Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Determinación de los indicadores biologicos de suelos agricolas (página 2)




Partes: 1, 2

El arreglo entre las partículas del suelo, la estructura, determina el espacio entre las mismas, que son predominantemente macroporosos. Según el nivel de observación, se puede hablar de macroestructura o microestructura. La macroestructura, es el arreglo de las partículas secundarias y primarias visibles a simple vista. La microestructura es el arreglo de las partículas primarias para formar las secundarias; de ella depende en alto grado la macroestructura. Al atender a la microestructura, se observa que los componentes coloidales del suelo (plasma) actúan como cemento de los granos más gruesos (esqueleto).

(Rucks, 2004)

3.7.2 Pedregosidad

Se refiere a la presencia de piedras sobre la superficie del terreno y semienterradas. Se expresa en porcentaje de la superficie cubierta de piedras. La Pedregosidad tiene que ver con la eficiencia y grado de dificultad de la labor agrícola, viabilidad de mecanización del terreno y crecimiento de la biomasa, ya que niveles elevados de pedregosidad reducen el área y el espacio disponible para siembra y crecimiento de las plantas (caso de pasturas, por ejemplo). (www.rlc.fao.org)

La pedregosidad también influye sobre la erosión y el almacenamiento del agua del suelo. Un grado elevado de piedras cubriendo el terreno puede ser beneficioso, porque reduce el impacto de las gotas de lluvia sobre el suelo y la evaporación del agua. Sin embargo, la pedregosidad semienterrada o enterrada reduce el área superficial y el volumen de suelo poroso por donde se infiltra el agua; en este caso, favorece la escorrentía.

El tamaño de las piedras también es importante. Se requiere saber si ellas pueden ser manejadas de alguna forma. Por lo anterior, es importante considerar si la pedregosidad está compuesta por piedras pequeñas, con diámetro menor de 10 cm (poco práctico moverlas) o muy grandes, con diámetro mayor de 50 cm (inamovibles).

3.7.3 Profundidad efectiva del suelo

Se refiere a la profundidad del límite inferior del perfil que posibilita el crecimiento radicular de las plantas y a partir del cual las raíces (por un impedimento de naturaleza física o química) tienen un crecimiento fuertemente restringido. La profundidad efectiva de un suelo posee un alto significado agrícola en aspectos como el volumen de suelo explotado por las raíces. En este sentido, cuanto mayor es el volumen explotado tiende a ser mayor el suministro de agua y nutrientes para las plantas.

En Nicaragua muchos suelos, principalmente en laderas, poseen poca profundidad efectiva, lo cual debe ser considerado en la planificación de nuevas opciones productivas y de prácticas que ayuden a paliar el rápido déficit hídrico que sufren estos suelos cuando se presentan períodos de estiaje.

También es importante considerar que en suelos delgados la construcción de ciertas obras físicas que requieren remoción de material (terrazas individuales, acequias, canales, etc.), no son recomendables o tienen dificultades para ser aplicadas, ya que el substrato rocoso cerca de la superficie puede no permitir el diseño y ejecución de las mismas.

Por lo señalado, el uso debe adecuarse a las limitaciones de profundidad efectiva del suelo, manejando el agua y la nutrición de manera más cuidadosa para posibilitar una producción aceptable y de bajo riesgo. Patrones de profundidad efectiva y su correspondiente significado. (www.rlc.fao.org)

3.7.4 Drenaje

Se refiere a la velocidad con que el agua se desplaza por la superficie del terreno (drenaje externo) y dentro del perfil del suelo hacia zonas más profundas (drenaje interno). Se dice que un suelo tiene mal drenaje cuando el desplazamiento del agua es lento o muy lento, o cuando la capa freática está dentro de la zona potencial de aprovechamiento de las raíces de las plantas. El drenaje tiene un importante significado agrícola, puesto que puede afectar positiva o negativamente la producción.

Es común encontrar terrenos con limitaciones de drenaje temporal, durante los períodos muy húmedos del invierno. Esta situación se presenta en terrenos cóncavos, suelos delgados y con impedimentos continuos, donde el agua puede acumularse temporalmente. Estos terrenos se presentan en forma de lunares y no podrían detectarse si el levantamiento se hace en el período seco. La información de los productores/as es de vital importancia para evaluar el comportamiento del drenaje en el período seco. (Espinoza; Cavazos, 1992; Castillo, 2000.)

3.7.5 Compactación e infiltración

Se define a la compactación como el aumento de la densidad del suelo como resultado de las cargas o presiones aplicadas al mismo. Su magnitud se expresa como un aumento de la densidad aparente y de la resistencia del suelo a la penetración. Las principales causas de la compactación del suelo son las presiones generadas por el paso de rodados e implementos agrícolas, el pisoteo animal y el reacomodamiento de las partículas de suelo en planteos de trabajo sin laboreo.

Este fenómeno tiene implicancias directas e indirectas sobre el desarrollo de los cultivos, afectando principalmente el abastecimiento de agua y nutrientes a la planta. Altera la capacidad de infiltración de agua, su redistribución en el perfil del suelo, la aireación, la transferencia de calor y el movimiento de nutrientes.

La reducción de la tasa de infiltración aumenta las pérdidas por escurrimiento y disminuye la reserva disponible para los cultivos (Gil et al., 1993). Bacigaluppo y Gerster (2003), encontraron en el sector densificado por tránsito una marcada disminución en la disponibilidad de nitratos en el horizonte superficial, menores valores de conductividad hidráulica, y menor desarrollo radicular en profundidad. (Richmond, 2006).

3.7.6 Erosión

La erosión del suelo es causada por el aire y el agua de lluvia no infiltrada que escurre superficialmente de un campo. Muchas veces, la erosión hídrica y la escorrentía superficial de agua es aceptada como un fenómeno inevitable, asociado a la agricultura en terrenos con pendientes. Sin embargo, la pérdida de suelo y la escorrentía no son fenómenos naturales inevitables. Según Lal (1982), el surgimiento de daños causados por la erosión en áreas cultivadas no es más que un síntoma de que fueron empleados métodos de cultivo inadecuados para determinada área y su ecosistema. En otras palabras prácticas agrícolas inadecuadas han sido utilizadas. No es la naturaleza (relieve e intensidad de lluvias), sino son los métodos irracionales de cultivo utilizados por el hombre, los responsables por la erosión y sus consecuencias nefastas. El agricultor puede, mediante la utilización de sistemas de cultivo adaptados al lugar, controlar eficazmente la erosión, reducir la escorrentía y aumentar la infiltración de agua en sus campos. El agua que sale del campo en forma de escorrentía queda perdida para las plantas, mientras que el agua infiltrada puede ser utilizada eficientemente por las plantas. Esto es muy importante en climas más secos o donde ocurren períodos sin lluvias con cierta frecuencia. (Derpsch, 2004).

3.7.7 Color superficial

El color es un carácter del suelo, fácil de observar y de uso cómodo para identificar un tipo de suelo dentro del cuadro regional o local. Generalmente está en relación con los procesos de pedogénesis o con uno de los factores de formación.

Las principales sustancias que confieren al suelo su color son el humus, compuestos minerales como los óxidos, sulfuros, sulfatos, carbonatos. Los colores claros, es decir, el blanco el blancuzco, son debidos a la abundancia de minerales blancos o incoloros. Los horizontes superficiales de suelos evolucionados presentan bastante raramente esos tintes, salvo en los suelos de regiones secas, áridas o desérticas.

Pero se encuentran más a menudo en los horizontes del subsuelo o en los suelos poco evolucionados, en los suelos esqueléticos y en los decapitados, en los que la erosión se ha llevado los horizontes superficiales. Los minerales que tienden a provocar estas coloraciones claras son la sílice, el calcáreo en un grado elevado de pureza, el yeso, los cloruros o la arcilla, también desprovista de impurezas. Los colores negros o pardo muy oscuro son provocados por el humus o el manganeso, estando a menudo este último al estado de bióxido (MnO2), o también por los sulfuros de hierro.

Toda la gama de coloraciones que van por una parte; desde el rojo y a veces del granate, al beige, pasando por el amarillo, el anaranjado y el pardo, y, por otra parte del gris al verde pasando por los diferentes matices del gris, son casi siempre debidas a los compuestos del hierro, sea que intervengan prácticamente solos, o que se asocien a otros elementos coloreados del suelo para dar el tinte resultante. (Rucks, 2004.)

  • Evaluación visual de suelo en base a indicadores agroecológicos

Las evaluaciones visuales de las cualidades y características del suelo proporcionan un método práctico, semi cuantitativo y de bajo costo para evaluar y efectuar un seguimiento efectivo a las características del suelo comparadas con medidas de campo y de laboratorio. El método de evaluación visual del suelo (EVS) fue desarrollado para suministrar a los agricultores, expertos en manejo de tierras y autoridades reguladoras una herramienta simple que les permita determinar y efectuar seguimiento de la condición del suelo rápidamente, de bajo costo y muy eficaz. (Benites, 2008)

3.8.1 Cobertura de suelo

La cobertura del suelo tiene una acción protectora por la interceptación y absorción del impacto directo de la gota de lluvia, previniendo así el sellado de la superficie y preservando la estructura del suelo inmediatamente por debajo de la misma (Adams, 1966).De esa manera, la infiltración de agua puede ser mantenida a lo largo de la lluvia (Musgrave y Nichols, 1942). Por lo tanto, aumentando la cobertura del suelo se reducen la desagregación y movimiento del suelo por la salpicadura de la lluvia (Singer et al., 1981), el promedio de la velocidad y la capacidad de transporte del flujo superficial (Lattanzi et al., 1974; Meyer et al., 1970; Mannering y Meyer, 1963). El volumen de escurrimiento superficial, según Singer y Blackard (1978), es afectado por la calidad y cantidad de residuos a través del retardo en el inicio de la escorrentía; del aumento del tiempo entre el inicio de la misma y el primer litro de agua escurrida; y de la disminución del tiempo entre el final de la lluvia y el final de la escorrentía.

3.8.2 Situación de residuos

López (1984) argumenta que a pesar de la disminución progresiva de la erosión durante el período vegetativo, los cultivos en desarrollo no reducen la erosión tan eficientemente como lo hacen sus residuos de cosecha mantenidos en contacto directo con la superficie del suelo. Por eso, la utilización de los residuos de cosecha como cobertura del suelo es la manera más eficiente, simple y económica del control de la erosión (Amado, 1985).

El efecto de los residuos de cosecha en el control de la erosión varía de acuerdo a la cantidad, la calidad, la cobertura del suelo, el manejo y el grado de descomposición del residuo (Cogo, citado por López, 1984). (http://www.fao.org)

3.9 Índice de mineralización de la materia orgánica

Se re?ere al cálculo de la cantidad de C-CO que se relaciona con el C total de la materia orgánica, de donde se obtiene la proporción de la MO que es lábil o mineralízable.

La mineralización de la materia orgánica es un proceso esencialmente químico – biológico, llevado a cabo por diversos microorganismos. Depende de una serie de factores que son afectados por los sistemas de labranza. Así, la labranza convencional acelera la mineralización de la materia orgánica en los suelos debido a que crea un medio muy activo con altas temperaturas (suelo desnudo) y bien aireado (labranzas), mientras que bajo siembra directa ocurre lo contrario (Villanueva et al., 2004). Sin embargo como la materia orgánica es una mezcla de componentes con diferente velocidad de mineralización en función de su labilidad, el efecto del incremento de mineralización que causa la labranza convencional, posteriormente desaparecería, ya que después de algunos años bajo labranza convencional, quedarían en el suelo las fracciones de la materia orgánica humificada las más difíciles de mineralizar. Bajo siembra directa, en cambio, la acumulación de fracciones lábiles, acompañadas de temperaturas más bajas, causarían una mineralización más lenta, pero continua a través del ciclo del cultivo. (Melaj et al., 2003 en Videla et al., 2005).

Materiales y métodos

4.1. Información general de la zona de estudio

El estudio se realizó en 11 municipios de los departamentos de León y Chinandega, comprendidas entre las cooperativas del campo, Eddy Castellón, INTA / Alcaldía, Coop. Noel Murillo, UNAG-León, APRENIC, Coop. ASOGAL-León y Privadas. Se contaron con un total de 400 muestras las cuales fueron distribuidas, en los diferentes municipios de los departamentos, priorizando las zonas de mayor importancia productiva, cultivos de importancia, tipos de sistemas de producción y las condiciones topográficas de cada zona, comunidad y finca. Para esto se realizó un estudio de línea base por zona para determinar el uso actual del suelo.

Monografias.comMonografias.com

Grafica 1: Ubicación de los municipios seleccionados para el estudio.

Los municipios en estudio fueron:

El Sauce, con condiciones climáticas que varía de 600 a 1800 mm anuales. La temperatura media anual oscila de 270C a 350C, y los suelos son de textura francos arcillosos. (Zapata, 1998).

Malpaisillo, Quezalguaque, Telica, con condiciones climáticas, la precipitación pluvial anual promedia entre los 1,100 y 1,400 mm³ y se concentra durante la estación lluviosa, entre mayo y octubre. La temperatura anual 30oC. Son suelos profundos, bien drenados, de textura franco arcillosa, de topografía plana alternados con lomeríos y suelos de textura pesada.

La Paz Centro, Nagarote, León. Con condiciones climáticas precipitación pluvial anual promedia entre los 1,300 y 1,000 mm³ y se concentra durante la estación lluviosa, entre mayo y octubre. La temperatura anual es de unos 30º C. suelos van de profundos a moderados superficiales, de color rojizo con subsuelos arcillosos que se derivan de cenizas volcánicas, siendo ricos en minerales básicos. (INIFOM 1994).

Chinandega, Tonalá, Posoltega, El Realejo. El clima es tropical seco, el mismo de todo el pacífico del país. El período de verano comprende desde el mes de Noviembre hasta el mes de Abril y el período lluvioso comprende de Mayo a Octubre. El clima es caluroso, con temperaturas medias entre 21° C. y 30° C. y máximas hasta de 42° C. La precipitación anual máxima alcanza 2,000 mm. y la mínima entre 700 y 800 mm. Anuales. La topografía del municipio es en general bastante llana. (www.inifom.gob.ni,2004)

4.2 Descripción de los materiales

4.2.1 Obtención de la información sobre el manejo de suelos:

1. Guía de encuesta de línea base

2. Guía de diagnostico visual. (Altieri, 2001).

4.2.2 Levantamiento de muestras:

  • Barreno, palines y barras.

  • Baldes, Bolsas plásticas.

  • Hoja de información de la muestra.

  • Marcadores, GPS.

4.3 Metodología

4.3.1 Diseño experimental

4.3.1.1 Estudio de Línea Base:

Para la obtención de la información y resultados del estudio se procedió a la realización de una encuesta de línea base, con ayuda de preguntas abiertas y cerradas sobre el manejo actual de las parcelas a muestrear.

Para cada zona se realizó un estudio de línea base con los productores previo a la toma de muestras para obtener la información sobre el manejo actual de los suelos agrícolas, forestales y ganaderos, así como la planificación del muestreo de las parcelas de cada productor, tomando en cuenta los siguientes parámetros:

  • Clasificar las fincas según su actividad principal (Agrícola, ganadera, forestal),

  • Área destinada para cada actividad.

  • Ubicación, tamaño de la parcela.

  • Manejo (convencional, orgánico).

  • Cultivos que ha sembrado.

  • Tipo de fertilización, cantidad de fertilizante.

  • Preparación de suelo.

  • Diseño de un croquis de la finca.

4.3.2 Definición y medición de las variables a evaluar

Las variables físicas y químicas fueron medidas en el laboratorio de suelo de la UNAN – León.

4.3.2.1 En el análisis químico se consideraron los siguientes parámetros (Laboratorio)

  • - pH: para la evaluación del pH se utilizo el método potenciométrico.

(López, R. 1990)

  • Materia orgánica: Método de Walkley – Black. (López, R. 1990). Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001)

  • Nitrógeno total

  • Amonio: Método de Bremner

  • Nitrato: Método de Kjeldhal modificado (Rojas, L . et, al; 1989)

  • Ca: Método del Acetato de Amonio (NH4OAc). (Rojas, L . et, al; 1989)

4.3.2.2 En el análisis físico se consideraron los siguientes parámetros:

  • a) En Laboratorio:

  • Textura: Método de densímetro de Bouyoucos. (López, R. 1990).

  • Estructura: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • Erosión: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • Patrones de pedregosidad: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • Profundidad del suelo: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • Patrones de drenaje: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • compactación e infiltración: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • Color superficial, aspecto y olor: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

4.3.2.3 En el diagnostico biológico se tomaron en consideración los siguientes indicadores:

  • a) Diagnóstico en Campo:

  • Situación de residuos: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • Cobertura de suelo: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • Actividad biológica en campo: Métodos de evaluación visual de suelo. (Altieri, 2001).

  • b) En Laboratorio:

  • Determinación de la respiración basal del suelo o actividad microbiana por el método de Isermeyer, 1952.

  • Determinación del índice de mineralización

4.3.2.3.1 Determinación de la respiración basal

La determinación de la respiración basal del suelo se efectúa bajo las condiciones de incubación en laboratorio, sin la aplicación extra de nutrientes, bajo una temperatura constante (20-25 0C) y un contenido óptimo de agua en las muestras de suelos (aprox. 50-60 % del máximo de la capacidad de retención de agua) (Isermeyer, 1952; Alef 1991). Durante el periodo de incubación se mide la formación de bióxido de carbono (CO2), como también respectivamente el consumo de oxigeno (O2). Antes de la incubación las muestras de suelos se preincubaron por un tiempo de 24 h. para evitar anomalía ocasionadas por la alza de la actividad microbiana después de haber pesado las muestras y de ajustar el contenido de humedad de la misma (Jenkinson, 1988)

Reactivos

  • NaOH (0,5 M; p.a Merck 6498)

  • HCL (1,0 M; Titrisol, Merck 9970)

  • BaCl2 (Solución saturada; p.a. Merck 1719)

  • Fenolftaleína (0.1 g in 100 ml 60% Etanol; Merck 7227)

Ejecución y determinación

200 g de suelo (correspondiente al suelo seco en horno) con humedad de campo se pesaron en cilindros, ante de regular el contenido de agua al 50% de su capacidad de retención hídrica. El suelo se colocó en recipientes de incubación con cerrojos (tapas) de 3 litros y se preincubaron en un cuarto oscuro por 24 horas y a 29 0C. Transcurrido este tiempo se colocó en el fondo de los recipientes de incubación un frasco de Gerber con 20 ml de agua para humedecer el aire interno y un frasco con 20 ml de una solución de 0,5 m NaOH para la absorción del bióxido de carbono formado (CO2. A continuación se incubó el suelo por 2 días seguidos para la medición de la respiración basal a 29 0C en condiciones oscuras. Tras haber terminado la incubación se procedió al análisis de las muestras. Los frascos herméticos cerrados con la solución de NaOH se conservaron en un desecador que contiene absorbente de soda cálcica (Hidróxido de sodio) antes de iniciar la titulación, para evitar la contaminación con CO2 del ambiente. Para la determinación del CO2 se tomaron de los 20 ml de NaOH dos alícuota de 1 ml y se aplicó un 1 ml de solución saturada de BaCl2 así como también 3 gotas de fenolftaleína (punto de cambio pH 8,3). Con la aplicación de BaCl2 se precipita el CO2 absorbido como BaCO3.

Monografias.com

Con una bureta y una solución de 0,5 m HCL se titulo la cantidad no consumida de NaOH hasta el punto cambio del indicador de fenolftaleína.

Cálculos y evaluación

Para el nivel de pH hasta 8,3:

Monografias.com

  • Determinación del índice de Mineralización

En la materia orgánica ocurren varios procesos químicos y biológicos, entre los que se destaca la mineralización a través de la producción de CO2 durante un periodo determinado. Si tomamos en cuenta que en la materia orgánica el mayor contenido de su peso es el carbono, la proporción de C-CO2 producido por la respiración microbiana en función al C-Total de la materia orgánica corresponde al índice de mineralización del suelo. (F.E. Rosales et. All 2008).

Monografias.com

Índice de mineralización. Se re?ere al cálculo de la cantidad de C-CO2 que se relaciona con el C total de la materia orgánica, de donde se obtiene la proporción de la MO que es lábil o mineralízable. Es decir, se calcula el índice de mineralización del suelo. (ATLAS, R. and BARTHA, R. (2002).

4.3.4 En el diagnostico visual se consideran las siguientes variables:

Para la evaluación visual en campo, al momento de efectuar la recolección de muestras se observó en la zona de estudio los indicadores de calidad de suelos establecidos por Altieri, 2001 y la FAO, 2003: Estructura, Situación de residuos, color superficial, aspecto y olor, cobertura de suelo, Erosión, actividad biológica, presencia de materia orgánica, patrones de pedregocidad, profundidad del suelo, patrones de drenaje, compactación e infiltración. Cada uno de estos aspectos se valoró en rangos de 1, 5 y 10, valores que indican baja, regular y alta calidad de los suelos respectivamente.

4.3.5 Definir la toma de muestra (Muestreo)

El levantamiento de las muestras de suelos se procedió primeramente a la selección de los productores beneficiarios del proyecto, los cuales en su mayoría son miembros de las organizaciones de productores: APRENIC, COOP. DEL CAMPO COOP. EL PROGRESO, UNAG, COOP. EUCEVIO CALIXTO.

Los muestreos se realizaron en las fincas de estos productores. La unidad experimental de estudio fueron las parcelas formadas de 3-8 manzanas. Los muestreos fueron de 30 centímetros de profundidad estas fueron mixtas, compuestas de 5-15 hoyos. Las muestras fueron colocadas en bolsas plásticas con su debida ficha de identificación que incluye:

  • Código de muestra: Código del GPS

  • Nombre del productor Cultivo anterior.

  • Próximo cultivo. Profundidad del muestreo.

  • Tipo de fertilización utilizada.

4.3.6 Análisis e interpretación de los resultados

Para el estudio utilizamos el modelo estadístico tipo II (Efectos aleatorios), (Soto R. Iván, 2003). Este se utiliza cuando los tratamientos y demás factores que intervienen en un experimento son elegidos al azar de una gran población.

Para el análisis de los resultados los datos se procesaron utilizando programa estadísticos Excel y el programa SPSS por el cual se realizaron:

  • a. Análisis estadístico descriptivo.

  • b. Análisis de correlación.

Resultados y discusión

5.1 Tasa de respiración basal de los suelos en los departamentos León – Chinandega.

La estimación de la respiración del suelo brinda la información sobre la dinámica de su biota y, por lo tanto, de los procesos metabólicos que en él se desarrollan; tales procesos varían en función de factores biofísicos del suelo y del uso de la tierra, por lo cual su medición es un indicador de la actividad de la biomasa microbiana presente. La actividad microbiana se desarrolla en función de factores intrínsecos y extrínsecos al sistema suelo, por lo cual constituye un indicador de la dinámica del suelo y de la salud del recurso, pues una buena actividad microbiana puede ser el reflejo de óptimas condiciones físicas y químicas que permitan el desarrollo de los procesos metabólicos de bacterias, hongos, algas y actinomicetos y de su acción sobre los substratos orgánicos. (Mora R, 2006).

Los resultados de respiración basal de los suelos agrícolas en estudio, se basan en un número total de 400 muestras, de las cuales 54 corresponden al departamento de Chinandega y 346 al departamento de León. (Ver anexo 1)

Tabla 1: Tasa de respiración basal de los suelos de los departamentos de León y Chinandega (n = 400).

Monografias.com

En la tabla 1 se observan los resultados promedios de la respiración basal en los suelos. Las muestras de suelo del departamento de León presentan un promedio de 43 (&µg / g de Suelo / día), y en el caso de Chinandega un valor de 33 (&µg / g de Suelo / día).

El departamento de León presentó el mayor desprendimiento de CO2 con 180 (&µg / g de Suelo / día), en comparación al departamento de Chinandega que obtuvo como máximo 70 (&µg / g de Suelo / día). Cabe señalar que esta diferencia se debe a que el 86% de las muestras analizadas pertenecen al departamento de León, este último presento una desviación típica de 30. 24, valor que nos indica una gran heterogeneidad en las muestras analizadas.

Estudios realizados en algunas zonas de los departamentos de León y Chinandega (Castillo, X. 2000), se obtuvieron resultados menores a los determinados en el presente estudio, siendo los valores para el departamento de León con una tasa de respiración de C- CO2 de 11.85 &µg / g de Suelo / día, y para el departamento de Chinandega con 11.77 &µg de C- CO2 / g de Suelo / día.

Debe tenerse claro que una alta tasa de respiración microbiana no necesariamente signi?ca un resultado positivo, ya que si el sistema evaluado no tiene un aporte adecuado de nutrientes, puede ocurrir pérdida de C que lleve a un empobrecimiento del mismo.( ATLAS, R. and BARTHA, R. (2002).

Tabla 2: Respiración basal en las muestras de suelos de los municipios del departamento de León y Chinandega.

Monografias.com

n = 400

La determinación de este parámetro nos indica la actividad de los microorganismos del suelo. Se postula que el componente biótico del suelo y su actividad puede ser usado como indicador biológico para determinar el impacto del manejo agronómico en la calidad del agroecosistema (Zagal y Córdova, 2005).

Al comparar la tasa de respiración entre los municipios se observa que el municipio de Nagarote tiene la mayor tasa de respiración con 63 &µg CO2 /g de Suelo/día, seguido por Malpaisillo con 59, mientras que los suelos del Realejo presentan la menor con 24 &µg CO2 /g de Suelo/día. En el caso de Nagarote la respiración basal del suelo orienta que los microorganismos de este suelo requieren de mayor energía para poder degradar la materia orgánica presente en ese suelo.

Las condiciones edáficas como contenido de minerales, materia orgánica, humedad, y flujo de oxigeno, son factores que influyen sobre la respiración basal del suelo. Los suelos del municipio de Nagarote son calcáreos, poco propicios para la explotación agrícola intensiva y favorecedores de una ganadería extensiva. La zona tiene suelos francos (arenosos y arcillosos) y arcillosos, la vegetación predominante son pastos naturales y mejorados (www.inifom.gob).

La prevalencia de pastizales y los pocos años de uso agrícola de los suelos del municipio de Nagarote, le facilitan a estos suelos las características propicias para un mayor desarrollo de la actividad microbiana en comparación al resto de suelos dedicados solamente al trabajo agrícola, ya que según (Primavesi, 1982), los pastos son considerados como los mejores renovadores de la bioestructura, y por consiguiente, de la productividad del suelo. Esto en conjunto con el aporte del estiércol vacuno contribuye a la proliferación de microorganismos del suelo. Por tanto los valores obtenidos en la actividad microbiana responden al uso actual de los suelos en Nagarote. Estudios realizados en El Ecuador (Chiriboga C, 2008) se encontró que en zonas con pastos activos la respiración del suelo fue de 12,96 &µg CO2/m2/día superior a la encontrada en zonas de pastos abandonados con 9,800 &µg CO2/m2dia.

Para la interpretación de estos resultados es necesario considerar el tipo de productos químicos utilizados, ya que estos en los sistemas son un factor determinante para la proliferación de microorganismos del suelo. El estado de contaminación de los suelos influye sobre la respiración basal. Cuando las moléculas de los plaguicidas son adsorbidas por las partículas de suelo, esta adsorción puede durar desde unos días a muchos meses, e incluso ser tan fuerte que los microorganismos no puedan acceder a la substancia para degradarla. El resultado es doble, por una parte, la presencia de plaguicida en el terreno, que afecta a la microfauna y microflora del mismo, y por otro la disminución de la capacidad de intercambio catiónico debido a estar los plaguicidas ocupando el lugar que ocuparían las partículas minerales. (www. Mediterránea de agroquímicos. cat).

Tabla 3: Respiración basal de los suelos en base a su manejo.

Monografias.com

En la tabla 3 se muestra que en los suelos convencionales de Chinandega presentan menor actividad microbiana con valores promedios de 33 &µg/CO2/gr/día. La prevalencia de los suelos bajo sistemas convencional en el departamento de León se encuentra con un 50 % con textura Franco y Arcilloso, por lo tanto las condiciones de materia orgánica y humedad favorecen la proliferación de microorganismos y su actividad mineralizadora. Los valores promedios de la actividad microbiana bajo el sistema convencional es de 45 &µg de CO2 /gr/día. A pesar que en ambos departamentos los sistemas convencional se aplican a las áreas de estudio, estos presentan valores de actividad microbiana diferentes y con rangos del 15 hasta 180 &µg/ CO2 /gr/día. Estos valores proveen una indicación sensitiva de la respuesta de la actividad microbiana a variaciones al manejo de los suelos. Estudios realizados por (García et al., 2003; Peña, 2004) demuestran la susceptibilidad de los organismos a los cambios de temperatura, humedad, a los efectos de humedecimiento – secado, a la aplicación de agroquímicos o elementos metálicos, a la exudación de sustancias supresoras y el manejo del medio.

Los años de uso de las tierras son también son un factor limitante para la actividad de los organismos del suelo, en estudios realizados en Antioquia en el 2006 demuestran que en el suelo virgen evidenció la mayor respiración con 130 &µg/ CO2 /gr/día y la menor la reportó el suelo con más de 20 años de labranza con una producción promedio de CO2 de 4.35 &µg/ CO2 /gr/día (R Ramírez Pisco, et. all 2006). Estos valores se encuentran aun por debajo de los valores máximo y mínimo determinados en las muestras de suelo del occidente de Nicaragua, a pesar que los años de uso de la tierra en occidente oscilan entre 5 y 75 años.(Anexo 2)

Los suelos de textura arenosa predominan bajo el sistema orgánico, representando un 84% de las muestras analizadas. Esta clase de textura suelen presentar menores contenidos en materia orgánica. Es bien conocido el hecho de que para una zona climática dada y provista de vegetación y topografía de planicie, el contenido de materia orgánica depende especialmente de las propiedades texturales. (www. wikispaces.com. 2010).

Otro factor que afecta los contenidos del componente biótico en especial de los microorganismos, además de la materia orgánica, y la textura es la cobertura del suelo. La cantidad de biomasa radical es importante, ya que suple una cantidad significativa de carbono para la biota del suelo. Además, el hecho de que el suelo esté cubierto lo hace menos vulnerable a la desecación y la erosión. (Castro, 1995). El 48 % de las muestras de suelo bajo sistema de manejo orgánico se encuentran en texturas franco arenosa, que sumado a las aplicaciones de material fácil de descomponer (estiércol vacuno), por su baja relación C/N, el proceso de mineralización de la material orgánica es mas rápida en relación a los suelos bajo manejo convencional, quedando al final del proceso los ácidos húmicos y fúlvicos que son resistente a la degradación microbiana. Disminuyendo con ello la fuente de alimento de materia orgánica metabolizable para los microorganismos y por ende su población. Es por ello que la producción de CO2 en las muestras orgánicas es baja en comparación a los determinados en muestras convencionales, donde la materia orgánica aun se encuentran es estado poco mineralizado.

Tabla 4: Distribución de la textura de los suelos en base a su manejo

Monografias.com

En la tabla 4 se observan los resultados de los análisis de textura, donde se representan la distribución porcentual de la textura en dependencia de los sistemas de manejos. Numerosos investigadores (Beare et al., 1994; Puget et al., 1995; Angers et al., 1996), coinciden en que la labranza del suelo no solo afecta directamente la agregación del suelo sino que también induce cambios en la distribución de la materia orgánica en el perfil del suelo, en sus condiciones físicas, químicas y en la población microbiana. Esta mala distribución explica los grandes rangos existentes entre los valores máximo y mínimo encontrados en el sistema convencional, los cuales oscilan entre 15 y 180 &µg de CO2 /gr/día respectivamente.

5.2 Interacción entre la actividad microbiana y el estado Físico y Químico actual de los suelos.

La contribución de los microorganismos a las características físicas del suelo es importante: los microorganismos ayudan al proceso de fragmentación y transformación química de los suelos y se establecen con rapidez en las superficies recientemente erosionadas, con lo que contribuyen al desgaste de la roca. Por otra parte, los microorganismos pueden liberar compuestos químicos al suelo (ácidos orgánicos, agentes quelantes, fenoles, etc.) que contribuyen a incrementar la erosión.

En cuanto al aspecto químico, en ciertos suelos puede detectarse una actividad enzimática no despreciable, a pesar de que el contenido proteico del suelo es muy bajo. Esto es más frecuente en ciertos suelos de alto componente arcilloso y probablemente se debe a que la arcilla, debido a su carga eléctrica neta, actúa como un intercambiador iónico reteniendo enzimas procedentes de la descomposición de tejidos y células. Estas actividades enzimáticas son más frecuentes en suelos ricos desde el punto de vista agrícola en los que la composición de arcillas es también favorable. (W.D. Grant y P.E. Long).

Tabla 5: Actividad microbiana en los suelos en función de su textura.

Monografias.com

(Revisar cuales son las texturas que corresponden a los departamentos)

La textura influye como factor de fertilidad y en la productividad del suelo para lograr altos rendimientos en los cultivos agrícolas. Según la clase de textura que predomina en los territorios, esta influye sobre las condiciones de vida de los organismos del mismo. Suelos de textura pesada tienen mayor contenido de materia orgánica que los suelos de textura media, los cuales a su vez tienen un contenido de materia orgánica más alto que los suelos arenosos. (www. wikispaces.com. 2010)

La influencia que ejerce la textura en las poblaciones de microorganismos se presenta en la tabla 5, en donde se observa que el departamento de León contiene un 20.80% de arcilla en sus suelos liberando 43.51 microgramos de C-CO2 por gramo de suelo al día, mientras que el departamento de Chinandega contiene 14.74% de arcilla y libera 32.78 microgramos de C-CO2 por gramo de suelo al día.

Se ha propuesto un gran número de métodos para identificar y cuantificar los componentes lábiles de la MO. Los métodos biológicos se basan en el análisis de la población microbiana, el componente más activo y sensible al impacto del manejo de los suelos y que define sus características, especialmente en lo referente a su fertilidad. Interviniendo en los procesos de descomposición de residuos, ciclado de nutrientes y transformaciones de la MO del suelo (Zunino et al., 1982; Schnürer et al., 1985; Collins et al., 1992; Lobkov, 1999). La respiración es uno de los parámetros más antiguos y más frecuentemente usados para cuantificar actividad microbiana en el suelo. (Zunino et al., 1982; Schnürer et al., 1985; Collins et al., 1992; Lobkov, 1999).

Tabla 6: Tasa de respiración Basal (CO2-C (ug/g/d)) en base al contenido de MO

Monografias.com

*) Tomado de la tabla de interpretación LAQUISA

A pesar de sus limitaciones, la respiración continúa siendo el método más popular que se usa como indicador de la actividad microbiana y de la descomposición de sustratos específicos del suelo. Estos parámetros indican de manera fehaciente la mineralización que ocurre en el sustrato orgánico del suelo y son indicadores de la calidad de la materia orgánica y salud del suelo.

La tabla 6 nos muestra que en los suelos donde el contenido de materia orgánica es alto (3.1-4.2 %), la actividad microbiana es elevada con un promedio de 50 ug/CO2-C /gr/d, lo que representa un 32.75 % de las muestras.

Los suelos con un contenido de materia orgánica medio (1.81-3.0 %), presentan actividad microbiana con 40 CO2-C ug/gr/d, para un 43 porciento de las muestras. Estos datos se asemejan a los presentados por (Pajares. S, 2010), quien encontró que la respiración basal fue significativamente más baja en suelos de talpetate desnudo (8.1 µg C–CO2 g–1 d–1) por el escaso contenido de carbono orgánico edáfico de este sustrato, mientras que en suelos de pino reforestado obtuvo los mayores valores significativos de respiración basal (27–8 µg/C–CO2/g–1/d–1), congruente con el mayor contenido de carbono orgánico edáfico. (www.scielo.org). Al realizar el análisis de correlación de Pearson, la influencia que ejerce la MO en la actividad microbiana tiene una correlación de 0.174 lo que indica que hay una significancia baja pero positiva en dicha influencia, ver anexo 3.

Tabla 7: Influencia del pH sobre la actividad microbiana en suelos de los departamentos de León y Chinandega.

Monografias.com

La tabla 7 nos muestra que los departamentos de León y Chinandega poseen en sus suelos un pH neutro de 6.75 y 6.41 respectivamente (http://docs.google.com). Armado, A. 2009. Realizó un estudio encontrando que el pH del suelo correlacionó significativamente con algunas actividades enzimáticas, sin embargo, no tuvo ninguna correlación con la mineralización de carbono (Respiración basal). Esto se explica porque existen microorganismos que se adaptan al pH del suelo, y por lo tanto, no podemos decir que en suelos con un determinado pH existe una mayor o menor actividad microbiológica. (http://docs.google.com)

Muchos microorganismos y en particular los nitrificantes son inhibidos por la acidez; mientras otros requieren un pH bajo para funcionar efectivamente. En oposición, la alcalinidad nos conduce también a desviaciones en las poblaciones microbianas. (Arteta, 2006). En los suelos de Occidente la reacción del pH con la producción de CO2-C se muestra en que los suelos de León con un nivel de 6.75 presentaron la mayor producción de CO2, al mismo tiempo el valor máximo de respiración (180 CO2-C &µg / gr / día) corresponde al un valor máximo de pH (9.3). Al realizar el análisis de correlación de Pearson, la influencia que ejerce el pH en la actividad microbiana tienen una correlación de 0.263 la cual es baja pero positiva en dicha influencia, ver anexo 3.

Tabla 8: Índice de mineralización (gr C-CO2 /gr C) de los suelos en estudio en base al contenido de materia orgánica.

Monografias.com

Tras el análisis de la respiración del suelo, se calculó el índice de mineralización, que es la proporción estimada de CO2 en función al C-total del suelo (%). Los ensayos de mineralización nos permiten evaluar el efecto de variaciones de factores bióticos y abióticos sobre la descomposición de materia orgánica. A través de los estudios de mineralización podemos entonces determinar la susceptibilidad y razón de descomposición de compuestos orgánicos naturales y sintéticos.

Es decir que pueden ser utilizados como indicador ecológico de los suelos, dentro de los cuales esta el índice de mineralización, que nos indica la cantidad de energía o liberación de CO2 utilizada por los organismos del suelo en el proceso de descomposición de la materia orgánica. Éstos porque en la medida en que una unidad de C es incorporada al tejido celular de los microorganismos se desprenden aproximadamente 0.4-0.6 unidades de C-CO2 de acuerdo a la eficiencia de conversión (Osorio, 2005).

La Tabla 8 nos muestra que el municipio que presentó el mayor índice de mineralización fue Quezalguaque con 1.26% para un contenido de materia orgánica alto, por el contrario el municipio que presento el menor porcentaje de mineralización fue La paz Centro con 0.20%, el cual corresponde a un contenido de materia orgánica bajo. Estos datos no indican que el índice de mineralización está relacionado al contenido de materia orgánica.

Estos resultados identificados en suelos agrícolas del occidente de Nicaragua se deben probablemente a las características propias de los suelos de cada zona, ya que según (Acuña, O. 2006) en los suelos de mayor contenido de materia orgánica el índice de mineralización es menor debido a la acumulación del sustrato orgánico. Un suelo rico en materia orgánica y microbiota es un indicador de alta fertilidad y disponibilidad de nutrientes. La microbiota utiliza la energía del carbono para su metabolismo, por lo que existe una relación directa entre microorganismos, fertilidad del suelo y contenido de materia orgánica en el suelo, (Gómez, 2000). La cuantificación de los procesos de mineralización suministra información acerca del estado fisiológico o potencial metabólico de la población microbiana del suelo, de la biomasa del mismo y de la relativa contribución de los microbios del suelo al flujo total de C del suelo (Zibilske, 1994).

Los valores obtenidos en el índice de mineralización nos indican sobre el potencial de degradación de los microorganismos del suelo, que a pesar de presentarse contenido altos y medios de materia orgánica, fuentes de alimento para ello, esta no esta metabolizable, por lo tanto su actividad es baja. Es la fracción lábil de la materia orgánica la que induce a un aumento de la actividad microbiana. La fracción lábil contribuye a mantener una elevada actividad microbiológica, lo que avorece la liberación de nutrientes y la degradación de compuestos contaminantes (Ceccanti y García, 1994)..

5.3 Estado actual de los suelos de estudio en base a sus indicadores agroecológicos.

A pesar de la preocupación creciente acerca de la degradación del suelo, de la disminución en su calidad y de su impacto en el bienestar de la humanidad y el ambiente, aún no hay criterios universales para evaluar los cambios en la calidad del suelo (Arshad y Coen, 1992). Para hacer operativo este concepto, es preciso contar con variables que puedan servir para evaluar la condición del suelo. Estas variables se conocen como indicadores, pues representan una condición y conllevan información acerca de los cambios o tendencias de esa condición (Dumanski et al., 1998). Según Adriaanse (1993) los indicadores son instrumentos de análisis que permiten simplificar, cuantificar y comunicar fenómenos complejos. Altieri and Nicholls, (2002) de la Universidad de California han desarrollado indicadores realizados a nivel de establecimiento para evaluar la fertilidad de los suelos y la sanidad de los cultivos de café en Costa Rica. Tales indicadores se aplican en muchos campos del conocimiento (economía, salud, recursos naturales, etc.). Los indicadores de calidad del suelo pueden ser propiedades físicas, químicas y biológicas, o procesos que ocurren en él (SQI, 1996).

Para que las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo sean consideradas indicadores de calidad deben cubrir las siguientes condiciones (Doran y Parkin, 1994):

  • a) Describir los procesos del ecosistema; b) integrar propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo; c) reflejar los atributos de sostenibilidad que se quieren medir; d) ser sensitivas a variaciones de clima y manejo; e) ser accesibles a muchos usuarios y aplicables a condiciones de campo; f) ser reproducibles; g) ser fáciles de entender; h) ser sensitivas a los cambios en el suelo que ocurren como resultado de la degradación antropogénica; i) y, cuando sea posible, ser componentes de una base de datos del suelo ya existente.(Bautista, A; et al. 2004)

Para el análisis visual de las condiciones en las áreas de estudio se consideraron los siguientes indicadores: (Altieri, 2001):

Indicadores Físicos, Químicos y Biológicos Contemplados en el análisis visual.

Monografias.com

Para la interpretación de los indicadores se consideraron los siguientes rangos:

1– 5: Suelo de baja calidad

5- 10: Suelo en regulares condiciones

10 en adelante: Suelo en excelentes condiciones

Al analizar la tabla 9 los datos de diagnóstico visual del departamento de León y Chinandega nos muestran que sus suelos se encuentran en regulares condiciones con un valor promedio general de 6. Al observar de manera más específica los departamentos, se encontró que los municipios que presentaron el menor y mayor valor en cuanto a sus condiciones de suelos, fueron para el departamento de León el municipio de Nagarote con el menor valor y el municipio de León con el mayor valor. Ver gráfico 2. Mientras que para el departamento de Chinandega el municipio con el menor valor fue Posoltega y el de mayor valor Tonalá. Ver gráfico 3. Ver anexo 5 y 6.

Baker y Laflen (b), 1983, mencionan que la pérdida de nutrientes por erosión puede ocurrir por percolación en el perfil del suelo, en solución en el agua de escurrimiento y adsorbidos a los sedimentos erosionados. La cantidad de nutrientes en el perfil del suelo original está directamente relacionada con la concentración de estos en el sedimento erosionado y en el agua del escurrimiento. (Baker y Laflen, 1983; Stocking, 1985; Weir, 2002).

Tabla 9: Diagnostico visual físico de los departamentos de León y Chinandega

Monografias.com

Como se puede observar en la tabla 10 los indicadores que presentan el menor valor en ambos departamentos son actividad biológica 3.82 para León y situación de residuos 5.37 para León y 5.50 para Chinandega. La cantidad, diversidad y actividad de la fauna del suelo y los microorganismos están directamente relacionadas con la materia orgánica. La materia orgánica y la actividad biológica que ésta genera tienen gran influencia sobre las propiedades químicas y físicas de los suelos. La agregación y la estabilidad de la estructura del suelo aumentan con el contenido de materia orgánica. Éstas a su vez, incrementan la tasa de infiltración y la capacidad de agua disponible en el suelo así como la resistencia contra la erosión hídrica y eólica. La materia orgánica del suelo también mejora la dinámica y la biodisponibilidad de los principales nutrientes de las plantas. (www.miliarium.com)

Tabla 10: Diagnostico visual biológico del departamento de León y Chinandega

Monografias.com

La actividad biológica y situación de residuos al influir en todos estos aspectos presentan gran importancia al momento de realizar una evaluación visual en suelos, ya que como apreciamos en las tablas 9 influyen directamente en la estructura de los suelos de ambos departamentos.

La grafica 2 refleja la situación en que se encuentran los indicadores de calidad de suelo de los municipios de León y Nagarote siendo estos los que presentaron el mayor y menor valor en la evaluación visual de todo el departamento de León, el indicador que mas sobresale es el de patrones de pedregosidad en ambos con un valor de 9.75 Nagarote y 8.97 León, por el contrario el indicador que presento menos equilibrio fue actividad biológica con un promedio de 1.87 Nagarote y 4.32 León.

La poca pedregosidad influye sobre la erosión y el almacenamiento del agua del suelo, Características que influyen a su vez en su actividad biológica. Un cierto grado de piedras cubriendo el terreno puede ser beneficioso, porque reduce el impacto de las gotas de lluvia sobre el suelo y la evaporación del agua. (Espinosa, A. 1992)

Grafica 2: Indicadores de suelo de los municipios de León Y Nagarote.

Monografias.com

Grafica3: Indicadores de suelo de los municipios de Tonalá Y Posoltega.

Monografias.com

La grafica 3 refleja la situación en que se encuentran los indicadores de calidad de suelo de los municipios de Tonalá y Posoltega siendo estos los que presentaron el mayor y menor valor en la evaluación visual de todo el departamento de Chinandega, los indicadores que mas sobresalen en ambos municipios es el de profundidad de suelo con un promedio de 10 para Tonalá y 7.5 para Posoltega, por el contrario los indicadores de menor valor fueron actividad biológica para Tonalá con 3.75, estructura y situación de los residuos para Posoltega con un valor de 4.

El hecho de que los suelos de Tonalá y Posoltega presenten una baja actividad biológica, estructura y situación de los residuos se debe a la sobreexplotación de sus suelos y mal manejo de este recurso, ya que según (Sampat A. Gavande 1991). Las prácticas de labranza influyen en todas las condiciones físicas del suelo, el laboreo excesivo causa erosión, compactación, perdida de humedad y mala estructura del suelo.

Conclusiones

De los indicadores biológicos del suelo evaluados en esta investigación se presentó que la respiración basal fue mayor en el departamento de León promediando 43.51 (&µg) de C- CO2 / gr / día, este parámetro nos indica la actividad de la micro?ora, mediante la degradación de residuos de plantas, exudados y de materia orgánica del suelo.

A nivel de municipios el más representativo fue Nagarote con 63.33 (&µg) de C- CO2 /gr/día, esto se debe a la prevalencia de pastizales en la zona factor que le facilita a estos suelos buenas condiciones para un mayor desarrollo de la actividad microbiana en comparación a los otros municipios dedicados en su mayoría a actividades agrícolas.

El tipo de textura predominante en un territorio determinado influye en las condiciones de vida de los organismos del mismo, razón por la cual el departamento de León al presentar el mayor porcentaje de arcilla en sus suelos (20.80%) liberó 43.51 microgramos (&µg) de C- CO2 por gramo de suelo al día, mientras que el departamento de Chinandega al poseer 14.74% de arcilla libero 32.78 microgramos (&µg) de C- CO2 por gramo de suelo al día.

Los suelos donde el contenido de materia orgánica es alto (3.1-4.2%) presentaron la mayor actividad microbiana con un promedio de 50 microgramos (&µg) de C- CO2 por gramo de suelo al día, por el contrario los suelos con un contenido de materia orgánica bajo (0.6-1.8%) solo liberaron 40 microgramos (&µg) de C- CO2 por gramo de suelo al día. Los diagnósticos visuales de ambos departamentos mostraron que sus suelos se encuentran en regulares condiciones con un valor promedio general de 6. Siendo los indicadores de patrones de pedregosidad y cobertura del suelo los más representativos con valores promedios de 8 y 6 respectivamente.

Recomendaciones

En base a los resultados obtenidos la mayoría de los productores utilizan un sistema de agricultura convencional por lo que se recomienda empezar un periodo de transición a una agricultura más orgánica o de conservación, con el propósito de mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas de los suelos en un futuro próximo.

La mayoría de los productores deben efectuar en su área productiva medidas preventivas o correctivas tales como rotación de cultivos, incorporación de materia orgánica, preparar el terreno cuando este presente las condiciones adecuadas, etc. Todo con el fin de buscar alternativas que mejoren el estado actual de sus suelos haciéndolos mas productivos.

Al productor efectuar periódicamente un estudio físico, químico, y biológico a sus suelos, y reflexionar sobre el manejo actual que les han brindado, lo que incurrirá en la toma de decisiones acertadas en el momento oportuno, que lleven a una disminución en el uso de insumos y por ende de recursos económicos, haciendo más rentable su área agrícola.

A las instituciones vinculadas con este proyecto ampliar el área de estudio a otros municipios de occidente o de ser posible del resto del país, para tener una base de datos más completa sobre estado actual en que se encuentran nuestros suelos, así como las medidas que el productor está realizando en campo, para que de esta manera las organizaciones correspondientes busquen las alternativas más idóneas a efectuar en cada zona según sea el caso.

Bibliografía

  • 1. ACUÑA, O, et al. La importancia de los microorganismos en la calidad y salud de suelos. (en línea).San José, Costa Rica. Consultado 15 de marzo del 2010. Disponible en http: //www .digital. csic.es/ bitstream /10261/ 10206/1 /TESIS.pdf
  • 2. Acuña, O. et al. La importancia de los microorganismos en la calidad y salud de suelos.2006 (en línea) consultado el 22 de agosto del 2010. Disponible en www.fontagro.org/Projects/04_110_Suelos/.../OAcuña-Article.pdf

  • 3. Albrech Benzing. 2001: Agricultura orgánica. Fundamentos para la región andina. Edit. Neckar Verlag. Edic. 1. ISBN 3-7883-1912-7. Alemania.

  • 4. Altieri, M and C. I. Nicholls. 2002. Sistema agroecológico rápido de evaluación de calidad de suelo y salud de cultivos en el agro ecosistema de café. Universidad de California, Berkeley.

  • 5. Alvear, M.et al. Revista de la ciencia del suelo y nutrición vegetal. Efecto de la Aplicación de Herbicidas en Condiciones de Campo Sobre Algunas Actividades Biológicas. 2006. (en línea) consultado el 02 de Octubre del 2010. Disponible en http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-27912006000100007&script=sci_arttext

  • 6. Ariel Espinosa (CENTA / FAO, INTA, M.Sc. Manejo de cuencas hidrográficas)

  • 7. Arnaldo, A. Correlacion de actividades enzimaticas con la respiracion basal en suelos cacaoteros del occidente Venezolano.2009. Universidad de los Andes Venezuela (en línea) consultado el 24 de Octubre del 2010. Disponible en http: //docs. google.com/.

  • 8. ATLAS, R. and BARTHA, R. (2002). Ecología microbiana y microbiología ambiental. 2ª ed. Trad. Español. Addison Wesley, Madrid. pp 250-261.

  • 9. Baker, J.L. y Laflen, J.M. 1983. Water quality consequences of conservation tillage. J.Soil Water Cons. 38: 186-193.

  • 10. Bautista A, et al. La calidad del suelo y sus indicadores. Oaxaca, México 2004. (en línea) consultado el 27 de diciembre del 2010. Disponible en : http://www.revistaecosistemas.net/pdfs/149.pdf

  • 11. Baker, J.L. y Laflen, J.M.(a) 1983. Runoff losses of nutrients and soil from ground fall fertilized alter soybean harvest. Trans. ASAE 26: 1122-1127. (en línea) consultado el 02 de octubre el 2010. Disponible en: http://www.ecoportal.net/Temas_Especiales/Suelos/Relacion_entre_variables_quimicas_del_suelo_y_del_sedimento_erosionado.

  • 12. Bautista, C. A, et al. La calidad del suelo y sus indicadores. 2004. (en línea) consultado el 10 de Julio del 2010. Disponible en http://www.um.es/gtiweb/allmetadata/calidad%20suelo.htm

  • 13. BENITES, J. 2008. Evaluación visual del suelo (en línea). Consultado el 17 de junio del 2010. Disponible en www. incagro. gob. Pe /...aa.../ Resumen _EVS_ Ponencia_Benites.pdf -

  • 14. BOSHIER D, et al. La diversidad de América Central enriquece -clima y suelos de la región. edición no2. Tegucigalpa, MDC, Honduras C.A, 2004.20p.

  • 15. Castillo, X. 2000. GÖttinger Bodenkundliche Berchte. Aktivität und biomasse der mikroorganismen in bÖden von Ökologisch und konventionell bewirtschafteten ackerflächen Nicaraguas. ISSN 0340-4153.

  • 16. Ceccanti, B. García, C. (1994). Coupled chemical and bio- chemical methodologies to characterize a composting pro- cess and the humic substances. En Senesi N, Miano TM (Eds). Humic substances in the Global Environment and Impli- cations on Human Health. Elsevier. Amsterdam, Holanda. pp. 1279-1284.

  • 17. Chiriboga, C. 2008. Medida de la respiración del suelo y determinación de biomasa en zonas de pastos activos y pastos abandonados. Tesis previa la obtención del título de Ingeniero Agropecuario. LOJA – ECUADOR.

  • 18. Collins, H.P., P.E. Rasmussen, and C.L. Douglas. 1992. Crop rotation and residue management effects on soil carbon and microbial dynamics. Soil Sci. Soc. Am. J. 56:783-788.

  • 19. Degradación biológica del suelo. (en línea) consultado el 02 de Octubre del 2010. Disponible en http: //www. miliarium.com/ prontuario/ MedioAmbiente/Suelos/DegradacionBiologica.htm

  • 20. Derpsch, R.2004. Entender el proceso de la erosión y de la infiltración de agua en el suelo (en línea). Consultado el 18 de junio del 2010. Disponible en www.inpofos.org/ppiweb/iaarg.nsf/$webindex/.../$file/6.pdf.

  • 21. Doran, J.W. y Parkin, B.T. 1994. Defining Soil Quality for a Sustainable Environment. Soil Science Society of America, Inc. Special Publication. Number 35. Madison, Wisconsin, USA.

  • 22. Educar – Argentina. El  suelo. Características físicas del suelo. (en línea) consultado el 22 de agosto del 2010. Disponible en http://www.educar-argentina.com.ar/JUN2005/educ68.htm

  • 23. El suelo (en línea) consultado el 22 de Julio del 2010. Disponible en http://www.mediterraneadeagroquimicos.cat/Informa/suelo3.htm#Cansancio.

  • 24. Factores que influyen en el contenido de materia orgánica y relación C/N de un suelo (en Línea) consultado el 31 de Julio del 2010. Disponible en http:// af2.wikispaces.com/file/view/materia+org+C+N.doc

  • 25. GARCÍA, C.; GIL-SOTRES, F.; HERNÁNDEZ, T.; TRASAR-CEPEDA, C. 2003. Técnicas de análisis de parámetros bioquímicos en suelos: medida de actividades enzimáticas y biomasa microbiana. Mundi-Prensa, Madrid. 371 p.

  • 26. García, C., Hernandez, T, Costa, F., 1992. Variation in some chemical parameters and organic matter in soils regenerated by the addition of municipal solid-waste. Environmental Management 16, 763-768.

  • 27. GÓMEZ, Á. 2000. Elaboración de abonos orgánicos con bajos insumos en las condiciones del productor rural. Memoria del primer seminario de investigación científica y tecnológica sobre el istmo de los Estados de Veracruz, Chiapas, Tabasco y Oaxaca". ECOSUR, Unidad Tabasco. (en línea) consultado en septiembre de 2010. Disponible en:

www.ciesas- golfo.edu.mx/istmo/docs/ponencias/iponencias.htm

  • 28. Guazelli, M. Fundación La Era Agrícola. Recursos naturales e indicadores biológicos en agricultura ecológica. (en línea) consultado el 06 de Septiembre del 2010. Disponible en http: //www. eraecologica.org/ revista_17/era_agricola_17.htm?indicadores_biologicos.htm~mainFrame.

  • 29. GUERRERO R. / Los suelos han perdido - su fertilidad / La Prensa - Campo y Agro .miércoles 18 de mayo del 2005 / edición no.23813/ consultado03/ 11/2008. disponible en www.laprensa.com.ni
  • 30. Guía para la planificación integral de fincas (en línea) consultado el 06 de Septiembre del 2010. Disponible en http:// docs.google.com/ viewer?a=v&q=cache:_dXxyT6wJvIJ:www.rlc.fao.org/es/desarrollo%255Ceducacion%255Cpdf%255Cestratinst/Guiafincas.pdf

  • 31. Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal (INIFOM) 2006 Ecología de los suelos de León (en línea). Consultado 3 junio de 2010. Disponible en: www.amunic.org/descargas/Caracterizaciones/leon/m_leon.pdf
  • 32. Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal (INIFOM) 2004. Ecología de los suelos de León (en línea). Consultado 3 junio de 2010. Disponible en: http://www.inifom.gob.ni/municipios/documentos/CHINANDEGA/.pdf

  • 33. Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) 2006. Clasificación de los suelos de Nicaragua (en línea). Managua, Nicaragua. Consultado 20 de Noviembre del 2009. Disponible en www. ineter. gob.ni/ caracterizaciongeografica/capitulo7.3.html
  • 34. Jairo Ricardo Mora Delgado: La actividad microbiana: un indicador integral de la Calidad del suelo. Palmira-Colombia, 2006. (en línea) consultado el 09 de Julio del 2010. Disponible en http:// lunazul.ucaldas.edu.co/downloads /9cc8db94Revista5_6_9.pdf.

  • 35. Lobkov, V.T. 1999. Biodiversity in agroecosystems as a factor optimizing the biological activity of soil. Eurasian Soil Science 32:664-668.

  • 36. Manejo ecológico del suelo, Ana Primavesi. Quinta edición 499p 197 La bioestructura del suelo.

  • 37. Manejo sostenible de los suelos (en línea) consultado el 11 de Octubre del 2010. Disponible en http://www.monografias.com/trabajos15/manejo-de-suelos/manejo-de-suelos.shtml#EfectoSist.

  • 38. Miller C; L-M- Turk; H.D. Foth: 1980. Fundamentos de la ciencia del suelo. Edc. 4, edit. Continental. Mexico. D.F

  • 39. Mineralización de la materia orgánica. (en línea) consultado el .6 de Septiembre del 2010. Disponible en http:// ocw.um.es/ ciencias/ ecología/ lectura-obligatoria-1/p4-mineralizacion.pdf

  • 40. Morales, M. 2003. La materia orgánica y el estado de fertilidad de los suelos pardos con carbonatos bajo diferentes sistemas de manejo (en linea) consultado el 02 de Octubre del 2010. Disponible en: http://biblioteca.idict.villaclara.cu/UserFiles/File/tesis%20de%20maestria/Tesis%20de%20Maestr%EDa%20Mayelin.pdf.

  • 41. Organización de las naciones unidas para la agricultura y la alimentación (FAO). La biota del suelo y la biodiversidad. Los fundamentos del desarrollo sostenible. (en línea) consultado el 22 de julio del 2010. Disponible en ftp://ftp.fao.org/paia/biodiversity/soilbiota_biod_es.pdf

  • 42. Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) Manual de prácticas integradas de manejo y conservación de suelos (en línea). Consultado el 18 de junio del 2010. Disponible en http:// www. fao. org/ ag/ ags/ AGSE/agse_s/7mo/iita/C10.htm

  • 43. OSORIO N. W. 2005 Guía de laboratorio Practica 3. Aislamiento de microorganismos del suelo. Preparación se diluciones seriales. Preparación de medios de cultivo. Siembra en platos y conteo de UFC. Universidad Nacional de Colombia.

  • 44.  Pajares, S. et al. Indicadores bioquímicos en suelos de un transecto altitudinal en el eje neovolcánico mexicano.2010. (en línea) consultado el 22 de Octubre del 2010. Disponible en http://www.scielo.org.mx

  • 45. Paulina del Carmen Castillo (2000): El estudio del suelo como recurso natural renovable (Panamá). Organización de Estados Iberoamericanos. Para la Educación, la Ciencia y la Cultura

  • 46. PEÑA, W. 2004. Los suelos desarrollados sobre serpentinitas y su relación con la flora endémica. Índice bioquímico y metales . Tesis doctoral, Universidad de Santiago de Compostela y CSIC, España. 404 p.

  • 47. Propiedades físicas del suelo (en línea) consultado el 19 de junio del 2010. Disponible en http:// www. enfoquescompetitivos.com/.../ Propiedades% 20Fisica %20del%20Suelo.pdf.

  • 48. Ramírez R, et al. (2006): Identificación y cuantificación de la actividad microbiana, y macro fauna de un andisol bajo diferentes sistemas de manejo, en el municipio de marinilla (antioquia).

  • 49. Régulo León Arteta: Nueva Edafología. Edición no3. México, 2006.

  • 50. Richmond, P.2006. Compactación por el rodado de maquinarias en siembra directa (en línea) INTA EEA, Buenos Aires, Argentina. Consultado el 18 de junio del 2010. Disponible en www. inpofos. org/ ppiweb/ iaarg. nsf/ $webindex /.../ $file/6. pdf.

  • 51. Rosales F, et al. Guía de diagnostico de la calidad y salud de suelo. Edit. Bioversity international. Costa Rica (2008).

  • 52. Rucks, L.2004. Propiedades físicas del suelo (en línea). Montevideo, Uruguay. Consultado el 18 de junio del 2010. Disponible en http://www.fagro.edu.uy/~edafologia/curso/Material%20de%20lectura/FISICAS/fisicas.pdf.

  • 53. SALAZAR I. Estudio de procesos ecológicos para el desarrollo sostenible del castaño (castanea sativa mill.) Microbiota del suelo. (en línea). Consultado el día 15 de marzo del 2010. Disponible en www. digital. csic. Es / bitstream /10261 /10206 /1 /TESIS.pdf
  • 54. Sampat A. Gavande, (1991), Física de suelo principios y aplicaciones, editorial Limusa, México. Pág. 17.

  • 55. Schnürer, J., M. Clarholm, and T. Rosswall. 1985. Microbial biomass and activity in an agricultural soil with different organic matter contents. Soil Biol. Biochem. 17:611-618.

  • 56. Servicio de información mesoamericana (SIMAS). Producción y comercialización agropecuaria. Los suelos han perdido su fertilidad (en línea) consultado el 22 de agosto del 2010. Disponible en http://www.simas.org.ni/noticia.php?idnoticia=1611

  • 57. Stocking, M.1985. Pérdida de la productividad del suelo a causa de la erosión, un diseño de investigación. Informe de Trabajo No 12. Programa de Conservación de Suelos. FAO - Roma. Italia.
  • 58. SQI-Soil Quality Institute. 1996. Indicators for Soil Quality Evaluation. USDA Natural Resources Conservation Service. Prepared by the National Soil Survey Center in cooperation with The Soil Quality Institute, NRCS, USDA, and the National Soil Tilth Laboratory, Agricultural Research Service. USA.

  • 59. Teresita Cavazos & Octavio Rodríguez (1992): Manual de prácticas de física de suelos, Edit. Trillas, México.

  • 60. Weir, E. 2002. Pérdida de suelo y agua en parcelas de escurrimiento. 2do. Congreso de Contaminación Agrícola. Pergamino. Buenos Aires. Argentina.
  • 61. W.D. Grant y P.E. Long. Microbiología ambiental. Capítulo 1º. Ed. ACRIBIA, Curso 2008 - 2009 (en línea) consultado el 10 de Julio del 2010. Disponible en http://www.unavarra.es/genmic/index.htm.

  • 62. ZAGAL, E., CÓRDOVA, C.2005. Indicadores de calidad de la materia orgánica del suelo en un andisol cultivado. Agricultura Técnica. 65(2). (en línea). consultado en septiembre de 2005. Disponible en: http://www.inia.cl/at/agritec.htm .

  • 63. Zunino, H., F. Borie, M. Aguilera, J. P. Martín, and K. Haider. 1982. Descomposition of C14-labeled glucose, plant and microbial products and phenols in volcanic ash-derived soils of Chile. Soil Biol. Biochem. 14:37-43.

Anexos

Anexo 1: Total de área muestreadas en el departamento de LEÓN.

Monografias.com

Anexo 2: Identificación de los años de uso de la tierra

Monografias.com

n = 132

Anexo 3: Tabla de correlación entre Materia orgánica y actividad microbiana.

Monografias.com

** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

Anexo 4: Tabla de correlación entre pH y actividad microbiana

Monografias.com

La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

Anexo 5: Correlación entre MO e IM

Monografias.com

** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

Anexo 6: Indicadores de calidad de suelo de los municipios de Nagarote y León.

Monografias.com

Anexo 7: Indicadores de calidad de suelo de los municipios de Tonalá y Posoltega.

Monografias.com

Anexo 8: Procedimiento para determinar actividad microbiana en laboratorio.

Monografias.com

Anexo 9: Materiales utilizados en el laboratorio.

Monografias.com

Dedicatoria

Agradecemos a todas las personas que de una u otra manera colaboraron para la realización y culminación de este trabajo, de manera especial a:

Nuestros padres, quienes nos brindaron todo su apoyo sin esperar nada a cambio, a estas personas tan importantes en nuestras vidas que siempre estuvieron ahí en el momento preciso colaborándonos con amor y paciencia.

Dra. Xiomara Castillo, una gran persona, buena amiga y excelente maestra quien con su conocimiento, paciencia y buenos consejos jugó un papel fundamental en la realización de este trabajo.

Al Proyecto Suelo-FUNICA, FAT, ejecutado por la UNAN-LEON.

Agradecimiento

Primero y antes que nada, dar gracias a Dios, por estar conmigo en cada paso que doy, por fortalecer mi corazón e iluminar mi mente y por haber puesto en mi camino a aquellas personas que han sido mi soporte y compañía durante todo el periodo de estudio.

A mi madre por haberme apoyado en todo momento, por sus consejos, sus valores, por la motivación constante que me ha permitido ser una persona de bien, pero más que nada, por su amor.

A mis tías por ayudarme a crecer y madurar como persona, y brindarme su apoyo incondicional.

A mi padre por brindarme los recursos necesarios que me permitieron culminar mi carrera profesional.

A mi tutora por su valiosa asesoría, su valioso tiempo dedicado a este trabajo de tesis, por sus consejos y por compartir desinteresadamente sus amplios conocimientos y experiencia.

A mi abuelita por encomendarme siempre con Dios para que saliera adelante. Yo se que sus oraciones fueron escuchadas.

Y por último, pero no menos importante, estaré eternamente agradecida a mi compañero de tesis, por su visión, motivación y optimismo que me ayudaron en momentos muy críticos de la Tesis, y a todos aquellos que participaron directa o indirectamente en la elaboración de esta tesis.

Clarisa Ochoa

A Dios por haberme permitido llegar hasta este punto, por enseñarme el camino correcto de la vida, y haberme dado salud para lograr mis objetivos, además de su infinita bondad y amor.

A mi tutora, Dr. Xiomara Castillo por su esfuerzo y dedicación. Sus conocimientos, sus orientaciones, su manera de trabajar, su persistencia, su paciencia y su motivación han sido fundamentales para mi trabajo de tesis.

A mi madre, como agradecimiento a su esfuerzo, amor y apoyo incondicional, durante mi formación tanto personal como profesional.

A mi padre, por brindarme sus consejos y recursos necesarios para la elaboración de esta tesis.

A mi compañera de tesis, quien con su persistencia y colaboración me ayudó a que siguiera siempre adelante, especialmente en situaciones difíciles.

A mis compañeros, quienes con su buen sentido del humor me ayudaron a superar momentos de aburrimiento, tristeza y frustración, y a todos aquellos que de una u otra manera contribuyeron a la culminación de este trabajo.

Francisco Urroz

 

 

Autor:

Br. Clarisa Neret Ochoa Morales.

Br. Francisco Alberto Urroz Gutiérrez.

Enviado por:

TUTOR:

Dra. Xiomara Castillo.

Asesor: Msc. Patricia Castillo.

León, Marzo del 2011

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.