Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Gineco-sexologia forense: la violación

Enviado por Amaranta Dutti

Partes: 1, 2

  1. Introducción
  2. Abusos Sexuales o Parafilia
  3. Epidemiología
  4. Descripción Clínica
  5. Actos Lascivos
  6. Violación o Sadismo y Masoquismo
  7. Elementos de diagnóstico de violación sexual
  8. Conclusión
  9. Referencias
  10. Anexos

Introducción

La medicina legal es una disciplina cuyo ámbito de acción esta vinculado con el asesoramiento acerca de los asuntos biológicos, físicos, químicos o patológicos necesario para la resolución de problemas jurídicos. En este sentido, los aportes de esta ciencia son valorados tanto por la metodología que aplican para la determinación de las condiciones físicas o mentales en que se encuentra un individuo y cada día toma mayor relevancia para la búsqueda de la aplicación de justicia en los hechos en los cuales se identifique la presencia de un hecho punible contra las personas en las que su integridad en cuanto a la salud física o mental aparezca afectada.

Es por tal motivo que la medicina legal, plasma sus hallazgos en informes médicos que son certificados a fin de que los mismo puedan ser utilizados como prueba ante un eventual hecho que revista la intervención de las autoridades competentes para la aplicación de la justicia necesaria,

Por tal razón, el derecho penal requiere de la actuación del médico forense para abordar cualquier tipo de delito, entre ellos el de violación sexual.

Ahora bien, como profesionales del derecho, en proceso de formación, es preciso profundizar acerca de la importancia de la medicina legal, siendo éste el objetivo fundamental de la presente investigación, haciendo énfasis en el proceso de abordaje que hace el forense de la víctima sometida a una violación de tipo sexual, profundizando así mismo, en la descripción de los elementos de diagnóstico en los que se basa la medicina legal para determinar si hay presencia o no de un delito sexual.

la sexualidad humana

La sexualidad humana, considerada en si misma como parte esencial del ser humano, que determina tanto su prolongación en el tiempo como su desenvolvimiento y desarrollo integral. En todo caso, la sexualidad es una función vital que influye sobre la conducta de los individuos y sobre las relaciones humanas en general. Afecta a todos los procesos fisiológicos y psicológicos del ser humano, aunque no es imprescindible para su supervivencia. Se trata de un impulso instintivo que atraviesa diferentes etapas a lo largo de la vida de los individuos y que es condicionado en gran medida por el entorno sociocultural en el que viven.

Así que, tal como forma parte relevante en la vida de las personas, así mismo genera una serie de vínculos legales o no en los individuos. De allí la importancia de los estudios que se deriven de dichas relaciones, para lo que surgen ramas científicas entre las que se encuentra la sexología forense.

Ahora bien, la sexología forense o sexología medico-legal, definida por Basile y Waisman como "La que comprende el estudio de los sexos y los estados intersexuales (hermafrodisitsmo, pseudohermafroditismo) y todas las cuestiones medico legales con ellos relacionados; parte de los conocimientos anatómicos, fisiológicos sociales y psicológicos y psicopatológico de la sexualidad y la sensualidad humanas, vinculados a estructuras, hechos y conductas que adquieren interés jurídico (p.441)

Por otra parte, Bonnet (1995), delimita la sexología medico legal a la aplicación de conocimientos médicos -en cualquiera de sus especialidades- a la solución de los problemas jurídicos que el sexo pueda suscitar" (p.1007)

En este contexto, la comprensión jurídica de la sexualidad debe partir entonces del estudio científico de la conducta humana, con todos sus componentes, factores y sustratos y para el discernimiento sobre lo legal o no legal de la conducta sexual, debe apoyarse en el conocimiento del medico forense y de la experticias criminalística que arrojen las investigaciones que se generen por un acto que puede ser considerado como anormal.

El instinto sexual

El instinto sexual, al igual que la sexualidad o cualquier aspecto relacionado con el sexo o sexualidad humano, suscita diversas controversias y preocupaciones en distintas especialidades ciencias, tanto de la salud como ciencias jurídicas, en cuyo caso, de ciertos autores se toma en consideración sus aportes. Así, según Silva (1995:386), es "un impulso o tendencia al sexo contrario" (p.328), mientras que para el Diccionario Enciclopédico de la Vida Sexual se señala que es "la impulsión ciega de un sexo hacia el otro sexo con el fin de conseguir la unión sexual. Es el sexo que atrae al sexo, y en consecuencia un esfuerzo de conseguir el placer. Posteriormente, después de la pubertad aparece el instinto de reproducción. Sinónimo de libido, instinto psicosexual, instinto de vida. Contrario del ego.

En este sentido, el instinto sexual no solo es propio del hombre o del ser humano como tal, pero en esta especie animal donde se presentan con frecuencia distintas anomalías sexuales, en las que la otra parte interviniente en un acto sexual sale perjudicada por haber sido forzada a satisfacer un instinto sexual que no comparte, de donde se originan en todo caso las llamadas psicopatías sexuales.

Las psicopatías sexuales

Las psicopatías o anomalías sexuales, están relacionadas estrechamente con la sexualidad desviada y vinculada por algunos autores como aberraciones o disfunciones sexuales, descritas por Vargas () como las formas anómalas, patológicas de satisfacer el instinto sexual. Son patrones de conducta sexual, en los que la fuente predominante de gratificación sexual es la diferente a la relación heterosexual normal" (p.225).

Delitos sexuales

Los delitos sexuales, con el paso del tiempo han tenido tanto definición como clasificación acorde con la tipificación que se establece en los códigos penales de cada país, es por ello que los mismos en algunos códigos aparece como aquel cometido contra la moral y las buenas costumbres como lo establece el CPV, o contra la libertad sexual, como lo estipula el Código Penal Peruano, sin embargo, tienen como característica común, que este tipo de delito atenta contra la integridad sexual de la persona afectada.

En todo caso, mucho de los delitos sexuales están asociados a psicopatología de quien incurre en estos actos y pueden ser de diversa índole.

Clasificación de los delitos sexuales y criterios diagnósticos, según Carvallo, B., Martínez C., Petit K., y Calimán A., (2007)

Abusos Sexuales o Parafilia

Siguiendo los criterios de Belloch (1997); la parafilia incluye:"un grupo de trastornos, cuya sintomatología esencial es la presencia de fantasías sexuales, intensas y recurrentes, que generalmente supone: 1. Objetos no humanos; 2. Sufrimiento o humillación propia o del compañero; 3. Niños o personas que no consienten". El diagnóstico debe hacerse sólo si el individuo ha actuado de acuerdo con estas necesidades o si le causa molestias marcadas. Así mismo, señala que no existe distinción entre parafilia y ofensa sexual, agrupando todos estos trastornos de forma indistinta, bajo un mismo título.

Por ello, para diagnosticar a un individuo con algunos de estos trastornos, según el autor, se requiere que cumpla con los siguientes criterios:

a) Intensas necesidades recurrentes y fantasías sexuales excitantes, ligadas a la parafilia, por períodos prolongados.

b) El individuo ha actuado de acuerdo con estas necesidades o se encuentra marcadamente perturbado por ellas.

c) Existencia de criterios de gravedad: leve, moderada o grave, según la recurrencias de las necesidades del individuo, los cuales deben ser evaluados según el autor, como complemento del diagnóstico.

Con frecuencia, estos sujetos presentan parafilias múltiples, las cuales pueden ser indicios o síntomas de otros trastornos mentales, tales como: trastorno de personalidad o de conducta, alcoholismo, abuso de sustancias psicotrópicas, entre otros.

Epidemiología

Generalmente, las personas que presentan alteraciones en la conducta sexual de este tipo, tienden a ocultarlo, particularmente por el miedo y el rechazo social que estas conductas provocan, lo que trae como consecuencia que rara vez soliciten tratamiento. En el caso de aquellos comportamientos que constituyen ofensas sexuales, son las victimas quienes contribuyen a esta ocultación, por miedo, vergüenza, temor a las represalias, así como por los procedimientos establecidos para la verificación del hecho.

Respecto a la prevalencia por el sexo, las estadísticas indican que las desviaciones sexuales se registran en un mayor porcentaje en individuos del sexo masculino, aludiéndose que el hombre tiene mayor impulso sexual que la mujer, lo que propicia que fije la atención en una gama más amplia de objetos y fantasías sexuales, que las mujeres. Otra tesis que se sustenta en el componente agresivo de los varones, explica la adopción de conductas violentas ligadas al sexo como la violación. El inicio de estas situaciones, según Belloch, se relaciona con la adolescencia, estimándose que el 50% de estos sujetos, comienzan su actividad sexual antes de los 18 años, pero también los ancianos tienden a presentar estos comportamientos.

Descripción Clínica

Las conductas sexuales implicadas en la paidofilia son diversas y van desde el mero exhibicionismo o masturbación delante del niño hasta los besos, caricias, contactos orogenitales y, en algunos casos, la penetración tanto vaginal como anal. Normalmente, la paidofilia (conducta sexual caracterizada por fantasías y actividad sexual con niños y adolescentes), no implica violencia física. Pues, según Belloch (1997), el adulto suele ganarse el afecto y la simpatía del niño a través de premios, juegos, entre otros, siendo además con mucha frecuencia una persona conocida y cercana al medio en el que se desenvuelven.

Normalmente, no presentan ningún trastorno psicopatológico significativo, aunque suelen ser sujetos mayores, con baja autoestima, dificultades para establecer relaciones de pareja y con pocos recursos para enfrentar estas situaciones, siendo frecuente que presenten problemas de abuso de alcohol o de cualquier tipo de sustancias psicotrópicas.

Actos Lascivos

Son las acciones que tienen por objeto despertar el apetito de lujuria, deseo sexual. Para que este acto sea punible, se requiere que se cometa por medio de violencia o amenaza, en menores de 12 años o que tengan menos de 16 años, si el agente es ascendente, tutor o instructor, con el uso de medios fraudulentos o sustancias narcóticas o excitantes. Son considerados actos lascivos: tocamientos, manoseos, frotamiento, coito entre los muslos, masturbaciones, incesto, corrupción de menores, acto carnal con vírgenes mayores de 12 y menores de 16 años. Son acciones tendientes a producir placer sexual y corrupción de menores. Está considerado como un delito material, de acción privada, tipificado en el Art. 376 del Código Penal Venezolano, cuya pena es el prisión de 6 a 30 meses. Si el delito se comete con el concurso de: abuso de autoridad, confianza o relaciones domesticas, la pena será de uno a cinco años, en los casos de violencia y amenazas de dos a seis años, y de dos a seis años en los caso previstos en los numerales 1 y 4 del artículo 374, también lo establece como tal la Ley Orgánica de Protección del Niño y el Adolescente en los artículos 237, 258 al 260.

Como base explicativa y de apoyo al desarrollo de la investigación, se utilizó para representar los delitos, las diferencias establecidas por Belloch (1997), permitiendo discriminar para cada uno de los casos, los comportamientos patológicos sexuales característicos del delito.

Violación o Sadismo y Masoquismo

El sadismo se refiere a la necesidad de infligir daño a otra persona para excitarse sexualmente. El masoquismo, implica la necesidad de ser humillado, atacado, maltratado, entre otros, para obtener placer sexual. Según Belloch (1997), son trastornos que con frecuencia aparecen juntos.

El autor refiere que etiquetar una conducta sádica o masoquista como patología, es difícil pues para personas normales de ambos sexos, resulta sexualmente excitante proporcionar o recibir pequeñas agresiones cariñosas, como mordiscos, pellizcos, o someterse voluntariamente a ciertas fantasías de dominación-sumisión durante la actividad sexual.

El sadismo está asociado, en ciertos casos, a un trastorno de la personalidad antisocial, ocasionando situaciones que los conducen a cometer actos violentos y daños severos a sus víctimas.

Existe una gran variedad de conductas sádicas y masoquistas, que van desde la sujeción con todo tipo de ligaduras, golpes o latigazos, semiestrangulación, pisoteo del cuerpo, tratamiento traumático de los genitales y pechos mediante pinzas, hipoxifília (excitación sexual a través de la privación de oxígeno por medio de un nudo, una bolsa plástica o máscara, la cual produce asfixia, vértigo y mareo, debido a la interrupción de la oxigenación arterial del cerebro y el aumento de dióxido de carbono), sensaciones que son vividas como excitantes por estas personas, aumentando así, el placer de la masturbación o de la relación sexual.

Así mismo, se entiende como violación, según Coccorese (2003:3), al delito contra la libertad sexual cuya acción consiste en el acceso carnal llevado a cabo en circunstancias tipificadas por la ley.

En términos generales, Osorio (1991) aporta que la violación es: "La infracción, quebrantamiento o transgresión de la ley o mandato." (p.991), mas adelante en términos específicos, relacionados con los delitos sexuales, señala el autor citado que la violación consiste en: Acceso carnal con mujer privada de sentido, empleando fuerza o grave intimidación, o si es menor de 12 años, en que se supone que carece de discernimiento para consentir en acto de tal trascendencia para ella" (p.991), de donde se tiene que la violación contiene dos elementos fundamentales como son la limitación a la edad y a la capacidad de discernimiento.

Al respecto considera Hansel (1999), que la violación no se reduce a los elementos anteriores, pues al contrario:

Abarca un conjunto muy complejo de fenómenos, que varían de maneras tales como la relación entre la víctima y el delincuente, el tipo y las fuerzas implicadas, y las circunstancias sociales circundantes.  Lo que los une es el ser actos de naturaleza unilateral, imposiciones que vulneran la voluntad y los deseos de las víctimas, mediante una comportamiento que dista mucho de aquel que se produce en una relación sexual consensual, o actividad sexual mutuamente deseada.

De acuerdo con esta apreciación, las características que le asigna Hansel, están relacionadas con un tipo de violación relacionada entre individuos (acto sexual), en cuyo caso, los sujetos pasivos del delito cualquier persona de uno u otro sexo

En términos generales, de los autores citados se tiene que los supuestos que conducen a una violación son: Relación entre la víctima y delincuente, utilización de fuerza, las circunstancias sociales circundantes, unilateralidad, vulneración de la voluntad y deseos de la otra parte.

Por otra parte, la violación sexual comprende, según Elicheze (1993) es:

Todo acceso carnal logrado con fuerza o intimidación para vencer la oposición del sujeto pasivo, o cuando la víctima que debe expresar la falta de consentimiento, se encuentra incapacitada físicamente de hacerlo o está privada de razón  o carece de capacidad jurídica para consentir la relación sexual. (p.33)

En cuyo caso se evidencia que no se cumplen los elementos propios de una relación o contrato entre partes, por cuando hay violencia o falta de consentimiento de una de las partes, o, así como también puede darse la falta de capacidad para discernir y consentir la relación sexual.

Para el Estatuto de Roma en su anexo relacionado con "Elementos de los crímenes" señala que habrá violación cuando el autor "haya invadido el cuerpo de una persona mediante una conducta que haya ocasionado la penetración, por insignificante que fuera, de cualquier parte del cuerpo de la víctima o del autor con un órgano sexual o del orificio anal o vaginal de la víctima con un objeto y otra parte del cuerpo".

Tipos de Violación Sexual en el Código Penal Venezolano

El delito de violación, está tipificado en el Código Penal Venezolano (2006), como un delito contra las buenas costumbres y el buen orden de las familias, caracterizado en el Capítulo I como de la violación, de la seducción, de la prostitución de menores y los ultrajes al pudor, estipulado en el artículo 374 de la siguiente manera:

Quien por medio de violencias o amenazas haya constreñido a alguna persona, de uno o de otro sexo, a un acto carnal, por vía vaginal, anal u oral, o introducción de objetos por alguna de las dos primeras vías, o por vía oral se introduzca un objeto que simulen objetos sexuales, será imputado de violación…

Es decir, que se introduce en la legislación venezolana, el hecho de que la mujer puede convertirse en un sujeto activo, por cuanto la violación no se limita al acto carnal

Violación Presunta

Es aquella en la que "Aún cuando el acceso carnal se realiza con el consentimiento de la víctima es considerado un hecho punible si al momento del delito la víctima (Art. 374, núm. 1 al 4, CPV):

-Es especialmente vulnerable, por razón de su edad, (menor de 13 años) o por su situación de desventaja en cuanto a capacidad

-Existe una relación de superioridad o parentesco (ascendiente, hermano, por naturaleza, adopción o afines), con la víctima aun cuando no la misma no haya cumplido los dieciséis años.

-El sujeto activo es funcionario público en cuya custodia se encuentra detenido, o, detenida la victima

-Utilización de medios fraudulentos o sustancias narcóticas o excitantes de que se haya valido el sujeto activo.

Violación Anal

Este tipo de violación es la que se realiza en el ano y es mas frecuente en el hombre que en la mujer (Martin, 2008:205) En este tipo de violación es importante determinar si hay signos de violencia reciente o si la víctima tiene coito anal habitual.

Elementos del delito de violación en el Código Penal Venezolano

Para la legislación venezolana, el delito de violación destaca que los elementos que lo conforman son:

Sujeto Activo: cualquier persona

Sujeto Pasivo: Cualquier persona viva. Por consiguiente queda excluido el cadáver

Objeto Jurídico Protegido: Las buenas costumbres y el buen orden de las familias

Culpabilidad: se requiere la presencia del Dolo, no se admite la culpa

Momento consumatorio: Con el acceso carnal, coito o cópula, así como la introducción de objetos por vía vaginal, anal u oral (ésta última requiere que el objeto simule un objeto sexual).

Admite el grado de tentativa

Elementos esenciales para la determinación del delito de violación sexual

Los elementos esenciales para la determinación de la violación sexual son:

1.- "La Violencias o Amenazas";

La violencia, según Chero (2008) "es el empleo de la fuerza física que se dirige sobre el cuerpo o la voluntad del sujeto pasivo obligándolo a mantener relaciones sexuales. La violencia o fuerza física (vis absoluta), para ser típica debe coactar, restringir o reducir el ámbito de autodeterminación del sujeto pasivo, a consentir contra su voluntad el acto sexual u otro análogo"

La violencia debe ser directa o inmediata en el sentido de proximidad entre ésta y la realización del acto sexual. La violencia debe dirigirse directamente sobre la persona de la víctima a modo de fuerza física que obligue a practicar las relaciones sexuales. Es decir, tiene que existir resistencia consciente de la víctima y su vencimiento por el autor.

En todo caso, en la doctrina ha establecido que cuando se habla de "Violencias o Amenazas" en el delito de violación puede estar presente no solo la fuerza física sino la intimidación o violencia moral, está violencia física o moral es indispensable para que se dé el Acto Carnal, produciéndose así la Violación. Se tiene entonces que el elemento "violencia" constituye un factor insustituible para la configuración violatoria. En la violación existe un propósito definido en la mente del autor: llegar o saciar el apetito sexual mediante la concurrencia y auxilio de la violencia real.

El ejercicio de la violencia es la expresión más fiel para el acceso carnal o acto sexual perseguido y en el supuesto de la violación la relación causal resultó innegable, pues la tipificación del delito contraria a las más elementales nociones del consentimiento; la voluntad manifiesta como aversión y oposición al fin perseguido por el agente, y resultan entonces violencia y posterior acceso carnal, componentes de la perfectibilidad criminosa.

En este contexto, de acuerdo con Chero (2009), las principales características de la grave amenaza son las siguientes:

1) Determinada. Porque debe ser específica y tratarse de una amenaza bien definida;

2) Considerable. El daño amenazado tendrá que ser mayor que el ato sexual u otro análogo de tal suerte que se recoge el mal menor;

3) Seria. No debe causar burla, sino todo lo contrario, miedo terror o pánico;

4) Posible. Que sea realizable en el tiempo y espacio por lo que no cabe los daños quiméricos;

5) Inminente. De realización inmediata.

Así mismo puede ser directa o indirecta; la primera cuando es dirigida a la misma víctima y la segunda si se utiliza a terceras personas íntimamente ligadas a la víctima.

2.- La "Consumación del Acto Carnal"

En cuanto al acto carnal, la doctrina ha mantenido su criterio al afirmar que este elemento configura el hecho requerido para la comprobación del delito de violación. Definiéndolo como, "El acto carnal o coito supone la cópula ayuntamiento o acceso que se concreta en la conjunción total o parcial del órgano sexual del sujeto con el del otro de forma normal o anormal..." (Arteaga S. Alberto de los Delitos Contra las Buenas Costumbres y Buen Orden de las Familias).

Siguiendo el mismo orden de ideas la Doctrina ha establecido que el acto carnal o acceso carnal es el índice valorativo para la calificación del delito de violación, definiéndolo como el elemento "conditio", es decir condicionante para la existencia del hecho. El acto carnal lleva como presupuesto inexorable que la penetración del órgano genital no ofrezca dudas; no es necesario que se haya dado la desfloración, lo que significa que no se requiere la penetración total ni la eyaculación, bastando en ciertos casos solo la unión de los órganos sin posibilidad de penetración completa.

3.- La "consumación de otro acto sexual, (introducción de objetos)

Presentándose en todo caso el acto carnal no solo en el caso de que haya estado presente la eyaculación, sino basta con que solo haya habido penetración. Cabe destacar que en la Jurisprudencia Venezolana que para que este presente el delito de violación "...es necesario demostrar dos extremos: Las Violencias o Amenazas y la Consumación del acto del Acto Carnal, o acto sexual...

En la actualidad la normativa sustantiva penal venezolana agrega la característica referida a otros actos sexuales, definiéndolos la doctrina en el caso de "introducción de objetos o cosas, siempre que estas parezcan objetos sexuales, ya sea por la vía vaginal o anal y hasta por la vía oral

Diagnóstico Médico-Legal de la desfloración y de la violación

La valoración de las personas que asisten a un médico forense para la determinación de la presencia o no de un acto de violación sexual corresponde a los médicos que en las instancias acordes para ello, destina el Estado venezolano, en este sentido, tal como lo acota Aponte (2003),

Los(as) médicos(as) forenses tienen la tarea de valorar a los pacientes -víctimas, realizando la historia médico legal, examen físico, toma de muestras y referencias a otros especialistas cuando el caso lo amerita. Su trabajo es de una gran importancia en el área judicial -penal pues garantiza el reconocimiento y documentación de las lesiones y recolección de la evidencia que podría pasar desapercibida.

Así, en el aspecto interno, el médico forense debiera revisar el área ginecológica y rectal de la víctima, tomar muestras en vagina y recto. En esta segunda parte del examen o reconocimiento, el(la) médico(a) forense deja constancia de las características de los genitales externos de la víctima, de las características del himen, de si existe desgarro de himen, si el desgarro es sangrante o no, del tiempo de evolución y el lugar, marcado con una X en el protocolo, donde se aprecia el fenómeno traumático.

Igualmente debe proceder con respecto al recto. la diferencia es que la postura para dicha apreciación en la víctima varía. Así, en el caso de lesiones en la vagina, la paciente será examinada en posición cubito dorsal, y en el caso de lesiones rectales, la víctima debe ponerse en posición arrodillada, con el pecho pegado al piso y los glúteos levantados. Ello lo trabaja el(a) profesional de la medicina con una especie de modelo para lesiones en genitales.

En el delito de violación, el examen pericial que dará como resultado el informe médico forense, recae -por lo general- sobre la persona de la víctima.

Ello porque la situación de detención en flagrancia o cuasi flagrancia en la comisión del delito de violación es poco usual y sólo en contadas ocasiones es posible detener al(os) presunto(s) responsable(s), lo que permitiría realizar el informe pericial sobre éste(os) y hallar ciertas alteraciones en los órganos sexuales, en las ropas, hacer la recolección de semen, sangre, etc., para la prueba de ADN o DNA, que pudieran despejar el quid probatorio.

Elementos de diagnóstico de violación sexual

Los elementos de diagnóstico son de dos clases, unos comprenden las huellas de violencia o de lucha, que lleva la víctima en diversos puntos del cuerpo: equimosis, arañazos, situados en la cara anterointerna de los muslos, en las muñecas, en los brazos, o bien en la cara, alrededor de la boca, de la nariz, si el criminal ha intentado ahogar los gritos de la víctima, o aun en el cuello, si ha intentado estrangularla.

Los otros conciernen a las huellas dejadas por el acto sexual, el cual puede estar caracterizado por un cierto número de datos de orden anatómico, hemorrágico o biológico

Mientras que Humberto Giuni " Lecciones de Medicina Legal" y de sus comentarios destaca que :

"En la mujer adulta no faltan otros signos físicos de violencia material, debidos a la lucha sostenida antes de ceder. Entre estos signos prevalecen las excoriaciones ungueales, las equimosis y a veces las mordeduras. Las equimosis y las abrasiones cutáneas se encuentran normalmente en los brazos, en las muñecas, en las rodillas, en la proximidad de los genitales, sobre la superficie interna de los muslos por la tentativa de separarlos, sobre las nalgas como indicio de aprehensión y aproximación. Algunas veces, excoriaciones y aun equimosis se encuentran también en el cuello y sobre la boca, por las maniobras tendientes a impedir los gritos de la victima.

Así mismo señala el autor citado que cuando la lucha ha sido particularmente violenta pueden aun observarse signos mas graves, como la distorsión de los miembros y hasta fracturas craneales por caída. Finalmente pueden observarse zonas del cuero cabelludo desprovistas de pelos por arrancamiento. En estos casos no pueden surgir dudas acerca de la resistencia de la victima.

Es preciso tomar en consideración si solo se observan pequeñas equimosis y lesiones muy leves que pueden haber sido producto de la falsa victima para preparar una prueba de supuesta lucha. En definitiva debe tenerse muy presente la naturaleza, extensión y ubicación de los signos de violencia, que pueden incluso extenderse hasta las mamas y el perineo."

En términos específicos, para la determinación del la presencia de un acto de violación sexual Debe ocurrir, de acuerdo con la Revista Electrónica "Clínica al día.ve.tc" (2008),  existen una serie de signos médico-legales de la violación que es preciso identificar para la realización del diagnóstico, estos signos son:

1. Signos himeneales: la desfloración.

La desfloración: Es la ruptura de la membrana himeneal producida por la penetración del pene en erección. Excepcionalmente dicha ruptura puede deberse a la acción de un traumatismo o a la acción de un instrumento o por penetración de los dedos. (Martin, 2008:195-196). La penetración del pene en erección produce una distención del himen no desflorado hasta cierto límite, ya que su elasticidad no es de un cien por ciento, si hay desfloración se produce normalmente cierto desgarro, lo cual se manifiesta por cierto dolor y sangramiento. Este signo (hemorragia) y aquel síntoma (dolor) son generalmente discretos pero pueden tener variaciones desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo.

Variantes morfológicas del himen:

  • 1. Himen anular: la membrana presenta un orificio generalmente central. Ocasionalmente puede ser excéntrico.

2. Himen Semilunar: la membrana presenta un orificio cuyo borde superior es de forma convexa y el inferior tiene forma cóncava.

3. Himen Bilabiado: presenta una hendidura supero-inferior vertical que constituye el orificio himeneal.

4. Himen Cribiforme: la membrana presenta múltiples orificios homogéneos.

5. Himen Con puente o brida: el orificio vulvo-vaginal se encuentra atravesado por una banda de tejido himeneal.

6. Himen Biperforado: se observan dos orificios himeneales, generalmente simétricos.

7. Himen En carena: el himen es de consistencia dura, cartilaginosa.

8. Himen Imperforado: la membrana no contiene ningún orificio.

9. Agenesia del himen: hay ausencia de la membrana himeneal.

10. Himen Complaciente: himen muy elástico, con orificio himeneal amplio, que permite el paso del pene o del tacto bidigital sin producirse ningún desgarro ni molestia.

Localización y distribución de los desgarros en la desfloración (Ver Anexo A)

Para la localización y distribución de los desgarros en la desfloración se recurre a la representación ficticia de una esfera de reloj y se procede a ubicarlos lo más fielmente posible a la realidad encontrada en el peritaje. Si el desgarro está en la parte superior y central del himen se dice que el desgarro está a las 12; si es en la parte opuesta, es decir, inferior y central se dirá que el desgarro está a las 6 según la esfera del reloj.(Martin, 2008:198)

Clasificación de la desfloración

Desfloración Completa: es aquella en la cual el desgarro se extiende desde el borde libre al borde adherente del himen.

Desfloración Incompleta: es aquella en la que el desgarro que comienza en el borde libre no llega hasta el borde de implantación del himen. Desde el punto de vista legal carece de importancia si la desfloración es completa o incompleta siempre y cuando el peritaje que se practique sea para comprobar el cuerpo del delito en el cual esté indiciado una sola persona.

Desfloración Reciente:

1. Bordes del desgarro son vivos, irregulares, sangrantes, rojos tumefactos.

2. Los bordes del desgarro van cicatrizando por separado, no llegando a unirse jamás por segunda intención.

3. Al afrontar los bordes desgarrados se reproduce la forma primitiva que tenía el himen.

4. La profundidad del desgarro generalmente llega hasta el borde adherente.

5. La data que tienen es de hasta ocho días.

Desfloración Antigua:

1. Los bordes quedan ligeramente engrosados, de aspecto fibroso.

2. Las partes distales de los bordes son anguladas.

3. La data es mayor a ocho días.

4. Al cicatrizarse, los bordes se retraen queda una separación o abertura entre los mismos.

2. Escotaduras Congénitas: Son muescas congénitas, es decir que se nace con ellas, consistente en la ausencia parcial del tejido himeneal (Martin, 2008:200), sus características son:

1. Son bilaterales y simétricas.

2. Presentan bordes redondeados u ondulados.

3. Se presentan desde el nacimiento.

4. No tienen los bordes engrosados.

5. Al tomar una muestra de tejido para la biopsia el estudio histopatológico no demuestra la presencia de tejido cicatricial.

3. Signos genitales

a) Lesiones genitales

b) Signos de coito: Desde el punto de vista médico-legal, el coito o acceso carnal es la penetración del pene, total o parcialmente, en la vagina o en el ano-recto, pudiéndose o no producir el orgasmo, y no siendo indispensable la eyaculación. (Martin, 2008:195)

-Presencia de semen

-Pelos pubianos

-Contagio venéreo

-Fecundación

4. Signos eróticos o de morbosidad: mordeduras, estigmas ungueales, entre otros, situados en las zonas erógenas de las víctimas.

5. Signos de eliminación o aniquilamiento de la víctima: Desde un surco de estrangulamiento hasta heridas, contusiones, quemaduras, entre otros. Estas lesiones tienen la característica de estar situadas en zonas vitales.

6. Lesiones en las Zonas para y Extragenitales

1. Región abdominal en su tercio inferior.

2. Glúteos.

3. Cara interna de los muslos.

7. Aspecto Médico-Legal Del Pene:

1. Glande: edema inflamatorio y contusiones

2. Frenillo: ruptura reciente.

3. Prepucio: herida contusa, fisuras, edema.

4. Surco balanoprepucial: mordedura, secreción vaginal, heces.

5. Vello pubiano: vello de la víctima, hierba, heces, secreción o sangre vaginal.

Importancia de la medicina legal en la determinación de los delitos sexuales

El aumento de los casos de violación a mujeres, niños, niñas y adolescentes constituye un problema de magnitudes considerables tal como se observa en los medios radioeléctricos y escritos, con cifras alarmantes, tal como lo señalan los resultados de la Medicatura Forense del Estado Aragua (2004):

En primer lugar, el estudio de los autores mencionados revela que el género femenino es el más afectado por la violencia sexual, abarcando un 82,17 % del total de casos, y el género masculino es representado por un 17,82 %, así mismo, dicho estudio reporta que los grupos de edades con mayor incidencia en las víctimas de violencia sexual son las comprendidas por los/as adolescentes (12- 19 años) con un 43,74 %, los escolares (7- 11 años) con 22,80 % y los preescolares (3-6 años) con 17,25 %, lo que representa en conjunto un total de 83,79 % de víctimas muy jóvenes, siendo un resultado alarmante al tratarse de víctimas con edades muy vulnerables, quienes necesitan atención, afecto y protección, y debido a sus edades no pueden distinguir la diferencia entre una relación de cariño y un acercamiento sexual no adecuado. Es relevante destacar que la mayor tendencia porcentual de las víctimas corresponde a niñas, ya que el género femenino es el más afectado por este fenómeno social.

Por otra parte, la Medicatura Forense de Aragua (2004) aporta que "es alarmante que de cada 100 víctimas de violencia sexual, 20 son menores de 6 años, quienes ni siquiera pueden identificar lo que les ocurre y menos defenderse " y que "el 43,18 % de los casos el delito ocurre dentro del hogar de la misma víctima; en 15,90 % ocurre en casa de un familiar o un conocido y otro 15,90 % en otros lugares como ancianatos y guarderías"

De acuerdo con estas cifras, la violencia que mayormente se produce es la violencia presunta. En este sentido, tanto en la violencia sexual que se ha producido contra victimas (o presuntas víctimas) que por si mismas pueden poner la denuncia contra el agresor (presunto), como en las personas con edades menores a los 13 años, las(los) custodiadas (os) en cárceles, guarderías, ancianatos, entre otros; el informe médico forense es vital para evitar la impunidad del delito si lo hay o para impedir que se cometa una injusticia contra la persona acusada.

En este contexto, se considera relevante, para dar a conocer la importancia de la medicina legal en el ámbito sexual, recurrir a la sentencia del Expediente IP11-P-2006-001243, de fecha 26 de Octubre de 2006, (VER ANEXO B), en el cual se refleja el contenido de los INFORMES DE RECONOCIMIENTO LEGAL Nro. 765 suscrito por la Médico Forense ESTILITA RODRÍGUEZ, practicado a la adolescente xxxxxxxxxxx, en la cual se constató que la prenombrada adolescente presentó himen anular de bordes festoneados con desgarros recientes; ano rectal se evidenció traumatismo reciente y sangrante con la conclusión de desfloración reciente, lo cual coincide con la denuncia interpuesta por ella ante el organismo policial; INFORME DE RECONOCIMIENTO LEGAL Nro. 1830 de fecha 05 de Octubre de 2006, practicado a la adolescente xxxxxxxxx, constatándose himen anular de bordes festoneados con desgarro de aspecto reciente a las 9 de la esfera imaginaria del reloj- desgarro a nivel de la orquilla vulvar que sangra al contacto - Conclusión: Desfloración Reciente - Ano Rectal Normal - Violencia Física, lo cual coincide con los hechos denunciados por la víctima y el INFORME DE RECONOCMIENTO LEGAL Nro. 1211 de fecha 13 de Julio de 2006 practicado a la ciudadana xxxxxxxxxx, a la cual se le apreció himen sin evidencia de desgarro y ano rectal con traumatismo reciente, lo cual coincide con los hechos señalados por la precitada ciudadana.

Como puede observarse en este caso, la medicina legal determinó que los hechos denunciados habían sido efectivamente ejecutados. Ahora bien, para la determinación del culpable es preciso recurrir a otras evidencias de carácter criminalístico que vinculen las violaciones producidas con la persona a quien ha sido acusado de tales hechos.

Por otra parte, la medicina legal, constituye un aporte científico importante para descartar la presencia de una violación, tal como se evidencia en el informe médico forense que se practicó a la presunta víctima, quien acusó a un ciudadano "pareja" de la misma de haberla forzado a tener relaciones sexuales con él.

En este contexto, el Expediente LP11-P-2008-002899, que refleja la SENTENCIA N°- 05 - 03, de fecha 25 de Marzo de 2009, (VER ANEXO C) se observan los resultados del informe médico forense en el que se concluye que "la víctima presentaba una pequeña excoriación en su vagina, pero que eso era como consecuencia de ser una mujer que había tenido múltiples partos y que al momento de tener relaciones se le enrojeció su vagina por que tenia la menstruación." (…) "Tenia desgarro antiguos 1, 3, 5, 11, son de antes, de años. Desde su primera relación pudo ser el desgarro de la 1, 3,5, 11 según las manecillas del reloj y por los parto se produce mas desgarro"

Por lo que la sentencia es ABSOLUTORIA por cuanto no se comprobó la culpabilidad del acusado

Conclusión

La medicina legal, en el ámbito de la gineco - sexología, constituye un elemento fundamental en la determinación o descarte de la violación sexual tanto en personas que acusan a un presunto sujeto activo, como para quienes por su edad, o condición de incapacidad no puede o no tienen la posibilidad de denunciar a quien le pudo haber sometido a este tipo de hecho que atenta, de acuerdo con el Código Penal Venezolano, contra las buenas costumbres y el buen orden de las familias.

Al igual que otras ciencias auxiliares del derecho, en este caso, del derecho penal, se sirve de diversos análisis científicos que conducen a identificar las variaciones anatómicas tanto en la mujer como en el hombre, o niño, niña y adolescente que ha tenido una relación sexual, contra o no de su voluntad.

En este sentido, se concluye que para que se configure un delito de violación sexual deben presentarse como mínimo dos elementos: amenazas o violencia física, consumación del acto carnal o de cualquier otro tipo siempre y cuando se haya utilizado un objeto para la penetración oral, vaginal o anal contra la voluntad de la víctima.

Por otra parte, se destaca en la investigación que los elementos de diagnóstico medico legal para la determinación de la presencia o no de un hecho de violación, lo constituyen el análisis del himen de la mujer para identificar el grado y antigüedad de desfloración, si es que la misma existe, así como también el tipo de desgarro que se pudo haber presentado por la relación sexual, que tiene características específicas si ha sido de forma violenta.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Criminologia: Dactiloscopia

    En que consiste la dactiloscopia. La piel. Las crestas papilares. Modernos sistemas de identificación. Es la ciencia qu...

  • Condiciones ambientales y delitos

    Descripción general de la Urbanización. Descripción de las propiedades. Uso de las viviendas. Nivel de ocupación. Descri...

  • Estafas y otras defraudaciones

    Análisis de la legislación vigente. Aparentar bienes, crédito, comisión, empresa o negociación. Desbaratamiento de los d...

Ver mas trabajos de Criminologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda