Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Determinación del perfil hepático de perros geriátricos mediante pruebas específicas de laboratorio

Enviado por doris palma



Partes: 1, 2, 3

  1. Introducción
  2. Marco teórico
  3. Hipótesis
  4. Materiales y métodos
  5. Resultados experimentales
  6. Discusión y conclusiones
  7. Recomendaciones
  8. Resumen
  9. Bibliografía

Introducción

Definir cuando un perro es Viejo es complejo, más que en seres humanos, o en gatos, ya que existen muchas razas y variaciones y este concepto varía según el animal que consideremos.

Es un hecho perfectamente conocido que los animales de razas pequeñas y medianas tienen una esperanza de vida, en términos generales, superior a la de los animales de razas grandes y especialmente de razas gigantes. Por ejemplo los perros de raza Beagle no es razonable considerarlos viejos antes de los 9-10 años, igual que un caniche o un fox terrier mientras que un gran danés o un san Bernardo son claramente viejos y deben ser incluidos como geriátricos a partir de los 7-8 años de edad.

Si bien han sido señaladas distintas teorías sobre las posibles causas del proceso de envejecimiento; todavía no han sido debidamente definidos. Sin embargo si se conocen con detalles los principales efectos del envejecimiento sobre los distintos sistemas orgánicos estableciéndose un círculo vicioso que conduce a un deterioro progresivo de la salud del animal y que inevitablemente desemboca en su muerte.6

Podrían considerarse 4 causas que pueden actuar según una secuencia programada:

Un reloj biológico controlado genéticamente, actúa sobre el sistema endócrino alterando los sistemas circulatorio e inmunitario; a su vez reduce la resistencia a las enfermedades como causas inmediatas de la muerte.

Con el afán de colaborar en algo a tratar de hacer llevadera la ancianidad de estos nobles animalitos, ponemos en consideración este trabajo, mismo que ha consistido en la determinación de un perfil hepático para animales geriátricos.

Las enzimas son moléculas de naturaleza proteica que catalizan reacciones bioquímicas siempre que sean termodinámicamente posibles.23

Se han evaluado los niveles de los principales indicadores de daño hepático y biliar así como de la albúmina sérica que se sintetiza en el hígado y que la determinación de sus niveles complementa este trabajo.

  • Alanino aminotransferasa (ALT).

También llamada transaminasa glutámico pirúbica: indicador específico de patologías hepáticas en pequeños animales.13

  • Aspartato aminotransferasa (AST).

También conocida como transaminasa glutámica oxalacética, indicador de patologías hepáticas y/o musculares en grandes y pequeños animales.

  • Fosfatasa alcalina (FAS).

Indicador de colestasis en perros, indicador de enfermedad hepática no específico para animales grandes.

  • Albúmina sérica:

Importante proteína sintetizada en el hígado, permanece en circulación unos 19 días, hasta que es metabolizada en los tejidos para los que es fuente de aminoácidos. La determinación de sus niveles junto a las transaminasas antes mencionadas conforma este perfil hepático geriátrico.

  • Este trabajo será de una gran importancia para los tenedores de perros gerontes quienes son los primeros preocupados por el bienestar de sus mascotas.

OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL.

Evaluar el perfil hepático en perros geriátricos mediante pruebas específicas de laboratorio.

2.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS.

  • Determinar los valores enzimáticos, de Alanino amino transferasa (ALT), Aspartato amino transferasa (AST), fosfatasa alcalina (FAS), y albúmina sérica (ALS).

  • Evaluar el perfil hepático de acuerdo a la edad, tamaño, sexo, condición clínica y conducta alimenticia.

Marco teórico

3.1 Generalidades.

PERFIL BIOQUÍMICO

Es la medición de ciertos analitos o sustancias que se encuentran en la sangre y que nos da información sobre el estado de los distintos órganos.

El perfil bioquímico brinda información bastante ajustada y específica para evaluar la respuesta a un tratamiento y para monitorear la evolución de una enfermedad a lo largo del tiempo. No brindan por si solo un diagnóstico ni un pronóstico, pero ayudan, junto a la evaluación clínica del paciente por parte del veterinario a tener una idea acabada de su estado actual. Sobre el funcionamiento de los riñones, el hígado, glándulas adrenales, páncreas y sobre la presencia de algunos tipos de tumores.1

3.2 BIOQUÍMICA SANGUÍNEA

Aunque la interpretación de los resultados en Bioquímica plasmática es bastante específica para cada constituyente en particular, existen unos principios básicos generales que se pueden seguir.

El plasma es basicamente un fluido extra celular en movimiento, que transporta un gran número de sustancias desde sitios de absorción o producción, a sitios de utilización o excreción; una vez que tenemos el resultado contrastado, el primer factor en que debemos pensar debe ser si existe alguna razón, para que esta sustancia esté en el plasma, es decir si su presencia está justificada o no. El paso siguiente debe ser saber de dónde viene y adonde va esta sustancia, es decir cuáles son los mecanismos responsables de su incorporación, de su eliminación del plasma, y el control de dichos mecanismos.

A partir de aquí no nos será difícil empezar a diferenciar las causas de la existencia de concentraciones anormales de cualquier sustancia. Unas concentraciones anormalmente bajas, pueden ser debidas, bien a una incorporación del plasma disminuido (un deterioro en la síntesis, deficiencia nutricional, pobre absorción, falta de precursores…..) o bien a un aumento de su eliminación plasmática. (demanda excesiva, excreción excesiva, pérdidas patológicas…). Al contrario unas concentraciones anormalmente altas; pueden ser debido bien a: un aumento de su incorporación al plasma (aumento de la producción o de la entrada, liberación patológica del compartimento intracelular…) o bien a una disminución de su eliminación plasmática (disminución de su utilización, excreción impedida…)2

3.3 ÁCIDOS BILIARES

Los ácidos biliares (AcB) son sintetizados en el hígado a partir del colesterol y se conjugan con taurina o glicina antes de su excreción como sales biliares en la bilis. La acción bacteriana en el intestino deconjuga algunos ácidos biliares, estos productos entran a la circulación portal y son extraídos y reciclados por los hepatocitos.

Si estos ácidos biliares no son extraídos son medidos en sangre periférica; la medición de los (ACB) es un test sensible de función hepática.

TEST COMPLEMENTARIOS: los niveles de ACB deben determinarse junto a los otros test de daño hepato celular o de función hepática.

3.4 ESTUDIO DE QUÍMICA SANGUINEA.

Estudios de química sanguínea, perfil hepático básico incluye la medición de la actividad de las principales enzimas presentes en los hepatocitos, y que normalmente se detectan en concentraciones bajas cuando no hay daño hepático, pero al haber algún insulto que destruya hepatocitos (infecciones, tóxicos, etc.), se liberan estas enzimas hacia la sangre.

Además incluyen a la albúmina que es la principal proteína sanguínea sintetizada en el hígado y por lo tanto nos da una valoración indirecta del funcionamiento hepático de manera muy somera.3

Monografias.com

3.5 PERFIL HEPÁTICO COMPLETO

Este perfil, además de valorar la actividad de las enzimas hepáticas y albumina mide los elementos estrechamente relacionados con la actividad hepática, para dar más información sobre el grado de daño hepático o causa probable.

Monografias.com

3.6 BIOQUÍMICA CLÍNICA

El bioquímico clínico desempeña un papel especial en el diagnóstico y seguimiento de los pacientes. El bioquímico clínico debe ser, en primer lugar un analista fiable y respetado que proporcione sus resultados con rapidez que requiere el estado clínico del paciente y el diagnóstico sospechado; sin embargo debe ser también un profesional a la vanguardia de los científicos que desempeñan un papel cada vez más importante en el equipo interdisciplinario implicado en el diagnóstico y seguimiento del enfermo que caracteriza a la medicina moderna.

Las sociedades científicas más antiguas dedicadas al estudio de la bioquímica clínica aparecieron después de la segunda guerra mundial, coincidiendo en el tiempo con el desarrollo extraordinario que tuvo esta disciplina en la década de los cincuenta, sin embargo la aplicación de la bioquímica a la medicina se remonta a por lo menos tres siglos atrás.

A comienzos del siglo xix ya se disponía de medios analíticos que permitían el análisis de muchos constituyentes bioquímicos de la orina y, varios en la sangre con razonables prestaciones analíticas.

En el ámbito internacional, la denominación más aceptada es química clínica, denominación que fue utilizada ya en 1883 por C. H. Ralfe como título de un libro que trataba del análisis químico de sangre, orina y tejidos sólidos, comentando los cambios inducidos por la enfermedad.

En 1.891 Bourget publicó en lausanne un manual de chimie clinique, en 1.912 Johan Scherer denominó a su laboratorio en el Julio`s hospital de Wurzburg Alemania, como ¨das Klinisch Chemische Laboratorium¨.

En 1.955 se fundó la federación internacional de sociedades científicas, que adoptó el nombre de ¨International Federatium of clinical chemistry¨.

3.6.1 LA BIOQUÍMICA Y SU CAMPO DE ACCIÓN

La bioquímica clínica comprende el estudio de los procesos metabólicos en relación a los cambios tantos fisiológicos como patológicos o los inducidos por maniobras terapéuticas.

Para este estudio la bioquímica clínica aplica los métodos, técnicos y procedimientos de la química y bioquímica analítica, con el propósito de obtener y participar en la interpretación de la información útil para la prevención, diagnóstico y evolución de la enfermedad, así como de su respuesta al tratamiento.

3.6.2 BIOQUÍMICA CLÍNICA SEMIOLÓGICA

El bioquímico clínico debe conocer los factores que afectan a los valores de las magnitudes bioquímicas tanto analíticas como biológicas. Respecto al primero debe saber cómo fijar los objetivos de calidad y como controlar las posibles desviaciones.

Respecto a los segundo, su conocimiento le permitirá reducirlos y si ello no es posible, tenerlos en cuenta cuando deba proceder a interpretar los resultados.4

3.6.3 BIOQUÍMICA CLINICA EN MEDICINA VETERINARIA.

La bioquímica clínica representa una herramienta importante en las investigaciones que conducen al diagnóstico de las enfermedades de los animales domésticos, puede ser definido como un conjunto de determinaciones que se emplean para efectuar un diagnóstico, un pronóstico y una evaluación de una enfermedad; se deben señalar algunos criterios generales a tener en cuenta por el médico veterinario cuando utiliza los análisis clínicos en su laboratorio como instrumento de diagnóstico. Así se deben considerar los criterios de calidad según el usuario y el laboratorio.

Para el laboratorio se deberán tener en cuenta: sensibilidad, exactitud, precisión, confiabilidad, especificidad, rapidez, simplicidad, practicidad, y costos. También se considerarán distintos niveles de control de calidad.

Todas estas acciones estarán dirigidas a efectuar análisis clínicos de calidad y confiables apuntando a lograr la excelencia en el diagnóstico.5

3.6.4 OBJETIVO DE LA BIOQUÍMICA CLÍNICA

El objetivo de la bioquímica clínica es detectar normalidad o anormalidad en los constituyentes del organismo.

FINALIDAD:

La finalidad es permitir la interpretación de las modificaciones bioquímicas observadas durante las distintas patologías para realizar un diagnóstico acertado.

Los análisis clínicos se pueden clasificar de acuerdo a sus niveles de complejidad en:

  • ANÁLISIS DE RUTINA: son los que solicitan habitualmente, son los más comunes y se realizan a modo orientativo y exploratorio, ej: hematocrito, proteínas séricas totales, albúminas.

  • ANÁLISIS ESPECIALES: Son aquellos que se realizan cuando se presume una patología determinada ejemplo: minerales en sangre, enzimas hepáticas.

  • ANÁLISIS ESPECIALIZADOS: son los que requieren técnicas, metodología instrumental complejo ejemplo: dosaje de hormonas, vitaminas.5

3.7 FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO

Aunque indudablemente el envejecimiento se trata de un complejo proceso biológico que no debe ser considerado como un proceso patológico; no es menos cierto que con el paso del tiempo se va a producir toda una serie de fenómenos que actúan como factores perjudiciales para el correcto mantenimiento de un buen estado de salud.

Es precisamente en este periodo cuando los factores perjudiciales del envejecimiento, se manifiestan por una disminución de la capacidad funcional y por un aumento de la mortalidad del que se ocupa la especialidad de la medicina denominada geriatría.6

3.7.1 RITMOS BIOLÓGICOS.-

Los ritmos biológicos tienen un origen genético y se encuentran afectados por sincronizadores, así el reloj biológico puede estar ajustado por diferentes estímulos ambientales desde el ciclo luz-oscuridad, hasta cambios en la temperatura, el consumo de alimentos, etc.

En condiciones constantes de laboratorio, diversos ritmos continúan expresándose durante días, meses o años, estos ritmos en el libre curso son la expresión de relojes biológicos endógenos.20

Si bien han sido señaladas distintas teorías sobre las posibles causas del proceso de envejecimiento; todavía no han sido debidamente definidas. Sin embargo sí se conocen con detalles los principales efectos del envejecimiento sobre los distintos sistemas orgánicos, estableciéndose un círculo vicioso que conducen a un deterioro progresivo de la salud del animal, y que inevitablemente desemboque en su muerte.

La muerte natural de un individuo se podría considerar como el resultado de cuatro causas que pueden actuar según una secuencia programada; un reloj biológico controlado genéticamente, actúa sobre el sistema endócrino alterando los sistemas circulatorio e inmunitario, esto a su vez reduce la resistencia a las enfermedades como causas inmediatas de la muerte.6

Como se ha señalado anteriormente en el proceso del envejecimiento está involucrado una amplia variedad de factores tanto endógenos como exógenos. Los factores endógenos son determinantes para que este proceso suceda durante toda la vida, tanto a nivel celular y tisular como a nivel de toda la economía orgánica en su conjunto; los factores exógenos van a influir en el ritmo y velocidad con que se producen el proceso de envejecimiento, acelerando los cambios involutivos y acortando la supervivencia cuando estos son desfavorables.

A continuación revisaremos estos dos tipos de factores.

  • FACTORES ENDÓGENOS

La actuación de los factores endógenos proporciona al proceso de envejecimiento sus principales características. El envejecimiento es una propiedad intrínseca de todo organismo vivo que tiene un carácter universal, y que afecta a todos los individuos, es progresivo, pues los cambios que conlleva se acentúan con la edad; y por último resulta perjudicial porque conduce inevitablemente a la muerte.

No se conoce con exactitud cuál es el mecanismo de activación de cada uno de los factores endógenos, habiéndose establecido distintas hipótesis sobre la teoría del envejecimiento. En líneas generales estas teorías se pueden resumir, dividiéndolas en las que interpretan que el envejecimiento está programado en el genoma; y los que atribuyen a una acumulación de errores causales.

Una teoría no excluye a la otra y ambas se basan en el desarrollo de mecanismos innegables, por lo que parece lógico pensar, que estos dos tipos de mecanismos refuercen el proceso de envejecimiento.

Según esta teoría, lo mismo que hay genes que dirigen el desarrollo, existirán otros que adquiriendo su expresión, en el momento oportuno inducen a la involución.

Es evidente que cada célula del organismo tiene una limitación de supervivencia regida genéticamente.

Lo que determina que estos genes del envejecimiento actuando sobre cada célula o a través de los sistemas reguladores, influyan aisladamente sobre los distintos órganos por ejemplo: la involución de los ovarios, al llegar a la menopausia está programada en la expresión genética y conjuntamente sobre todo el organismo otorgando una longevidad máxima a cada individuo propia de cada especie animal.

Este fenómeno es más evidente en ciertos insectos o peces que mueren inmediatamente después de reproducirse en los últimos años se han producido grandes avances en el conocimiento de la apoptosin, mecanismo de muerte celular selectiva regulada genéticamente e implicado en los procesos de diferenciación y desarrollo normal de la célula.

Este proceso que induce selectivamente el suicidio de la célula a nivel individual es fundamental para controlar tanto el número. Como la forma y composición de un tejido u órgano.

Actualmente se conocen con cierto detalle los mecanismos y características morfológicas de esta otra forma de muerte celular, habiendo sido descubiertos genes que regulan e intervienen este proceso.

Falta por descubrir el mecanismo por el cual la expresión de toda esta información genética conduce a un deterioro progresivo anatómico y funcional de un ser vivo en su conjunto.

Entre las hipotéticas posibilidades de que los genes del envejecimiento actúen a través de los sistemas reguladores orgánicos nerviosos endócrino e inmunitario, solo este último parece ser causa del envejecimiento por sí mismo. La teoría inmunológica del envejecimiento se basa en la propia involución anatómica y función al que sufre el sistema inmunitario (timo) después de la madurez sexual y que progresa con la edad, lo que conduce con el paso del tiempo a la presentación de un insuficiente respuesta frente a antígenos extraños (inmunodeficiencia) y sobre todo una tendencia a agresión de sus propias estructuras (autoinmunidad).

Aunque parece paradójica la coexistencia de estos dos tipos de procesos, inmunodeficiencia y su autoinmunidad, existe toda una serie de hechos comprobado empíricamente a favor del fenómeno inmunitario del envejecimiento. Tanto la presentación de enfermedades autoinmunes tanto como lupus eritematoso, artritis reumatoides etc. Como una mayor sensibilidad a los procesos infecciosos son características de los animales viejos.

3.7.2 ACUMULACIÓN DE ERRORES PRODUCIDOS POR EL AZAR.

Estos errores van a afectar a la estructura molecular de los distintos componentes orgánicos (ADN, ARN, Proteínas, etc). Lo que significa que puedan surgir mutaciones, defectos bioquímicos etc.

Que limitan la función y la supervivencia de la célula hecho que a su vez tendría un efecto multiplicador sobre el organismo. En este sentido se han sugerido distintas teorías; como la formación de enlaces cruzados entre las moléculas de proteínas y ácidos nucleicos con el paso del tiempo, como los que sufren las fibras de colágeno lo cual explica la formación de arrugas en la piel.

También se describe la teoría del acúmulo progresivo de productos de desechos, que actúan inhibiendo el crecimiento y el metabolismo celular. Las reacciones de las enzimas celulares y su síntesis se hacen cada vez más lento

Los mecanismos de reparación de las macromoléculas se vuelven menos eficaces, por lo que las alteraciones que ocurren en ellas son reparadas defectuosamente.

Además del daño celular las relaciones entre las células comienzan a alterarse destruyéndose los mecanismos de retroalimentación que regulan las funciones celulares en el eficiente organismo multicelular. Entraríamos en el campo de la patología molecular.

Si bien los agentes responsables de estos procesos no son adecuadamente producidos, algunos de ellos podrían actuar en el proceso de envejecimiento, como los radicales libres de oxígeno que por su alto potencial reactivo, son capaces de dañar a todos los componentes de la célula y las macromoléculas extracelulares.

Dos hechos comprobados desde hace tiempo apoyan a esta teoría: los agentes antioxidantes que inhiben la producción de radicales libres, retrasa el envejecimiento en animales de experimentación, y la concentración de estos agentes antioxidantes orgánicos, como la superoxidodimutasa, disminuye con la edad; en la actualidad esta teoría ha recobrado un gran interés dentro de las laderas de la medicina humana, siendo objetivo de estudio e investigación el papel de los antioxidantes como preventivos del envejecimiento6.

  • FACTORES EXÓGENOS.

Aunque el envejecimiento presenta la característica de ser un proceso intrínseco de la vida, es decir independiente del medio externo, no es menos cierto que este influye decisivamente en su desarrollo.

Muchos son los factores exógenos que influyen sobre el envejecimiento; todos ellos constituyen el medio ambiente y manejo que sufre cada animal en particular. Factores externos a los que debe adaptarse para mantener un buen estado de salud y que frecuentemente puede ser causa de enfermedad.

La alimentación, la climatología, las características del entorno, los cuidados, etc, son factores que aún sin causar enfermedad clínica, pueden influir desfavorablemente acelerando los cambios en la estructura y función que sufren los distintos tejidos y órganos como consecuencia del envejecimiento, entre los factores ambientales, la dieta y la temperatura han sido objeto de algunas observaciones en animales de laboratorio.

Se ha comprobado como el ritmo de envejecimiento en las ratas puede disminuirse por restricción dietética, proporcionando un crecimiento más lento en los animales pero una mayor longevidad. Estos mismos animales sometidos a un ambiente de baja temperatura, sufren una disminución neta de su longevidad.

Estos resultados confirman la clásica teoría del ritmo de vida de Pearl (1928). En el sentido de que la duración de la vida es inversamente proporcional a la intensidad del

gasto energético. En base a esta teoría podrían considerarse la influencia de los factores externos en el envejecimiento de un individuo, acelerando el proceso todos aquellos que provocan una mayor actividad metabólica en el organismo.

Este hecho resulta especialmente evidente en los animales. En patología veterinaria interesa especialmente la fatiga funcional, consecuente con unos requerimientos excesivos y duraderos de producción a los que están sometidos la mayoría de los animales domésticos. Cuando requieren un sobre esfuerzo fisiológico se llega con facilidad al agotamiento patológico que conduce por lo general a un envejecimiento prematuro, con una incapacidad y disminución de las defensas naturales frente a todo tipo de enfermedades.

Considerando la interacción de todos estos factores podemos definir al envejecimiento como un proceso que supone cambios morfológicos y funcionales de todos los órganos que conducen a una composición corporal particular y diferente a

la que presentaba en periodos anteriores y consecuentemente, la coordinación de las funciones y la capacidad de adaptación se ven cada vez más comprometidos.

Todos los sistemas metabólicos y de regulación orgánica (nervioso, endócrino, inmunitario) van declinando su función con el paso del tiempo, lo que provoca una menor capacidad para mantener el equilibrio interno del organismo.

La totalidad de los órganos (tejidos y células) del cuerpo ven comprometida su función con el paso del tiempo, a consecuencia bien de lesiones directas o bien provocadas indirectamente por una alteración de mecanismos reguladores. El resultado final es la presentación simultánea de disfunciones y lesiones progresivas en muchas ocasiones con un carácter irreversible.6

3.8 EFECTOS METABÓLICOS Y FISIOPATOLÓGICOS DEL ENVEJECIMIENTO.

  • Descenso de la tasa metabólica con una menor actividad y una disminución entre 30-40 % de las necesidades calóricas.

  • Inmunodeficiencia a pesar de un número normal de linfocitos.

  • Descenso de la fagocitosis y quimiotaxis, con disminución de las defensas frente a las infecciones.

  • Forma clon de auto anticuerpos y presentación de enfermedades autoinmunes.

  • Incremento del porcentaje graso corporal.

  • Hiperpigmentación, engrosamiento, pérdida de la elasticidad de la piel.

  • Hiperqueratosis de las almohadillas plantares y uñas quebradizas.

  • Pérdida de la masa muscular, ósea y articular con el consecuente desarrollo de artritis.

  • Sarro y cálculos dentales, con pérdida de dientes e hiperplasia gingival.

  • Periodontitis que produce la retracción y atrofia gingival.

  • Atrofia y fibrosis de la mucosa gástrica.

  • Disminución del número de hepatocitos y desarrollo de fibrosis hepática.

  • Descenso de la secreción de enzimas pancreáticas.

  • Pérdida de elasticidad pulmonar, fibrosis pulmonar y mayor viscosidad en la secreción de las glándulas respiratorias, disminución de la capacidad respiratoria.

  • Tos refleja y descenso de la capacidad respiratoria.

  • Pérdida de peso de los riñones, descenso del filtrado gromerular y atrofia de las túbulas renales.

  • Desarrollo de incontinencia urinaria.

  • aumento de tamaño de la próstata, atrofia testicular y prepucio pendulante.

  • Engrosamiento de los ovarios y fibroquistes y neoplasias en glándulas mamarias.

  • Descenso del gasto cardiaco y desarrollo de fibrosis valvular y arterosclerosis coronaria.

  • Acumulo de grasa e hipoplasia de la médula ósea, desarrollo de anemia no regenerativa.

  • Disminución del número de células del sistema nervioso. La senetud causa pérdida del adiestramiento.

  • Disminución del número y desarrollo de fibrosis hepática.

Normalmente las enfermedades hepáticas muestran signos clínicos muy poco específicos (pérdida de peso, anorexia, vómitos, diarrea. Poliuria-polidipsia, anemia moderada no regenerativa.

Esta es una de las razones por las que el diagnóstico de las enfermedades hepáticas es francamente un reto, incluso para clínicas muy experimentadas.

Sabemos que el hígado juega un papel primordial en el metabolismo y en la destoxificación por lo que sufre en consecuencia numerosas enfermedades secundarias cuyas causas primarias residen en otros distritos orgánicos.

Este órgano tiene un suministro sanguíneo muy peculiar que viene tanto de la arteria hepática como de la vena porta. Estos dos riegos sanguíneos están en un equilibrio dinámico y cada uno de ellos puede variar entre el 30% y el 20 % dependiendo de varios factores fisiológicos (alimentación, presión sanguínea). Varias enfermedades (disfunciones cardiacas y pulmonares, problemas de circulación hepática, congénitos o sobre venidos) pueden afectar la circulación hepática, perjudicando su metabolismo.

El hígado tiene la capacidad de regenerarse y una amplia reserva funcional de manera que aunque este severamente dañado, las pruebas de laboratorio pueden ser normales o casi normales y los síntomas clínicos pueden estar ausentes o pueden ser pocos.

Por estas y otra razones es muy importante alcanzar un diagnóstico preciso cuando las pruebas de laboratorio sobre el hígado son anormales, es necesario distinguir en particular entre marcadores de daño hepático y pruebas funcionales del hígado.

Este es el primer paso para identificar una enfermedad hepática primaria o secundaria.

Los marcadores principales de daños en el hígado son las enzimas hepáticas ALT, AST, AP, GT. Están localizadas en diferentes distritos de células hepáticas y es posible medirlos en el suero cuando el hígado esté dañado por fugas o necrosis, pero estos daños pueden deberse a una enfermedad hepática primaria o secundaria. Además no todas estas enzimas son específicas del hígado y por ello pueden ser altas en el suero en otras situaciones patológicas o fisiológicas.7

Una de las preguntas que los médicos veterinarios se hacen más seguido es si se esta desarrollando o no una hepatopatía en un determinado paciente. Desafortunadamente los signos más corrientes de enfermedad hepática (por ejemplo: anorexia, letargia, depresión, vómitos intermitentes, pérdida de peso) también se observan habitualmente en otras enfermedades. Un nivel alto de ALT, y/o FAS indica que existe una enfermedad hepática pero cuando los valores encontrados son normales no se la puede descartar.

Considerar la forma y el tamaño del hígado nos puede ayudar a aproximarnos al diagnóstico. Los dos puntos más importantes son:

  • a) Existen evidencia de enfermedades hepática focal.

  • b) El hígado es de tamaño mayor o menor de lo normal.

Si podemos hacernos estas dos preguntas, entonces existe evidencia de enfermedad hepática.

Si el hígado está evidentemente reducido y no existe fundamento para buscar una enfermedad adquirida, se debería considerar la posibilidad de un shunt porto sistémico aunque el paciente sea de mediana o mayor edad. Igualmente no todos los perros con severa microhepatía tendrán cirrosis o shunt portosistémico.8

3.9 HEPATOPATÍAS NO INFLAMATORIAS.

  • Alteraciones vasculares hepáticas.-

Las alteraciones vasculares del hígado aparecen con mayor frecuencia en el perro que en el gato y algunas no han sido descritas, las alteraciones que presentan una mayor incidencia en la clínica son los shunts portosistémicos y la congestión hepática pasiva.

Los shunts portosistémicos son comunicaciones vasculares anormales entre el sistema venoso portal y la circulación sistémica, se originan en la vena porta principal o en sus tributarias y desembocan en la vena cava caudal en un 87% en perros y en la vena ácigos en un 13%. Los shunts portosistémicos pueden ser adquiridos o congénitos.

La consecuencia fundamental de un shunt porto sistémico es que parte de la sangre de la vena porta que normalmente representa el 60-70% del flujo sanguíneo hepático alcanza la circulación sistémica, a través del shunt, sin pasar previamente por el hígado. Al hígado llega entonces menos sangre por la vena porta y aunque la arteria hepática aumenta el flujo sanguíneo considerablemente puede suceder que el hígado reciba un menor aporte sanguíneo total.9

Así mismo disminuye la llegada al hígado de factores hepatotróficos procedentes del tracto gastrointestinal y del páncreas (insulina, factores de crecimiento semejantes a la insulina, glucagón y factor de crecimiento los hepatocitos) que son los responsables de mantener la capacidad de hipertrofia e hiperplasia de los hepatocitos, estas dos alteraciones conducen a una atrofia difusa y progresiva del hígado que provoca una disminución de la funcionalidad hepática.9

Otra consecuencia muy importante es que a la circulación sistémica llegan compuestos procedentes del intestino como el amoniaco.

Al desviarse por el SPSC y no pasar por el hígado donde normalmente se eliminan o transforman que intervienen en la aparición de los síntomas neurológicos de un cuadro de encefalopatía hepática.9

El hígado de un perro es un sistema multitarea que metaboliza la grasa, las proteínas y los carbohidratos, en el cuerpo desempeñan un papel importante en la coagulación de la sangre; la toxina de filtrado y eliminación de residuos.

Las tiendas de vitaminas liposolubles A, D, E, y K y segrega bilis que es vital para el metabolismo de las grasas.

Por lo tanto si el hígado se estropea, el cuerpo del perro no puede desintoxicar los residuos metabólicos y los diferentes productos.

El hígado segrega enzimas específicas para realizar estas tareas y uno de los determinantes principales de la función hepática es la medición de los niveles sistémicos de estas enzimas.10

3.10 ENZIMOLOGÍA

Al igual que las disciplinas experimentales que han surgido como rama común que es la biología tiene una historia propia construida a través de observaciones experimentales, pruebas y teorías. Se inicio con el estudio de los procesos de fermentación y putrefacción; ANTOINE-LAURENT LAUDISER (1.743-1.794).

fue el primero en plantear sobre bases cuantitativas. El proceso de fermentación alcohólica al observar una relación entre cantidad de azúcar presente y productos formados durante el proceso sostuvo que la fermentación podía ser considerada como una reacción química cualquiera.

No obstante Pasteur demostró pronto que los procesos de putrefacción y fermentación eran provocados por la presencia de baterías y levadura.11

3.10.1 LAS ENZIMAS

La enzima como unidad fundamental de la vida:

Cada célula y cada tejido tienen su actividad propia, lo que comporta continuos cambios en su estado bioquímico en la base de la cual están las enzimas que tienen el poder de catalizar, facilitar y agilizar determinados procesos sintéticos y analíticos. Los propios genes son reguladores de la producción de las enzimas; por tanto genes y enzimas pueden ser considerados como las unidades fundamentales de la vida.

La vida es en síntesis una cadena de procesos enzimáticos desde aquellos que tienen por sustratos los materiales más simples como el agua y el anhídrido carbónico, presentes en los vegetales para la formación de hidratos de carbono hasta los más complicados que utilizan sustratos muy complejos.11

3.10.2 NATURALEZA DE LAS ENZIMAS.

La palabra enzima se deriva del griego y significa: en la levadura; se usó por primera vez en 1.878 por Kuhne y no fue hasta 1.960 cuando se hizo la descripción de las enzimas en términos químicos.12

3.10.3 COMPOSICIÓN QUÍMICA DE LAS ENZIMAS.

Los conocimientos sobre las composición química de las enzimas constituyeron materia de numerosas controversias hasta 1.926, cuando J.B Sumner (1.887.1.955).

Consiguió cristalizar la ureasa enzima que transformó la urea en anhídrido carbónico y amoniaco y demostrar que era una sustancia proteica.

A partir de entonces fueron aisladas otras enzimas en forma pura, cristalina y el análisis demostraba siempre la presencia de una proteína simple o conjugada.

Cuando los análisis químicos demuestran que la enzima es una proteína conjugada pueden distinguirse en el, dos partes bien diferenciadas:

  • El grupo prosteico (coenzima)

  • La proteína (apoenzima)

El grupo prosteico (coenzima) y el grupo proteico (apoenzimas) han de estar íntimamente ligados entre sí para ser operativos.11

3.10.4 NOMENCLATURA Y CLASIFICACIÓN DE LAS ENZIMAS.

La unión internacional de bioquímica (IUB) adoptó en 1.964, un sistema complejo pero inequívoco de la nomenclatura enzimática basado en el mecanismo de reacción.

El sistema se basa en la reacción química catalizada que es la propiedad específica que caracteriza a cada enzima, las cuales se agrupan en clases porque catalizan procesos semejantes; y en subclases porque especifican con mayor exactitud, la reacción particular considerada en general las enzimas reciben un nombre de acuerdo con el sustrato o los sustratos que participan en la reacción seguido por el tipo de reacción catalizada y por fin la terminación asa.

Las enzimas fueron clasificadas en seis grupos principales correspondientes por sus términos a las reacciones que cada enzima ejerce sobre el sustrato; estos grupos se subdividen en otros según el tipo de sustrato y los átomos concretos que son sensibles a sus acciones.

Estos seis grupos son:

1. Oxidoreductasa

2. Transferasas

3. Hidrolasas

4. Isomerasas

5. Liasas

6. Ligasas

Monografias.com

3.10.5 PARTES DEL SISTEMA ENZIMÁTICO

Los sistemas enzimáticos están formados por la enzima propiamente dicha (apoenzimas) y el sustrato o los sustratos (coenzimas) y sustancias activadoras. La estructura formada por la apoenzima y la coenzima se denomina halo enzima con cierta frecuencia se reconocen sistemas enzimáticos que no tienen grupo prostético o activadores reconocidos.

  • ACTIVADORES

Las enzimas son catalizadores orgánicos que disminuyen la denominada energía de activación y por tanto facilitan el que se inicie una reacción. Este proceso implica el trabajo necesario para poner a dos moléculas en un contacto lo suficientemente estrecho como para que reaccionen, además el trabajo debe realizarse sobre la unión química una son valencia en sentido estricto para que pueda romperse y formar otros compuestos. Las enzimas como muchos catalizadores son partículas de gran superficie y muestran que tienen capacidad para atraer y captar diversas moléculas.

Cualquier que permita por una parte atraer al sustrato a su centro activo se puede considerar como un activador, además algo que permita la rápida salida de los productos también puede considerarse como un activador.

Así se reconocen distintas posibilidades:

  • Activación iónica: K, Mn, Mg1Ca, Fe, Cu, etc.

  • Activación de la apoenzima

  • Integridad de los grupos funcionales del centro activo.

3.10.6 LAS ENZIMAS SON CATALIZADORES ESTEREOESPECÍFICOS.

Casi todos los sustratos forman por lo menos 3 enlaces con las enzimas, esta adherencia en tres puntos puede conferir asimetría a una molécula por otro lado asimétrica.

3.10.7 ESPECIFICIDAD ENZIMÁTICA.

Los distintos grupos de enzimas muestran variaciones considerables en su grado de especificidad. Algunas de ellas muestran requerimientos estrictos, tanto para el sustrato como para el tipo de unión química sobre el que van a actuar, pequeños cambios en cualquiera de ellos, bastan para iniciar la reacción, tal es el caso de la mayoría de las enzimas.

El requisito de estereoespecificidad para los sustratos es muy importante, las enzimas que habitualmente atacan a los azúcares naturales con configuración D, no lo hacen sobres sobre sus isómeros artificiales L.

Cuando el sustrato es simétrico y el producto es asimétrico, la enzima provoca específicamente la formación de uno solo de los productos asimétricos, aquel `para que la enzima es activa.

Tal es el caso de la deshidrogenasa láctica, que al actuar sobre el ácido pirúbico (simétrico), produce exclusivamente ácido D-láctico y no ácido L-láctico.

3.10.8 CONCEPTO Y PROPIEDADES DE LAS ENZIMAS.

Partes: 1, 2, 3

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda