Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Empresas de producción social como activador del desarrollo endógeno

Enviado por Niveya Vilchez



Partes: 1, 2

  1. Resumen
  2. Introducción
  3. Concepto y definición de las empresas de producción social
  4. Desarrollo Endógeno
  5. Conclusión
  6. Referencias bibliográficas

Resumen

En Venezuela conviene imperiosamente impulsar un nuevo modelo productivo, el cual debe ser concebido en su justa dimensión, basado en el rescate de las tradiciones, el respeto al ambiente y las relaciones equitativas de producción, que permita la transformación de los recursos; es darle poder a las comunidades, el objetivo principal de este estudio es las empresas de producción social como activador del desarrollo endógeno en la comunidad de Ciudad Lossada de la Parroquia Idelfonso Vásquez del Municipio Maracaibo del Estado Zulia, esta una opción estratégica de desarrollo, para avanzar en la fórmula de un enfoque distinto del neoliberalismo. En el cual se da especial importancia a los recursos productivos como el trabajo, la tierra, los recursos naturales y la tecnología; partiendo de las potencialidades propias de cada región. La metodología utilizada en el presente estudio es la investigación teórica documental, recurriendo a técnicas de revisión, análisis de fuentes primarias y análisis de contenido. se evidencia que EPS son las herramientas fundamentales para sentar las bases de ese nuevo modelo productivo, en el que el pueblo y los trabajadores organizados y conscientes, ejerzan un verdadero control social sobre el sistema económico a construir. La base de este espacio del poder es la erradicación de las brechas sociales y que garantice a los excluidos el acceso a los servicios básicos y con dignidad, que permita su plena realización como ciudadanos en la sociedad, para esto se debe dar capacidad de gestión a los diversas comunidades que forman parte del territorio nacional.

Palabras Clave: Desarrollo endógeno, Empresas socialistas, Comunidades.

Introducción

La razón del capitalismo se centra en el afán por el lucro, la cual es contraria a la razón del desarrollo humano. En el capitalismo el trabajo se realiza bajo la exclusiva y estricta dirección y supervisión del patrón o capitalista. Los trabajadores no tienen derecho a la propiedad del fruto de su trabajo, el capitalista se apropia del excedente de trabajo generado por encima del equivalente al salario, es decir le paga al trabajador un salario equivalente al valor de su fuerza de trabajo, mas no le paga el correspondiente a todo el producto de su trabajo, el capitalista se queda con la mayor parte del fruto del trabajo. En otras palabras se enriquece a expensas de explotar al trabajador, con su inevitable secuela de pobreza, miseria y exclusión social.

En efecto, se crea un conflicto entre las aspiraciones de una mayor ganancia y rentabilidad del capitalista, versus las aspiraciones de mayor calidad de vida y bienestar del trabajador, expresando una contradicción imposible de resolver dentro de un marco capitalista de producción.

Hoy más que nunca se hace necesaria la abolición de la propiedad privada sobre los medios de producción fundamentales, lo que hará posible transformar las relaciones personales, contaminadas por el interés mercantil, en relaciones personales desinteresadas, basadas en los principios de solidaridad y cooperación. El ser humano sólo puede alcanzar su plenitud individual, a través de una actividad productividad con significado social, con alcance comunitario y de impacto para su desarrollo integral, nunca podrá sentirse pleno sin la certeza de que su actividad productiva le es ajena y no le pertenece.

Con el devenir del tiempo desde los años setenta, han surgido cambios en los paradigmas del conocimiento y con ellos el desarrollo de un nuevo método de aplicación, en el cual se han generado amplios cambios de culturas que llevaron a nuevos teorizaciones de los modelos socio-económicos. La presente investigación se encuentra enmarcada dentro de un ambiente en donde se despliegan los nuevos modelos económicos implementados por los países relativos al desarrollo económico y a la creación de las nuevas herramientas a utilizar en la ejecución de sus planes o proyectos de modo que permitan un impulso local en las comunidades.

Bajo esta concepción de nuevos modelos de desarrollo emerge el tema de gran relevancia como lo es referente a las Empresas de Producción Social debido que a través de ellas se le puede suministrar poder a la comunidad para que pueda solucionar sus problemas, y de esta manera hacer llegar las políticas implementadas por el Estado Central a toda la población, siendo esta, la organización base de esta estructura, para así lograr los avances que permitan solucionar las necesidades de cada sector, a través de la participación y la corresponsabilidad en la ejecución de proyectos, entre el Estado y la población.

En Venezuela existe una inevitable búsqueda de nuevas fórmulas organizativas por parte de las comunidades para hacer frente y protegerse de la incertidumbre y turbulencia del capitalismo, en los últimos tiempos, ha surgido un interés por analizar las Empresas de Producción Social, en lo sucesivo (EPS), las cuales según Álvarez, V. y Rodríguez, D. (2008) son "… la célula fundamental de un nuevo tejido productivo que opera guiado por los principios de solidaridad, cooperación, complementación, reciprocidad y sustentabilidad."

Desde de este enunciado, debemos considerar la necesidad de construir nuevas relaciones sociales de producción, para avanzar desde unas relaciones capitalistas, al nuevo modelo de producción, colectivista, solidario, endógeno, ecológico, sustentable y en armonía con el ambiente, en definitiva socialista.

Es por eso que las empresas del Estado deben abandonar su carácter capitalista. Las Empresas de Producción Social (EPS), las Unidades de Producción Socialista (UPS) y las Empresas Productivas Comunitarias (EPC), las cooperativas de propiedad social o comunal, deben ir configurando la espina dorsal del nuevo modelo productivo nacional.

Los sistemas locales de empresas de producción social, juegan un papel relevante en los procesos de crecimientos y cambios estructurales en los territorios, dado que, impulsan la formación de externalidades y, por lo tanto, rendimientos crecientes y desarrollo económico. Además, las iniciativas locales se han convertido en una de las formas preferentes de las políticas de desarrollo actuales, fortaleciendo los factores de hechos técnicos y de organización social de los procesos económicos y estructurales del territorio.

En relación a esto, señala Porter (1999) que: "existe la convicción de que el sistema de producción no se puede considerar separadamente de las características locales y de los factores humanos que contribuyen a su realización." Esto refuerza el reconocimiento de que el sistema productivo y el mercado de trabajo son locales con tendencia a ubicarse en la misma zona geográfica.

Se presume con este concepto, poner énfasis en el elemento territorial del desarrollo industrial, dado que en áreas concretas se localizan fenómenos de relaciones interindustriales altamente densificadas, las cuales presentan oportunidades para un mayor desempeño en las empresas involucradas.

En estas discusiones teóricas – pragmáticas en referencia al desarrollo, se ponen en manifiesto al desarrollo endógeno como elemento de partida al desarrollo local, el cual corresponde al eficiente funcionamiento de un nuevo Estado con la responsabilidad de la defensa y promoción de los altos intereses nacionales y sociales, así como de impulsar y consolidar el desencadenamiento de las energías además de las potencialidades de toda la sociedad y canalizarlas hacia la aceleración del desarrollo nacional (Utria,2002).

De igual manera, el desarrollo endógeno a partir de la Constitución Bolivariana de Venezuela y el Plan de la Nación 2001 – 2007, es el conjunto de propuestas y acciones político – económicas nacionales, diseñadas "desde, para y por dentro", con el objeto de estructurar redes orgánicas de núcleos endógenos de desarrollo. Estos núcleos, que son proyectos igualitarios de vida local sostenible, se organizan funcionalmente y se ordenan en un territorio.

En este sentido, los elementos de realce para esta investigación se determinan a partir del desarrollo del Proyecto Nacional Simón Bolívar Primer Plan Socialista, enmarcado en el desarrollo económico y social de la nación. 2007-2013, donde se busca en el enfoque económico pensado bajo un modelo productivo socialista, que establece básicamente a las Empresas de Producción Social como el germen y camino hacia el socialismo del siglo XXI.

Asimismo cabe destacar, que para transformar las relaciones sociales de producción predominantes en el país, el actual gobierno ha decidido promover las Empresas de Producción Social (EPS). Asimismo, se espera que a través de la multiplicación de las Empresas de Producción Social a lo largo y ancho del territorio nacional se avance hacia el desarrollo integral de las personas, el desarrollo equilibrado de los diferentes sectores económicos, así como también el desarrollo socio-productiva, armónico y proporcional de una determinada comunidad.

Un pueblo trabajador organizado, es la clave para la transformación del capitalismo rentista venezolano a una economía social, popular, comunitaria y productiva, capaz de transformar los abundantes recursos que posee Venezuela, con el fin de producir bienes y servicios dirigidos a satisfacer las necesidades de la comunidad, erradicar la pobreza, mejorando la calidad de las comunidades con un alto índice de desarrollo humano.

Concepto y definición de las empresas de producción social

En principio se corresponde exteriorizar definiciones específicas de las Empresas de Producción Social, ya que comenzando con esta perspectiva se puede ir señalando las objetivos y primordiales rasgos especiales de estas empresa, no como figuras jurídicas sino como un modelo único de un nuevo sistema económico en construcción a partir de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, dentro del conjunto de normas, del Plan Nacional y del nuevo marco legal que las especifica.

Dentro de estas definiciones de empresas de producción social, está la aportada en el decreto 3.895 desarrollo endógeno y empresas de producción social del 12 de septiembre de 2005, en el cual se puntualiza a éstas de la siguiente manera: "las empresas de producción social son unidades productivas comunitarias que tienen como objetivo fundamental generar bienes y servicios que satisfagan las necesidades básicas y esenciales de las comunidades y su entorno (alimentación, vestimenta, vivienda, educación y salud) a través del trabajo digno de hombres y mujeres".

De acuerdo a Mas Herrera (2007), las empresas de producción social son: "entidades completas, cuya misión se fundamenta en la formulación e implementación de nuevas formas de producción social eficientes y eficaces, acompañadas de procesos de distribución de beneficios con justicia, equidad y reciprocidad entre toda la comunidad que participe; a través de la utilización de técnicas propias y tecnología de vanguardia, en el contexto del socialismo bolivariano de Venezuela".

Entre otras enunciaciones de empresas de producción social, tenemos que: son entidades económicas dedicadas a la producción de bienes o servicios en las cuales el trabajo tiene significado propio, no alienado y auténtico, no existe discriminación social en el trabajo y de ningún tipo de trabajo, no existen privilegios en el trabajo asociados a la posición jerárquica, con igualdad sustantiva entre sus integrantes, basadas en una planificación participativa y protagónica y bajo régimen de propiedad estatal, propiedad colectiva o la combinación de ambas.

1.1.- Características de las EPS

Dentro de este recorrido saltan a la vista los siguientes rasgos característicos de las empresas de producción social:

• La Propiedad es Colectiva,

• Su Objetivo es Generar puestos de trabajo estables,

• La producción está fundamentada en la solidaridad, la cooperación, la complementariedad, reciprocidad y la sustentabilidad,

• El trabajador tiene un compromiso social y procura su desarrollo integral,

• La producción se destina a satisfacer las necesidades básicas y esenciales de la colectividad,

• Desarrollan las cadenas productivas, incorporando valor agregado nacional (REDES PRODUCTIVAS),

• Mantienen precios de ventas solidarios en sus productos y servicios,

• Impulsan la desconcentración territorial y, la descentralización económica.

• Operan en forma armónica con el medio ambiente

• La remuneración de los trabajadores se realiza bajo el criterio del aporte de trabajo que cada quien realice.

  • Reinversión de sus excedentes en la producción social, no en la generación de lucro.

  • No existe forma jurídica preestablecida, puede ser una sociedad mercantil en sus diversas formas, también una sociedad civil e incluso una cooperativa.

1.2.-Misión y Visión de las EPS

De acuerdo al modelo venezolano, las EPS están orientadas a producir obras, bienes y servicios en las cuales el trabajo tiene significado propio y auténtico. No debe existir discriminación en el trabajo, Ni privilegios según la jerarquía, debe existir igualdad entre sus integrantes, basadas en una proyección recíproca y protagónica y de régimen de propiedad estatal o colectiva.

Las mismas requieren dentro de su planificación estratégica de la misión y la visión según el propósito de su creación, pero siempre fundamentado en el nuevo modelo social y dirigidas a:

• Impulsar la economía popular y alternativa.

• Generar bienes y servicios que satisfagan necesidades.

• Producir beneficios colectivos.

• Reinvertir sus excedentes en la producción social, la ganancia será repartida entre sus integrantes y en la inversión de tecnología y desarrollo.

• Los Precios de venta serán solidarios respecto a sus productos y servicios; sin establecer los precios que rigen las leyes de mercado.

1.3.- Tipos de Empresas de Producción Social

Es importante enfatizar que las empresas de producción social se dividen en tres tipos como son:

  • Según su objeto: EPS de Producción; EPS de Servicio y EPS de Comercialización.

  • Según la naturaleza del Capital: EPS de Capital Estatal, EPS de Capital Privado, EPS de Capital Mixto y EPS de Capital Comunitario.

  • Según su tamaño: Unidades de producción comunitaria, Unidades de servicio comunitarios o Unidades de Comercialización comunitario.

- Producción Comunitaria: son aquellas emplazadas hacia la producción de bienes o insumos para las industrias básicas, petroleras o mineras; en dicha esta clasificación pueden ser incluidas empresas agropecuarias.

-Comercialización Comunitaria: están comisionadas para distribuir y comercializar los bienes producidos, garantizando los bajos costos de la cadena productiva, ejemplo de ellas son las empresas del sector terciario.

-Servicios Comunitarios: Están dedicadas a la prestación de servicios tales como: agua, electricidad, telecomunicaciones, recolección de residuos, comedores y lavanderías populares, alimentación, y seguridad, entre otros, dentro de la comunidad.

1.4.- Estructura Jurídicas de las EPS

En el Estado actual, existen empresas privadas con sus distintas figuras jurídicas, las cuales son Compañías o Sociedades Anónimas (C.A. o S.A.). Hasta ahora, no se sabe cuál debe ser la denominación jurídica de las EPS. En esta controversia, para El Troudi y Monedero (2008), distinguen dos posibles cursos de acción:

1.- Denomina a las EPS como C.A. o S.A. esto significa que las EPS preservan las mismas prerrogativas que las empresas privadas del capitalismo.

2.- Propone la constitución de una nueva figura jurídica: las EPS, esta figura es la respaldada por los autores, pero la misma acarrearía modificaciones básicas en el Código de Comercio y otras leyes vigentes.

Asimismo para poder analizar la naturaleza jurídica de las empresas de producción social, debe destacarse la existencia de dos conceptos otorgados por parte del Estado, según el Decreto Nº 3.895 sobre Desarrollo endógeno y empresas de producción social de fecha 12 de septiembre de 2005), el cual dispone que:

  • Son unidades de producción comunitaria, constituida bajo la figura jurídica que corresponda, tiene como objetivo fundamental generar bienes y servidos que satisfagan las necesidades básicas y esenciales de la comunidad y su entorno, Incorporando hombres y mujeres de las misiones, privilegiando los valores de solidaridad, cooperación, complementariedad, reciprocidad, equidad y sustentabilidad, ante el valor de rentabilidad o de ganancia.

Y el concepto señalado por el Instrumento Normativo Interno sobre la Promoción, Funcionamiento y Fiscalización de las Empresas de Producción Social (EPS), dictado por el Ministerio de Industrias Básicas y Minería de fecha del 20 de junio de 2006 publicado en la Gaceta Oficial Nº 38.462 de la República Bolivariana que dispone que:

  • Las Empresas de Producción social (EPS) asumirán compromisos que generen beneficios en las comunidades en que se desenvuelven.

Al analizar los dos conceptos de Empresas de Producción Social, se observa que sus elementos característicos son la igualdad y la solidaridad; ahora bien, sin la existencia de un basamento jurídico será muy difícil construirla, tomando en cuenta las figuras previamente señaladas. Hasta los momentos, la herramienta regidora existente de las empresas de producción social, más completo, es el Decreto Nº 3.895, pero el mismo presenta imprecisiones; más aún, cuando su campo de aplicación se limitó durante mucho tiempo a las industrias básicas, mineras y petroleras.

1.5.- Basamento Jurídico de las EPS

En el marco de la ley, no existe basamento jurídicos alguno de carácter general, que respalden a las EPS, las mismas particularmente están reguladas de modo constitucional y sub legal; sin embargo en el ámbito constitucional, se desarrollan bajo los principios del Sistema Socioeconómico, como son: Justicia social, eficiencia, libre competencia, productividad y solidaridad, establecidos en el Articulo 299 CRBV y en lo referente a la Protección y Promoción de la pequeña y mediana empresa, en el artículo 308 de la CRBV

Pero sobre otros detalles adicionales, es necesaria su regulación de un modo más concreto, dado que no pueden confundirse, o considerarse iguales a las cooperativas, ya que tienen un fin mercantil, aspecto no presente en esta figura.

Existen diversas iniciativas destinadas a promover un nuevo modelo de unidad productiva en el país, colmadas de buenas intenciones y no despreciables resultados, sin embargo no existe de manera formal un documento que sirva de guía tanto para los diferentes órganos del Estado, como para las mismas comunidades de cómo deben conformarse y gestionarse estas innovadoras empresas.

1.6.- La responsabilidad social empresarial de las EPS

Desde mediados del Siglo XX se consideraba que las empresas debían tomar en cuenta las consecuencias sociales de sus decisiones. A partir de los años 70, la responsabilidad social empresarial se convirtió en una forma de gestión empresarial y durante los 80 se integra el discurso socialmente responsable a la dirección estratégica por medio de la teoría de los grupos de interés. A partir de los 90´s la responsabilidad social comienza a atravesar las diferentes áreas de las organizaciones.

En la actualidad la responsabilidad social empresarial es vista como una herramienta de integración para las estrategia de toda empresa, hacia la justificación del conjunto de políticas y prácticas que incurran en la labor de las organizaciones y en las que se tomen en consideración temas como la ética empresarial, el ambiente laboral, el compromiso con la comunidad, el correcto manejo de aspectos medio ambientales, entre otros, de forma que se corresponda con las expectativas de los relacionados con cada organización.

La responsabilidad social empresarial se entiende según Sáez, como: "un enfoque equilibrado con el que las organizaciones abordan temas económicos, sociales y ambientales de manera tal que beneficie a las personas, las comunidades y la sociedad , responsabilidad social es cumplir integralmente con la finalidad de la empresa en sus dimensiones económica, social y ambiental en sus contextos interno y externo".

Por lo tanto se debe consentir a la responsabilidad social empresarial de modo integral, a partir del concepto de que toda empresa es un sistema complejo de relaciones que promueva diversas formas de cooperación en sus distintas relaciones relevantes. Que integre las obligaciones de la empresa en todas sus interacciones. La responsabilidad corresponde entonces, a la pregunta por las consecuencias previsibles de las decisiones y pide hacerse cargo de la forja del propio destino, en cuanto esto es posible.

Partiendo de todo lo expuesto, se considera la necesidad de construir nuevas relaciones sociales de producción, para avanzar desde unas relaciones capitalistas, al nuevo modelo de producción, colectivista, solidario, endógeno, ecológico, sustentable y en armonía con el ambiente, en definitiva socialista.

Las empresas del Estado deben abandonar su carácter capitalista para ir configurando la espina dorsal del nuevo modelo productivo nacional.

La socialización de la propiedad y de las ganancias, el sentido nacional y popular de la producción, industrialización desde dentro hacia determinados mercados internos y externos, la inserción dinámica en la economía, la seguridad y soberanía alimentaria, la innovación y producción tecnológica, la autogestión etc. deben ser los ejes estratégicos del desarrollo del nuevo modelo, partiendo de la unidad básica organizativa, política y productiva; es decir, desde de las comunidades.

1.7.- Rol de las Empresas de Producción Social en el desarrollo endógeno del territorial venezolano

El desarrollo local y su puesta en práctica requieren de cambios en la lógica de actuación de los agentes locales y de las instituciones territoriales. El reconocimiento de las potencialidades endógenas, la construcción de un entorno favorable que promueva el fomento de emprendedores locales que puedan dinamizar cada una de las regiones, es uno de los objetivos del Proyecto Político Nacional Venezolano.

En este concepto nacen las empresas de producción social (EPS), como instrumento para organizar y realizar un proceso de integración entre el proceso productivo y la acción de la comunidad, lo cual ayudará en desarrollo de estas, generando mejores condiciones de vida dentro de las comunidades venezolanas. Las bases de las políticas de la construcción de una nueva estructura económica y social incluyente y la nuevas relaciones productivas de la comunidad a través de las EPS, están contenidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela del año 1999, en el proyecto político nacional (CRBV) y las Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y social 2008 -2013 (PNSB)

Es necesario entender que la promoción de las nuevas EPS, no puede ser una responsabilidad estrictamente del gobierno. Las mismas, que han sido creadas previamente gracias al apoyo público, deben retribuir a la sociedad ese apoyo a través de su respaldo a la creación de nuevas y mejores Empresas de Producción Social, de igual forma El Troudi, H. y Monedero, J. (2006) afirman que las comunidades son espacios que:

"...pueden impulsar las empresas de producción social desde el especial conocimiento que tienen de su comunidad y de sus necesidades".

La crisis económica del desplome mundial de los precios petroleros y la polarización política de 2001-2002, dificultó la búsqueda de una nueva vía de desarrollo. Luego del fracaso del paro petrolero y con los crecientes recursos petroleros, se colocó en el centro político la prioridad de los programas sociales y se inició la búsqueda de mecanismos para fomentar un desarrollo sustentable, basado en la creación de una sociedad más igualitaria. Es a partir de momento que se observa el desarrollo endógeno, como instrumento del camino al socialismo del siglo XXI.

Actualmente en Venezuela existe una inevitable búsqueda de nuevas fórmulas organizativas por parte de las comunidades para hacer frente y protegerse de la creciente incertidumbre y turbulencia del entorno, en los últimos tiempos, ha surgido un interés por considerar las Empresas de Producción Social, las cuales según Álvarez, V. y Rodríguez, D. (2008) son "… la célula fundamental de un nuevo tejido productivo que opera guiado por los principios de solidaridad, cooperación, complementación, reciprocidad y sustentabilidad."

De allí, se espera que a través de la multiplicación de las Empresas de Producción Social a lo largo y ancho del territorio nacional se avance hacia el crecimiento integral de las personas, el incremento equilibrado de los diferentes sectores económicos, así como también el adelanto armónico y proporcional de las regiones.

En este orden de ideas, el presidente Hugo Rafael Chávez Frías desde el año 1998, ha venido desarrollando una serie de políticas orientadas hacia la transformación sostenida social y económicamente del país, una de esas políticas es el auge y afianzamiento del desarrollo endógeno. (CIARA; 2004).

Desarrollo Endógeno

Desarrollo endógeno, significa desarrollo desde adentro. Es un modelo económico y social en el que las comunidades desarrollan sus propias propuestas. Es decir, el liderazgo y las decisiones parten desde adentro de la comunidad misma. Al respecto, Gabaldón; A. (2005), define el desarrollo endógeno como "…un conjunto de acciones y fuerzas, que atacan y resuelven tanto las interacciones entre los elementos del sistema real como las interacciones de éste con el entorno." Esto implica que se deben inhibir las relaciones de dependencia y subdesarrollo, y sustituirlos por otros componentes de soberanía y desarrollo.

En este sentido Vázquez Barquero (2009) sostiene que:

…el desarrollo endógeno persigue satisfacer las necesidades y demandas de una población local a través de la participación activa de la comunidad local en la división internacional o nacional del trabajo como de lograr el bienestar económico, social y cultural de la comunidad local en su conjunto. La estrategia de desarrollo se propone, por tanto, además de desarrollar los aspectos productivos (agrarios, industriales, de servicios), potenciar también las dimensiones sociales y culturales que afectan al bienestar de la sociedad. Ello conduce a diferentes senderos de desarrollo, según sean las características y capacidades de cada economía y sociedad local.

De acuerdo con lo anterior, el desarrollo endógeno es visto como una forma de llevar adelante la transformación social, cultural y económica de la sociedad, basado en la rescate de las tradiciones, el respeto al ambiente y las relaciones equitativas de producción, que permita la transformación de los recursos; es darle poder a las comunidades para que desarrollen las áreas agrícolas, industriales y turísticas, e igualmente, incorporar a los ciudadanos excluidos del sistema educativo, económico y social, además implica la construcción de redes productivas donde todos se encuentren en igualdad de condiciones.

Es un modelo socioeconómico propuesto por el Ejecutivo Nacional, con el que se pretende la incorporación de las comunidades rurales a los procesos productivos que aprovechan racionalmente los recursos y potencialidades locales, y que permiten la generación de bienes y servicios, a fin de multiplicar las oportunidades de empleo y garantizar el bienestar social, todo ello sin descuidar la preservación del medio ambiente y poniendo al servicio de la población toda la infraestructura del Estado para generar bienes y servicios.

El desarrollo endógeno, es una opción estratégica para avanzar en la fórmula de un enfoque distinto del neoliberalismo. En el cual se da especial importancia a los recursos productivos como el trabajo, la tierra, los recursos naturales y la tecnología; partiendo de las potencialidades propias de cada región puede y debe inquirir nuevas formas de inclusión en un contenido nacional difícil pero no impenetrable. Se observa entonces que el desarrollo endógeno es un proceso en que lo social se integra a lo económico y a lo ecológico. Según Gaceta Oficial del jueves 30 de diciembre de 1999, N° 36.860. Esta integración ocurre de tres maneras:

2.1.- La integración económica

Es a través de esta, que las EPS con su sistema de producción permiten a la comunidad usar, eficientemente, los factores productivos y alcanzar los niveles de productividad.

2.2.- La integración sociocultural

Es la forma de unificar los actores económicos (EPS), y sociales (comunidad), con las instituciones locales, formando un sistema de relaciones que incorporan los valores de la sociedad al proceso de desarrollo.

2.3.- La integración política

Indudablemente se logra mediante iniciativas de la comunidad y permite crear un entorno local que estimula la producción y favorece el desarrollo sostenible.

El concepto de desarrollo endógeno comprende los derechos humanos fundamentales como principal objetivo, de manera que se tome al ser humano en su totalidad. Pero, además, busca que los hombres se capaciten para:

• Alcanzar el desarrollo personal y comunitario

• Transformar sus propios recursos para producir nuevas fuentes de empleo

• Interactuar con la naturaleza y la tecnología

• Preservar el medio ambiente y aprovecharlo correctamente

• Desarrollar sus regiones

• Elevar la calidad de vida

2.4.- Objetivos del desarrollo endógeno

El modelo de desarrollo endógeno está dirigido a fomentar y establecer una sociedad capaz de contener en si misma los modos y medios de producción necesarios para cubrir la necesidades básicas de las personas que la integran, mediante la implementación de una serie de estrategias endogenizadoras que influyan lo cultural, lo económico, lo educacional y el uso e invención de tecnología. Dentro de sus objetivos principales están:

  • Promover, garantizar y fomentar el desarrollo armónico y coherente de las políticas, planes y proyectos del Ejecutivo Nacional, para el desarrollo endógeno, la economía comunal, colectivos y solidarios

  • Coordinar acciones con los demás organismos del Poder Público, directa o indirectamente vinculados a los objetivos del Fondo, en especial con aquellos cuyas competencias sean necesarias para garantizar la profundización y consolidación del desarrollo endógeno.

  • Promover la formación y asistencia a las organizaciones de la economía comunal y solidaria, afianzar su desarrollo y consolidación como base fundamental del sistema económico nacional.

  • Promover el uso eficiente y responsable de los recursos que se otorguen para el financiamiento de planes y proyectos para el desarrollo endógeno.

  • Promover y contribuir con la capacitación y formación de las organizaciones de la comunidad y de la economía solidaria, impulsando su participación corresponsable en los planes y proyectos de desarrollo endógeno, así como en la contraloría social responsable.

  • Financiar planes y proyectos destinados a fortalecer la estructura y la capacidad productiva nacional, a través de organizaciones de la comunidad y de la economía comunal y solidaria, en concordancia con las políticas y planes que dicte el Ejecutivo Nacional sobre la materia.

El desarrollo endógeno sustentado en las capacidades y potencialidades locales, posibilita el control local, la toma local de decisiones y la retención local de beneficios (culturales, económicos, educativos, sociales). De esta forma, es una ventana de oportunidad para la generación de capacidades en las comunidades que van mucho más allá de las económicas.

2.5,- Estrategias del desarrollo endógeno

El desarrollo endógeno como estrategia se constituye en una acción compartida que fluye a través de organizaciones, instituciones, cultura y medios existentes para dar forma y organicidad, plenos de sentido y significado particular, a la vida, en fin y estrategia al mismo tiempo. A lo anterior, María Mas H; (2006), expresa que: "Llegado a ese punto, donde la acción humana materializa sus fines imaginados, de inmediato, es sustituida por una nueva imagen que impone una nueva noción de Desarrollo".

Para llevar adelante dicho proceso, es fundamental la participación de los agentes, sectores y fuerzas que interactúan dentro de los limites de un territorio determinado, los cuales deben contar con un proyecto común que combine: la generación de crecimiento económico, equidad, cambio social y cultural, sustentabilidad ecológica, enfoque de género, calidad y equilibrio espacial y territorial, con la finalidad de elevar la calidad de vida y el bienestar de sus pobladores.

Es por ello que en la medida que la estrategia del Desarrollo Endógeno potencie y acelere las capacidades endogenizadoras, se generará según María Mas H. (2006).

…un efecto dómino cuyos frutos permearán, a través de todas las dimensiones y espacios de la sociedad y de sus constituyentes básicos, sean estos: económicos, éticos, culturales, políticos, tecnológicos, ambientales o de cualquier otra índole, lo que redundará en el logro de los fines esperados. No es posible perder de vista que más allá de una eficiente planificación y administración de la Estrategia de Desarrollo Endógeno, si los fines son mediocres, el Desarrollo Endógeno como futuro alcanzable sufrirá de la misma mediocridad.

El concepto fundamental de Desarrollo es entonces formulado en los siguientes términos: en el despliegue del quehacer social en armonía con su entorno, entendiendo por entorno al espacio de relaciones espaciales, materiales, culturales, políticas y económicas en donde el hombre construye sentido colectivo.

Lo anterior implica que el desarrollo de una comunidad nace de ella misma, de cómo se organice y ejerza sus derechos constitucionales y de cómo proponga proyectos y planes que le permitan lograr un crecimiento sustentable aprovechando sus ventajas competitivas, y lo más importante radica que las comunidades expongan sus ideas de modo que estas puedan ser llevadas a consideración para ser ejecutadas en un momento determinado, para así lograr un bien para el colectivo y sus habitantes.

Conclusión

Tomando en cuenta el contexto expuesto, se concluye que conviene imperiosamente impulsar un nuevo modelo productivo, el mismo debe ser interpretado y concebido en su justa dimensión, es decir, no se trata de profundizar la dependencia del pueblo venezolano de la extracción y comercialización en el ámbito mundial de los hidrocarburos y sus derivados, sino que, por el contrario, se debe aprovechar en el momento actual ese potencial energético para ir sentando las bases de ese Modelo de Propiedad y Producción, lo que requiere mayores niveles de conciencia y exigencia en cuanto a la orientación y el uso eficiente de los recursos disponibles, donde la política de promoción y desarrollo de las Empresas de Producción Social se convierte en un elemento fundamental para derribar la idea que pretende encerrar todo entre Estado y Mercado, evitando en el fondo el desarrollo del poder popular y la generación de un nuevo tejido social que ejerza en el plano productivo un verdadero control social.

En este sentido, las Empresas de Producción Social como unidad socio-productiva generadora de riqueza de la producción, según planteaba Marx (1857): "…el dominio del capital sobre la sociedad sólo puede ser vencido por un orden reproductivo exitoso en lo material y gratificante en lo humano que asuma todas las funciones metabólicas vitales de ese modo de control sin contradicciones".

Lo cual representa, que deben ser o convertirse en las herramientas fundamentales para sentar las bases de ese nuevo modelo productivo, en el que el pueblo y los trabajadores organizados y conscientes, ejerzan un verdadero control social sobre el sistema económico a construir.

Hoy más que nunca y en concordancia con el surgimiento del nuevo proceso político democrático, protagónico, participativo e incluyente que conllevan a proponer en la población un cambio destinado a la creación de nuevos modelos y prácticas económicas, donde las relaciones de producción se den entre libres asociados, donde no exista forma de explotación alguna, donde los trabajadores sean dueños de los medios de producción, se plantea la idea de la consolidación de un Modelo Productivo Socialista Endógeno como la base económica del socialismo del siglo XXI, el cual tenga como ideas fundamentales romper con la alienación, expandir la economía social cambiando el modelo de apropiación y distribución de excedentes, consolidar el carácter endógeno de la economía, que permitan darle poder al pueblo representado en organizaciones comunitarias, así como también la participación eficiente del Estado en la economía.

Basados en lo anterior, se considera la necesidad de construir nuevas relaciones sociales de producción, para avanzar desde unas relaciones capitalistas, al nuevo modelo de producción, colectivista, solidario, endógeno, ecológico, sustentable y en armonía con el ambiente, en definitiva socialista. Las empresas del Estado deben abandonar su carácter capitalista, para ir configurando la espina dorsal del nuevo modelo productivo nacional, que desarrolle una mejor calidad de vida a las comunidades.

Los ejes estratégicos del desarrollo del nuevo modelo, deben ser: la socialización de la propiedad y de las ganancias, el sentido nacional y popular de la producción, industrialización desde dentro hacia determinados mercados internos y externos, la inserción dinámica en la economía, la seguridad y soberanía alimentaria, la innovación y producción tecnológica, la autogestión, entre otros, partiendo de la unidad básica organizativa, política y productiva; es decir, desde de los consejos comunales, sus niveles superiores de organización, y demás Consejos del Poder Popular .

Ahora bien, el principio regulador de la EPS, debe ser el impulso de una economía socialista, solidaria, incluyente y humanista cimentada en la promoción de nuevas relaciones de producción orientadas al desarrollo endógeno, entendiendo este, como el apoyo al desarrollo técnico de empresas nacionales no privadas.

Se observa entonces que existen diversas iniciativas de promover un nuevo modelo de unidad productiva en el país, colmadas de buenas intenciones y no despreciables resultados, sin embargo no existe de manera formal un documento que sirva de guía tanto para los diferentes órganos del Estado, como para las mismas comunidades de cómo deben conformarse y gestionarse estas innovadoras empresas.

No existe basamento jurídicos alguno dentro del marco de la ley, de carácter general, que respalden a las EPS, las mismas particularmente están reguladas de modo constitucional y sub legal; sin embargo en el ámbito constitucional, Se desarrollan bajo los principios del Sistema Socioeconómico.

El fundamento de este ámbito del poder es la erradicación de las brechas sociales y garantizar a los excluidos el acceso a los servicios básicos y con dignidad, que les permita su plena realización como ciudadanos y ciudadanas en la sociedad, para esto es que se debe dar más potestad y dotar de capacidad de gestión a los diversos comités que hacen parte de los consejos y que deben intervenir en la superación de las desigualdades sociales. Serán espacios donde el poder se manifieste sin dominantes y dominados, sin soberbias e individualismos, sin egoísmos y donde el individuo funcione en armonía con el colectivo.

Referencias bibliográficas

Libros:

Álvarez, V. y Rodríguez, d. (2008). Guía teórico practica para la creación de empresas de producción social. Caracas:

Más H, M Aria (2006). Desarrollo endógeno, Cooperación y Competencia.

Artículos o revistas:

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Administracion y Finanzas

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda