Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Técnicas de masaje y ejercicios físicos terapéuticos para el esguince de muñeca




  1. Resumen
  2. El masaje y el ejercicio físico terapéutico y sus particularidades
  3. Descripción funcional de la estructura anatómica de la mano
  4. Breve descripción anatómica de la articulación de la muñeca
  5. Clasificación de los esguinces de muñeca
  6. Factores predisponentes
  7. Selección de los masajes de digiropuntura, ejercicios físico – terapéuticos, masaje de recuperación y técnicas de drenaje linfático manual
  8. Conclusiones
  9. Recomendaciones
  10. Bibliografía

La práctica del deporte produce beneficios, sin embargo también conlleva riesgos.  Al efectuar cualquier actividad deportiva se puede sufrir alguna lesión a causa de un golpe directo, una torsión o, simplemente, por un movimiento repetitivo de alguna parte del cuerpo.

En el boxeo las lesiones son muy frecuentes debido a su naturaleza de ser un deporte de contacto donde interactúan dos púgiles. Las estadísticas demuestran que la mayoría de las lesiones del boxeo afectan, la muñeca, los dedos de las manos y el codo; dentro de ellos los más frecuentes son los que se presentan en la muñeca. Cualquier dolor de muñeca debe considerarse un problema serio hasta que se demuestre lo contrario. Si una lesión de muñeca no recibe el tratamiento adecuado debido a un error de diagnóstico puede desarrollarse problemas crónicos muy dolorosos. En el caso de las lesiones de muñeca pueden ser contusiones menores, distenciones, ganglios inflamados, tendinitis y principalmente esguinces.

Los esguinces pueden ser leves, moderados o severos, dependiendo del grado de compromiso de las fibras de las que está compuesto un ligamento. Mientras más fibras estén lesionadas, más severo es el esguince.

En caso de esguince se encontrará un dolor exacerbado por el movimiento, hinchazón y una leve impotencia funcional.

Desarrollo:

La escuela cubana de masaje terapéutico utiliza seis manipulaciones básicas para lograr el restablecimiento de las personas: roce, fricción, amasamiento, percusión, vibración y deslizamiento de la piel, las que se aplican en ese mismo orden cuando son necesarias todas, pues puede suceder que al evaluar a un paciente, no sean necesarias todas las manipulaciones. Entonces hay que saber seleccionar cuales son las necesarias y aplicarlas en el orden establecido.

Existen diferentes autores que plantean definiciones de masaje, entre los que encontramos los siguientes:

Hernández (2003) lo define como una "experiencia relajante, donde sus efectos no solo son a nivel físico, la mente también responde al toque humano."

"El masaje es una buena forma de mejorar la salud y conciencia corporal. El sentido común revela que exista una estrecha unidad cuerpo- mente. Cuerpo y mente que no pueden estar separados, todo lo que influye en uno afecta al otro" (Pórtele (2003).

Rotiner (2002) lo define como: "Amasar, Friccionar, manipular y combinar variadas maniobras basadas esencialmente en movimientos y presiones aplicadas sobre el cuerpo."

"En la actualidad el masaje se considera como un método científico corroborado en la práctica, para mantener y restablecer la capacidad de trabajo influyendo en todo el organismo a través del sistema nervioso." (Herrera, 2001)

Es un arte manual que constituye un método terapéutico externo que según Lavery (2003) bajo la guía de las teorías fundamentales de la medicina tradicional china, toma como base material el qi (energía vital), xue (sangre), jing (esencia) y jinye (líquidos corporales), apoyándose en las teorías del sistema de jing-luo (los canales y colaterales) y de zang-fu (vísceras y órganos), a través de las manipulaciones sobre los sitios determinados en la superficie del cuerpo humano, regula el estado fisiológico y patológico del organismo y logra curar las enfermedades.

Para Biriukov (2003), el masaje constituye un conjunto de manipulaciones que debidamente dosificadas ejercen una acción mecánica y refleja sobre los tejidos y órganos. Técnicas fisioterapéutica preferiblemente manual o mecánica con el objetivo de manipular, movilizar, sedar o estimular la piel, músculos, ligamentos, tendones, articulaciones y vísceras con efectos locales y sistémicos mediante presiones en distintas partes del cuerpo.

Al analizar las definiciones citadas anteriormente, podemos concluir que

Todos los autores coinciden en la existencia de importantes elementos que son necesarios tener en cuenta, como son la función y la clasificación del masaje el que resulta un importante medio para potenciar la salud del hombre.

El autor se adscribe a la definición dada por Biriukov (2003), por considerarla más explícita, es decir, no hace referencia a manipulaciones como algo aislado del restablecimiento de la capacidad corporal sino que interrelaciona estos elementos como un todo reportando beneficios al organismo humano. Haciendo alusión a terapias alternativas como la reflexología que son el reflejo de cada componente del organismo. La actuación sobre esas zonas, puede ayudar a mejorar las funciones de órganos y aparatos, para que recuperen el equilibrio perdido o se opongan a la agresión de agentes capaces de desarrollar enfermedades.

El ejercicio es definido como: Conjunto de movimientos corporales que se realizan para mantener o mejorar la forma física (encarta 2009)

Por lo tanto los ejercicios físicos terapéuticos consisten en la aplicación de ejercicios físicos con fines profilácticos y medicinales para lograr un rápido y completo restablecimiento de la salud, de la capacidad de trabajo y la prevención de las consecuencias de todos los procesos patológicos.

Los ejercicios físicos terapéuticos son un conjunto de métodos que tiene como finalidad la recuperación de una actividad o función perdida por traumatismo o enfermedad (encarta 2009)

Según F. Horsford es un proceso de recuperación de la salud y la capacidad de trabajo de los enfermos.

Para Rafael Vega Racuay es un método terapéutico por medio de los movimientos activos y pasivos de todo el cuerpo o de alguna de sus partes.

La mano está compuesta por veintisiete pequeños huesos. Ocho de los cuales están en el carpo, cinco en los metacarpianos y catorce en las falanges. Para realizar la presión, la mano adopta diferentes formas, por ejemplo, para coger superficies planas, se extiende y se aplana, mientras que para sostener objetos voluminosos forma dos arcos en su sentido transversal, el carpiano y el metacarpofalángico. En el sentido longitudinal forma los arcos carpometafalángicos, de los cuales el del índice es el más importante pues realiza la oponencia con el pulgar durante la ejecución de la pinza. En el sentido oblicuo, el arco de oposición del pulgar opone éste con el meñique.

Las articulaciones metarpofalángicas son de tipo condíleo y tienen movimiento en dos sentidos: flexoextensión y oblicuo. En cada lado de la articulación metacarpofalángica existen dos ligamentos: el metacarpoglenoideo y el lateral. Este último tiene su inserción un poco hacia la parte posterior de la cabeza del metacarpio, por los cual se tensiona y adquiere su mayor longitud en la flexión, se relaja y se acorta en la extensión. De ahí que los movimientos de abducción y aducción con la articulación en flexión están limitados o ausentes. El arco de movimiento de la flexión es de 0° a 90° en el índice y va aumentando hasta llegar a 100° en el quinto dedo.

El movimiento lateral se observa principalmente en el índice con este en extensión. Si se combina la aducción – abducción con la flexoextensión se logra algún grado de circunducción, el cual hace que este dedo con situación privilegiada sea el indicador.

Las articulaciones interfalángicas son de tipo troclear y poseen solo un tipo de movimiento, la flexoextensión. También tiene un fibrocartílago glenoideo el cual en flexión se desliza sobre la base de la falange proximal.

Los ligamentos de esta articulación son los falangoglenoideos y los laterales.

Por su inserción y conformación estos últimos se tensionan en flexión y relajan en extensión.

El arco de movimiento de las interfalángicas va de 0° en extensión a una flexión que varía entre 90° y 135°, siendo más amplio en el quinto dedo.

Prácticamente no existen movimientos de lateralidad, aunque puede haber flexión oblicua durante la oponencia de los dedos pulgares.

Una articulación es una relación de dos o más huesos entre los cuales es posible establecer un desplazamiento o reconocer un componente de protección o sostén del sistema.

La muñeca está formada por numerosos huesos y es el lugar donde se articulan la extremidad distal de los huesos que forman el antebrazo: el radio y el cúbito con el carpo.

El carpo está formado por ocho huesos pequeños que se disponen en dos filas; una proximal (la más cercana al cuerpo) que se articula con el cúbito y el radio; una fila distal que se articula con los metacarpianos (huesos que forman la mano).

Los huesos que incluyen la fila proximal son el escafoides, semilunar piramidal y pisiforma si los nombramos desde el que está más exterior (próximo al dedo), la segunda fila la forma el trapecio, trapezoide, grande y ganchoso.

Las estructuras que dan estabilidad a la articulación son ligamentos interóseos, los ligamentos extra-articulares y la cápsulas articulares, ya que solo tiene una inserción de un tendón, por lo que la estabilidad depende solo de las estructuras capsulo-ligamentosas.

Hay cuatro ligamentos extra-articulares: el colateral externo e interno, el anular anterior y el anular posterior.

Los movimientos de la muñeca son los que realiza la mano sobre el antebrazo y son los de rotación, los de flexión - extensión y los de desviación cubital (hacia adentro) y desviación radial (hacia fuera).

Basándose en la exploración clínica, la mayoría de los autores coinciden en clasificar el esguince de muñeca en tres grados.

Para Rodríguez A. un esguince de muñeca es un violento estiramiento excesivo de uno o más ligamentos de la articulación de la muñeca. Como en el tobillo y la rodilla existen tres tipos de esguince de muñeca:

Esguince leve (grado I): Un esguince leve es el desgarramiento de algunas fibras del ligamento sin pérdida de función. El periodo medio de recuperación para un esguince de muñeca leve es de 2 a 6 semanas.

Se puede comenzar a partir del segundo día con ejercicios de flexión y extensión, es conveniente utilizar una muñequera o un vendaje funcional al reanudar la actividad deportiva (generalmente a partir de la segunda semana).

Esguince moderado (grado II): En el esguince moderado se produce una ruptura de una parte del ligamento con alguna pérdida de función. El periodo medio de recuperación para un esguince de muñeca leve es de 6 a 8 semanas.

Se puede comenzar a partir del segundo día con ejercicios de flexión y extensión, es conveniente utilizar una muñequera o un vendaje funcional al reanudar la actividad deportiva (generalmente a partir de la segunda semana).

Esguince grave (grado III): Este tipo de esguince se puede apreciar la ruptura completa o total separación del ligamento del hueso, la pérdida de función es total. Un esguince grave requiere intervención quirúrgica, su periodo de recuperación oscila entre las 8 a 10 semanas.

Debe ser evaluado por un traumatólogo que decidirá si se aplica tratamiento ortopédico o quirúrgico. Los resultados son similares por ello la mayoría se deciden por el tratamiento no quirúrgico.

En las primeras 48 horas se actúa igual que en los esguinces leves: elevación de la extremidad, vendaje compresivo, aplicación de hielo (las primeras 48 horas: 20´ cada 2 – 3 horas, luego 15´cada 8 horas). Cuando la inflamación haya cedido (generalmente en una semana), adaptaremos una inmovilización (fija o removible) durante tres semanas.

Pasado este tiempo es aconsejable 2 – 3 semanas de tratamiento con un fisioterapeuta para iniciar movilizaciones y ejercicios isométricos.

Las lesiones deportivas influyen en lo físico y también en lo emocional del deportista.

Muchas de las investigaciones realizadas se basan sobre aspectos fisiológicos de las lesiones desde la biomecánica del movimiento hasta las limitaciones y deficiencias de los entrenamientos. Sin embargo ahora se está incrementando la toma de conciencia de los factores sociales y psicológicos que tienen efecto cuando se produce una lesión.

Para prevenir desde ambos aspectos, tanto físicos como psicológicos, habría que tener en cuenta:

En relación con el entrenamiento, sería importante ir incrementando progresivamente las demandas físicas que obligue a los deportistas a enfrentarse y controlar la adversidad gradualmente (dolor, cansancio) ayudándolos de esta manera a que lleguen más "duros" a la competición.

  • Incluir períodos de descanso físico y mental que eviten sobreentrenamiento.

  • Variar el planteamiento de las sesiones de entrenamiento de manera que suscite interés y evitar el aburrimiento y en consecuencia una baja en la motivación.

En  relación con el aspecto psicológico, es difícil trabajar en prevención de lesiones, pero la Psicología del Deporte nos da herramientas para colaborar con el deportista a conocer su cuerpo y su mente, para que el deportista vaya descubriendo sus diferentes estados emocionales y físicos tanto antes como después de una lesión:

  • Aumentando la motivación, estableciendo objetivos posibles y metas.

  • Auto confianza teniendo control de las variables que lo afectan y que puedan tomar decisiones correctas en el momento adecuado.

  • Trabajar sobre la influencia del estrés, que puedan reconocer todas aquellas variables que los coloca en una situación estresante y mediante determinadas técnicas puedan alcanzar su estado óptimo.

  • Trabajar con los deportistas suplentes que tienen poca actividad y están menos preparados para los efectos del estrés. Además su tiempo de inactividad los coloca en una situación de ansiedad que los lleva muchas veces a no medir consecuencias desde lo físico, provocando una lesión o bien reincidiendo en una lesión si su inactividad era por recuperación.

En relación con el tiempo de recuperación: La necesidad de recuperación rápida, muchas veces por exigencias propias, el exceso de responsabilidad, las ansias de competir, la situación de su equipo en determinada competición, hacen que la recuperación se reduzca en tiempo. También afectan las exigencias externas como los padres, los directivos, etc. Esto lleva muchas veces a adelantar el regreso a los entrenamientos y/o competiciones sin una total rehabilitación, con serias consecuencias para las probables recaídas.

Muchos deportistas obsesionados con la vuelta rápida a la competición les llevan a jugar infiltrados, doloridos, o con vendajes, trayendo esto no sólo lesiones más graves sino también consecuencias para el futuro.

La prevención y la rehabilitación tienen que ser tanto físicas como psicológicas. El deportista debe llegar en un 100 % a la competición.

Obviamente la recuperación de los deportistas lesionados es un trabajo que en los equipos profesionales se debe llevar a cabo en forma multidisciplinar, entre el Entrenador, el Preparador Físico, el Médico, el Fisioterapeuta y en lo posible el Psicólogo deportivo.

Este plantel de profesionales debe trabajar en forma conjunta tanto en la prevención como en la recuperación de los deportistas. El rendimiento deportivo, la prevención de lesiones y accidentes son materias de una dependencia multifactorial, en las que un sólo profesional no puede abarcar. Muchos accidentes son provocados por cansancio, falta de reflejos o falta de concentración producto de sobrecarga o mala planificación de los entrenamientos. Las lesiones tienen relación con el tipo y cantidad de trabajo del deportista. Equivocadamente muchos entrenadores creen que "entrenar más es sinónimo de más progreso", sin tener en cuenta que es más importante la calidad que la cantidad. Esa idea simplista de la progresión predispone a nuestros deportistas a lesiones, principalmente porque no son consideradas sus características biológicas individuales y tampoco los "factores de riesgo" de lesiones que pueden provenir desde su infancia.

La mayoría de las lesiones deportivas son el resultado de un entrenamiento inadecuado, defectos estructurales y debilidades musculares, además de los factores no controlados. No obstante, si se toman las precauciones apropiadas, las lesiones deportivas a menudo se pueden prevenir.

El boxeo comprende un estilo de combate que reclama el dominio de todas las técnicas y tácticas para lograr ventaja sobre el rival, para resolver esta tarea los competidores deben pensar, reaccionar rápidamente, ser veloces, precisos en sus movimientos y dominar a la perfección la técnica del boxeo, todo ello gracias a un proceso llamado entrenamiento que como tal se realiza a través de etapas, donde a cada etapa le corresponde una determinada fase para su realización. Este proceso no es lineal, es cíclico, donde la etapa o fase precedente es premisa obligatoria para la siguiente.

La falta de entrenamiento o errores en su práctica, por fatiga, también por defectos o ausencia del calentamiento previo, por utilización de material inadecuado, por un hábito alimenticio incorrecto e incorrecto e incompleto, provoca lesiones músculo – ligamentosas; otras condicionantes pueden ser la influencia de la edad y la constitución personal y por último la reeducación y readaptación post – lesión insuficiente.

Según el artículo publicado por la página www.perudeportes.com se refiere a que las lesiones musculares siguen siendo muy comunes todavía con alguna frecuencia inadecuada e insuficientemente tratadas. Estas pueden producirse por un trauma directo, por contracción brusca, por estiramiento excesivo o bien por sobrecargas crónicas. El tratamiento debe ir siempre encaminado a la regeneración de las fibras musculares y a disminuir la fibrosis. Los métodos de masaje y ejercicios terapéuticos que hoy en día se disponen son muy variados y extensos, sin embargo existen errores en cuanto a su prescripción por desconocimiento de su acción, de la dosificación, de su aplicación y de sus efectos secundarios, etc.

Siendo el boxeo un deporte de contacto brusco constante, por lo que el empleo de las técnicas del masaje se hace imprescindible para el mantenimiento de la forma deportiva de los atletas, que deben mantener una gran maestría deportiva, además de una adecuada preparación física, técnica, táctica y psicológica que, solo se alcanzan con un aumento de las cargas de entrenamiento, contribuyendo a la aparición frecuente de lesiones deportivas por causa de traumatismos deportivos, sobre entrenamiento o fatiga muscular. En las sesiones de masaje de los boxeadores se debe dar tratamiento a todo el cuerpo, pero debemos hacer hincapié, entre otras zonas, en los dedos de las manos, sobre todo el dedo pulgar que en muchos deportistas esta lesionado, por lo que debemos fortalecer sus ligamentos y articulaciones; aunque no debemos abandonar otros segmentos de las manos, los antebrazos y los codos que, en un 60 % de los casos se lesionan por el golpeo a los contrarios o los implementos deportivos. Las lesiones más frecuentes son: distensiones de las articulaciones interfalángicas, articulaciones carpometacarpianas e intercarpianas, esguinces y distensiones de la articulación del codo y del hombro, en la mayoría de los casos, producido por una hiperextensión producto del golpe al vacío cuando el contrario lo esquiva o, por el contrario, por la sobrecarga producida cuando el golpe es acertado. Además durante los combates y los entrenamientos, la técnica requiere de un trabajo fuerte de las piernas en el logro de los desplazamientos, las esquivas y otros movimientos dentro del cuadrilátero, por lo que debemos brindar atención esmerada a estas, especialmente en los muslos (cuadriceps femoral , bíceps femoral, sartorio, etc.) y los músculos gemelos y los tibiales, entre otros; donde se producen, principalmente, disensiones en los ligamentos y músculos de las rodillas y en especial las articulaciones de los tobillos. El tórax y el abdomen de estos atletas deben una atención especial, debido a que constituyen el escudo protector de los órganos internos ante los golpes de los contrarios, centrando trabajando hacia los músculos pectorales, el recto abdominal y los oblicuos del abdomen. También deben realizarse sesiones de masajes dirigidas a zonas del cuerpo que producto de las sensaciones dolorosas pierden sensibilidad táctil, aplicando un masaje profundo que aumente la elasticidad de los tejidos y recupere al atleta de los golpes, entre estas zonas podemos encontrar la cabeza y el rostro (frente, sienes, cejas, pómulos) a los debemos dar el masaje con el uso de cremas que rehidraten las piel y la suavicen y aplicar un masaje relajante, además en el cuero cabelludo es recomendable un masaje o automasaje frecuente o después de cada entrenamiento o combate como método de restablecimiento delas funciones orgánicas.

  • Métodos de entrenamiento incorrecto.

La mayoría de las lesiones musculares y articulares se deben a métodos de entrenamiento incorrectos. El atleta no permite una recuperación adecuada al cabo de un período de entrenamiento, o bien no interrumpe el ejercicio cuando aparece el dolor.

Cada vez que se fuerzan los músculos en un entrenamiento intensivo, algunas fibras musculares se lesionan y otras consumen la energía disponible que ha sido almacenada en forma de glucógeno. Se requieren más de dos días para que las fibras sanen y para reemplazar el glucógeno.

Debido a que únicamente las fibras no lesionadas funcionan de modo apropiado, los períodos de entrenamiento intensivo muy seguidos requieren, finalmente, un trabajo comparable por parte de una menor cantidad de fibras sanas, aumentando la probabilidad de lesiones. En consecuencia, se pueden prevenir las lesiones crónicas dejando un intervalo de al menos dos días entre los períodos de entrenamiento intensivo, o alternando los que fuerzan diferentes partes del cuerpo. Muchos programas de entrenamiento alternan un día de entrenamiento intensivo con uno de entrenamiento ligero.

  • Anormalidades estructurales.

Las anormalidades estructurales pueden hacer que una persona sea propensa a una lesión deportiva por el esfuerzo desigual de varias partes del cuerpo. Por ejemplo, cuando las piernas son desiguales en longitud, se ejerce una fuerza mayor sobre la cadera y la rodilla de la pierna más larga.

Otro factor biomecánico que causa la mayoría de lesiones del pie, de la pierna y de la cadera es la pronación excesiva.

  • Debilidad de músculos, tendones y ligamentos.

Los músculos, los tendones y los ligamentos se desgarran cuando se someten a esfuerzos superiores a su fuerza intrínseca. Por ejemplo, pueden lesionarse si son demasiado débiles o rígidos para el ejercicio que se está intentando practicar. Las articulaciones son más propensas a las lesiones cuando los músculos y los ligamentos que las sostienen son débiles, como sucede después de un esguince.

Los ejercicios de fortalecimiento ayudan a prevenir las lesiones. El ejercicio regular no aumenta ni refuerza la musculatura de forma significativa. El único modo de fortalecer los músculos es ejercitarlos contra una mayor resistencia de forma progresiva, como practicar un deporte cada vez más intenso, levantar pesas cada vez mayores, o usar máquinas especiales de fortalecimiento. Los ejercicios de rehabilitación para fortalecer los músculos y los tendones que ya están sanos se hacen, generalmente, levantando o presionando contra elementos resistentes, en días alternos como máximo.

  • Nombre: Intestino grueso 4, en chino: Hegu.

Localización: Cara dorsal de la mano, entre el 1ro y 2do metacarpiano. Extendiendo los dedos pulgar e índice y uniéndolos estrechamente se encuentra en el punto más alto de la prominencia que se forma.

Técnica de digipuntura: Sobado y punción con la uña.

Indicaciones: Dolor y parálisis de los miembros superiores.

  • Nombre: Pulmón 5, en chino: Chize.

Localización: Con el antebrazo ligeramente flexionado sobre el brazo, se encuentra a nivel del pliegue del codo, cerca del borde radial del tendón de inserción del músculo bíceps braquial.

Técnica de digipuntura: Clavado de un dedo, presión digital e hincado con el dedo pulgar.

Indicaciones: Dolor e inflamación de la articulación de la mano.

  • Nombre: Intestino grueso 11, en chino: Quchi.

Localización: Vena cefálica, nervio antebraquiocutáneo dorsal, rama cutánea del nervio musculocutáneo y del nervio radial, varios recurrentes radiales.

Técnica de digipuntura: Clavado de un dedo, sobado digital, punción con la uña y presión digital.

Indicaciones: Edema y parálisis del miembro superior.

  • Ejercicios físico – terapéuticos

Los resultados de este sistema de ejercicios son de largo plazo y su objetivo general es: Recuperar el estado funcional de la articulación de la os ejercicios pueden ser:

a) Ejercicios pasivos: Estos ejercicios se aplican por medio de una fuerza externa sin la ayuda del paciente ni resistencia voluntaria. La fuerza puede ser ejercida por el fisioterapeuta, por la acción de la gravedad o por un medio mecánico. Se pueden efectuar en pacientes con ángulo de movimiento limitado.

Objetivos de los ejercicios pasivos:

  • Evitar adherencias y contracturas.

  • Conservar la movilidad articular y la flexibilidad de los tejidos como la piel, la facial y la cápsula articular.

  • Lograr contracciones efectivas de los músculos mediante un reflejo de estiramiento.

  • Mantener la imagen psico-sensorial y psicomotora.

  • Ayudar a la circulación de retorno (sanguínea y linfática).

  • Enseñar al paciente lo que se desea que el realiza activamente.

Los ejercicios pasivos en la articulación con un ángulo de movimiento limitado se realizan con finalidad de aumentar el movimiento de una articulación. Los factores que se oponen a ellos pueden ser las retracciones articulares o ligamentosas, así como la hipertonía o el acortamiento muscular. Estos ejercicios pueden realizarse por medios naturales, por la acción de aparatos mecánicos y por la gravedad.

b) Ejercicios activos: Son los ejercicios que resultan de la contracción muscular que se inicia por un proceso consciente y en los cuales se supone la integración de todos los sistemas orgánicos.

Los objetivos de los ejercicios activos:

  • Contribuir a la recuperación del tono muscular, lo cual es de gran importancia en el mantenimiento de la postura. Esto se puede lograr con ejercicios isométricos (donde no hay acortamiento de las fibras en la contracción muscular) o isotónicos (donde hay acortamiento de las fibras en la contracción muscular).

  • Aumentar la potencia muscular.

  • Incrementar la resistencia.

  • Aumentar la amplitud del movimiento muscular y articular.

  • Mejorar la coordinación.

  • Incrementar la destreza y la velocidad de los movimientos.

Los ejercicios activos pueden ser divididos en:

  • Ejercicios activos asistidos: Se realizan con la ayuda del fisioterapeuta o de medios mecánicos; debe evitarse siempre la acción de la gravedad o el roce del segmento durante el movimiento. Puede ser realizado con un sistema de poleas, sobre un plano deslizante y con la suspensión del miembro.

  • Ejercicios activos libres: Se realizan sin ayuda ni resistencia, y están encaminados al desarrollo muscular general del paciente o para correcciones posturales.

  • Ejercicios activos resistidos: En estos ejercicios se opone una resistencia al movimiento. La resistencia puede lograrse por la acción de la gravedad, manualmente, por contracción simultánea de los músculos agonistas y antagonistas, y por medios mecánicos o pesas.

SISTEMA DE EJERCICIOS FÍSICO-TERAPÉUTICOS

Los resultados de este sistema de ejercicios son de largo plazo y su objetivo general es: Recuperar el estado funcional de la articulación de la muñeca en los boxeadores de la EIDE. Por eso, determinamos estos objetivos específicos que van dirigidos a:

  • Evitar la atrofia muscular de la mano y antebrazo.

  • Recuperar el ángulo articular de la muñeca y codo.

  • Contribuir a la rápida recuperación y reincorporación de los atletas al entrenamiento.

PERÍODO INICIAL

Esta parte constituye de ejercicios pasivos y activo-asistidos. Se recuerda que el avance del proceso va en función del desarrollo del paciente.

Ejercicios pasivos

Estos ejercicios se realizarán con la total ayuda del rehabilitador.

  • P.I, acostado decúbito supino: Flexión palmar y dorsal de la mano con el brazo, antebrazo y mano extendida.

  • P.I, acostado decúbito supino: Aducción y abducción del Muñeca con el brazo extendido.

  • P.I, acostado decúbito supino: Flexión y extensión de la muñeca.

  • P. I, sentado: Rotación de la muñeca hacia dentro y luego hacia afuera.

  • Las repeticiones son de 8 a 10 por cada ejercicio.

Ejercicios activo-asistidos

El rehabilitador ayudará parcialmente donde el paciente tiene dificultad.

  • P.I, acostado decúbito supino: Flexión palmar y dorsal de la muñeca con el brazo extendido.

  • P.I, acostado decúbito supino: Aducción y abducción de la muñeca con el brazo extendido.

  • P.I, acostado decúbito supino: Flexión y extensión de la muñeca.

  • P. I, sentado: Rotación de la muñeca hacia dentro y luego hacia afuera.

  • Las repeticiones son de 8 a 10 por cada ejercicio.

PERÍODO INTERMEDIO

Constituye de ejercicios activo-asistidos y activo-libres.

Ejercicios activo-asistidos

  • P.I, acostado decúbito supino: Contracción isométrica del músculo pronador redondo y pronador cuadrado, ejecutar flexión y extensión con el brazo extendido. Mantener 5 conteos y relajar 10 conteos.

  • P.I, acostado decúbito supino: Contracción isométrica del músculo pronador redondo y pronador cuadrado, ejecutando flexión asistida de la mano con la muñeca. Mantener 5 conteos y relajar 10 conteos.

  • P.I, acostado decúbito supino: Contracción isométrica del músculo pronador redondo y pronador cuadrado, ejecutando aducción y abducción asistida de la muñeca. Mantener 5 conteos y relajar 10 conteos.

  • P.I, sentado apoyando los codos, Abducción y aducción activa de la muñeca con la línea del cuerpo extendida de forma alternada.

  • P.I, sentado realizar Flexión y extensión de las muñecas alternadamente. Repetir de 10 a 15 veces.

Ejercicios activo-libres

Son los ejercicios que realizan los pacientes sin ayuda.

  • P.I, acostado decúbito supino: Contracciones isométricas del músculo pronador redondo y pronador cuadrado. Mantener 5 conteos y relajar 10 conteos.

  • P.I, acostado decúbito supino: las manos elevadas, realizar Rotación interna y externa a nivel de la articulación.

  • P.I, sentado realizar Flexión y extensión de las muñecas alternadamente. Repetir de 10 a 15 veces.

  • P.I, sentado, Aducción y abducción de la muñeca con respecto a la línea extendida. Repetir 10 ó 15 veces.

  • P.I, sentado apoyando los codos, Abducción y aducción activa de la muñeca extendida de forma alternada.

  • P.I, sentado, Flexión y extensión activa de la muñeca, alternadamente.

  • P.I, parado, pegado a la pared realizar Flexión activa de la mano formando un ángulo de 90°.

  • P.I, parado subir y bajar las escaleras con los dedos de la mano apoyo.

  • Saltos con la cuerda de suiza.

PERÍODO FINAL

Ejercicios activo-resistidos

Los pacientes realizarán estos ejercicios contra una resistencia.

  • P.I, parado, la mano del rehabilitador en la parte posterior por encima de la muñeca, realizar flexión de la mano contra la resistencia.

  • P.I, sentado trabajar con pesas, realizar lesión palmar y dorsal de las manos.

  • P.I, parado realizar ejercicios con pesas (mancuernas) flexión y extensión.

  • P.I, trabajar aducción y abducción con pesas.

  • Masaje de recuperación.

El masaje del brazo comienza por el brazo, primero por la zona interna, luego por la externa, seguidamente pasa a la articulación del codo, el antebrazo, la mano y los dedos.

Si hay que manipular solamente la mano, entonces el masaje comienza por el antebrazo. La duración del masaje es 0,5 a1min, luego se pasa a la mano. Durante el masaje parcial se pueden manipular algunos músculos, tendones y ligamentos

Monografias.com

  • Técnicas de drenaje linfático manual.

Una sesión de drenaje linfático dura entre 30 y 40 minutos, se hace una vez al día y durante 3 a 5 semanas seguidas. El paciente estará cómodo y tranquilo, relajado para favorecer el trabajo del rehabilitador. Se hará en decúbito supino excepto cuando sea en la espalda y en la región glútea. Hay dos maniobras y 5 manipulaciones.

  • Maniobra de evacuación de llamada: se hace a distancia, sobre los colectores de evacuación sanos, con el objetivo de vaciarlos y crear un gradiente de presión (es una especie de aspiración o llamada q facilita la evacuación)

  • Maniobra de captación o reabsorción: se hacen localmente en las zonas infiltradas por el edema y se pretende aumentar la presión (o tensión?) tisular de forma q el líquido q sobra penetre en los vasos linfáticos y se reconduzca hacia los colectores.

Manipulaciones: son movimientos que se ejecutan con las manos y que son distintos dependiendo de la zona del cuerpo a tratar. Se debe abarcar con las manos la mayor superficie corporal posible; y aunque los movimientos son distintos en principio, siempre buscan ejercer una presión en sentido del drenaje hacia los ganglios. Esta presión se llama PRESIÓN MÁXIMA DE EMPUJE.

• Círculos fijos: en zonas determinadas sobre todo a nivel terminal, como en pies, rodillas y tobillo a nivel inguinal. En la cara, cabeza, cuello y nuca, axila y mamas. Son movimientos más que circulares, elípticos, porque las manos no se desplazan. Se hacen con los dedos y con la palma.

• Bombeos: se hacen sobre superficies curvas, alargadas como los muslos y las piernas, en brazos y flancos del cuerpo. La zona a tratar, queda entre el pulgar y el índice (1); acompañada por el resto de la mano que se adapta a la zona apoyando completamente la palma y los dedos (2. fase de apoyo) y levantando en la fase de empuje (3). El empuje se consigue sobre todo con la palma, y se realiza con 1 o dos manos.

• Combinada: es el resultado de unir los círculos fijos con el bombeo, se realiza en la misma localización q los bombeos, se hace con las 2 manos, la que va delante realiza un circulo fijo y la que va detrás un bombeo. Es más cómoda q la anterior y se usa más que la anterior.

• Movimiento dador: se realiza en las partes distales de las extremidades, es una variante de los bombeos, añadimos un movimiento final de giro de las manos y los dedos, parecido a la acción de un sacacorchos. Con 1 mano o con las dos de forma secuencial.

• Giros: se realiza en partes amplias y planas como en región glúteo- lumbar, abdomen, espalda y pecho. La mano se apoya con los dedos extendidos y algo separados. El pulgar queda en abducción inicialmente y el índice nos marca el sentido de nuestro avance. La manipulación termina con 1 movimiento de aproximación del pulgar hasta dejar la mano cerrada y comienza a desplazarse otra vez, tomando como eje de giro el pulgar. Toma su nombre por el último movimiento que hace el pulgar.

Existen diferentes métodos para su tratamiento y que el ejercicio físico y masaje es uno de ellos, jugando un papel muy importante ya que permite en muchas ocasiones evitar otras complicaciones, por ellos se seleccionaron los ejercicios físicos y técnicas de masaje para la elaboración de un sistema de ejercicios físico-terapéuticos para el mejoramiento de la rehabilitación del esguince de muñeca grado 1 en los boxeadores de la EIDE. Están estructurados por tres (3) períodos compuestos de ejercicios pasivos, activo-asistidos, activo-libres y activo-resistidos, estableciendo indicaciones para su aplicación.

  • Que la investigación realizada sea utilizada como material de consulta, con el fin de que puedan contar con una bibliografía para los cursos de masaje y kinesioterapia, para comprender los esguinces y sirva de guía para otras investigaciones sobre la rehabilitación de lesiones deportivas en específico en las lesiones articulares.

  • MSc. migdalia Estévez cullell (2004) la investigación científica en la actividad física: su metodología edición (primera edición) ciudad deportiva, vía blanca y boyeros, cerro, cuidad de la habana, cuba.

  • Rodríguez, C. (2001) Manual de lesiones deportivas. cuba

  • Tesis Roberto Antonio Cabrera Martínez (2008- 209), conjunto de ejercicios físicos terapéuticos para los esguince de tobillo en el equipo masculino de baloncesto de la unan, Managua, eiefd.

  • Edward j. said, Michel j, petrizzi: (1983-1994), Medicina Deportiva para entrenadores, preparadores y monitores. Editorial

 

 

Autor:

Lic. Yusef Harold Zubieta Laos

Kinesioterapeuta del Centro Integral de Atención al Adulto Mayor (CIAM)


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Los antibióticos

    Breve historia. Mecanismos de acción. Mecanismos de resistencia. Criterios para la elección de un antibiótico. Principio...

  • Salud y Medicina

    Pagina dedicada a la medicina y la salud en toda su extension. Aqui tendras los mejores links sobre salud y medicina ...

  • Seguridad y manejo de residuos hospitalarios

    Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e insumos contaminados. Manejo de sust...

Ver mas trabajos de General

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda