Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Sectas o partidos y clases sociales de Palestina en tiempo de Jesús




  1. Sectas o partidos
  2. La clase alta
  3. La clase media
  4. Los pobres, marginados, o clase baja
  5. Fuentes

Sectas o partidos

Entre las sectas o partidos en tiempo de Jesús se nombran: Los fariseos, los saduceos, y los zelotes.

Una secta es el conjunto de seguidores de una doctrina religiosa o ideológica concreta.

La secta de los fariseos:

Los fariseos eran una fuerza poderosa en Judea. Una secta bastante respetada por el pueblo, constituida principalmente por laicos, aunque entre ellos había sacerdotes. Después de la segunda destrucción del Templo, los fariseos se establecieron dentro del judaísmo rabínico.

  • Se caracterizaban por su estricta observancia de la Ley, eran gente religiosa y piadosa.

  • eran el pueblo de la Ley, generalmente artesanos, pequeños comerciantes, campesinos, procedían del pueblo,

  • querían estar separados de los demás, porque les parecían demasiado ignorantes de la Ley, que no la cumplían y eran impuros.

  • Se preocupan mucho por cumplir las leyes y tradiciones religiosas, pero sobre todo en que otros las cumplieran.

  • Eran legalistas, habían añadido muchas leyes y tradiciones a la Ley.

  • Creían en la inmortalidad del alma y eran conocidos por el rigor con que interpretaban la ley, consideraban la tradición como fuente de ésta.

  • Formularon 613 leyes complementarias, 248 mandatos y 365 prohibiciones, difíciles de aprender y sobre todo difíciles de cumplir. Estas reglamentaban minuciosamente la vida, especialmente la observancia del sábado y la pureza necesaria para el culto. A estas leyes las llamaban tradición oral. Para ellos esta tradición tenía tanto o más valor que la Ley escrita.

  • Esperaban una intervención divina, la venida del Mesías que liberaría al pueblo del yugo de los romanos. Se preparaban para ese Día con la oración, con el ayuno y, sobre todo, con la observancia fiel de todas las leyes, particularmente la del sábado.

  • Eran ritualistas, se preocupaban mucho de las acciones obligatorias para acercarse con pureza a Dios, a la oración, al templo, a los actos de culto.

  • La profusión de normas tendía a convertir el ejercicio de la piedad en una cuestión técnica o normativa. Se guiaban por un libro, el Levítico, sobre todo en los capítulos 11 al 16, que explica las reglas de pureza. Para ellos impuro significaba contagioso, y el roce con lo impuro les impedía las relaciones con Dios.

  • Tenían obsesión por los lavados rituales, sobre todo de las manos impurificadas por haber tocado algo impuro.

  • Hasta siete veces al día el fariseo piadoso hacía sus abluciones personales con agua y con oración.

  • Distinguían hasta seis tipos de agua para estos menesteres, como para lavar cada utensilio y para los baños de purificación.

  • Pensaban que cumpliendo con la Ley y la tradición adquirían los méritos necesarios para la salvación, y que Dios tenía que pagar esa fidelidad, como recompensa.

  • Hacían todo tipos de obras, más allá de lo mandado por la Ley, para así tener más méritos ante Dios: ayunos oraciones pago de diezmos.

  • Cumplían minuciosamente las estrictas reglas sobre la pureza ritual que de por sí eran obligatorias sólo para los sacerdotes, y las leyes sobre los alimentos.

Impuros eran:

  • la sangre y todo lo que tocara.

  • todo derrame sexual como la menstruación.

  • los utensilios de uso como copas, platos, ollas sucios, que había que lavarlos varias veces escrupulosamente.

  • ciertos animales que la Ley prohibía comer.

  • todo cadáver de animal o persona. El que los tocaba, aunque fuese por necesidad, también el que pisaba una tumba, un sepulcro, aún sin saberlo, quedaba impuro ante Dios.

  • las personas afectadas por alguna enfermedad repugnante, en especial de la piel, como la lepra. Estas personas eran intocables", el mero rozarles impedía acercarse a Dios.

  • los judíos que ejercían determinados oficios u ocupaciones considerados impuros, como publicanos o recaudadores, prostitutas, pastores, médicos. Sentarse con ellos a la mesa u hospedarse en sus casas contagiaba.

  • las entradas en casas de paganos, o sea, quienes no eran judíos, pues contaminaban.

En el Nuevo Testamento los fariseos son presentados como hipócritas.

El Evangelio de Mateo es el que más critica el fariseísmo con opiniones como éstas: Atan bultos pesados y los cargan en las espaldas de los demás, mientras ellos no quieren empujarlos ni con un dedo.

Los saduceos, en oposición a los fariseos:

  • Era una secta que rechazaban la idea de que la tradición era fuente de ley y negaba también la inmortalidad del alma.

  • Eran particularmente poderosos en Jerusalén. Aceptaban la ley escrita solamente y rechazaban las interpretaciones tradicionales aceptadas por los fariseos, como la creencia en la retribución en la otra vida, la resurrección del cuerpo, los ángeles y espíritus.

  • Detuvieron y entregaron a Jesús a los romanos para su ejecución.

  • Gran número de los saduceos formaban parte de la casta sacerdotal.

Los esenios. El grupo de los esenios es considerado como el autor de los denominados Manuscritos del Mar Muerto.

  • Constituían una especie de monacato, cuyos seguidores eran estrictos cumplidores de la ley, aunque diferían de los otros grupos religiosos en la interpretación de ésta.

  • Tomaron su nombre de Sadoc, sumo sacerdote del tiempo de Salomón que vivió en el siglo II a. C.

  • Integraban este grupo las familias sacerdotales dirigentes, las principales familias de los grandes comerciantes de la ciudad y los hacendados más ricos del campo.

Los zelotas, constituían una secta o partido de hombres fanáticos, llenos de celo por cumplir, sobre todo en su primer mandato de la Ley: sólo Dios reinará en Israel, y por eso estaban dispuestos a sacrificar hasta la propia vida.

  • Los zelotas fueron fariseos militantes, representaban el ala más radical de los fariseos.

  • Eran observantes estrictos de la Ley escrita y de la tradición oral más rigurosa, fanáticos en su afán por la instauración del reino de Dios en Israel.

  • Eran los judíos nacionalistas más radicales: ortodoxos e integristas. Su fanatismo involucraba política y religión, y lo expresaban con actos de terrorismo dirigido contra los romanos y contra los judíos que ellos consideran poco religiosos o colaboracionistas.

  • Zelota o fanático fue el sobrenombre del apóstol Simón.

  • Como se consideraban instrumento de la venganza de Dios, pretendían, recurriendo a la violencia, purificar el Templo y el país, contaminados especialmente por la ocupación, corrupción e injusticias romanas.

  • Negaban obediencia a todo poder terreno, únicamente obedecían a Dios y a su Ley.

  • Los romanos sostenían el principio jurídico romano de que, con la conquista de un país, sus tierras pasaban a ser propiedad del Estado. A la vez las cedían en usufructo a los nativos, exigiéndoles, a cambio, el pago de tributos.

  • Para los zelotas, pagar el impuesto a los romanos era incurrir en pecado de idolatría.

  • Para ellos, la llegada del Reino de Dios dependía de una acción revolucionaria violenta.

  • Robaban sobre todo a los ricos, secuestran personajes importantes, y si era preciso llegaban al asesinato.

  • Los zelotas eran llamados sicarios por el pequeño puñal o "sica" que utilizaban. Su primera víctima fue el sumo sacerdote Jonatám, hijo de Hannas.

  • Eran un partido revolucionario opuesto a la dominación romana. Según Josefo, uno de los grupos fanáticos que condujo a los romanos a la destrucción de Jerusalén en el año 70 DC.

  • En el año 6 d.C., los romanos desterraron a Arquelao, hijo de Herodes I el Grande y convirtieron a Judea en provincia romana. La introducción del tributo al César, entonces, provocó la rebelión de Judas el Galileo.

  • Para los años 30, los zelotas no formaban un grupo organizado, sólo eran grupos clandestinos, impacientes de liberar a Israel de la dominación romana.

Los romanos los llaman ladrones y los consideran simples bandidos, escondidos en las montañas, que aprovechan las circunstancias, sobre todo las festividades, para sus labores terroristas. Con su insurrección en el año 66 provocaron la represión romana definitiva y la caída de Jerusalén.

La clase alta

Los ricos

En tiempos de Jesús, había en Palestina dos estratos sociales extremos: los ricos y los pobres.

Los ricos eran pocos en número, pero muy poderosos, conservadores en religión y también en política, generalmente pertenecían al grupo de los saduceos.

Entre estos ricos poderosos se encontraban, Herodes II Antipas, los sacerdotes jefes de familia, los sumos sacerdotes y otros grandes terratenientes y comerciantes.

Sacerdotes jefes de familia

Los sacerdotes jefes de familia, integrantes de la aristocracia de Jerusalén, eran entre 15 y 17 familias muy ricas con grandes ingresos y poder. Administraban los ingresos y el culto del Templo, y usufructuaban y se aprovechaban de todas sus rentas.

Recaudadores de impuestos

Estos agentes no eran funcionarios oficiales, sino comerciantes que adquirían del Estado romano, en arriendo, el derecho a la recaudación de impuestos. Pagaban determinada suma de dinero al erario público, y se apropiaban de todo lo que podían sacar por encima de esa suma. Esto ocasionaba explotación y estafa al pueblo judío. Entre ellos se distinguían dos clases de funcionarios: Los recaudadores de impuestos y los publicanos.

Los recaudadores de impuestos, eran los jefes del sistema de recaudación de impuestos. Eran gente rica, generalmente jefes de las familias de la alta sociedad de Jerusalén, algunos de ellos miembros del Sanedrín (ancianos o senadores del pueblo).

Los judíos tenían que pagar a los romanos unos impuestos directos y otros indirectos.

La clase media

La clase media apenas existía y sólo había en Jerusalén, pertenecían a ella pequeños comerciantes, artesanos propietarios de sus talleres, y los dueños de las hospederías de Jerusalén.

Los fariseos pobres, con mentalidad de ricos, amigos del dinero, parásitos que se aprovechaban de la hospitalidad de las personas económicamente modestas con pretexto de largos rezos.

Los pobres, marginados, o clase baja

Causas de exclusión. En la Palestina del tiempo de Jesús, al igual que en casi todas las sociedades actuales conocidas, existía una marginalidad estructural, es decir, un colectivo de personas a las que la institucionalización social vigente excluía de la vida comunitaria. Las causas de exclusión eran fundamentalmente de dos tipos distintos, una económico político y otra religioso.

Causas económico políticas. La ideología económica de las clases dirigentes y el control político que directa o indirectamente ejercían los romanos sobre la región produjo un deterioro creciente en las condiciones de vida del pequeño campesino independiente. Los campesinos sin tierra solían sobrevivir un periodo corto de tiempo como obreros no especializados o jornaleros del campo para terminar, casi siempre, cayendo en la indigencia. De ahí pasaban a engrosar el número de mendigos, prostitutas, salteadores y guerrilleros.

Causas religiosas. Todas aquellas personas que por trabajar al servicio de las instituciones romanas o tratar frecuentemente con extranjeros habían asimilado costumbres paganas, eran considerados pecadores, impuros o israelitas renegados. Como tales, se les consideraba excluidos de la comunidad religiosa de Israel y del culto en el Templo. Evidentemente, cuanto mayor era el rechazo moral que experimentaban por parte de sus correligionarios, más fuerte era su tendencia a buscar apoyos y amistades entre los extranjeros, lo cual reforzaba a su vez los motivos del rechazo.

La vida de estas personas era muy dura. Además de su miseria material, la gente los consideraba impuros. Pensaban que si estaban enfermos era porque habían cometido un pecado y Dios les había castigado. Por eso nadie se acercaba a ellos ni dejaban que se acercasen.

Entre este tipo de marginados se encontraban algunas clases de recaudadores de impuestos, especialmente aquellos que operaban en las fronteras, ya que trataban casi a diario con comerciantes y soldados no judíos. Jesús buscó entre ellos amigos con quienes compartir mesa y colaboradores cercanos, lo cual le valió en más de una ocasión el reproche de los judíos piadosos.

La mayor parte de la población en Palestina era gente pobre: Jesús recorría todos los pueblos y aldeas, enseñando en las sinagogas, proclamando la buena noticia del reino y curando toda dolencia y enfermedad. Viendo el gentío, le dio lástima de ellos porque andaban fatigados y decaídos como ovejas sin pastor (Mt.9,35-36). Entre ésta gente se encontraban los que pertenecían a la escala social más baja; es decir, los pobres y marginados.Los pequeños artesanos de aldea: como herreros, carpinteros, albañiles, etc. A este gremio pertenecía José, esposo de María.

Los campesinos: Poseían algunas tierras de cultivo, que apenas les proporcionaban lo suficiente para sobrevivir.

Eran considerados por los sacerdotes como ignorantes de la ley e incapaces de cumplirla, sobre todo la ley del sábado, la pureza ritual y el pago de los impuestos.

Los jornaleros o trabajadores, eran asalariados que ganaban el sustento con el trabajo, se les pagaba por días y el abono era diario, trabajaban de sol a sol por un denario y la comida. Permanecían frecuentemente sin trabajo.

Los escribas no tenían un oficio ni ejercían el comercio, como la enseñanza de la Ley debía ser gratuita, estos escribas eran generalmente pobres y vivían de las ayudas que recibían de sus admiradores y seguidores, de la hospitalidad espontánea que les ofrecían, de las invitaciones a tomar parte en los banquetes celebrados en otras casas.

Habían fariseos pobres, pero con cabeza de rico: amigos del dinero los llama el evangelio y escribas parásitos que se aprovechaban de la hospitalidad de las personas económicamente modestas: que se comen los bienes de las ciudad con pretexto de largos rezos (Mc.12,40).

Las mujeres, los niños, y los esclavos no judíos, la mayoría árabes.

Los esclavos, la mayoría de ellos estaban en el palacio de Herodes, venían a ser como criados domésticos no libres. Los judíos sólo podían ser esclavos durante seis años, y si el dueño no era judío, el esclavo debía ser rescatado por sus parientes. El servicio de esclavo no era considerado deshonroso, inclusive, el jornalero vivía mucho más inseguro que el esclavo.

El Templo no tenía esclavos, en el campo casi no había y en la ciudad eran pocos.

Las pecadoras (prostitutas, adúlteras) y los publicanos: estos últimos encargados de recaudar los impuestos.

Los mendigos y los enfermos: Los mendigos, eran los que no trabajaban y no podían trabajar. La falta de alimento y de higiene en las capas más bajas de la sociedad traía como consecuencia que, además de hambrientos, la mayor parte de los mendigos estuviera enferma. Estas enfermedades podían ser físicas como la ceguera y la lepra, o psíquicas como las afecciones mentales o nerviosas. Por falta de conocimientos de estas últimas enfermedades, los enfermos que las padecían eran considerados poseídos.

Jerusalén era ya en tiempos de Jesús un centro de mendicidad. Los mendigos se concentraban en torno al Templo, en las puertas exteriores de la explanada, en el atrio de los paganos y vivían de la limosna de gente piadosa. La limosna era una de las tres prácticas fundamentales de la piedad judía, junto con la oración y el ayuno.

Por toda esta gente es por la que Jesús sentía una predilección especial, hasta jugarse la vida por ellos.

Los publicanos, o cobradores locales de impuestos. La mayor parte de los que hacían este trabajo eran pobres o esclavos empleados por una agencia de recaudación de algún gran arrendatario, y los despedían al menor problema. Por lo general los publicanos eran gente pobre, pertenecían a una clase social tan desfavorecida que tenían que aceptar este trabajo deshonroso para sobrevivir.

Palestina sufría un sistema de impuestos verdaderamente opresivo, había que pagar derechos de aduana y de peaje a la entrada de los pueblos, en los puentes, los vados, los cruces de caminos. El hostigamiento de los publicanos era molesto y también muy costoso, pues los recaudadores tenían que exigir una cantidad superior a la tarifa oficial si querían quedar satisfechos con las ganancias.

Es de notar también que el pueblo no conocía con certeza la ley romana de impuestos, y tampoco se atrevía a reclamar, ya que los recaudadores estaban apoyados, por los romanos.

Fuentes

http://www.elsentidobuscaalhombre.com/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=655&te=321&idage=1

http://www.rosario.org.mx/doctrina/jesus%20y%20la%20sociedad.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Palestina_en_tiempos_de_Jes%C3%BAs

 

 

Autor:

Rafael Bolívar Grimaldos

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda