Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Son los virus seres vivos? Características básicas de los virus

Enviado por cristian Cardona



  1. ¿Qué son los virus?
  2. Estructura de los virus
  3. Mecanismo de contagio
  4. Defensas contra los virus
  5. ¿Son los virus organismos vivos?

Hacia finales del siglo IXX ya se habían descubierto bacterias y microorganismos causantes de muchas de las enfermedades que afectaban a la sociedad de la época pero todavía se desconocían las causas de otras tantas, y aunque ya se hablaba de "virus" como sinónimo de veneno y algunos científicos de la época hacían referencia a estos como agentes infecciosos, en realidad se conocía poco o nada sobre estos organismos. El primer virus conocido, el virus del Mosaico del Tabaco, empezó a estudiarse en el año 1892 por el profesor W.P Ivanov, tras obtener el juego de las hojas enfermas de tabaco, sometió este líquido a un filtrado biológico, susceptible de retener las hipotéticas bacterias. El jugo filtrado debía ser estéril, y, sin embargo no era así si no que podía infectar a nuevas plantas sanas, transmitiéndoles la enfermedad. Se había descubierto entonces un agente infeccioso mucho más diminutos que las bacterias.

Gracias al avance de la ciencia y el desarrollo tecnológico, años más tarde, en 1935 W.M Stanley, biólogo norteamericano, trabajando sobre el mismo virus, logró cristalizarlo sin que el virus perdiera su capacidad infectiva. Este hecho marcaba el periodo de una gran controversia: ¿son los virus seres vivientes?, en efecto, el hecho de que pudieran cristalizarse llevaba a considerarlos simplemente como macromoléculas, dotadas de poder de reproducción autocatalítica a expensas de las proteínas del organismo huésped. Pero muchas otras razones obligaban a ver en ellos una verdadera estructura biológica.

¿Qué son los virus?

Normalmente se consideran los virus como partículas infecciosas, un virus es un complejo de partículas moleculares con apariencia inerte, absolutamente incapaz de multiplicarse a menos que se encuentre en el interior de una célula viva es entonces cuando puede apreciarse su potencial, porque actúa como un parasito que utiliza los recursos metabólicos de la célula invadida para reproducirse así mismo aunque con ello destruya a su huésped, fuera de estas se convierten en simples macromoléculas , por lo que son denominados parásitos intracelulares obligatorios.

Definir exactamente que son los virus resulta algo complejo, puesto que tienen una estructura subcelular y son tan rudimentarios que no pueden considerarse realmente seres vivos independientes: carecen de los elementos necesarios para los auténticos procesos vitales, como intercambiar sustancias con el medio externo, desarrollar un metabolismo que les permita obtener energía y reproducirse por sus propios medios.

Estructura de los virus

Todos los virus son muy pequeños tanto que ni siquiera pueden llegar a verse usando un microscopio óptico ordinario y solo pueden visualizarse mediante un microscopio electrónico, su diámetro oscila entre 20 y 300 nanómetros (un nanómetro o nm corresponde a la millonésima parte de un milímetro). Aunque cada uno es diferente y presenta unas características específicas, todos los virus tienen una estructura muy simple carente de los diversos elementos presentes en las células más sencillas que son indispensables para el desarrollo de una actividad metabólica: cada partícula viral conocida como Virion está formada simplemente por un solo ácido nucleico rodeado por una cubierta denominada cápside y, a veces, por una envoltura externa, las partes principales de los virus son:

NÚCLEO VIRAL: el núcleo de los virus está compuesto básicamente por una molécula de ácido nucleico que es la sustancia donde se almacena la información genética.

CÁPSIDE: es una cubierta que protege el núcleo viral, integrada fundamentalmente por proteínas y, en menor medida por hidratos de carbono y lípidos. Está compuesta por un diverso número de subunidades, denominadas capsómeros, y tienen una forma variable según cada virus, relacionada con la forma que adopta la molécula de ácido nucleico contenida en el núcleo, pero siempre simétrica y regular.

ENVOLTURA EXTERNA: solo está presente en algunos virus mientras que está ausente en otros denominados virus desnudos. Está compuesta esencialmente por proteínas, y su principal función consiste en proporcionar una mayor protección a su contenido.

