Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Teoría, naturaleza juridica, elementos y estructura del estado (página 2)




Partes: 1, 2

"La Teoría pura del derecho atribuye a la norma fundamental el papel de una hipótesis básica. Partiendo del supuesto de que esta norma es válida, también resulta válido el orden jurídico que le está subordinado, ya que la misma confiere a los actos del primer constituyente y a todos los actos subsiguientes del orden jurídico en el sentido normativo específico que aparece en la relación establecida por una regla de derecho entre un hecho ilícito y su sanción. Ahora bien, la regla de derecho es la forma típica en la cual toda materia del derecho positivo es presentada por la ciencia jurídica. Es, pues, en último análisis, en la norma fundamental donde encontramos la fuente de la significación normativa de todos los hechos que constituyen un orden jurídico. Solo la hipótesis de una norma fundamental permite conferir un sentido jurídico a los materiales empíricos que se presentan al examen del jurista y considerarlos como formando un sistema de normas. Inversamente, el contenido de la norma fundamental de un orden jurídico particular depende de la naturaleza de los materiales a los cuales debe dar una significación jurídica.

La norma fundamental es así la hipótesis necesaria de todo estudio positivista del derecho. Al no haber sido creada según un procedimiento jurídico, no es una norma del derecho positivo; dicha norma no es "puesta" sino "supuesta".[78] Por ello, ni siquiera surge de la naturaleza del hombre o, más técnicamente de la ley natural.

Asimismo, la construcción formal del Derecho, sin ideología valorativa democrática y el hecho de que el ser humano sea, solamente, un centro de imputación de normas pudo dar lugar, en forma no querida, al nacimiento, por ejemplo, del Estado Nacionalsocialista alemán que se tipificó como un Estado de Derecho formal. Esto es, que siguió la línea de validez y ejecución del Derecho sin valor de Kelsen , o con un valor propio del fascismo totalitario.

La distinción entre validez y eficacia importa. En ese sentido el autor entiende "La validez de una norma positiva no es otra cosa que el modo particular de su existencia. Una norma positiva existe cuando es válida, pero se trata de una existencia especial, diferente de la de los hechos naturales, aunque la norma se encuentre en estrecha relación con tales hechos. Para que una norma positiva exista es preciso que haya sido creada por un acto, a saber, por un hecho natural que transcurra en el espacio y en el tiempo. Por otra parte, una norma regula la conducta de los individuos; se aplica, pues, a hechos que también transcurren en el espacio y en el tiempo.

Cada norma debe determinar en qué lugar y en qué momento debe realizarse la conducta que prescribe, de tal manera que su validez tiene un carácter a la vez espacial y temporal. Cuando una norma es válida sólo para un lugar y un tiempo determinado, no se aplica sino a los hechos que transcurren en ese tiempo y en ese lugar. Su validez espacial y temporal es limitada. Por el contrario, cuando una norma es válida siempre y en todas partes, se aplica a los hechos cualesquiera sean el lugar y el tiempo en que se produzcan. Su validez es ilimitada, pero ello no significa que sea independiente del espacio y del tiempo, pues los hechos a los cuales la norma se aplica transcurren siempre en un lugar y en un tiempo determinados.

Una norma no tiene solamente una validez espacial y una validez temporal. Tiene también una validez material, si se consideran los hechos particulares, las diversas conductas a las cuales se aplica, sean del orden religioso, económico o político. Tiene, por último, una validez personal, referida a los individuos cuya conducta regula. Estas dos clases de validez, material y personal, son ilimitadas cuando la norma puede aplicarse a cualquier hecho que sea o a la humanidad entera. Tal es caso de la Constitución de un Estado federal cuando distribuye el ámbito material de validez de las normas jurídicas entre el Estado central y los diversos Estados federados o cuando una norma se refiere, en principio, a todos los seres humanos.

Existe todavía otra relación entre la validez de una norma y los hechos a los cuales se aplica. Veremos más adelante que una norma cesa de ser válida cuando los individuos cuya conducta regula no la observan en una medida suficiente. La eficacia de una norma es, pues, una condición de su validez." [79]

Como todos los autores, el que nos convoca, analiza los diversos elementos del Estado. Así afirma, por ejemplo, con afirmación atrayente, que el territorio es el centro de imputación de las normas emanadas del poder etático.

De acuerdo a lo expuesto, y como consecuencia inevitable en la línea de razonamiento propuesto, para Kelsen el Estado es el orden jurídico centralizado en un centro de poder, único, aplicable en una base territorial, con exclusividad del resto. Esto es, en forma sencilla, que el Estado es el orden jurídico [80].

En definitiva "una teoría del Estado depurada de todo elemento ideológico, metafísico o místico solo puede comprender la naturaleza de esta institución social considerándola como un orden que regula la conducta de los hombres. El análisis revela que este orden organiza la coacción social y que debe ser idéntico al orden jurídico, ya que está caracterizado por los mismos actos coactivos y una sola y misma comunidad social no puede estar constituida por dos órdenes diferentes. El Estado es, pues, un orden jurídico, pero no todo orden jurídico es un Estado, puesto que no llega a serlo hasta el momento en que establece ciertos órganos especializados para la creación y aplicación de las normas que lo constituyen. Es preciso, por consiguiente, que haya alcanzado cierto grado de centralización." [81]

E. TOFFLER

Alvin Toffler es un autor contemporáneo. Su forma de entender e interpretar la realidad que nos toca vivir es destacable. El referido autor, en sus obras, "El shock del futuro", " La tercera ola" y "Las guerras del futuro" predice, con singular acierto, lo que está sucediendo y lo que, probablemente, sucederá [82].

" En contra de la opinión vigente entonces "El shock del futuro" declaraba que la familia nuclear se iba a fracturar pronto. Asimismo presagiaba la revolución genética, el auge de la sociedad de usar y tirar, y la revolución en la educación que tal vez ahora después de tanto tiempo, esté comenzando (fue) publicada por primera vez en Estados Unidos en 1970 (…)

La tercera ola, aparecida en 1980, tenía un enfoque diferente. Describía los últimos cambios revolucionarios que se habían producido en la tecnología y en la sociedad, los situaba en una panorámica histórica y esbozaba el futuro que podían acarrear.

Para la revolución agrícola de 10.000 años atrás, usaba el término "primera ola" de cambio transformador en la historia humana; para la revolución industrial, el de "segunda ola"; y, como no podría ser menos, describía como "tercera ola" de cambio humano los grandes cambios tecnológicos y sociales que se iniciaron a mediados del decenio de 1950: el principio de una nueva civilización que dejaba atrás las chimeneas de las fábricas .

Entre otras cosas, apuntaba a nuevos sectores que surgirán basados en la informática, la electrónica, la información, la biotecnología y técnicas similares (…) Analizaba el inminente retorno al hogar de algunos trabajos [83]y otros cambio en la política y el sistema nación- Estado" [84]Es lo que conocemos como Estado de Derecho Social Subsidiario.

Para Toffler el poder no es bueno ni malo. Se ejerce por una madre respecto de su hijo, por un Banco de clase mundial respecto de un país pobre y endeudado que necesita dinero en efectivo, en la escuela, etc. [85]

Otros autores entienden que el poder es malo per se [86]

El autor cuya teoría del Estado analizamos entiende que los gobiernos han manipulado, y manipularán la información, formadora de la opinión pública. Por ello, siempre, debemos intentar observar las mayores fuentes posibles, analizando lo que se nos ofrece como información, para obtener un mejor conocimiento y un conocimiento sobre el conocimiento[87]

La teoría del Estado para el autor se resume de la siguiente forma.

  • a. En un comienzo los grupos humanos no producían excedentes de bienes

  • b. Producidos éstos se necesitó almacenarlos y debió designarse un cuidador de los mismos al que se abona sus servicios. Es el protector. Este protector, generalmente, era un macho fuerte. Aparece el primer elemento de poder social. La fuerza o violencia. Es aquí donde se produce la desigualdad entre las personas. Esta, para el autor que se comenta, no es inmoral. Depende del grado. Lo que para Toffler es contrario al orden es un sistema que eterniza, en determinados grupos, los instrumentos del poder. Refiere, claramente, a las elites políticas cerradas y a los grupos económicos que sustentan una eventual plutocracia.

  • c. El siguiente paso se materializa cuando el protector utiliza parte de su pago para contratar otros machos que lo protejan. En este momento el protector es el protegido[88]

  • d. La siguiente etapa es cuando se sistematiza la recolección de tributos para la protección ofrecida. Aparece la segunda herramienta de poder social. La riqueza. Cuanta más riqueza obtenga el protector más soldados tendrá a su disposición y más protegido será. En este momento el protector domina dos herramientas del poder social de baja calidad. Ello es así porque se pueden acabar fácilmente [89].

  • e. El último paso sucede cuando se observa que la mejor forma de la dominación social se manifiesta mediante el terror ideológico. Por ejemplo la mitología, la religión utilizada con ese propósito, el miedo a los fenómenos climáticos, etc.. Es el poder que emana del conocimiento [90]y del temor a lo desconocido. El conocimiento es la herramienta de la mejor calidad porque no se extingue y permite dominar las demás [91]

"Por lo tanto, el conocimiento en sí mismo resulta ser no sólo la fuente del poder demás calidad, sino también el ingrediente más importante de la fuerza y de la riqueza. En otras palabras, el conocimiento ha pasado de ser un accesorio del poder del dinero y del poder del músculo a su propia esencia. De hecho, es el amplificador definitivo. Esta es la clave del cambio del poder que nos espera y explica el por qué la batalla por el control del conocimiento y de los medios de comunicación se está enardeciendo por todo el mundo" [92]

  • f. El Estado surge cuando se dominan las tres herramientas del poder social: fuerza, riqueza y conocimiento [93].

Una última diferencia separa la violencia y el dinero del conocimiento a medida que penetramos en lo que es la sociedad de la información. Por definición tanto la fuerza como la riqueza son propiedad de los fuertes y de los ricos. La verdadera característica revolucionaria del conocimiento es que también el débil y el pobre pueden adquirirlo .

  • 1.  En conclusión: El poder es inherente en todos los sistemas sociales y en todas las relaciones humanas (…) de aquí que sea ineludible y neutral, y ni bueno ni malo intrínsecamente. (…)

  • 1. El sistema del poder está subdividido en subsistemas de poder progresivamente menores, anidados uno dentro del otro.

  • 2. La misma persona puede ser rica en poder dentro de su hogar y pobre en poder en el trabajo, o viceversa.

  • 3. Como las relaciones humanas están cambiando constantemente, las relaciones de poder también están en constante proceso. (…)

8. La violencia, que se utiliza principalmente para castigar, es la fuente de poder menos versátil. La riqueza, que puede utilizarse tanto para premiar como para castigar y que puede convertirse en muchos otros recursos, es una herramienta de poder mucho más flexible. No obstante el conocimiento es más versátil y básico ya que puede (…) utilizarse para persuadir a otros a que actúen de la forma que desea el persuador, movidos por el propio interés que perciben los persuadidos. El conocimiento confiere el poder de la más alta calidad. (…)

19. La existencia de un cierto grado de desigualdad no es por lo tanto, inherentemente inmoral; lo que es inmoral es un sistema que eterniza la mala distribución de aquellos recursos que confieren poder. Es doblemente inmoral cuando la mal distribución se basa en la raza, el sexo y otros rasgos innatos

20. El conocimiento está peor distribuido que las armas y la riqueza.

21 . La concentración excesiva de recursos de poder es peligrosa. (Ej. Stalin, Hitler, etc.)

22. La escasa concentración de recursos de poder es igualmente peligrosa . La inexistencia de un gobierno fuerte en Líbano ha hecho de esta nación un sinónimo de violencia anárquica.

23. Hay base moral para oponerse, o incluso derrocar, al Estado (gobierno, tirano) que impone un orden excesivo" [94].

F. MAQUIAVELO . BONAPARTE

Nicolás Maquiavelo nació el 3 de mayo de 1469, en Florencia, en una familia de clase media. Producido el alejamiento de los Medicis, ingresa a la función pública como secretario de la Señoría que presidía la Segunda Cancillería encargada de cuestiones militares, del interior y del exterior.

Hasta el regreso de los Medicis, que acontece en 1512, Maquiavelo cumple distintas misiones en Italia y en el exterior. En ese sentido son trascendentes las misiones diplomáticas ante el rey francés y la Santa Sede En el transcurso de sus misiones diplomáticas, incluidas las efectuadas en Italia, tuvo ocasión de estudiar las tácticas políticas, en especial las del eclesiástico y militar César Borgia, que en aquella época trataba de extender sus posesiones en Italia central. Esta experiencia lo forma desde el punto de vista político y militar.

Entre 1503 y 1506 Maquiavelo reorganizó las defensas militares de la república de Florencia. Aunque los ejércitos mercenarios eran habituales en aquella época, él desarrolló el reclutamiento de tropas de su patria para asegurarse una defensa de aquellos de su propio suelo. En ese sentido se sigue a Sun Tzu que dice: "la guerra es de vital importancia para el Estado" [95]

El florentino es uno de los fundadores del realismo político en tanto observa la realidad y los hechos [96]. Al autor no le interesan los grandes ejercicios de laboratorio.

El realismo político sostiene que los Estados se conducen, en su política exterior e interior, motivados por su interés nacional y no por consideraciones de amistad o solidaridad. Tiene sus bases en los seis principios del realismo político de Hans Morgenthau a los que remitimos por razones propias de materia [97]De ellos, y su crítica, se derivan los cuatro indicadores del realismo político. Estos son la concepción trágica de la naturaleza humana; el equilibrio del poder, la independencia de la política y la inevitabilidad del conflicto en la raza humana [98]. "Pero, dado que mi intención ha sido la de escribir algo útil para quien lo lea, me ha parecido más conveniente ir directamente a la verdadera realidad de la cosa.[99]"

La circunstancia debe considerarse, especialmente, en el derecho constitucional. Es en nuestra materia donde también existen realistas, juristas, cientistas y otro ciento de personas cuya profesión termina de la misma forma que las palabras utilizadas precedentemente. El autor de esta obra no es ni una cosa ni la otra . En ese sentido la definición es clara porque los absolutos existen en una dimesión que no nos resulta compresible, todavía.

Maquiavelo murió en Florencia, el 21 de junio de 1527, dejando tras de sí una discusión eterna sobre la bondad de su teoría política.

El complemento más acabado, por su valor histórico y práctico , del pensamiento del florentino, en nuestro parecer, es desarrollado por Napoleón Bonaparte [100]aunque algunos duden de la autencidad de los escritos del militar francés, circunstancia que nososotros descartamos. El gran corso puso en práctica muchas de las enseñanzas de Maquiavelo como se verá en la pequeña presentación, del republicano, y emperador francés[101]

Bonaparte nació en Ajaccio, Córcega, recientemente incorporada a Francia, el 15 de agosto de 1769. "Hay aún en Europa un país capaz de legislación: la isla de Córcega. El valor y la constancia con que ha sabido recobrar y defender su libertad este valiente pueblo merecerían que algún hombre sabio le enseñase a conservarla. Tengo el presentimiento de que algún día esta pequeña isla asombrará a Europa" [102].

Bonaparte estudió en la academia militar de Brienne y se destacó en matemáticas, ajedrez y artillería, su arma.

En 1793 adquirió notoriedad militar, al encargársele el mando de la artillería francesa en el asedio contra Tolón, ocupada por los británicos. El triunfo le significó el ascenso a general. Tenía 23 años de edad [103]Era un hijo surgido por la revolución y su carrera se produjo por los talentos y virtudes ; para Uruguay, art. 8 de la Carta[104].

Posteriormente, en un escenario militar supuestamente secundario ( la campaña de Italia) derrotó a los austríacos en una serie encadenada de acciones [105]que evidenciaron su genio militar. Ello le dio una popularidad general en el pueblo francés, hecho significativo, para su carrera política.

Luego de la campaña en Egipto reembarcó hacia Francia, donde aprovechó la impopularidad del Directorio quedándose con poder el 18 de Brumario (10 de noviembre) de 1799 . En el acto fue proclamado cónsul, jefe del gobierno y comandante en jefe del ejército. El sistema , apoyado en la primacía de los notables y de la supuesta logia del "Instituto" , se institucionalizó con la llamada Constitución del año VIII (1799), en la que formalmente el país quedaba gobernado por un triunvirato que presidía el propio Bonaparte como primer cónsul[106].

En este gobierno se premia la meritocracia del general, del pueblo y del ejército . Es aquí donde el individuo, no por su sangre o por privilegios , en algunos casos corrompidos , pudo desarrollar el gobierno . Importaban los méritos y condiciones personales (talentos y virtudes) para ejercer el poder [107]

Como estadista normalizó las relaciones del Estado francés con la Iglesia mediante el Concordato de 1801. Asimismo completó la obra jurídica de la codificación promulgando, entre otros, el Código Civil en 1804. Por último, también, creó el Banco de Francia [108]y el célebre Consejo de Estado Francés[109].

En 1804 fue coronado emperador en Nôtre Dame de París. El sistema fue aprobado en un plebiscito popular que ganó por un amplio margen de votos. Es decir que el pueblo, en ese momento, quería el sistema elegido más allá de sus posibles críticas, especialmente, por concentración de poder [110]

Observando la situación se constituía una tercera coalición entre Gran Bretaña, Suecia, Nápoles, Austria y Rusia. Por tierra, en 1805, el emperador triunfó sobre Rusia y Austria en Ulm y Austerlitz, celebré batalla que es estudiada hoy día como uno de los movimientos militares más importantes de la historia.

Declarada la guerra a Rusia, gobernada por el Tzar Alejandro , por problemas comerciales y en virtud de las maniobras y astucias británicas, invadió en junio de 1812 el gigante de dos continentes, con un ejército cuyo sistema de logística no soportó la extensidad del Imperio Romanof. El ejercicio fue diezmado por el intenso frío del invierno ruso, teniendo que desalojar Moscú , que fuera incendiada por el valiente pueblo soviético. La retirada destrozó el ejército.

Bonaparte se vio obligado abdicar en marzo de 1814 y fue desterrado a la isla de Elba.

Al año siguiente regresó a Francia y, aprovechando la nula popularidad de Luis XVIII , se hizo de nuevo con el poder.

Sus enemigos constituyeron una nueva coalición, para permanecer tranquilos en sus tronos. Por ello tuvo que intentar tomar divididos [111]a un ejército anglosajón normando prusiano, en Waterloo , en junio de 1815. El movimiento es clásico y consiste en luchar con uno, derrotarlo, para luego aplastar al restante. El general prusiano (Blücher) llegó justo a tiempo para ayudar a su amigo inglés, un general poco conocido en ese entonces llamado Arturo Wellesley. Los franceses debieron dividirse, y apresurar el desenlace, determinando el uso de la reserva en condiciones poco propicias. El 15 de julio del mismo año, fue exiliado a la remota isla de Santa Elena. La referida isla es una de las tantas posesiones británicas del Atlántico [112]a 1800 kilómetros, de la costa africana. En ese lugar Bonaparte falleció en 1821.

Comenzando el estudio de la teoría del Estado para los autores debemos decir que la misma se produce, se materializa, cuando el florentino debe dejar la función pública[113]

Retomado el poder por los Medicis Maquiavelo se retira a una finca cerca de San Casiano y es ahí donde escribirá El Príncipe (1513), dedicado a Lorenzo de Medici, e iniciará Los Discursos sobre la primera década de Tito Livio.

Maquiavelo intentó consolidar un Estado capaz de rechazar ataques extranjeros . Para ello, en sus obras, desarrolla , los principios en los que se basa un Estado de este tipo y los medios para reforzarlos y mantenerlos.

En el Príncipe explica el método por el cual un gobernante puede adquirir y mantener el poder político. Por ello es considerado, por algunos como un manual para la conservación del poder sea cual fuere los medios . Para él, de principio, el fin puede justificar los medios. Sin perjuicio de ello los hombres cuyas doctrinas se comentan valoraban la expresión del pueblo. "Entre los reinos bien organizados y gobernados en nuestros días se encuentra el de Francia, y en él hay infinitas instituciones buenas de las que dependen la libertad y la seguridad del rey: la primera es el parlamento y su autoridad.[114]" [115]

Para Maquiavelo hay varias clases de principados: "hereditarios" , "nuevos", mixtos y eclesiásticos . Los príncipes hereditarios se rigen por las normas que se aplicaban a sus padres. Tienen mayor "legitimidad".

Los príncipes nuevos son, en cambio, recién llegados que no deben su llegada al poder de acuerdo a las normas establecidas, sino a su audacia y su habilidad . El ejemplo clásico es Bonaparte cuya obra y pensamiento, sucintamente, hemos desarrollado

Existe un principado nuevo cuando " En la tercera década del siglo XVI Suecia se independiza de Dinamarca, y debemos agregar que el héroe nacional, Gustavo Vasa, fue proclamado de inmediato rey hereditario de los suecos" [116]

Para que el príncipe llegue y conserve el poder debe tener una especial coyuntura política. Esta se da por la conjunción de tres elementos: la virtud, fortuna y ocasión[117].

La fortuna es una fuerza irracional que desbarata lo que el hombre con su capacidad racional (virtud lato sensu ) intenta organizar. Es, más simplemente, la suerte o desgracia.

La fortuna, amplia compañera de Bonaparte, es analizada por éste y sus contemporáneos. Por ejemplo "En fin: los bávaros, desertores [118]como los otros de una fortuna que desaparecía, tratan de exterminar en Hanau el resto de nuestros soldados". La fortuna otorga adhesiones y elimina enemigos" [119]Cuando esa fortuna desaparece se vuelven los amigos en enemigos como sucedió en la batalla de Leipzig. La fortuna puede ser humana, enlazada a la virtud, propiciada por la virtud y la ocasión, o puede provenir del creador del Universo: "Después de Lodi se miró a sí mismo, con sus ojos grandes y ardientes y tuvo una visión de algo más que la humana fortuna" [120]

La virtud es innata y adquirida La virtud adquirida es toda la capacidad del individuo , llevada a la práctica, para prepararse para gobernar . Por ejemplo conocimiento de las milicias, economía, etc.. La virtud innata incluye otros elementos de la teoría del liderazgo [121].

Esto es el carisma que surge de la manera de ser dado por la ley natural . Por ejemplo buena presencia. Esa virtud se ve acompañada del espíritu de combate del hombre. "En efecto; cuando los hombres no combaten por necesidad, combaten por ambición, la cual es tan poderosa en el alma humana, que jamás la abandona, cualquiera que sea el rango a que el ambicioso llegue. Causa de esto es haber creado la naturaleza al hombre de tal suerte que todo lo puede desear y no todo conseguir; de modo que siendo siempre mayor el deseo que los medios de lograrlo, lo poseído ni satisface el ánimo, ni detiene las aspiraciones."[122]

La ocasión es una fuerza mediadora entre la fortuna y la virtud. Puede entenderse, asimismo, en su sentido natural y obvio. "Se ha referido que el caballo de Bonaparte se cayó (al cruzar el río Nemen y comenzar definitivamente la campaña rusa) y se le oyó murmurar: Mal presagio, un romano retrocedería" [123]Según la circunstancia la ocasión no era propicia. Y no lo fue.

El gobernante debería preocuparse exclusivamente del poder, en tanto su ejercicio desarrollado de conformidad con determinadas reglas y estrategias , permite su conservación. Un buen gobernante es el que conserva el poder desarrollando, lo que se puede denominar una Virtud Política [124].

El autor desarrolla, además, otros elementos trascendentes. Así, por ejemplo, se ocupa de la relación que el gobernante debe tener con el ejército. Por ello el príncipe debe conocer la técnica de la guerra para que, con su ejemplo y manejo, pueda consolidar la estima de sus soldados. "El príncipe, para ejercitar su espíritu, debe leer las historias, y, al contemplar las acciones de los varones insignes, debe notar particularmente cómo se condujeron en las guerras, examinando las causas de sus victorias, a fin de conseguirlas él mismo, y las de las derrotas, a fin de no experimentarlas. Debe, sobre todo, como lo hicieron ellos, escoger entre los antiguos héroes, cuya gloria se celebró más, un modelo cuyas proezas estén siempre presentes en su ánimo: Alejandro Magno imitaba a Aquiles; César seguía a Alejandro y Escipión caminaba tras las huellas de Ciro" [125]

"Por esto todos los profetas armados han sido vencedores, y los desarmados abatidos"[126].

Para el florentino existen dos sentimientos del pueblo respecto a su gobernante. Estos pueden ser el amor o el temor. Ante la disyuntiva de ser amado o temido, Maquiavelo dice que convendrían las dos, pero, como esto resulta difícil, en todo caso, es mejor ser temido, debido a que los hombres tienen menos miedo de ofender al que aman, pues el amor está mantenido por un vínculo que debido a la naturaleza mala del hombre puede quebrarse en cualquier momento. Sin embargo el temor se mantiene más tiempo por el miedo al castigo.

En todo caso , el príncipe, siempre, aunque temido, debe evitar ser odiado. El autor destaca y analiza el tema de las promesas políticas. Respecto a las mismas no resulta necesario guardar la palabra dada, cuando este cumplimiento se vuelve en su contra, porque cambiaron las circunstancias de hecho.

Un gobernante debe poseer la astucia de la zorra y la fuerza del león. La astucia de la zorra para saber reconocer las trampas y la fuerza del león para alejar a los enemigos. Si no se tienen es mejor aparentar que se poseen [127]. Con ello basta . "Desde que un príncipe se ve en la precisión de obrar competentemente conforme a la índole de los brutos, los que ha de imitar son el león y la zorra, según los casos en que se encuentre. El ejemplo del león no basta, porque este animal no se preserva de los lazos, y la zorra sola no es suficiente, porque no puede librarse de los lobos [128]. Es necesario, por consiguiente, ser zorra, para conocer los lazos, y león, para espantar a los lobos; pero los que toman por modelo al último animal no entienden sus intereses [129]Bonaparte, como se sabe era un sujeto del tipo "apasionado". Esto significa que sus caracteres eran: emotivo-activo-secundario [130]El tema no es menor porque el gobernante tiene determinadas características fundamentales que lo determinan. Ello lo observamos en sus comentarios a la obra de Maquiavelo, sin perjuicio de que era un gran estadista que llevó a la práctica, como tantos otros al florentino . Los otros, en la mayoría de los casos, no interpretaron correctamente las enseñanzas del "Príncipe" y de los "Discursos" [131]

Continuemos el análisis. "Cuando un príncipe, dotado de prudencia, advierte que su fidelidad a las promesas redunda en su perjuicio, y que los motivos que le determinaron a hacerlas no existen ya, ni puede [132]ni siquiera debe guardarlas, a no ser que consienta en perderse. Y obsérvese que, si todos los hombres fuesen buenos, este precepto podría ser criticable. Pero, como son malos, y no observarían su fe respecto del príncipe, si de incumplirla se presentara la ocasión, tampoco el príncipe está obligado a cumplir la suya, si a ello se viese forzado. Nunca faltan razones legítimas a un príncipe para cohonestar la inobservancia de sus promesas, inobservancia autorizada en algún modo por infinidad de ejemplos demostrativos de que se han concluido muchos felices tratados de paz, y se han anulado muchos empeños funestos, por la sola infidelidad de los príncipes a su palabra. El que mejor supo obrar como zorra, tuvo mejor acierto" [133]

El disimulo y la apariencia fueron tratados por otros grandes autores antiguos. Así " ... Pues bien, del mismo modo el malo, si ha de ser un hombre auténticamente malo, debe realizar con destreza sus malas acciones y pasar inadvertido con ellas. Y al que se deje sorprender en ellas hay que considerarlo inhábil,[134] pues no hay mayor perfección en el mal que el parecer ser bueno no siéndolo. Hay, pues, que dotar al hombre perfectamente injusto de la más perfecta injusticia, sin quitar nada de ella, sino dejándole que, cometiendo las mayores fechorías, se gane la más intachable reputación de bondad....." [135]El autor griego es demasiado directo, y criticable, en este comentario.

La determinación del Estado para los autores surge cuando: "Las gentes vivían al comienzo esparcidas como las bestias, en número reducido. Después (…) , se multiplicaron y se juntaron para defenderse mejor contra sus enemigos, y se les ocurrió tomar por jefe al más fuerte [136]y valiente de entre ellos, reconociéndole todo honor y obediencia. (…) la elección se convirtió en sucesión, y se llegó a continuar la dignidad soberana de padres a hijos . Comenzaron los reyes a no valer nada pensando que era propio de ellos el sobrepasar a los demás (…) Esta actitud dio valor a las poblaciones para tomar las armas contra el rey. Desterrado o muerto éste, el pueblo confería la autoridad a aquellos (varios individuos) que capitanearon las fuerzas que facilitaron su liberación. (…) Y en los comienzos, para no caer en los errores de la tiranía pasada, respetaban las leyes que habían escrito. (…). Pero sus hijos heredaron sus poderes, no habiendo experimentado jamás los azares de la Fortuna, ni conocido los lastimosos resultados de las empresas descabelladas. (…) Actuaron de tal manera que la aristocracia se convirtió en oligarquía. A tales gobernantes les esperaba el mismo fin que al tirano (la expulsión). (luego de la expulsión de la oligarquía) establecieron un Estado nuevo llamado democracia, el cual atribuía la soberanía al pueblo universal y no ya a uno solo o a algunos de los más grandes . Este Estado popular duró algún tiempo, (…) mientras vivieron los que la habían establecido. Inmediatamente después, la comuna se descompuso…Todo marchaba mal, de manera que, sea por necesidad, sea según el parecer de algún sabio (…) se volvió a la realeza. Tal es el círculo eterno de todas las Señorías que hay en el mundo" [137]Por supuesto que, actualmente, el círculo se cerró y prevalece el gobierno de todos, por ser el mejor.

G. NUESTRA OPINIÓN.

El autor luego de analizar, profundamente las teorías recientemente presentadas, y muchas otras, llega a la idea de que todas tienen elementos rescatables. Sin embargo no se han puesto de acuerdo porque, en algunos casos, la defensa o crítica de ellas, en el calor del discurso [138]no permite un acercamiento [139]. Partimos de concepciones ciertas: "Todo Estado presenta tres aspectos: el civil, el militar y el eclesiástico" [140]Esta idea se encuentra presente en todo este desarrollo.

Si en extremos debemos decidir, adoptamos, francamente, la concepción jus naturalista. La existencia del contrato, materializado en la Constitución, es indudable.

"Para que los hombres no estuvieran ignorantes de todas estas cosas, Dios escribió y como que imprimió la ley en el corazón de todos. (Rom. 2,15) Esta ley no es otra que la conciencia, la cual nos atestigua interiormente aquellas cosas que debemos a Dios, y nos manifiesta a nosotros mismos lo que es bueno y lo que es malo, y así ella misma nos acusará como reos, siempre que conscientemente no cumplamos con nuestras obligaciones y deberes. Mas como el hombre está todavía hinchado por su arrogancia y ambición, y por su amor propio cegado, de suerte que no puede penetrar en si mismo y como descender a las profundidades de su ser para que aprenda a despreciarse, a someterse y a confesar su miseria, el Señor nos dio la ley escrita, por lo cual somos instruidos acerca de la justicia perfecta, cuál sea ella y de qué requisitos se compone.... La ley escrita es, propiamente hablando, como el testimonio o manifestación de la ley natural, a la cual refresca en nuestra memoria, para que nos inculque aquellas cosas que, enseñadas ya por la ley natural, no hubiéramos aprendido suficientemente bien." [141]La ley natural de Dios, y con él del hombre, para nosotros, es una realidad por nuestra propia naturaleza . Expresa y define, claramente, el ius naturalismo.

A la visión ius naturalista debemos agregar conceptos fundamentales que surgen de la política, sociología, economía, sicología, etc.. Por ejemplo, la diferenciación entre gobernantes y gobernados [142]posterior [143]y a veces legitimada por el pacto, es innegable. Lo mismo sucede con las herramientas de poder social, que surgen en sociedad luego de celebrado el contrato, y que determinan la referida diferenciación . Se descarta el análisis que intenta observar el Estado como un fenómeno puramente jurídico por no natural, ilógico y exento de todo realismo. Es una construcción de laboratorio que no observa la realidad [144].

Siempre deben reconocerse las desigualdades, de las diferentes categorías que existen entre nosotros ( gobernantes, gobernados, trabajadores, empresarios, profesionales, niños, etc.), para tratar de igualar a los individuos [145]

Es un tema muy antiguo : "Coro Estrofa 1ª: Sabio , si sabio fue aquel primero que pensó y expresó la sentencia de que unirse según su rango es el primero de los bienes, y por lo tanto no ambicionar, siendo un artesano, un enlace con gente enorgullecida con su riqueza o embriagados con su linaje" [146]El problema no se encuentra, en nuestro parecer, ni en la riqueza ni en el linaje [147]sino en cómo se considera en la sociedad el problema de la desigualdad .

En todos los casos debe observarse el origen de la cosas: "El servicio militar constituía una carga pesada, y a fin de tener siempre dispuesta una caballería poderosa, Carlos se veía obligado a incrementar la nobleza y conceder nuevos feudos, aun a sabiendas de que constituían el mayor peligro para la existencia del imperio[148]

A pesar de sus numerosas campañas militares, esforzose Carlo-magno en civilizar a los francos. Su rudeza y selvatiquez debían ser moderadas y domadas; la ignorancia, enérgicamente combatida."[149].

Para nosotros, el Estado es la asociación política de todos sus habitantes, vinculados por una idea común, donde existe una natural diferenciación, social, entre dirigidos y dirigentes, los que son tales porque dominan, más que otros y por diversas causas (cuna, pertenencia a un grupo, etc), los instrumentos esenciales del poder y prestigio social: fuerza, riqueza, tecnología, relación, virtud (que conduce a la meritocracia) , carisma y conocimiento[150]Varios de estos elementos surgen de los talentos que pueda poseer el individuo, art. 8 de la Constitución de la República.

El tema fue resuelto teniendo presente "¿Quiénes son los detentadores del Poder? Para responder a esta pregunta, el constitucionalista se debe unir con el sociólogo [151]político" [152]al historiador, etc. y observar la naturaleza del hombre y como se organiza y relaciona, después del pacto, en sociedad analizando lo jurídico y todas las ciencias, por lo menos, las afines.

De nuestra definición extraemos los elementos fundamentales que informan al ser Estado:

  • 1. El Estado es una asociación política. Esto significa que es un conjunto de habitantes que celebran un contrato, según su condición política, para vivir en comunidad[153]Ese pacto lleva a la sanción de la Constitución que contiene los elementos fundamentales para el desarrollo de la convivencia pacífica entre los cocontratanes . Entonces establece los derechos humanos, sus garantías, quiénes ejercerán el poder en nombre de los gobernados, la forma en que el pacto puede ser modificado, etc. [154]Así, también, puede establecer otras ideas fundamentales que dependen de cada cultura. Por ejemplo, la monogamia. Esas "ideas fuerzas secundarias", determinan las particularidades de cada Ente Estado.

  • 2. El establecer el lugar de residencia en determinado territorio conlleva, necesariamente, la aceptación y ratificación del contrato y el orden jurídico que surge de su ejecución. El individuo, de esta forma, participa de la singularidad del orden jurídico correspondiente a ese particular Estado. Ello no impide, si en la Constitución se determina, la posibilidad del voto, cualquiera sea la residencia del ciudadano [155]. Así sucede con los españoles, italianos, etc., residentes en nuestro país. A los mismos se les aplica nuestro orden jurídico, en virtud de su residencia, pudiendo, a su elección, realizar los procedimientos de los art. 75 y 78 de la Carta. Esto es ser ciudadanos legales uruguayos o electores no ciudadanos. Sin perjuicio de ello pueden ejercer determinados derechos políticos según su Constitución de nacimiento .

"No hay más que una sola ley que por su naturaleza exija un consentimiento unánime: el pacto social, porque la asociación civil es el acto más voluntario del mundo: habiendo nacido libre todo hombre y dueño de sí mismo, nadie puede, con ningún pretexto, sujetarlo sin su asentimiento. Decidir que el hijo de una esclava nazca esclavo es decidir que no nace hombre.

Por tanto, si respecto al pacto social se encuentra quienes se opongan, su oposición no invalida el contrato: impide solamente que sean comprendidos en él; éstos son extranjeros entre los ciudadanos. Una vez instituido el Estado, el consentimiento está en la residencia; habitar el territorio es someterse a la soberanía " [156]

  • 3. La Constitución es un pacto, transitorio, entre las diversas fuerzas sociales. La transitoriedad está dada porque el cuerpo debe reglar de conformidad con la evolución de la sociedad. De allí su reforma, su posible reforma. En ese sentido, por ejemplo, nuestra primera Constitución establecía una religión oficial. Más adelante, por reforma democrática, el pueblo quiso otra cosa. Es respetar y adaptar la Constitución, a la realidad constitucional. Por eso, nuestro objeto de estudio, siempre, se encuentra evolucionando. Ello no significa desconocer que existen principios, situaciones, y otros elementos que son propios del hombre, de la ley natural, que son inmodificables por nuestra condición y por la naturaleza de las cosas.

  • 4. El Estado tiene diversos elementos. Entre ellos los clásicos gobierno, territorio y población. En este último elemento se observa una diferenciación producto de una serie de componentes, sociales, que son ajenos a los individuos propiamente dichos. Estos son, nacen, se desarrollan y mueren iguales ante Dios[157]ante sus semejantes y ante la ley[158].

  • 5. Esos elementos de diferenciación social son el origen de nacimiento, el carisma, la pertenencia a un grupo, logia o asociación, raza, apariencia física, etc..

La pertenencia a una nacionalidad , logia, etc., y su importancia, es clara en la nota que se desarrolla: "El historiador y masón Augusto Barcia Trelles incluyó en su obra "San Martín y la Logia Lautaro" (Buenos Aires, Ediciones GOFA, 1950) el reglamento interno de la organización. De acuerdo al texto que da a conocer en ese libro, se reproduce a continuación: (...)

4º No podrá ser admitido ningún español ni extranjero, ni más eclesiástico que uno solo, aquel que se considere de más importancia por su influjo y relaciones."[159]

Por otra parte debe observarse la existencia de líderes y caudillos.

El caudillismo y liderazgo es una realidad que acompaña al hombre desde la socialización. En ese sentido Moisés, Alejandro Magno, Julio César, Bonaparte, Artigas, Washington, Churchill, Chopin , etc. fueron caudillos y líderes en sus respectivas áreas de actuación.

El caudillo se desarrolla en el medio que vive e intenta representar. Por ello encontramos líderes políticos, religiosos, etc.. Se caracteriza, de conformidad al grupo liderado, por tener determinadas cualidades que lo distinguen de los demás. Es el denominado carisma . Por ejemplo, si de líder militar se trata, valentía, determinación, sacrificio. Es conocido el liderazgo de varios sujetos históricos que, en campaña militar, siendo caudillos o líderes, comían y dormían con la tropa, no esgrimiendo privilegios por su condición. Eran uno más entre todos.

El tipo mencionado es el líder carismático. Para los sociólogos existe también el líder tradicional, que hereda el poder monárquico , o porque pertenece a un grupo familiar político que ha desarrollado el poder desde hace mucho tiempo [160]Por último existe el líder democrático legitimado por las elecciones cuyo carisma también deriva del grupo que representa. Se caracteriza y distingue de los gobernados, generalmente, por pertenecer a un grupo determinado, poseer determinados atributos físicos como la voz, estilo de comunicación, porte, dominio de escena, asesores de imagen competentes, etc. [161]

Corresponde la siguiente distinción que se comparte: "De lo dicho se extraen, fácilmente, las razones por las que Rosas acaudilló y expresó a la clase de los estancieros saladeristas. Creemos que la distinción entre "acaudillar" y "expresar" corresponde. Acaudillar es conducir pero no necesariamente postular una política que satisfaga amplia y realmente los intereses y necesidades del grupo conducido. Lo prueba el hecho de que existan caudillos demagogos. Acaudillar y expresar, en cambio , es conducir y realizar, o intentar realizar, las aspiraciones de fondo de los conducidos. En sus dos gobiernos, como lo veremos, Rosas siguió acaudillando y expresando a los hacendados saladeristas. Pero, además, fue, indiscutiblemente, el caudillo de los desposeídos del campo y de la ciudad de la Provincia de Buenos Aires y del resto el país." [162]

  • 5. Continuando más estrictamente con las consecuencias de nuestra definición corresponde decir que en virtud de esos elementos diferenciadores socialmente se accede más prontamente, y mejor, a las herramientas fundamentales de poder social.

  • 6. Los instrumentos del poder social son, fundamentalmente, la fuerza, riqueza,

tecnología, relación, virtud, carisma y conocimiento[163]El talento se incluye e incide, fundamentalmente, en algunas de las herramientas enunciadas.

  • 7. El dominio del poder diferencia a los hombres, en sociedad , social y naturalmente, en gobernantes y gobernados [164]

  • 8. Los gobernados toleran la situación ya que siendo más podrían elegir uno de entre ellos, hecho que a veces sucede transformando, al igual socialmente , en un nuevo gobernante

  • 9. Es más sencillo llegar a la tecnología, la relación, etc., si se nace en la cuna

de los primeros pobladores del país, que ocuparon el territorio del Estado desde antes de su nacimiento como tal.

El conocimiento es la herramienta del poder , adquirido, de mejor calidad. Ello es así porque su dominio permite obtener y desarrollar los demás elementos e instrumentos del poder social, en general, que surgen con posterioridad al contrato social, en lo pertinente .

"Cuando se pregunta de un modo absoluto cuál es el mejor gobierno, se hace una pregunta que no puede ser contestada, porque es Indeterminada o, si se quiere, tiene tantas soluciones buenas como combinaciones posibles hay en las posiciones absolutas y relativas de los pueblos.

Pero si se preguntase por qué signo se puede conocer que un pueblo dado está bien o mal gobernado, sería otra cosa, y la cuestión, de hecho, podría resolverse.

Sin embargo, no se la resuelve, porque cada cual quiere hacerlo a su manera. Los súbditos alaban la tranquilidad pública; los ciudadanos, la libertad de los particulares: uno prefiere la seguridad de las posesiones y otro la de las personas; uno quiere que el mejor gobierno sea el más severo, otro sostiene que es el más dulce; éste desea que se castiguen los crímenes, y aquél que se les prevenga; uno encuentra bien que se sea temido por los pueblos vecinos, otro prefiere que se viva ignorado por ellos; uno está contento cuando el dinero circula, otro exige que el pueblo tenga pan. Aunque se estuviese de acuerdo sobre estos puntos y otros semejantes, ¿se habría adelantado algo? Careciendo de medida precisa las cualidades morales, aunque se estuviese de acuerdo respecto del signo, ¿cómo estarlo respecto a la estimación de ellas?

Por lo que a mí toca, siempre me admiro de que se desconozca un signo tan sencillo o que se tenga la mala fe de no convenir con él. ¿Cuál es el fin de la asociación política? [165]La conservación y la prosperidad de sus miembros. ¿Y cuál es la señal más segura de que se conserva y prospera? Su número y su población. No vayáis, pues, a buscar más lejos este signo tan discutido. En igualdad de condiciones, es infaliblemente mejor el gobierno bajo el cual sin medios extraños, sin naturalización, sin colonias, los ciudadanos pueblan y se multiplican más. Aquel bajo el cual un pueblo disminuye y decae es el peor. ¡Calculadores, ahora es cosa vuestra: contad, medid, comparad! "[166]. Se destaca que el autor citado considera que el número de habitantes de un territorio depende de su capacidad de producir alimento, lato sensu. El tema fue analizado cuando observamos su teoría del Estado.

Conclusiones

  • 1. El presente trabajo es, y fue, especialmente objetivo, según nuestro concepto, formación y pensamiento. No existió propensión respecto a autor alguno. Esperamos que, quién lo lea, tenga presente tal afirmación y no se convierta en un defensor, o atacante, a ultranza, de cualquiera de los doctrinos analizados. Eso no es ciencia

  • 2. La defensa, a todo o nada, de algunos autores, respecto de sus ídolos, es absolutamente improcedente.

  • 3. "Todos los estados, todos los dominios que han tenido y tienen imperio sobre los hombres han sido y son o repúblicas o principados." [167]

  • 4.  Nuestro Estado siempre fue y es una República.

  • 5. De conformidad con el art. 1 de la Constitución, que establece el concepto de Estado comunidad, la República Oriental del Uruguay es la asociación política de todos los habitantes comprendidos dentro de su territorio. La norma adhiere, sin ningún tipo de restricciones, a la filosofía ius naturalista [168]

  • 6. " Alberdi sostenía: "El Estado Oriental es más que esto en la realidad. Además de la reunión de los ciudadanos es Lafone, es Estévez, verbigracia, son los 20.000 extranjeros avecindados allí, que sin ser ciudadanos, poseen ingentes fortunas y tienen tanto interés en la prosperidad del suelo oriental como sus ciudadanos mismos" aquí se repite también la alusión al interés que encontramos en la vieja doctrina anglo-americana"[169] . La fórmula actual es clara y establece que nuestra patria es la asociación de "habitantes", no de ciudadanos[170].

  • 7. Todo organizador de un Estado debe considerar diversas situaciones y trasladarlas al pacto social. Inclusive los profetas actuaron en un sentido similar "Para limar asperezas se esforzó en organizar un Estado con libertad de cultos (* 8 58) en el que pudiesen subsistir los judíos."[171]

  • 8. El Estado, como comunidad política tiene, primariamente y sin perjuicio de lo que corresponde en el Estado Federal, tres elementos constitutivos. Dos de índole material el territorio y un pueblo y uno institucional, el poder etático soberano creado por el pueblo, que desarrolla el gobierno.

  • 9. Se indica en doctrina que la expresión "forma de gobierno" señala la disposición y relación de los órganos constitucionales. Por su parte "forma de Estado" señala la disposición y relación de los elementos que constituyen el propio Estado.

  • 10. El primer elemento que observamos en el Estado es su territorio . Constituye la base física donde se asienta el pueblo y se ejerce el poder soberano del Estado mediante el gobierno.

  • 11. La población es el conjunto de individuos que tienen su residencia habitual en el territorio del Estado . También se lo denomina pueblo. Los conceptos difieren de cuerpo electoral.

  • 12. Dentro del territorio existen categorías, grupos de individuos, según su vínculo, con la Nación . Así nacionales, ciudadanos, extranjeros, súbditos.

  • 13. El tercer elemento indispensable del Estado es la autoridad, es el gobierno, que aplica el poder etático.

  • 14. "La palabra gobierno ha tenido, históricamente, diversos significados. Originariamente fue comprensiva de toda la actividad del Estado: legislación, justicia y administración. Luego se limitó a significar la acción política interior, y por ello se llama "gobierno" en algunos sistemas al Poder Ejecutivo. En nuestro sistema de gobierno lo componen todos los poderes"[172]. La cita se comparte.

  • 15. El art. 24 de nuestro máximo código define al Estado en su sentido orgánico, entendiendo al mismo en sentido estricto, que comprende los cuatro poderes clásicos, y los órganos de creación constitucional, extra poder, Corte Electoral, Tribunal de Cuentas y Tribunal de lo Contencioso Administrativo . También abarca, o comprende, en sentido amplio, el Estado en sentido estricto y a las personas descentralizadas por servicio y por territorio [173]

  • 16. La discusión respecto del nombre de nuestra patria no es menor. "Quizás fuera más directo que nuestro país se llamara Uruguay. Pero esto nos obligaría a abandonar nosotros mismos el nombre de orientales y, en lo que me es personal, siempre me ha parecido más grata la denominación de orientales que la de uruguayos. Tiene un sentido más arraigado, más firme y tradicional que la otra."[174] De acuerdo teniendo presente que corresponde observar el art. 1° de la Constitución.

  • 17. El estudio de la naturaleza del Estado refiere a qué entendemos por Estado, cuál es su origen, elementos, estructura, etc. [175].

  • 18. El Derecho natural, es un orden anterior al hombre, justo por naturaleza y que se encuentra jerárquicamente por encima del derecho positivo del hombre. Este último puede ser modificado por el ser humano. El derecho natural es inmodificable y bueno por esencia por provenir del creador.

  • 19.  La naturaleza del Estado va de la mano con la naturaleza de su creador. En ese sentido para algunos el hombre es bueno y, para otros: "Porque de los hombres en general se puede decir esto: que son ingratos, volubles, hipócritas, huyen del peligro y están ávidos de ganancia.[176]" [177]

  • 20.  Según Rousseau el Estado surge cuando , el hombre que vivía en estado natural, no social, realiza el contrato que tiene la siguiente redacción : "Cada uno de nosotros pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, recibiendo a cada miembro como parte indivisible del todo".

  • 21. Duguit es un autor sociológico. Entiende que el hombre ha vivido, vive y no puede más que vivir en sociedad. Por ello discrepa, frontalmente, con la escuela contractualista. Para el autor el Estado surge cuando acontece la diferenciación entre gobernantes y gobernados.

  • 22. La teoría de la Institución, entiende al Estado como un organismo que tiene una idea fuerza, un para qué que es su centro vital y que congrega las voluntades de los miembros, organizados por un poder institucionalizado puesto al servicio de esa idea, y la adhesión de aquellos a la misma, situación que provoca su cooperación en la obra común.

  • 23. Kelsen entiende que el Estado es el orden jurídico centralizado en un centro de poder, único, aplicable en una base territorial, con exclusividad del resto. Esto es, en forma sencilla, que el Estado es el orden jurídico.

  • 24. Para Toffler El Estado surge cuando se dominan las tres herramientas del poder social que él considera: fuerza, riqueza y conocimiento[178]

  • 25. Maquiavelo entiende que "Las gentes vivían al comienzo esparcidas como las bestias, en número reducido. Después (…) , se multiplicaron y se juntaron para defenderse mejor contra sus enemigos, y se les ocurrió tomar por jefe al más fuerte y valiente de entre ellos, reconociéndole todo honor y obediencia. (…) la elección se convirtió en sucesión, y se llegó a continuar la dignidad soberana de padres a hijos . Comenzaron los reyes a no valer nada pensando que era propio de ellos el sobrepasar a los demás (…) Esta actitud dio valor a las poblaciones para tomar las armas contra el rey. Desterrado o muerto éste, el pueblo confería la autoridad a aquellos (varios individuos) que capitanearon las fuerzas que facilitaron su liberación. (…) Y en los comienzos, para no caer en los errores de la tiranía pasada, respetaban las leyes que habían escrito. (…). Pero sus hijos heredaron sus poderes, no habiendo experimentado jamás los azares de la Fortuna, ni conocido los lastimosos resultados de las empresas descabelladas. (…) Actuaron de tal manera que la aristocracia se convirtió en oligarquía [179]A tales gobernantes les esperaba el mismo fin que al tirano (la expulsión). (luego de la expulsión de la oligarquía) establecieron un Estado [180]nuevo llamado democracia, el cual atribuía la soberanía al pueblo universal y no ya a uno solo o a algunos de los más grandes . Este Estado popular duró algún tiempo, (…) mientras vivieron los que la habían establecido. Inmediatamente después, la comuna se descompuso…Todo marchaba mal, de manera que, sea por necesidad, sea según el parecer de algún sabio (…) se volvió a la realeza. Tal es el círculo eterno de todas las Señorías que hay en el mundo" [181]

  • 26. El autor italiano, en Discursos, I. Capítulo 6, dice: "Para mantener la tranquilidad en Roma, los legisladores romanos debían hacer una de estas dos cosas: o no educar la plebe para la guerra, como los venecianos, o cerrar las fronteras a los extranjeros, como los espartanos. Hicieron precisamente lo contrario, aumentando con ello el número y el poder de la plebe y las ocasiones de tumultos que infinitas veces perturbaron la tranquilidad… Pero al desear Roma disminuir la causa del alboroto, destruiría también la causa de su engrandecimiento…Si quiere tener un pueblo numeroso y armado para engrandecer el imperio, lo has de organizar de tal suerte que no siempre puedas manejarlo a tu gusto".

  • 27.  Creemos que las teorías recientemente presentadas, y muchas otras, tienen elementos rescatables. Sin embargo no se han puesto de acuerdo porque, en algunos casos, la defensa o crítica de ellas, no permite un acercamiento.

  • 28. Para nosotros, el Estado es la asociación política de todos sus habitantes, vinculados por una idea común, donde existe una natural diferenciación, social, entre dirigidos y dirigentes, los que son tales porque dominan, más que otros y por diversas causas (cuna, pertenencia a un grupo, etc), los instrumentos esenciales del poder y prestigio social: fuerza, riqueza, tecnología, relación, virtud , carisma , conocimiento y talento. La virtud es la que da vida al sistema democrático y se encuentra determinada por la riqueza. Es la lucha entre la plutocracia y la meritocracia.

  • 29. La fuerza, como "la guerra es de vital importancia para el Estado" [182]

  • 30. Las ideas de raza y religión no se consideran primordialmente aglutinantes respecto a los demás elementos nacionalizantes. La actual conjunción de razas ha llevado a la no existencia única, homogénea [183]

  • 31. Determinadas ideologías conviven y sucumben ante la historia así como, el conocimiento, riqueza , fuerza, etc.

  • 32. Este estudio es, y fue, especialmente objetivo. No existió propensión respecto a autor alguno. Esperamos que, quién lo lea, tenga presente tal afirmación y no se convierta en un defensor, o atacante , extremista, de cualquiera de los doctrinos analizados. Eso no es ciencia ; sería pura especulación personal según simpatías

Bibliografía sumaria

BADENI, GREGORIO: Reforma Constitucional e Instituciones Políticas, Ad Hoc, Bs. As. 1994

BENDA, ERNESTO; y otros Manual de Derecho Constitucional, Macial Pons Ediciones, España 2001. Traducción Antonio López Pina

BISCARETTI DI RUFIA, PAOLO: Derecho Constitucional, Techos, Madrid 1973

BUERGENTHAL, THOMAS y otros La protección de los Derechos Humanos en las Américas, pag. 41, Civitas, Madrid 1990.-

DE ESTEBAN, JORGE: Tratado de Derecho Constitucional, Servicios publicaciones facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, España 1998

DIEZ PICAZO, LUIS: Sistema de derechos fundamentales, Civitas, Estaña 2003

DROMI, ROBERTO: El Derecho Público en la Hipermodernidad, , Hispania Libros, Buenos Aires 2005

FLORES DAPKEVICIUS, RUBÉN: Tratado de Derecho Administrativo , Tomo I, La ley, Mdeo. 2010

FLORES DAPKEVICIUS, RUBÉN: Tratado de Derecho Administrativo , Tomo II, La ley, Mdeo. 2010

FLORES DAPKEVICIUS, RUBÉN: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I, La ley, Mdeo. 2010

FLORES DAPKEVICIUS, RUBÉN: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo II, La ley, Mdeo. 2010

FLORES - DAPKEVICIUS, RUBÉN: Derecho Penal Administrativo, el procedimiento disciplinario, Amalio Fernández, Mdeo. 2009, 3ra. edición actualizada y ampliada

FLORES - DAPKEVICIUS, RUBÉN: Constitución de la República Oriental del Uruguay, anotada y concordada, Amalio Fernández, Mdeo. 2010, 2da edición

FLORES - DAPKEVICIUS, Rubén: Amparo, Hábeas Corpus y Habeas Data, B de F, Buenos Aires, 2011, 3ra edición

FOLADORI, GUILLERMO,MELAZZI, GUSTAVO. Economía de la Sociedad Capitalista, Ediciones de la Banda Oriental, Mdeo. 1987

FRAGA PITTALUGA, LUIS: La incompetencia en el Derecho Administrativo, Ed. Torino, Caracas 2000

FROSSINI,VITTORIO: La protección de la intimidad, Derecho y Tecnología informática, Bogotá 1990

FROSINI, VITTORIO, "Informática y Derecho", Temis, 1988.

GIMENO SENDRA, VICENTE Y GARBERI LLOBREGAT, JOSE: Los procesos de amparo, Colex, Madrid 1994

GUIBORG, RICARDO, "Manual de Informática Jurídica", Astrea, 1996.

HAURIOU, MAURICE : Derecho Público Constitucional, Editorial Reus, España 1927

HAURIOU, MAURICE : Précis de Droit Administratif, et de Droit Public, Recueil Sirey Francia 1921

HELLER HERMANN: Teoría del Estado. México, 1947.

LOSANO, MARIO : "Curso de Informática Jurídica", Tecnos, 1987.

MAYO, MARIE: Informática jurídica, Editorial Jurídica, Chile 1991

NINO,CARLOS: Fundamentos de Derecho Constitucional, Astrea, Bs. As. 1992

NÚÑEZ PONCE, JULIO: Derecho Informático, Marsol, Perú 1996

OTERO, JORGE: Aspectos procesales del recurso de protección. Ed. Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 1989.

QUIROGA LAVIE HUMBERTO: Manual de Derecho Constitucional, Bs. As. 1996.

SÁNCHEZ VIAMONTE CARLOS : Manual de Derecho Constitucional. Kapelusz, Buenos Aires 1946.

 

 

Autor:

Rubén Flores -Dapkevicius

PUNTA DEL ESTE, OCTUBRE 2011

[1] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Administrativo , Tomo I y II La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[2] De allí el término súbdito para designar el habitante de un Estado. Se entiende, que para el autor, el término no es bueno ni malo. Es el más descriptivo de la relación de que se trata porque, incluye, a los ciudadanos, habitantes, residentes, etc.

[3] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[4] Imperium es la potestad de disponer, de mandar

[5] Es la base física del Estado. La superficie, espacio físico, dentro de sus fronteras y donde se ejerce el poder etático soberano. Comprende la tierra, el mar y espacio aéreo que le accede. También en el mar libre el referido poder se ejerce de conformidad con el pabellón. Situación singular es la de las embajadas que son territorio del Estado correspondiente, enclavado en el territorio que la recibe

[6] Es el elemento personal, humano, del Estado que habita en el territorio correspondiente, art. 1 de la Constitución Nacional. Forma la Nación que es un conjunto de personas unidas por determinados vínculos nacionalizantes. Estos son, por ejemplo, la historia, mitología, religión, idioma, bases culturales comunes, etc..

[7] Es el poder jurídico que crea, ejecuta y determina el derecho aplicable a la población comprendida en el territorio del Estado. Supone el uso exclusivo de la fuerza para garantizar la convivencia pacífica.

[8] Biscaretti di Ruffía, Paolo: Derecho Constitucional, pag. 123, Tecnos, España 1973.

[9] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[10] Carré de Malberg. Théorie Generale de L’Etat. Tomo I, pág. 1. Recueil Surey, París 1920

[11] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[12] Bidegain. Carlos M. Curso de Derecho Constitucional. T. V. Pág. 21 y 23. Abeledo Perrot, Buenos Aires, 2001.

[13] Pimienta Bueno José Antonio. Direito Publico Brazileiro E Analyse Da Constituiçao Do Imperio. Pág 16. Typographia Imp. E Const. De J. Villeneuve E C. Río de Janeiro. 1857

[14] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[15] Rousseau, Juan Jacobo: El contrato social, pag. 8, F.CU. Mdeo 1990

[16] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[17] Es el término súbdito el que se destaca y que el autor de este tratado comparte en general

[18] Rousseau, Juan Jacobo: El contrato social, pag. 18, F.CU. Mdeo 1990

[19] Duguit, Léon. Traité de Droit Constitutionnel. Tome Premier. Pág 432 et s.. Ancienne Librairie Fontemoing & Cª, Editeurs. Paris 1921

[20] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[21] Naturalmente todos somos iguales. Posteriormente pueden surgir privilegiados, elites que consagren el nepotismo, hombres meritorios , etc..

[22] Obsérvese la similitud y copia distorsionada deformemente , en la aplicación de conceptos, por los teóricos nazistas del lebesraum.

[23] Rousseau, Juan Jacobo: El contrato social, pag.46, F.CU. Mdeo 1990

[24] Rousseau, Juan Jacobo: El contrato social, pag. 21 y siguientes, F.CU. Mdeo 1990

[25] Machiavelli Niccolò. El Príncipe. Comentado por Napoleón Bonaparte. Pág. 24. Ediciones JM. España, 1999.

[26] Rousseau, Juan Jacobo: El contrato social, pag. 69, F.CU. Mdeo 1990

[27] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[28] Fiorini Bartolomé. Derecho Administrativo. Tomo I, Pág. 208. Abeledo Perrot. Buenos Aires. 1976

[29] Aristóteles. Política. Pág. 86. Ediciones Altaya S.A. España, 1993.

[30] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Administrativo , Tomo I y II La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[31] El tema se analiza, generalmente, cuando se estudia el criterio material de clasificación de las funciones jurídicas del Estado

[32] Unión basada en la defensa y búsqueda de alimentos.

[33] Solidaridad más firme que la anterior basada en los lazos sanguíneos

[34] Unión de varias familias vinculadas por elementos culturales y religiosos

[35] Cuya solidaridad surge de los elementos nacionalizantes clásicos, historia en común, comunidad idiomática, etc. Se destaca que todos los elementos de solidaridad se van agregando, unos a otros, a medida que nos acercamos a la forma más acabada. Por eso la nación tiene todos los lazos de solidaridad social.

[36] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[37] Génesis II, 15

[38] Duguit, Léon. Traité de Droit Constitutionnel. Tome Deuxième. Pág 20. Ancienne Librairie Fontemoing & Cª, Editeurs. Paris 1923

[39] Duguit, Léon. Traité de Droit Constitutionnel. Tome Premier. Pág 502. Ancienne Librairie Fontemoing & Cª, Editeurs. Paris 1921

[40] Duguit, Léon. Traité de Droit Constitutionnel. Tome Premier. Pág 514. Ancienne Librairie Fontemoing & Cª, Editeurs. Paris 1921

[41] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[42] Duguit, Léon. Traité de Droit Constitutionnel. Tome Premier. Pág 523. Ancienne Librairie Fontemoing & Cª, Editeurs. Paris 1921

[43] Duguit, Léon. Traité de Droit Constitutionnel. Tome Deuxième. Pág 46. Ancienne Librairie Fontemoing & Cª, Editeurs. Paris 1923

[44] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[45] Hauriou, Maurice. Principios De Derecho Publico Y Constitucional. Pág. 83. Instituto Editorial Reus, Madrid, 1925

[46] Hauriou, Maurice. Principios De Derecho Publico Y Constitucional. Pág. 84. Instituto Editorial Reus, Madrid, 1925

[47] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[48] Se denomina “idea fuerza” porque es la que moviliza a la organización, o grupo institucionalizado

[49] Es el fin el que determina la actividad y los instrumentos de la institución. Así una institución de beneficencia , cuyo fin es la protección de los pobres, actúa con los medios necesarios de conformidad con el mismo.

[50] Hauriou, Maurice. Principios De Derecho Publico Y Constitucional. Pág. 39. Instituto Editorial Reus, Madrid, 1925

[51] Hauriou, Maurice: Derecho Público y Constitucional, pag. 26, Reus, Madrid 1927.

[52] Biscaretti di Rufia: Derecho Constitucional, pag. 100, Tecnos, España 1973

[53] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[54] Biscaretti di Rufia: Derecho Constitucional, cit. pag. 125

[55] Para nosotros la convivencia pacífica y el bien común . Ese es el fin del Ente Estado. Por ello su actuación siempre debe orientarse en la búsqueda del mismo observando los instrumentos necesarios .

[56] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[57] Actual capital de la República Checa.

[58] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[59] Kelsen Hans. Teoría pura del derecho. Pág. 15. Editorial Universitaria de Buenos Aires. 1974

[60] Kelsen Hans. Teoría pura del derecho. Pág. 27. Editorial Universitaria de Buenos Aires. 1974

[61] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[62] Tema discutible

[63] Mirkine-Guetzevitch, B.: Modernas Tendencias del Derecho Constitucional, pag. 52 y 53 , Reus, Madrid 1934. Traducción del francés por Sabino Alvarez-Gendin

[64] Sería interesante plantearse qué piensa sobre la conciencia única, o doble, un campesimo de EEUU, Rusia, Alemania, Bolivia, Sudán , China, etc.

[65] Por ejemplo en la forma de elaborar las normas, su aplicabilidad mediante la fuerza, etc..

[66] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[67] Las fuentes jurídicas son, indudablemente, diversas

[68] Mirkine-Guetzevitch, B.: Modernas Tendencias del Derecho Constitucional, pag. 51, Reus, Madrid 1934. Traducción del francés por Sabino Alvarez-Gendin

[69] Es el caso uruguayo

[70] Caballero Sierra, Gaspar y Anzola Gil, Marcela: Teoría Constitucional ,pag. 29 y 30, Temis, Colombia 1995

[71] El más lógico puede ser pacta sunt servanda. Esto es los pactos deben ser cumplidos. TAMBIEN DEBERIA REALIZARSE, O CONSIDERARSE, UNA MAXIMA RESPECTO DE LA COSTUMBRE INTERNACIONAL

[72] El autor comentado entiende que el derecho internacional es superior al interno. La afirmación seduce y aparece más lógica que la norma hipotética fundamental, pero necesita precisiones. Ese derecho internacional debe construirse con la adhesión a determinados principios. Por ejemplo el de no intervención en los asuntos políticos internos de los Estados; la reciprocidad; la firma por todos de todos los tratados internacionales fundamentales, etc. . Sostener una tesis diversa, en algunos casos, es para ingenuos o no realistas.

[73] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[74] Para nosotros un contenido razonable, para entender al autor que nos convoca, es el deber de cumplir la primera Constitución nacida del poder constituyente originario. Este puede ser , en principio, el primero o uno revolucionario

[75] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[76] Kelsen Hans. Teoría pura del derecho. Pág. 154. Editorial Universitaria de Buenos Aires. 1974

[77] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[78] Kelsen Hans. Teoría pura del derecho. Pág. 138. Editorial Universitaria de Buenos Aires. 1974

[79] Kelsen Hans. Teoría pura del derecho. Págs. 35-36. Editorial Universitaria de Buenos Aires. 1974

[80] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[81] Kelsen Hans. Teoría pura del derecho. Pág. 189. Editorial Universitaria de Buenos Aires. 1974

[82] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[83] Esta ola daría lugar al Estado de Derecho Social Subsidiario

[84] Toffler, Alvin: El cambio del Poder, pag. 20, Plaza &Janes 1994

[85] Flores Dapkevicius, Rubén : Derecho Penal Administrativo, El procedimiento disciplinario, Amalio Fernández, Mdeo. 2009 , 3ra edición actualizada y ampliada

[86] Pereira Menaut, Antonio Carlos: Lecciones de Teoría Constitucional, pag. 21, Colex, Madrid 1997

[87] El derecho del pueblo a recibir información es fundamental. Por ello es importante la publicación de determinados datos. Por ejemplo en la gestión de los Entes Autónomos y Servicios Descentralizados. El surgimiento del habeas data ha contribuido a esa difusión. De la misma forma ha sucedido con la revolución informática. Sin embargo debemos conducirnos con prudencia y, no toda información debe ser accesible, a todas las personas. En ese sentido debe observarse la legitimación activa del solicitante. El principio es que la información que refiera a las personas físicas es intima , salvo, el nombre y algún otro dato que debe brindarse en la relación jurídica concreta. Las excepciones pueden surgir de la ley que no violen el derecho de intimidad. Respecto de la información sobre las personas públicas estatales es, de principio, pública. La norma legal expresa puede hacer la excepción. Por ejemplo en materia de defensa nacional.

[88] En esta etapa surge el ejército

[89] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[90] Para Toffler el conocimiento está menos distribuido que los demás instrumentos del Poder, ob. cit. Pag. 545

[91] En una película del lejano oeste estadounidense los personajes que ostentan las referidas herramientas son: el pistolero o alguacil, el banquero, y el dueño del periódico del pueblo

[92] Toffler, Alvin: El cambio del Poder, pag. 41, Plaza &Janes 1994

[93] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[94] Toffler, Alvin: El cambio del Poder, pag. 545 y 546 , Plaza &Janes 1994

[95] Sun Tzu: El arte de la guerra , pag. 11, Eyras, España 2000. El original es, aproximadamente, del año 500 antes de nuestra era.

[96] Ello sin perjuicio de que las categorías absolutas no existen.

[97] Morgenthau, Hans. Escritos sobre política internacional. Editorial Tecnos, Madrid, 1990.

[98] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[99] Bonaparte: Hay que ver cómo están realmente las cosas en todas las circunstancias. Consulazgo.

[100] Machiavelli Niccolò. El Príncipe. Comentado por Napoleón Bonaparte. Pág. 83. Ediciones JM. España, 1999.

[101] Otro realista político que tenía una formación diferente al florentino . Por eso Bonaparte no puede ser, ni es, únicamente y a secas, un realista.

[102] Chateaubriand: Napoleón, Mateu, Barcelona, 1960, pag. 228

[103] Rousseau, Juan Jacobo: El contrato social, pag.46, F.CU. Mdeo 1990

[104] En esta época habría sido iniciado

[105] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[106] Arcole, Lode, Rívoli

[107] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[108] Ver art. 8 de nuestra Constitución

[109] Se observa la pertenencia a otro tiempo de su autor. Lo que se estaba creando era un Banco Central

[110] De donde surgirá nuestro sistema de derecho público

[111] El respeto a los hombres de mérito y virtud no enceguese nuestra mente. El autor de este tratado es absolutamente democrático. La democracia es el mejor y único sistema político al que adherimos

[112] Antes de que se acoplaran

[113] Como las Malvinas

[114] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[115] Bonaparte: Tu admiración está justificada, pero había que destruirlos para derribar más adelante el trono de los Borbones, sin el cual, después de todo, el mío no habría podido existir. También yo me dotaré lo más pronto posible de la misma institución. Imperio

[116] Machiavelli Niccolò. El Príncipe. Comentado por Napoleón Bonaparte. Pág. 101. Ediciones JM. España, 1999.

[117] Bonilla E. La reforma religiosa. Pág. 51. Editorial Medina, Montevideo, 1973.

[118] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[119] El hecho se produce en plena batalla de Leipzig dónde dan media vuelta y atacan a sus, hasta entonces, compañeros de armas franceses

[120] Chateaubriand: Napoleón, Mateu, Barcelona, 1960, pag. 162

[121] Belloc, Hilaire: Napoleón: Sudamericana, Buenos Aires, 1961, pag. 61

[122] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[123] Maquiavelo, Nicolás, Obras políticas, Discursos sobre la primera década de Tito Livio, Discursos, I. Capítulo 37, Pág. 148. El Ateneo Pedro García S. A., Buenos Aires 1957

[124] Chateaubriand: Napoleón, Mateu, Barcelona, 1960, pag. 119

[125] Siempre debemos recordar el art. 8 de la Carta.

[126] Machiavelli, Niccolò: El príncipe, comentado por Napoleón Bonaparte, Clásicos Universales, 1999, pag. 81

[127] Machiavelli, Niccolò: El príncipe, comentado por Napoleón Bonaparte, Clásicos Universales, 1999, pag. 37. Bonaparte agrega, en su época del Consulado : “ Nada más natural”.

[128] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[129] Machiavelli, Niccolò: El príncipe, comentado por Napoleón Bonaparte, Clásicos Universales, 1999, pag. 95. Bonaparte agrega, en su época del Generalato : “En la práctica política todo esto es demasiado real”

[130] Machiavelli, Niccolò: El príncipe, comentado por Napoleón Bonaparte, Clásicos Universales, 1999, pag. 95. Bonaparte agrega, en su época del Generalato : “ Es bonito hasta el ejemplo”

[131] Resten, Renée, Caracterología del criminal, pag. 78, Editorial Luis Miracle S. A. España 1963

[132] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[133] El autor comentado ha sido critica en extremo por tal afirmación. Sin embargo los comentaristas se olvidan que los motivos que le determinaron a hacer las promesas ya no existen. En tal caso no se ve la ilegitimidad o inmoralidad

[134] Machiavelli, Niccolò: El príncipe, comentado por Napoleón Bonaparte, Clásicos Universales, 1999, pag. 37.

[135] En Esparta se castigaba a los niños no por haber robado, sino por haberse dejado sorprender (Jenof. Const. Lacea. II 8; Cf. Prot. 317 a, Leg. 845 b y Cicerón, De off. I 41 ).

[136] Platón. La República. Pág. 65. Ediciones Altaya, S.A. Barcelona. España. 1993

[137] En ese momento el más virtuoso o necesitado

[138] Discursos: I,II

[139] En ese sentido hemos visto varios que hacen defensas extremas de sus ídolos. En Uruguay , por ejemplo, respecto a Kelsen y los naturalistas. Recordamos que para los hombres, en general, las verdades, absolutas, no existen.

[140] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[141] Belloc, Hilaire: Napoleón: Sudamericana, Buenos Aires, 1961, pag. 61

[142] Bonilla E. La reforma religiosa. Pág. 56. Editorial Medina, Montevideo, 1973.

[143] Aceptada por Duguit, Toffler y otros

[144] Reafirmamos : los hombres son , naturalmente, todos iguales. Las diferencias sociales son, propiamente, sociales

[145] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[146] Flores Dapkevicius, Rubén: Constitución de la República Oriental del Uruguay, Amalio Fernández, Mdeo. 2010, 2da. Edición

[147] Esquilo: Siete tragedias, editores mexicanos unidos, México 1992, Pag. 106

[148] Salvo para quien le presta atención por el motivo que fuere. Lo mejor es ignorar a los afectados

[149] Obsérvese una forma de iniciar el supuesto linaje y desigualdad, no natural, entre los hombres.

[150] Grimberg Carl. Historia Universal. T. 10. pág. 58. Editorial Lord Cochrane S.A. Chile 1987.

[151] Flores Dapkevicius, Ruben: Amparo, Hábeas Corpus y Habeas data, Buenos Aires , 3ra edición actualizada y ampliada, 2011

[152] El autor no intenta construir una teoría “pura” porque, en la realidad, es imposible

[153] Loewenstein, Karl: Teoría de la Constitución, pag. 35, Ariel, España 1976. Ver nota anterior

[154] Flores Dapkevicius, Rubén: Constitución de la República Oriental del Uruguay, Amalio Fernández, Mdeo. 2010, 2da edición

[155] El para qué del Estado es el interés general y el bien común. Esa es la idea fuerza o fin fundamental de la naturaleza del Estado

[156] En este caso es claro que no hablamos del extranjero o elector no ciudadano. Estas dos últimas categorías adhieren al pacto social explicitado en la Constitución y en su orden jurídico, únicamente, por su residencia.

[157] Rousseau, Juan Jacobo: El contrato social, pag. 108 , F.CU. Mdeo 1990

[158] Naturalmente, antes de cualquier elucubración que ingrese elementos propios de la sociedad, sólo existen los talentos y virtudes concedidos. Estos son diversos, en cada ser humano, por voluntad del creador del Universo

[159] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[160] Todo es Historia. Año XVI – Nº 186. Pág. 40, Buenos Aires, 1982.

[161] Allí ingresa el nacimiento y relación como fuente de poder

[162] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[163] Trías Vivian. Juan Manuel de Rosas. Pág. 41. Ediciones de la Banda Oriental . Montevideo. 1970

[164] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[165] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[166] Así definimos nuestro Estado los orientales.

[167] Rousseau, Juan Jacobo: El contrato social, pag. 86 , F.CU. Mdeo 1990

[168] Machiavelli Niccolò. El Príncipe. Comentado por Napoleón Bonaparte. Pág. 13. Ediciones JM. España, 1999.

[169] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[170] Jiménez de Aréchaga Justino. La Constitución Nacional. Tomo I, pág. 161. Publicación de la Cámara de Senadores. Montevideo,1991.

[171] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[172] El Corán. Pág. 15. Plaza & Janes Editores, S.A. Barcelona, España. 1993.

[173] Bielsa Rafael. Principios de Derecho Administrativos. Pág. 64. Ediciones Depalma. Buenos Aires, 1963

[174] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[175] Jiménez de Aréchaga Justino. La Constitución Nacional. Tomo I, pág. 159. Publicación de la Cámara de Senadores. Montevideo,1991.

[176] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[177] Bonaparte: Querían engañar a los príncipes aquéllos que sostenían que todos los hombres son buenos. Consulazgo.

[178] Machiavelli Niccolò. El Príncipe. Comentado por Napoleón Bonaparte. Pág. 90. Ediciones JM. España, 1999.

[179] Flores Dapkevicius, Rubén: Tratado de Derecho Constitucional , Tomo I y II , La Ley , Buenos Aires- Montevideo, 2010

[180] El autor citado sigue a Aristóteles

[181] Diríamos una forma de gobierno

[182] Discursos: I,II

[183] Sun Tzu: El arte de la guerra , pag. 11, Eyras, España 2000. El original es, aproximadamente, del año 500 antes de nuestra era.

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.