Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La caida del imperio romano

Enviado por santrom



Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11

  1. Introducción
  2. La crisis del Imperio romano en el siglo III 1
  3. La época de Constantino el Grande 1
  4. La germanización del Imperio de Occidente y el saqueo de Roma (378-410)1
  5. El Imperio romano en la primera mitad del siglo V (410-455)1
  6. El desmoronamiento del Imperio de Occidente (455-476)
  7. Romania y Germania después de 476
  8. Conclusión

En el siglo VI a. de C. Roma era una pequeña aldea de labradores y pastores sometida a la influencia de los etruscos. Cinco siglos después aquel villorrio se había transformado en una de las más bellas ciudades del mundo, capital del más extenso y poderoso Imperio de la Antigüedad. La ascensión de Roma fue un «vasto sistema de incorporación», como la llamó Mommsen, realizada con eficacia y energía, con iniciativas tan audaces como oportunas, con inhumana crueldad. Los romanos aprovecharon, cuando no provocaron, las discordias de sus adversarios para vencerlos, sometiéndolos a una opresión despiadada para el pueblo y moderada para la nobleza.

Derrotando a Pirro, los romanos se apropiaron las ricas colonias griegas del sur de Italia. Venciendo a Cartago, se posesionaron de las riberas del Mediterráneo occidental. Las guerras contra Filipo de -Macedonia, Antíoco III de Siria y Mitrídates del Ponto permitieron a Roma someter la parte más extensa del mundo helenístico. El dominio de Roma tanto como una empresa militar fue una nueva ordenación del mundo mediterráneo, que consolidaba el poder de las oligarquías de las ciudades vencidas y aseguraba la sumisión de las clases inferiores.

César y Augusto completaron la edificación del Imperio con las conquistas de la Galia, del resto de Hispania, de Egipto. El Mediterráneo se convirtió en un mar romano, el eje vertebral del Imperio. El peso substancial de la brillante civilización helenística quedó compensado por la romanización del Africa occidental, de Hispania, de la Galia, de Britania La ciudad de Roma fue el centro geopolítico de esta integración, obra maestra del genio político romano.1

Este éxito exterior transformó profundamente la sociedad romana. En el siglo II a. de C. tres fuerzas sociales, nueva una, cambiadas las otras dos, se enfrentaban: la nobleza senatorial, poseedora de grandes dominios rústicos en Italia y en los países conquistados, conducida por una oligarquía que gobernaba al Senado y a las restantes instituciones republicanas; la burguesía capitalista, la nueva clase social, enriquecida por el arriendo de los impuestos, por los suministros públicos, por la explotación de las provincias; y la vieja clase campesina, desposeída de sus tierras por la aristocracia, sustituida por esclavos en las explotaciones agrarias, convertida en el ocioso proletariado romano.

La oligarquía senatorial desbarató la tentativa, suscitada por Tiberio y Cayo Graco, de restablecer, con una reforma agraria, la clase media campesina. Sojuzgó también la rebelión de las ciudades italianas a costa de algunas concesiones a la aristocracia itálica. Para afianzar su triunfo, recurrió a la dictadura de Sila, pero fue vencida con sus mismas armas. U alianza de los jefes del ejército, de los capitalistas y de los proletarios derribó la República aristocrática. El asesinato de César no aprovechó a la oligarquía senatorial ni para diferir el hundimiento de su poder político. El principado implantado por Octavio Augusto establecía un régimen diárquico, sustentado en el equilibrio de poderes entre el emperador y el Senado. La nobleza retenía intactos sus privilegios económicos.

Así nació el Imperio romano, organizado corno una vasta federación de ciudades autónomas gobernadas por Roma. El Imperio puso fin a las guerras civiles y renunció a nuevas guerras de conquista.2 El imperialismo político se transformó en imperialismo económico. La Pax romana, que dio al mundo mediterráneo dos siglos de prosperidad, parecía el acabamiento feliz de un Estado que había logrado un orden social duradero, cimentado en el gobierno liberal de los emperadores y en la dócil obediencia de las masas.

Pero en el siglo III esta obra política, de apariencia perfecta mas de constitución endeble, entró en crisis.

NOTAS

1 La obra más famosa sobre historia romana es la de T. Mommsen: -Historia de Roma, traducción castellana de A. García Moreno, 9 vols., Madrid, 1876; existe una edición reciente de Editorial Aguilar, Madrid, 1955. La vida de las provincias en la época imperial y otros trabajos de Mommsen en El mundo de los Césares, México, Fondo de Cultura Económica, 1945. Los estudios de Molmmsen, admirables para su tiempo, han quedado anticuados. Entre las historias generales deben citarse la francesa Histoire Générale dirigida por G. GLOTz, en la que la historia romana comprende 4 tomos, y la inglesa The Cambridge Ancient History, Vols. VII a XII. Uno de los mejores manuales modernos, con bibliografía completísima, es el de A. PIGANIOL: Histoire de Rome, vol. ni de la colección "Clío", París, 1962, 5.ª edición (existe traducción castellana, editorial Eudeba, Buenos Aires). Otros manuales excelentes: LEÓN Homo: Nueva Historia de Roma, editorial Iberia, Barcelona, 1943; G. FERRERO: Historia de Roma, ed. Surco, Barcelona, 1959, 2.1 edición; 1. 1. KOVALIOV: Historia de Roma, 2 vols., Editorial Futuro, Buenos Aires, 1964; V. DIAKOV: Historia de la Antigüedad. Roma, Editorial Grijalbo, México, 1966 (estas dos últimas obras son interesantes, como aportación al tema de la actual historiografía rusa). Obra española, que puede consultarse con provecho: L. PERICOT y L. BALLESTER: Historia de Roma, Montaner y Simón, Barcelona, 1963. Sobre la República romana, el útil librito de A. ROSENBERG: Historia de la República romana, Ed. Revista de Occidente, Madrid, 1926, y también F. ALTHEIM: Historia de Roma, 2 vols,, Uteha, México, 1961, Sobre la cultura romana, El legado de Roma, de la Universidad de Oxford, traducción castellana, Ed. Pegaso. Madrid, 1944. M. GRANT: El mundo romano, Ed. Guadarrama, Madrid, 1968; A. AYMARD y 1. AUBOYER: Roma y su Imperio, Ed. Destino, Barcelona, 1967, 3.4 edición; P. GRIMAL: La civilización romana. Edit. juventud, Barcelona, 1965; R. BLOCH Y 1. COUSIN: Roma y su destino. Edit. Labor, Barcelona, 1967. Esta bibliografía será ampliada en notas sucesivas.

2 Para alcanzar una sólida integración, el Imperio hubiera necesitado incorporar también la Germania hasta el Elba, y en el este Regar, como Alejandro, hasta Bactriana y el Hindukuch. Este era el proyecto de César cuando fue asesinado. La conquista de Germania fracasó en tiempo de Augusto, al sufrir las legiones romanas el desastre de la selva de Teutoburgo. Ninguno de los sucesores, de Augusto prosiguió la expansión territorial. Claudio, Vespasiano y Trajano la continuaron sólo parcialmente, y Adriano renunció a ella. Desde Marco Aurelio los emperadores perdieron la iniciativa de la política exterior, obligados a guerras defensivas.

CAPITULO I

1. La decadencia económica

Admirablemente dotados para las empresas políticas, los romanos carecieron (como todos los pueblos que han llegado a la hegemonía por el camino de la guerra) de una certera visión de los problemas económicos. La conquista militar les había entregado los excedentes de riqueza de las provincias. Y siguieron apropiándose, por el sistema de tributación, de los nuevos sobrantes que se iban produciendo. Esta política económica absorbió el capital que las provincias necesitaban para conservar su ritmo de producción. El grupo de financieros romanos que acaparaban los beneficios no los empleó nunca, ni parcialmente, en inversiones que crearan nuevas fuentes de riqueza en la agricultura, en el comercio o en la industria. Colocaron sus bienes en fincas rústicas y en lujosas residencias campestres.

La Roma antigua había sido un pueblo de labradores, y la agricultura romana proporcionaba aún rendimientos satisfactorios cuando, a mediados del siglo I el español Columela escribió el tratado de agricultura más completo de la ciencia antigua. Pero a poco empezó a faltar mano de obra. Esta escasez fue consecuencia de la despoblación y de la merma del número de esclavos.

La explotación capitalista del agro romano había entrado en el siglo ni en una decadencia de la que ya no se recuperó la sociedad romana. El sistema de rotación de cultivos bienal agotó tierras de labor muy feraces. Las grandes propiedades trabajadas por esclavos fueron dedicadas a cultivos extensivos. Así se inició un retorno a la economía natural, que tenía que generalizarse en los últimos tiempos del Imperio de occidente.

La despoblación de Italia, iniciada por las emigraciones a las provincias, fue creciendo con la expansión de la malaria, las epidemias, las guerras. En el siglo III la presión de los tributos y servicios, la desnutrición de las clases inferiores, la inseguridad de la vida, crearon una situación angustiosa, en la que muy pocas familias deseaban criar hijos. El aborto provocado se generalizó. Rostovtzeff señala como fenómeno característico de la época un «verdadero y sistemático suicidio de la raza».2

Insuficiencias técnicas

Con la Pax romana disminuyó el acopio de esclavos, esas multitudes que parecían inagotables, y que las guerras habían dado tan pródigamente. La escasez de esclavos pudo haberse compensado con una política fiscal moderada, que estimulara a los agricultores libres, o bien con el perfeccionamiento de las técnicas de cultivo. Los arados eran demasiado ligeros para cavar la tierra profundamente. Los aperos de cultivo fueron los mismos durante siglos. No se tiene noticias de otras máquinas agrícolas que no fueran las prensas para aceitunas o para uvas.3 Nada más revelador de los negativos resultados de la política económica del Imperio que lo acaecido en Egipto. En el valle del Nilo no fallaron nunca las más favorables condiciones naturales: una tierra incesantemente fertilizada por los arrastres del río, riego abundante, clima propicio, labriegos experimentados, alta natalidad de la población campesina. Pues bien: desde la conquista romana hasta que Roma perdió el dominio del país la producción agrícola de Egipto disminuyó progresivamente.

Como el declive de la producción agrícola empezó en Italia,4 Roma tuvo que ser abastecida por las provincias. Egipto y Africa suministraron el trigo que la gran ciudad necesitaba. Cuando los cultivos de la vid y del olivo declinaron en la península italiana, Grecia, España y el sur de la Galia, enviaron a Roma sus vinos y sus aceites. Las exigencias del abastecimiento de Roma requerían un aumento del volumen de los transportes marítimos cuando empezaba a faltar la mano de obra y se iniciaba la piratería en el Mediterráneo.

La producción económica suplida por la conquista militar

La minería romana se limitaba a cavar superficialmente el suelo, debido a lo cual las minas de oro y plata se agotaron., Trajano había vuelto a la política tradicional de Roma: recurrir a la conquista territorial para cubrir la penuria de capital y de mano de obra. Y así es como la campaña de Dacia (101-106) proporcionó un considerable alivio a las necesidades del Estado romano.5 Adriano había realizado una reforma administrativa para mejorar la base económica y social del Imperio. Pero el problema era más económico que administrativo. Como no se mejoraron ni modernizaron los cultivos, la eficiencia de la administración sirvió sólo para incrementar los gastos imperiales. Una burocracia numerosa y bien pagada vino a embeber el capital que tanto las explotaciones agrícolas como la industria y el comercio necesitaban. La moneda se desvalorizó, la especulación se hizo general y los precios subieron rápidamente.

La economía estatificada

A medida que las exigencias tributarias crecían, la industria, que estaba en dificultades por el desfallecimiento de la demanda, dependió más de los pedidos del Gobierno. Pero éste era un cliente que imponía unos precios tan bajos, que los industriales se arruinaban. Las grandes industrias fueron desapareciendo. El Estado creó sus propias fábricas para el aprovisionamiento del ejército y de los funcionarios. Los obreros estaban adscritos a estos talleres como a un servicio público.7

Todas las empresas comerciales importantes quedaron también atenazadas por el Gobierno imperial, que se reservó el derecho de prioridad en las compras. Los mercaderes fueron obligados a transportar mercancías por cuenta del Estado, a precios que éste establecía.

Es decir, lo mismo que el trabajo de la tierra, las industrias, el comercio y los transportes soportaron penosas cargas estatales.

Los romanos se habían enriquecido con la conquista militar. La riqueza puede adquirirse por la violencia, pero no se conserva ni se crea con la violencia. Se agota si no se renueva. Las clases gobernantes romanas ignoraron la rentabilidad de las inversiones, las ventajas de las invenciones técnicas para el desarrollo de la economía. Cuando necesitaron nuevos recursos, terminada la conquista militar que los había proporcionado hasta entonces, provocaron el agotamiento de las fuentes de riqueza,

2. La crisis social

La oligarquía senatorial

La nobleza romana, el patriciado, era una aristocracia de grandes terratenientes, ociosos y cultos, que habían gobernado la República por medio del Senado. En la época imperial perdieron el poder político.8 Muchas de estas antiguas y nobles familias, romanas o itálicas, desaparecieron en las guerras civiles o fueron diezmadas por la dinastía Julia-Claudia o se extinguieron. Su puesto en el Senado fue ocupado por representantes de la aristocracia provincial (de Galia, de España, de Oriente, de Grecia) y por miembros del orden ecuestre, que habían servido a Augusto en las,, guerras civiles y que fueron ennoblecidos por el emperador. Esta heterogénea nobleza desempeñó los altos cargos de la Administración y del Ejército, y, como la vieja oligarquía, sintió vinculado su bienestar económico a la posesión de fincas rústicas.

Sin la cohesión de la antigua nobleza romana, el Senado imperial fue una institución débil, que los Antoninos manejaron con facilidad. Cuando los senadores quisieron oponerse al poder imperial, Cómodo, Septimio Severo y los emperadores soldados del siglo in subyugaron definitivamente a la asamblea senatorial. Desaparecidas las antiguas familias romanas, sus puestos en el Senado fueron ocupados por funcionarios imperiales o generales del ejército, que en muchos casos procedían de las clases de tropa.

Sin embargo, de este Senado disminuido emanaba nominalmente el poder en el siglo III, antes de la reforma de Diocleciano

Los caballeros

El segundo estamento de la sociedad romana era el llamado orden ecuestre, formado por la gran burguesía romana o itálica. En la época imperial fueron incorporados al orden ecuestre muchos aventureros enriquecidos. Esta clase social era la más activa e inteligente. Su finalidad, corno la de la nobleza, fue siempre el acceso a la gran propiedad territorial. Los caballeros llegaban a convertirse en latifundistas después de servir al emperador en la administración y en los mandos del ejército. Con los emperadores Severos desempeñaron las más altas magistraturas, mandaron legiones, gobernaron provincias. Lo mismo que la nobleza, el orden ecuestre quedó abierto a la clase inferior, que ascendió a él mediante el servicio militar.

La burguesía provincial

El tercer estamento social estaba constituido por la burguesía. fue la clase privilegiada de las provincias, Las ciudades eran las células del Imperio. Sus clases superiores, los honestiores, o burgueses, las administraban. Sus clases inferiores, los humiliores, trabajaban o servían en el ejército como tropas auxiliares.9

La mayoría de las ciudades provinciales conservaron su autonomía municipal. Los ciudadanos más ricos, los curiales, ejercían las magistraturas y formaban el consejo municipal.10 Contraían ante el Estado, no sólo la responsabilidad de la administración de la ciudad, sino el cumplimiento de las obligaciones fiscales de la ciudad para con el Estado. Soportaron a su costa las diferencias entre las cargas financieras que el Imperio exigía a la ciudad y los siempre inferiores ingresos que se obtenían.

Durante la paz romana, los curiales, embriagados de entusiasmo urbanístico, habían costeado las construcciones que convertían a su ciudad en una pequeña Roma: el foro o plaza, la curia, o edificio del consejo, la basílica, el templo, el teatro, el anfiteatro, el circo, las termas, que adornan todavía hoy de bellas y melancólicas ruinas todas las regiones que pertenecieron al Imperio romano. Los curiales organizaron generosamente fiestas y juegos públicos y, como Roma, dieron a sus pobres, ociosos y hambrientos, pan y circo.

La riqueza de esta burguesía, como la de la aristocracia senatorial y la del orden ecuestre, era invertida en propiedades agrícolas,

Pero en el siglo ni la monarquía militar aumentó tanto las cargas fiscales que la burguesía de las provincias no pudo dar a Roma todo lo que ésta exigía. Cuanto más daban los curiales al Estado, más les apremiaba el Estado. Autorizados por la Administración imperial -y forzados por la necesidad- a expoliar a sus colonos y arrendatarios, el antagonismo entre la ciudad y el campo llevó a violencias desmedidas y acarreó, como veremos, la ruina de las ciudades del Imperio, y con ella la de la civilización del mundo antiguo.

Lo que de esa burguesía logró sobrevivir11 vino a constituir una nueva clase media de condición servil, que eludía con subterfugios las obligaciones fiscales, que vivía de la especulación y de la explotación de los humildes, y que, aun así, apenas alcanzaba a subsistir.

Los artesanos

La clase trabajadora urbana libre alcanzó un estatuto social, reglamentado por el emperador Trajano, de breve duración por los cambios que se produjeron en la sociedad romana del siglo III.

Los trabajadores libres fueron autorizados a organizarse en gremios, los collegia. Libertos y esclavos fueron admitidos en ellos. La situación de los artesanos libres había mejorado con la escasez de esclavos. Pero los collegia no beneficiaron económicamente a los trabajadores; no intervinieron en la fijación de los salarios ni en las condiciones de trabajo. Los artesanos libres fueron las primeras víctimas de la penuria de alimentos y de las prestaciones personales exigidas por el Estado.

Esclavos y libertos

Las guerras de conquista habían suministrado las grandes masas de esclavos que sustentaron la economía romana. La paz romana limitó el aprovisionamiento de esclavos de guerra, y a partir del siglo I el número de esclavos disminuyó. Entonces se estableció un lucrativo negocio, basado en el rapto de las víctimas en las regiones fronterizas (Britania, Germania, Armenia, Arabia, Africa).

Los ideales estoicos de las clases cultas contribuyeron en los siglos I y II a humanizar la vida de los esclavos. Cayó en desuso la esclavitud por deudas. Los Antoninos declararon libres al esclavo abandonado y a la esclava prostituida. Pero los esclavos seguían trabajando encadenados en los campos.

Los esclavos manumisos o libertos eran con frecuencia hombres capaces y emprendedores. Muchos libertos habían comprado su libertad con los beneficios obtenidos en la administración de las haciendas de sus dueños. En los breves períodos de prosperidad económica, algunos se enriquecieron, y ellos o sus hijos alcanzaron el ingreso en la aristocracia municipal.

Los campesinos

Los emperadores Antoninos, Adriano especialmente, habían protegido a los campesinos contra la burguesía urbana. Con esta política querían acrecentar el rendimiento agrícola de las provincias. Pero sus intentos fracasaron, porque la política imperial de los dos primeros siglos se sustentaba en el desarrollo de la vida urbana, y las ciudades vivían de la explotación del campo. No era posible favorecer a la vez a dos clases enemigas, que llegaron a cristalizar en algo semejante a dos castas;12 la burguesía de propietarios agrícolas y los campesinos.

Estos habían quedado excluidos de la estructuración política de las ciudades. No sólo los arrendatarios y colonos, sino los campesinos libres. Esta discriminación iba a tener importantes consecuencias cuando los campesinos llegaron a ser mayoría en el ejército, en el momento en que éste se constituía en el único poder político del Estado. Los barbari, es decir, los campesinos que carecían de constitución ciudadana, eran tan numerosos en el ejército, que barbari llegó a ser sinónimo de soldados.13 Estos campesinos-soldados se habituaron a hacer a sus jefes emperadores. Y estos emperadores iban a destruir la burguesía urbana, que había sido el soporte de la «monarquía ilustrada» de los Antoninos.

El colonato

Un resultado de la despoblación y de la miseria de los campesinos libres fue el desarrollo del latifundismo. Los emperadores necesitaban a los terratenientes, que les proporcionaban crecidos tributos. Pero quisieron proteger a los campesinos favoreciendo la adopción de un sistema de cultivo generalizado en Egipto y en todo el Oriente helenístico, y que ha recibido el nombre de colonato. Los latifundistas lo aceptaron, porque les aseguraba mano de obra en una época de escasez.14

El colonato establecía un pacto entre el propietario y el colono. El propietario cedía tierras, a cambio de una parte de la cosecha y del trabajo personal del colono en las fincas del terrateniente. Las tierras arrendadas eran las peores y más alejadas de la mansión señorial, pero los colonos obtenían la seguridad de conservarlas y trasmitirlas a sus herederos. Estas garantías no resistieron a la necesidad de dinero de los emperadores. Se permitió a los propietarios, a cambio de mayores prestaciones al Estado, oprimir a los colonos despiadadamente.

Muchos terratenientes se independizaron de la organización fiscal de las provincias. Así se prefiguraban los dominios señoriales de la Edad Media.

Mercaderes, artesanos, obreros, esclavos, arrendatarios rurales, propietarios: todos acabaron por quedar atados a los abrumadores impuestos, a su profesión, al servicio personal del Estado, a las expoliaciones de los privilegiados. En la sociedad romana del siglo III sólo fueron libres los bandoleros y los mendigos. Las sublevaciones de campesinos en la Galia, los bagaudas, aunque no llegaron a generalizarse en todo el Imperio, reflejan las calamidades sociales y económicas que minaban el Estado romana.

3. La barbarización del Ejército

Los Antoninos habían procurado estructurar un Estado en el que la autoridad del emperador, apoyada en el ejército, estuviera al servicio del bienestar general, sin menoscabo de los privilegios de la aristocracia. El sistema resultó practicable mientras las clases dominantes acumularon el inmenso botín proporcionado por la conquista y por la administración de las provincias. Pero cuando la paz romana puso fin a estos cuantiosos ingresos, y los senadores tuvieron que compartir los altos cargos con los caballeros, la oligarquía quiso resarcirse oprimiendo a las clases humildes. Mas llegó el momento en que los humiliores quedaron económicamente estrujados, y las clases gobernantes empezaron entonces a despojarse entre sí. En esta pugna los jefes del ejército y de la administración imperial fueron los más fuertes, y pudieron mantener sus prerrogativas a expensas de los senadores y de la burguesía de las provincias.

Augusto y sus sucesores habían gobernado respaldados por el el ejército, pero nunca concibieron la transformación del Imperio en un Estado militar. Sin embargo, tampoco se propusieron encajar al ejército en la estructura general del Estado; y cuando el ejército es un compartimiento estanco en las instituciones políticas, acaba por ser el árbitro de la política, como sucedió en el Imperio romano en el siglo III.

El ejército de los primeros siglos de la República había sido el pueblo en armas. Mario había instituido en el siglo 1 a. de C. el ejército mercenario, que se reclutaba entre los humiliores de las ciudades itálicas, es decir, entre ciudadanos romanos. Pero cuando fue necesario incorporar al ejército masas campesinas, a las que se había dejado fuera de la vida municipal y de la romanidad, los barbari, empezó la barbarización del ejército.15

Los campesinos-soldados

La lucha entre el Senado y los jefes del ejército por la posesión de las fuentes de riqueza, se transformó en una contienda entre las ciudades y las masas campesinas del ejército.16 Esos campesinos, a los que se había negado una participación democrática en la política municipal y -a través de ella- en la imperial, conquistaron ahora a través del ejército esa participación,

El ejército vino a ser para las clases modestas, romanas y bárbaras, el camino de acceso a la riqueza y al poder. Los más grandes emperadores del siglo m, Aureliano y Diocleciano, fueron de origen humilde.

Las reformas de Galieno

Estos hechos minaron la disciplina militar y disminuyeron la eficiencia bélica de las legiones en un momento crítico, cuando se agravaban los peligros en las fronteras oriental y septentrional. Las levas forzadas de campesinos proporcionaban soldados más aptos para la revuelta civil que para la guerra contra sasánidas y germanos. Las reformas del emperador Galieno y de sus sucesores se orientaron al reclutamiento de mercenarios cuidadosamente escogidos, mediante el incentivo de elevadas soldadas, entre las tribus más belicosas del Imperio (irilios, árabes, britanos) y entre los germanos.17 Estas tropas se sentían identificadas con el emperador, que otorgaba los ascensos y los beneficios. Y el emperador podía utilizarlas, de ser necesario, contra los ejércitos que pudieran oponerle sus enemigos.

Galieno organizó un ejército dotado de gran movilidad, con un cuerpo especial de caballería que pudiera trasladarse rápidamente desde sus bases a cualquier lugar amenazado de las fronteras.18

El ejército reorganizado por los emperadores del siglo III no era ya el ejército del pueblo romano,19 sino el de los emperadores de Roma. Constituía una casta especial de gentes heterogéneas, unidas sólo por su adhesión al emperador y por su odio a las clases privilegiadas. De esta casta militar salieron los mandos del ejército, los altos cargos de la Administración y hasta los mismos emperadores.20

4. La monarquía militar

El gobierno restaurado por Augusto había sido un compromiso entre la legalidad republicana y el poder efectivo del emperador, jefe del ejército. Y como el principado era una magistratura electiva, ese compromiso adquirió un carácter peculiar: la elección del emperador dependía del Sonado de derecho, pero de hecho llegó a ser realizada por el ejército. Las tentativas de las dinastías JuliaClaudia y Flavia para hacer hereditario el Imperio fracasaron. Se malogró también la noble iniciativa Antonina de elegir «al más digno». En los cambios dinásticos de los siglos I y II fue casi decisiva la intervención de las cohortes pretorianas. En esos lances, los pretorianos, que residían en Roma, aventajaban a las legiones, que estaban acuarteladas lejos de la ciudad. Pero en el siglo ni los ejércitos fronterizos eran mucho más fuertes que las cohortes del pretorio, y fueron ellos los que proclamaron emperadores.21

La monarquía militar fue instaurada por Septimio Severo, jefe de los ejércitos de Iliria y Panonia, elegido emperador por las legiones del Danubio. Septimio Severo procedía de una familia púnica romanizada. Su mujer, Julia Domna, era originaria de una familia sacerdotal siria. Cuando murieron los hijos de este matrimonio (Gota, asesinado por su hermano Caracalla, y éste por el prefecto del pretorio Macrino), las legiones impusieron a miembros de la rama siria de la dinastía, Heliogábalo y luego Alejandro Severo. Durante cuarenta y dos años el trono imperial estuvo en manos de una dinastía púnico-siria,22 que se mantuvo contra la hostilidad del Sonado, y a pesar de las imperfecciones innegables de la obra política de alguno de estos soberanos,23 porque contaba con la adhesión de las legiones.

Las reformas de Septimio Severo

La política de Septimio Severo fue enérgica y audaz. Según la tradición, dio antes de morir este último consejo a sus hijos: «Permaneced unidos, enriqueced a los soldados y no os preocupéis de más-.~ Esta frase acaso no fue pronunciada, pero resume admirablemente la obra política del primer Severo. Aminoró el ascendiente de los pretorianos,25 pero subió la paga a los soldados de las legiones y aumentó el número de éstas. Las enormes sumas de dinero absorbidas por el ejército fueron extraídas de las ciudades que habían ayudado a los enemigos del emperador, y después de las demás. Los senadores fueron eliminados definitivamente del gobierno de las provincias y del mando de las legiones. Los centuriones fueron escogidos entre los mejores soldados, y tuvieron acceso al orden ecuestre. Muchos soldados recibieron tierras en las regiones fronterizas.

Estas reformas fueron estructuradas jurídicamente. Septimio Severo, que había prescindido de los senadores para el ejercicio de los altos cargos militares y administrativos, arrebató también al Senado la legislación imperial. La actividad legislativa del Senado se limitó a registrar las leyes que el emperador dictaba. Las nuevas leyes eran elaboradas por un Consejo de Estado, del que formaban parte los más grandes juristas de la época: Papiniano (sitio también, como la rama femenina de la dinastía) en el reinado de Septimio Severo; Ulpiano y Paulo, en el de Alejandro Severo. Estos jurisconsultos fundamentaron jurídicamente el poder absoluto de los emperadores. La época de los Severos fue la más brillante de la ciencia jurídica romana. Los juristas de este siglo se interesaron por la defensa de los humildes. Los decretos imperiales encomendaban a los gobernadores de las provincias la protección de los pobres contra los abusos de los poderosos.

La divinización de los emperadores

El culto del emperador coronó la obra de la nueva monarquía. El emperador fue para sus súbditos el Señor. Lo llamaron "nuestro dios", todo lo que se relacionaba con su persona fue "sagrado" y el palacio imperial era la "casa divina" El principado había incluido entre los dioses a los emperadores muertos. La monarquía de los Severos estableció el culto al emperador vivo.

La influencia oriental en la divinización de los emperadores es innegable, pero no contraria a la tradición de la antigua Roma. La encarnación en el héroe del espíritu de un dios era una vieja creencia romana.26 El poder pertenecía al que participaba de la naturaleza divina. Hasta el escéptico Cicerón consideraba útil que los gobernantes "pasasen por» estar unidos a los dioses por el nacimiento. Mas es obvio que los precedentes orientales de la monarquía divina facilitaron la general aceptación de la sacralización del Imperio, en unas circunstancias que, por lo sombrías, impelían a las gentes a la esperanza en remedios sobrenaturales.

La monarquía militar

La monarquía militar se fundamentó, pues, en estos principios: 1.º: El emperador era el jefe del ejército romano, ejército que le había elegido, y que constituía la garantía efectiva de la autoridad imperial. 2º: Era también el legislador único, ayudado por juristas que establecían la doctrina que legitimaba el poder imperial, doctrina que unificaba todas las instituciones en beneficio del absolutismo monárquico. 3.º: Era propietario de las mejores tierras del Estado, expropiadas a la nobleza. Y 4.º: Era de naturaleza divina.

Para alcanzar estas prerrogativas, los Severos habían destruido físicamente muchas familias senatoriales y confiscado sus bienes; habían favorecido el crecimiento de una burocracia que militarizaron; habían abierto los rangos de la administración y del ejército a las clases humildes, y adulado y regalado a los soldados. Trataron con dureza a la burguesía de las provincias. En cada curia una comisión de diez curiales quedaba responsabilizada de la percepción de la annona militar.27 En cambio, la plebe recibió donativos gratuitos de pan y de aceite.

Caracalla vivió casi siempre entre los soldados, y vestía como ellos.28 Para conservar el favor de las tropas, repartió entre las legiones sumas enormes, que obtuvo aumentando el impuesto suplementario sobre las rentas, que gravaba especialmente a los ricos.

El edicto del año 212

Una de las medidas más importantes para la consolidación de la monarquía absoluta fue la adoptada por este emperador en el año 212, la célebre Constitutio Antoniniana, que convirtió en ciudadanos romanos a los peregrinos.29 Aunque el alcance de este edicto no es bien conocido.30 es evidente que con él humillaba Caracalla a las clases altas y halagaba a las clases humildes. Si todos los habitantes del Imperio eran ciudadanos romanos, serlo ya nada significaba. Desde el edicto de Caracalla todos, pobres y ricos, eran súbditos del emperador.

La Constitutio antoniniana fue una medida necesaria para la unidad legislativa del Imperio, requerida por el absolutismo de los Severos. El Imperio romano dejó de tener el carácter de imperio colonial que había mantenido hasta entonces. Las ordenanzas jurídicas locales, aunque no desaparecieron bruscamente, se fueron diluyendo en el unificado Derecho romano, y la autonomía municipal desapareció. Como los ciudadanos romanos ya no participaban en la vida política del Estado, los peregrinos no mejoraron su situación política y, en cambio, sí crecieron sus obligaciones fiscales con el impuesto sobre la herencia, que había estado reservado a los ciudadanos romanos

El sueño de la monarquía universal

El asesinato de Caracalla probó que el ejército permanecía afecto a la dinastía de los Severos. Las legiones proclamaron emperador a un joven sobrino de Caracalla, que se hizo llamar Heliogábalo. Cuando éste fracasó, los soldados sostuvieron a su primo Alejandro Severo. El nuevo emperador quiso realizar el sueño de Caracalla: conquistar el reino de los partos, que en aquel momento se desmoronaba bajo el empuje de los persas sasánidas, y rehacer el imperio de Alejandro Magno, uniendo en un gran Estado los dos pueblos más poderosos del mundo antiguo, el persa y el romano. Este Estado, el gran proyecto de julio César, hubiera podido tal vez desbaratar las invasiones bárbaras, que amenazaban al reino iranio lo mismo que al romano. La fantasía de las princesas sirias de la dinastía ambicionó este programa grandioso. El nombre de Alejandro, adoptado por el nuevo emperador, revela sus intenciones. Pero Alejandro Severo fue en realidad el instrumento, no el jefe, de su ejército, indisciplinado, corrompido por las adulaciones de Septimio Severo y Caracalla, incapacitado para ganar las difíciles guerras exteriores que amenazaban al Imperio. Además, el Estado romano estaba demasiado empobrecido para sostener los gastos de tan colosal empresa.

La anarquía militar

Cuando Alejandro Severo fue asesinado, quedó abierto ese período que los historiadores han llamado la anarquía militar, que iba a dar en 49 años veintidós emperadores. Pero las reformas de los Severos sobrevivieron en el desorden. Los emperadores de la anarquía militar intentaron con varia fortuna -cuando no luchaban unos contra otros- la restauración de la disciplina en las legiones. y la reorganización de la hacienda, que llegó a ser el problema más grave. Entre los años 256 y 280 los precios se decuplicaron. En esta crisis, el interés del Estado exigió el sacrificio de los intereses individuales.31

El Estado totalitario

El Imperio romano se transformó en un estado semejante a los antiguos imperios orientales. La teoría jurídica de Papiniano y Ulpiano, prefecto del pretorio con los Severos,32 había considerado, todas las actividades que pueden influir en el interés público, incluso la propiedad privada, como funciones sociales supeditadas a la autoridad imperial. Esta doctrina es principio de toda teoría absolutista. Se basa en la creencia de que el estado es un organismo formado por la reunión de todos los ciudadanos, de los que el soberano es el representante. La personalidad del Estado se sobrepone a la de los ciudadanos. Estos son ante todo miembros del estado, y sólo accesoriamente individuos. Los derechos naturales de la persona humana quedan anulados por los del Estado.

En el imperio de los Flavios y de los Antoninos esta doctrina sólo había sido aplicada en casos de necesidad, por el sistema de las, liturgias o cargas públicas,33 ya utilizado por las monarquías orientales y las ciudades-estado griegas, así como por los estados helenísticos. Las liturgias implicaban la prestación personal del individuo al estado, con su trabajo y con su hacienda. El emperador hizo responsables a las clases superiores del cumplimiento de las liturgias de los humiliores, y a los funcionarios imperiales de los resultados de la requisa. Las guerras de Marco Aurelio habían sido, costeadas en buena parte con los recursos aportados por las liturgias. Las guerras de los Severos y la desesperada situación financiera, agravada en el transcurso del siglo III, convirtieron las liturgias en permanentes. Hubo propietarios que renunciaron a su patrimonio para librarse de este yugo insoportable. Las liturgias atemorizaban tanto a los contribuyentes como a los recaudadores responsables de su percepción.

Militarización de la sociedad romana

Progresivamente el Estado fue absorbiendo todo lo que quedaba. sin estatificar en la sociedad romana. Navieros, comerciantes, asociaciones de obreros libres: todos fueron organizados en corporaciones estatales militarizadas. Los servicios personales obligatorios, munera, se hicieron indispensables a un estado acorralado en sus fronteras por las amenazas de invasión, y sin recursos financieros para afrontar las tareas defensivas más urgentes: la edificación de las murallas de Roma, decidida por Aureliano; la construcción de caminos, indispensable para los movimientos de tropas y para los transportes que el abastecimiento del ejército y de la parasitaria población de Roma exigían.

La monarquía absoluta del siglo III completó la obra de militarización de la sociedad romana, que los Severos habían iniciado. Fue una verdadera revolución, de consecuencias trascendentales, realizada sin una planificación, por medio de recursos desesperados, adoptados a medida que surgían problemas de resolución inaplazable. Esa revolución iba a ser estructurada por el talento organizador de Diocleciano.34

5. La crisis espiritual

Estos tiempos inseguros y sombríos no eran propicios para las grandes creaciones del espíritu. Ni en el mundo griego ni en el latino encontramos en esta época filósofos, científicos, escritores o poetas de valía excepcional. El médico Galeno muere al empezar el siglo, el año 201, Plotino, profesor en Roma y amigo del emperador Galieno, es el único nombre excelso.

Sólo la ciencia jurídica alcanza ahora una esplendorosa madurez, con los grandes clásicos del Derecho romano: Papiniano, Julio Paulo y Ulpiano, consejeros de los Severos y teóricos del absolutismo político, pero también de la humanitaria doctrina de la igualdad de todos los hombres ante la ley, teoría que es el semblante más noble del Derecho romano.

Esta época de esterilidad creadora, se entrega, como muchas otras similares de la historia, a una beatería de la cultura: pululan numerosos maestros, que difunden doctrinas contradictorias de tiempos pasados; se escriben abundantes biografías de hombres mediocres: Vidas de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio, Banquete de los sofistas de Ateneo, Vidas de los sofistas, de Filostrato; las damas de las clases privilegiadas cultivan esta erudición superficial, esta superstición del libro, como una moda elegante; en torno a la emperatriz Julia Domna se reúne una especie de salón de Rambouillet.

La enseñanza

Pero la enseñanza de las clases superiores no fue desatendida. Algunos emperadores costeaban cátedras de lingüística, de literatura, de derecho, en Alejandría, en Antioquía, en Cartago, en Roma, en Milán, en Tréveris, en Autun. Estos centros de estudios superiores, con profesores a sueldo del estado y exentos de cargas fiscales, vivieron a comienzos del siglo III su época de mayor prosperidad.

Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda