca, realizar flexión posterior del tronco a tocar pierna contraria. Alternar el movimiento.

4.- Parado, piernas unidas, brazos horizontales, realizar:

a) Puntear al frente y elevar la pierna hacia atrás llevando las manos en aros sobre la cabeza y mirando hacia arriba, alternar el movimiento.

b) Puntear cruzando por el frente y cruzar por detrás con la pierna en elevación. Alternar.

Parte Principal.

Objetivo operativo: Fortalecer el sistema muscular, en especial al grupo posterior del tronco, den igual manera los músculos anteriores, a través de la aplicación de ejercicios específicos de acuerdo a las curvas de intensidad y condiciones del paciente.

Sugerencias:

En cuanto al trabajo muscular, se aconseja ejercicios básicos de desarrollo en los que la carga a utilizar sea el propio cuerpo o gomas elásticas o máquinas en las que el peso a utilizar no sea alto y que incluya de una a 3 series de entre 8 y 12 repeticiones por cada grupo muscular trabajado.

Características de los ejercicios de la fase Principal.

1.- Parado de espalda a la espaldera, agarre por encima de la cabeza con los codos ligeramente flexionado, parándose en punta de los pies, extensión de los codos hiperextendiendo la cabeza y arqueando el cuerpo hacia delante, hasta sentirse bien el estiramiento.

2.- Arrodillado, con un bastón detrás de las escápulas, realizar:

a) Flexión bilateral del tronco.

b) Torsión bilateral del tronco.

c) Hiperextensión del tronco.

3.- Decúbito supino, piernas flexionadas, con una almohadita o saquito debajo de la cintura, brazos extendidos arriba, sentarse llevando las manos a la nuca.

4.- Decúbito supino, piernas unidas y extendidas con una almohadita debajo de la cintura, manos en la nuca, realizar flexión y extensión alternadas de las piernas, bajándolas lentamente.

5.- Decúbito supino, piernas semiflexionadas con un saquito debajo de la cintura, brazos a los lados del cuerpo. Respiración profunda exhalando. Tratar de no despegar los hombros del piso, si es necesario fijarlos.

6.- Apoyo mixto sobre las manos y las rodillas, tratar de acercar el pecho al piso, hiperextendiendo la cabeza y hundiendo la cintura.

7.- Colgado de frente a la espaldera, realizar hiperextensión de las piernas y la cabeza, alternando si es necesario.

8.- Decúbito prono, piernas unidas y extendidas, brazos extendidos oblicuos arriba con un bastón entre las manos, realizar hiperextensión de la cabeza y el tronco, en forma asistida.

9.- En igual posición a la anterior. Flexión con hiperextensión alternada de las piernas extendidas y luego cruzarlas.

Parte Final.

Objetivo operativo:

Favorecer una recuperación adecuada del organismo hasta llegar a valores aproximados a los normales del inicio de la sesión, mediante la aplicación de ejercicios pasivos de estiramientos y respiración adecuada, considerando la postura corporal correcta.

Sugerencias:

  • Los ejercicios varían de acuerdo a la fase o intensidad del programa.

  • Respetar los principios de entrenamientos en cuanto a su dosificación.

Características de los ejercicios de la fase Final.

1.- Arrodillado con las manos cogidas abajo y atrás, realizar:

a) Hiperextensión de la cabeza atrás y mantenerla por varios segundos.

b) Flexión bilateral de la cabeza.

c) Torsión bilateral de la cabeza.

2.- Caminar haciendo círculos hacia atrás con los brazos extendidos lateralmente.

3.- Caminar en postura con un bastón detrás de las escápulas.

4.- Juegos posturales.

Cuadro -. 2. Correlación de las fases de ejecución y estrategias metodológicas.

Fuente: Moran J. (2011).

INDICACIONES GENERALES DEL PROGRAMA.

  • Las personas deben ser monitoreados durante el desarrollo de todas las actividades prácticas.

  • Recomendar al paciente mantener una buena postura corporal en las sesiones de clase y en el hogar.

  • En caso de presencia de dolor de espalda sugerirle solo el acondicionamiento neuromuscular y estiramiento.

  • Los ejercicios de respiración y flexibilidad pueden variar o estar inmerso dentro del acondicionamiento o parte final.

  • Deben beber agua a la temperatura ambiental durante la sesión de ejercicio y después de concluida esta.

  • Usar una vestimenta adecuada o cómoda para realizar los ejercicios.

  • En los desplazamientos se considera en terrenos llanos, con grama o colchonetas.

  • El estiramiento debe realizarse sin llegar a sentir sensación de dolor.

  • Los ejercicios deben ser de bajo impacto.

  • Los ejercicios deben realizarse preferiblemente en horarios de la mañana o la tarde.

  • No realizar ejercicios en ayunas.

  • Se controla la frecuencia cardiaca, antes, durante, al finalizar los recorridos y hasta la recuperación.

  • El peso alcanzado debe mantenerse por lo que se recomendará a los pacientes seguir con su etapa de mantenimiento.

  • El especialista el Cultura física debe dentro de sus clases brindar consejos nutricionales y realizar recomendaciones que permitan alcanzar la adquisición de un mejor estilo de vida en los pacientes.

De acuerdo a la aplicación del programa de ejercicios físicos para la cifosis en el adulto joven de la comunidad Simón Bolívar 1 no se recomienda ejecutar ejercicios en:

  • -La posición de "peso muerto" con rodillas extendidas con peso adicional, debido a que suele incrementar la cifosis dorsal.

  • El trabajo de abdominales realizados con flexión de tronco.

  • La potenciación sin estiramiento acompañante de los músculos pectorales, debido a que incrementan la antepulsión de los hombros.

  • Levantamiento de pesas para potenciar hombros, espalda o brazos, ya que los individuos cifóticos suelen realizarlos de pies, lo que aumenta el grado de cifosis.

Nota: Para que no sean perjudiciales ha de disponerse el raquis con una postura corregida a partir de la cual podrá realizarse convenientemente estos ejercicios.

Después de la aplicación del programa de ejercicios se procedió a realizar la

Segunda evaluación del test de flechas sagitales, teniendo como resultado que:

Grafica # 2 Prueba final de test de flecha sagital.

Fuente (Moran J 2011)

En la grafica anterior se puede a preciar las tres barras de colores, donde el rojo y verde denota los valores normales de cifosis, sin embargo el azul, describe los individuos con cifosis. A pesar que el resultado no es tan favorable como parece, el paciente 3 se encuentra en los límites normales máximos, lo que indica una mejora de su enfermedad, no obstante el resto padece aun de cifosis.

Grafica #3. Cuadro comparativo de ambas pruebas.

En dicha grafica comparativa se determina los resultados finales de la investigación, es decir los efectos que proporciona la aplicación del programa de ejercicio físico, de acuerdo al test de flechas sagitales, se observan ambas pruebas, la primera representada con un color rojo, la segunda con un color azul, el verde y morado determinan los valores normales, sin embargo en esta grafica se observa que todos los pacientes, obtuvieron ganancias, uno más que otros, pero es un resultado favorablemente considerable y positivo para la investigación. Es importante describir que a pesar de la existencia de pacientes aun con cifosis, su grado de complejidad a mejorado, lo que se le acredita al desarrollo de aplicación del programa.

Conclusiones

  • 1 Las mujeres son más propensas a sufrir de cifosis debido al desarrollo de sus senos, en la pubertad debido a que tratan de ocultar sus pectorales.

  • Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Métodos de esterilización

    Comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y preferentemente químicos, que se emplean para destruir gérmenes ...

  • Calculo de plantilla de medicina interna

    Datos, criterios y variables. Cálculos y resultados. Resumen, conclusiones y recomendaciones. La dotación en recursos ...

  • Colas animales

    Colágeno. Gelatina. Propiedades del colágeno. Uso cosmético del colágeno. Uso médico del colágeno. Aspectos básicos sobr...

Ver mas trabajos de Salud

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.