Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La Persona y Obra de Jesucristo (página 2)

Enviado por Alberto Motta ochoa



Partes: 1, 2, 3

Jesús siendo DIOS se hace hombre.- Jesús siendo DIOS, obedientemente ingresa a este mundo, en obediencia al Padre y al cumplimiento de las profecías Mesiánicas, y por amor a nosotros, se hace semejante a nosotros, adoptando forma humana, Jesús siendo DIOS se despojo de Sí mismo y se hizo Hombre como uno de nosotros, pero sin pecado, llegando a cumplirse en EL, las profecías de su venida y encarnación, en una mujer Virgen, llamada María, llegando a ser el único Hombre&DIOS en toda la tierra, con doble naturaleza, la Humana y la Divina; cargando en EL, el pecado de todo el mundo, para darnos libertad del pecado y vida eterna.

Monografias.com

Jesús verdadero DIOS.- Las escrituras nos declaran, con claridad que Cristo era verdaderamente DIOS. Esto quedo ya demostrado. Se aplica a Jesús todos los nombres y títulos Divinos. Jesús es llamado DIOS fuerte, el gran DIOS, DIOS sobre todas las cosas Señor de Señores y Rey de reyes. A Jesús son adscritos sus atributos Divinos. Jesús es declarado Omnipresente, Omnisciente, Omnipotente, Inmutable, ayer hoy y por los siglos. Es expuesto como el Creador y sustentador y gobernador del universo. Todas las cosas por EL fueron creadas y para EL y en EL todas las cosas subsisten. Jesús es objeto de adoración de todas las criaturas inteligentes, incluso de los más exaltados, se manda a todos los Ángeles (esto es, todas las criaturas entre el hombre y DIOS)

El propósito de la Encarnación: Nuestras redención.- Era necesario que Jesús se haga hombre, cargando en EL, el pecado de la humanidad, y así salvarnos de la perdición y muerte eterna, dándonos la nueva vida en EL y la vida eterna. Por eso se hiso semejantes a nosotros, para buscarnos y salvarnos del pecado, la perdición y el infierno.

Mateo. 20:28. Como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Lucas 19:10. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

«En Cristo hay dos perfectas naturalezas, la Divina y la Humana, en una sola persona; Jesucristo Señor nuestro.», y esto para ser nuestro mediador entre DIOS y nosotros.

Jn. 10.30. Yo y el Padre uno somos.

  • 1. Teología Sistemática II Charles Hodge Pg.82.

  • 2. Teología Sistemática II Charles Hodge Pg. 102.

  • 3. Teología Sistemática L. Berkhof. Pg. 398. E.2.

  • 4. Teología Sistemática II Charles Hodge Pg. 102.

La Humanidad de Jesucristo

Introducción.- Jesús recibe la naturaleza Humana al momento de ser concebido, por la Virgen María, y en su vientre, Jesús adquiere los genes humanos de su Madre, y esta fecundación se da por medio del Espíritu Santo, al ovulo de la Virgen María, y así se formara el embrión de Jesús, un Humano sin pecado y nuestro Salvador y DIOS.

Definición.- La Encarnación La Divinidad y la Humanidad se manifiestan prácticamente en toda la vida del Señor Jesucristo, pero la explicación de la vida se halla en el misterio de la Encarnación, o mejor dicho, la vida y el relato bíblico del nacimiento se explican mutuamente, y lo uno sin lo otro sería incomprensible. Jesús nació de la bienaventurada virgen María por obra y gracia del Espíritu Santo, según la preciosa anunciación del ángel Gabriel (Lc. 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.).

Recordemos la declaración de Calcedonia.- Que en la única persona del Hijo de DIOS subsisten dos naturalezas. La Divina, por la que Jesucristo es igual al Padre y al Espíritu Santo, aunque se despojase de la Gloria correspondiente al tomar "la forma de Siervo"; y la Humana, por la que es totalmente igual a nosotros, incluidas nuestras debilidades naturales, excepto el pecado. Curso formación Teológica 4 La persona y la obra de Jesucristo. F. Lacueva.

La realidad de Su humanidad

Vemos muy claramente por el relato de los Evangelios que Jesús pasó por las experiencias normales de una vida humana, aparte del pecado. Nació de madre humana, creció en sabiduría y en edad; padecía hambre, sed y cansancio; comía y dormía. Se afligía y se gozaba en Su espíritu y en Su alma. Fue tentado del diablo, pero sin ceder a la tentación, y, como Siervo de Jehová, vivía una vida caracterizada por la oración y la fe, pues nunca empleó Su poder divino para eludir las consecuencias de Su humanidad. Por fin murió y fue sepultado. Su humanidad no cesó con la resurrección, sino que existe glorificada a la diestra de Dios: Hay «un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre» (1 Ti. 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.; Lc. 24:37–40 Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. 38 Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? 39 Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. 40 Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies.)

Jesús es llamado Hombre

Lo primero que encontramos al abrir la Biblia en San Mateo encontramos que Jesús es llamado hombre.

Mt. 4:4. El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Mt. 11:19. Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos. Juan. 1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 8:40. Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham. Hch. 2:22. Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis. Rom. 5:15. Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. 1Co. 15:21. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 1Ti. 2:5. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. 1Jn. 4:2. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios.

La concepción de la Virgen María, fue por medio del Espíritu Santo.

Monografias.com

¿Cómo se produce la concepción de un ser humano?

Aproximadamente entre los días 12 y 17 después de la menstruación, el óvulo es liberado del ovario y la trompa de Falopio lo aspira para que luego pueda encontrarse con el espermatozoide, el cual sube por las paredes del cuello uterino hasta la trompa de Falopio, gracias a los flujos vaginales que se producen durante la relación sexual.

Al momento del encuentro, el espermatozoide penetra el óvulo y lo fecunda, dando origen al huevo o cigoto. Una vez que el primer espermatozoide penetra el ovulo, ocurre una reacción que cambia las propiedades de la superficie del huevo que la torna impermeable a otros espermatozoides.

A esto se denomina concepción y a partir de este momento, comienza el embarazo.

A partir del momento de la fecundación se establece el número de cromosomas y se define el sexo del embrión, dependiendo de si el espermatozoide porta un cromosoma X o un cromosoma Y.

Rápidamente el huevo comienza a dividirse en muchas células. Primeramente, el cigoto se divide en dos, luego en 4, en 8, y así sucesivamente. Algunas de ellas pasarán a formar los tejidos del embrión y otras los tejidos que lo protegen para emprender su viaje desde la trompa de Falopio hacia la cavidad del útero, el cual albergará al huevo hasta el final de la gestación.

El endometrio se ha engrosado almacenando sustancias nutritivas de las cuales el embrión se alimentará durante sus primeros días de vida. Estas paredes son cada vez más elásticas para permitir el crecimiento del huevo para que el embrión no corra ningún riesgo.

Al mismo tiempo, el cuello del útero se cierra herméticamente para impedir la llegada de bacterias u otros espermatozoides intrusos, iniciándose el cuidado del cigoto.

Ya pueden aparecer algunos de los síntomas de embarazo, debido a que tu cuerpo está empezando a experimentar los cambios hormonales. Es posible que te preguntes que está pasando con ese sueño que no pasa a pesar de haber dormido lo habitual y esas ganas de salir corriendo a vomitar sin haber comido nada diferente a tu alimentación diaria.

La respuesta… Estas embarazada!.

María transmite la Naturaleza Humana a Jesús.- Es este mismo proceso de concepción por el cual paso la virgen María al concebir a Jesús, con la diferencia que no hubo esperma de hombre, pues el esperma fue el Espíritu Santo, quien da vida al ovulo, que luego será el embrión de Jesús y es así que Jesús recibió la naturaleza Humana.

El nacimiento del niño Jesús.- Según la profecía, Jesús nació de la María, una virgen concebida por el poder del espíritu Santo. Luc 2:6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

El Creador de los cielos nació, en un pesebre, como cualquier otro niño.

  • a) Ahora preguntaremos ¿Después del nacimiento de Jesús, continuo siendo virgen María?

Si la concepción fue por medio del Espíritu Santo a una virgen, ¿también es el nacimiento virginal? En otras palabras ¿quedo María físicamente virgen (sin apertura de himen) al dar a luz a Jesús, de la misma manera que estaba físicamente virgen al concebirlo?

  • b) La concepción de la virgen María fue milagrosa, y eso nos lo dice la Biblia, pero en el nacimiento de Jesús no es nada milagroso, es un nacimiento normal.

  • c) Luego Jesús es presentado en el Templo como otro niño.- Luc 2:21-24. Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido. 22 Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor 23 (como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor), 24 y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos.

Jesús es presentado en el templo, como cualquier niño que había abierto matriz, pues sería llamado santo varón.

Monografias.com

Jesús poseyó una verdadera Humanidad

A.- Elementos integrantes de su Naturaleza Humana.

  • a. Jesús poseyó un cuerpo Humano.- Mt. 26.26. Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Mc. 14:8. Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura. 1 Tim. 3.16. E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

  • b. Jesús poseyó un alma Humana.- Mt. 26:38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. Mc. 14:34 Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí y velad.

  • c. Jesús poseyó Un Espíritu Humano.- Lc. 23:46 Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró. Jn. 11:33 Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió.

Actividades realmente humanas, ya que Jesucristo

  • a) Jesús padeció hambre.- Mt. 4:2. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.

  • b) Jesús padeció Sed.- Jn. 19:28. Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed.

  • c) Jesús tuvo cansancio.- Jn.4:6. Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.

  • d) Jesús tuvo sueño.- Mt. 8:24. Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía.

  • e) Jesús tuvo miedo.- Mt.26:37. Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera.

  • f) Jesús tuvo llanto.- Jn. 11:35. Jesús lloró.

  • g) Jesús tuvo sufrimientos físicos y morales.- Mt. 27:46. Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Lc. 22:44. Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

  • h) Jesús paso por una muerta cruenta.- Jn 19:30. diciendo: Id a la aldea de enfrente, y al entrar en ella hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado jamás; desatadlo, y traedlo. Hch. 3:15. y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos. Hch. 5:30. El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero.

Jesús tuvo emociones

  • a) Jesús tuvo emociones de amor.- Jn 11:5 Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro. . Mc. 10:21 Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.

  • b) Jesús tuvo amigos.- Jn. 11:3 Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo.

  • c) Jesús tuvo ira Santa.- Jn. 2:15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas.

  • d) Jesús tuvo compasión entrañable.- Mt. 9:36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

  • e) Jesús tuvo enojo mesclado con tristeza.- Mc. 3:5 Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana.

  • f) Jesús tuvo sentimientos de sorpresa.- Lc. 7:9 Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe.

Jesús estuvo sujeto a las leyes humanas

Jesús estuvo sujeto a la ley del crecimiento Lc. 2:52. Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.

  • a) Jesús estuvo sujeto a la ley de la obediencia.- Lc.2:51. Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

  • b) Jesús estuvo sujeto a la ley de la limitación.- Mc. 6:5 Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. Mc. 13:32

Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día término mi obra.

  • c) Jesús estuvo sujeto a la ley de la tentación.- Mt. 4:1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Mc.1:12-13 Y luego el Espíritu le impulsó al desierto. 13 Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían. Lc.4:1-13 Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto 2 por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Heb. 4:15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Jesús fue semejantes a nosotros (como nosotros) y esto para en EL cargar todos los pecados de la humanidad, y pagarlos en la horrenda cruz, y dándonos libertad, por medio de la Fe, del Unigénito Hijo de DIOS, Jesús.

Jn. 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

La dos Naturalezas de Cristo Encarnado

Introducción.- Aquí tratamos el asunto de que en Jesucristo existían y existen la Naturaleza Divina y la Naturaleza Humana, ambas completas y autenticas, en una sola personalidad.

Los seres humanos y la constitución del alma y el cuerpo

1.-. La fe común de la humanidad y de la Iglesia.- El hombre está constituido por dos sustancias distintas, alma y cuerpo. La sustancia que designamos como alma es inmaterial, esto es, no tiene ninguna de las propiedades de la materia. Es espiritual, esto es, tiene todas las propiedades de un espíritu. Es un agente consciente de sí mismo, inteligente, voluntario. En cambio, la sustancia que llamamos cuerpo es material. Esto es, tiene todas las propiedades de la materia, y ninguna de las propiedades de la mente o del espíritu. Éste es el primer hecho universalmente admitido acerca de la constitución de nuestra naturaleza.

Monografias.com

2.- El segundo hecho tiene que ver con la naturaleza de la unión entre el alma y el cuerpo.

  • a) Es una unión personal. El alma y el cuerpo constituyen un hombre individual, o una persona humana. Hay tan sólo una consciencia. Es el hombre o la persona quien está consciente de las sensaciones y de los pensamientos, de los afectos del cuerpo y de los actos de la mente.

  • b) Es una unión sin mezcla o confusión. El alma sigue siendo espíritu, y el cuerpo sigue siendo materia. (Ejemp. El cobre y el zinc constituyen una aleación de bronce.) Los elementos constitutivos pierden sus características distintivas y producen una tercera sustancia.

No existe tal mezcla en la unión del alma y del cuerpo: Ambas, alma y cuerpo permanecen distintas. Ni hay transferencia de ninguna de las propiedades de la una al otro o viceversa. No se transfiere ninguna de las propiedades de la mente al cuerpo, ni se transfiere ninguna de sus propiedades del cuerpo a la mente.

3. En tercer lugar, las consecuencias de esta unión del alma y del cuerpo son:

  • a) Una koinönia idiömatön, o comunión de atributos. Esto es, la persona es poseedora de todos los atributos tanto del alma como del cuerpo. Podemos predicar del hombre todo aquello que se pueda predicar de su cuerpo, y podemos predicar de él todo aquello que se pueda predicar de su alma. Decimos del hombre que es alto o bajo; que está enfermo o sano; que está apuesto o deforme. De la misma manera, podemos decir que es juicioso, sabio, bueno, benevolente o erudito. Sea lo que sea cierto de cualquier elemento de su constitución, es verdadero del hombre. Pero lo que es cierto de uno de estos elementos no es cierto del otro. Cuando el cuerpo queda herido o quemado, no es el alma la que está sujeta a estos accidentes; y cuando el alma está arrepentida o es creyente, o iluminada e informada, no es el cuerpo de quien se habla.

  • b) Como en virtud de la unión personal del alma y del cuerpo todas las propiedades de ambas partes son las propiedades del hombre, de la misma manera todos los actos de ambas partes son los actos del hombre. Algunos de nuestros actos son puramente mentales como pensar, arrepentirse y creer; algunos son puramente corporales, como el proceso de la digestión, asimilación y la circulación de la sangre; algunos son mixtos, como todos los actos voluntarios, entre los que se pueden mencionar andar, hablar, escribir. En estos se da una concurrencia o cooperación directas de la mente y del cuerpo.

Estas varias clases de acciones son actos humanos. Es el hombre quien piensa; es el hombre que habla y escribe; y es el hombre quien digiere y asimila sus alimentos.

  • c) Otra consecuencia de esta unión hipostática es la exaltación del cuerpo. La razón por la que el cuerpo del hombre y su vida están tan enormemente exaltados por encima de los de un animal es que están en unión personal con un alma racional e inmortal, es también esto lo que le da al cuerpo su dignidad y hermosura.

La mente irradia del cuerpo, y le imparte una dignidad y un valor que no podría ser poseída por ninguna configuración de la materia, Al mismo tiempo el alma no queda degradado por su unión con el cuerpo. Así estaba revestida antes de la caída, y ha de estar revestida con un cuerpo en su estado glorificado en el cielo.

  • d) La unión del alma y del cuerpo en la constitución del hombre es similar a la unión de la Naturaleza Divina y Humana en la persona de Cristo.

No se espera que ninguna analogía dé respuesta a todas las cuestiones. Hay en este caso suficientes semejanzas como para sustentar la fe y reprender a la incredulidad. No hay nada en lo uno que sea más misterioso o inescrutable que en lo otro. Y como las dificultades para la comprensión de la unión de dos sustancias distintas, materia y mente, en la persona del hombre, han inducido a muchos a negar las realidades más claras de la consciencia, así las dificultades del mismo tipo que acompañan a la unión de dos Naturalezas, la una y la Divina en la persona de Cristo, han conducido a muchos a rechazar los hechos más claros de la Escritura.

Cristo el único Mediador

Monografias.com

Según las Escrituras, la encamación del Hijo eterno de Dios no fue un acontecimiento necesario surgiendo de la naturaleza de Dios. No fue el punto culminante en el desarrollo de la humanidad. Fue un acto de humillación voluntaria. Dios dio a Su Hijo para la redención del hombre. Él vino al mundo para salvar a Su pueblo de sus pecados; para buscar y salvar a los perdidos. Él tomó parte en carne y sangre a fin de destruir, mediante la muerte, a aquel que tenía el poder de la muerte, esto es, al diablo, y liberar a aquellos que por temor a la muerte (esto es, por su aprensión de la ira de Dios), estaban toda la vida sujetos a servidumbre. Él murió, el justo por los injustos, para acercamos a Dios.

El nombre de Cristo es el único nombre por el que los hombres pueden ser salvos. Si la justicia hubiera podido ser alcanzada de otra manera, Cristo, dice el Apóstol, murió en vano (Gá 2:21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo). Si la ley (cualquier institución o instrumento) hubiera podido dar vida, ciertamente que la justicia habría sido por la ley (Gá 3:21 ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley.).

Por cuanto el designio de la encarnación del Hijo de Dios era reconciliarnos a Dios, y por cuanto la reconciliación de las partes enemistadas es una obra de mediación, Cristo es llamado nuestro mediador.

Él es nuestra paz, que reconcilia a judíos y gentiles para con Dios en un cuerpo por la cruz (Ef 2: 16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.). Por tanto, para nosotros hay un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre (1 Ti 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre).

La obra mediadora Pg. 141-142. Teología Sistemática Volumen II. Charles Hodge.

La Necesidad de las dos Naturalezas en Cristo

De lo anterior se deduce que, actualmente, muchos no reconocen la necesidad de aceptar dos naturalezas en Cristo. Para ellos Jesús es nada más un hombre; pero al mismo tiempo se sienten constreñidos a atribuirle el valor de un Dios, o a reclamar la divinidad para El en virtud de la inmanencia de Dios en El, o de la morada del Espíritu en El. La necesidad de las dos naturalezas en Cristo se sigue de lo que es esencial a la doctrina bíblica de la expiación.

  • 1. La necesidad de su humanidad. Puesto que el hombre pecó, era necesario que el castigo lo recibiera el hombre. Además, la paga del castigo envolvía el sufrimiento del cuerpo y del alma, en tal forma que sólo el hombre es capaz de sufrirlo, Juan 12: 27 Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora; Hech. 3: 18 Pero Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Cristo había de padecer; Heb. 2: 14 sí que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo; 9: 22 Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

Era necesario que Cristo tomara la naturaleza humana, no únicamente con todas sus propiedades esenciales, sino también con todas las flaquezas a las que está propensa desde la caída, y que de esta manera bajara hasta las profundidades de la degradación a la que el hombre ha caído, Heb. 2: 17 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo., 18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Al mismo tiempo tenía que ser un hombre sin pecado, porque uno que fuera pecador y que hubiera arruinado su propia vida ciertamente no podría hacer expiación por otros, Heb. 7: 26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos.

Tan sólo un Mediador como El, verdaderamente humano, que tuviera el conocimiento experimental de las miserias de la humanidad y que se levantara por encima de todas las tentaciones, podría entrar con toda simpatía a todas las experiencias, las pruebas y las tentaciones de los hombres, Heb. 4: 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 5: 2 Para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad..

Jesús tenía que ser y un ejemplo humano perfecto para sus seguidores, Mat. 11: 29 Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos.; Marc. 10: 39 Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; Juan 13: 13-15 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.; Heb. 12: 24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.; I Pedro 2: 21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas.

  • 2. La necesidad de su divinidad. En el plan divino de salvación era absolutamente esencial que el Mediador también fuera verdadero Dios. Esto era necesario, para que:

  • 1. Presentara un sacrificio de infinito valor y diera perfecta obediencia a la ley de Dios.

  • 2. Soportara la ira de Dios con propósito redentor, es decir, para liberar a los otros de la maldición de la ley.

  • 3. Pudiera aplicar todos los frutos de su trabajo cumplido a aquellos que lo recibieran a El mediante la fe. El hombre con su vida deshecha no puede pagar el castigo del pecado, ni prestar obediencia perfecta a Dios. Puede soportar la ira divina, y si no fuera por la gracia redentora de Dios, la tendría que soportar eternamente, pero no podría sobrellevarla de una manera tal que pudiera abrirse una vía de escape, Sal 49: 7-10 Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, Ni dar a Dios su rescate 8 (Porque la redención de su vida es de gran precio, Y no se logrará jamás), 9 Para que viva en adelante para siempre, Y nunca vea corrupción. 10 Pues verá que aun los sabios mueren; Que perecen del mismo modo que el insensato y el necio, Y dejan a otros sus riquezas.; 130: 3 De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo.

La sencilla, sublime y salvadora Cristología de la Biblia y de la Iglesia universal es: «Que el Hijo eterno de Dios se hizo hombre tomando para Si un verdadero cuerpo y un alma racional, y que así era y sigue siendo Dios y hombre en dos naturalezas distintas y una persona para siempre.»

No hay otro medio de ser salvos, sino es por medio de Jesús, el Unigénito Hijo de DIOS.

La Humillación del Hijo de DIOS

Concepto de la humillación del Hijo de DIOS. La humillación de Hijo de DIOS consistió realmente en estar personalmente unido a la naturaleza Humana, con un estatus legal de sujeción a la ley y con sus debilidades y limitaciones que tal unión comportaba, y que EL asumía en persona, pero sin que afectara en nada su Naturaleza Divina. Jesús continuaba ejerciendo independientemente sus Atributos Divinos, pero tales atributos no eran manifestados en su condición Humana.

1.- El Estado de Humillación de Jesucristo. Fundándose en Fil. 2:6-8. El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

2.- Diferencia entre "Estado" y "Condición". El Estado connota una posición en la vida de la persona, mientras que la Condición indica el modo de existencia. (Ejem. Un ladrón convicto de su delito de su delito se encuentra, tras la sentencia del juez, en estado de condenación, pero cuando se procedía a su encarcelamiento, se hallaba en condición de recluso) Se comprende así que el estado afecta la posición legal, jurídica, de la persona, mientras que la condición afecta al existir intimo, vivencial (permanente o pasajero) del individuo. Esta doble faceta aparece en el texto Gal. 4:4. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley.

La Obra Mediadora de Cristo

Calificaciones para la Obra mediadora de Cristo

Las Escrituras enseñan claramente cuáles son estas calificaciones:

  • 1. Tiene que ser un hombre. El Apóstol asigna como razón que Cristo asumió nuestra naturaleza, y no la naturaleza de los ángeles, que Él vino a redimirnos (He 2:14-16 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, 15 y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. 16 Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham.)

  • Era necesario que fuera hecho bajo la ley que nosotros habíamos quebrantado; que Él cumpliera toda justicia; que Él padeciera y muriera; que Él pudiera compadecerse de todas las debilidades de Su pueblo, y que Él se hiciera uno con ellos en una naturaleza común. El que santifica (purifica de pecado como culpa y como contaminación) y los santificados son y tienen que ser de una naturaleza. Por ello, así como los hijos fueron participes de carne y sangre, también El tomó parte en lo mismo (He 2:11-14 Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, 12 diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, En medio de la congregación te alabaré. 13 Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio. 14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo.)

Monografias.com

  • 2. El Mediador entre Dios y los hombres tiene que ser un Hombre sin pecado. Bajo la ley, la victima ofrecida sobre el altar tiene que ser sin tacha. Cristo, que iba ofrecerse a Si mismo a Dios como sacrificio por los pecados del mundo, tenía que ser Él mismo exento de pecado. Por ello, el Sumo Sacerdote que nos conviene, Aquel que demandan nuestras necesidades, tiene que ser santo, Inocente, incontaminado, y separado de los pecadores (He 7:26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos.) Él fue, por tanto, «sin pecado) (He 4:15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.; 1 P 2:22 EL cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca.)

  • Un Salvador del pecado que fuera pecador es una imposibilidad. Él no podría tener acceso a Dios. No podría ser sacrificio por los pecados; y no podría ser fuente de santidad y de vida eterna para Su pueblo.

  • 3. No fue menos necesario que nuestro Mediador sea una persona Divina. La sangre de una mera criatura no podía quitar el pecado. Es tan solo porque nuestro Señor poseía un Espíritu eterno que la una ofrenda de Él mismo ha perfeccionado por siempre a los que creen. Nadie sino una persona Divina podía destruir el poder de satanás y liberar a los que eran conducidos cautivos a voluntad de él. Nadie sino Aquel que tenga vida en Si mismo podía ser la fuente de vida, espiritual y eterna, para Su pueblo. Nadie sino una persona Omnipotente podía controlar todos los acontecimientos hasta la final consumación del plan de la redención, y podía resucitar los muertos; y es necesaria una sabiduría y conocimiento infinitos en Aquel que debe ser el juez de todos los hombres y cabeza sobre todas las cosas a Su Iglesia. Nadie sino uno en quien morara toda la plenitud de la Deidad podía ser el objeto así como la fuente de la vida religiosa de todos los redimidos.

  • 4. Jesús un Hombre triunfador para destrucción de la Muerte y de satanás.

  • a. Habito en Carne y Sangre.- Jn. 1:14. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Jesús un Hombre que habito entre nosotros y contemplamos su Gloria como el Unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad.

  • b. En Carne y Sangre para destrucción de la muerte y el diablo. Heb. 2.14-15. Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, 15 y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

Monografias.com

La Unión Hipostática

La Unión de las dos Naturalezas la Divina y Humana en Jesús, se llama "la unión hipostática".

En Cristo Jesús la perfecta Humanidad y la Deidad no disminuida, se unieron en una sola persona, para siempre.

Pasaje clave (La unión hipostática de Cristo): Filipenses. 2:5-11. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

La Unión Hipostática incluye su completa Deidad. Filipenses. 2:5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse.

  • Morfe (µ??f?) Forma. Denota la forma o rasgo distintivo especial o característico de una persona o cosa. Se usa con un significado particular en el NT, solo de Cristo, en Flp_2:6-7, en las frases «siendo en forma de Dios» y «tomando forma de siervo». Una excelente definición de esta palabra es la dada por Gifford: «morfe es así propiamente la naturaleza o esencia, no en abstracto, sino tal como subsiste realmente en el individuo, y retenida en tanto que el individuo mismo existe … » Así, en el pasaje ante nosotros morfe Theou es la Naturaleza Divina real e inseparablemente subsistente en la persona de Cristo. Para la interpretación de «la forma de Dios» es suficiente decir que: (1) incluye toda la naturaleza y esencia de la Deidad, y que es inseparable de ella, ya que no podrían tener existencia real sin ella; y (2) que no incluye en sí misma nada «accidental» o separable, tal como modos particulares de manifestación, ni condiciones de gloria o majestad, que pueden en un momento estar junto con la «forma», y en otro momento separados de ella.

El verdadero significado de morfe en la expresión «forma de Dios» queda confirmada por su repetición en la frase correspondiente, «forma de siervo». Se admite universalmente que las dos frases son directamente antitéticas, y que por ello «forma» tiene que tener el mismo sentido en ambas» (Gifford, The Incarnation , pp. 16,19,39). Teología Sistemática vol. II Charles Hodge.

La Unión Hipostática está fundada en la Kenosis de la humanidad. Filipenses. 2: 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres.

  • kenoo (?e???) Vaciarse, vaciar. Se traduce «despojó» en Flp_2:7. Las cláusulas que siguen al verbo dan la exégesis de su significado, especialmente las frases «forma de siervo», y «semejante a los hombres». Cristo no se vació a sí mismo de su deidad. No dejó de ser lo que era esencial y eternamente. La Versión Autorizada Inglesa, aunque no da una traducción exacta (traduce «se hizo carente de gloria»), expresa muy bien lo que hizo el Señor (véase Gifford sobre la encarnación).

"Despojo" se explica a través de tres participios:

  • 1. "Tomando forma de Siervo"

  • 2. "Hecho semejante a los hombre"

  • 3. "Estando en la condicione de hombre"

"Despojo" Se explica mas adelante con una clausula paralela, "Se humillo a sí mismo".

La idea es que al tomar la humanidad con sus limitaciones, hubo una humillación la cual, aunque real, no envolvió el ceder a ningún atributo Divino.

Definición de kenosis: Cristo se despojo a sí mismo al velar su gloriosa encarnación, tomando sobre sí mismo la semejanza de carne pecaminosa y voluntariamente no uso algunos de sus atributos.

Kenosis no es substraer los atributos de Deidad.

Kenosis añade humanidad con sus consecuentes limitaciones.

Filipenses. 2: 7-8. Sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres. 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 1 Tim. 2:5. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. Hebreos. 2:14. Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, 17 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. 1 Juan 4:2. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios.

La doctrina verdadera de la Kenosis

Envuelve velar la Gloria del Cristo pre-encarnado.

Juan 17:5. Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.

Envuelve la condescendencia de tomar sobre sí mismo la semejanza de carne pecaminosa.

Romanos 8:3. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne.

Envuelve el no usar voluntariamente algunos de sus atributos de Deidad durante el tiempo de su vida terrenal.

Mateo 24:36. Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

Su humanidad no fue una humanidad glorificada y estuvo sujeta a la tentación, debilidad, dolor y pesar.

El escoger no usar sus atributos Divinos es algo diferente que decir que EL se rindió a ellos.

El no usar no quiere decir sustracción.

Solo Jesús nos da mediante su vida y sacrificio, una vida nueva, aquel que lo reconoce como el camino la verdad y la vida, puede recibir por medio del arrepentimiento y la fe, una nueva vida, y vida en abundancia.

La Teología Reformada menciona etapas del Estado de Humillación

La Encarnación y el Nacimiento de Cristo.

  • a. El sujeto de la encarnación.- Jesús es la segunda persona de la Trinidad, quien tomo la forma Humana. Jn. 1:14ª. Y aquel Verbo fue hecho carne. Hacerse carne, es hacerse Humano. Rom. 8:3. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne. Jesús nuestro Rey.

  • b. La necesidad de la encarnación.- Desde que tomas Aquino tomo la posición de la necesidad de la encarnación, por el pecado del mundo, los reformadores participaron de este concepto y las Iglesias reformadas enseñaron que la encarnación fue necesaria debido a la caída del hombre. Lc. 19:10. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

  • c. El cambio efectuado en la encarnación.- El verbo egéneto en Jn. 1:14. (la palabra se hizo carne) no significa que el Logos se cambio en carne, y que de esta manera altero su esencia natural, si nada más que tomo aquel carácter particular, que adquirió una forma adicional, si que en ninguna manera se cambiara su naturaleza original. Jesús sigue siendo el infinito e inmutable Hijo de DIOS.

  • d. La encarnación constituyo a Cristo uno de los miembros de la raza humana.

Cristo hizo suyo la naturaleza Humana, tomándola de consustancialmente de la madre. Mt. 1:18. El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.

  • e. La encarnación se efectúo por medio de una concepción sobrenatural y un nacimiento virginal. Cristo es concebido por el poder del espíritu Santo. este nacimiento es sobrenatural por el cual Jesús fue llamado "Hijo de DIOS". Lc. 1:34-35. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

  • f. La encarnación misma es parte de la Humillación.- Fue una encarnación que el Logos se hiciera carne, es decir de naturaleza Humana tal como es desde la caída, débil y sujeta al sufrimiento y a la muerte, aunque libre de la mancha del pecado. Rom. 8:3. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne.

Los sufrimientos del salvador

  • a. Jesús sufrió durante toda su vida. Jesús sufrió toda su vida, y estivo asociada a los pecadores, la vida del único Santo en medio de un mundo maldecido pro el pecado. Sufrió por la incredulidad de su pueblo, a causa de la persecución de sus enemigos. Su soledad debe haber sido opresiva, en el sentido de responsabilidad, aplastante. Fue suyo el sufrimiento consagrado, creciendo en severidad a medida que se aproximaba el fin. El sufrimiento que comenzó en la encarnación, alcanzo su clímax en el passio magna, en el final de su vida. Y allí toda la ira de DIOS en contra del pecado cayó sobre EL.

  • b. Sufrió en cuerpo y alma. La Biblia nos enseña que Cristo sufrió el castigo de nuestros pecados; y lo sufrió en cuerpo y Espíritu. Agonizo en el huerto en donde su alma se "entristeció de sobremanera hasta la muerte", fue abofeteado, azotado y crucificado Mt. 26. 37-39 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. 38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. 39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. Mt. 26:67-68. Entonces le escupieron en el rostro, y le dieron de puñetazos, y otros le abofeteaban, 68 diciendo: Profetízanos, Cristo, quién es el que te golpeó. Mar 15:17-20. Y le vistieron de púrpura, y poniéndole una corona tejida de espinas, 18 comenzaron luego a saludarle: ¡Salve, Rey de los judíos! 19 Y le golpeaban en la cabeza con una caña, y le escupían, y puestos de rodillas le hacían reverencias. 20 Después de haberle escarnecido, le desnudaron la púrpura, y le pusieron sus propios vestidos, y le sacaron para crucificarle.

  • c. Varias causas produjeron los sufrimientos de Cristo. Su sufrimiento fue por haber tomado el pecado de la humanidad. Distinguiremos varias causas. (1) El hecho que El Señor del universo haya tenido que ocupar la posición de sirviente y es mas la posición de cautivo o esclavo, y aquel que tenía el derecho hereditario a mando estuvo sujeto a obedecer. (2) El hecho der ser puro y Santo, tuviera que vivir en una atmosfera pecaminosa y corrompida, en asociación diaria con pecadores. (3) Su perfecto conocimiento como acabaría su vida, en extremo sufrimiento, supo exactamente lo que tendría que vivir y la perspectiva estaba muy lejos de ser agradable. (4) Por último, también las privaciones de la vida, las tentaciones del diablo, el odio y rechazamiento de su pueblo, y el maltrato y las repercusiones a las que estuvo sujeto.

  • d. Los sufrimientos de Cristo fueron únicos. Su capacidad de sufrimiento se midió en el carácter ideal de su humanidad, con su perfección ética y con sentido de justicia, santidad y veracidad. Nadie pudo sentir lo penetrante del dolor, la pena, y el mal moral como lo sintió Jesús. Todas nuestras iniquidades cayeron sobre EL. Isa. 53:6,10. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. 10. Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.

También debemos colocar la tentación en el desierto, la agonía en Getsemaní y del Gólgota.

  • e. Los sufrimientos de Cristo en las tentaciones. Jesús era tentado como parte de su vida. Mat.4:1ss. Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Lc. 22:28 Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas. Heb. 5:7-8. Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. 8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia.

La muerte de nuestro Salvador Jesucristo

Los sufrimientos de Jesús, terminaron con su muerte

  • a. La extensión de su muerte. La muerte no es solo la consecuencia natural del pecado, si no sobre todo es el castigo judicial impuesto y cumplido sobre el pecado. Hay que considerar la muerte de Cristo desde el punto de vista judicial. DIOS impuso el castigo de la muerte sobre el mediador, judicialmente puesto que este emprendió por su voluntad el pago de la pena por el pecado de la raza humana. Cristo se apropio de la naturaleza humana con sus debilidades, con excepción única del pecado.

  • b. El carácter judicial de su muerte. Era necesario que Jesús no muriera de muerte natural ni de muerte accidental; que no muriera por asesinato, si no bajo sentencia judicial. Jesús tenía que ser contado con los trasgresores, tenía que ser condenado como criminal. Además por arreglo providencial de DIOS tenía que ser procesado y sentenciado por un juez romano. La crucifixión no era la forma judía de castigo, si no romana. La crucifixión no era la forma judía del castigo, si no romana, la crucifixión se consideraba tan infame e ignominiosa que no se aplicaba a los romanos si no solamente a la escoria del mundo, a los más viles criminales y a los esclavos. Los romanos tenían el genio de la ley y la justicia, y representaba al más alto poder judicial del mundo. Jesús cumplió las demandas de la ley. Al mismo tiempo murió de muerte maldita y dio de este modo la evidencia del hecho que se había convertido en maldición por causa nuestra. Dt. 21:23 No dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero; sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado; y no contaminarás tu tierra que Jehová tu Dios te da por heredad. Gal.3:13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero).

  • c. La muerte y el entierro del salvador. Parecía que la muerte de Cristo era la última etapa de la humillación, además en atención a sus últimas palabras "consumado es". Esta palabra se refiere al sufrimiento activo que padeció, es decir el sufrimiento en el cual EL mismo tomo una parte activa. En consecuencia el entierro de Jesús formo parte de su humillación.

(a) El regreso del hombre al polvo, por castigo del pecado. Gn. 3:19

Porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

(b) La tumba como humillación Sal. 16:10 Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción. Hch.2:27 Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. , 31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.

Fue un descenso al hades, en si mismo lúgubre y espantoso, un lugar de corrupción, aunque Cristo fue preservado de ella.

(c) El entierro es un descenso y por lo tanto una humillación al pecador.

(d) Su entierro además, no solo sirvió para probar que Jesús verdaderamente había muerto, sino también para quitar de los redimidos los terrores de la tumba, y para santificar la de ellos.

Rom. 6:1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?, 4-6 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.

La Exaltación del Hijo de DIOS

El Estado de Exaltación de Jesús

Concepto.- La exaltación de Jesús, consiste en que la naturaleza humana emprendió el ejercicio plenario de los atributos Divinos, que le fueron comunicados en la encarnación, o que solo fueron usados ocasionalmente, o en secreto. Cristo en su exaltación, dejo de estar bajo la ley, para pasar a un estado de soberanía total; con la posesión de las bendiciones salvíficas que había ganado por la humanidad ya redimida, y su coronación a la Diestra de DIOS en honor y gloria.

Monografias.com

La Humillación de Cristo, fue seguida por la exaltación. La teología reformada reconoce a Jesús como la persona mediadora entre DIOS y los hombres; es decir DIOS-Hombre; como el sujeto de la exaltación, pero acentúa el hecho de que, fue por consiguiente, la Naturaleza Humana, en la que tuvo lugar la exaltación. La Naturaleza Divina no es capaz del Estado de Humillación o Exaltación.

La Exaltación de Jesús. Fil. 2:9-11. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Mc 16:19 Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios. Hch. 2:33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. 5:31 A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados., Rom 8:17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados., 34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

El que además está a la diestra de DIOS, el que también intercede por nosotros. Efe. 1:20 La cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales. , 1 Tim. 3:16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

El Estado de Exaltación, es el resultado judicial del Estado de Humillación.

Jesús se encuentra sentado a la Diestra de DIOS.

Las etapas de la Exaltación de Jesús

1) La Resurrección de Jesús entre los muertos.- Con lo cual dejo de estar sujeto a su anterior condición o debilidad física.

I.- La naturaleza de la resurrección.- Consistió que su naturaleza Humana, cuerpo alma, fue restaurada a su prístina fuerza y perfección y levantándolo a un nivel mas alto, en tanto que el cuerpo y el alma fueron reunidos en un organismo viviente.

El cuerpo de Jesús pasó por un cambio notable, de tal manera que no era reconocido y podía en forma sorprendente, aparecer y desaparecer. Lc. 24:31 Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista. Jn. 20:19 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.

a.- Hubo cambio físico y también psíquico. Jesús fue dotado con nuevas cualidades, perfectamente ajustadas a su ambiente celestial.

b.- Por medio de la resurrección se convirtió en un Espíritu Vivificante.- I Cor. 15:45. Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

c.- El triple significado de la resurrección de Cristo.

  • I. Constituyo una declaración del Padre, de que el último enemigo había sido destruido, la pena pagada y la condición sobre lo que se prometió, a sus hijos, fue cumplida. Heb. 2:14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo.

  • II. Simbolizo lo estaba destinado que aconteciera, los miembros del cuerpo de Cristo en su Justificación. Su nacimiento Espiritual y su bendita Resurrección futura. Rom 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

  • III. La Resurrección de Jesús está relacionada con la Justificación, la regeneración y la resurrección final del creyente. Rom. 4:25 EL cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación. 5:10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. 1 Pe. 1:10 Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación.

d.- Cristo Resucitado. La resurrección de Jesús es una de las grandes piedras fundamentales de la Iglesia de DIOS. Si la obra expiatoria de Cristo había de ser por completo efectiva, tenía que terminar no en la muerte, si no en la vida. Jn. 20:17 Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.

  • La Resurrección de fue el sello del Padre sobre la obra completa de Cristo, la declaración pública de su aceptación, del perdón de pecados de la humanidad.

  • En la resurrección Jesús quedo libre de la servidumbre de la ley.

  • La resurrección es la entrada a una vida nueva, resucitada y exaltada como cabeza de la Iglesia y del Señor Universal.

Monografias.com

II.- Jesús el autor de la Resurrección. A diferencia de otros que fueron levantados de la muerte, Cristo se levanto de la muerte mediante su propio poder. Jn. 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá., Hch. 2:24 Al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.

2) La ascensión de Jesús a los cielos.- Es el momento en que Jesús dejo de estar so0metido a las circunstancias espacio-temporales de la vida en la tierra. La ascensión debe considerarse complemento necesario y perfecto de la resurrección. La transición de Cristo a la más alta vida de gloria comenzó en la resurrección y se perfecciono en la ascensión. Lc 24:50-51 Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. 51 Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo. Jn. 16:28 Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre., 20:17 Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas vé a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. 1 Tim 3:16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

  • a. La naturaleza de la ascensión. La ascensión puede describirse como ascenso visible de la tierra al cielo. De la persona del mediador, según su naturaleza humana. De la naturaleza humana paso ahora a la plenitud de la gloria celestial y se adapto en forma perfecta a la vida del cielo. He. 4:14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.

  • b. La Ascensión y la promesa del Espíritu Santo. Fue necesario que Cristo ascendiera, para luego enviarnos al consolador. Jn. 14:16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre. 16:17 Entonces se dijeron algunos de sus discípulos unos a otros: ¿Qué es esto que nos dice: Todavía un poco y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; y, porque yo voy al Padre? Como lo señala el Teólogo Lacueva, "No podía haber Pentecostés sin ascensión"

  • c. La Ascensión de Jesús también era para preparar la morada. Cristo prepara lugar para nosotros, para estar cerca con EL. Jn. 14:2-3 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

  • d. La Ascensión a su reino para reinar con los suyos. Jesús como nuestro representante en el cielo, asegura los derechos de los suyos a reinar con EL, en los lugares celestiales. Efe. 2:6 Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.

3) Jesús y el estar sentado a la Diestra de DIOS. A Jesús le fue restaurada la Gloria y honra que tuvo antes de la encarnación.

  • a) Prueba escritural esta por sentado. Cuando Jesús se presento en su juicio, delante del sumo sacerdote, EL predijo que se sentaría a la Diestra del poder de DIOS. Mt. 26:64. Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.

  • b) La importancia de estar "sentado". La expresión "a la Diestra de DIOS ". Es antropomórfica (es atribuir a DIOS, forma de cuerpo humano; DIOS no tiene cuerpo, mano derecha u oídos) Cristo recibe el honor, el dominio para gobernar sobre la Iglesia y sobre el universo, siendo hecho participante de la Gloria correspondiente, hasta que regrese para hacer juicio. Hch. 7:56 Y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. Efe. 1:20-22. Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, 23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

  • c) La obra de Jesús durante su estar "sentado". Jesús esta activamente empeñado en continuar su obra mediadora.

  • (1) Cristo gobierna y protege a su iglesia por medio del Espíritu Santo, y también lo gobierna por medio de oficiales designados. Tiene todas las riquezas del cielo a su mando. Ángeles. Mensajeros de DIOS, siempre listos para traer las bendiciones a sus santos y para defenderlos de los peligros que lo rodean.

Ejerce autoridad. Sobre las fuerzas de la naturaleza y sobre todos los poderes que son hostiles al Reino de DIOS y continuara reinando de esta manera hasta que haya sujetado al último enemigo.

  • (2) Jesús esta intercediendo por los suyos. Abogando por su aceptación sobre la base de su sacrificio perfecto y por qué sean guardados del mundo, haciendo que sus oraciones y servicios sean aceptables a DIOS. Rom. 8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

4.- El retorno físico de Jesús.- La segunda venida de Jesús es para juzgar y reinar con los suyos. Se cumplirá la profecía acerca de su exaltación de toda la humanidad. Fil. 2:10-11 Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

  • a) El retorno de Jesús es considerado como la etapa de la exaltación. Aquel que sufrió a manos de hombres, regresa con carácter de juez justo. Mt. 24:30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

  • b) Términos Bíblicos referentes al retorno de Jesús. Parousia= Presencia El cual designa una venida precedente a la presencia. Mt. 24:37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Apocálupsis acentúa el regreso de Jesús será una revelación. 1 Pe. 4:13 Sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. Ephipháneia. Es la Gloriosa aparición de Jesús. 1 Tim.6:14 Que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo.

  • c) La manera del regreso de Jesús. La Biblia nos enseña a esperar el retorno físico y visible de Jesús. Hch.1:11 Los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

Apoc. 1:7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.

  • d) El propósito del regreso de Cristo. Jesús regresa por segunda vez para juzgar al mundo y a salvar a su pueblo. Los hombres vivos o muertos, los ángeles, se presentaran delante de EL para ser juzgados por sus obras. Mt.25. 33-34 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Mat 25:34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

Conclusión

1.- La exaltación de Jesús, lo llevo a estar a la Diestra de DIOS. Heb. 1:3 EL cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.

2.- Jesús dejo de estar sujeto a la ley y paso al Estado de soberanía total. Hch.1:9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.

3.- La exaltación de Jesús, es para el creyente el cumplimiento de la venida del Espíritu Santo. Hch.1:8 Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

4.- La exaltación de Jesús, para el creyente es primicia de lo que vendrá, pues somos hijos y coherederos de sus bendiciones. Efe. 1:3. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

5.- La exaltación de Jesús es también para el cumplimiento del juicio final del hombre, en su segunda venida. Lc. 21.27 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.

Los Oficios del Hijo de DIOS

Concepto.- En Cristo encontraremos que fue ungido en tres oficios, en una misma persona. Esto fue planeado dese del principio. El pecado afecto a la raza humana, de aquí que fuera necesario que Cristo como mediador fuera Profeta, Sacerdote y Rey. Como Profeta presenta a DIOS al hombre, Como Sacerdote presenta a DIOS al hombre en la presencia de DIOS, y como rey ejerce dominio, y restaurara el dominio original del hombre.

1.- Los tres Oficios de Jesús al servicio del hombre. En el A.T. vemos como en Israel se ungían a los Profetas, Sacerdotes y Reyes. Jesús es el ungido por excelencia. Isa. 61.1 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.

  • a) El Oficio de Profeta.- Profeta es aquel que tiene mensaje de DIOS, para su pueblo. Una frase que aparece constantemente en la boca del Profeta es "Así dice Jehová". El oficio Profético siempre ha comportado bravura y paciencia para proclamar la palabra, insistir a tiempo y fuera de tiempo, redargüir, (persuadir al equivocado) reprender (corregir al desviado) y exhortar (Estimular al débil, al desanimado, al perezoso) 2 Tim. 4:2 Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. El Profeta está al servicio de DIOS.

Jesús y el Oficio Profético

Jesús y el Oficio Profético.- Jesús ejercito el Oficio Profético, inmediatamente con el Ángel del Señor en el Antiguo Testamento, y como el Señor se encarno mediante sus enseñanzas y también mediante su ejemplo. Jn 13:15. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. Y lo ejercito, por medio de las enseñanzas de los Profetas del Antiguo Testamento y de los Apóstoles del Nuevo Testamento, y todavía ahora lo ejerce por medio del Espíritu Santo, que habita en todo creyente; esto significa que prosigue su obra Profética. Lc. 13:33. Sin embargo, es necesario que hoy y mañana y pasado mañana siga mi camino; porque no es posible que un profeta muera fuera de Jerusalén.

Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.