Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La incorporación de las TICs al contexto educativo no universitario

Enviado por Djamel Toudert

 ABSTRACT

La incorporación de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TICs) al espacio educativo, plantea de inicio la posibilidad de desarrollar importantes cambios en los procesos educativos. El que estas dinámicas de cambio sean reales, o se queden en elementos técnicos que ayuden a mantener las estructuras educativas vigentes, dependerá en gran medida de los modelos de incorporación utilizados. El consenso sobre la necesidad de incorporar y utilizar estos nuevos medios parece generalizado, no así la forma en la que debe realizarse dicha incorporación y utilización. La creencia en que toda tecnología que suponga "avances", es buena por naturaleza, justifica en gran medida la incorporación no reflexiva de los nuevos medios tecnológicos. Antes de pensar en el cómo utilizarlos, y las consecuencias que de ello se derivan, se implantan de manera indiscriminada en todos los ámbitos de la sociedad. El espacio educativo, como formador de nuevos ciudadanos, no puede escapar o esquivar esta ideología legitimante de los nuevos medios, que deberán incorporarse a los centros de manera generalizada. Este proceso de incorporación puede ser entendido, como un elemento que ayude en mayor medida a justificar las creencias y los modelos que lo concibieron, o como una posibilidad para la generación de cambios, y para avanzar hacia nuevos modelos educacionales.

Palabras clave:

 · aprendizaje

 · constructivismo

 · educación

 · internet

 · juventud

La escuela es quizás una de las instituciones sociales más intrínsecamente conservadoras y que, a pesar de haber tenido multitud de corrientes pedagógicas innovadoras durante los últimos cien años, (Montessori, Dewey, Frenet, Neill, Gardner, etc.), no ha variado sustancialmente ni las formas, ni el fondo, en la realización de su labor social. En este sentido, parece bastante cercano a esta realidad lo que autores como Howard Gardner plantean al comentar que aparte de unos cambios relativamente superficiales, personas de 1900 que fueran transportadas por arte de magia al mundo de hoy reconocerían la mayor parte de lo que acontece en las aulas: el predominio de las disertaciones, la insistencia en los ejercicios, los materiales descontextualizados y actividades que van desde la lectura de textos elementales hasta las pruebas semanales de ortografía. (1999: 46).

No obstante, expertos como Gardner, nos dicen que la escuela no podrá seguir así por mucho más tiempo. La rapidez de los cambios en nuestro mundo actual van a obligar a los sistemas educativos a renovarse en gran parte de sus elementos esenciales: la organización de los centros educativos, la formación de los profesionales encargados de educar a los ciudadanos, la adaptación del currículo a las necesidades y preferencias individuales y sobre todo a las necesidades del sistema económico-empresarial imperante.

Al igual que otros muchos observadores, estoy convencido de que la educación se encuentra en una encrucijada. Los cambios que se producen en el mundo son tan turbulentos y sus consecuencias están tan en desacuerdo con las prácticas del pasado, que el statu quo hasta ahora vigente ya no se puede mantener Hogard Gardner (1999, p 66)

Intentaremos, en esta comunicación, realizar una aproximación teórica a la cuestión del cambio educativo partiendo de un análisis de la sociedad actual, en la que la cantidad de información y la transformación de ésta en conocimiento se han convertido en soportes vitales y motores de la misma. Algunos elementos de esta sociedad veremos como nos llevan a replantearnos muchos aspectos relacionado con la educación, y en concreto dos fundamentales como son el qué y el cómo enseñar en esta sociedad de la información, del conocimiento y de las tecnologías.

Pero quizás el elemento clave que va a transformar tanto la educación como la sociedad es la red de redes: Internet. Sus posibilidades educativas y de transformación del propio sistema, tanto a nivel de las personas, como de las organizaciones, serán también objeto de análisis y de reflexión pormenorizada.

Intentaremos también reflexionar y demostrar como Internet es mucho más que un simple instrumento educativo, que es lo que estamos escuchando por parte de algunos "expertos" y de las Administraciones Educativas. Si solamente fuera un simple instrumento, o la mayoría así lo creyésemos, sería prácticamente imposible conseguir ese gran cambio en la educación que muchos están promoviendo o vaticinando desde hace varios años.

La Nueva Sociedad

La aparición y el uso generalizado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en muchos aspectos de la vida diaria, están produciendo cambios de gran dimensión en el entorno en el que los sistemas educativos y las instituciones escolares desarrollan su labor social. Este hecho motiva la necesidad de replantear muchos de los elementos que los sustentaban. Puede que el principal problema que ha aparecido a este respecto sea la enorme rapidez con la que se ha extendido la tecnología, que ha hecho que la capacidad de adaptación del ser humano y de sus instituciones sociales, no resulte lo suficientemente veloz como para manejarla de manera adecuada.

Quizás el elemento fundamental que hace necesarios los cambios sea la facilidad para crear, procesar y difundir la información. Hasta no hace mucho, la información era un bien escaso en manos de los expertos y la educación ha tenido como base la transmisión de esas informaciones, convertidas en conocimientos por los expertos, a los ciudadanos-alumnos a través del sistema escolar. La avalancha actual de información a la que se tiene acceso, o a la que nos vemos sometidos y que Pierre Levy ha denominado "El segundo diluvio", tanto gracias a las TICs como a los medios de comunicación, hace muy difícil seguir manteniendo las formas de unos sistemas educativos basado en la acumulación y transmisión de la misma.

Esta nueva situación de acceso posibilita que no sólo los "expertos" puedan generar conocimiento, y esta función, hasta ahora específica de unos pocos, pueda ser desarrollada por otras personas u otros ámbitos de la sociedad. Esto nos lleva a replantear la verdad de los conocimientos. Hasta hace poco, era difícil dudar de la palabra de quienes poseían acceso y administraban la "verdad"; al diversificarse el acceso, la verdad deja de ser algo único y esto, puede convertirse en un elemento que dificulte o que facilite el cambio educativo. La diversidad de fuentes y la diversidad de tratamientos pueden llevar a situaciones bien diferentes.

Por un lado puede suceder que el exceso de información provoque una ocultación de los conocimientos verdaderamente importantes, y que siga siendo una minoría selecta, y con los medios tecnológicos necesarios, la que acceda a ellos; mientras que la gran mayoría estará perdida en ese nuevo diluvio y dará como buenos y verdaderos aquellos conocimientos que le sean, como siempre, transmitidos.

Pero por otro lado, si el acceso se generaliza, el nuevo planteamiento para el cambio deberá ir encaminado hacia el desarrollo de la capacidad individual de discriminación y procesamiento de las informaciones, con el fin de llegar a discernir aquellas de calidad que puedan convertirse en fuentes de conocimiento. La construcción de éste, no será sólo tarea de los "expertos" como hasta ahora, sino que una mayor cantidad de personas, instituciones o empresas serán generadoras de él, y el conocimiento pasará a ser construido colectivamente en mayor medida. En este sentido, Pierre Levy nos plantea el concepto de "Inteligencia Colectiva" para describir el hecho de que nadie puede saberlo todo, pero que todos sabemos algo, y de la comunicación entre nosotros, del establecimiento de mecanismos que nos permitan llegar a quien tiene un conocimiento específico cuando lo necesitamos, dependerá que podamos aprender.

La imposibilidad real de abarcar mucha información nos lleva a un planteamiento educativo de partida diferente al actual, que Joan Majo nos concreta en lo siguiente:

Tenemos que abandonar la idea de que es necesario saber muchas cosas, ya que lo importante es saber aprenderlas en el momento en el que las necesitemos. Es más importante saber donde están y cómo podemos obtenerlas que tener los conocimientos como objetivo final (en línea, agosto de 2003).

Esta realidad que impone la sociedad actual nos obliga, de hecho, a replantear componentes esenciales del proceso educativo: qué enseñar y cómo enseñar.

El Nuevo Currículum

El primero de los dos componentes mencionados se correspondería con el concepto de alfabetización, que adquiere un nuevo significado al variar los componentes que lo sustentan. A las habilidades de la alfabetización tradicional, basadas en la lectoescritura, hay que añadir otras como: navegar por multitud de fuentes de información y utilizar diferentes sistemas para adquirirla; discriminar la calidad y fiabilidad de las fuentes; dominar la sobrecarga de información; manejar y aplicar la información y ser capaz de comunicarla a otros; estar en constante proceso de aprendizaje ante la variabilidad y obsolescencia de las informaciones y los conocimientos.

Este último elemento por si mismo, obligará incluso a modificar varias veces en los próximos años los conceptos de analfabetismo y alfabetización. Pierre Levy lo simplifica en dos frases: "lo que hay que aprender no puede ser planificado ni definido con precisión por adelantado" (1998: 124).

Se producirá una situación en la que el desarrollo de habilidades nuevas, propias del nuevo contexto, deberán ser la base de los currículums en detrimento de la transmisión de conocimientos preestablecidos.

En este sentido, puede darse una cierta paradoja y las escuelas pueden verse obligadas a realizar ciertos procesos de desaprendizaje con sus alumnos, como expresa Joan Majó al afirmar que:

...yo veo que una de las cosas que tiene que hacer la escuela es enseñar a la gente a desaprender, porque desaprender quiere decir aceptar que lo que sabes no vale, y eso es una actitud que no todo el mundo está dispuesto a aceptar; por lo tanto es una nueva actitud que tiene que crearse, una actitud de renovación, de flexibilidad, de relativismo respecto de determinados conocimientos (en línea, agosto 2003).

La revisión de los currículos por obsolescencia de los conocimientos y sobre todo de las habilidades para desarrollarlos o adquirirlos, y de las tecnologías, las presiones del mundo laboral y empresarial por la rapidez de los cambios y la búsqueda de metas a corto plazo, en base a modelos de rendimiento empresarial, nos llevará a una situación en la que el aprendizaje de por vida dejará de ser un simple concepto y se convertirá en una realidad.

De esta manera se introducen dos nuevos elementos en el mundo educativo: por un lado uno de tipo psicológico que afectará a todas la personas que no acostumbradas a vivir en un entorno más intelectual y de perfeccionamiento continuado, y para quienes su etapa de formación acabó en la escuela, la perspectiva de una vida de constante estudio, aprendizaje y práctica de reciclaje continuado, no resultará demasiado atractiva ni demasiado fácil de asimilar. Se necesitará de un importante cambio de actitud tanto durante el tiempo de trabajo como en el de ocio personal, donde los componentes formativo y de aprendizaje ocuparán una mayor parte de esos periodos.

Por otro lado, toma mayor importancia un elemento clave para el futuro de la educación en la nueva sociedad: el modelo económico-empresarial. La necesidad de personal especializado y adaptado al nuevo mercado tecnológico, instantáneo y global, ha obligado a las administraciones educativas a rediseñar gran parte de los currículos escolares y de los sistemas educativos en desarrollo, en vista de la acuciante necesidad de las empresas nacionales para sobrevivir en esta economía mundializada. Recordemos en nuestro país la reforma que la LOGSE (Ley Orgánica General del Sistema Educativo", 1/1990 de 3 de Octubre (B.O.E. de 4 de Octubre de 1990) introdujo en la Formación Profesional creando los ciclos formativos de Técnicos Especialistas y de Técnicos Superiores, y la nueva reforma que en 2002 se implantó sobre aquella del año 92, para conseguir un mayor control de la administración central sobre los estándares educativos y curriculares de estas enseñanzas de técnicos especializados, quizás las más demandadas en la actualidad por el alumnado que finaliza sus estudios de enseñanza obligatoria, en base a una supuesta mayor facilidad y rapidez para el acceso al mundo laboral.

En este sentido Alfons Cornella nos dice que

Disponer de una población educada no se contemplará sólo como un bien en si mismo, sino como un componente fundamental de toda política industrial (en línea, septiembre de 2003)

Este planteamiento nos lleva a pensar que uno de los objetivos de la educación futura será el que las empresas dispongan de una base humana que les aporte competitividad. Esto nos puede llevar a que el enfoque económico en el diseño de las políticas educativas sea cada vez mayor.

Las consecuencias que este modelo de desarrollo puede llegar a tener para el mundo de la educación, se apuntan ya en algunas reformas que se están introduciendo en los sistemas educativos actuales, y que orientan el cambio educativo global en una determinada dirección de tipo economicista, de rendimiento, de competitividad de las empresas y de los países, etc.

En esta línea, las enseñanzas más ofertadas, más promovidas o más demandadas, tanto por las Administraciones Educativas como desde las empresas, son aquellas que aporten personal especializado de forma rápida y eficaz. La educación en muchas áreas de conocimiento en busca de una educación integral y culturalmente amplia, está dejando paso a la formación en habilidades específicas y el desarrollo de capacidades para la adaptación continua a un mercado laboral en constante cambio y evolución; cuyo origen estará ligado en muchos casos a los cambios de los elementos tecnológicos en los que se apoyarán, cada vez más, tanto el entorno de trabajo, como el de la vida diaria de las personas.

La gestión de la calidad es otro elemento del que se lleva hablando ya desde hace varios años y que ha sido un primer paso para el acercamiento del entono empresarial al educativo. En nuestro país la promoción de los modelos de autoevaluación EFQM (1) o similares, de origen empresarial, son una constante en la mayoría de los centros educativos no universitarios Españoles, así como los premios económicos a las mejores prácticas educativas, basadas en la mejora de estándares de calidad, que fomentan la competitividad entre unos centros y otros, en detrimento de la colaboración en proyectos comunes.

Es importante recordar que la economía de mercado responde a objetivos y beneficios a corto plazo y no a necesidades y cambios a largo plazo, que son la base de los cambios educativos. Esa obsolescencia planificada de los conocimientos, podría considerarse un reflejo del fomento del consumo y del consumismo que el mundo empresarial promueve. Este hecho puede convertir el mundo educativo, y a los centros en particular, en un espacio de oferta de productos a corto plazo y con fecha de caducidad, y dejar de ser un lugar de formación educativa para siempre.

La introducción en el ámbito de las escuelas de conceptos como clientes, servicios, usuarios, calidad, satisfacción del cliente, satisfacción del personal, etc, propios de la gestión de empresas, están modificando una parte sustancial de las actitudes de las personas hacia el mundo educativo y hacia la labor educativa en particular. Los centros educativos están pasando de ser centros de creación y transmisión de conocimientos, a pequeñas empresas donde de obtiene la formación necesaria para ser un trabajador cualificado; los aspectos más culturales, intelectuales, de búsqueda del conocimiento quedan relegados para el uso de una minoría.

Se está dando ya la paradoja de que personas con titulación universitaria se ven obligadas a realizar enseñanzas de Formación Profesional para encontrar un puesto de trabajo adecuado. En muchos casos en otro área de conocimiento distinta a la de su titulación superior, y en especialidades relacionadas con las TICs en la gran mayoría.

En este sentido ya hemos apuntado el auge de las enseñanzas de Formación Profesional especializada, que son el camino preferente de acceso al mundo laboral, muy por encima de los estudios de Bachillerato e incluso de bastantes de nivel universitario.

Este enfoque más económico en las políticas educativas puede impedir una verdadera preparación de los estudiantes para vivir, de manera crítica y reflexiva, en un mundo dominado por el mercado. En este sentido, los actores principales del proceso educativo, profesorado y alumnado, ni pueden, ni deben quedarse al margen de este cambio que llevará a los centros educativos a modelos de enseñanza que sean reflejo del mercado o bien a otros que busquen maneras alternativas de vivir. Howard Gadner expresa su preocupación y predice la necesidad de una línea de cambio educativo al afirmar que: " De hecho, puede que haga falta una educación defensiva para resistir el poder de seducción del mercado" (1999: 54).

La Pedagogía para las TICs

El segundo elemento esencial del proceso educativo que la sociedad actual y la introducción de las TICs en la educación nos obliga a replantear es todo lo referente a la pedagogía educativa, es decir, el cómo enseñar en este nuevo entorno social y educacional. En este sentido, el profesor J. Beltrán Llera está convencido de que " nada cambiará en educación, ni siquiera con tecnología, si previamente no se modifican los procedimientos pedagógico" (Educared, 2002: 299).

Sin duda, las novedades que se produzcan en este ámbito serán una de las claves para generar un auténtico cambio educacional en una u otra dirección.

Elementos de consenso

Comencemos el análisis por algunas cuestiones que parecen suscitar el acuerdo generalizado de la mayoría de los expertos ( Beltrán Llera, Gardner, Castells) en relación a los principios básicos de cambio pedagógico en la incorporación de las TICs al ámbito educativo.

Un elemento que se torna esencial es el cambio de la pedagogía basada en la reproducción, para dejar paso a otra de tipo más imaginativo y cuya finalidad sea la construcción del conocimiento en contraposición a la memorización. Los modelos de aprendizaje tradicional se fundamentan en un conocimiento ya hecho y al que sólo hay que trasladar de los libros o del profesor al alumno, desde una perspectiva de acceso a la información y al conocimiento limitada a una minoría. El cambio que las TICs han provocado, en este elemento, induce a pensar que un sistema apoyado en el saber y la verdad de unos pocos, no puede subsistir por mucho tiempo en un mundo de acceso global a la información.

En esta línea, también parece acertado pensar que la construcción del conocimiento se convierta en un elemento más personalizado y menos estandarizado; las teorías del aprendizaje significativo basadas en el cognitivismo de Piaget, Vygotski, o Ausbel, son aceptadas, al menos teóricamente, tanto por los expertos que diseñan las políticas educativas, como por los docentes que las hacen realidad.

El proceso de aprendizaje basado en la construcción del conocimiento tiene como finalidades últimas el desarrollo de capacidades del individuo, más que la retención de contenidos. En este sentido disminuye la importancia de las asignaturas o materias como base fundamental de los procesos de enseñanza-aprendizaje, siendo el trabajo conjunto e interdisciplinario de todas ellas, el que será capaz de potenciar y desarrollar al máximo las capacidades individuales de aprendizaje.

El papel de los actores del proceso educativo también parece bastante definido en esta nueva situación:

El Alumno: no puede permanecer inactivo y como mero receptor de informaciones o conocimientos. La información es accesible también para él, y debe ser un agente activo en la creación de conocimiento y en su propia educación. El desarrollo de capacidades más que la memorización de materias, dará paso a la mejora en las posibilidades de autocontrol del aprendizaje y de autoaprendizaje, que se continuará a lo largo de toda la vida o gran parte de ella.

El profesor: comienza a definirse al docente con un nuevo perfil, que pasará de ser un mero transmisor a un orientador y desarrollador de capacidades en el alumnado. Deja de constituir la única fuente de información y de creación de conocimientos, para convertirse en un mediador 5 entre el alumno y un entorno de gran variabilidad, con exceso de información y que exige constantes readaptaciones.

También otros autores como Lowell Monke, ven en el profesor una nueva función como "compensador" en relación al mecanicismo del ordenador, y explícitamente nos dice:

Me gustaría sugerir que una de las tareas más importantes del maestro es compensar las tendencias mecanicistas de la computadora, y asegurara que todos los recursos del yo son aplicados al proceso de aprendizaje. Esta es una tarea que sólo puede ser ejecutada por un ser humano pensante y sensible ". (en línea, septiembre de 2003)

Las familias: el papel de la familia en la educación de los hijos ha experimentado un cambio casi traumático. Las condiciones laborales de ambos cónyuges, con el acceso normal de la mujer al mundo laboral, ha obligado a delegar gran parte de la labor educativa del entorno familiar en la escuela. La mayor parte de los elementos educativos relacionados con los valores, anteriormente adquiridos en el entorno familiar y social próximo, ha pasado a formar parte de los currículos escolares oficiales, que han descargado de esa labor a las familias y se la han asignado a las escuelas en general y al profesorado en particular. Puede darse la paradoja de que el alumno, el hijo, adquiera unos valores totalmente diferentes de los de sus progenitores.

El llamado currículum oculto o paralelo, que el alumno va adquiriendo sobre todo a nivel de valores y formas de actuación, puede ver incrementada su participación en el cómputo final del proceso educativo debido al fácil acceso del escolar a múltiples fuentes de información y múltiples influencias diferentes de las de la escuela y de su entorno familiar y social habitual. Esto se verá incrementado por el hecho de que los padres y las madres en la mayoría de los casos se encuentran seriamente fuera de juego en relación a las tecnologías y que sus hijos pueden acceder a esa infinita información, con calidad educativa o sin ella, sin ninguna posibilidad de orientación o control por parte de aquellos.

En un mundo inundado de información mantener la atención del alumnado será muy difícil. La metodología educativa estará orientada hacia la potenciación de procesos de aprendizaje basados en el descubrimiento, la implicación y la satisfacción de la curiosidad, quizás con un elevado porcentaje lúdico. También desde una dinámica de estímulos continuados que orienten al alumno sin dirigirle.

Algunos autores como H. Gardner nos hablan de los "temas iceberg" como aquellos que contienen los datos básicos que el alumno debe conocer para pode explorar, y de los "temas generativos", como aquellos que motivan y provocan la actividad cognitiva del alumno hacia el descubrimiento y el autoaprendizaje. Otros autores como J.L.Schwart introducen el término de "entorno de aprendizaje de tipo espejo intelectual" para apuntarnos una metodología basada en que al alumno no se le dirige nunca hacia la respuesta correcta, ni hacia ninguna respuesta, es él quien plantea preguntas, supone, explora y crea su propio conocimiento.

Como ya hemos apuntado, parece bastante acertado decir que la forma básica de la clase no ha variado prácticamente desde hace siglos. Consideramos que el elemento organizativo de los centros será sin duda una de las claves para generar un notable cambio pedagógico gracias a la utilización de las TICs. Por lo general también ocurre que el alumnado, en el primer mundo, tiene en su casa instrumentos mucho más avanzados que en la escuela. No obstante, el elemento dotacional está mejorando rápidamente, aunque en muchos casos los proyectos de incorporación de las TICs al espacio educativo, se limitan a la realización de esa primera fase, común a casi todos ellos, que representa la dotación de equipamientos y que no presupone la realización de verdaderos cambios metodológicos o pedagógicos en el desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Crear un entorno de centro educativo en el que el uso de las TICs sea una forma habitual de trabajar y comunicarse, debe ser el referente organizativo para conseguir notables cambios a nivel pedagógico. El cómo enseñar no variará si el entorno en el que se desarrolla esa labor no se modifica.

Esta línea de cambio organizativo se especifica claramente en el denominado "Informe Soto" (2) , donde explícitamente se dice:

" se debe pasar de pensar en el aula de informática a la informática en las aulas, impregnando todo el proceso educativo con las nuevas tecnologías. No basta con tener una asignatura de informática, sino que el uso de las nuevas tecnologías debería estar presente en todas las asignaturas, como parte integral del programa educativo e incluso en las mismas interacciones profesor/alumno o entre el resto de los miembros de la comunidad educativa (padres, escuela,...) " (en línea, Septiembre de 2003, p 26)

En este sentido, los centros irán dotándose en mayor o menor medida de elementos esenciales para el cambio organizativo y con ello potenciar el cambio educativo: la web del centro con servicios para toda la comunidad educativa; Intranet con herramientas de trabajo en grupo y cooperativo, en la que la información se actualice en tiempo real; pantallas de televisor o monitores digitales de información en el hall del centro (y otros lugares); comunicaciones internas a todo el personal vía intranet, correo electrónico o Internet; red local de interconexión de todos los departamentos y subdivisiones para alumnado, profesorado, familias y gestión de centro; acceso por banda ancha; servidores propios del centro; redes inalámbricas (wireless); informatización de todos los sistemas de gestión como horarios, asistencia, mensajería a móviles, archivos bibliográficos, evaluación y calificaciones, gestión de datos privados de expedientes o informes, comunicación con las familias, etc.

Pero sin duda el cambio se producirá en mayor proporción en el momento que el ordenador y el acceso a la red se introduzca en el aula como un elemento habitual de trabajo tanto para los alumnos, como para los profesores. En España tenemos un primer acercamiento a esta situación en la Comunidad Autónoma de Extremadura, en la que todas las aulas han sido dotadas con un ordenador cada dos alumnos (en el nivel de Educación Secundaria), existiendo una Intranet y conexión de banda ancha y salida a Internet para todos los puestos.

Miedos, ilusiones, utopías y mitos

Una vez analizados estos aspectos de mayor consenso, vamos a centrarnos en algunas cuestiones que plantean dudas, que provocan miedos, o excesiva confianza, o que de hecho constituyen verdaderos mitos del imaginario de las TICs., en relación a al cambio pedagógico-educativo.

Algunos autores como Manuel Castells tiene su visión del camino a seguir para el cambio:

no hay reestructuración más fundamental que la del sistema educativo. Y el caso es que muy pocos países e instituciones se la están planteando realmente porque antes de comenzar a cambiar la tecnología, a reconstruir las escuelas y a reciclar a los profesores, necesitamos una nueva pedagogía, basada en la interactividad, la personalización y el desarrollo de la capacidad de aprender y pensar de manera autónoma (2001, p 308)

¿Realmente se ha pensado cual debe ser la nueva pedagogía que sustente la incorporación de las Tic al espacio educativo, y lo que es más importante, su uso?.

Recordemos que las nuevas tecnologías y en concreto Internet, surgieron en ámbitos no educativos y más cercanos a modelos empresariales y de instrucción. En este sentido, el profesor Gómez Galán de la Universidad de Extremadura nos dice, respecto a la presencia y utilización de las TIC en entornos educativos, lo siguiente:

Es obligatorio actuar asimismo como agentes críticos que lleven a efecto una lectura detallada y analítica de las NTIC. Naturalmente ello es debido, con independencia, además, de ser éste el único modo posible de afrontar un proceso formativo, a que estas tecnologías no han sido creadas para contextos educativos. Mas al contrario, al servicio principalmente de intereses económicos (de muy distintas industrias, entre las que sobresalen las del entretenimiento) sin olvidarnos tampoco de su empleo en lo político, militar, administrativo, etc., los objetivos primordiales para las que fueron diseñadas las NTIC no podemos situarlos dentro de lo formativo (en línea, Agosto de 2003).

Por otro lado, también debemos pensar en las posibilidades reales de cambio que poseen formas de implantación de las TICs generales (Proyecto de la Comunidad Autónoma de Extremadura: un ordenador cada dos alumnos, con conexión de banda ancha y bajo software Linux, en todas las aulas de secundaria a la vez) o formas de incorporación graduales. Probablemente el primer caso sea más traumático en un principio, pero al menos la integración se efectúa, y se crea la posibilidad real de utilizarlas para la mejora; mientras que en el segundo supuesto, los cambios en pequeñas fases, normalmente no se constituyen como auténticos cambios finales, sino que pasan a ser integrados en las dinámicas existentes, que poseen un fuerte enraizamiento, potenciador de dinámicas inmovilistas; con el agravante de que en este caso si el sistema no se implanta totalmente, nunca habrá existido la posibilidad de mejora o de cambio real.

Otra elemento de reflexión y debate lo constituye la creencia de que las TICs, y más en concreto Internet, van a ser una auténtica revolución educativa y social; en la que la libertad, la igualdad y la fraternidad serán el germen de una nueva sociedad, más plural, más comunicativa y más colaborativa. Evidentemente esto forma parte del componente utópico que poseen los nuevos medios tecnológicos, y gracias a elementos como la telemedicina, la teleeducación, el teletrabajo, la teleadministración, etc, la sociedad avanzará hacia nuevos y mejores horizontes. La realidad actual nos muestra, de momento, un camino en otra línea menos utópica y maravillosa, donde las brechas que separan el primer mundo del resto, se hacen, cada día, un poco más profundas. En este sentido estamos de acuerdo con Patrice Flinchy cuando en relación al desarrollo real de estos proyectos utópicos de incorporación de las TIC, nos dice que:

Antes de la decisión, la utopía puede ser fundadora de un gran proyecto, puede movilizar a los actores. Después, puede contentarse con acompañar a un proyecto decidido bajo otras bases, convirtiéndose en una ideología legitimante . (2003: 41)

.Es decir, se crea un mito que va a convertirse en elemento legitimante de un nuevo funcionamiento educativo y/o social, y a la vez en elemento enmascarador de los valores utópicos iniciales.

También otros autores como Lowell Monke, en un artículo publicado en la revista electrónica Contexto Educativo, expresa una opinión al respecto diciendo que:

"Entre otras cosas, la computadora promueve una apreciación de la eficiencia, la medibilidad, la objetividad, la racionalidad, el progreso y la acumulación y manipulación de datos (muchos datos). Todos estos rasgos son resaltados tanto por sus críticos como por sus defensores. Pero lo que sus promotores nunca mencionan es aquello que no es explícitamente favorecido por la computadora, y que es, por tanto, menos apreciado al usarlas que las aptitudes citadas arriba ". (en línea, Septiembre de 2003).

Entre las cuestiones enmascaradas o no citadas de cara a justificar la ideología legitimante de las Tecnologías podemos citar algunas como: la búsqueda de la verdad; la comprensión de grandes ideas o la generación de nuevas; la creatividad frente a la estandarización; el descubrimiento del significado de las cosas, que no significa nada para las máquinas; el desarrollo de la sabiduría frente al éxito de elementos más fácilmente medibles por su concreción y practicidad; el desarrollo y uso de juicio crítico; etc.

En este sentido queremos recordar a Roszak Cuando decía por el año 1986 que :

"La lección subliminal que se enseña siempre que se utiliza el ordenador (a menos que se haga un esfuerzo consciente por contrarrestar este efecto), es el modelo procesador de datos de la mente. Este modelo conecta con una transición importante en nuestra vida económica, una transición que nos lleva a una etapa nueva de industrialismo basado en la alta tecnología, la llamada Edad de la Información con su economía orientada a los servicios. Detrás de esta transición actúan poderosos intereses empresariales que están configurando un orden social nuevo " (1986: 263).

Quizás una visión en principio tecnófila, puede estar tan alejada de la realidad como la basada en el miedo a los nuevos medios y en la duda sobre la capacidad de adaptación del sistema y de los actores del proceso educativo. Este sentimiento, tecnofóbico, no es exclusivo del espacio educativo y está bastante extendido entre la población en general, como nos señala Castells al afirmar que :

Más allá del ámbito de las protestas radicales, existe también miedo entre muchos ciudadanos ante lo que esta nueva sociedad, de la cual Internet es un símbolo, conllevará en términos de empleo, educación, protección social y formas de vida. (2001, p 306).

Internet para el Cambio Educativo

Como ya apuntábamos en el título de esta comunicación, el componente esencial del posible cambio educativo es la utilización que las escuelas hagan de la red de redes, Internet.

Es evidente que las generaciones más jóvenes, Generación Net, están utilizando con asiduidad la red para ocupar cada vez más, su tiempo de entretenimiento y ocio. Ante esta situación, apostar por la integración de Internet en la escuela ha dejado de ser un reto para convertirse en una necesidad.

Internet constituye, en principio, un canal de información y comunicación de dimensiones desconocidas hasta ahora que permite la introducción de información multimedia (texto, imágenes, vídeo, sonido), la eliminación de las barreras geográficas, la posibilidad de difusión masiva de información, la reunión virtual de grupos de personas para intercambiar experiencias y conocimientos, la utilización de herramientas capaces de prolongar la capacidad de comunicación, tanto en el espacio como en el tiempo, etc.

Podríamos pensar o algunos piensan de hecho, que la red Internet es solamente una extensa base de datos, que recoge un altísimo volumen de información y que podría ser considerada como una amplia biblioteca en un entorno no físico. Evidentemente esta visión simplista y aquella otra que reduce el uso de la red en la educación a un mero uso instrumental, como el de los libros o los proyectores de diapositivas, impiden, en la medida que extienden su influencia, generar cambios educativos importantes, tanto a nivel curricular como metodológico. Este tipo de visión de Internet potencia el mantenimiento de los planteamientos educativos vigentes, a los que simplemente se les ha añadido un instrumento más, impidiendo auténticos cambios en los procesos de enseñanza-aprendizaje y generando una simple informatización de la enseñanza tradicional.

Entonces, parece interesante preguntarse cuáles son las posibilidades educativas de Internet capaces de generar cambios en los sistemas de educación vigentes. En este sentido, haremos hincapié en varios aspectos que consideramos como generadores de esos cambios educativos

La red y las teorías constructivistas

El uso de la red potencia y desarrolla en mayor medida el modelo constructivista que basa el aprendizaje del alumnado en el desequilibrio y el reequilibrio de los esquemas de conocimiento y la consecución de aprendizajes significativos.

Internet como elemento del proceso de enseñanza-aprendizaje tiene componentes suficientes para convertirse en un catalizador de multitud de aprendizajes significativos:

El alumnado actual posee, en general, tantos o más conocimientos previos en el uso de la red que los propios educadores.

El uso de Internet requiere necesariamente de la memorización comprensiva, que permita la adaptación a las nuevas situaciones que surgen continuamente.

Los diferentes niveles de interactividad que supone el trabajo en la red constituye un componente esencial en el desarrollo de la actividad mental del alumno. Ante esta situación de interacción, la pasividad total no es posible. Existe la necesidad de adaptación y readaptación constante de los esquemas mentales.

Internet representa para el alumnado un importante elemento de motivación intrínseca; tanto por ella misma como tarea de aprendizaje, como por el interés del alumnado en mejorar su grado de competencia en algo que considera parte de sus señas de identidad generacional.

Otra variable motivacional la constituye la constituye la búsqueda de sensaciones de valoración positiva, tanto personal como social, en relación a su grado de competencia en esta novedosa, actual y bien considerada tarea.

El uso de Internet, desarrolla en el alumnado metas de aprendizaje más que metas de rendimiento. De tal forma que son los intereses por la adquisición de nuevas habilidades y la mejora de los conocimientos, los que le motivan hacia su uso tanto en el entorno escolar, como otros de su vida diaria.

La estructura adecuada de los contenidos en el trabajo con la red, en busca de una significatividad lógica de los mismos, es la parte del proceso que deberá ser la desarrollada por los educadores, en ese nuevo papel de orientadores en la navegación individual hacia el mundo del conocimiento.

El modelo constructivista, como ya hemos comentado, tiene por finalidad el desarrollo de capacidades en contraposición a la memorización de contenidos agrupados en asignaturas o materias. La utilización de Internet en los procesos de enseñanza-aprendizaje obliga al alumnado a realizar tareas de búsqueda, selección, contraste y decisión, que ayudan a una generación más individualizada del conocimiento y potencian el desarrollo de capacidades más que la simple memorización mecánica; que por otro lado pasa a ser un elemento muy poco útil en un entorno de información inabarcable y continua variabilidad.

El conocimiento generado con el trabajo en la red, por las acciones que llevan a su consecución y por la propia naturaleza de Internet, es mucho más abierto y adaptable, en contraposición a la acumulación de conceptos, hechos y principios. Esa adaptabilidad hace que los aprendizajes así adquiridos estén mucho más acordes con el desarrollo de la sociedad actual, globalizada y en constante mutación. En este sentido, Howard Gardner afirma que "se debe formar a los estudiantes para que puedan sobrevivir en este implacable entorno darwiniano", refiriéndose sobre todo a las fuerzas económicas que han convertido su forma de actuación en una nueva forma de vida para la mayor parte de la sociedad actual: la competitividad, los beneficios a corto plazo, la calidad, la trasformación de las personas en clientes, la pérdida de una visión a largo plazo en búsqueda de la recompensa más inmediata y el consumo continuo de bienes y servicios en una carrera hacia el "tener más y mejor" (1999: 53).

En este sentido, también el "Informe Soto" nos dice que :

Es necesario, en este contexto, revisar y actualizar los programas educativos de forma que se comience a evolucionar hacia un sistema de educación constructivista más basado en el aprendizaje por parte del propio alumno que en la enseñanza al mismo " (en línea, Septiembre de 2003, p 26).

Parece interesante, entonces, introducir la red Internet en el proceso educativo de cara a una mejor preparación de las personas para su adaptabilidad al nuevo espacio social, en base a la mejora de capacidades ya comentadas como la búsqueda, la selección, el contraste y sobre todo la capacidad de decisión, que potencien el autoaprendizaje y la generación de conocimientos construidos por el propio alumno.

Pero quizás el elemento fundamental que, en este entorno social, conseguirá auténticos cambios será la adquisición de criterios propios de valor así como de la habilidad para aplicarlos. La necesidad de actividad continua del alumno para el trabajo en la red, mejora, posibilita e incluso podría decirse que obliga, a la adquisición de estos criterios, sin los que es muy sumamente sencillo perderse bajo el diluvio.

Información y conocimiento

Otro elemento hacia el cambio lo constituye la posibilidad que tienen los actores principales del proceso educativo de contrastar las informaciones y los conocimientos, con la utilización de referencias cruzadas en un mínimo periodo temporal. La tarea de aprendizaje se convierte en un auténtico proceso en el que la duda, el análisis y la crítica, son posibles gracias a la utilización de informaciones diversas e instantáneas sobre la misma cuestión.

Internet ofrece de forma natural mecanismos de búsqueda de información, que facilitan esta labor. Sin ellos, el proceso de contraste sería muy difícil y se alargaría excesivamente en el tiempo. Este tipo de mecanismos presenta cada día una mayor facilidad de uso, y en el futuro la evolución del interface con el ordenador lo simplificarán en mayor medida con elementos de interpretación de voz, gestos, etc.

Ya hemos comentado los nuevos papeles del profesorado y del alumnado en el trabajo con las TICs, pero Internet facilita en mayor medida la labor del docente que la del educando. Parece claro que el profesor o profesora se ve descargado de parte de la enorme responsabilidad que constituía ser la fuente y el garante de los conocimientos. Ya no es necesario que sepa o tenga toda la información sobre cada uno de los temas objeto de aprendizaje.

Por otro lado, el docente ya no es el único que debe estar siempre activo en el aula. El alumno está obligado, necesita de una actividad mental más continua para llegar al aprendizaje y a la adquisición de conocimientos, que se convierten en propios e individuales.

Los procesos comunicativos y la red

La mejora en la comunicación entre todas las personas implicadas en el proceso educativo del alumno, que la red posibilita, se convierte en un elemento esencial para el cambio en varios niveles.

Por un lado, las posibilidades de interacción del alumnado con el entorno, tanto local, como global, facilita un desarrollo mayor de procesos de aprendizaje colaborativos, de trabajo en equipo y de contraste de una mayor diversidad de ideas y puntos de vista que enriquezcan el análisis y las tareas de aprendizaje. Este elemento podría servir muy bien, para potenciar el diseño de proyectos de incorporación de las TIC al espacio educativo con una mayor perspectiva de trabajo cooperativo y solidario, en contraposición a modelos que buscan la competencia con los otros como forma de establecimiento de procesos de mejora individuales, tanto a nivel de las personas como de las instituciones, y que parecen ser los más extendidos en la actualidad, al menos en España.

Otra cuestión ya comentada es como el profesorado y el alumnado ya no dependen totalmente de situaciones espacio temporales concretas para realizar tareas de aprendizaje. Las posibilidades de cambio educacional que esto, potencialmente, representa son enormes. No obstante, es evidente que no sólo depende de la existencia de Internet como nuevo medio para el aprendizaje y la comunicación, sino que está condicionado, en gran medida, por el modelo comunicativo que se utilice para el desarrollo de los procesos de aprendizaje en red ( transmisores, instructores o de proceso).

También el papel de las familias se podría ver incrementada su importancia gracias a la mejora de los sistemas de información con el centro, y sobre todo a la existencia de una comunicación bidireccional más continua e inmediata, en el caso de ser este el modelo comunicativo elegido o promovido.

Con Internet parecen desaparecer las barreras geográficas y espacio-temporales que pudiesen separar al alumno del docente y hacer imposible la interacción entre ambos por incompatibilidad de horarios o distancia espacial.

Este aspecto también potencia las posibilidades de mantener procesos de aprendizaje continuos en el tiempo, que hasta ahora resultaba mucho más complicado, y que según hemos comentado, los expertos parecen coincidir en que será uno de los elementos claves en el futuro de la sociedad actual, y sobre todo en el futuro laborar de las personas.

Internet más que un Instrumento

La consideración que algunos autores, como Jesús Beltrán Llera, hacen de Internet y las TICs como un mero instrumento, comparable a otros utilizados en los procesos de enseñanza-aprendizaje, representa en principio la negación de las posibilidades que este nuevo medio tiene de cara a desarrollar cambios significativos en la educación actual. Este autor en un estudio realizado para el portal Educared bajo el título de "Mitos, Promesas y Realidades de la Tecnología Educativa", señal respecto a las realidades que: " las nuevas tecnologías representan hoy un poder inmenso. Con todo, son sólo un instrumento y, como tal, al servicio del pensamiento pedagógico que lo dirige " (Educared 2002: 296). También en las conclusiones del estudio se dice respecto a las TIC lo siguiente:

Aunque no pueden cambiar la educación, si pueden ayudar a repensar, rediseñar o reinventar el sistema educativo" ; y específicamente respecto de Internet dice el autor: " Los resultados de Internet dependen de la pedagogía que haya detrás, una pedagogía de la reproducción o una pedagogía de la imaginación. (Educared 2002, p 317)

Este planteamiento nos ofrece argumentos para conformar a todos los posibles lectores, es decir, por un lado se plantean las TIC como herramientas técnicas, y como tal no deben asustar a nadie, y menos a los docentes, porque van a seguir siendo ellos los que dirijan y controlen todo el proceso educativo (los tecnofóbicos se sienten bien). Por otro lado, se habla de dos diferentes modelos pedagógicos respecto al uso de Internet en el espacio educativo, respecto a los que el autor , en otros momentos, apuesta claramente por esa pedagogía de la imaginación y la creatividad, que de hecho constituye una cambio del modelo educativo actual (los tecnófilos también están contentos).

Este tipo de discurso "integrador de posturas", donde se intenta estar a favor tanto del inmovilismo, como de la generación de cambios, representa parte de una "ideología legitimante" (Patrice Flinchy 2003: 20) de los nuevos medios, que trata de movilizar a todos los actores del proceso educativo, independientemente de su línea de pensamiento ideológico. Se intenta que todos acepten el modelo de educación tecnológica propuesto, de tal forma que la simple aceptación impide la generación de modelos alternativos al oficialmente legitimado.

En otra línea de pensamiento tenemos autores y propuestas que desarrollan proyectos basados en la consideración de las potencialidades, que para el cambio educacional tiene los nuevos medios tecnológicos y en concreto la red Internet. En este sentido, el profesor de la Universidad de Extremadura Gómez Galán dice explícitamente

No es en absoluto recomendable el empleo de las NTIC (y sobre todo Internet) en los contextos escolares únicamente como recursos didácticos. Sería como emplear la literatura para, tan sólo, enseñar a deletrear palabras. Se impone aprovecharlas para alcanzar un mejor conocimiento de la realidad, de la sociedad actual, de sus características y elementos que la configuran. (en línea, Agosto de 2003).

Es evidente que ese mayor conocimiento de nuestra realidad, constituye la base para iniciar posibles procesos de transformación de la misma, tanto a nivel educativo como social. La educación se convierte, bajo este planteamiento, en un proceso al que Freire aludía como de praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo.

Conclusiones

Creemos que la incorporación de las TICs al espacio educativo debe ser contemplada desde la globalidad de los procesos educativos. Siendo necesario abandonar posturas o concepciones tecnicistas e instrumentales de la tecnología y de la red Internet; es más, deberíamos intentar eclipsar este tipo de posiciones, con el fin de aprovechar en toda su amplitud, las posibilidades de acceso a la información y a la construcción individualizada y libre de conocimiento.

Es importante desarrollar un nuevo imaginario de los procesos de enseñanza-aprendizaje en red, basado en modelos constructivistas de la educación, que los defina en base a la posibilidad individual de llegar, bien a desarrollar acciones de autoaprendizaje, bien a generar conocimiento de forma cooperativa y solidaria, en el nuevo entorno que representa el ciberspacio.

Bibliografía

· Beltrán Llera, J. "De la Pedagogía de la Memoria a la Pedagogía de la Imaginación". En: La novedad Pedagógica de Internet. Fundación Encuentro. Madrid, 2001

· Castells, Manuel. La Galaxia Internet. Madrid, Plaza y Janés, 2001.

· EFQM. Modelo Europeo de Excelencia: Adaptación a los centros educativos del modelo de la Fundación Europea para la Gestión de la Calidad. MECD. Madrid, 2001.

· Escarpit, Robert. Teoría General de la Información y la Comunicación. Barcelona. Icaria, 1997.

· Flinchy, Patrice. Lo Imaginario de Internet. Madrid. Tecnos, 2003

· Gardner, Howard: La Educación de La Mente y El Conocimiento de Las Disciplinas: Lo que todos los estudiantes deberían comprender. Barcelona, Paidos, 2000.

· Internet y Educación: Políticas y Actuaciones Autonómicas. En: II Congreso Internacional Educared. Madrid, 2003.

· Lévy, Pierre. ¿Qué es lo virtual?. Barcelona. Paidos, 1998.

· Roszak, Theodore. El Culto a la Información. Barcelona. Editorial Crítica, 1988.

Webgrafía Consultada

· Cornella, Alfons. "En la sociedad del conocimiento la riqueza está en las ideas". (En línea). Disponible en http://www.infonomics.net/cornella/afundesco.pdf . Consultado septiembre de 2003.

· Gómez Galán, J: "Criterios básicos para la presencia y el empleo de las NTIC e Internet en los entornos educativos". (En línea) Disponible en http://otri.unex.es/Ficha_Grupo.asp?IdGrupo=54 . Consultado agosto de 2003.

· Informe Soto: "Comisión para el estudio de la implantación de la sociedad de la información en España". (En línea). Disponible en http://www.cdsi.es/documentos/informe_final_cdsi.pdf . Consultado Septiembre de 2003

· Majó, Joan. "Nuevas Tecnologías y Educación".(En línea). Disponible en http://www.uoc.es/web/esp/articles/joan_majo.html . Consultado enero de 2003.

· Monke, Lowell, "Computadoras en Educación: la Red y el Arado". En: Revista Electrónica Contexto Educativo. (En línea). Disponible en http://contexto-educativo.com.ar/2000/3/nota-3.htm . Consultado julio de 2003.

· http://www.tqm.es/TQM/ModEur/ModeloEuropeo.htm Modelo Europeo de Excelencia "EFQM" . Consultado septiembre de 2003.

Notas

· [1] - " European Foundation for Quality Management " Modelo europeo de autoevaluación cuyo principal objetivo es ayudar a las organizaciones (empresariales o de otro tipo) a conocerse mejor a si mismas y, en consecuencia, a mejorar su funcionamiento en base a estándares de calidad. Este modelo surgió desde el mundo empresarial y esta basado en el análisis de una serie de criterios prefijados y agrupados en tres grandes bloques: Liderazgo, Procesos y Rendimiento. En la adaptación al mundo educativo el último de los bloques se denomina Resultados ".

· [2] - Informe sobre el estado de la sociedad de la información en España y propuestas para su desarrollo, encargado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología a una comisión de expertos del mundo tecnológico, empresarial y académico, presentado en Julio de 2003.

Estos contenidos son Copyleft bajo una licencia de Creative Commons. Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor, siempre que no sea para un uso económico o comercial. No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

Este artículo es obra original de Jorge De Prada De Prado y su publicación inicial procede del II Congreso Online del Observatorio para la CiberSociedad: http://www.cibersociedad.net/congres2004/index_es.html"

Jorge De Prada De Prado


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda