Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Historia de la medicina forense en América Latina




  1. Introducción
  2. Punto de partida
  3. Cuba
  4. Argentina
  5. Perú
  6. Colombia
  7. Venezuela
  8. México
  9. Conclusiones
  10. Bibliografía

Introducción

El conocer la historia de la medicina forense en nuestro continente no solo permite conocer una serie de datos sino permite conocer el origen de nuestra disciplina sino que nos permite conocer el origen de la medicina legal sino que también nos permite saber en nuestros días como estamos actuando y de donde llegamos a ser los médicos forenses de hoy.

El conocer la historia de la medicina legal también nos permite ubicar el desarrollo de las instituciones de procuración de justicia en los diferentes países así como el desarrollo que han tenido.

En este trabajo revisaremos la historia del desarrollo de la medicina forense en algunos países de nuestro continente para dar una idea del desarrollo de la especialidad en un área común todos nosotros por los vínculos que compartimos con otros países de una herencia histórica y jurídica en común.

Punto de partida

Para poder hacer una historia de la medicina legal en Latinoamérica necesitamos partir de España país que al conquistarnos trajo el nuevo continente muchas ideas y normas jurídico administrativas que se aplicaron durante la época colonial y que en muchos países del continente americano son importantes por la formación de centros de trabajo e investigación que desde esa época se desarrollaron aunque los países al adquirir su independencia van diversificándose en cuanto a formación de nuevas instituciones de justicia.

Como antecedente tenemos las constituciones criminales mandado a imprimir por el emperador Carlos V en Alemania en el año de 1532[1]en donde se habla del homicidio, del aborto y del envenenamiento además de que se ordena a los jueces que tomen declaración a los cirujanos y a los que

sean "inteligentes" acerca de las heridas que puedan causar la muerte. Disponía que las mujeres "sospechosas" fuesen revisadas por comadronas.

El Derecho Indiano, cuyas normas habían sido declaradas de cumplimiento y ejecución obligatorias a pocos años del descubrimiento, en una ley de 1528, tenía primacía sobre todo otro Derecho. Cuando se preveía que con la aplicación de una norma, se provocaba un daño o escándalo mayor que el que se quería reparar, se "acataba pero no se cumplía". Luego de la "Recopilación" de 1680, hubieron por supuesto resoluciones posteriores que si bien se admitieron, no fueron recopiladas.

Cuba

En Cuba se empieza a desarrollar la medicina legal por lo menos como materia curricular en 1839 en las enseñanzas del doctor José de Lletor Castroverde medico español procedente de Andalucía quien impartió la cátedra en San Carlos y San Ambrosio, sin embargo consideraba que la medicina legal no era una ciencia motivo por el cual aunque fue profesor de la materia no se le considera autentico precursor.

El doctor Ramón Zambrana y Valdez[2]lucho por darle el reconocimiento científico a la disciplina motivo por el cual a el si se le considera el autentico fundador de la disciplina en la isla.

En el siglo XIX se desarrollo el necrosomio de la Habana que era el lugar donde se practicaban las necropsias medicolegales .

A principios del siglo pasado el profesor Raimundo de Castro y Bachiller [3]fue la figura más importante de la medicina legal cubana puesto que dicho autor durante su vida se dedico a la docencia además de escribir sus lecciónes de medicina legal texto clásico en la materia además de organizar un museo de criminología y una biblioteca.[4]

A partir del triunfo de la revolución en enero de 1959 muchos de los forenses cubanos abandonan la isla entrando en crisis la especialidad, en esta difícil situación surge la figura del doctor Francisco Lancis y Sánchez quien se conserva como profesor titular de la especialidad y se dedica a la formación de nuevos especialistas salvando en si la disciplina que en esos momentos estaba destinada al fracaso.

Como reconocimiento a su labor docente es nombrado profesor de merito en el Instituto Superior de Ciencias Medicas el 18 de marzo de 1986 distinción que conserva hasta el día de su muerte sucedida el 3 de marzo de 1993.

En cuanto a instituciones existen dos grandes centros en la republica por un lado la parte docente se ubica en el hospital general Calixto García en la Habana por otro lado la parte de investigación y labor policiaca se desarrolla en el instituto de medicina legal.

En cada provincia se localizan cuerpos de especialistas que dependen del Ministerio de Salud Pública (MINISAP) y desarrollan sus actividades en coordinación con los instructores de la Policía Nacional Revolucionaria utilizando las morgues tanto para patología como para medicina forense.

Argentina

En Argentina se empieza a desarrollar la medicina legal el 3 de febrero de 1826 cuando el presidente Rivadavia decreto que se diera la cátedra de teoría y práctica de partos, enfermedades de los niños y medicina legal[5]no sabemos muy bien que se enseñaba en dicha clase lo único que sabemos es que el primer profesor fue Francisco Cosme que duro algunos días en el cargo y luego fue sustituido por Francisco Xavier Concepción Muñiz quien se desempeño exitosamente como médico de la policía.

El doctor Francisco de Veyga en 1899 introdujo algunas materias importantes como la antropología criminal y la psiquiatría forense.

En 1896 se creó la morgue judicial de Buenos Aires que empezó a funcionar en 1908 bajo la dirección de Guillermo Achaval aunque cabe mencionar que se les ha prohibido el acceso a los estudiantes y solo en 1956 se les dejaba entrar después de concluida la necropsia.

Posiblemente el mas notorio de los médicos forenses de este país fue Nerio Rojas quien estudio en París con Baltazhard quien en 1924 asumió la clase y también inicio un curso para especializar médicos legistas.

Dentro de su labor se fundó la Sociedad de Medicinal Legal y Toxicología y escribió sus libros de Medicina legal y Psiquiatría forense que le han dado fama internacional y han sido libros clásicos de la materia.

Dentro de sus alumnos se encuentra Emilio Federico Pablo Bonnet quien inicio su terea docente en 1935 llegando a ser titular en 1961 para en 1967 escribir su famosa Medicina forense y en 1983 publico su Psicopatología y psiquiatría forenses de la cual solo logro publicar la parte general porque murió[6]

En el año 2000 se da la peculiaridad de que la cátedra de medicina legal es ocupada por dos personas por un lado Juilio Alberto Ravioli y por el otro José Ángel Patitó quien además de su experiencia en medicina legal auno sus conocimientos de patología forense lo que le ha permitido escribir su famosa obra tratado de medicina legal y elementos de patología forense que apareció en el 2003.

En el 2005 se le dio la titularidad de la cátedra a Luis Alberto Kvitko quien fue precursor de varias asociaciones de medicina legal y deontología médica.

En cuanto al aspecto técnico existen dos grupos principales de médicos legales[7]que son los médicos de la policía que llevan a cabo el levantamiento del cadáver así como estudios en personas vivas mientras que los médicos de tribunales o bien conocidos como médicos forenses de la Justicia Nacional realizan las autopsias y otras pericias que ordenan los tribunales de justicia.

Perú

Como antecedente de le medicina forense en Perú tenemos la exhumación cuerpo de Francisco Pizarro en la época colonial.

En la época de la independencia se funda la escuela de medicina en el año de 1809[8]y es hasta 1844 que se establece la cátedra con Juan Vázquez Solís como profesor.[9]

En la época republicana en al año 1873 se forma el cuerpo de médicos de la Policía dependiendo del Ministerio De Justicia.

En 1918 se funda el Instituto de Medicina Legal Leonidas Aveldaño Ureta[10]que cuenta con varios laboratorios como el de Entomología, biología y radiología además de que se realizan investigaciones en la persona viva para determinar la su estado psíquico.

En 1969 se emite un nuevo reglamento del servicio de necropsias con lo cual se descentralizo la morgue estableciéndose en las cabeceras provinciales morgues conocidas como morgue central provincial.

También se reglamento que las autopsias en la morgue central fueran realizadas por dos médicos en presencia del personal de policía científica, el fiscal de turno, así como de los estudiantes tanto de medicina como de derecho.

De manera similar en las morgues provinciales la autopsia debe de ser precedida por lo menos por un médico forense y otro médico sanitario en los casos que no existiese especialista deben realizar la autopsia los médicos de las fuerzas armadas o de la policía.

Esta descentralización también se dio en los estudios de vivos estudiando las lesiones en las divisiones medico legales de cada provincia que dependen del Ministerio Publico de la Fiscalía de la Nación. Solo en los casos que no se cuente con los laboratorios necesarios se puede recurrir al Laboratorio de criminalística de la policía Técnica que depende del Ministerio del Interior.

Colombia

En Colombia desde la fundación de la cátedra se empieza a enseñar la medicina legal en 1827 estando a cargo de dicha materia el doctor José Félix Merizalde quien empieza a dar clases en Santa Fe de Bogotá aunque en la actualidad se imparte en todo el país[11]

En 1914 se organiza el servicio médico legal en Bogotá se establece la Oficina Central de Medicina Legal con José Maria Lombana Bareneche como primer jefe de la oficina.

El médico legal mas destacado de Colombia fue el doctor Guillermo Uribe Cualla quien se formo en Francia y dio cátedra entre 1930 y 1960 y fue director del Instituto de Medicina Legal durante 4 décadas[12]

En 1945 se emiten dos reglamentos importantes por un lado la Ley Orgánica del Instituto de Medicina legal y por otro la ley de Escuelas de medicina Legal.

En 1991 dentro de la constitución se contempla que el citado instituto que era dependencia del Ministerio de Justicia pasara a ser un establecimiento publico descentralizado de la Fiscalía General de la Nación.

De esta manera quedo organizado el Instituto de Medicina Legal de la siguiente manera con una sede central en Bogotá y sedes regionales en Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramenga Neiva y Oriente.

En las últimas décadas han tomado importancia dos médicos forenses por un lado el doctor Ricardo Mora Izquierdo quien ha destacado como psiquiatra forense y se desempeña actualmente como director del Instituto de Medicina Legal y ciencias forense de Bogotá.

El otro destacado en la actualidad es César Augusto Giraldo que se ha destacado por ser patólogo forense y se encuentra dirigiendo la región noroccidente del Instituto de Medicina Legal[13]

Venezuela

La cátedra de medicina legal en Venezuela fue incluida por primera vez en la primera universidad fundada en el país, en la Universidad Central de Venezuela. La Universdiad fue fundada en 1721 como la Universidad de Caracas.

La separación de la monarquía española y de la academia religiosa ocurrió en 1826 con el triunfo del movimiento de independencia del país. Simón Bolívar proclamó Estatutos Republicanos en la Universidad para reemplazar la constitución Real que hasta entonces la regía y se cambió el nombre por Universidad Central de Venezuela.

La Medicina Legal fue prevista en los Estatutos Republicanos del Liberador, dentro de un programa muy amplio que incuia a la anatomía y fisiología y poco antes de graduarse algunas nociones de medicina legal y su enseñanza quedaba a cargo de los profesores de Clínica Médica y Clínica Quirúrgica:

La antedicha cátedra de medicina legal fue inaugurada por primera vez quince años después de la instauración de los Estatutos Republicanos de la Universidad en el año 1841, figurando conjuntamente con Materia Médica y Terapéutica, con Antonio José Rodríguez [14]como primer catedrático.

La primera revista médica de Venezuela fue escrita por el médico graduado en 1850 que era Gregorio Eusebio Blanco que bajo el título El Naturalista se empezó a publicar

El doctor Blanco mismo ejerce en la Universidad Central de Venezuela las cátedras de Terapéutica y Medicina Legal desde 1864 a 1883. Sus clases de Medicina Legal fueron reunidas en el volumen Lecciones orales de medicina legal: Ajustada á la legislación de los Estados Unidos de Venezuela publicado en 1879.

El 7 de junio de 1878 se publicó por primera vez en la Gaceta Legal el Código de Instrucción Médico Forense

Para el apoyo técnico de la práctica del perito se fundó el Instituto de Medicina Legal de Caracas el 22 de mayo de 1937, como dependencia del entonces Ministerio de Justicia creándose los servicios medico-forenses de la capital venezolana con un servicio de Medicatura Forense a la orden de los tribunales de justicia.

El 24 de julio de 1940 se crean como parte de la ley de educación, las primeras especialidades médicas de Venezuela, incluyendo la medicina legal y la de los medico higienistas que duraban dos años después a partir de 1942 se fundan las medicaturas forenses de diferentes ciudades del país.

Wolfgang Larrazábal, presidente provisional de la Junta de Gobierno promulga el decreto Nº 38 el 15 de febrero de 1958 para la construcción del Palacio de Justicia y luego el el 20 de febrero de ese año el decreto Nº 48 con Fuerza de Ley, para la creación de un "Cuerpo de Policía especializado para la investigación de los delitos de Acción Penal", auxiliar del Ministerio de Justicia y llamado «Cuerpo Técnico de Policía Judicial».Esta institución absorbe funcional y administrativamente a la Medicatura Forense de la República. Anterior a ello, la investigación penal era dirigida por la policía civil de la Seguridad Nacional del recién derrocado General Marcos Pérez Jiménez, institución que históricamente no contó con una edificación adecuada ni un instituto académico para la formación científica de sus investigadores. Al crearse el Cuerpo Técnico de Policía Judicial, el instituto pasó a formar parte de la División General de Medicina Legal. En el resto del país, para 1960, cada estado ya tenía una unidad de Medicatura Forense, dependencia de la nueva Policía Técnica Judicial

Después de la elección a la presidencia de la República de Venezuela de Hugo Chávez, la Constitución Nacional es reescrita y publicada el 30 de diciembre de 1999 como la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en la Gaceta Oficial N° 36.860El artículo 332 del nuevo documento constitucional establece la disposición de crear el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) que tomaría el lugar de la Policía Técnica Judicial

El fundamento del funcionamiento y organización de la nueva institución criminalística es la misma ley de la Policía Judicial, promulgada el 8 de julio de 1975. En mayo de 2001 la Dirección General del Cuerpo Técnico de Policía Judicial es reorganizada y renombrada como Dirección Nacional de Investigaciones Penales. Finalmente, la organización del CICPC fue promulgada en la Gaceta Oficial N° 5.551 del 9 de noviembre de 2001 y puesta en funcionamiento el 21 de noviembre de ese año por intermedio de la Comisión Organizadora del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. Los estatutos que regulan el personal del CICPC fueron publicados en el 2004 Gaceta Oficial N° 37.923

México

No podemos hacer una historia de la medicina forense dejando fuera nuestro país que ha sido muy importante en el desarrollo de la especialidad.

En la época de la colonia, se estableció por el apoyo del arzobispo Zumarraga y el virrey de Mendóza[15]La Real y Pontificia Universidad de México que fue fundada por cédula Real expedida el 21 de septiembre de 1551 en la Ciudad de Toro, España, por el Emperador Carlos V, para que los "naturales" e hijos de españoles fueran instruidos en las cosas de nuestra Santa fé Católica. La cátedra de medicina se implanto hasta el año de 1580, lo cual motivó a los hombres de la Colonia a estudiarla[16] La Medicina Legal debe considerarse heredera auténtica del Renacimiento, cuyo desarrollo se inicia con los trabajos de Ambrosio Paré y en el siglo XVI, para tomar cuerpo de Doctrina con la obra Cuestiones Médico Legales de Pablo Zachia; la primera edición aparece en Amsterdam en el año de 1651, un siglo después de la fundación de la Real y Pontificia Universidad de México.

La primera autopsia que se realiza en México fue hecha el 6 de octubre de 1648 cuando el maestro del Santo Oficio Juan de Correa ordeno entregar el cadáver de un ajusticiado. La práctica se realizo en el hospital de Nuestra Señora de la Cuidad.

Dadas las condiciones que imperaban en esa época, los conocimientos estaban muy atrasados y la Universidad solo se dedicaba a impartir densos problemas teológicos, canónigos, jurídicos y retóricos en forma teórica. Fue hasta el año de 1768 y a disgusto del Protomedicato de la Ciudad de México, y por orden del Rey Carlos III, que se fundó en la Nueva España, el Real Colegio de Cirugía a instancia del Virrey Marqués de Croix.[17] El decreto ordenaba que la organización del Real Colegio fuese a semejanza de la que sentaba su ejercicio en los Colegios de Barcelona y Cádiz. Debiendo darse énfasis a la anatomía y la cirugía, para quedar establecido el Colegio de Cirugía en el Hospital Real de Naturales. En el Colegio de Cirugía, se impartieron las cátedras de anatomía, fisiología, clínica quirúrgica y medicina legal. En cuanto a la Medicina Legal se tiene información de un manuscrito del Lic. Magin Camín, titulado Arte de hacer las relaciones médico químico legales. Mientras tanto la enseñanza de la Medicina en la Universidad fue decayendo en forma notable por la renuncia a admitir las nuevas corrientes de pensamiento; las instituciones creadas por Carlos III y el real Colegio de Cirugía, se distinguieron por su labor progresista, así quedaron definidas dos tendencias opuestas: La conservadora de la Universidad donde estudiaban los médicos, y la corriente progresista del Colegio de Cirugía. Esta tendencia llegó hasta la época de la Independencia.

Cuando llega la Independencia a México, la enseñanza de la medicina y el ejercicio profesional en que egresaban: médicos, cirujanos, hemetistas, litotomistas, curanderos y otros, formando un grupo disgregado y anárquico a consecuencia de este proceso. En tanto que la decadencia de la Universidad se agudizaba, el Gobierno de la República se vio obligado a emitir un decreto en 1833[18]para clausurar las puertas de la Real y Pontificia Universidad de México por inútil, irreformable y perniciosa, creando al mismo tiempo lugares de enseñanza superior entre los que figuraba el de Ciencias Médicas, que escogía a sus profesores especialmente del Real Colegio de Cirugía y donde tiene su sede la enseñanza de la medicina legal. Bajo la palabra del primer catedrático, el profesor Don Agustín Arellano[19]

El Colegio de Ciencias Médicas no desarrolla su labor, ya que pronto es clausurada por la reapertura de la Real y Pontificia Universidad de México, ante el triunfo conservador de López de Santana. Desde el año de 1833 se perfila las dos tendencias políticas que por más de 25 años disputaran el poder público con grave atraso material y científico del país, hasta que en 1857 se inicia una clara tendencia liberal, gracias a las heroicas luchas del partido liberal y de Benito Juárez.

En esta nueva era política y una nueva legislación, se modifica la enseñanza de la Medicina Legal y el viejo Hospital de san Pablo, hoy hospital Juárez, surge el profesor Don Luis Hidalgo y Carpio, gran precursor de la Medicina Legal Mexicana. Autor del libro Compendio de Medicina Legal, en dos tomos y su prontuario sobre la Clasificación de las heridas y otras lesiones, difundiendo las nuevas corrientes del pensamiento médico legal[20]

El 6 de octubre de 1862, se nombra la comisión que formulara un proyecto de Código Penal para el Distrito Federal y Territorio de Baja California, el cual fue truncado por la invasión extranjera a México, reanudándose en 1868 y siendo presidida la comisión por el Lic. Antonio Martínez de Castro, que formula un proyecto y da como resultado que el 7 de diciembre de 1871, el presidente Benito Juárez pusiera en vigor el Código Penal para el Distrito Federal y el territorio de Baja California.

Dicho código consideró una serie de conceptos de heridas y otros tipos de lesiones de la manera siguiente: se refiere a delitos de lesiones y homicidio consignados en dicho Código Penal cuyos dictámenes periciales ocupan la mayor parte del trabajo de los Médicos Legistas, cabe decir que se publicó el Auto acordado de heridores el 27 de abril de 1765, las lesiones se clasificaron así: leves, graves por accidente y graves por esencia, agregándose más tarde otras dos clases de lesiones, las heridas mortales por accidente y las heridas por esencia. Permaneciendo esta clasificación hasta 1871, aunado a esto entro en vigor el Código Penal, que según la exposición de motivos de la comisión redactora, toma en cuenta lo estipulado en algunos Códigos extranjeros, como el Baviera de 1813 y el Prusia de 1851, definiendo las lesiones de la manera siguiente: "Bajo el nombre de lesión se comprende no solamente las heridas, excoriaciones, contusiones, fracturas, dislocaciones y quemaduras, sino toda alteración en la salud y cualquier otro daño que deje huella material en el cuerpo humano, si esos efectos son producidos por una causa externa".

El hospital de San Pablo, después de la invasión Norteamericana y con carácter Municipal recibía a todos los heridos de la ciudad y a los cadáveres recogidos para que se les practicara la autopsia de ley y de estos últimos se rindiera informes médico legales.

El Servicio Médico Legal del Distrito Federal y Territorios Federales, no se organizó completamente sino hasta el año de 1903, cuando el Gobierno de la República dicta la Ley de Organización Judicial y el Reglamento de la Ley Orgánica de Tribunales. Esta ley en su articulo 114 a la letra dice: "El Servicio Médico Legal para la Administración de Justicia en el Distrito, será desempeñado por los médicos de comisaría, los de hospitales, los de cárceles y los peritos médicos legistas", disposición que tenia sus antecedentes en la Ley del 15 de septiembre de 1880, expedida por el General Porfirio Díaz[21]

El Servicio Médico Legal del Distrito Federal y Territorios Federales, no se organizó completamente sino hasta el año de 1903, cuando el Gobierno de la República dicta la Ley de Organización Judicial y el Reglamento de la Ley Orgánica de Tribunales. Esta ley en su articulo 114 a la letra dice: "El Servicio Médico Legal para la Administración de Justicia en el Distrito, será desempeñado por los médicos de comisaría, los de hospitales, los de cárceles y los peritos médicos legistas", disposición que tenia sus antecedentes en la Ley del 15 de septiembre de 1880, expedida por el General Porfirio Díaz.

La ley referida anteriormente también menciona en su articulo 119: " Habrá en la Ciudad de México cuatro peritos Médico Legistas, dos Químicos, un practicante, un escribiente archivero, dos mozos y un Médico Legista en cada una de las delegaciones que en esa época se ubicaban en Tacubaya, Tacuba, Tlalpan y Xochimilco.

También estipulaba que para ejercer el cargo el perito Médico Legista debería de ser de moralidad y honradez notorias, profesor con título oficial de cirugía, medicina y obstetricia, mayor de treinta años y con cinco a lo menos de ejercicio profesional.

Por más de 15 años el Servicio Médico Legal de la Ciudad de México funcionó de acuerdo a la ley de 1903, el 9 de septiembre de 1919, el gobierno heredó de la Revolución Mexicana la Ley Orgánica de Tribunales del Fuero Común, en lo relativo a la organización del servicio Médico Legal, las reformas no fueron en realidad sustanciosas.

A partir de que se publica el segundo Código Penal en México en 1929. El profesor José Torres Torrija se convierte en un excelente maestro de la enseñanza de la Medicina Legal moderna en la actual Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México y en la facultad de Jurisprudencia, siendo decano del Servicio Médico Legal del Distrito Federal y Territorios Federales.

El Código penal de 1929, creó el Consejo Supremo de Defensa y Prevención Social, razón por la cual el Servicio Médico Legal dejó de pertenecer al Tribunal Superior de Justicia, para formar parte del consejo, del cual dependió hasta 1931, cuando se puso en vigor el Código Penal vigente. Esto dio como resultado que los peritos Médicos Forenses fueran totalmente independientes a los médicos de Delegación hospitales y cárceles.

El hospital Juárez deja de funcionar como auxiliar de la Medicina Forense al inaugurarse la Nueva sede del Servicio Médico Forense en la avenida Niños Héroes # 102, el 24 de septiembre de 1960, concentrándose en este edificio los laboratorios, salas de necropsias, departamento de estadística, antropología forense odontología forense y biblioteca[22]

Este edificio deja de funcionar para construir un nuevo edificio a un lado en el que se invirtió mucho para la incorporación de tecnología de vanguardia y nuevos laboratorios como el de genética forense el cual fue inaugurado el 4 de diciembre de 2007.

En la Ciudad de México existen dos tipos de médicos forenses por un lado los médicos adscritos a el SEMEFO dependiente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal y que tienen como misión la realización de necropsias y la valoración definitiva de lesiones.

Por otro lado existen médicos en las delegaciones dependientes de la Secretaria de Salud del Distrito Federal que tienen como misión la clasificación de lesiones, la determinación de edad y estado psicofísico así como la elaboración de las actas medicas.

Conclusiones

En toda América latina se desarrollaron primero las escuelas de medicina y dentro de ellas se empieza a desarrollar la medicina legal como una cátedra para después de ahí desarrollarse las diferentes instituciones de medicina forense.

En muchos países se ha desarrollado un Instituto de Medicina Legal que se encarga de la investigación científica de los delitos el cual no existe en México siendo que si existiera seria muy provechoso para la procuración de justicia.

Bibliografía

Alva, Mario Compendio de medicina legal Méndez Editores México 2005

Alvarado, Geraldyn Historia de la medicina legal en Venezuela greal1.loquegustes.com/pages/view/historiadelamedicinalegalenvenez Pagina web consultada el 4 de agosto 20011

Basanta, M González J El Instituto de Medicina legal de la Habana Cuba en Cuadernos de Medicina Forense volumen 16Numero 2 (enero-junio)2010

Flores Negrete Historia de la Medicina Legal en México

Instituto de Medicina Legal Reseña histórica de la medicina legal en Perú www.mpfn.gob.pe/iml/index.php Pagina web consultada el 2 de agosto 2011

Madrigal, Ramón Medicina legal historia Apuntes y fuentes para una Historia de la Medicina Legal en cuba Hospital Provincial Clínico-Quirúrgico "José R .López Tabrane".

Vargas, Eduardo a Medicina forense criminalística Trillas, México, México 2008.

Villaneva, E Medicina legal y toxicología Masson Bacelona España 2005

Rivas Souza, Mario. Medicina Legal. México: Cuellar, 1999

 

 

Autor:

Rodrigo Manrique Eternod

[1] Rivas 1999:22

[2] Madrigal s/f :1

[3] Bastana 2010:14

[4] Vargas 2009:50

[5] Vargas 2008:41

[6] Vargas 2008:43

[7] Vargas 2008:45

[8] Instituto de Medicina Legal s/f 1

[9] Vargas 2008:59

[10] Llamado así en honor al profesor de la materia que lo fundo.

[11] Vargas 2008:49

[12] Villaneva 2005:34

[13] Villanueva 2005:34-5

[14] Villaneva 2005:38

[15] Vargas 2008:33

[16] Alva 2005:3

[17] Alva 2005:3

[18] Vargas 2008:34

[19] Alva 2005:4

[20] Rivas 199:29

[21] Alva 2005:7

[22] Vargas 2008:35


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda