Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Sintesis de la carta del apostol San Pablo a los romanos




Partes: 1, 2

  1. A manera de introducción
  2. La justicia de Dios en los capítulos 1 y 2 de la epístola a los romanos
  3. Bibliografía

A manera de introducción

No puedo precisar con exactitud cual fue la primera ves, y mucho menos cuantas veces he leído la carta de san Pablo "A todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados santos…," pero si se que con ella nos sucedió, aunque de forma inversa lo que le aconteció a Lutero cuando no pudo armonizar la epístola de Santiago con Romanos, que llegó a considerarla como una fruslería, llamándola epístola de pajas; al nosotros no poder armonizar a Romanos con Santiago, la llegamos a creer antievangélica, opuesta al Antiguo Testamento y fuera de orden epistolar paulino.

A medida que el tiempo fue trascurriendo, la doctrina de la justificación por la fe que esta carta contiene nos mostró que la tesis de Pablo contenida en ella es la mas grande que sobre la justificación por la fe se halla predicado, después de la explicación que el Eterno dio del mismo tema en el monte Sinaí a Moisés, y que como un pacto imperecedero se lo entregó en dos tablas de piedras. Esta carta o código de la Gracia de Dios fue la que inspiró a Agustín de Hipona a transformar su vida, y hacer frente al herético Pelagio, en unos escritos que lo sublimizan y le convierten en apologista de la fe y la salvación que Dios nos ha dado. Fue fruto de la lectura que Lutero trabó con esta carta que este se convirtió en hereje, y dio a la luz la palabra de Dios en la época en que el oscurantismo del papado tenía sumida a la humanidad.

Juan Calvino, es el autor de un comentario a ésta carta, como también escribió entre los adventista, a finales del siglo X1X, su comentario, el doctor E. J. Waggoner; pero es la exposición de Kart Barth a esta epístola la que despertó la piedad primitiva, y nació la neoortodoxia, para hacer frente al movimiento liberal de las iglesias evangélicas y protestantes.

Por ser una exigencia de éste curso de Exégesis Bíblica, vamos a trazar los rasgos que a vuelo de pájaro nos sugiere la simple del ológrafo de Tercio que fue llevado a Roma por Febe, la diaconisa de la iglesia de Cencrea, teniendo presente siempre que: "El Dios de paz quebrantará presto a Satanás debajo de vuestros pies", y será entonces cuando la gloria a de ser: "Al Dios sabio…por Jesucristo para siempre. Amen".

CAPITULO 1. Pablo trata en seguida que fue por medio de Jesús que él recibió, junto a todos los creyentes la gracia y el apostolado. Manifiesta su deseo de presentarse junto a ellos y trata asuntos de la común fe de ellos, siendo esto: "Porque en el Evangelio la Justicia de Dios s descubre de fe en fe,"esto es debido porque Habacub había dicho: "El justo por la fe vivirá".

Es en este momento que se abre un paréntesis para hablar del hombre que obra injusticia e impiedad para "detener con injusticia la verdad". El estado de este hombre es tan miserable que se niega a recibir las pruebas que Dios de su poder, grandeza y majestad ha dado, llegando en su ceguera a confundir a las criaturas con el Creador de las mismas, por lo cual dieron paso a la mentira. Por el hecho de haber creído la mentira en rechazo de la verdad en su forma de pensar, en modo de vivir, y en el sistema de adoración, a traído como consecuencia lógica la bajeza moral, la lascivia, la homosexualidad y el lesbianismo mas brutal, ya que son desconocidos por las mismas bestias.

Cierra el apóstol este primer capitulo diciendo cual es la situación de este tipo de hombres, a los cuales "…Dios lo entregó a una mente reprobada".

CAPITULO 2. En este capitulo 2 se presenta al hombre como inexcusable. En el se equipan a todos los hombres, todos son colocados en igualdad de condiciones, desde el moralista griego hasta el judío celoso de la Ley; no hay diferencia entre uno y otro, todos son iguales: Dios no hace acepción de persona, no tiene favoritos. Todos somos iguales para con Dios y delante de El.

El primer verso de este capitulo desautoriza a cualquier hombre para juzgar a otro, siendo la causa de esta desautorización: "…pues en lo que juzga a otro, te condenas a ti mismo". Todo juicio a de quedar para el día que Dios juzgue a los hombres con el juicio de verdad, juicio que guía al hombre al arrepentimiento. En ese juicio, a cada uno se le pagará según sus obras, con eso no se esta diciendo que las obras lo salvaran, pero sin las buenas obras, sin la comisión de la misma, nadie será salvo. Las buenas obras no salva, pero el no hacerla trae condenación.

En el verso 7 encontramos el premio que va de recibir los que aman la justicia: "vida eterna, a los que perseverando en bien hacer…" y en el versículo 8 se expresa la paga a los que buscan la injusticia: "pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad…"

Procede Pablo a tratar aquí una ley natural, un epitomen Divino, escrito en el corazón de todos los hombres, la cual hace que nadie sea excusado en el juicio de Dios, pues la conciencia de cada hombre es su defensora o su acusadora, y su corazón a de responder aprobando o no.

En este momento se establece un principio jurídico de Derecho Divino: "Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados".

Con este precedente jurídico queda establecido y aceptado el precedente jurídico de que nadie en el juicio de Dios puede alegar su propia ignorancia de la Ley, o lo que es peor, nadie puede alegar desconocer lo que Dios quiere que uno conozca, pues lo que El quiere que uno sepa de El o de su obra, ya El lo ha revelado.

Es este capitulo que aparece establecido el vinculo legal de la justificación por la fe, cuando en el verso 13 leemos: "Porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados".

La segunda sección del capitulo está dirigida contra los judíos, los cuales se ufanan de ser descendientes de Abraham, que tienen como suporte y norma de conducta la ley, argumentando que conocen la voluntad de Dios. Esos mismos judíos dicen ser guías de ciegos, luz en medio de las tinieblas, instructores de los indoctos y maestros de niños, porque el que no tiene la verdad es como un niño; ¿pero cumplen ellos lo que enseñan a los demás? Pues NO. Ellos son reos de violar el 7mo y el 8vo mandamiento del Decálogo, porque ellos mismos adulteran y roban, razón por la cual el Nombre Inefable de Dios es blasfemado, que es un equivalente a la violación flagrante del 3ro de los mandamientos que ordena no toma el Nombre de Dios en vano.

La violación de estos tres mandamientos, coloca a los judíos en el banquillo de los acusados en el tribunal del Dios, y le convierte en pasivo de la ira de su justo juicio; pero ellos que alegan en su favor como una circunstancia atenuante que tienen la circuncisión, ¿pero de que les aprovecha tener una herida en la carne si no tienen la Ley en el corazón? La que salva no es la Ley, es el Legislador el que da la vida al que se acerque a él por la fe. Aquí procede Pablo a mostrarle a los de la carne, que existe una circuncisión que Dios aprueba, la del corazón, así como existe otra nacionalidad de judíos, que es el que lo es en su interior, en su espíritu, el que lo es en la fe, el cual es descendiente de Abraham.

Los versículos 24-29 establecen una nacionalidad especial, la que Dios acepta, o en otras palabras, la nacionalidad o ciudadanía que se utilizara cuando los reinos de la tierra sean los reinos de Dios y de su Cristo, y esta es la de los judíos interiores, y dice que son judíos interiores todos aquellos que siendo judíos o no asiéndolos, hacen lo que Dios manda a que se haga.

Para aclarar un poco el concepto de una justificación jurídica como dijimos, no es una obra de las Letras de la Ley, sino una obra del Espíritu de la Ley, por lo cual el apóstol dice que el que obra conforme a la Letra es trasgresor de la Ley, según el versículo 27, y que el obra en el espíritu alaba a Dios, y esta es : "la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios", y esa es la alabanza que Dios pone en nosotros, que entonemos un canta tan armónico, que no tenga una sola nota que desafine con el pentagrama del cielo.

CAPITULO 3. El final del capitulo anterior nos decía que lo que se es en la carne no aprovecha, esto es la nacionalidad judía, el jus solis o el acto material circuncisión o fimosis, por cual inicia esta capitulo con estas dos interrogantes: ¿Qué ventaja tiene pues, el judío? ¿O que aprovecha la circuncisión?

La ventaja de la nacionalidad nos dice Pablo que es mucha, ya que: "Primero, ciertamente, les ha sido confiada la Palabra de Dios". Pues el hecho de que a una nación, a una clase social, o a un individuo se le encomiende la misión de ser el canal por el cual transite la Palabra, es más que suficiente, ya que es una distinción, que luego se ha de convertir en responsabilidad. Pero no todos los que recibieron la Palabra fueron dignos receptores de la misma, sino que algunos fueron vasos indignos, lo cual en vez de aminorar la veracidad y la fidelidad del Señor, la aumentó, hasta el extremo de que cuando ningún hombre sea digno de confianza, Dios y su Palabra seguirán siendo fieles y confiables. De esa misma forma, el hecho de que el hombre sea injusto no hace a Dios injusto al castigarlo, ¿o no se hace corrupto aquel que no castiga la corrupción? Pues entonces Dios se hace mas justo cuando castiga la injusticia, porque el que no castiga la injusticia ordena a que se continúe haciendo, y ser justo es un atributo de Dios.

Es en medio de este razonamiento que Pablo se plantea la interrogante que se plantea cualquier mente carnal, es la deducción lógica, de que si por mi mentira la gloria de Dios aumenta, ¿Por qué aun soy juzgado como pecador? Y prosigue con la imputación que se le hacia a los cristianos de su época: "Hagamos males para que vengan bienes". Como si Dios mas nos amara y complaciera en nuestros pecados, concupiscencias, lascivias y maldades; olvidando que si es cierto que ama al pecador, repudia, aborrece y odia el pecado.

A continuación se establece que "no hay justo, ni aun uno", y se prosigue con las palabras del salmista, en la cual se hace la radiografía del hombre carnal. Para que nadie se engañe, ni le quepa la menor duda, todo el mundo está sujeto al juicio de Dios: "ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de Él", siendo la misma Ley y los Profetas los que han manifestado la justicia de Dios, la cual se alcanza justamente se consigue: "…por medio de la fe en Jesucristo para los que creen en El".

Debe quedar claro a esta altura del capitulo 3, que no hay ninguna forma especial de uno alcanzar la justicia de Dios fue de la fe en Cristo, la Ley sólo señala el pecado, y por ella todos los hombres somos pecadores; para ser aceptado ante Dios, se nos dice que : " Siendo justificado gratuitamente por su gracia (de Dios) mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre,(la de Jesús), para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados". En este pasar por alto los pecados de los hombres, que es una equivalencia a declararlos justos y a no condenar al pecador por medio de la gracia de Dios, la sangre de Cristo Jesús, sacrificio que aceptamos por medio de un fruto del Espíritu Santo puesto en nuestros corazones, que es la Fe (Gálatas 5:22), es cuando encontramos a las tres Personas de la Trinidad interviniendo una tras otras y al unísono para rescatar al hombre caído. Nótese que no es uno solo el esfuerzo de rescatar al hombre, los tres en común acuerdo, encaminados a justificar al hombre que ha caído del árbol de la gracia, para ponerlo de nuevo dando Dios lo creó.

Pablo establece que el justo es Dios, y que El es el que justifica al que es de la fe de Jesús, por lo cual el hombre no tiene de que jactarse, pues no es justificado por sus obras, sino por su fe en Jesús, con lo cual se nos dice que si todos los gentiles, los que no son del pueblo de Israel, a los que no se le dio la Palabra, tienen fe en Dios, es tan Dios de ellos como de la judíos que tienen fe y son circuncidados. Dios es mas Dios del gentil con fe que del judío sin ella, porque es ese don gratuito del Espíritu lo que nos da la adopción y abre nuestra filiación para con Dios.

¿Luego por la fe invalidamos la Ley? ¿Nos vamos a convertir en antinomianistas, y como modernos iconoclastas vamos a echar por el suelo los mandamientos que el mismo Dios nos entregó como base y fundamentos de la justificación por la fe? La pregunta es retórica y la discusión que pueda salir de ella, bizantina, Pablo nos dice: "En ninguna manera, sino que confirmamos le Ley". Con lo cual el hombre que tiene la fe que justifica no invalida la Ley de Dios que le señala el pecado y le conduce a Cristo, que de lo contrario no encontrara la ruta de la cruz que le lleva al Perdonador.

CAPITULO 4. Como en el capitulo anterior se buscaba establecer si tenia alguna ventaja el pertenecer al pueblo de Israel, en este cuarto capitulo se establece la ventaja de la circuncisión, si es que existe alguna. "¿Qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia". Por lo cual no hay nada, según las insinuaciones del apóstol que se pueda hacer para que Dios nos tome en cuenta, nada fuera del ejercicio de nuestra fe, fe que para Dios se traduce como justicia, y como ya hemos apuntado es un Fruto del Espíritu Santo.

Si algo tiene el que obra, entonces no es de gracia, de gratis, de baldes, sin causa, sino por algo, por deuda. El que tiene la justificación de Dios, no la tiene por sus obras, por compra o por paga, tiene la manera de justificar que a él se le debía y que se le pagó, sino que su fe lo limpia, y le declara como justo, ¿acaso no es eso lo que dice David? "Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado". Esta bienaventuranza se alcanza tanto en la circuncisión como en la incircuncisión, que Abraham la alcanzó no estando circuncidado.

Pablo piensa que es mucho que se puede decir de nuestro padre espiritual, ya que su fe es modelo de la fe que salva, pues la incredulidad nunca anidó en su corazón. Independientemente de lo que se diga de Abraham, hablemos de nosotros, los cristianos de principio del siglo XX1, pues si nosotros creemos, esa fe nuestra de hoy, nos es contada ha justicia, y justicia en esta carta a los romanos significa perdón de los pecados, ser tenido por justo, pues ya fuimos limpiado por la sangre del Cordero de Dios que quita los pecados del mundo, por eso dice el apóstol: "Esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro". Y ese Jesús que fue levantado por el Padre fue "resucitado para nuestra justificación".

Si solamente podemos creer esto, somos salvos por la fe y justificados delante de Dios por la sangre de su Hijo, y confirmados por el Espíritu Santo. Oro a Dios para que esto sea una realidad en mi vida.

CAPITULO 5. Este capitulo se inicia con una afirmación categórica, en la cual de una manera olímpica dice el santo apóstol: "Justificados, pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo". Ya llegamos a la clave, por medio de la fe somos justificados, ya no tenemos mas de que preocuparnos en lo concerniente a nuestras antiguas disputas y rencillas, causa de nuestra enemistad con Dios, ya que nuestro Mediador es Jesús, y una vez confirmados en la fe, podemos gloriarnos, no de nuestras obras, no de que podamos hacer, sino de la gracia de Dios que cada día nos cimenta mas en el poder salvador del que murió por nosotros. Por los meritos de nuestro Mediador podemos acercarnos al Trono de la Gracia. Cuando somos asaltados en el camino de las tribulaciones, las cuales nosotros por nuestras propias fuerzas no podemos vencer, podemos poner nuestra confianza en que nos llegará auxilia de parte del Consolador, a sabiendas que las pruebas producen la esperanza, y con ellas la esperanza crece abonada por el amor derramado dentro de nuestros corazones una vez que fuimos justificados por Jesús.

Así es que primero por la gracia de Dios somos declarados justos por la sangre de Cristo, y luego cuando en nuestros corazones nace el amor para con Dios, no que nosotros hallamos sentido amor primero, sino que ese amor es un fruto de la justificación que se alcanza por la fe.

Sabiendo el apóstol que existen tres tipos de personas: los justos, los buenos y los impíos o pecadores, nos dice que para con Dios nosotros no éramos justos, ya que la ley nos condenaba; no éramos buenos, pues nuestros pies se encaminaban de continuo al mal; sino que éramos impíos. Y en ese estado, sin ninguna relación con Dios, cuando nuestro estado era mas alérgico, es cuando Dios interviene: "Siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros". Esa muerte de Cristo es la que nos justifica, es la que nos declara inocentes en el juicio de Dios; porque para que nuestras ropas sean blancas, hay que levarla con la sangre del Inmaculado Hijo de Dios. Es la muerte del Hijo la que nos une con Dios, y una vez unidos, somos salvos cuando creemos que el murió por nosotros y en lugar nuestro.

El versículo 12 nos dice que los hombres pasaron a ser pecadores por medio de un pecado que le fue imputado, el pecado de Adán, pero no es que el hombre es pecador porque peca, el hombre peca porque es pecador, y de Adán heredamos la naturaleza pecaminosa, somos condenados no porque Adán halla pecado, sino por que nosotros pecamos: "ya que el pecado pasó a todos los hombres, pues todos los hombres pecaron". Yo merecía la muerte no porque Adán pecó, sino porque yo pequé. Pero a renglón seguida viene el antídoto al pecado de Adán, al mió y al de toda la humanidad: "Por la obediencia de uno (Jesús), los muchos serán constituidos justos". Por lo cual si el pecado, la desobediencia de la Ley trajo la muerte, que fue lo que se nos imputó por medio de Adán, por Jesús somos constituidos hijos, heredero de los bienes del cielo, y se nos otorga como premio: "La vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro".

CAPITULO 6. Cuando el apóstol dice: "Pero la Ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundo, sobreabundo la gracia". 5:20, es la forma de pensar de aquellos que decían: "Hagamos males para que vengan bienes", 3:8; lo cual es un equivalente a confundir el amor de Dios diciendo: "Pequeños mucho para que Dios nos ame mas". Todo esto viene a ser refutado por el santo, el cual se da a explicar diciendo, que como es que: "Los que hemos muerto al pecado, ¿Cómo vivaremos aun en él?".

Que nadie olvide, que al ser sepultado en las aguas del bautismo, lo hicimos como un símbolo de la muerte de Cristo, y si en realidad fuimos sepultado con Cristo, ¿Cómo continuaremos haciendo las cosas que nos hicieron morir. Si en realidad nuestro bautismo es símbolo de la muerte al pecado: "El que ha muerto, ha sido justificado del pecado".

El que está en Cristo no debe amar el pecado, porque Cristo, a quien nuestros pecados le fueron imputado sin El haberlo cometido, por su resurrección nosotros debemos considerarnos: "Muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús". Así es que si estamos muertos al pecado y vivimos en Cristo:"No reine, pues, el pecado en vuestros cuerpos mortales…ni presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad…"

Por lo tanto no debemos ser esclavos de nadie, sino "siervos de la justicia", y al convertirnos en siervos de la justicia somos libres del pecado, ya que no hay relación entre ambos: "Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libre de la justicia", pero una vez libres del pecado: "Tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin la vida eterna".

Esto es lo que se consigue con ser siervo de la justicia, una vida eterna que no hemos merecido, porque de perseverar en nuestros pecados se nos pagaría con la muerte, porque la paga del pecado es muerte.

CAPITULO 7. Este es el capitulo de la autobiografía espiritual de Pablo, el se puede resumir diciendo: "Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco". Toda mujer casada está sujeta a su marido mientras este esté vivo, pero cuando éste muere, el matrimonio se disuelve y esa mujer ya no está ligada a ningún hombre, sino que queda libre para unirse con quien ella desee; también los cristianos ya no están unidos a la Ley como esposa y esposo, porque Cristo era esa Ley, por lo que leemos en el versículo 4: "…habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos frutos para Dios". Es por eso que esa Ley murió con Cristo, por lo cual no estamos en la carne, aunque vivamos en ella, por la resurrección hemos escapado de la muerte, razón por la cual ya no debemos obedecer: "Las pasiones pecaminosas que eran por la Ley".

Al haber muerto al pecado, libres de la Ley, desde ahora nos encontramos: "…bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra". Pero en vista de que la Ley es venida para que el pecado aumente, según leímos en el Cáp. 5:20, no seria justo el que uno se interrogue diciendo, ¿es pecado la Ley que nos enseña el pecado, sin la cual no hay pecado y la que hace que el pecado abunde?

Si la Ley ordena que a de ser muerto el homicida, ella misma comete homicidio, ¿Por qué la Ley que señala el pecado, ella misma no es pecado? Este razonamiento es rechazado de una manera tajante y categórica por el apóstol cuando nos dice: "En ninguna manera". ¿Por qué? Porque la Ley señala el pecado sin contaminarse, de la misma manera que las estrellas guían a los marineros sin que por eso ellas tracen una señal sobre las aguas, la Ley señala el pecado sin que ella llegue a pecar con su señalamiento.

La Ley, que no es mas que una emanación de la voluntad de Dios, es el fundamento de su carácter, y por eso: "De manera que la Ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno". Y esa Ley que es la voluntad de Dios, en mí, que no hago la voluntad de ella vino a ser de muerte, pues yo soy carnal, y esa carnalidad debemos entenderlo y saber: "Que la Ley es espiritual…" así es que yo mismo no se lo que quiero, y mis impulsos son contrarios a la voluntad de Dios, por lo cual contrario a lo espiritual y a su santa y justa voluntad. De manera que nadie desmaye si no puede hacer lo que la Ley manda, pues mientras estemos en la carne, vamos a desear lo malo, lo transitorio y material, y como la Ley es espiritual, ella choca conmigo, pero: "…según el hombre interior, me deleito en la Ley de Dios".

Que miserables somos, pues queremos hacer el bien que nuestro hombre interior y espiritual desea, el hombre que tiene la circuncisión del corazón, pero no podemos, sino que sedemos al mal, a los apetitos del hombre carnal, hombre que con sus obras nos lleva a la muerte. Así es que nosotros estamos en dos aguas, sirviendo a Dios y al pecado, a la vida y a la muerte, por lo cual debemos dar: "Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro", que nos hace en los rudos combates de esta vida mas que vencedores por medio de su sangre.

CAPITULO 8. Si este capitulo debiera tener un nombre, ese fuera: Para que la justicia de Dios se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al espíritu.

En el capitulo 5 Pablo nos recuerda que somos justificados por la fe, y que nuestras enemistades para con Dios ya habían cesado, pues el Hijo de Dios murió en lugar nuestros, para traernos la reconciliación, ya que su vida sin pecado fue aceptada por la de nosotros. En el capitulo 6 nos encontramos muertos al pecado y vivo en Cristo; el capitulo 7 nos presenta nuestra situación de que somos libre de la Ley, de que no vivimos mas en la carne, aunque mientras dura esta vida mortal estaremos en la encrucijada de obedecer a Dios con nuestro espíritu o a nosotros misma en nuestra carne, una para vida y otra para muerte; pero como cada uno es libre para elegir, delante de nosotros están la vida y la muerte.

Este capitulo, al que gracias a Dios un copista agregó una coletilla al final del primer versículo nos trae las alegres nuevas de lejanas tierras, las cuales son dulce como la miel, fresca como la nieve y aromática como las frutas del Trópico: "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús", y es que el que esta en Cristo, El no le hecha fuera, el es nuestro abogado y juez, El nos defiende y nos consuela, pero el copista posterior agrega, como para que nadie se descuide: "los que no andan conforme a la carne, sino conforme al espíritu". Sin tan solo se pudiera creer esto, comprenderíamos que estamos en la vida, si escogemos a Cristo, justificados por Dios y llenos de gracia, y para el que goza de estas bendiciones, el pecado y la muerte no puede nada contra él.

No olvidemos que esa dualidad que existe como una realidad en nosotros: Carne y Espíritu, se encuentran enfrascadas en una lucha singular y terrible; el servir o el no servir a Dios, lo que puede ser llamado, el conflicto del hombre. Todo hombre que vive en Jesús, esta muerto a la carne y viviendo en el espíritu, o de lo contrario, vivo en la carne y muero al espíritu. El versículo 13 es paradójico y contradictorio a la mente carnal: "…porque si vivís conforme a la carne, moriréis, mas si por el espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis". Así es que no hay porque preocuparse por este mundo, pues nos espera una gloria mas grande que los goces que podríamos alcanzar viviendo en la carne, gloria esta que no se ha manifestado, y que la misma creación conserva en su seno, para darla a conocer, y al no poder expresarla, gime y sufre, y nosotros, los que fuimos conocidos de Dios, a los cuales se nos predestinó para que fuésemos iguales al Hijo, por medio de su muerte y resurrección, fuimos justificados y nos encontramos en el proceso de la santificación para luego ser glorificados y librados de este estado, por el cual estamos sufriendo.

En lo que llega todo lo que el Señor nos ha ofrecido y que nos tiene aparejado, se nos da esta promesa, como un anticipo de esperanza: "Antes, en todas estas cosas somos mas que vencedores por medio de aquel que nos amó". Con este amor en nuestros corazones, amor que no es nuestro, sino que el Espíritu Santo lo ha derramado en nosotros, y en el que somos victoriosos, por lo cual estamos seguros de que : "Ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro".

CAPITULO 9. Este capitulo trae unas palabras de aliento para los gentiles y una invitación a la reflexión a los judíos: no los que son hijos de la carne son los hijos de Dios, según los que son hijos según la promesa son contados como descendientes.

Aquí se resalta de nuevo las ventajas que tiene el ser israelita según la carne, tal y como se encuentra en el capitulo 3, pero que ahora se entra en mas detalles: "Por los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la Ley, el culto y las promesas". Es por Israel que nos ha llegado a nosotros todas esas bendiciones, y como si faltara algo: "de quienes son los patriarcas", pero aun falta lo mejor y mas importante, el bizcocho que se deja para ultimo: "…y de los cuales, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas". Que mas se puede pedir, Cristo es Dios, es Dios el Hijo, la segunda persona de la Deidad. El vino a ese pueblo que lo rechazo, por lo cual dice Óseas: "Llamaré pueblo mió al que no era mi pueblo, y a la no amada, amada". Porque al que cree en el nombre del Hijo, el Padre le ha dado la potestad de ser llamado hijo de Dios, esto es a los que creen en su Nombre. Esta promesa no solo es para los judíos que creen, sino también para nosotros los gentiles, a los cuales nos ha tocado vivir en los finales de los tiempos. Por eso dice Pablo, nuestro apóstol exclusivo: "Que los gentiles (esto es nosotros), que no iban tras la justicia, han alcanzado la justicia que es por la fe; mas Israel, que iba tras una ley de justicia no la alcanzó". Y todo esto nos a alcanzado a nosotros, pera que veamos el cumplimiento de la promesa expresada a moisés: "Tendré misericordia del que yo tengo misericordia y compadeceré del que yo me compadezca". Es por eso que dice el apóstol que nosotros somos justificados por la fe, somos declarados inocentes por la sangre de Cristo, y la misericordia de Dios: "…así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

Por lo cual nosotros no tenemos calidad para altercar con Dios, ya que es por su mucho misericordia que todos, seamos o no israelitas tenemos derecho para asirnos de Jesucristo, de tal forma que todo: "…el que creyere en El, no será avergonzado".

¡Que hermosa promesa¡ Y todas son nuestras, con tal de que extendamos la mano de la fe y las tomemos.

CAPITULO 10. La idea central de este capitulo bien puede ser este postulado: "Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación".

En la primera parte de este capitulo, Pablo expresa a los destinatarios de esta carta: "…el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación", porque ellos no son mas que: "mis parientes según la carne", Cáp. 9:1.; aunque comprende que ellos según una justicia propia, distinta de la justicia de Dios, llegando a ignorarla, por lo cual: "…no se han sujetado a la justicia de Dios".

¿Que pide Dios de los judíos y de nosotros los gentiles con relación a su promesa? "Que si confesare con tu boca que Jesús es el Señor, y creyere en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, será salvo". Esa es la opinión del apóstol, y para robustecer su concepto sobre la salvación que Dios nos da por medio de Jesucristo su Hijo, echa manos de la Escritura, y cita donde dice: "Todo aquel que creyere, no será avergonzado".

Pablo quiere dejar establecido un precedente sobre el tema que trata, para lo cual de nuevo cita la Palabra Inspirada: "Todo aquel que invocara el nombre del Señor, será salvo", esto es, todo el que le adorare, porque para adorarle e invocarle es necesario reconocer al Señor Jesús como su Dios, y todo el que pone su confianza en El, jamás es defraudado.

En este texto encontramos que creer y confesar pueden ser tenido como sinónimos, porque: "Con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación". Por lo cual es necesario que se predique el Evangelio de Jesús para que todos los hombres lo digan, lo crean y puedan invocar, que es adorar, a sabiendo que la fe viene por el oír: "…y el oír por la Palabra de Dios". Esta es la razón por la cual no debemos retener la Palabra del Señor, para que de nosotros se pueda decir: "¡Cual hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas¡", y así no nos convirtamos como aquel pueblo del cual se expresa el mismo Dios con dolor: "Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor".

CAPITULO 11. Así como el capitulo 7 es de la lucha del hombre espiritual contra el hombre carnal, este capitulo es el del dilema que si por gracia, ya no es por obras, de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia, de otra manera la obra ya no es obra.

Merece que en este capitulo nos hagamos la pregunta: ¿Ha desechado Dios a su pueblo?, esto es como si nos dijéramos: ¿Los israelitas que lo son por nacionalidad, no tienen ninguna parte con Dios? La respuesta que nos da el apóstol es: "En ninguna manera". Y un ejemplo de eso es que él mismo es israelita: "Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín".

Mas tarde, y en otra epístola, el apóstol dirá: "Aunque yo tengo también de que confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de que confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreo; en cuanto a la Ley fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a justicia que es por la Ley, irreprensible". Filipenses 3:4-6. Esto lo dice el apóstol para equipararse con el profeta Elías, y de la misma manera que en los días de este profeta, el Señor decía: "Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado sus rodillas delante de Baal". De ese mismo Israel: "Ha quedado un remanente escogido por gracia".

Es así que para todos los hombres ir a Dios, sean israelitas o gentiles, es necesario cubrirlo con el manto de la gracia de Dios, manto tejido en el telar del cielo y en el cual no hay una sola hebra de la obra humana. Para que ningún gentil se sienta orgulloso ni se ensoberbezca, se nos dice: "Mira, pues, la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permanece en ese bondad; pues tú también serás cortado".

Como no tenemos forma de que nosotros podamos entender y comprender la sabiduría, la ciencia y los caminos del Eterno, solo podemos decir que Dios: "Sujetó a todos en su desobediencia, para tener misericordia de todos". Y es que por este acto de misericordia: "A Dios sea la gloria por los siglos. Amén".

CAPITULO 12. Este capitulo se inicia con un ruego del apóstol, el cual llama a la razón de todos los que han muerto al pecado y resucitado en el espíritu, para: "…que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional".

Luego procede a comparar a la comunidad cristiana con un cuerpo, en el cual todos los miembros, aunque tienen diversas funciones, tienen un objeto en común, hacer que el cuerpo funcione en armonía, como una orquesta sinfónica. De modo que cada uno de los miembros que constituyen el cuerpo, que es la Iglesia, deben buscar el crecimiento de los demás en el empleo de los dones que por la gracia de nuestro Dios tenemos. "El que profetiza que lo use conforme a la medida de la fe, el que esta llamado a servir, que sierva, y el que tiene el don de la enseñanza que haga uso de él; lo mismo hará el que exhorta, el que reparte, el que preside, y el que tiene el don de la misericordia.

Cuando estos siete dones que nos son dados por la gracia de Dios, sean usados en la forma que el Espíritu lo requiere, es entonces cuando seremos: "Gozosos en la esperanza, sufridos en la tribulación, constantes en la oración".

Luego se nos da una serie de consejos útiles y prácticos, los cuales teje como un manual de urbanidad cristiana, entre los cuales se encuentra uno que fue difícil del cumplir por el mismo apóstol: " Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres", y esto lo decimos por la vida de persecución que le toco vivir; pero al final de todo esto, nos aconseja: "No seáis vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal".

CAPITULO 13. Este capitulo podría tener un encabezado que diga: El Amor no Hace mal al Prójimo, así que el cumplimiento de la Ley es el Amor.

Este capitulo debe de haber sido el texto de las Escrituras favorito de Bousseut, el gran orador francés, tenido como el orador de los príncipes y el príncipe de los oradores, es en este texto se establece de manera diáfana y meridiana el principio de que toda autoridad viene de Dios, y Pablo lo dice con estas palabras: "…porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas". Y estas autoridades no pueden ni deben ser estorbadas, porque los que lo hacen: "…acarrean condenación para sí mismo…De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste".

Las ideas antes expuestas estaban fija en la mente del apóstol, pues en la primera carta que le escribió a Timoteo le había escrito: "Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acción de gracia, por todos los hombres; por todos los reyes y los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en todo piedad y honestidad".

La base de obedecer a las autoridades está fundada, no en preceptos humanos, sino en un precepto Divino, precepto este que según una escuela rabínica: "Lo que es mas de esto es comentario", y este precepto, mandamiento, ley, ordenanza, decreto, o norma es: "Amaras a tu prójimo como a ti mismo," y esto es así, porque: "…el que ama al prójimo, ha cumplido la Ley".

¿Pero a que Ley es a la que Pablo se refiere? Pues sencillamente la Ley se resume de esta manera: "No adulteraras, no mataras, no dirás falsos testimonio, no codiciaras, y cualquier otro mandamiento…"

Es en vista de que las horas de la noche ya están avanzadas, y el día en el cual se ha de mostrar nuestras vestiduras, no vestiduras viles y cosidas con hojas de higueras o con nuestras suficiencias propias: "…sino vestíos del Señor Jesucristo,…" que está a las puertas".

CAPITULO 14. Esta capitulo está estructurado en un solo párrafo, no presenta ninguna división interna y podría ser titulado: Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno de nosotros muere para sí, porque en él se trata sobre el amor en algunos aspectos dudosos de la vida del cristiano.

De los 23 versículos que consta, un resumen bien extractado de los mismos se podrían leerse de esta manera: "Pero tú, ¿Por qué juzga a tu hermano? O tú también, ¿Por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque esto está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. Así que, ya no nos juzguemos mas los unos a los otros, sino mas bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano". Versos 10-13.

Los versos 17 y 19 nos dicen cual es el objetivo del cristiano: "porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo…así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutuo edificación". Si a esto le agregamos la fe, porque todo lo que se haga tiene que ser hecho, movido y fundamentado sobre este monosílabo, porque de lo contrario: "…todo lo que no proviene de la fe, es pecado".

CAPITULO 15. Esta capitulo es una especie de continuación del 14, ya que se nos continua llamando a la humildad, a la paciencia y a la tolerancia para con todos los hermanos, y el alegatos que se nos hace es, que cuando nosotros éramos débiles, todos nuestros pecados recayeron sobre Cristo, razón por la cual se nos invita a: "recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para la gloria de Dios". Cuando se cumpla los que se nos indica, se cumplirá aquella promesa tocante a nuestro Señor Jesús, en la cual se expresa: "Por tanto yo te confesaré entre los gentiles, y cantaré a tu nombre".

Todos los gentiles se alegraran y alabaran a Dios, este todo debe ser entendido como los gentiles que han aceptado el llamado del Señor y han hecho de Jesús su único suficiente salvador personal, pues Isaías había profetizado que entre las naciones se iba a sacar una: "ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo".

El apóstol explica su ministerio, y la demarcación geográfica del mismo, el cual esta ya concluido en Roma, ciudad que espera visitar cuando este de viaje para España; también da su testimonio de agradecimiento por la ofrenda llegada de Macedonia y Acaya, así como le pide a los hermanos romanos que oren por él, pues desea que los resistidores de la verdad están en Judea sea llevado a esa verdad.

CAPITULO 16. El inicio del cierre de esta epístola, es una carta de recomendación para la hermana Febe, mujer piadosa: "…la cual es diaconisa en la iglesia de Cencrea", y le pide a los hermanos que la reciban con la hospitalidad que es digna de los santos, ya que ella la tiene remecida: "…porque ella ha ayudado a muchos y a mi mismo". ¡Que buen testimonio¡

Esa Febe es la que desde Corinto lleva la carta que Pablo acaba de dictar, a sus destinatarios la o las iglesias de Roma, capital del imperio.

En la carta encontramos saludos para una pareja de esposos, Aquila y Priscila, los cuales al salir huyendo de Roma se establecieron en Corinto, y con ellos vivió el apóstol, "trabajando juntos, pues el oficio de ellos era hacer tiendas", Hechos 18: 1-3. Estos fueron los esposos que le mostraron el camino del Señor aun "…varón elocuente, poderoso en las Escrituras", llamado Apolo, Hechos 18: 24.

Una extensa lista de hermanos en la fe, 36 en total. Entre los que se encuentran parientes, colaboradores de Pablo y compañeros de sufrimientos, todos reciben los saludos del apóstol, a los cuales el tenia presente, ya que juntos se habían gozado en el Señor, pero también habían sufrido por causa del mensaje. A todos los insta a que se mantengan firme en la fe, no haciendo caso a los que "…con suaves palabras y lisonjas engañan a los corazones de los ingenuos".

Los compañeros de Pablo en Corinto también envían sus saludos a los hermanos distantes, entre ellos Timoteo y Gayo, el hospedador del apóstol, el amanuense de Pablo, Tercio, da su saludo; pero lo extraño es que ninguno recuerda dar sus saludos a Pedro, que parece que no vivía en Roma.

Se despide el apóstol Pablo deseando que todos sean confirmados en el Evangelio, por la gracia de nuestro Señor y de su Padre. Amén.

La justicia de Dios en los capítulos 1 y 2 de la epístola a los romanos

Capitulo 1,

1.1. Definición del concepto justicia:

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, define de la siguiente manera el concepto de justicia, palabra que hace proceder del latín iustitia, de la siguiente manera:

1. f. Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda