Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Qué se entiende por cine Alternativo?

Enviado por Hernán Montecinos

Partes: 1, 2

  1. Diversas corrientes
  2. Neorrealismo italiano
  3. Cinéma Verité
  4. Free Cinema
  5. Dogma95
  6. Cine independiente
  7. Cinema Novo
  8. Nuevo Cine Latinoamericano
  9. Arte de masas
  10. Fuentes

Introducción

A propósito de los "Ciclos de Cine Alternativo" que, interrumpidamente, desde hace seis años, ha estado presentando el "Instituto de Ciencias, Arte y Literatura" de Valparaíso (ICAL Valparaíso), en la biblioteca pública Santiago Severín, y el hecho de ser el suscrito, desde sus inicios, uno de sus organizadores, ha derivado que donde quiera que me encuentre se me acercan personas para preguntarme el por qué de tan rotulante título. ¿Alternativo a qué?, es la pregunta más recurrente en las interpelaciones que se me hacen. Y no dejan de tener razón, si es que presumimos entender que dicho rótulo no responde a un mero nombre de fantasía, o a un mero decir por decir, sino a un tipo de cine que no es nada nuevo y sus proyecciones en el tiempo se muestran insoslayables. Un tipo de cine siempre abierto a nuevas corrientes, pero que conserva en común un corpus de ideas que lo identifican indefectiblemente en dicha condición, tanto ante el mundo del cine propiamente tal, así como también ante el propio público espectador. Esto quiere decir que no existe un "cine alternativo" que sea unívoco e identitario por sus propios méritos, sino que responde a un modo de identificar y englobar a varios tipos de cine que, conteniendo ideas y temáticas diferentes que los particularizan, sin embargo contienen algo en común que los ha llevado a identificarse bajo dicho rótulo.

Como quiera que sea esta pregunta no es nada nueva, surge desde los inicios de las primeras décadas del siglo pasado, cuando en Europa surge un nuevo tipo de cine que pretende desprenderse de los moldes y ataduras que imponían las grandes productoras cinematográficas. También no es nada nuevo el hecho de que ICAL esté exhibiendo este tipo de cine, puesto que aquí en Valparaíso, así como en otras ciudades de Chile, y también en ciudades de otras regiones del mundo, una multiplicidad de organizaciones culturales congéneres, han estado empeñadas desde lato tiempo por exhibir películas que, de algún u otro modo, coinciden con la línea de "cine alternativo", tal como la entendemos en el colectivo cultural al que he hecho referencia. Sin duda, una importancia decisiva para difundir y mantener en alto las inapreciables cualidades de los elementos constitutivos que dan vida a este tipo de cine, lo han tenido los "cines clubes", surgidos en forma libre y espontánea por agrupaciones de intelectuales y público amante del cine en los más diversos países del mundo.

Ahora bien, en este ir y venir de conversaciones sobre el tema, con algunos de mis ocasionales interlocutores, casi sin darnos cuenta, prontamente nos encontramos enfrascados en apasionantes e interesantes diálogos los que, de uno u otro modo, casi siempre nos llevan a recorrer toda una galería variopinto de distintos tipos de cine con pretensiones de albergarse bajo dicho rótulo; entre otros, por citar los más conocidos: cine arte, cine independiente, cine de autor, cine pobre, cine político, cine underground, y más recientemente, cine Dogma, etc. A decir verdad una larga lista de tipos de cine van sucesivamente apareciendo al calor de nuestros intercambios de opiniones, surgiendo toda una galimatías conceptual de ideas y concepciones bajo las cuales el imaginario colectivo y aún, el propio sentido común de los que acuden a las salas de cine, dan por sentado el significado que tiene el término "cine alternativo". Es cierto, son distintas líneas, según sean los distintos elementos que les queramos destacar pero que, sin embargo, tienen en común "un algo" que los distingue de aquello sobre lo cual conscientemente se resisten a adscribir.

¿Y cuál es ese algo en común a lo que el cine alternativo conscientemente no quiere adscribir?. Con esta pregunta entramos al fondo de la cuestión. En efecto, aunque son varios sus elementos distintivos, sin duda su característica fundamental dice relación con una decidida oposición a aquel tipo de cine hecho y pensado bajo la premisa fundamental y casi única de lograr el mayor éxito de taquilla posible, obtener una mayor rentabilidad económica. En otras palabras a aquello que se conoce como "cine comercial", sobre todo, al proveniente de las productoras de la gran industria hollywoodense que, hasta adonde aquí se sepa, cubre más del 80% de la oferta fílmica que ofrecen las salas de exhibición de cine en todo el mundo, a lo menos, en el llamado mundo occidental.

Dando por sentado que la cuestión central que motiva este artículo dice relación con aquel cine que se contrapone al producido con fines puramente comerciales, me obligan a tener que especificar las características principales que van a connotar a aquel tipo de cine que quiere ser "alternativo" a aquel. Y no es que el cine alternativo no muestre interés en las posibilidades de obtener rentabilidad, sólo que a diferencia del cine comercial, ese no es su objetivo principal, lo que de suyo marca una diferencia cualitativa fundamental, sobre todo, en cuanto a dar mayores posibilidades a la libertad creativa de aquellos a quienes corresponda dirigir o producir películas que caen dentro de dicho rango.

Siguiendo en la línea, otra gran diferencia que podemos destacar, es que el cine comercial ha devenido casi en el puro entretenimiento, soslayando o dejando de lado los elementos artísticos y estéticos esenciales que distinguen una obra de arte, los cuales en el cine comercial se muestran escasos o, generalmente, lisa y llanamente se pierden. Y no es que la entretención no forme parte también del buen cine, pero distinto es una película de Chaplin, que combina la entretención con los elementos estéticos y reflexivos más profundos, con aquella entretención que presenta situaciones intrascendentes, incluso, llegando a lo puramente burdo o banal. Es decir, aquel cine que se hace para pasar el puro rato, un cine del "instante", aquel que a la salida de la sala de exhibición, por decirlo de algún modo, sus elementos que más le sobresalen, a los pocos minutos van a ser olvidados por el público asistente por el contenido intrascendente de sus representaciones.

Aquí llegamos al punto en que nos topamos con una gran dicotomía, una gran confusión, en cuanto a dilucidar si el cine es una mera entretención o una expresión de arte propiamente tal. Diferencia que es preciso dilucidar, porque no por casualidad el cine surgió al amparo de aquello que se llamó y se sigue reconociendo aún como el "séptimo arte". En efecto, desde muy antiguo fueron los griegos los que dividieron las artes en superiores y menores, siendo las superiores aquellas que permitían gozar las obras por medio de los sentidos superiores, (vista y oído), con los que no hacía falta entrar en contacto físico con el objeto observado. Asimismo, también en la época de los griegos, éstos ya distinguían seis categorías en las Bellas Artes: arquitectura, escultura, pintura, música, declamación y danza. La declamación incluye la poesía y, con la música se incluye el teatro. Esa es la razón por la que en el momento de su aparición el cine fue llamado y es llamado a menudo hoy, el "séptimo Arte", dándole así una significación tanto en su expresión denotativa como connotativa. Evidentemente, un cine puramente comercial, desprovisto de los elementos artísticos y estéticos parece ser un contrasentido con el apelativo de séptimo arte con que éste nació.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Arte y Cultura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda