Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La intervención de la EEUU y la integración de América Latina como problema y solución




INTRODUCCIÓN

El título de este libro se llama La intervención de la EEUU y la integración de América Latina como problema y solución. El mismo está integrado por textos políticos que se pueden dividir según su temática en dos grandes temas.

Que son aquellos dedicados a la patria grande latinoamericana y a la patria chic a uruguaya. Hay una relación dialéctica entre una y otra. Dado que la cuestión que las une y que tiene como objetivo es la cuestión nacional latinoamericana. Que no está desligada de la cuestión social, económica, política, comunicacional, militar, ecológica, racial, cultural y de género del continente.

Se puede decir parafraseando al título de un libro fundamental para América Latina de un autor historiador argentino, rioplatense y latinoamericano como Jorge Abelardo Ramos que, América Latina, un país. O mejor aún como lo señalaba hace tiempo el historiador uruguayo, rioplatense y latinoamericano Alberto Methol Ferré, América Latina, una nación. El sur del continente es nuestro norte para los que nos sentimos orientales y latinoamericanos y analizamos y actuamos en el mundo desde esa perspectiva como afirmaba otro gran uruguayo, rioplatense y latinoamericano el historiador Vivían Trías. Para finalizar esta introducción al libro se puede decir que en estos tiempos de MERCOSUR, ALBA y UNASUR como afirmaba el poeta y escritor uruguayo, rioplatense y latinoamericano Mario Benedetti, El Sur también existe.

EL "CORAZÓN TERRESTRE" DE MAKINDER y su aplicación en AMÉRICA DEL SUR

INTRODUCCIÓN

Este trabajo tiene como finalidad identificar aquella área especial dentro del continente Sudamericano, que ha sido definida como el Heartland. Para después analizar la función geopolítica que históricamente, este ha cumplido y que cumple en el proceso de integración sudamericano.

Por último, se toma como base principal el desarrollo de este trabajo, la tesis del geopolítico inglés Mackinder, respecto al corazón terrestre (Heartland).-

EL "CORAZÓN TERRESTRE" de MAKINDER y su APLICACIÓN en Sud-América.

La tesis del "HEARTLAND" de MAKINDER.

Primeramente es necesario detallar en una forma resumida el concepto Tierra Corazón de Makinder , para tener una mayor compresión conceptual. Cuando se aplique a la realidad de nuestro continente Sudamericano. Para el Geopolítico Ingles, el Heartland se caracterizaría por ser:

a) Regiones Interiores del Continente. b) Se caracterizarían por ser Compactas y Aisladas. c) Ocupan importantes Espacios Centrales que tienen una posición estratégica. d) Contienen recursos para Industrias y pueden c onformar poblaciones numerosas. e) Compiten con las Áreas de la Costa.

El Heartland Sudamericano.

En lo que respecta a nuestro Continente Sudamericano, mirándolo desde una perspectiva Geopolítica, se puede diferenciar según Mario Travassos, Tres Regiones fundamentales. La primera región la conformarían los países del Espinazo Andino, la segunda, La Cuenca del Amazonas y la tercera, La Cuenca del Río de la Plata. Estas dos últimas están recostadas hacia el Atlántico.

Entre todos los países que conforman las tres regiones señaladas, hay un solo país que se interconecta con los tres. Es país es Bolivia, que es el Corazón Terrestre de América Latina, por su posición que ocupa en el Continente.

Desde ese país, se conforma el Hertland que se le ha dado en llamar el Triángulo de Charcas. Que lo integran las poblaciones de Sucre, Coch abamba y Santa Cruz de la Sierra. El Heartland de Charcas se caracteriza por:a) Tener grandes Recursos Naturales. b) Un Clima Templado c) Inmune al Ataque Marítimo. d) Un gran desarrollo de las comunicaciones Aéreas y Terrestres. e) Un gran desarrollo poblacional en Santa Cruz de la Sierra. La importancia que tiene esta zona, lleva al profesor Lewis Tambs, a decir que: 1) Quién rige Santa Cruz domina Charcas! 2) Quién rige Charcas domina el Hertland!.3) Quién rige el Heartland domina Sudamérica!

Función Geopolítica del Triángulo de Charcas.

El hecho de que Santa Cruz y el Triángulo de Charcas en sí, estén enmarcados en el territorio boliviano. No ha hecho que este país, jugara un papel de liderazgo en el Continente Sudamericano Esto ha sido debido mirándolo geopolíticamente, a la superficialidad de la demarcación geográfica de ese país desde su fundación. Esto ha generado un dislocamiento interno del territorio, que está sometido a la mediterraneidad y el aislamiento. Unido a esto, se encuentra el problema fronterizo, que el geopolítico Alipio Valencia Vega hace referencia diciendo: La frontera activa se encuentra mucho más al interior que la política y por eso precisamente, existe siempre latente el peligro de que las zonas fronterizas interiores de Bolivia, se convertían en cualquier momento, en el Espacio Vital de los países vecinos, tentándolos hacia la conquista y la depredación.

En resumen, este no dominio de los bolivianos de su propio espacio territorial en toda dimensión, históricamente ha llevado a que el triángulo de Charcas obrara en contra de sus intereses nacionales y en cambio sea ambicionado por los argentinos y brasileros, (agrego las transnacionales).

Que teniendo en cuenta que la geopolítica enseña que los espacios nacionales vacíos, tarde o temprano son llenados por sociedades más dinámicas que terminan por imprimirle su identidad.

Partiendo de ese principio ha guiado fundamentalmente a los geopolíticos brasileños, como Mario Travassos a fines de la década del 40, a ver en el Triángulo de Charcas y en su ángulo específico, Santa Cruz, como llaves del control continental y a Bolivia como el Pivote del conflicto potencial, entre los dos gigantes sudamericanos.

Algunos años más tarde Gülbery Do C outo e Silva, extendería la dimensión de esa área pivote, para incluir además de la propia Bolivia, al Paraguay y al Sud--Oeste de Brasil. Ampliando en sí el triángulo (Cochabamba, Sucre, Santacruz), definido por Travassos y trazando en lo que dio en llamar una zona de soldadura continental, que de por sí se caracterizaba por la inestabilidad política y la contienda con otros países.

Todo esto se reflejó en crear esferas de influencia brasileñas, utilizando los accesos naturales que le eran beneficiosos, para ir llenando los espacios vacíos dejados por los bolivianos en su territorio. Además como forma de contra- balancear los intereses de la Argentina en esta zona.

En resumen, tanto la Argentina con su sueño de dominación virreinal y al Brasil con su sueño de expansión imperial, al confrontar por el dominio de la tierra corazón y por el liderazgo del continente, harían de Bolivia un continente rehén de esa rivalidad.

Generando grandes conflictos en la zona, que dada la posición que ocupa en el continente sudamericano, es una pieza esencial para la paz y el desarrollo de los pueblos.

Monografias.com

EL HEARTLAND SUD-AMERICANO Y SU PAPEL EN EL MERCOSUR

Recapitulando lo escrito, se ha visto que la rivalidad argentino-brasileña conduce sólo a la desintegración de nuestro continente. Para que haya integración, tiene que haber cosa primera un verdadero entendimiento entre los dos países grandes. Sin eso la integración es mera retórica.

Por eso, que el acuerdo firmado entre Argentina y el Brasil que conducirá en 1991 a la conformación del MERCOSUR, conjuntamente con Paraguay y el Uruguay, es un hecho altamente positivo; en el sentido que revierte una situación de lucha hegemónica entre los dos grandes del Cono Sur, que aportaba inestabilidad en el Corazón Terrestre.

Dentro de este nuevo marco, que se ha creado nuestra región del Plata, surge una pregunta ¿Qué papel ha de jugar Bolivia Contestando a esta interrogante, el Catedrático Bernardo Quaglioti de Bellis decía:

Este país, El corazón Terrestre de América del Sur, si bien es Andino, como Amazónico, por razones históricas, geográficas y económicas pertenece al Cono Sur.

Casi el 70% de su comercio se canaliza por la Cuenca del Plata.

Lo dicho por el Catedrático de Bellis, lleva a reafirmar las llamadas constantes geopolíticas; en la cual en este caso, si para que hubiera MERCOSUR es necesario una alianza entre Argentina y Brasil, dónde debe existir un verdadero equilibrio dentro y fuera de este, en relación a los otros dos grandes espacios socio-económicos: Pacto Andino y Acuerdo Amazónico.

La participación de Bolivia es fundamental, como el pivote geopolítico de América del Sur. Dado que integración y desequilibrio, genera a la larga desintegración y es lo que nos lleva a replantear la integración, pero sobre bases nuevas.

Conclusiones

Para finalizar, se puede agregar que en esta etapa de integraciones, acuerdos y convenios, que empiezan a experimentar los Países del Cono Sur, el que Heartland Sudamericano, sea sinónimo de estabilidad y desarrollo en una forma plena, se tienen que dar tres elementos importantísimos que son:

a) El dominio del espacio territorial por parte de los bolivianos! b)Acuerdos, Convenios entre los países Intermedios (URUPABOL). ! c) Entrada de Bolivia al MERCOSUR.! En relación al primer elemento, el gobierno indigenista de Evo Morales perteneciente al grupo político, llamado Movimiento al Socialismo (MAS) ha llevado adelante una política de que el estado Boliviano, tenga una participación importante en todo su espacio territorial.

Es decir que aquellas áreas estratégicas del espacio territorial boliviano dónde hay recursos naturales de ese país, esté presente asegurando la soberanía territorial.

En lo que se refiere al segundo elemento, es importante que los tres países intermedios del Cono Sur. Es decir, Uruguay, Paraguay y Bolivia, refloten el viejo acuerdo integrador como lo es el URUPABOL.

La existencia de este acuerdo generaría, un equilibrio de poderes en términos geopolíticos. Dado que la columna vertebral de la unidad Sud-Americana, es la alianza argentino brasileña.

Esta alianza es fundamental para la unidad de Sud- América, sin la presencia del URUPABOL, generaría grandes desequilibrios de poder en desmedro de los tres pequeños países, ya mencionados.

La presencia del URUPABOL, es garantía de que el delicado equilibrio en lo que se refiere a la relación del poder existente, entre la alianza argentino-brasileña y la unión de Uruguay, Paraguay y Bolivia va a evitar hegemonismo en la zona Sud- Americana.

Por último, en lo que se refiere a la entrada de Bolivia al Mercado Común del Sur (MERCOSUR) es de una gran importancia geopolítica para la integración sudamericana. Dado que si Bolivia, pasa a ser miembro pleno del MERCOSUR, el mismo ampliará su zona de influencia.

La República de Bolivia es el corazón de Sudamérica en términos de ubicación geopolítica.

Además de contar su territorio con grandes recursos naturales ambicionados por Empresas multinacionales.

Una Bolivia, con un gobierno que defienda la soberanía económica de su territorio y que practique la justicia social y racial; es un gran aporte al MERCOSUR en lo que se refiere a la integración de la zona Sud-Americana.

Después de analizar cada uno de los tres elementos para que el heartland sudamericano sea sinónimo de estabilidad y desarrollo.

Se pasara ahora a analizar la entrada de Bolivia a la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA). Este marco de integración que se inicio con la alianza de Venezuela bolivariana y la Cuba castrista fundada en el año 2004 y se fueron sumando diversos países centroamericanos.

Esto marca un salto cualitativo en la integración latinoamericana. La entrada de Bolivia al ALBA hace que se instaure una alianza de países cuyos gobiernos y lideres comparten una misma visión política e ideológica con respecto a lo que hace al status -rol del Estado nacional en relación con la esfera económica (recursos naturales) y su relacionamiento con las empresas multinacionales. Además, de la cuestión del medio ambiente, la justicia social como racial. Es decir, no solo democracia política sino la democracia s ocial, la democracia económica y la democracia cultural. Lo que se llama democracia integral.

Este planteo de democracia integral se manifiesta con más fuerza en gobiernos como el de Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Otro tema fundamental que tratan los países del ALBA al cual Bolivia está incluida. Es sobre la cuestión de la integración latinoamericana. Una integración que es integral (política, social, cultural y económica) y alternativa a las políticas de integración dependiente que ha propuesto (como el ALCA) y propone (el TLC) los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) a los países latinoamericanos.

Esto lleva a que el ALBA como alianza integradora latinoamericana tenga un componente bolivariano. Es decir, antiimperialista más particularmente anti-norte-americana. Esto se manifiesta con más fuerza con la pasada administración republicana liderada por el presidente George Bush hijo. Con respecto, a la actual administración demócrata liderada por el presidente Barack Obama.

El conflicto con los países integrantes del ALBA particularmente con los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia está aumentando. Esto se debe a que el gobierno de Colombia con el presidente Alvaro Uribe a la cabeza ha aceptado abiertamente la instalación de siete bases militares estadounidenses en su territorio nacional.

En otras palabras, los gobiernos de Colombia y de los Estados Unidos de Norteamérica firmaron un acuerdo para que tropas del ejército norteamericano se instalen en territorio colombiano. Con el argumento de luchar contra el narcotráfico y la guerrillas de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC).

Pero, este argumento es criticado por los gobernantes integrantes del ALBA particularmente el presidente de Venezuela Hugo Chávez y de Bolivia Evo Morales. Es este último que afirma a la prensa internacional que:

Las bases militares son contra los gobiernos, los presidentes y los movimientos sociales revolucionarios en Latinoamérica.

Es decir, contra los países y sus gobiernos de izquierda socialista integrantes del ALBA. Por el hecho de que los gobiernos particularmente de Bolivia, Venezuela y Ecuador llevan adelante políticas económicas desde los estados nacionales que aseguran la soberanía nacional de los recursos naturales (petróleo, gas, agua dulce, etc.) que antes controlaban empresas multinacionales de origen europeo y norteamericano mayoritariamente. Que por lo tanto chocan con los intereses del imperialismo norteamericano en el continente latinoamericano.

La lucha o la guerra por el control de los recursos naturales que abundan en la Cuenca del Río de la Plata, la Cuenca del Pacifico, la Cuenca del Amazónica y la Cuenca del Orinoco. Por parte fundamentalmente del imperialismo norteamericano que necesita de los recursos naturales para alimentar a su economía.

Esta es la base del conflicto que tienen gobiernos de Bolivia, Venezuela y Ecuador con la política hacia el continente latinoamericano de las administraciones demócratas y republicanas después de terminada la guerra fría.

La lucha de los gobiernos norteamericanos ya no es contra la intervención comunista en el continente latinoamericano (el gobierno de Jacobo Arbenz en Guatemala) o contra la aparición de nuevas cubas castristas. Como fue el caso del gobierno de la Unidad Popular liderado por el socialista Salvador Allende en Chile.

Por más que esa era la excusa para intervenir en los asuntos internos de los países cuyos gobiernos planteaban políticas nacionalistas en el área económica y de justicia social. En otros términos, planteaban la instauración de una democraci a integral para sus países (Guatemala, Cuba, Chile, Nicaragua, etc.).

En relación a este tema Noam Chomsky dice lo siguiente:

Por tanto, los intereses de EE.UU. se comprenden en términos globales. La principal amenaza a estos intereses se representa en los documentos de planificación de alto nivel como los regímenes radicales nacionalistas que responden ante las presiones populares para una mejora inmediata del bajo nivel de vida de las masas y del desarrollo de cara a las necesidades domésticas. Estas tendencias entran en conflicto con la exigencia de un clima político y económico que lleve a la inversión privada , con una repatriación adecuada de los beneficios (NSC (Consejo Nacional de Seguridad) 5432/1, 1954) y la protección de nuestras materias primas.

Lo citado demuestra que los gobiernos acusados de comunistas por los gobiernos de la EE.UU. Eran aquellos que en el llamado tercer mundo particularmente Latinoaméric a practicaban como dije anteriormente una democracia integral. Es decir, no s olo una democracia política sino una democracia social una democracia económica y una democracia cultural.

Esto llevaba a que el continente latinoamericano se rebelase contra el status -rol que le adjudicaba el imperio norteamericano de proveedor de materi as primas baratas al coloso del norte. En relación a este tema otra vez Noam Chomsky dice lo siguiente:

Al Sur se le asigna una función de servicio: suministrar recursos, mano de obra barata, mercados, oportunidades para la inversión y, en estos últimos tiempos, un lugar adonde exportar la contaminación. Durante el último medio siglo, EE.UU. ha cargado con la responsabilidad correspondiente a la protección de los intereses de las naciones satisfechas cuyo poder las sitúa por encima del resto , los ric os que habitan en paz en sus moradas a quienes se les ha de confiar el gobierno del mundo , como planteó el asunto W inston Churchill después de la Segunda Guerra Mundial.

El conflicto entre los gobiernos de izquierda (nacionalistas, socialistas, etc.) de los países latinoamericanos de rebelarse como dije contra el status -rol que le adjudica el imperialismo norteamericano de ser el continente proveedor de materias primas, mano de obra barata y mercados para sus empresas multinacionales. Este conflicto sigue aun cuando se haya caído el muro de Berlín en el año 1989 y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y demás países socialistas de Europa del Este hayan explosionado.

Los conflictos o las guerras actuales son por los recursos naturales por partes de las potencias mundiales particularmente la EE.UU. En relación a este tema Michael T. Klare nos dice lo siguiente:

Estados Unidos no es la única nación que después de la guerra fría ha pasado a conceder mayor significación estratégica a las preocupaciones de tipo económico y de seguridad de recursos. Casi todos los países más importantes vienen haciéndolo desde 1990. Aunque los rasgos principales de tal reconsideración varíen de unos lugares a otros, en conjunto estos afanes han resultado en lo q ue podríamos llamar un economicismo en las cuestiones de seguridad nacional.

Es así que, después de la derrota del sistema comunista en Europa Oriental. Las grandes potencias capitalistas, entre ellas la EE.UU. centra sus baterías en que sus empresas multinacionales controlen los recursos humanos de los países llamados del tercer mundo, incluidos los países latinoamericanos.

Esa es la base de las nuevas guerras regionales con gobiernos que defienden los intereses económicos populares. En América Latina h a estos gobiernos el imperialismo norteamericano no los califica en estos tiempos de post- guerra fría de comunistas sino de populistas radicales. En el siglo XXI los enemigos principales de los intereses norteamericanos en el continente latinoamericano son los llamados populismos radicales.

Es así que, bajo este rotulo político e ideológico caen los gobiernos de Hugo Chávez de Venezuela, Evo Morales de Bolivia y Rafael Correa de Ecuador. Es decir, son las políticas llevadas adelante por las empresas multinacionales pertenecientes a la EE.UU. y a la Unión Europea. Que quieren quedarse con todos los recursos naturales que hay en los territorios de estos países latinoamericanos.

Eso ya lo denunciaba el tres veces presidente de la República Argentina el General Juan Perón que decía en el año 1972 lo siguiente:

Finalmente deseo hacer algunas consideraciones para nuestros países del Tercer Mundo: 1º debemos cuidar nuestros recursos naturales con uñas y dientes de la voracidad de los monopolios internacionales que los buscan para alimentar un tipo absurdo de industrialización y desarrollo en los centros de alta tecnología donde rige la economía de mercado.

Lo dicho por Perón en el siglo pasado advirtiendo a los países del llamado Tercer Mundo incluido por supuesto el continente latinoamericano que cuiden sus recursos naturales de la acción rapaz de la empresas multinacionales pertenecientes a las potencias capitalistas sigue estando más vigente que nunca hoy en día. En dónde, las empresas multinacionales pertenecientes a la EE.UU. y la Unión Europea ya hace tiempo tienen ambiciones de monopolizar los recursos naturales que proliferan en la llamada Faja del Orinoco en Venezuela, en la Amazonia brasileña y en el Acuífero Guaraní en el Cono Sur del continente latinoamericano.

Ante estas acechanzas imperiales de las potencias capitalistas los países integrantes del ALBA tienen que estar más unidos que nunca. Es decir, consolidar el ALBA como proyecto de integración para la liberación y superación de la dependencia y el subdesarrollo de los países latinoamericanos.

Para eso es necesario que los países cuyos gobiernos integran el ALBA mantengan una política antiimperialista particularmente con la EE.UU. Esa política integracionista y antiimperialista se resume en el ALBA. En cual Bolivia con su gobierno indigenista liderado por el presidente Evo Morales juega un gran papel como vanguardia antiimperialista y bolivariana junto al gobierno de Hugo Chávez en Venezuela y Rafael Correa en Ecuador.

El presidente de Bolivia tiene muy claro que para consolidar la democracia integral que instauro en su país. El ALBA tiene que incorporar cada vez en su seno a mayor cantidad de países latinoamericanos. Es decir, la liberación de Bolivia del yugo imperialista particularmente el norteamericano y de la oligarquía nativa esta unido a la instauración y consolidación de la Patria Grande latinoamericana. Es como lo quería el socialista argentino Manuel Ugarte. En otras palabras, una cosa esta muy ligado a la otra. En relación a este tema, Manuel Ugarte decía lo siguiente:

Yo he creído siempre que esas veinte repúblicas tienen, no sólo el derecho sino la posibilidad de desarrollarse de una manera autónoma, salvando con su porvenir y su personalidad, las prolongaciones hispanas y los derechos de nuestra civilización en América.

Es así, entonces que las veinte repúblicas latinoamericanas pueden tener un destino de desarrollo autónomo del imperialismo de la EE.UU. y de la Unión Europea si solo conforman una civilización latinoamericana. No hay otra salida ni otro camino que la de consolidar el ALBA. La idea de que en la integración de los pueblos y gobiernos del continente latinoamericano se juega el destino de cada uno de los países que conforman el continente. Lo manifiesta de una manera muy clara el General Juan Perón en el año 1970 reflexionando sobre su experiencia como propulsor de la integración latinoamericana desde a fines de la década del 40 del siglo XX. Desde su puesto de presidente de la República Argentina llevando a la práctica la doctrina justicialista. Es así que, Perón dic e lo siguiente:

Ningún país latinoamericano se puede liberar por completo si, al mismo tiempo, no se libera el continente, y si luego el continente no se integra para consolidar su liberación. Liberarse es fácil. Consolidar esa liberación es lo difícil. ¿Por qué Porque si todo el poder sigue quedando en manos de la sinarquía, lo que se conquista se pierde muy rápido.

De lo citado, se desprende que si Bolivia quiere liberarse, lo mismo que Venezuela y Ecuador se tiene que liberar al mismo tiempo el continente latinoamericano y luego Latinoamérica. Para consolidar su liberación se tiene que integrar. Porque, según Perón, Liberarse es fácil. Consolidar la liberación es lo difícil. Dado, que si el poder s igue quedando en manos de los imperialismos de las grandes potencias capitalistas. Lo conquistado se pierde muy rápido. Por eso, la integración del continente latinoamericano y la experiencia del ALBA es fundamental. Para consolidar la liberación de las ol igarquías nativas y los imperialismos de la EE.UU. y la Unión Europea. De países repito como Bolivia, Venezuela y Ecuador.

No descarto para nada la experiencia integracionista latinoamericana de lo que es el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). Son espacios validos que hay que tener en cuenta a la hora de analizar los avances dados por los países latinoamericanos en su integración.

Teniendo claro aquella máxima del revolucionario ruso Lenin de que la política internacional es la prolongación de la lucha de clases internas. Estos procesos y experiencias integracionistas en el continente latinoamericano. Como el ALBA, el MERCOSUR y la UNASUR manifiestan políticas exteriores de los diferentes países del continente. Que pautan una correlación de fuerzas entre los pueblos y la oligarquía dentro de cada sociedad capitalista dependiente y subdesarrollada de cada país latinoamericano. Es claro que la existencia de estos espacios de integración latinoamericano marcan una correlación de clases a favor de los pueblos y de aquellos gobiernos que los interpretan. Pero, también hay que tener muy en claro la existencia de la ley del desarrollo desigual y combinado.

En el año 1972 el historiador uruguayo Vivián Trías analiza esta l ey desde la realidad latinoamericana de entonces. Es así que dice lo siguiente:

El desarrollo desigual es, sin duda, hoy más intenso que nunca. Ello apareja otras consecuencias. Largos años de balkanización han creado indudables singularidades en las repúblicas latino-americanas, aunque en el marco de problemáticas comunes. Combinar las leyes especificas de cada sociedad, con las leyes generales de la historia, es hoy esencial para elaborar cualquier esquema estratégico-táctico capaz de conducir a la victoria. Hay una revolución liberadora continental, pero no hay una sola estrategia para alcanzarla. Cada sociedad asume su propio rumbo, sigue las sinuosidades de sus propias leyes. Hay un camino chileno, hay un camino peruano, como hubo un camino cubano. Nadie podrá zafar a la ley del desarrollo desigual, nadie podrá imponer fórmulas intransigentes, nadie podrá burlar las exigencias de diversidad y pluralidad que la vida reclama imperativamente. Lo que naturalmente, no excluye ni la solidaridad, ni la confluencia en los comunes y liberadores objetivos.

De lo citado, se deduce que a diferencia de lo que se daba en América Latina a inicios de la década de los setenta del siglo XX. En donde había un modelo cubano producto de una revolución hecha a través de la lucha armada contra una sangrienta dictadura. Un modelo peruano producto de un golpe de estado de orientación izquierdista dado por las fuerzas armadas peruanas contra un gobierno oligarca y un modelo chileno producto de que una coalición de grupos de izquierda llamado Unión Popular adoptaba la vía electoral para tomar el gobierno nacional. Es decir, diferentes caminos o estrategias que pautan las propias leyes de cada sociedad latinoamericana donde se desarrollan la fuerzas políticas. Estas particularidades son producto de la balkanización que fueron sometidos los países latinoamericanos por la geopolítica imperialista inglesa y después norteamericana. En tanto hoy en día a fines del año 2009 en el siglo XXI. Se puede también hablar de un modelo venezolano producto de la revolución bolivariana encabezada por Hugo Chávez, como un modelo boliviano también producto de un proceso de cambio de raíz indigenista liderado por Evo Morales y de un modelo ecuatoriano llevado adelante por fuerzas políticas de izquierda que lidera Rafael Correa.

Estos modelos tan distintos producto de las particularidades de los diferentes procesos históricos que se dan en cada uno de los tres países. Tienen los tres modelos nombrados algo en común. Ese algo es que llegan al gobierno por la vía electoral. Es decir, por un camino pacífico. Es la relación dialéctica de lo desigual e igual de los procesos históricos en el continente latinoamericano.

Con los procesos de integración latinoamericano como el ALBA, MERCOSUR y UNASUR la balkanización que pauto el continente latinoamericano va quedando en el pasado. Esto lleva, a que América Latina hay que mirarla y analizarla desde su totalidad. Es decir, desde una óptica global. No desde el ojo de la cerradura de la patrias chicas. En relación a este tema el pensador uruguayo Enrique Rodó decía lo siguiente en el año 1913:

Yo creí siempre que en la América nuestra no era posible hablar de muchas patrias, sino de una patria grande y única; yo creí siempre que si es alta la idea de la patria, expre sión de todo lo que hay de más hondo en la sensibilidad del hombre: amor de la tierra, poesía del recuerdo, arrobamiento de la gloria, esperanzas de inmortalidad, en América, más que en ninguna parte, cabe, sin desnaturalizar esa idea, magnificarla, dilatarla; depurarla de lo que tiene de estrecho y negativo, y sublimarla por la propia virtud de lo que encierra de afirmación y de fecundo: cabe levantar, sobre la patria nacional, la patria americana, y acelerar el día en que los niños de hoy, los hombres del futuro, preguntados cuál es el nombre de su patria, no contesten con el nombre de Brasil, ni con el nombre de Chile, ni con el nombre de México, porque contesten con el nombre de América. Toda polític a internacional americana que no se oriente en dirección a ese porvenir y no se ajuste a la preparación de esa armonía, será una política vana o descarriada.

De lo citado, se desprende que lo dicho por Enrique Rodó a inicios del siglo pasado, tiene una total vigencia. Más, en estos tiempos de la presencia de ALBA, MERCOSUR y de UNASUR. Que lleva que toda política internacional latinoamericana tiene que llevar a la consolidación de estos espacios integracionistas en el continente latinoamericano. Lo opuesto a eso sería como dice E. Rodó una política vana o descarriada.

Teniendo esto último presente las tareas históricas de los países que conforman América Latina es pasar de un Estado Nacional a un Estado Continental. Esa es la tarea histórica que tiene presente hoy América Latina. En relación a este punto el historiador uruguayo Alberto Methol Ferré dice lo siguiente:

Lo que voy a hacer hoy va a ser un retomar algunas ideas de un argentino que ustedes y yo estimamos mucho, y que pienso no han sido desarrolladas nunca suficientemente en la Argentina. Me refiero a las ideas de Perón, que repitió en varias oportunidades, respecto a tres etapas históricas fundamentales: los estados nación, los estados continentales y finalmente el horizonte último, un estado mundial. Ese era para Perón el marco básico de los siglos XX, XXI y quizás del XXII. Él sostenía que ahora estábamos en el pasaje de los estados-nación a los estados continentales, y que esos eran la polític a mundial hoy; luego vendría el pasaje de los Estados Continentales al Estado Mundial. Entonces, reflexionando sobre ese acontecer, decía aquello del año 2000 nos va a encontrar unidos – o sea, con un estado continental – o dominado, porque en su pensamiento estaba que aquellas naciones que no lograran conformar un estado continental iban a desaparecer como c entros de autonomía. Pienso que la historia hoy nos muestra que estamos en la batalla fundamental para el gozne entre la nación, las nacioncitas de América del Sur, y el estado continental de América del Sur.

EL PRESENTE TEXTO ES SOLO UNA SELECCION DEL TRABAJO ORIGINAL.
PARA CONSULTAR LA MONOGRAFIA COMPLETA SELECCIONAR LA OPCION DESCARGAR DEL MENU SUPERIOR.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda