Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Lenguaje en uso: apelativos, vocativos y deícticos

Enviado por hugo baràn



Lenguaje en uso: apelativos, vocativos y deícticos - Monografias.com

El propósito de esta exposición es entender el uso de las nuevas expresiones que nuestros jóvenes utilizan a diario y, en especial, la utilización de vocativos como medio expresivo de comunicación. Sabemos que en la comunicación oral es habitual que aparezca designado el destinatario de la alocución. Usualmente, lo que aparece es un deíctico o forma en que el locutor nombra a su interlocutor, el tiempo en el que se halla o para nombrarse a sí mismo. Según Pierce (1974), una frase deíctica es un signo índice pues está en relación de contigüidad con el objeto designado. Pero hay formas del lenguaje que presentan notorios rasgos de expresividad y que pueden asociarse con el discurso subjetivo: estamos frente a los llamados apelativos, frases o términos que designan al alocutario y que a la vez cumplen con la doble función de indicar y de valorar.

El apelativo es todo término idiomático que se emplea en el discurso para mencionar a una persona. Entre la variedad de apelativos, hallamos los nombres propios, los pronombres personales, los títulos honoríficos, ciertos sustantivos comunes y otros términos de familiaridad y de parentesco. Desde el plano afectivo, hay términos apelativos que evocan objetos y animales (mi bomboncito, tu gatita), y también se utilizan algunos términos de relación (mis amigos).

Los apelativos se distribuyen en las tres personas del coloquio, es decir, mencionan a la persona que habla, o locutor; aquella a quien se habla, o alocutario, y aquella de la cual se habla, el delocutor. Por ello, se los llama, respectivamente, locutivos, alocutivos (o vocativos) y delocutivos. Como característica, todo apelativo tiene un carácter deíctico ya que permite la identificación de un referente; tiene carácter de predicativo, pues su sentido nos habla de una predicación explícita, y por último, es demostrativo de las relaciones sociales que existen entre los hablantes.

Estudiaremos, dada su importancia, el caso particular de la forma alocutiva o vocativa como caso que se emplea para identificar el nombre al que se dirige el hablante. Y también como la palabra o grupo de palabras con las que el hablante atrae la atención del receptor. Como ya he mencionado, el apelativo sería la modalidad del idioma que usa el nombre para apelar al oyente (o 2° persona gramatical). El uso del mismo corresponde a la función apelativa del lenguaje.(Bühler, 1950). En cambio, la función inherente a la forma vocativa es el de contacto, la función fática.(Jackobson, 1988)

Los nombres propios de personas y los pronombres personales de segunda persona son el medio natural de la función apelativa, y tienen su origen en esta función; lo mismo que sucede con el modo imperativo. En efecto, el nombre propio no tiene un carácter denotativo ni clasificador como los comunes, sino indicativo, se emplea en el vocativo como dispositivo casi deíctico, semejante a como lo hacen los pronombres personales.

Por otra parte, las oraciones imperativas han sido clasificadas como "oraciones vocativas unimembres" (Jackobson, ibíd.). Es decir, en las oraciones imperativas no se establece una relación predicativa entre el sujeto gramatical y el verbo.

El uso del vocativo se cumple a través de los nombres propios y los pronombres de segunda persona. Sin embargo, también los nombres comunes pueden cumplir esa función:

Chico, no me vende un periódico.

Abuelo, no salga tan desprotegido que hace mucho frío.

Además, el locutor puede dirigirse al oyente manifestando una actitud de afecto, respeto o atención, es decir, mostrando una fórmula de cortesía (Grice, 1991). Brown y Levinson distinguen dos categorías de cortesía: la formal (o negativa), y otra informal (o positiva). En la primera, se establece entre el locutor y el oyente una comunicación convencional y menos natural:

¿Sabés Jorge?, ese es el tío de Carla. (formal)

En el otro caso, hay una supresión del vocativo, indicándose así un acercamiento y familiaridad mayor entre hablantes:

¿Sabés?, ese es el tío de Carla. (informal)

El vocativo en particular, llama la atención del alocutario por la mención de un término que lo designa, indicándole que el discurso se dirige a él. A través de ese término, nos enteramos del grado de relación que tienen entre sí los interlocutores. En ocasiones, el vocativo adopta la forma de un enunciado:

El más pollo...

Veamos ahora qué pasa con el vocativo en los actos de habla. En ellos, en tanto se requiere, por lo menos, un oyente, encontramos que el vocativo puede acompañar a cualquier acto de habla. El locutor puede dirigirse al oyente empleando vocativos en los distintos actos de habla: saludar , dirigirse a una audiencia, ordenar, preguntar, hacer un pedido, escribir una carta, agradecer, etc. simultáneamente, el vocativo puede servir para llamar la atención del oyente (vocativo de apelación pura), como para dirigirse a él con el uso de la máxima cortesía.

Encararé a continuación la descripción de los tipos más comunes de vocativos. El vocativo de apelación pura (recién mencionado) refiere al uso del pronombre en 2° persona, o de un imperativo verbal (¡Escucháme!). Al producirse la emisión en estos casos, la apelación es predominante, y el pronombre es una señal que produce una reacción en el oyente:

¡Vos, qué mirás!

Esta variedad de vocativo con aposición permite disolver la ambigüedad en la deixis que efectúa el pronombre. También los sustantivos comunes se pueden usar como vocativos de apelación:

¡Mozo! ¡Taxi!

Estos nombres comunes se suelen proferir ausentes de cualquier artículo que los anteceda.

En la categoría del vocativo de tratamiento, encontramos aquel de la categoría negativa o formal. Aquí, el uso del Usted para apelar al oyente es una estrategia de la cortesía formal que indica respeto o distancia hacia el oyente. También los sustantivos señor/señora son empleados como vocativos de respeto. La herencia hispánica hizo que ciertas palabras llegaran a indicar el status social (o prestigio) del sujeto al cual nos dirigimos: don, doña, caballero, etc.

Don José de San Martín

Estos son los llamados "términos honoríficos". Fillmore (1983) considera que los términos honoríficos forman una "deixis social". Particularmente, para Foucault un término honorífico, al igual que un insulto, es un gesto simbólico de dominación que sirve para dominar y reforzar el orden jerárquico.

Una variante que también hallamos en esta exploración es la del vocativo en 1° y 3° personas. Bajo ciertas circunstancias, el emisor puede apelar a sí mismo, cuando padece, por ejemplo, un dolor intenso:

¡Ay de mí! ¡Qué mal me siento!

El vocativo en 3° persona se expresa por una frase determinante, que lo aclara:

¡El jovenzuelo! ¡Qué triste espectáculo está dando!

De analizarse en profundidad, el vocativo en 3° persona sería una variante del vocativo de 2° persona:

Vos, el jovenzuelo...

En cuanto al vocativo retórico (o poético), es la modalidad empleada para apelar a una entidad no personal o inanimada, como por ejemplo, objetos de la naturaleza:

¡Oh tú, Madre Tierra, pobre víctima de los desbordes de tus hijos!

Nuestra breve investigación ha de centrar su mirada en las formas en que nuestros adolescentes –en particular, los que habitan en el conurbano bonaerense -, hacen uso de estos vocativos. No nos detendremos en las variantes sociolécticas que dan cuenta de los diferentes estratos sociales que conviven en la región, motivo quizá de un estudio más profundo, sino que haremos pie en los modismos que tiñen por igual a los jóvenes de una misma generación, más allá de su ubicación en la escala social.

La expresión comunicativa del adolescente es la síntesis de su conducta verbal más la conducta no verbal. Su grado de expresividad no concluye en las formas verbales –elaboradas o no – con las que se conecta con el mundo. Depende, entre otras cosas, de la imagen que tenga de él mismo y de cómo se cree que se ve ante los demás. Una emisión común, dada entre de estudiantes en cualquiera de nuestras aulas, como la siguiente,

Chabón, alcanzame los apuntes de biología

de aparente neutralidad y sin mayores pretensiones que las que carga en dicho pedido, sin embargo nos da una cuota de información bastante significativa. Podemos inferir que entre los actores hay un cierto grado de conocimiento y confianza, como para que uno realice esta exigencia, dado el término chavón que es una distorsión rioplatense del chaval/a español, y que no se agrega al pedido ninguna fórmula de cortesía. Esta obviedad podría reforzarse si la emisión está acompañada de un tono calmado en la voz del dicente, algo que gráficamente se expresa ante la falta de signos auxiliares que pondrían evidencia de lo contrario. En caso contrario, ante la expresión

¡Alcanzame los apuntes de biología, chabón!

tenemos, en rigor, una demanda cambiada por el sema tono que refuerza el pedido y, en especial, por la posición que ubica el vocativo. Muchos lingüistas han estudiado esta particularidad en la expresividad del habla, entre ellos Leech, quien señala que "un vocativo inicial combina las funciones de llamar la atención de alguien con la de identificar al interpelado; un vocativo final, probablemente combina las funciones de identificar al interpelado con los de mantener y reforzar las relaciones sociales" (Leech, G.,1985).

Está claro que desde el punto de vista gramatical, la ubicación del vocativo al principio, medio o final del enunciado, carece de importancia. Es función de la pragmática establecer sus distintos niveles de expresividad o intencionalidad, si expresa un mandato, una pregunta o una súplica. También es importante resaltar que sea inicial o final la posición del vocativo, siempre estará más conectado con el marco de la enunciación que con el enunciado; es decir, más relacionado con el modus que con el dictum. En el caso particular del vocativo arriba señalado podemos decir que como fruto de nuestras escuchas entre el alumnado bonaerense, es mayoritario su uso en posición inicial. Esto indica claramente su utilidad de llamador de atención hacia el otro y su cualidad de selección del interlocutor. El citado Leech ha estudiado las conversaciones de ingleses adultos y como consecuencia realizó la siguiente tabla de funciones:

POSICIÓN DEL VOCATIVO EN EL ENUNCIADO

inicial

media

final

Llamar la atención

identificar al apelado

identificar al apelado

identificar al apelado

mantener y reforzar las relaciones sociales

mantener y reforzar las relaciones sociales

Leech, G. 1999.

Esto podría aplicarse al término chabón en uso de emisiones de adolescentes, sumado a las características del modo enfático que le imprimen éstos, y las condiciones del contexto que modulan el mensaje. Es muy discutible la definición del carácter marginal del vocativo en cualquiera posición que ocupe en la emisión, dada por algunos semánticos (Briz, 2001; Alpizar Castillo, 1983), puesto que en muchas ocasiones es su utilización la que regula la respuesta del apelado, sea ésta una interpretación correcta o errónea del mensaje enviado. Entre los jóvenes, tanto el término anterior como otros, son de carácter fundamental en la idea propuesta hacia el interpelado y hasta logran reacciones diversas y hasta contrarias a las expectativas del emisor.

La lista de vocativos juveniles es numerosa, y entre ellos se destacan con fuerza y repetición algunos como los siguientes: bolu, buche, buchón, gato, ortiba, etc. Es necesario destacar que su uso no discrimina en género, siendo tan utilizados en chicos como en chicas en edad adolescente, con un sugestivo aumento entre estas últimas en los recientes años. El uso de bolu como apócope de boludo, ha lavado para las últimas generaciones su figura de término ofensivo y se impone como un vocativo asumido entre pares y con una connotación hasta de simpatía hacia el otro.

¿Decí bolu, qué te costaba venir temprano?

Podría aducirse que el carácter de las observaciones-escuchas de un docente dentro de las aulas puedan ser un simple segmento no representativo del lenguaje de los jóvenes, comparándolas con diversos ambientes (calle, club, hogar, trabajo) donde se expresarían de modo diferente. Esta observación no es gravitante en lo que hace a las expresiones adolescentes, dado el grado de desparpajo, indiferencia hacia el medio y menor autocontrol sobre sus actos respecto a las generaciones anteriores que manifiestan los alumnos actuales.

Dos términos en particular merecen que nos detengamos en ellos: gato/a y trolo/a. En ambos hay resonancias contemporáneas a la discriminación que hacen las mayorías sobre sectores de su propia comunidad con particularidades bien definidas: guys, lesbianas, individuos con capacidades diferentes, inmigrantes, etc. En estos dos casos, la mención implícita es sobre la identidad sexual y el comportamiento sexual de los aludidos. Aunque podemos hacer distinciones bien claras:

¡Salí gata, ya todos saben que lo engañabas a Juan con su primo!(a)

Qué gato que es Jorge, sale a flote de todos los exámenes.(b)

En el ejemplo (a), la carga ofensiva refiere claramente a la falta de virtud y lealtad en lo amoroso de la aludida, hecho que tiene una generalizada respuesta de sanción, en especial si la persona acusada pertenece al sexo femenino. En el segundo ejemplo (b), se evidencia el enfoque laudatorio hacia el interpelado, particularmente por su condición varonil más que por sus conocimientos en las respectivas materias de estudio. El sexismo y la discriminación por género es parte altamente incorporada en nuestros hábitos de expresión –como resultante de una cultura que nos hace refractarios a lo distinto, a lo diferente-. Sin embargo, la aplicación denostativa del término gato

entre varones puede adoptar un trasfondo ofensivo, siempre que esté en duda "su condición de hombre", siendo así que este apelativo-vocativo pase a tener valor agregado de disfemismo(*):

¡Qué te hacés el macho si te la comés, Gato!

Reitero que estos y otros proferimientos en actos comunicativos entre adolescentes varían en sus efectos en función del contexto donde se desarrollan, las condiciones previas y las relaciones de poder entre los actores. Por ejemplo, si el interpelado no es cooperativo (o rechaza el convite para proferir una respuesta de igual o mayor tenor agresivo), desaparece el efecto del vocativo y queda del mismo una forma de apelación o llamado de atención sobre el enunciado complementario.

Por supuesto, el eterno problema del sexismo en el lenguaje, algo que se halla en casi todas las lenguas del mundo moderno, no es inherente al mismo, sino de origen sociocultural. Nuestros jóvenes no pueden sustraerse del ambiente del cual provienen, ni de los patrones de habla y pensamiento transferidos por sus mayores. Es curioso que en nuestra realidad social, que hace que la mujer afronte responsabilidades impensables hace medio siglo, tales como trabajar, estudiar, parir y cuidar por sí misma a sus hijos sin ayuda de una pareja, todavía la representación del rol de la mujer -tanto en hombres como en mujeres - se manifieste en un lenguaje diferenciador en desmedro de ella misma.

Entre las chicas, calificativos del orden de "machona", "varonera" o "maricona", aún siguen ocupando espacio en sus intercambios, cuando el intento es etiquetar al sujeto femenino con cualidades propias del varón. En las aulas, particularmente en los años inferiores, la mirada y el comentario negativo hacia las jóvenes que departen todo el tiempo con compañeros varones, proviene particularmente del propio sector, lo cual produce los comentarios del conjunto y la estigmatización de la joven observada.

(*) Disfemismo m. Modo de decir que consiste en nombrar una realidad con una expresión negativa o con intensión de rebajarla de categoría, en oposición a eufemismo. (DRAE, 2004)

En el segundo caso de vocativos planteados, vemos lo siguiente:

Hey trolo, ¿de quièn te escondés si todos saben que la miràs con cariño?(a1)

¡No te sarpès màs con mi novio, trola!(b1)

El concepto del tèrmino "trolo"(*) va unido a una identidad sexual en lo atinente al varon destinatario del mismo, y a una referencia a mujer fàcil o de la vida, cuando la referida es del sexo femenino. En ambos casos se cumple lo antedicho respecto a la posiciòn de este vocativo en cada enunciado, pero la singularidad que aquí aparece es que hay una mayor necesidad de llamar la atención del otro, tanto en las emisiones (a1) como en la (b1), sin afectar su posición, siendo su aparición resultado de un especial estado de ánimo del dicente. Cuando este término es invocado repetidas veces en un intercambio de adolescentes, pasa a perder su condición de tal y toma la forma de un insulto deliberado, con miras a la beligerancia entre partes.

Cuando el criterio del emisor es no malquistarse con su interlocutor, es probable que apele a las formas del diminutivo o a equivalentes con menor carga denostativa:

Guachín, devolveme la carpeta que me sacaste.

Vos sì que no tenés por qué quejarte, turrito.

Es importante reconocer que los modismos en la lengua de una sociedad son producto de la evolución (o involución) de la misma, indicadores de sus cambios y de la tensión que se establece entre sus miembros y sus relaciones de poder. Las expresiones de los grupos adolescentes son parte de esa dinámica, como también factor de identidad intergrupal y diferenciador de los adultos. Son también indicadores de un status social que tiene sus particularidades y riesgos propios.

Un correlato inquietante, aunque va más allá de las pretensiones de esta simple indagación del uso del vocativo entre los adolescentes escolarizados, nos habla de la progresiva pérdida del valor de la palabra. Y entre todas, el valor del insulto como una entidad menor al factor que acostumbradamente hacía pasar a las manos a los proferentes de estos agravios. La intolerancia verbal de otras épocas, cuando dos caballeros se trenzaban en escenas de pugilato por uno o dos insultos cruzados, hoy es un vago recuerdo si miramos las aplicaciones que les dan nuestros adolescentes.

(*) Es coincidencia en muchos estudiosos exploradores de la génesis de neologismos y expresiones de uso popular, que el término "trolo" proviene de los años cincuenta, época en la cual las calles porteñas y de algunas capitales del interior eran circuladas por micros de pasajeros conocidos como trolebuses o trolleys. La particularidad de estos vehículos era "que el pasajero subía por atrás". (Oh perenne picardìa criolla, que como es habitual, va hermanada a las formas de segregación más sórdidas)

Inquietante, digo, porque a la par de esta depreciación de la categorìa insulto verbal, la violencia fìsica se desata por otras vìas, con resultados mucho más lamentables, como nos refleja a diario la crónica policial. Parece ser, y esto es opinión generalizada entre sociólogos y psicólogos, que una mirada sostenida por más tiempo que el supuestamente normal, puede desencadenar una tragedia entre dos jòvenes adolescentes. El "¡què te pasa, por què me mirás así!" , puede llegar a concluir en una revuelta impredecible donde la lucha entre dos puede ser sin cuartel. Parece que estos insultos, epìtetos, vocativos, que otrora proferìan los adultos de dècadas pasadas, eran una especie de "colchón" o freno a la agresividad sin lìmites que hoy, lamentablemente, nos tiene acostumbrados.

Pero no quiero extenderme en este terreno, que demanda una investigaciòn profunda y podría alumbrar algunas soluciones para este presente de violencia que nos envuelve. Agradezco profundamente la atenciòn prestada de este respetable público a esta ponencia, cuyo simple propósito fue la de resaltar algunos tèrminos que son de uso habitual en boca de nuestros jóvenes, como acicate para investigaciones posteriores y de mayor relevancia. Muchas gracias.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Alpízar-Castillo, R. (1983), "Para expresarnos mejor", La Habana, editorial Científico Técnica.

  • Briz A.(2001) "Español coloquial, argot y lenguaje juvenil", Valladolid, Fundación Jorge Guillén (eds.)

  • Brown P., Levinson, S(1987), "Politeness: some universals language usage", Cambridge, Cambridge University Press.

  • Bühler, K. (1950), Teoría del lenguaje, Madrid, Revista de Occidente.

  • Fillmore, W, (1983), "The languages learner as an individual", N.Y., Wilkins LC ed.

  • Grice H P (1991), Lógica y conversación, Madrid, Tecnos.

  • Jakobson R., (1988) Arte verbal, signo verbal, tiempo verbal, México DF, FCE.

  • Leech G.(1985), Semántica, Madrid, Ed Alianza.

  • Leech G.(1999), "The distribution and functions of vocatives in American and British English conversation", Amsterdam, Hasselgard H y Oksefjel S (eds.)

  • Pierce, Ch. (1974-2001), El pragmatismo, Buenos Aires, Paidós.

 

 

Autor:

Hugo César Barán

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda