Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Teología de la esperanza




  1. Introducción
  2. Raíces bíblicas de la Teología de la Esperanza
  3. Raíces filosóficas para una Teología de la Esperanza
  4. Comparación de la teología de la esperanza con la teología política de Johann Baptist Metz
  5. Conclusiones
  6. Bibliografía

Introducción

"la cruz de Cristo es el signo

de la esperanza de Dios en el mundo

para todos los que en su vida se

cobijan a la sombra de la cruz. La

teología de la esperanza es, en su

punto nucleico, teología de la cruz."

Jurgen Moltmann.

Con el presente trabajo, elaborado en torno a la Teología de la Esperanza, ponemos fin, a lo que puede ser el inicio de una investigación mas profunda, y encaminada a fundamental en medio de este siglo de crisis existencial, una plataforma donde descanse el andamiaje conceptual de nuestra fe. Nosotros, los cristianos de inicio del siglo XX1, no podemos andar como los discípulos de Emmaús, los cuales habían perdido la esperanza, ya que ignoraban que el Salvador resucitado era en realidad la esperanza de Israel.

Cristo resucitado es la esperanza de gloria, gloria que ha llegado a nosotros por medio de la gracia de Dios, la cual se entronca en la Teología de la Esperanza como una planta trepadora al tronco de un roble. El tronco es la iglesia, la cual tiene su esperanza puesta en el pronto retorno de nuestro Señor y Dios, pues como leemos en Tito 2:13: "Esperando aquella esperanza bienaventurada, y la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo."

Como el cristiano, el que tiene sus ojos fijos en la cruz, la locura para judíos y griegos, el símbolo de tortura y de ignominia para los romanos, no tiene aplicación aquellas preguntas retóricas que el autor del drama de Job se formula en el capitulo 17: 15: "¿Dónde pues estará ahora mi esperanza? y mi esperanza? quién la verá?", porque aunque estemos muertos, nuestros huesos reposaran en esperanza, o en prisión como leemos en Hechos 28:20: "Así que, por esta causa, os he llamado para veros y hablaros; porque por la esperanza de Israel estoy rodeado de esta cadena." Sabiendo que: es Cristo en vosotros la esperanza de gloria", como leemos en Colosense 2: 27.

Cruz, esperanza y gracia son tres conceptos que en nuestra teología sufren una unión hipostática, sin que actúe para ello ningún elemento catalizador.

La Teología de la Gracia a de ser presentada y entendida desde la perspectiva de que de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El crea no se pierda, mas tenga la vida eterna; y es que Jesucristo, el Hijo de Dios, y que es uno con el Padre en sustancia y propósito, en la opera intra del Consejo Supremo del Cielo, vino a este mundo, despojándose de su investidura eterna y celestial, a hacerse uno con el pecador, para de esa manera reconciliarnos con el Padre, ya que por causa del pecado habíamos roto nuestra relación con El, para que con su encarnación, podamos tener esperanza.

La paga del pecado es la muerte eterna, la separación de Dios, pero la gracia, el don inmerecido de Dios es la reconciliación, el derecho a ser aceptado en la familia celestial, la vida eterna; el pecado, la trasgresión de la Ley, exige la vida del pecador, ya que sin derramamiento de sangre no se concede perdón, por esa razón, Dios en su infinita gracia y misericordia, se encarnó, se hizo finito y habitó entre nosotros, para darnos esperanza. La Ley de Dios le muestra al hombre el pecado, pero no le muestra los medios para librarse de él; pero la gracia de Dios puede librarnos de la condenación de la muerte, porque la muerte del Amado, el signo de la cruz, es la vía que señala al camino de la esperanza, y es por medio de la persona de su Hijo, por medio del cual es condonado el castigo que como pecadores merecíamos, porque así como por un hombre Adán entro el pecado, por otro hombre Jesucristo entro la vida, y permanece en nosotros, la esperanza de esa vida.

Como ya anote en otro trabajo de esta asignatura, al hablar de la gracia, decía que el mensaje axial, central y medular de la Teología de la gracia es el siguiente: El Hijo de Dios fue tratado en la misma forma que nosotros como pecadores merecíamos ser tratados, con el objetivo de que nosotros pudiéramos ser tratados por el Padre como el Hijo lo merece. El fue condenado por nuestros pecados, para que nosotros pudiéramos ser justificados por su justicia; Cristo sufrió nuestra muerte, para que nosotros pudiéramos vivir su vida. El que tiene este esperanza, la de vivir la vida de Cristo, aunque este muerto vivirá, porque esa esperanza ha de renacer, cobijada por la sombra que emana de la cruz del Calvario.

TEOLOGÍA DE LA ESPERANZA

Raíces bíblicas de la Teología de la Esperanza

Uno de los grandes problemas que presenta la teología, y por ende los estudios teológicos, es la necesidad que esta tiene de reconocerse y afianzarse sobre cimientos sólidos que sean capaces de emparangonarse con otros campos del saber. Como nos dicen Jurgen Moltmann en su Introducción a la teología de la esperaza: "Si cabe asegurar que ni un teólogo en particular ni ninguna teología en su conjunto puede crear sin más un paradigma. Este se forma y madura a través de un extraordinario conjunto de factores sociales, políticos, eclesiales y teológicos". Todos sabemos la deuda que tiene la teología como ciencia con Schleiermacher, por cuyo esfuerzo se introdujo su estudio en la recién creada universidad de Berlín, Alemania en 1810; pero la Teología de la Esperanza no necesita de credenciales para ser llevada a la universidad, ni del armazón de la lógica aristotélica para su sostenimiento, o lo que es mas, que Hegel le preste su dialéctica demoledora o el auxilio del materialismo científico para llegar al corazón de las personas. La Teología de la Esperanza es el mensaje bíblico, presentado con el poder del Espíritu, cuando se nos habla del mensaje de Dios, concerniente al Verbo Eterno, a través del cual el Padre actual.

Antes de que entremos a la propedéutica de la Teología de la Esperanza, es indispensable que entendamos que el contexto de la misma que es el hombre y la naturaleza en su estado alienante, pecador, caído y degenerado. En el libro de texto de esta Teología, la promesa esperanza de nuestros primeros padres es el corolario, que de manera apodíctica se encuentra en el protoevangelio del Génesis, cuando a raíz de la caída, el Eterno promete levantar una Simiente que hoyará a la serpiente. Por esa razón, la Teología de la Esperaza no es un fenómeno nuevo, no es una nueva impostura, o una corriente surgida con el siglo, la cual se a puesto de moda, no, esta Teología no es mas que el desarrollo de la promesa de Dios, la cual sufrió un desgaste semántica, y la cual ha sido redescubierta como un petroglifo en el fondo de una caverna. Tanto el nacimiento de Caín, como el de Seth, abrían en sus padres la perspectiva del cumplimiento de esa promesa, el desarrollo de ese aguardar en la esperanza. Las narraciones bíblicas, son narraciones de esperanza. La fe en las promesas de Dios, son el banco sobre el cual se sientan los santos a esperar el cumplimiento de los ofrecido, pero que al tener los ojos fijos en el invisibles, se tiene como cierto y seguro, que lo ofrecido es una realidad.

Para la Real Academia española de la lengua, la esperanza, que es un sustantivo femenino significa: "Estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos."

Para un Diccionario Bíblico electrónico, cuando entra a definir esperanza nos dice: "Este vocablo, sustantivo y verbo, significan "confianza", "expectativa", "seguridad", "esperanza", "deseo expectante".  En la Biblia estas actitudes se expresan frecuentemente como dirigidas hacia Dios y las cosas celestiales, y afirmadas en ellas.  El salmista, al meditar sobre la incertidumbre y la vanidad de la vida, se dirigía a Dios como la base sólida de su Esperanza (Sal. 39:7; cf 71:5; 146:5) y centraba su expectativa de salvación en Dios (Sal. 119:116).La venida de Jesús al mundo dio nuevo contenido y forma a la esperanza.  El cristiano se salva en la "esperanza" (Ro. 8:24), Esperanza que recibimos por gracia (2 Ts. 2:16).  Fuera de Cristo no hay Esperanza (Ef. 2:12,13), pero Cristo es para el creyente "la Esperanza de gloria" (Col. 1:27).  La justificación por la fe produce paz y gozo "en la Esperanza de la gloria de Dios" (Ro. 5:1,2).  Mediante el Espíritu el cristiano espera "por fe la Esperanza de la justicia" (Gá. 5:5).  La 2ª venida de Cristo es para él la bienaventurada Esperanza (Tit. 2:13).  Se dice que la Esperanza es una "segura y firme ancla del alma" (He. 6:17-19).  Basada en el sólido fundamento de la fe cristiana, imparte valor, entusiasmo, optimismo y gozo.  Es un antídoto para la desesperación y el desaliento.  Estimula a una actividad plena de propósito, particularmente para el avance del reino de Dios."

Por la arriba anotado debemos decir que nuestra Teología en estudio, la aceptación de las promesas bíblicas, nos impele a vivir de acuerdo a los propósitos de Dios. Esperanza es interpretar y comprender el valor de la Revelación, la cual nos ha sido otorgada por gracia, pero que podemos otear en el horizonte de la incertidumbre y la desesperación, pero que sabemos que ha de ser realidad.

Como lo que nos mueve es hablar de la Esperanza, el aguardar las promesas de Dios, con la certidumbre de que lo que se nos ofrece es una realidad en la mente del Eterno, pero en nosotros no se ha de convertir en un recuerdo obnubilado, que enmarañado con las elucubraciones metafísicas nos despega de la realidad, sino por el contrario, nuestra Esperanza es el trasporte del futuro al presente, aguardando por fe y como cierto lo que se nos ofrece y que esperamos, porque en nuestra Teología, Fiel es el oferente. En la Teología de la Esperanza, la confianza en la Palabra Revelada es mas cierta y segura que la tierra que pisamos, que el aroma que percibimos y que el sol que nos abraza, ya que sabemos que los sentidos son engañosos, pues muchas veces vemos visiones y creemos escuchar cosas, pero la realidad de Dios es tangible y palpable, es real y aprehensible, ya que El no engaña.

Haciendo un estudio taxonómico de la palabra esperanza, encontramos que esta aparece 114 veces en la Biblia, de las cuales 62 veces concurren en el Antiguo Testamento, para un 54.38 por ciento, las restantes 52 veces en el Nuevo, para un 45.62 por ciento. La primera vez que la palabra esperanza aparece, es en el libro es en Ruth 1: 12, donde Noemí dice a sus nueras: "Volveos, hijas mías. Yo soy anciana ya para tener esposo. Y aunque tuviera esperanza,…" La palabra traducida como esperanza, es en hebreo tiqvah; palabra que aparece por ultima vez en la escritura hebrea en Zacarías: 9: 12 donde leemos: "Volved a la fortaleza, oh presos de esperanza. Hoy os anuncio que os restauraré todo al doble."

En el Nuevo Testamento aparece por primera vez en Lucas 23: 8 la palabra esperanza, y es la única vez que se lee en los Evangelios. La palabra griega para esperanza es elpida (e?p?da ). Por ultima vez se encuentra en Primera de Juan 3:3, donde el discípulo amado, después de recordarnos cuan grande amor nos ha dado el Padre, que nos ha hecho sus hijos, razón por la cual el mundo no nos conoce, y a pesar de ser hijos, aun no se ha manifestado lo que hemos de ser, ya que seremos semejantes a El: "Y todo el que tiene esta esperanza en El, se purifica a sí mismo, así como El es puro".

El Apocalipsis, que es un canto de victoria, un himno de gloria y alabanza, y sobre todo, heraldo de un mundo feliz, y cuya culminación es el inicio de una vida bienaventurada, no contiene en su nomenclatura la palabra esperanza, aunque el concepto, el advenimiento de un mundo mejor, donde no habrá llanto, lagrimas, ni clamor, ni dolor, sino donde todo será un eterno epitalamio, con el cual se celebrarán las bodas del cordero con su novia la iglesia triunfante. Aunque la palabra esperanza no aparece, el deseo, el aguardar la venida del Señor, es el gran anhelo del libro de la Revelación.

Raíces filosóficas para una Teología de la Esperanza

Para poder entender este apartado es bueno iniciar diciendo que la esperanza no es un engaño, ni una cuestión relacionada al ánimo de la persona o que sólo funciona dando optimismo a las personas que son considerados como pesimistas. Por tanto, ella es una columna determinante y fundamental en la existencia del ser, o en la estructura del mundo en el cual nos movemos y existimos; es algo que siempre actúa y está presente en el quehacer del hombre en la historia.

Por eso es que la esperanza en el existencialismo está planteada como lo expresa Marcel: tú volverás, pues todos esperamos que nuestros seres queridos vuelvan. Pues ellos no buscaban trascender en su esperar, sólo estaban sujetos a la condición que vivían. «La esperanza no depende, podría decirse, de una justificación metafísica particular sino a condición de trascender el deseo, es decir, de no permanecer centrada sobre el sujeto mismo.

La esperanza es la manera positiva de la expectación del futuro, así como también la angustia es la parte negativa de la espera del mismo futuro, puesto que quien no espera es porque duda de su existencia. Al referirnos a la esperanza tenemos que tener claro que ella es apertura al futuro o, más exactamente, es una forma o garantía de existencialismo.

Los efectos de la espera positiva, de una esperanza activa y ardiente, con la intención hacia delante, siempre mirando al futuro, constituyen el sentimiento o pasión de la esperanza. Ello se contrapone a los efectos de la espera negativos, que se condensan en el miedo y, sobre todo, la angustia; una angustia vital de peligro, incluyendo la angustia frente a la muerte.

El filosofo francés, Gabriel Marcel, el gran filosofo de la esperanza es el hace un nuevo renacer en la filosofía existencial, con él surge una revivificación entre los eruditos de la época que aparte de ser atrayente, logró convertirse en columna fuerte para la esperanza, que había desaparecido de la vida del ser humano. Con este vuelve a llegar al mundo la idea de que existe una esperanza de algo mejor, que con ella se puede lograr algo mejor o al menos salir del caos que se presentaba en la época y que todo ser existente padecía. Marcel nos dice:«La humanidad entera estaba sumida en un clima de absoluta inseguridad, de verdadera angustia. Todo se venía abajo la ruina y la muerte se adueñaba del planeta. En medio de tan desolador marco, la crisis de conciencia y valores se hacía patente»

Al estar viviendo el hombre una situación en que lo hace recapacitar, es la que le obliga a darse cuenta de que sólo puede confiar o esperar en él mismo; es decir, en su capacidad de razonar, esto podría hacerle resurgir la voluntad o el deseo de vivir. Una vez que el hombre se da cuenta de tal problemática y fija la esperanza en sí mismo, reconoce que ciertas cosas en las que antes había confiado parecen haber sido vaciadas de su contenido como es el caso de lo ideal y lo perfecto.

Desde ese momento, el ser humano empezó a vivir en una situación tan terrible que lo llevó a perder todo un sentido vital, incluyendo su confianza en Dios y en toda ideología; esperaba que resurgiera una doctrina que le ayudara a definir su vida, a sentir que estaba vivo, y que a su lado existían seres humanos y no máquinas destructoras, ya que a su lado todo era destrucción en su sentido amplio. Por lo que la única razón para que esto sucediera fue la tanta libertad y el derecho que el ser humano se dio sobre sus semejantes, llegando a exterminarlo como si fueran objetos vacíos que nada valen.

Este hombre concreto de carne y hueso, que es el único que tiene verdadera existencia, es también el único que, aun dentro de todos sus problemas existenciales, puede hacer un esfuerzo para sobrevivir y esperar llegar a una experiencia vital diferente a la que lo ha angustiado. Pues la esperanza no es una ilusión o un sueño; sino que es algo que se va sintiendo a lo largo de la existencia humana a través de la fidelidad y el estado de ánimo de quien espera. Por tal razón sólo la esperanza puede ayudar a decidir ante esa inmensidad de posibilidades existentes que se presentan en la vida diaria, y es ahí donde entra la Teología de la Esperanza, a llenar el vacío existencia que todo hombre tiene, y que solo el Ser Infinito puede llenar; pero es el hombre que tiene que escoger el que se le llene el vació o no, ya que Dios hace la oferta, pero no puede forzar a que se reciba lo ofrecido.

Esta facultad de elección que posee el hombre es lo que le produce la angustia. Sin embargo estas situaciones de angustia e inseguridad son las que hacen que el hombre ponga todo su empeño en la esperanza de un futuro mejor. Además, reconoce que otros merecen que se le respete su seguridad personal y la dignidad.

Gracias a la luz que pudo renacer con la Teología de la Esperanza, el hombre puede fundamentar su ser en la convivencia circunstancial de su momento histórico, ya que la circunstancia es la que determina, y aun más, en una situación desesperante como era ese momento de la historia humana. El hombre aún en medio de su angustia espera un análisis profundo que le ayude a recuperar todo lo que había perdido; razón por la cual es que se afirma que la esperanza, aunque sea de manera indirecta, tiene gran importancia en esta época posmoderna. Partiendo de este principio, el verdadero sentido del ser lo fundamenta o constituye la esperanza, pues ella es la que lo fortalece para lograr todos sus planes y proyectos de modo que a la medida en que se realicen sus proyectos, el hombre va encontrando su felicidad y aun cuando sus planes le fracasan, el hombre esperanzado tiene otra brecha de vida, es decir, que encuentra una salida fijándose en el otro acto de espera.

El hombre es libre para elegir su esencia, es decir, el personaje que quiere ser, así también es libre para elegir una esperanza existencial que sea la que le dé ánimo confiado a su vida. Que esa espera, al igual que la esencia, se convierta en forma de belleza durante su existencia, su razón vital se desenvuelva tras lo que espera y eso que se ha propuesto alcanzar como meta debe darle paz y felicidad, aun en los momentos difíciles y en las adversidades que dentro de ese marco existencial nadie puede quitarle: su estado de felicidad en lo esperado. «Lo que somos constituye nuestra esencia, por consiguiente, es nuestra esencia lo que elegimos al hacer la elección del personaje que queremos ser» nos dice un filosofo existencialista.

Todo cuanto el hombre espera debe llevarlo a su realización y por consiguiente a la felicidad, que debe estar en primer lugar en cada ser humano, ya que todo ser racional debe encaminar su vida hacia el bien (felicidad), aunque la esperanza está tan unida a la existencia humana que hasta la misma desesperación condiciona o está acompañada de la esperanza, puesto que sólo se desespera el que espera lograr o alcanzar algo, quien no espera nada en un futuro no tiene por qué desesperarse en su actuar.

Todo ser racional en el transcurso de su existencia, tiene como función esencial la esperanza, puesto que esta es anímica y fortalecedora para vivir. Pues la existencia siempre va a estar marcada por ese tránsito indefinido de un placer a otro. Cuando se habla de indefinido es en referencia a que el hombre no sabe lo que quiere; sino que este ser siempre va tras un placer nuevo y mayor para él. Los bienes alcanzados son siempre inferiores en relación con los bienes esperados. «La esperanza es vida y estímulo de vida; se vive esperando y se espera para vivir».

Muchas veces el hombre desesperanzado suele ver la esperanza como una utopía, pero no es que ella es una utopía realmente, a lo mejor estas personas tienen miedo a sus problemas, a enfrentar la realidad misma como tal, pensando que no van a vencer los problemas que se les presenten en el camino. Por tal razón, la misma esperanza se puede definir como un acompañante del ser humano, capaz de ir delante de sus proyectos para que este pueda alcanzar sus metas y logre darlas por realizadas, como un hecho concreto.

La respiración es determinante en el ser humano; así mismo lo es la esperanza para el hombre, ella se muestra ser tan fuerte que la desesperación no puede opacar la esperanza, sino que cuando el hombre se desespera surge la esperanza con mayor fuerza y vigor en el cuerpo y la mente humana. Puesto que la esperanza es la que garantiza al hombre la solución de sus dificultades, es por ello que el hombre confiado no teme al problema que le amenaza, sino que espera con esa fe firme en sus ideales, sabiendo que el esperar mantiene viva la fe o la confianza en la vida. La Teología de la Esperanza viene en esta época materialista y desespiritualizada a darle nuevo oxigeno a los pulmones cansados de una sociedad que esta cansada de respirar las miasmas contaminantes de un mundo en decadencia.

Comparación de la teología de la esperanza con la teología política de Johann Baptist Metz

La teología política, como teología practica debe funcional como una critica a la religión burguesa y oponerse a lo que no sea dialéctico y que divorcie la praxis de la teoría; en cambio que la Teología de la Esperanza se basa en la promesa de que los cristianos aguardamos un mundo mejor. La praxis es constitutivo de la teología política y del cristianismo que entiende que debe mejorar su condición de vida en esta tierra; en cambio el esperar un mundo mejor, sin fomentar el odio es parte de la Teología de la esperanza, entendiendo que la cristología es una dialéctica, ya que Cristo salva a que lo sigue. En teología política, la practica moral es una continuación de la practica social, por eso se debe examinar desde una hermenéutica practica; en la Teología de la Esperanza, es la solidaridad con el sufriente, identificada con una critica a la violencia la que le da su soporte moral

Es necesario determinar con qué, y con quién y para quién se hace teología. Todos somos teólogos, ya que la teología política, y la Teología de la Esperanza deben rebasar el ámbito del especialista en Dios, del teólogo profesional, y ser teología de todos los creyentes, porque la historia cuenta como los hombres se fueron haciendo sujetos del pueblo de Dios. La fe cristiana es una fe práctica dentro de la historia y de la sociedad.

La teología política la hace el que quiere acercar el reino de la tierra a Dios; la Teología de la Esperanza la hace el que quiere acercar el reino de Dios a la tierra, ya que da como un hecho el recibimiento de la promesa que por fe ha aceptado.

Conclusiones

El propósito principal de esta Teología de la Esperanza no es venir a ampliar la atomificación que en los últimos tiempos ha venido sufriendo la que en otros tiempos fue la "madre de las ciencias", o lo que es mas, crear una nueva teología del genitivo, sino por el contrario es una invitación a detenernos en las encrucijadas y preguntar por las sendas antiguas que conducen a la Canaán celestial. Porque tener esperanza, es aguardar la venida del Reino de Dios, el cual es Dios de vivos y de muertos, porque si es cierto que en Adán todos mueren, en Cristo todos somos vivificados.

Nuestra presentación de la Teología de la Esperanza no debe ser entendida como un quehacer teórico y contemplativo, como un cruzarse de brazos y esperar, no, la esperanza se base en los fundamentos de la praxis. El cristiano que se sienta a esperar, se convierte en un ocioso y llega a decir para sí "mi Señor se tarda." Con la Teología de la Esperanza se espera saliendo al encuentro de la venida del Señor.

La Teología de la Esperanza es la proclamadora de la esperanza solidaria presentada por Johann Baptist Metz, ya que su sentido es universal, y el compromiso del cristiano a de ser con lo pretérito, lo actual y lo posible. Nuestra esperanza no consiste solo en un traslado de lo presente hasta el futuro, para asirnos de la recompensa, sino que también es un traer el futuro a nuestro presente y dar como cierto lo que Dios nos ha prometido.

La Teología de la Esperanza no es la predicación egoísta, el reflexionar egocéntrico en el cual el teólogo de la esperanza se centra en sus necesidades, la esperanza es un abrirse al prójimo. El galardón ofrecido no es solo para mi, con la creencia de que el pan que comparto, a mi me toca menos; la esperanza que hago florecer en otro corazón, en otra conciencia, hace que la mía lleve mas fruto, que se multiplique. Por la esperanza soy feliz con la felicidad ajena, y mi prójimo que enriquece con el gozo que brota del tesoro de mi corazón.

Bibliografía

1. Metz J. La Fe en la Historia y la Sociedad. Capitulo 1V: La Teología política como teología Práctica fundamental. (Sin fecha ni casa editora, suministrado el material por el profesor.)

2. Moltmann J. (1977) El Experimento Esperanza. Ediciones Sígueme.(Suministrado por el profesor)

3. Marcel G. (1954) Homo Viator. Editora Losada, Buenos Aires, Argentina.

4. Martín A. (1969) Teología de la Esperanza, Respuesta a la Angustia Existencia. (Citada por Juan Mora Pérez en su Monográfico para optar por la licenciatura en Filosofía.)

5. Mora J. (2011) La Esperanza en Gabriel Marcel. Monográfico para optar por la Licenciatura en Filosofía. Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.

6. Santa Biblia. Reina Valera 1960 Edición On Line.

7. Concordancia Bíblica Eléctrica. On Line.

8. Diccionario Bíblico Electrónico. On Line.

 

 

Autor:

Humberto R. Méndez B.

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda