Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Sexualidad en la Infancia

Enviado por MAGALI PINTADO



  1. Sexualidad en la Niñez
  2. Teorías de la Sexualidad
  3. Bases necesarias y Adecuadas para Educar Sexualmente a los Niños
  4. La Familia y La Escuela en la Educación de la Sexualidad
  5. Conclusiones
  6. Bibliografía

El descubrimiento de la sexualidad infantil proviene del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, quien observó de manera científica que los niños mostraban conductas sexuales ya desde recién nacidos, pues su primer deseo es provocado por la necesidad, o sea por el deseo del hambre que estará relacionado inevitablemente con la lactancia y el contacto con la madre. La mayoría de especialistas, sexólogos, psicólogos y demás coinciden hoy en día en que el niño es tan sexual como cualquier adulto, aunque claro existen varias diferencias.

El niño utiliza su sexualidad, no sólo como fuente de placer, sino que también como fuente de conocimiento. Es un medio para comprender el mundo, para divertirse, para relacionarse, para conocerse a sí mismo y conocer a los demás. Las etapas de desarrollo del niño son muy diversas y complejas, pero se puede decir a grandes rasgos que antes de los cinco años las conductas relacionadas con la sexualidad son el mamar, el chupar, el querer percibir todo con la boca, bailar, abrazarse, tener objetos de textura suave, e inconscientemente manejan cierto placer con la actividad de higiene y limpieza a la que son sometidos comúnmente por la madre.

En consecuencia, es esperable que mientras duerme el niño se toque los genitales mientras duerme, o que incluso los explore con curiosidad y risas. Además, con recurrencia el niño buscará las mamas de su madre o de otras mujeres porque ha comprendido que esa zona le produce placer... le da comida.

De los cuatro años en adelante, el niño tendrá mayor curiosidad por las zonas genitales y buscará compararse a sí mismo con otros niños e incluso con adultos. Es en este momento que se inician las preguntas difíciles como ¿por qué yo no tengo lo mismo que papá o mi hermano, o ¿por qué tus pechos son grades y los de papá no?, por mencionar algunos ejemplos. Ante estas preguntas, hay que tratar de no turbarse, de responder con naturalidad y con la verdad clara, si se desconoce será necesario que los padres se informen, por el bien del niño.

Como en este momento el género del niño no está definido (pues el género no sólo depende del condicionamiento biológico que indica que se es hombre o mujer), será común que adopten conductas femeninas y masculinas indistintamente. Esto no es de preocuparse, ni es un serio indicador de confusión en el niño, sino que todos lo vivimos en alguna etapa del desarrollo, y luego es superada.

Sexualidad en la Niñez

Después de los seis años, el niño comenzará una actitud más activa, entrará en contacto con otros niños o niñas, y es posible que se den juegos oro genitales, imitación de posturas sexuales, y además estarán en su etapa anal, pues el niño descubrió casi al nacer que la excreción de las heces le producía placer. Más adelante, los niños empiezan a definir sus límites es ahí donde empiezan las diferencias, los hombrecitos juegan sólo con hombrecitos y las mujercitas igual, por lo que establecen evidentemente una frontera entre lo que es ser mujer y lo que es ser hombre. A partir de los nueve años, el niño sabrá que el sexo se encuentra rodeado de secretos, por lo que así lo tratará en grupo, pero sólo con los amigos más íntimos, se inicia la masturbación a veces incluso grupal y las competencias en torno a la sexualidad y al desarrollo de los genitales.

Su curiosidad sexual comienza a despertarse cuando ve peligrar su exclusividad ante la aparición en su núcleo familiar de un nuevo integrante al que se denominará hermano; y ante el cual comienza a manifestar una gran hostilidad, ya que se convertirá en su gran competidor ante el afecto de los adultos. Se da el inicio de juicios nada amables, comentarios como "que se lo vuelva a llevar la cigüeña", además de algunas pequeñas agresiones como apretones o mordidas. Para darse una respuesta a esta duda acude a los adultos representativos, fuente de todo conocimiento, que son sus padres, quienes al ser interrogados siempre en un mal momento y no esperándose tal pregunta responden de manera poco creíble e infantil, tal cual en su momento le respondieron a ellos, salen del paso recurriendo a una fábula cualquiera (semillita, cigüeña etc.) relato que el niño toma con gran incredulidad, creando una gran desconfianza hacia los mayores. Por tal motivo comienza una investigación por las suyas construyendo lo que se denomina: teorías sexuales infantiles, las cuales tienen algo en común, todas erran grandemente, pero cada una tiene una gran parte de verdad.

La niña comparte la elevada valoración que su hermano concede a sus genitales. Muestra vivo interés ante la observación de un varón desnudo, generando en ella, envidia al sentirse en desventaja por el pequeño tamaño de su clítoris. Hacia los diez años suelen llegar a los niños las primeras revelaciones sexuales. Lo que ya descubren es casi siempre la verdad, esto es la existencia de la vagina y su función, aunque esto no es suficiente para aclarar el problema en su totalidad, ya que desconoce y no suele adivinar la existencia de la sustancia seminal, es decir que el pene destila una sustancia distinta de la orina. La idea de la concepción se va redondeando en el momento de la pubertad, momento en que el niño cuenta con todos los elementos que le permiten entender de donde y como vienen los niños.

Teorías de la Sexualidad

La teoría de la sexualidad infantil de Freud :

Las fases de la maduración sexual: Debemos tener en cuenta que la visión que tiene Sigmund Freud sobre la sexualidad es mucho más amplia de la que se suele creer de usualmente. Sexualidad, según Freud, será todo aquello que tiene que ver con el placer y sus fuentes. Por eso diferenciará claramente entre sexualidad y genitalidad (lo que nosotros llamaríamos pulsión sexual). Una de las novedades más destacadas de la teoría del Psicoanálisis de Freud es la afirmación de la existencia de instintos sexuales en la infancia siguiendo las siguientes fases de desarrollo.

  • Fase Oral: La fuente de placer es la boca, relacionada con el hecho de comer (concretamente mamar). El niño obtiene placer por el hecho de chupar, y eso le permite alimentarse inconscientemente. Esta es la razón de la necesidad del uso del chupete.

  • Fase Anal: El placer está relacionado con el control y el descontrol de las necesidades fisiológicas. El niño empieza a controlar sus esfínteres, y empieza a entender el Principio de Realidad (aplazar la satisfacción de las necesidades por razones sociales). Aparece un cierto instinto sádico (se despiertan las pulsiones de Thanatos).

  • Fase Fálica: En esta fase se descubren los órganos genitales y la idealización de estos centrarán la obtención del placer. En este periodo se produce el Complejo de Edipo: relación que el niño / a establece con sus progenitores, existiendo una relación ambivalente, ya que el niño siente odio y amor al mismo tiempo por el progenitor de su mismo sexo. El descubrimiento de los órganos sexuales adultos, así como la diferenciación entre lo masculino y lo femenino será la responsable de este sentimiento de ambivalencia.

  • Fase de latencia y genital: La fase de latencia coincide con la resolución del Complejo de Edipo y es un período de tranquilidad pulsional que debe conducir a la maduración física. En este periodo podríamos situar el origen del Súper-Yo, es decir, la aceptación de las normas morales del padre o la madre. En la fase siguiente (fase genital) La sexualidad empieza a centrarse, debido a la maduración física, en la genitalidad.

  • El Complejo de Edipo: Un aspecto fundamental a la hora de entender el psiquismo humano es el Complejo de Edipo. En este proceso el niño o niña siente una atracción natural hacia el progenitor de sexo diferente, determinando un sentimiento de rechazo hacia el progenitor del mismo sexo. El niño, por ejemplo, odia a su padre ya que es quien realmente posee a la madre. Dentro de este proceso intervienen, sin embargo, otros factores importantes, como por ejemplo, el descubrimiento de los órganos sexuales adultos. El niño cree que la ausencia de pene en las niñas es debida a una castración, lo que determina un miedo muy grande a su padre, ya que es quien puede castigarlo.

  • Sentimiento de ambivalencia con el padre: Así el niño tiene un sentimiento de ambivalencia respecto a su padre ya que lo odia, lo ama y tiene miedo de él, hecho que determina la fase de latencia, posterior a la fase fálica, y el nacimiento de los sentimientos morales con el Súper-Yo.A partir de los años 30, comenzó a realizarse la investigación sistemática de los fenómenos sexuales. Posteriormente, la sexología, rama interdisciplinar de la psicología, relacionada con la biología y la sociología, tuvo un gran auge al obtener, en algunos casos, el respaldo de la propia sociedad, promovidos por los movimientos de liberación sexual de finales de los años 60 y principios de los años 1970. Los primeros estudios científicos sobre el comportamiento sexual corresponden al informe Kinsey. En ellos observaron grandes diferencias entre el comportamiento deseable exigido socialmente y el comportamiento real. Asimismo, se observó que no existe una clara separación entre el comportamiento heterosexual y el homosexual ya que, según encuestas de esa época, el 10% de las mujeres y el 28% de los hombres admitían tener comportamientos homosexuales y un 37% de los hombres estar interesados en la homosexualidad.Máster y Johnson, en la década de los años sesenta, investigaron por primera vez en un laboratorio los procesos biológicos de la sexualidad, elaborando un estudio sobre la respuesta sexual humana.Además escribió un polémico artículo que defendía las relaciones con las personas del mismo sexo, esto según el estudio era tan placentero y relajante como tener sexo oral y anal a la vez, en el caso de las mujeres una doble penetración las lleva a encontrar el clímax.

Bases necesarias y Adecuadas para Educar Sexualmente a los Niños

El desarrollo de la sexualidad humana empieza con el contacto físico, cuando los bebés son sujetos y acariciados. Eso es necesario y natural que ocurra. No se debe privar al bebé de contactos corporales. Es necesario reconocer al niño como ser sexuado, en relación consigo mismo y con otros, para que se construya una identidad sexual propia. La sexualidad infantil es una de las puertas por la cual el niño desarrolla su personalidad y sus relaciones con la afectividad. La sexualidad es una cosa natural en los seres humanos, una función como tantas otras, como comer, caminar, leer, estudiar, etc. Y como tal, debe ser un tema tratado con naturalidad, honestidad, cariño, y teniendo su propio espacio dentro del proceso educacional del niño.

Los caminos que llevan al conocimiento de su propio cuerpo, de sus sensaciones, etc., no siempre son los más adecuados para los niños. Hoy día, las interferencias en este proceso de aprendizaje hacen con que el niño esté, cada vez más expuesto a unas manifestaciones severas, y en muchos casos incomprensibles, de la sexualidad. El culto a la belleza, al físico y la seducción, en los medios de comunicación, no distinguen la edad de su público. Hay un abuso de las manifestaciones sexuales, al cual los niños están indiscriminadamente expuestos. Los contenidos sexuales pueden acelerar las manifestaciones de los niños en el tema de la sexualidad, considerando que ellos aprenden imitando lo que ven de sus padres, de la televisión, out-doors, de bailes y ropas eróticas de moda, etc. Las malas influencias conceden nociones equivocadas y perjudiciales al niño. De una forma general lo único que puede evitar estas malas interferencias es la familia. Son los adultos, los padres, que deben ejercer el papel de filtro de las informaciones. Es necesario crear y mantener un canal abierto de comunicación con los hijos, espacios de discusión e de intervención sobre lo que es correcto y lo que no, relacionados a todos los temas, y en especial a la sexualidad. Es conveniente vigilar de muy cerca el entorno y las actividades del niño, para orientarle cuando crea necesario. En la medida de lo posible, no se debe perder ninguna oportunidad para entablar conversación sobre sus dudas, intereses, etc.  Siempre es útil en los menores ayudarse con todo tipo de gráficos o dibujos, ayuda mucho en la pedagogía el escuchar y ver para captar mejor el mensaje.

La Familia y La Escuela en la Educación de la Sexualidad

Existe consenso entre los educadores y padres que una de las funciones principales de la familia es el cuidado de los hijos, lo que involucra también su crianza y educación. Sin embargo, una de las quejas más habituales de los padres frente a los medios de comunicación y especialistas, es que no siempre cuentan con las herramientas necesarias para realizar adecuadamente su función, lo que se hace profundamente patente en el tema de la educación sexual.Son muy pocos los padres que conversan sobre sexualidad con sus hijos. Muchos por vergüenza, otros evitar temas que les resultan incómodos, otros por conocimiento, independientemente de las creencias religiosas que posean y de lo trascendente que consideren la educación sexual.Los profesores tampoco se sienten bien capacitados. Así las cosas, no debería sorprender que los niños y jóvenes se perciban poco informados. ¿Por qué no se habla? Quizás porque no se sabe cómo y por ello antes de enseñar a los hijos propios se debe educar el padre primero. En general se parte de un principio equivocado: la sexualidad identificada sólo con la genitalidad, como se piensa popularmente. Sin embargo, aquella no apunta solamente a un hecho biológico, referido a que las personas tienen órganos genitales que permiten a la especie reproducirse y sentir placer, sino que abarca una concepción mucho más amplia. Implica asumir una identidad y rol sexual; dar y recibir afecto, comprometerse, amar y gozar. Sólo teniendo esto en cuenta se asumirá responsablemente. La sexualidad es constitutiva del ser humano. Hombre y mujer son seres sexuados desde la concepción hasta la muerte. La sexualidad abarca todas las dimensiones de la existencia: lo corporal, lo relacional, lo afectivo, lo consciente (intención y libertad) y lo moral. En todas estas áreas, e incluso en muchas más, se halla presente. Si se parte de estos fundamentos, se facilitará el conversar sobre el tema seriamente.

Considerando las altas tasas de abuso de menores, es importante enseñarles a hacer respetar sus cuerpos entregar al niño un conocimiento adecuado de su sexualidad y de sus propios procesos de maduración física, mental, emocional y social en relación con el sexo, con miras a su formación futura.En segundo lugar, estimular la comprensión necesaria para que pueda manifestar su sexualidad de manera eficaz y creativamente en su actuar posterior como hijo, amigo, "pololo", novio y, finalmente, como padre. También, dar a conocer todo lo relacionado con las implicancias de la manifestación de la sexualidad para que, eventualmente, pueda protegerse de ser utilizado y lesionado en su salud física y mental.Aunque a la edad que estamos apuntando con todas estas recomendaciones, el niño está absolutamente lejano a las connotaciones de maldad, es primordial que utilicemos conceptos de prevención, especialmente en una edad muy temprana. Los abusos sexuales sobre menores son una realidad patente, lo que nos obliga a ponernos en guardia. Más aún, si un alto porcentaje de las violaciones sexuales a infantes son cometidas por familiares directos.Es muy doloroso reconocerlo. Pero, para qué engañarnos!Generalmente se da el caso de violación de menores por parte del padre. Lamentablemente es imposible identificar a un violador antes de que haya cometido una agresión.Sin embargo, basta que uno de los esposos insista constantemente sobre este tema, para que el niño tenga la capacidad de abordar esta situación con absoluta normalidad.Entonces, es primordial entregar al niño toda la información acerca de su cuerpo, como un santuario de la naturaleza, para que tenga, tempranamente, la capacidad de discernir sobre lo que favorece o atenta contra su integridad. Además hay que inculcarle la necesidad de comunicarlo a sus padres.Este proceso debe darse en un ambiente de mucho cariño y con la predisposición de escuchar al niño, de compartir vivencias. No se trata exclusivamente de entregar conocimientos, sino de educar a los niños bajo el concepto de amor pleno.La educación sexual no debe ser separada de otras experiencias educativas. No es lo único que debemos entregar a los pequeños de entre tres y seis años.

Vida Humana Internacional apoya 4 principios básicos sobre la información respecto a la sexualidad

a) Todo niño es una persona única e irrepetible y debe recibir una formación individualizada. El proceso de madurez de cada niño como persona es distinto tanto en lo biológico, como en lo afectivo y lo moral. El diálogo personalizado con el hijo se realiza mejor cuando el progenitor que comunica las informaciones biológicas, afectivas, morales y espirituales, es del mismo sexo del niño o del joven.

b) La formación en materia sexual debe ser precedida de una sólida formación católica y la dimensión católica debe ser una parte integrante de estas explicaciones. La dimensión moral debe formar parte de las explicaciones, subrayando que los cristianos están llamados a vivir la sexualidad según el plan de Dios en el contexto del matrimonio, o de la virginidad consagrada o el celibato. Sólo quien es casto sabrá amar en el matrimonio o en la virginidad.

c) La educación a la castidad y las oportunas informaciones sobre la sexualidad deben ser ofrecidas en el más amplio contexto de la educación al amor. No es suficiente comunicar informaciones sobre la sexualidad incluyendo principios morales objetivos. Es necesaria la constante ayuda para el crecimiento en la vida espiritual de los hijos, para su desarrollo biológico y por las presiones que comienzan a experimentar, para que se encuentren siempre acompañados por un creciente amor a Dios Creador y Redentor, y por una siempre más grande conciencia de la dignidad de toda persona humana y de su cuerpo.

Los consejos idóneos de los padres para crecer en el amor a Dios y al prójimo, y para superar las dificultades, son necesarios; así como la disciplina de los sentidos y de la mente, la prudencia atenta para evitar las ocasiones de caídas, la guarda del pudor, la moderación en las diversiones, la ocupación sana, el recurso frecuente a la oración y los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía, y empeñarse en fomentar la devoción a la Inmaculada Madre de Dios. Los padres deberán ejercer particular vigilancia sobre la calidad de los programas televisivos y del Internet que ven sus hijos, así como de los programas escolares. Sería de aconsejarse que el receptor de televisión se mantenga siempre bajo el control de los padres y que los niños vean programas bajo la supervisión de los padres, y éstos participen en las reuniones de padres de familia en el colegio.

d) Los padres deben dar la información con extrema delicadeza, pero en forma clara y prudente, en el tiempo oportuno. Dar muchos detalles a los niños es contraproducente. La niñez es un período de tranquilidad y de serenidad que no debe ser perturbado por una información sexual innecesaria. En el período de inocencia la formación al amor casto es de manera indirecta. Cada etapa del crecimiento requiere una adecuada pedagogía.

VHI apoya 4 principios y normas particulares para la educación

1. La sexualidad humana es un misterio sagrado que ha de ser presentado según la enseñanza doctrinal y moral de la Iglesia, teniendo siempre en cuenta los efectos del pecado original. Se debe formar la conciencia de cada persona de manera clara, precisa y en sintonía con los valores espirituales.

2. Se deben presentar a los niños y a los jóvenes solo informaciones proporcionadas a cada fase del desarrollo individual, sean los años de la inocencia, la pubertad, la adolescencia y los mayores (9); de acuerdo a su experiencia en las etapas de la vida, y a los problemas asociados a estas etapas.

3. No se ha de presentar ningún material erótico a los niños o a los jóvenes de cualquier edad que sean, ni individualmente ni en grupo. El principio de decencia salvaguarda la castidad cristiana. La instrucción debe ser positiva, prudente, clara y delicada, excluyendo el contenido inaceptable (materiales eróticos visibles, presentaciones eróticas escritas o verbales, lenguaje obsceno o grosero, humorismo indecente, denigración de la castidad, tentativas de minimizar la gravedad del pecado contra esta virtud, etc.).

4. Nadie debe ser invitado y mucho menos obligado, a actuar en un modo que pueda ofender objetivamente la modestia o lesionar subjetivamente la propia delicadeza y el sentido de "su intimidad". Este principio de respeto al niño y al joven excluye toda forma impropia de involucrarles o de utilizar métodos abusivos.

VHI opina que hay métodos, ideologías o abusos que deben ser evitados por ser contrarios a la moral cristiana. Por ejemplo, la educación sexual secularizada y antinatalista, la cual considera el nacimiento de un hijo como una amenaza; promueve el aborto, la esterilización o la anticoncepción, la "amenaza de la sobrepoblación", la "salud reproductiva" y los "derechos sexuales y reproductivos de los jóvenes".

El carácter inmoral del aborto procurado quirúrgica o químicamente, debe ser explicado gradualmente antes de la adolescencia en términos de la moral católica y la vida humana. Sobre la esterilización y la contracepción no se deberá explicar antes de la adolescencia y se desarrollará en conformidad con la enseñanza de la Iglesia Católica para aquellos que son católicos. Se subrayarán los valores morales, espirituales y sanitarios de los métodos naturales de la regulación de la fertilidad, indicando los peligros e inmoralidad de los métodos artificiales.

Hay que tener mucho cuidado con las asociaciones de terapistas del sexo, educadores y consejeros cuyo trabajo se basa no raramente en teorías malsanas.

Conclusiones

Teniendo los modelos adecuados el niño identificara su sexualidad y genero, la importancia de tener modelos correctos. Cual enseñarles su identificación correcta y a respetar al sexo opuesto, el ser mujer tiene que, ¡servir a los hombres. De ahí enseñarles que tanto hombres como mujeres tienen los mismos derechos y deberes. La cultura, costumbre de cada pueblo o país marca en parte la vida sexual del ser humano antiguamente no era permitido hablar de sexo por falta de educación nuestros padres sentían vergüenza hablar del tema, mas ahora es importante informarse, educarse, porque es parte nuestra vida como caminar o respirar, comer etc. Está demostrado científicamente que el niño usa su sexualidad como fuente de placer y CONOCIMIENTO

Hablar de sexo con nuestros hijos hoy en día, es importante y debemos estar bien informados para informarles de acuerdo a su edad, y no encontrarnos en un dilema frente a una pregunta ¿…? Que el niño nos haga, saber responder estaremos brindando confianza y no sembrando dudas que a la larga traen problemas.

-De ahí problemas de abuso sexual que hoy en día se ve, por eso la comunicación, confianza tiene gran importancia entre padres eh hijos.

-Teniendo encuentra que esa comunicación está en todas partes, en la tv, revistas etc. El niño aprende de forma incorrecta, enseñarles los valores, respeto cte.

Asumir el papel de padres tiene gran importancia, y la recomendación importante antes de hablar de sexo es INFORMARSE.

Vemos que desde el nacimiento el niño va experimentando cambios físicos en base a su sexualidad, pasando etapas importantes y que atreves del juego el niño va explorando y conociendo su cuerpo identificándose según su género, Freud nos demostró científicamente la importancia de la sexualidad desde la niñez.

INFORMARSE EDUCARSE SOBRE SEXUALIDAD ANTES DE SER PADRES ES DE SUMA INPORATANCIA…

Bibliografía

  • Conceptos sobre Sexualidad Infantil, Luis Alberto Domínguez, Psicólogo Clínico - Especialista Sexualidad

  • Sexualidad en la niñez, Seidy Rojas Jiménez

  • Sexualidad Humana: Verdad y Significado", Pontificio Consejo para la Familia, 8 dic. 1995, Ed. Paulinas, 1a ed. Bs. Aires, 1996, #145-146 (3) Ib. #64; (4) Ib.#65-67; (5) Ib. #29 & Humana e Vitae.

  • El amor conyugal tiene 4 características: es humano (sensible y espiritual), es total, fiel y fecundo.

  • Sex. Hum: Verdad y Sign. Ib. #68; (7) Ib. #70 (8) Ib. #70-71

  • El enfoque para la educación en cada fase del desarrollo: edad de la inocencia, pubertad, adolescencia y juventud se describe con detalle en "Sexualidad Humana: Verdad y Significado" #78- 111 Consulteeldocumentoenhttp://www.vidahumana.org/vidafam/iglesia/verdad.html. Los padres de familia pueden basarse en estas bien informadas explicaciones del Pontificio Consejo para la Familia, para educar a sus hijos.

 

 

Autor:

Pintado Cordova Lourdes Magali

OPE TRUJILLO

SEMESTRE 2011-2

CURSO PI13 PSICOLOGIA DE LA INFANCIA

DOCENTE OLGA MANRIQUE PRADO

ROCIO CERNA ANAYA

ROBERTO REYNA FLORES

UNIVERSIDAD INCA GARSILASO DE LA VEGA

SISTEMA A DISTANCIA


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda