Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Breve historia de Israel (página 2)

Enviado por Luis Lorenzo Cortes



Partes: 1, 2

5.- La sociología explica y justifica los rasgos distintivos de la religión israelita, situación que no se consigue de manera clara con la teología bíblica,

6.- Israel se formó históricamente en el periodo entre 1250- 1150 A.C.

7.- Israel se forma en Canaàn con tradiciones extra cananeas , que formaron parte de los sub grupos, la más prominente de estas tradiciones es la que da testimonio de los antepasados esclavos en Egipto. ( estos esclavos defienden el hecho que su patria anterior era Canaàn )

8.- Israel se forma como un pueblo cuando asume el poder en Canaán, la identidad que tenía antes, es la que corresponde a los sub -grupos que lo formaron en un inicio.

9.- Se puede reconstruir los pasos históricos en la formación especialmente en el hecho de que uno de estos sub grupos, emigro desde Egipto, no hay forma de reconstruir y relacionar las historias con los demás sub grupos de Canaàn. Se cree que hubo una antigua asociación cananea que daba culto al Dios EL, con la cual estos grupos se asociaron de mejor forma.

10.- La organización social predominante fue la de coalición de tribus basadas en la aldea, con tendencia a la jefatura. La finalidad de esta organización era retener los excedentes agrícolas y ganaderos en manos de los agricultores y pastores de acuerdo a criterios igualitarios.

11.- La relación de estos israelitas con los cananeos en un principio no era de confrontación, ni de pretensiones territoriales , la confrontación entre israelitas y cananeos, corresponden a criterios de redacción tardíos con un sentido mas bien nacionalista.

Las tensiones más antiguas giran en torno al rechazo del sistema tributario agrario, al trabajo forzado, al servicio militar. A parte de esto, en general los israelitas participaban de la sociedad cananea.

12.- Los israelitas llegaron al poder a través de los siguientes medios : por acciones militares, por propaganda y agitación, a través de los matrimonios mixtos, el crecimiento de la población, el cultivo de tierras antiguas y nuevas con tecnología más adaptada y con esfuerzos aunados entre las tribus, colaboración entre las tribus ante las emergencias, el desarrollo de una nueva cultura y una religiosidad que favorecía la libertad y la justicia y una ideología de apoyo a estas.

CONCLUSIONES RESPECTO A LAS TEORIAS SOBRE LOS ORIGENES DE ISRAEL

A pesar de los estudios recientes el planteamiento del asentamiento pacifico sigue teniendo muchos adeptos entre historiadores y biblistas, la teoría de la revolución progresiva no ha sido difundida lo suficiente. Pero la obra de N. Gottwald, sobre la vida de las tribus de Yavé ha tenido gran difusión y aceptación entre los exegetas bíblicos.

Los puntos de acuerdo entre las diferentes teorías sobre los orígenes de Israel coinciden en que son importantes los datos entregados por la arqueología y que los datos que arroja la arqueología bíblica se encuentran en contra de una conquista tal como la plantea el libro de Josué . Hay un consenso en que la formación de Israel se debe a un elemento cananeo, considerándolos antepasados o admitiendo un largo proceso y contacto con ellos.

También hay consenso en el hecho que los procesos sociales en la formación de Israel , son diversos, ya que no hay un patrón único de comportamiento.

Los elementos para elaborar una teoría deben ser varios, entre ellos el texto y el contexto bíblico, los datos de la arqueología y las ciencias sociales. Finalmente hay consenso en el hecho en que la formación de Israel se debe a factores diversos, entre ellos el económico, el religioso, el social y el cultural.

Toda investigación sobre los orígenes de Israel debe contemplar la obra de Israel Finkelstein y Neil Silberman "La Biblia desenterrada" (2003) una obra que revolucionó las antiguas teorías del asentamiento y la conquista, y que aporta datos desde la ciencia de la arqueología. Los aportes de estos autores, apoyan finalmente el argumento de N. Gottwald , en "Las tribus de Yavé" para hablar de un origen de Israel cananeo y establecer el hecho de que la formación de este pueblo no obedece a un impacto externo, sino a movimiento al interior de Canaàn, situación que encuentra un total apoyo desde la ciencia de la arqueología.

Por otro lado "La Biblia desenterrada" despeja de una vez el tema de los aspectos mitológicos respecto a los personajes bíblicos y nos sitúa de nuevo en la posición "desde la fe" para develar todos los acontecimientos bíblicos desde la fe y para la fe de un pueblo, ya que no existe consistencia arqueológica para probar científica e históricamente muchos de los hechos narrados en la Biblia.

Impacto actual de la obra "Las tribus de Yavé"

El impacto más significativo de Las tribus dentro de los estudios bíblicos fue el animar y promover teorías y métodos científico-sociales, afirmando no solamente la legitimidad de su utilización, sino también su carácter imprescindible para ayudarnos a llegar a una visión adecuada del antiguo Israel y de la Biblia Hebrea. La mayor familiaridad con la gama de opciones metodológicas y teóricas de las ciencias sociales incitó a los estudiosos bíblicos a emplear y utilizar estrategias científico-sociales para acceder a los datos bíblicos y para procesarlos. Ahora podemos hablar de una sub disciplina del estudio bíblico socio-crítico, construida sobre prácticas y protocolos insertos en una comunidad de discurso. La sentencia más citada de Las tribus declara que «solamente a partir de la materialidad plena del antiguo Israel es como podemos entender con seguridad y de modo apropiado el sentido de su espiritualidad. La intención de la mayor parte de las investigaciones críticas sociales es atenerse a «la materialidad» del antiguo Israel, o sea, visualizar su pueblo en todas las dimensiones de su vida, y no simplemente en las esferas religiosas y políticas, lo que constituía el enfoque principal de los estudios anteriores. Podemos incluso hablar de una «espiritualidad material» israelita, o una «espiritualidad terreno/mundana».

En lo que se refiere al argumento fundamental de Las tribus, un buen número de sus afirmaciones han adquirido una amplia credibilidad entre los estudiosos de la Biblia. Especialmente persuasiva ha sido la propuesta de que el antiguo Israel estaba constituido por pueblos autóctonos de Canaán y de que su identidad cultural y religiosa no podría ser explicada adecuadamente sólo por una migración o invasión de pastores seminómadas. El énfasis de Las tribus en las raíces agrarias de Israel ha sido ampliamente reelaborado en estudios posteriores, sirviéndose particularmente de la arqueología y de los estudios sobre las sociedades campesinas. La insistencia de Las tribus en que el antiguo Israel no estaba marcado en su inicio por una entidad étnica cohesionada pero que sí estaba en un lento proceso de desarrollo de tal identidad, ha alcanzado una mayor audiencia. Igualmente, muchos estudiosos están ahora de acuerdo con mi insistencia en que una polarización simplista de cananeos contra israelitas no hace justicia a los datos bíblicos ni a los datos arqueológicos ni a las probabilidades sugeridas por la antropología social y política. En otras palabras: lo que vemos en el período tribal es un Israel «en construcción», como campesinos cananeos en las montañas que comienzan a identificarse como «proto-israelitas».

La matriz para el surgimiento de Israel fue una combinación de elementos socioeconómicos y religioso-culturales, incluyendo el culto de Yavé. Esta génesis de Israel fuera de un ambiente cananeo es análoga, en cierta forma, a las evidentes continuidades en el surgimiento del cristianismo primitivo fuera del proto-judaísmo y del desarrollo del protestantismo fuera del catolicismo romano.

Ciertamente, algunos de los argumentos de Las tribus siguen siendo problemáticos, o han adquirido formulaciones nuevas. Mi argumento sobre la igualdad social de los israelitas era confuso e impreciso, dado que hay evidencias de diferencias de status social y económico en el antiguo Israel, pero esa sociedad era claramente menos jerárquica que aquellas de los Estados vecinos, a base de familias extensas y clanes basados en redes de seguridad social para los más necesitados. Desde entonces yo comencé a hablar de la sociedad tribal de Israel como «comunitaria».

Descartando la noción equivocada de que la revolución campesina es un acontecimiento que tuvo éxito o fracasó de una sola vez, podemos reafirmar que Israel fue un movimiento campesino que luchó contra la jerarquía de la ciudad-Estado y contra la dependencia del control externo. Hasta qué punto la diferencia social y política observada entre Israel y los países vecinos puede ser calificada como «revolucionaria», depende, yo creo, de cuán intencionada fuese la lucha de los campesinos en busca de una organización independiente.

Uno de los principales problemas está en la cuestión de si las tribus de Israel fueron simplemente un resultado aleatorio del debilitamiento de las instituciones dominantes cananeas, o una ruptura contra las instituciones dominantes cananeas, entre las que las tribus de Israel se formaron y se configuraron como una forma de organizar la sociedad de forma alternativa a las sociedades e instituciones políticas opresoras. Mi convicción personal es que ambas cosas se dieron: tanto un debilitamiento de las instituciones cananeas como un movimiento campesino intencionado y consciente en medio de este debilitamiento. Por otra parte, el sistema tribal del Antiguo Israel puede ser concebido como una «involución» respecto de la sociedad jerárquica -que mira por tanto hacia atrás, hacia un modo pre-estatal de vida-, o puede ser concebido como una «evolución» y una «revolución» -que mira hacia delante, anticipando modos de organización social y libertad política que no eran todavía factibles y sostenibles en la antigüedad-.

Actualmente los mayores desafíos para cualquier hipótesis sobre los orígenes de Israel tienen dos aspectos: uno literario y otro religioso. Muchos estudiosos de la Biblia datan las fuentes textuales sobre el antiguo Israel en el exilio y post-exilio, y descartan cualquier posibilidad de afirmar con precisión los orígenes de Israel.

Las bases de la creencia de que podemos hoy reconstruir los contornos socio-políticos del Israel pre-estatal necesitan ser discutidas de nuevo, como he intentado hacer en mi más reciente libro, The Politics of Ancient Israel. También está claro hoy que el culto a Yavé en tiempos pre-exílicos incluía creencias y prácticas tenidas luego por «heterodoxas» desde el punto de vista de los compiladores post-exílicos de la Biblia hebraica.

Estudios arqueológicos y textuales han sacado a la luz creencias y prácticas del yavismo pre-exílico que han sido más tarde excluidas y censuradas cuando tuvo lugar el surgimiento del monoteísmo en el Judá restaurado. Entre estos elementos eventualmente prohibidos estaban el culto a los antepasados, la nigromancia, la adivinación, la iconografía, los ritos de fertilidad en santuarios locales, e incluso una posible esposa para Yavé (Asherah).

Estas creencias y prácticas religiosas, antes tenidas como corrupciones cananeas del verdadero culto a Yavé, ahora son vistas como bien aceptadas entre muchos, si no todos los yavistas en los tiempos pre-exílicos. Así nos parece que, aunque el culto a Yavé fuese primeramente sólo una de las formas de adoración en el antiguo Israel, muy diverso en sus expresiones, éste fue creciendo y hubo casi una guerra por parte del yavismo para suplantar otras formas de adoración, convirtiéndose en la base primaria de la unidad ideológica de las tribus de Israel.

El debate de Las tribus niega un proceso de conquista como está descrito en el libro de Josué, y, aunque sea plausible la existencia de un pequeño grupo de refugiados en Egipto, ello no se vincula propiamente a ningún éxodo. Permanece la cuestión de que no existe ninguna evidencia de un éxodo de Egipto aparte del relato bíblico. Pero debemos preguntarnos: si falta base histórica para el éxodo, ¿por qué surgió esa tradición y por qué fue entendida como el manantial de la existencia de Israel? Creo que la respuesta se encuentra en la relación íntima entre la dominación egipcia sobre Canaán en el momento del surgimiento de Israel y la lucha de los pueblos israelitas de las montañas por su liberación de la hegemonía extranjera.

La estela de Menerptah, datada en torno a 1207 a.C., informa que durante el intento de mantener el control sobre su imperio asiático, el ejército egipcio derrotó a un oponente en Canaán llamado Israel. Sin dar por supuesto que tal Israel fuese idéntico con alguna construcción textual particular de Israel, la estela testimonia que Egipto es una amenaza suprema para Israel, pues está detrás de las autoridades de las ciudades-Estado cananeas, que eran enemigos inmediatos de Israel, según los libros de Josué y Jueces.

Más tarde, el poder de dominación egipcio-cananeo pasó a los filisteos. Al final del siglo XIII, y en los siglos XII y XI, los israelitas afrontaron una amenaza hegemónica identificada por ellos como una coalición entre egipcios, cananeos y parte de los filisteos. En la formación de la tradición de Israel, lo que parece haber ocurrido es que todas estas relaciones hostiles con Egipto y con los delegados de los egipcios en Canaán se transformaron en el paradigma de un único cautiverio en masa en Egipto, y, de semejante manera, todos los éxitos israelitas en el resistir y afrontar el control egipcio-cananeo-filisteo fueron expresados dentro del paradigma de una única liberación masiva de Egipto.

De esta forma, todas las derrotas y victorias podrían ser simbolizadas por la narración del Éxodo. Esa narración sirvió como metáfora raíz que unificó tribus de orígenes y tradiciones diversas. Esta tradición habría funcionado de forma análoga a como el tema del «éxodo» de la «esclavitud» respecto a las monarquías europeas sirvió para fortalecer la noción de un único pueblo estadounidense, de entre las colonias que tenían orígenes e imágenes de sí mismas diferentes.

Esa simbolización de la génesis de la narración esclavitud-éxodo no es contradictoria con que pueda haber habido algún grupo de refugiados egipcios que se juntaron a Israel en Canaán, e incluso podemos afirmar que la gran mayoría de israelitas experimentaron la mano pesada de Egipto en Canaán, sea de forma directa, o a través de sus representantes cananeos o de los dominadores filisteos. ( Extracto de Revisión de «Las tribus de Yavé» Norman K. GOTTWALD , Sociedad de Literatura Bíblica (EEUU), 1999 )

Problemas acerca del origen de Israel

(Extracto de wikipedia.org)

La historia del Antiguo Israel abarca desde el siglo XX a. C. hasta la expulsión y Diáspora del pueblo judío en el primer siglo de nuestra era, en un área comprendida entre el Mar Mediterráneo, el desierto del Sinaí, las montañas del Líbano y el desierto. Se concentra especialmente en el estudio del pueblo judío en este período, y de forma secundaria de los otros pueblos que con él convivieron como filisteos, fenicios, moabitas, idumeos, hititas, madianitas, amorreos y amonitas. Las fuentes sobre este período son principalmente las escritas clásicas como la Biblia hebrea o Tanaj (conocida por los cristianos como Antiguo Testamento), el Talmud, el libro etíope Kebra Nagast y escritos de Nicolás de Damasco, Artapano de Alejandría, Filón y Josefo. Asimismo, otra fuente principal de información son los descubrimientos arqueológicos en Egipto, Moab, Asiria o Babilonia, así como los vestigios e inscripciones en el propio territorio de estudio.

La historia de la región ocupada más adelante por los reinos de Israel y Judá ofrece problemas particulares para el historiador moderno. Debido a la asociación de esta área con lo relatado en la Biblia, hay una tendencia a ver la historia del Levante desde una perspectiva casi puramente bíblica, prestando escasa atención al período posbíblico. Los estudios arqueológicos han tendido a verse a través del relato bíblico,[1] haciendo difícil de entender la historia de esta importante zona dentro del contexto arqueológico de la totalidad del Oriente Medio.

Algunos escritores consideran que las diversas fuentes están en conflicto, lo que convierte el estudio en un tema polémico, con implicaciones en los campos de la religión, la política y la diplomacia.

Por ello es difícil dar una visión que sea apoyada por la totalidad de los historiadores. Las fechas exactas y las precisiones que pudieran dar están en continuo debate, no hay acontecimientos bíblicos cuyo año exacto se pueda validar por fuentes externas antes del siglo IX a. C., (coronación de Omri, rey de Israel): todas las fechas anteriores son extrapolaciones. Además, la Biblia no se presta muy fácilmente a estos cálculos, no indica más referencias que la vida de los distintos personajes, y la línea histórica debe ser reconstruida agregando datos, un proceso que introduce errores por redondeo. Las fechas más antiguas utilizan la Biblia como única fuente, una visión llamada maximalista.

Los minimalistas discuten que algunos acontecimientos sucedieran, y afirman que las fechas son dudosas: si la misma existencia del Reino unido está en duda, es insustancial afirmar que se desintegró en 922 a. C. Philip Davies[2] por ejemplo, explica cómo el Cánon bíblico puede haberse realizado solamente para unas gentes con una larga tradición en lectura y escritura, que se encuentran solamente en la última época persa o primera helenística, y afirma que los relatos de períodos anteriores son en gran parte reconstrucciones basadas en tradiciones orales. Los minimalistas no discuten que algunos de los acontecimientos posteriores al siglo IX a. C. tengan corroboración, como la estela de Mesha; la discrepancia surge en el período anterior, donde el relato bíblico parece estar en desacuerdo con lo descubierto por la arqueología moderna.

Otro problema es el causado por diferencias sobre terminología de los periodos históricos. Por ejemplo, el período en el final de la edad antigua del bronce el principio de la media, es llamado EB-MB por Kathleen Kenyon,[3] MB I por Guillermo Foxwell Albright, cananita medio I por Yohanan Aharoni,[4] y bronce temprano IV por Guillermo Dever y Eliezer Oren.

Mapas bíblicos

Monografias.com

1.- La salida de Egipto.

Monografias.com

2.- El Exodo

Monografias.com

3.- Jerusalen en tiempos del A.T.

Monografias.com

4.- El paso del pueblo por el río de Jordán hacia Canaán

Monografias.com

5.- Las tribus en Canaàn

Monografias.com

6.- El Mundo antiguo, contexto del Antiguo Testamento

Monografias.com

7.- Dominios territoriales del imperio asirio

Monografias.com

8.- Dominios territoriales del imperio babilónico

Monografias.com

9.- Dominios territoriales del imperio Persa

Monografias.com

10.- Reino de Israel, bajo David y Salomón

Monografias.com

11.- División del Reino de Israel

Bibliografía sugerida

1.- "Biblia del diario Vivir" Editorial Caribe, (1988)

2.- "Biblia de referencia Thompson" Editorial Vida, (1987)

3.- "Biblia de Estudio" Sociedades Bíblicas Unidas, (1995)

4.- "Contexto Bíblico" Comunidad Teológica Evangélica, Jaime Alarcón, 2002

5.- "Diccionario Ilustrado de la Biblia" Editorial Caribe, (1977)

6.- "Diccionario de la Biblia" H. Haag, Editorial Herder, (1981)

7.- "Historia de Israel y Juda" Francois Castel, Editorial Verbo Divino, (1984)

8.- "Historia de Israel" Luis Cortés G. PROMED,(1988)

9.- "Las culturas del antiguo próximo oriente" J. S. Croatto, EDUCAB, ISEDET , (1994)

10.- Norman K. GOTTWALD, The Tribes of Yahweh. A Sociology of the Religion of Liberated Israel, 1250-1050 BCE, Orbis Books, Maryknoll NY

11.- Revisión de «Las tribus de Yavé» Norman K. GOTTWALD ( 1999)

12.- "LA Biblia desenterrada" Israel Finkelstein y Neil Silberman (2003) Siglo XXI editores España.

13.- www.wikipedia.org

14.- "Estudios Bíblicos" Nº 46 José L. Sicre , Editorial Buenaventura, Madrid, ( 1998).

SITIOS WEB PARA CONSULTAS

http://casadelabiblia.org/blogs/cienciasbiblicas/tag/contexto/

http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_Antiguo_Israel

Dedicado a mi hijo Luis Humberto Cortés Olivares

Y a sus clases de Derechos Humanos en la Universidad

Academia Humanismo Cristiano, Santiago de Chile

 

 

Autor:

Luis Lorenzo Cortes

Chile, Iquique Mayo 2005

Preparado para capacitar a líderes laicos de las iglesias evangélicas

[1] “Contexto Bíblico” Jaime Alarcón, página 8

[2] Deuteronomio 26:5-9

[3] .DICCIONARIO ILUSTRADO DE LA BIBLIA, Edit. Caribe Pag. 183

[4] Exodo 20:2

[5] DICCIONARIO ILUSTRADO DE LA BIBLIA, Caribe, pág. 233.

[6] “acontecimientos importantes en la vida de Saúl” Biblia de referencia Thompson Pág. 1511

[7] “David” Biblia de referencia Thompson Pags. 1512-1513

[8] “Salomon” Biblia de Referencia Thompson , Pags. 1514-1515

[9] “El Reino Dividido” “Biblia del Diario Vivir” Pags. 474-475

[10] “Los Babilonios” Biblia de estudio SBU. Pags. 502-503

[11] “Los Persas” Biblia de estudio SBU. Pags. 606-607

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.