En general, los virus se pueden clasificar según su estructura en cinco tipos:

HELICOIDAL: las cápside helicoidales se componen de un único tipo de capsómeros apilado alrededor de un eje central para formar una estructura helicoidal que puede tener una cavidad central o un tubo hueco. Esta formación produce virones en forma de barra o de hilo, pueden ser cortos y muy rígidos, o largos y muy flexibles. El material genético, normalmente ARN monocatenario, pero a veces ADN monocatenario, queda unido a la hélice proteica por interacciones entre el ácido nucleico con carga negativa y la carga positiva de las proteínas. En general, la longitud de una cápside helicoidal está en relación con la longitud del ácido nucleico que contiene, y el diámetro depende del tamaño y la distribución de los capsómeros. El conocido virus del mosaico del tabaco es un ejemplo de virus helicoidal.

ICOSAÉDRICA: la mayoría de virus que infectan los animales son icosaédricos o casi-esféricos con simetría icosaédrica. Un icosaedro regular es la mejor manera de formar una carcasa cerrada a partir de subunidades idénticas. El número mínimo requerido de capsómeros idénticos es doce, cada uno compuesto de cinco subunidades idénticas. Muchos virus, como los rotavirus, tienen más de doce capsómeros y parecen esféricos, manteniendo esta simetría. Los ápices de los capsómeros están rodeados por otros cinco capsómeros y reciben el nombre de pentones. Las caras triangulares de éstos también se componen de otros seis capsómeros y reciben el nombre de hexones. En la imagen que se muestra a continuación, se pueden observar varios tipos de virus icosaédricos.

.

COMPLEJOS: los virus tienen una cápside que no es ni puramente helicoidal, ni puramente icosaédrica, y que puede poseer estructuras adicionales como colas proteicas o una pared exterior compleja. Algunos bacteriófagos (como el Fago T4) tienen una estructura compleja que consiste en un cuerpo icosaédricos unido a una cola helicoidal (esta cola actúa como una jeringa molecular, atacando e inyectando el genoma del virus a la célula huésped), que puede tener una base hexagonal con fibras caudales proteicas que sobresalgan.

CON ENVOLTURA O VIRUS ENVUELTOS: La estructura de las partículas virales del grupo de virus denominados envueltos, está formada además de la nucleocápside por una envoltura que la rodea de origen celular y que los virus envueltos obtienen en el proceso de liberación por brotamiento. En dicha envoltura se insertan glicoproteínas de origen viral que reciben el nombre de espículas o glicoproteínas de superficie y que tienen un importante papel de reconocimiento de receptores específicos de la superficie celular en el paso inicial de relación con la célula huésped para la multiplicación viral.

SIN ENVOLTURA O VIRUS DESNUDOS: La estructura de los virus más simples está compuesta por un solo tipo de ácido nucleico (ADN o ARN) rodeado de una cáscara proteica que se denomina cápside, que en los virus desnudos no posee envoltura de origen celular.

Mecanismo de contagio

Los virus pueden contagiarse por muy diferentes vías, aunque la mayor parte de los que son patógenos para el ser humano suelen hacerlo a partir de personas infectadas, debido a un contacto directo o muy próximo. Por ejemplo, el contagio puede producirse al entrar en contacto con secreciones corporales contaminadas, como la saliva(a partir de besos, como suele ocurrir en la mononucleosis infecciosa) o el semen (transmisión sexual, muy relevante en el contagio del virus causante del SIDA) y también a partir de las lesiones superficiales causadas por la propia infección (es el caso de la varicela).

Además puede producirse un contagio a través de las pequeñas gotas de saliva que expelen las personas infectadas al estornudar, al toser o simplemente al hablar y quedan flotando en el aire, por lo que pueden penetrar en las vías respiratorias de quienes se encuentran en las proximidades, este es el mecanismo involucrado en la extensión de diversas enfermedades víricas muy comunes como el resfriado, la gripe, el sarampión o la rubeola. Así mismo, puede suceder que los virus ingresen al organismo por vía digestiva, al consumir líquidos o alimentos contaminados, como ocurre por ejemplo en el caso de la poliomielitis y en el de la hepatitis A.

Siempre existe peligro de contacto cuando se aplican inyecciones en deficientes condiciones higiénicas, como ocurre por ejemplo con los toxicómanos que se administran drogas por vía parental: esta forma de contagio relevante del virus de la hepatitis B y causante del Sida.

Por último, hay virus dañinos para el ser humano que también infectan animales que pueden actuar como vectores; es el caso de la rabia, contagiada muchas veces por mordeduras de perros, o bien el de las fiebres hemorrágicas víricas, cuyos agentes causales penetran en el organismo humano mediante picaduras de insectos.

Defensas contra los virus

Cuando un virus entra en contacto por primera vez con una persona, el sistema inmunitario lo detecta y desencadena una respuesta defensiva para intentar neutralizar su acción patógena: de lo contrario, iría invadiendo y destruyendo sin cesar las células del organismo para reproducirse, alterando con ello la salud de la víctima e incluso poniendo en riesgo su vida.

Lo que primero se realiza es que algunas células inmunitarias especializadas exploran el virus y determinan la forma de las proteínas extrañas que constituyen sus cubiertas, que se consideran genéricamente como antígenos. A continuación, transmiten esta información a otras células inmunitarias especializadas que, con estos datos, comienzan a fabricar unas particulares proteínas específicas (inmunoglobinas) que actuaran como anticuerpos: tenderán a unirse específicamente con las proteínas que constituyen los antígenos virales. A veces ello basta para modificar las características del virus y neutralizar su acción patógena, por ejemplo, al impedir así que pueda invadir nuevas células; otras veces, sirve para evidenciar la presencia del virus a otros elementos defensivos que se ponen en marcha para destruirlo.

Todo este proceso toma cierto tiempo, durante el cual el virus no tiene obstáculos para desarrollar su acción patógena, es el periodo en que se manifiesta la infección. Pero cuando el sistema inmunitario trabaja ya a pleno rendimiento, por lo común logra inactivar el virus y muchas veces termina por erradicarlo del organismo es entonces cuando se produce la curación de la enfermedad. Además el sistema de defensa ya se queda permanente en estado de alerta en donde hay algunos células que guardan memoria del virus y ante una nueva invasión desencadenan los mecanismo destinados a combatirlo incluso, antes de que tenga tiempo de producir infección, por eso diversas enfermedades víricas que solo se padecen una vez en la vida, como por ejemplo el sarampión.

También, es esta la estrategia en que se basan las vacunas, se administra una pequeña cantidad de un virus previamente inactivado o atenuado para que no resulte patógeno, de tal modo que el sistema inmunitario reconozca sus antígenos y se prepare para un eventual contacto que se produzca la enfermedad. Lamentablemente este recurso no es útil contra todos los virus por que algunos experimentan mutaciones que modifican sus características y ello hace que el sistema defensivo no pueda reconocerlos.

¿Son los virus organismos vivos?

La pregunta ¿son los virus organismos vivos? ha traído consigo muchas discusiones y controversias a través del tiempo y aún la respuesta a esta pregunta no es clara, muchos afirman que los virus no son seres vivos, muchos otros dan razones para creer lo contrario, responder a la pregunta queda entonces a consideración de cada persona, plantearemos a continuación, diferentes posturas sobre el tema.

Hay algunos que afirman que los virus no son seres vivos, porque estos organismos no cumplen con todos los ciclos de un ser vivo y no posee estructura celular, lo cual es considerado la unidad básica de la vida, además, los virus no tienen un metabolismo propio, y necesitan una célula huésped para replicar y sintetizar nuevos virus, por tanto, no se pueden reproducir fuera de cualquier organismo vivo. Las formas de vida aceptadas utilizan la división celular para su reproducción mientras que los virus crean múltiples copias de sí mismos a través de auto ensamblaje.

Otros afirman que los virus si son seres vivos, ya que estos tienen la habilidad para infectar otros organismos y pueden replicar ADN o ARN y sostienen, en contraposición a otros, que sí presentan estructura celular, pero con características diferentes, púes la presencia de una capsula formada por lípidos, hace pensar en una estructura análoga a nuestra membrana lipídica. Que sean parásitos intracelulares obligatorios no quiere decir que no sean seres vivos, simplemente necesitan recursos energéticos para poder suplir sus necesidades especialmente la reproducción que se da en un ambiente con características específicas, al igual que un humano no podría vivir fuera de la tierra, estos organismos necesitan un ambiente concreto, siendo las células de diversos organismos el ideal para su desarrollo.

 

Enviado por:

Cristian Cardona


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Biologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda