Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Estudio retrospectivo sobre embarazo en la adolescencia en el sector Morón (página 2)

Enviado por dailen darias



Partes: 1, 2

Análisis y discusión de los resultados

Uno de los problemas importantes encontrados en nuestra área es el embarazo y parto en la adolescencia. Durante nuestro estudio, realizado en los últimos 5 años, el total de embarazos en pacientes adolescentes alcanzó un 42%, como se muestra en el gráfico # 1, cifra que se encuentra muy por encima de lo encontrado en la literatura revisada, tanto en estudios cubanos como latinoamericanos. (15, 16, 22, 55) En un estudio realizado en Cuba en los años 2001 y 2002 se encontró un 15.3% de embarazos en adolescentes. (34) En países de América Latina el porcentaje es mayor como lo demuestran datos estadísticos de la oficina central de información en Venezuela, del Centro Latinoamericano Salud y Mujer, y estudios realizados en Argentina, donde plantean hasta un 20% de embarazadas entre 10 y 19 años, aunque en un estudio realizado en el estado Aragua se encontró hasta un 65% de embarazadas adolescentes (15, 17, 19, 23, 65) Pensamos que lo encontrado en nuestra comunidad se deba en parte a la poca orientación que existe en los adolescentes sobre la educación sexual, comprobado por nosotros en el trabajo diario y que posteriormente analizamos.

En cuanto a la distribución de las embarazadas adolescentes según las diferentes etapas en que se subdivide la adolescencia, mostrado en el gráfico # 2, vimos que hubo un predominio de pacientes en la adolescencia tardía, en este grupo tuvimos 28 pacientes para un 76% del total. No tuvimos casos menores de 14 años. Estos resultados concuerdan con estudios de otros autores, donde casi siempre algo más de la mitad de la población estudiada clasifica en este rango de edades. (25, 46, 53, 57) Esto constituye un factor positivo ya que no tuvimos embarazadas muy jóvenes que son de mayor riesgo que las de mayor edad por el menor desarrollo físico y psíquico alcanzado a estas edades.

La tabla # 1 muestra el comportamiento del nivel de escolaridad en ambos grupos de embarazadas. En este aspecto predominó tanto para las adolescentes como para las no adolescentes el nivel de secundaria básica con un 62% y un 51% respectivamente. Esto lo explicamos por la frecuencia con que vemos aquí en Venezuela que las personas dejan de estudiar a edades tempranas, ya sea por la falta de interés para el estudio como por el costo monetario que significa alcanzar un alto nivel escolar. En nuestro país no ocurre lo mismo, ya que el estado cubano brinda gran importancia a la educación del pueblo, no es necesario abonar ninguna cantidad de dinero para poder obtener un nivel medio o universitario, la educación es gratis y está al alcance de todos. Los estudios cubanos demuestran que la escolaridad de las embarazadas adolescentes es inferior a la de las no adolescentes. (34, 46, 57) En Venezuela esperamos que con la implementación de las misiones Ribas y Sucre estos datos mejoren y se logre llevar a un mayor nivel la educación de la población de nivel socioeconómico bajo y medio que es la que predomina en el país y por ende en nuestra área. Esta variable en el análisis no resultó factor de riesgo.

Cuando comparamos el nivel ocupacional (tabla # 2) vimos que el mayor porcentaje lo ocuparon las embarazadas que no estudiaban ni trabajaban, donde se obtuvo un 62% y un 49% en el grupo de adolescentes y no adolescentes respectivamente. Esto está dado por lo mismo que planteamos anteriormente, a pesar de que el estudio es la labor fundamental en esta etapa de la vida, la gran mayoría de los jóvenes dejan sus estudios de forma precoz y se quedan en la casa, por lo tanto no reúnen los requisitos necesarios para obtener algunos empleos, además, en el país ha existido un alto índice de desempleo que ha ido y pensamos que continúe disminuyendo poco a poco con el tiempo. Estos resultados coinciden con estudios de otros autores, donde predomina el grupo de embarazadas adolescentes amas de casa, aunque con cifras mayores. (46, 55)

Las condiciones socioeconómicas influyen decisivamente en la satisfacción de las necesidades básicas y no deben ser ignoradas en el estudio de los riesgos a que está expuesta la embarazada precoz, pues frecuentemente los resultados desfavorables se presentan en los grupos que ostentan mala y regular satisfacción de sus necesidades básicas en contraste con las que no las tienen. La tabla # 3 evalúa el nivel socioeconómico según la satisfacción de las necesidades básicas en las embarazadas, y nos muestra que tanto para las adolescentes como no adolescentes, el mayor grupo presenta un nivel de vida medio seguido por aquellas que tienen un nivel bajo, cifras acordes con autores de otros estudios en países de América Latina, donde se plantea un alto grado de pobreza. Los valores de OR = 2.52 para el bajo nivel socioeconómico lo señalan como factor de riesgo para la aparición de embarazos en la adolescencia.

En nuestro país estos resultados no se comportan de igual forma, ya que según la literatura se ha encontrado un mayor porcentaje de embarazadas adolescentes con un nivel de vida alto y medio. (19, 26, 55, 56)

En relación al estado civil, como observamos en la tabla # 4, prevalecen las embarazadas casadas, ocupando más de un 60% en ambos grupos de la muestra, lo que podemos explicar por el mismo hecho de que dejan de estudiar a edades tempranas y al no tener solvencia económica se unen a un hombre y se dedican a los hijos. En este caso los datos nuestros no coinciden con otras literaturas donde ha sido más frecuente la inestabilidad de parejas y la madre soltera adolescente. En otros trabajos realizados en Venezuela se ha visto que la mujer adolescente embarazada es madre soltera en el 70% de los casos, considerando además que el matrimonio contribuye poco a la estabilidad emocional y social de la adolescente, sobre todo cuando se efectúa bajo presión familiar, repercutiendo luego en un mayor porcentaje de divorcios para las mujeres que contrajeron nupcias antes de los 20 años. (2, 7, 46, 55, 61)

El gráfico # 3 evalúa la presencia de hábitos tóxicos. Aquí podemos apreciar, en ambos grupos de embarazadas, el predominio del hábito de fumar seguido de la ingestión de bebidas alcohólicas. Encontramos un 45% de fumadoras y la cifra de pacientes bebedoras es superior al 30% tanto en adolescentes como no adolescentes. Esto es un rasgo que se observa con frecuencia en nuestra población masculina y femenina y por lo tanto, aparece en las gestantes también. Estos datos son comunes a otras partes de América Latina, sin embargo en Cuba no se comporta de igual forma, ya que existe mayor nivel cultural de la población, y en este caso el mayor porcentaje encontrado en los estudios es de las pacientes sin hábitos tóxicos. (26, 34, 39,45, 52)

En cuanto a la ingestión de drogas, no pesquisamos ningún caso aunque estamos claros de que existe en el área, pero estos datos fueron recogidos en encuestas y no fueron referidos por las encuestadas. Consideramos que esto constituye un subregistro y puede llevar a sesgos en nuestra investigación.

La presencia de hábitos tóxicos en la gestante puede acarrear serias dificultades y complicaciones para la madre y para el futuro niño, y dentro de esto son frecuentes el bajo peso al nacer, el parto pretérmino y la elevada morbimortalidad materna y perinatal. (34, 39, 43, 52) Su presencia durante una etapa tan sensible en la vida de la mujer como es el embarazo, debe hacernos pensar que existen grietas en la labor educativa y que debemos esforzarnos en este sentido para disminuir dichas cifras.

La precocidad de la actividad sexual, el ambiente familiar inadecuado, el no uso de anticonceptivos, la influencia del grupo social donde se desarrolla el adolescente y los escasos conocimientos sobre educación sexual, están relacionados con el actual aumento del riesgo de tener embarazos no deseados, abortos, partos, que en esta edad traen consecuencias adversas. La siguientes tablas y gráficos nos confirman estos datos.

En cuanto a la planificación familiar, como se representa en el gráfico # 4, en nuestro estudio encontramos que la mayoría de los embarazos en adolescentes fueron no deseados, con un 59%, mientras que en las no adolescentes prevaleció el embarazo deseado, con un 63%. Estos resultados son similares a otros estudios latinoamericanos donde es frecuente que el embarazo se presente como un evento no deseado o no planificado, producto de una relación débil de pareja y de desconocimiento de la gestante, lo que determina una actitud de rechazo y ocultamiento de su condición, por temor a la reacción del grupo familiar, provocando un control prenatal tardío o insuficiente. Venezuela, por ejemplo, así como otros países centroamericanos, se encuentran en los primeros lugares de América en cuanto a embarazo no deseado, según datos revisados recientes. Esto nos dice que en Latinoamérica existe un serio problema de salud pública relacionado con los embarazos no planeados, especialmente en adolescentes, y eso tiene consecuencias directas para la salud de los niños que nacen en condiciones desventajosas tanto sociales como sanitarias, según planta el Dr. Samuel Santoyo, gineco-obstetra y miembro de CELSAM. (19, 26, 43, 60)

En el gráfico # 5 se aprecia un resultado similar, en las embarazadas adolescentes es mayor el desconocimiento de sexualidad ( 54 %), y en las no adolescentes existe un mayor conocimiento en este aspecto (51 %), aunque es muy poca la diferencia para ambos grupos ya que en Venezuela y otras áreas de América, como ya planteamos anteriormente, no se ha desarrollado una cultura sexual adecuada por la ignorancia en que han vivido estos pueblos debido a la pobreza existente. (19, 26, 60)

El OR para esta variable fue 1.22, por tanto se considera como factor de riesgo para la aparición de embarazos en la adolescencia.

Esto es un tema preocupante para muchos, la salud sexual y reproductiva. Las Naciones Unidas reconocen los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, es decir, constituyen una ampliación del derecho a la salud integral y al desarrollo, a pesar de ello, en general, los adolescentes no acceden a información precisa y sistemática sobre sexualidad y reproducción y sobre sus derechos, especialmente el ejercicio de su sexualidad sin riesgos. La ausencia de programas de educación sexual en las escuelas mantiene como única y/o principal fuente de información a los medios de comunicación masivos, que transmiten valores y estereotipos muy variados e incluso contrapuestos. Esto favorece comportamientos de riesgo, y los expone a embarazos no planeados, enfermedades de transmisión sexual y al VIH/SIDA. (15)

Según la literatura revisada, cerca de la mitad de todos los adolescentes no utilizan anticonceptivos en sus relación sexuales; nuestros resultados superan esta cifra, pero coincidimos con otros autores que plantean el poco uso de anticonceptivos por los adolescentes y la despreocupación ante la protección de la actividad sexual, ( 19, 32, 40, 46, 55, 60) aunque este dato se extiende en nuestra investigación, además, a las no adolescentes, como se aprecia en la tabla # 5, donde más del 50 % de las gestantes no usan ningún método anticonceptivo, y por lo tanto ocurre con frecuencia el embarazo sucesivo en ellas y aumentan las enfermedades de transmisión sexual. Esto es consecuencia del poco conocimiento que existe de planificación familiar, como hemos referido anteriormente.

En la tabla # 6 se muestra la edad de inicio de las relaciones sexuales. Como se aprecia en la misma, un gran porcentaje de nuestras embarazadas comenzaron su vida sexual en la etapa de adolescencia, siendo mayor en el grupo adolescente el inicio precoz antes de los 15 años ( 75 %), mientras que en las no adolescentes esto se extendió un poco más allá, hubo un 62 % que comenzó entre los 15 y los 19 años. Esto ocurre de forma similar en otros estudios cubanos y de América, donde cada vez es más frecuente el inicio precoz de las relaciones sexuales, sobre todo sin protección, lo que trae como consecuencia embarazos en adolescentes no deseados y debido a esto, complicaciones para la madre y el niño. ( 22, 23, 46, 55) El análisis de esta variable no la consideró factor de riesgo.

Varios autores coinciden en que:

La actividad sexual se despierta por causas no sexuales, y en muchos casos la precocidad es una evasión a una realidad que incluye fracasos escolares o de otro tipo que le produce a los adolescentes una baja autoestima. ( 46)

El abuso, el acoso y  la violación sexual a menores constituyen una de las formas más comunes y frecuentes de violencia sexual. Según la literatura, el 90% de las madres jóvenes, de entre 12 y 16 años, han sido violadas, en su gran mayoría por su padre, su padrastro o un pariente cercano. (15, 17)

La explotación sexual comercial a niños, está cada día más presente en nuestros países, no existiendo prácticamente procesados en relación a esta temática, a pesar de que con más frecuencia se están denunciando estas situaciones. (6, 7, 15, 17)

En nuestra área, durante la investigación realizada, no obtuvimos datos al respecto, es decir, en ninguna de nuestras embarazadas se recogió este antecedente, como se representa en la tabla # 7, lo cual puede constituir igualmente un sesgo por el subregistro existente en este sentido, ya sea porque no existe todavía una adecuada relación médico-paciente o existen miedos a denunciar estos casos.

Los conflictos familiares tienden a favorecer el embarazo en las adolescentes, aspecto en que coincidimos con otros autores, quienes plantean que el ambiente familiar inadecuado favorece la precocidad de las relaciones sexuales. (34, 46)

La separación de los padres y la crianza de las adolescentes por la madre solamente, favorece la presencia del embarazo en sus hijas con mayor frecuencia. Podemos corroborarlo en algunas investigaciones que concluyen, al señalar, que las familias donde la autoridad moral es débil, pobremente definida, de padres sin casarse, padres múltiples o ausentes, donde las jóvenes han sido criadas por diferentes personas, en diferentes momentos de su vida presentan con más frecuencia embarazos en la adolescencia. Puede explicarse también por la importancia de la figura masculina en la educación de la adolescente, ya sea por el rigor que impone en ocasiones el padre a la hija en la sexualidad, o por la necesidad afectiva de esta, que necesita la figura masculina, y en estos casos tiende a buscarla en otro hombre. (34, 46, 59,61)

Relacionado con esto, el gráfico # 6 nos muestra que en nuestro estudio se encontró un mayor porcentaje de familias disfuncionales en ambos grupos, aunque el grupo de adolescentes superó a las no adolescentes (76 % y 67 % respectivamente), como mismo se observa en la literatura revisada. Esto nos demuestra que la presencia del desempleo, el bajo nivel cultural, los hábitos tóxicos y la pobreza en general que existe en la mayoría de los países de América Latina, donde se incluye Venezuela, influye en la aparición de disfuncionamiento familiar.

El OR = 1.55 para esta variable nos permite interpretar que dicho factor se comportó como de riesgo respecto al embarazo en la adolescencia.

La presencia de alguna enfermedad asociada a la gestación, a menudo la complica y expone a la futura madre y a su hijo a peligros que obligan al personal de salud a mantener un riguroso control para evitar un desenlace trágico de la gestación para cualquiera de los dos, multiplica las posibilidades de morbimortalidad materna y perinatal, mucho más si hablamos de una adolescente.

El embarazo precoz es de alto riesgo y según estudios estadísticos, se presentan con mayor frecuencia los problemas obstétricos en el grupo de las menores de 15 años; pero también se debe tomar en cuenta las repercusiones psicológicas que tiene un embarazo temprano y la capacidad para asumir la responsabilidad. ( 34, 53, 61)

De forma reducida se puede clasificar la morbilidad materna por períodos de la gestación. En la primera mitad se destacan el aborto, la anemia, las infecciones urinarias, y la bacteriuria asintomática; en la segunda mitad los cuadros hipertensivos, las hemorragias asociadas con afecciones placentarias, la escasa ganancia de peso con malnutrición materna asociada, síntomas de parto prematuro (contractilidad anormal) y la rotura prematura de las membranas ovulares. ( 34, 55, 57)

En el período del parto los problemas más frecuentes son las alteraciones en la presentación y en la posición del feto, que se han relacionado con un desarrollo incompleto de la pelvis materna. Esto determina una incapacidad del canal del parto, para permitir el paso del feto; estas distocias provocan aumento de los partos operatorios (fórceps y cesáreas). Otra manifestación del desarrollo incompleto del aparato genital de la madre adolescente es la estrechez del "canal blando", que favorece las complicaciones traumáticas del tracto vaginal. Este hallazgo implica alto riesgo de lesiones anatómicas (desgarros), así como mayor probabilidad de hemorragias e infecciones en un terreno materno que puede estar comprometido por la desnutrición y las anemias previas. ( 34, 45)

En Venezuela, el tercer lugar de muerte en mujeres de 15 a 19 años lo ocupan las causas obstétricas, aborto y otros problemas relacionados. Además, los suicidios son la cuarta causa de mortalidad, que también se relaciona con el embarazo adolescente, ya que dentro de las causas analizadas como predisponentes al suicidio se encuentra el embarazo en jóvenes solteras. (15, 16, 19)

La morbilidad perinatal relacionada con embarazo en adolescentes es de alta incidencia. Lo más frecuente es la prematuridad, bajo peso al nacer, malformaciones congénitas; relacionándose también con una alta mortalidad durante el primer año de la vida. (43, 44, 45)

En los gráficos # 7 y # 8 representamos las enfermedades asociadas y complicaciones del embarazo en la adolescencia tanto para la madre como para el producto de la gestación.

En el gráfico # 7 apreciamos, que la principal complicación encontrada fue la anemia, para ambos grupos de embarazadas, aunque fue discretamente mayor el porcentaje en las pacientes adolescentes (78 %) respecto a las no adolescentes (74 %). En el grupo adolescente le siguen en orden de frecuencia el abandono escolar (38 %) y el parto distócico (30 %). En este último aspecto es donde único no coincidimos con la literatura, ya que en este estudio obtuvimos un ligero aumento de esta patología en las embarazadas no adolescentes (33 %), aunque no es una diferencia significativa, y podríamos explicarla por el hecho de que aquí en Venezuela es frecuente la cesárea, como hemos visto en nuestro trabajo diario, para mujeres de cualquier edad.

En el resto de las consecuencias estudiadas, los resultados se comportaron de forma similar a lo descrito por otros autores, se observa un mayor porcentaje de aparición en las pacientes adolescentes. No tuvimos casos de mortalidad materna. (34, 43, 55, 57)

Aunque no lo describimos, encontramos varios casos de sepsis vaginal y en menos cuantía de sepsis urinaria, pero se comportaban de manera similar en ambos grupos de gestantes, al igual que en estudios de otros autores. ( 34, 43, 55, 57)

Por último, en el gráfico # 8, donde distribuimos las embarazadas según las consecuencias para el producto de la gestación, vimos que lo principal encontrado fue el bajo peso al nacer, para ambos grupos, aunque fue casi el doble en las pacientes adolescentes ( 49 % y 26 % respectivamente).

El parto pretérmino y las complicaciones neonatales también fueron frecuentes en nuestro estudio. Así mismo, hubo pocos casos de malformaciones congénitas, muerte fetal y muerte infantil. De forma coincidente con la bibliografía, estos datos fueron algo más elevados en la adolescencia. (34, 43, 55, 57, 64)

Dentro de las consecuencias de la gestación para la adolescente, seleccionamos las más frecuentes para hallar posible asociación estadística. Para la anemia, encontramos un OR = 1.24, y para el abandono escolar fue de 2.11, lo que nos demuestra que el embarazo en la adolescencia constituyó un factor de riesgo importante para ambas variables, así como también para el bajo peso al nacer, cuyo OR fue 2.76.

Conclusiones

  • Se encontró una elevada incidencia de embarazos en la adolescencia durante el período estudiado y dentro de ellos el grupo predominante fue la adolescencia tardía.

  • Predominaron el nivel escolar medio y las amas de casa en ambos grupos de embarazadas.

  • Prevaleció en el estudio el nivel socioeconómico medio y bajo; y las embarazadas casadas.

  • En la mayoría de las embarazadas estudiadas encontramos hábitos tóxicos, siendo más frecuente el hábito de fumar y el alcoholismo.

  • En las gestantes adolescentes predominó el embarazo no deseado, al contrario de las no adolescentes.

  • Se encontraron como factores de riesgo para el embarazo en la adolescencia el bajo nivel socioeconómico, el desconocimiento previo de sexualidad y el disfuncionamiento familiar.

  • Predominó en ambos grupos de gestantes el no uso de métodos anticonceptivos.

  • En las embarazadas adolescentes fue más frecuente el inicio precoz de las relaciones sexuales.

  • Las enfermedades asociadas y consecuencias de la gestación fueron más frecuentes en las adolescentes.

  • Se encontró asociación estadística entre el embarazo en la adolescencia y la aparición de anemia, el abandono escolar y el bajo peso al nacer.

Recomendaciones

  • Continuar el trabajo con el club de adolescentes de nuestra comunidad, para aumentar el conocimiento sobre sexualidad y así, prevenir embarazos en la adolescencia.

  • Seguir realizando actividades de promoción de salud con el club de embarazadas para evitar enfermedades asociadas al embarazo y consecuencias negativas para la madre y el niño.

  • Mejorar la relación médico-paciente para lograr un mayor acercamiento a las familias y así influir de forma positiva en el estilo de vida de nuestra población.

  • Perfeccionar el programa de educación sexual en las instituciones educacionales y extenderlo a los medios masivos de divulgación.

  • Por la importancia del embarazo en la adolescencia y su repercusión para la gestante y el producto, recomendamos realizar el estudio en otros consultorios de nuestro municipio.

Bibliografía

  • 1) Issler Prof. Dr. JR. Embarazo en la adolescencia. Revista de Posgrado de la Cátedra VIa Medicina, 2001; 107: 11-23.

  • 2) Molina R, Sandoval J, Luengo X. Obstetricia y Perinatología. 2ª Ed. Asunción[Paraguay]:EFACIM-EDUNA; 2000.

  • 3) Coll A. Embarazo en la adolescencia. Clínicas Perinatológicas Argentinas, 1997; 4: 5-11.

  • 4) Molina R, Abreu M, Sandoval J. Adolescencia Femenina. En: Jadresic A., Ojeda C, y Perez G. eds., Psiconeuroendocrinología. España: Editorial Mediterraneo, 1999.

  • 5) Kinberg M, Coleman J, Hendry L. Psicología de La Adolescencia. 4ta Ed. Madrid: Ediciones Morata; 2003.

  • 6) García Sánchez M, Hernández Hernández ML, Manjon Sánchez A. Embarazo y adolescencia. Rev. sobre Salud Sexual y Reproductiva, 2000; 2: 10-12.

  • 7) Toro Merlo J, Uzcátegui Uzcátegui O. Embarazo en la adolescente. En: Ginecología, Fertilidad y Salud Reproductiva. Caracas: Edit. Ateproca; 2001.

  • 8) Molina R, Pérez A, Donoso E. Adolescencia y embarazo. 2ª Ed. Santiago de Chile: Técnicas Mediterráneo; 1992.

  • 9) Marchiano MD. Embarazo y adolescencia. Philadelphia: University of Pennsylvania Medical Center; 2002.

  • 10) Coll A. El embarazo en las edades extremas de la vida reproductiva. Argentina: PROAGO; 1998.

  • 11) Issler J. Embarazo en la adolescencia. Rev de postgrado cátedra 6 de Med 2001; 107(10):11-23.

  • 12) Monterroso A, Bello A. Atención obstétrica en adolescentes menores de 15 años. Rev Col Obst Ginecol 1996; 47(1): 15-22.

  • 13) Sánchez P, Mendieta N. Embarazo en la adolescencia: experiencia de la A.S.C.P. Rev Col Obst Ginecol 1994; 45(3): 208-212.

  • 14) Molina R. Salud reproductiva del adolescente. Rev Obst Ginecol Venezuela 2002; 52(1): 3-7.

  • 15) Declaración por la plena vigencia de los derechos económicos, sociales y culturales para todos los niños, niñas y adolescentes de la Región de América Latina y El Caribe. Washington: REDLAMYC; 2002.

  • 16) Por un Estado Laico Por el Derecho a Decidir. Buenos Aires[Argentina]: Red Informativa de Mujeres de Argentina; 2002.

  • 17) Lammers C. Características y tendencias del embarazo adolescente en América Latina y el Caribe. Revista Uruguaya de Ginecología de la Infancia y Adolescencia 2000; 2:39-43.

  • 18) Luengo X, Toledo V, González E. La adolescente Embarazada en Chile. Santiago [Chile]: Asociación Red para la Infancia y la Familia de América Latina y el Caribe; 1993.

  • 19) La prevención de embarazos no planeados también mejora la salud de los niños. Caracas: Centro Latinoamericano Salud y Mujer; 2003.

  • 20) Peláez J, Rodríguez A, Lammers C, Blum RW. Abortion among adolescents in Cuba. Journal of Adolescent Health 1999; 24:59-62.

  • 21) Vázquez A. Repercusión materna del embarazo precoz. Rev Cub Obst Ginecol 1995; 21(1-2):40-4.

  • 22) Piqueras N. Embarazo en la adolescencia: algo para reflexionar. Rev Cub Semanal Ciencia 2002; 5:13-16.

  • 23) En Venezuela 50 de cada 100 embarazos no son deseados. Caracas: Centro Latinoamericano Salud y Mujer; 2003.

  • 24) Pascuzzo M, Granado A, Oviedo M. Determinantes del control prenatal en embarazadas de la región centroccidental de Venezuela. Rev Obst y Ginec Venezuela 1999; 59 (4): 221 - 8.

  • 25) Pascuzzo C. Factores asociados con el control prenatal realizado en embarazadas de la región centro-occidental: efecto de la edad materna, paridad, procedencia, ingresos maternos, sobre el tipo de control prenatal. Acta científica venezolana 2000; 47 (1):163.

  • 26) Pascuzzo C. Factores de riesgo en el término del embarazo en la región centro-occidental de venezuela: efecto de la edad materna, paridad, tabaquismo, procedencia, ingresos maternos, sobre el peso al nacer, edad gestacional y asfixia neonatal. Acta científica venezolana 1996; 47 (1):157.

  • 27) Oliva Dr J. Riesgo reproductivo. En: Rigoll O, editor. Obstetricia y Ginecología. La Habana: Ciencias Médicas; 2004. p. 113-117.

  • 28) Peláez J. Consideraciones del uso de anticonceptivos en la adolescencia. Rev Cub Obst Ginec 1996; 22(1):11-5.

  • 29) Rieppi L, Lammers C, Saldarini R. Impact of sexual abuse on sexual and emotional health of a group of uruguayan young women. International Journal of Gynecology and Obstetrics 2000; 70(1):2-16.

  • 30) Molina R. Pregnancy prevention on abortion High Risk women. En: Mundigo A, Indriso C, editores. Abortion in Developing World. New York: WHO/HRP;1999. p. 112-7.

  • 31) Lammers C. Valoración nutricional de la adolescente embarazada. Revista Uruguaya de Ginecología de la Infancia y Adolescencia 2000; 2:65-9.

  • 32) Lammers C, Nieto F, Barros F. Factores asociados con la reiteración del embarazo en un grupo de madres adolescentes del Uruguay. Marbella [Chile]: Asociación Latinoamericana de Investigadores en Reproducción Humana; 1999.

  • 33) Guijarro S, Naranjo J, Padilla M. Family risk factors associated with adolescent pregnancy: study of a group of adolescent girls and their families in Ecuador. Journal of Adolescent Health 1999; 25:166-72.

  • 34) Núñez Dr. MA, Núñez Dra L, Ramírez Dra. XV. Embarazo en la adolescencia. Evaluación de algunos factores de riesgo. Rev Cubana Med Gen Integral 2002; 16(3): 253-60.

  • 35) Alvarez PL. Hipertensión y embarazo. En: Rigoll O, editor. Obstetricia y Ginecología. La Habana: Ciencias Médicas; 2004. p. 127-136.

  • 36) Barros FC, Victora CG. Increased blood pressure in adolescents who were small for gestational age at birth: a cohort study in Brazil. International Journal of Epidemiology 1999; 28:676-81.

  • 37) Belizán JM, Conde-Agudelo A. Epidemiologic factors of hypertensive disorders of pregnancy. International Journal of Gynecology and Obstetrics 2000; 70(1): 1-4.

  • 38) Farnot V. Anemia y embarazo. En: Rigoll O,editor. Obstetricia y Ginecología. La Habana: Ciencias Médicas; 2004. p. 121-126.

  • 39) Oliva Dr J. Alteraciones del término de la gestación y del crecimiento fetal. En: Rigoll O, editor. Obstetricia y Ginecología. La Habana: Ciencias Médicas; 2004. p. 209-236.

  • 40) Cortés A, Del Pino A, Sánchez Ml. Comportamiento sexual, embarazo, aborto y regulación menstrual en adolescentes de tecnológicos de Ciudad Habana. Rev Cubana Obstet Ginecol 1999; 25(1): 34-38.

  • 41) Belizán JM. Retardo del crecimiento intrauterino. En: Cifuentes, R, ed. Obstetricia. Cali: Santa Fe; 2000. p.647-68.

  • 42) Peláez J. Cesárea en la adolescente: morbilidad materna y perinatal. Rev Cubana Ostet Ginecol 1996; 22(1):45-52.

  • 43) Cabezas Dr E. Mortalidad materna y perinatal. En: Rigoll O, ed. Obstetricia y Ginecología. La Habana: Ciencias Médicas; 2004. p. 243-249.

  • 44) Forteza C, Díaz JL, Matijasevich A, Barros F. Morbidity and mortality of very low birth weight infants in Montevideo, Uruguay. Rev Pediatr 2002; 52(9)467.

  • 45) Martinez L, Galanes L. Los hijos de la infancia: Estudio sobre la maternidad y el embarazo en la adolescencia. San Juan: Tal Cual; 2003.

  • 46) Ávila Dra. E. Aspectos psicosociales del embarazo en la adolescencia. Rev Cubana Med Gen Integral 2000; 6(1):58-62.

  • 47) Lammers C, Ireland M, Resnick M. Influences on adolescents' decision to postpone onset of sexual intercourse: a survival analysis of virginity among youths aged 13 to 18 years. Journal of Adolescent Health 2000; 26:42.

  • 48) Cortés A, García R, Monterrey P. SIDA, adolescencia y riesgos. Rev Cubana Med Gen Integr 2000; 16(3): 253-60.

  • 49) Matijasevich A, Barros F, Díaz JL, Forteza C, Bergel E. Maternal risk factors associated with very low birth weight. Rev Urug Pediatria 2002;52(9)466.

  • 50) Díaz G. Factores de riesgo en el bajo peso al nacer. Rev Cubana Med Gen Integr 1995; 11(3): 224-38.

  • 51) Matijasevich, A, Barros, FC, Forteza CA, Díaz-Rossello JL. Atención de la salud en niños de muy bajo peso al nacer en Montevideo, Uruguay: comparación entre los sectores público y privado. Rev Pediatría 2001; 77:313-20.

  • 52) Peraza GJ, Gil Y, Arce A. Factores de riesgo en el bajo peso al nacer. Rev Cubana Med Gen Integr 2000; 16(1): 68-72.

  • 53) Rodríguez M, Mora Lic. M, Mora Lic. I. Embarazo en la adolescencia y su relación con el recién nacido bajo peso. Rev Cubana Enfermer 2001; 17(2):101-6.

  • 54) Schwarcz RH, Fescina R. Bajo peso al nacer y mortalidad neonatal en América Latina. En: Pérez A, Donoso E, eds. Obstetricia. 3ªed. Santiago: Mediterráneo; 1999. p 887-90.

  • 55) Valdés Dr. S, Essien J, Bardales Dra. J. Embarazo en la Adolescencia - Incidencia, Riesgos y Complicaciones. Rev Cubana Obstet Ginecol 2000; 22(1): 45-52.

  • 56) Buvinic M, Valenzuela J, Molina T. La suerte de las madres adolescentes y sus hijos: La transmisión de la pobreza en Santiago de Chile. México: ADAMEX; 1998.

  • 57) Vázquez Dra. Á, Almirall Dr. Á, De la Cruz Dra. F. Embarazo en la adolescencia: repercusión biosocial durante el primer año de vida. Rev Cubana Pediatr 1997; 69(2):82-88.

  • 58) Peláez Dr. J.. Adolescente embarazada: características y riesgos. Rev Cubana Obstet Ginecol 1998; 23(1):13-17.

  • 59) Herrera P. Principales factores de riesgo psicológicos y sociales en el adolescente. Rev Cubana Pediatr 1999; 71(1): 39-42.

  • 60) Desinformación y riesgos en la vida sexual del adolescente. Rev arg de Ginecología y Obstetricia 1999; 12(3):19-24.

  • 61) Molina R, Sandoval J. Aspectos Psicosociales de la Adolescente Embarazada. Rev Venez Ginecología Infanto Juvenil 1999; 11(3):112-6.

  • 62) Luengo X. El Adolescente en el Consultorio. En: Prieto R, editor. Salud Integral del Adolescente. Asunción: Litocolor; 1993. p. 98-102.

  • 63) Molina R, Sandoval J, Abreu M. Embarazo en la Adolescencia. En: Perez A, editor. Obstetricia. 3ra ed. Caracas: Mediterráneo; 1999. p. 185-192.

  • 64) Molina R. Embarazo en la Adolescencia En: Ruotti A, editor. Obstetricia. 2da ed. Asunción: EFACIM; 2000. p. 45-50.

  • 65) Esqueda E, Rodríguez Y, Fontenla M. Participación del personal de enfermería en la prevención de embarazos sucesivos de las adolescentes de edad media, en el ambulatorio María Teresa Toro del Distrito Sanitario No. 1, Maracay, Estado Aragua. Rev Enfermería 1999; 7(1):34-41.

Anexos

Anexo 1. Cuestionario que se aplicó en el proyecto.

  • 1. Datos generales de la gestante.

  • Nombre y apellidos________________

  • Edad _________

  • 2. Nivel de escolaridad ______________________

  • 3. Ocupación __________________________

  • 4. Estado civil _________________________

  • 5. Nivel socioeconómico:

Bajo ________ Medio _________ Alto _________

  • 6. Funcionamiento Familiar :

Funcional ___________ Disfuncional ___________

  • 7. Hábitos tóxicos:

  • Hábito de fumar Sí _____ No _____

  • Ingestión de bebidas alcohólicas Sí _____ No _____

  • Ingestión de drogas Sí _____ No _____

  • 6. Conocimiento previo sobre educación sexual Sí _____ No _____

  • 7. Uso de métodos anticonceptivos Sí _____ No _____

  • 8. ¿Fue embarazo deseado? Sí _____ No _____

  • 9. Embarazo producto de abuso o violación Sí _____ No _____

  • 10. Edad de inicio de relaciones sexuales _________

  • 11. Antecedentes prenatales y perinatales:

  • Anemia Sí _____ No _____

  • Hipertensión gestacional Sí _____ No _____

  • Edad gestacional en el momento del parto ________

  • Muerte materna Sí _____ No _____

  • Parto distócico Sí _____ No _____

Causas_________________

  • 13. Abandono escolar como resultado del embarazo Sí _____ No _____

  • 14. Abandono familiar como resultado del embarazo Sí _____ No _____

  • 15. Consecuencias para el niño:

  • Peso al nacer ________

  • Muerte fetal Sí _____ No _____

  • Muerte infantil Sí _____ No _____

  • Malformación congénita Sí _____ No _____

  • Complicaciones neonatales Sí _____ No _____

Cuáles ______________________________________

  • Tablas.

Gráfico # 1. Distribución de las embarazadas según condición de adolescente o no.

Monografias.com

Gráfico # 2. Distribución de las embarazadas adolescentes según etapas.

Monografias.com

Tabla # 1. Distribución de las embarazadas según nivel de escolaridad.

Escolaridad

Embarazadas adolescentes

%

Embarazadas no adolescentes

%

Total

%

Primaria

2

5.40

0

0

2

2.27

Secundaria

23

62.16

26

50.98

49

55.68

Bachiller

12

32.44

18

35.29

30

34.09

Universitario

0

0

7

13.73

7

7.96

Total

37

100

51

100

88

100

Tabla # 2. Distribución de las embarazadas según ocupación.

Ocupación

Embarazadas adolescentes

%

Embarazadas no adolescentes

%

Total

%

Estudiante

15

40.54

5

9.81

20

22.73

Ama de Casa

19

51.35

25

49.01

44

50.00

Trabajadora

3

8.11

21

41.18

24

27.27

Total

37

100

51

100

88

100

Tabla # 3. Distribución de las embarazadas según nivel socioeconómico.

Nivel socioeconómico

Embarazadas adolescentes

%

Embarazadas no adolescentes

%

Total

%

Bajo

13

35.13

9

17.65

22

25.00

Medio

21

56.76

40

78.43

61

69.32

Alto

3

8.11

2

3.92

5

5.68

Total

37

100

51

100

88

100

OR= 2.52

Tabla # 4. Distribución de las embarazadas según estado civil.

Estado Civil

Embarazadas adolescentes

%

Embarazadas no adolescentes

%

Total

%

Soltera

14

37.84

17

33.34

31

35.23

Casada

23

62.16

34

66.66

57

64.77

Total

37

100

51

100

88

100

Gráfico # 3. Distribución de las embarazadas según hábitos tóxicos.

Monografias.com

Gráfico # 4. Distribución de las embarazadas según la planificación familiar.

Monografias.com

Gráfico # 5. Distribución de las embarazadas según conocimiento previo de sexualidad.

Monografias.com

OR = 1.22

Tabla # 5. Distribución de las embarazadas según uso de anticonceptivos.

Uso de anticonceptivos

Embarazadas adolescentes

%

Embarazadas no adolescentes

%

Total

%

11

29.73

17

33.34

28

31.82

No

26

70.27

34

66.66

60

68.18

Total

37

100

51

100

88

100

Tabla # 6. Distribución de las embarazadas según edad de inicio de relaciones sexuales.

Inicio de relaciones sexuales

Embarazadas adolescentes

%

Embarazadas no adolescentes

%

Total

%

Antes de los 15 años

28

75.67

11

21.57

39

44.32

Entre 15 y 19 años

9

24.33

32

62.75

41

46.59

Después de los 19 años

0

0

8

15.68

8

9.09

Total

37

100

51

100

88

100

Tabla # 7. Distribución de las embarazadas según antecedentes de abuso o violación.

Antecedente de abuso o violación

Embarazadas adolescentes

%

Embarazadas no adolescentes

%

Total

%

0

0

0

0

0

0

No

37

100

51

100

88

100

Total

37

100

51

100

88

100

Gráfico # 6. Distribución de las embarazadas según funcionamiento familiar.

Monografias.com

OR = 1.55

Gráfico # 7. Distribución de las embarazadas según consecuencias de la gestación para ellas.

OR (Anemia)=1.24 OR (Abandono escolar)= 2.11

Monografias.com

Monografias.com

Gráfico # 8. Distribución de las embarazadas según consecuencias de la gestación para el niño.

OR (Bajo peso)= 2.76

 

 

Autor:

Dra. Dailen Darias Rivera

Tutor: Dra. María Tacoronte García

Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral.

Asesores: Dr. Eberto Zamora Méndez

Especialista de 1er Grado en Medicina General

Integral.

Dr. Leovigildo Leyva

Especialista de 1er Grado en Medicina General

Integral.

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

FACULTAD

ESTADO TRUJILLO

Trabajo para optar por el Título de Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral.

Año 2004

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.