Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La Historia del Tabaco según autoridades


Partes: 1, 2

El tabaco, ese famoso y buscado engendro (suma de cuerpo y aliento) que hoy conocemos, como todas las cosas de este mundo, tiene un largo trayecto que se pierde en la vigilia de la historia. No en balde el refranero popular cubano recoge la sabia de que no hay algo tan largo como la historia del tabaco.

Cuentan los mitos de los aborígenes de América del extendido y necesario uso de ésta, por ellos, preciada hierba. Desde la América del norte, pasando por las islas de Bahamas y Antillas, hasta el extremo sur de tierra firme americana. Eran muchos los usos de la sagrada planta. De ella se aprovechaba "las semillas, las raíces, el tallo, las hojas y las flores. Pero las partes preferidas eran las hojas y después el tallo, como ocurre hoy día. Por el estado en que consumían el tabaco pueden reconocerse cinco maneras principales: a) en rama, o sea en hojas al natural o secas; b) en pan, masa o pasta de hojas; c) en liquido, en cocimientos, tisanas y unturas; d) en polvos molidos; y e) en humo de sus hojas. Digamos que lo usaban en rama, masa, líquido, polvos y humo" (Ortiz:114).

No es hasta la llegada del almirante Cristóbal Colón a las islas de Bahamas y Cuba que Europa se encuentra con este antiquísimo vicio. Fueron los aruacos antillanos -conocidos por Taínos- quienes dieron a conocer al mundo cuatro cosas que son hoy de uso universal: la hamaca, la canoa, el cultivo del maíz y, por supuesto, el del tabaco (Azcárate Rosell, 1940). Según el diario de Colón, transcrito por el padre Bartolomé de las Casas, tuvieron los europeos el primer contacto con la planta solanácea en la isla Guanahaní (luego San Salvador, como la bautizara el propio Almirante). En esta isla los aborígenes le ofrecieron a Colón y sus tripulantes, a modo de caro presente, "unas hojas secas, que deben ser cosa muy apreciada por ellos" igual a las que luego vieron los conquistadores en la canoa de un indígena que navegaba solo entre las islas de Santa María (Caicos) y Fernandina (Cuba).

Pero si convenimos en que estas "hojas secas muy apreciadas por ellos" eran realmente de tabaco, el Almirante entonces lo vio pero no lo descubrió, pues y como anotadora Ortiz, "descubrir no es sólo ver sino 'echar de ver'", de modo que Cristóbal "no supo lo que era el tabaco, ni conoció sus cualidades y uso principal de fumarlo, hasta la noche del lunes, día 5 de noviembre de 1492, o en la mañana del siguiente, cuando se lo mostraron Luis de Torres y Rodrigo de Jerez, quienes por su parte ya lo habían descubierto, del día 2 al 5 de dicho mes, al ir a explorar tierra adentro de Cuba por encargo de Colón" (Ortiz:109).

Refiriéndose a este suceso anota Bartolomé de las Casas sobre el diario de Colón: "Hallaron estos dos cristianos por el camino mucha gente que atravesaban a sus pueblos mujeres y hombres siempre los hombres con un tizón en las manos y ciertas yerbas secas metidas en una cierta hoja seca también a manera de mosquete, hecho de papel de los que hacen los muchachos la Pascua del Espíritu Santo; y encendido por una parte de él, por la otra chupan ó sorben ó reciben con el resuello para adentro aquel humo: con el cual se adormecen las carnes y casi emborracha, y así dice que no sienten el cansancio. Estos mosquetes, ó como los llamáremos, llaman ellos tabacos (Diario de Navegación:85).

De todo ello parece deducirse que Rodrigo de Jerez y Luis de Torres descubrieron el tabaco un día, del 2 al 5, de noviembre de 1492 en las tierras cercanas al Puerto de Mares en la isla de Cuba. De modo que los europeos tuvieron el primer contacto con el tabaco en la isla de San Salvador; pero el uso del tabaco fue hallado en lo que aún es su principal imperio, en Cuba (Ortiz citando a Alden Mazon:lll).

Pero... ¿es la planta del tabaco originaria de Cuba? A esta pregunta responde, negativamente, Rivero Muñiz de manera muy convincente. Para fumar las hojas del tabaco se precisa de un número complejo de actividades. En primer término hay que "someter esa planta a un cuidadoso cultivo, puesto que la misma no crece silvestremente, y que después no es menos indispensable ajustar el secado, fermentación y preparación de sus hojas a determinadas operaciones sin las que seria imposible fumarlas y disfrutar de su peculiar aroma, fácilmente llegaremos a la conclusión de que necesariamente tienen que haber transcurrido siglos para que el aborigen americano halla podido conocer todo lo dicho" (Muñiz:5).

El indocubano llegó a Cuba procedente de las diversas islas que conforman el collar de ínsulas que decoran el mar de las Antillas. Y encontramos su partida allá, en tierra firme, en las riberas caribes de Colombia y Venezuela. La etnología, la antropología, la lingüística, y particularmente la arqueología, ya lo han demostrado. Y en todos estos pueblos encontrados por el conquistador europeo, pudo comprobarse el cultivo y uso de la planta solanácea.

Sin embargo, se ha afirmado que el tabaco es oriundo de Cuba y ello fundamentado por darse en esta tierra "el mejor del mundo". Esta tesis carece de valor científico como antes se ha apuntado. Que sea el cubano de tanta (o más) calidad, no acusa que allí tenga su génesis. Lo sucedido es que "la bondad de los terrenos cubanos influyó en forma decisiva en la inigualada calidad del tabaco sembrado en los mismos, acrecentando su buena combustibilidad, sabor y aroma, o sea las cualidades esenciales del habano, reconocido hoy como muy superior a todos los demás del mundo" (Muñiz:6).

Todo parece indicar que el origen de la planta se encuentra en las zonas continentales, en las tierras bañadas por los caudalosos ríos Orinoco y Amazonas, en el septentrión de Suramérica. Allí, de donde proceden también los hombres y las culturas que inicialmente poblaron las Antillas y Bahamas.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda