Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El Ombligo




  1. Introducción
  2. El ombligo
  3. Cultura
  4. El ombligo como centro erótico
  5. Pelusilla del ombligo
  6. El ombligo símbolo erótico
  7. ¿Para qué sirve el ombligo?
  8. El ombligo de la embarazada
  9. Mitos sobre el ombligo
  10. Algunas definiciones del ombligo
  11. Encuesta sobre el ombligo
  12. Conclusión
  13. Referencias

Introducción

Cuando investigamos sobre ¿Qué es el Ombligo? Es evidente la falta de conocimiento o idea sobre ¿ Cuál es su función y preferencia como zona erótica seudo-sexual, que se identifica como parte erógena utilizada mayormente por el sexo masculino como sitio anatómico femenino de índole sexual, placentera y preámbulo de traslado a otras zona erógenas distante o cercana de el.

Estudiantes de medicina de término en una población adulta joven pone de relieve: ¿Qué se sabe? ¿Qué se desconoce? ¿ Qué uso se le da? A una zona abdominal cuya función inigualable e insustituible que realiza durante la gestación como cordón umbilical y que al final de ella, su corte deja el residuo cicatrizar llamado ombligo ahí termina su función.

Serán estos datos, puntos de partida con fines de que nos preocupemos por utilizar ya no sólo como punto referencial abdomino anatómico para fines médicos conductual; sino también por su alto estimulo erótico erógeno para el disfrute de una buena salud sexual.

Su cuidado como parte de asiento de múltiples organismos microscópicos que alteran la biodiversidad de una buena salud.

Su uso para fines decorativo y adorno que elevan su proyección de estímulos eroticos.- ¡En hora buena, nuestro aporte!

El Ombligo

Es la unidad que vincula al feto con la madre, y a través del cual éste recibe los alimentos. El ombligo aparece dotado de numerosas funciones simbólicas: 1.-Centro del cuerpo, determinante de la sexualidad y del erotismo, 2.- Nexo entre el hombre y la madre tierra, factor que define el destino, punto central del hombre, de la Tierra y del cosmos 3. - Recurso terapéutico de gran valor.

El Ombligo es la cicatriz que queda expuesta sobre el abdomen después de la caída del cordón umbilical. Parte del cordón umbilical que permanece adherida al recién nacido y que se desprende posteriormente.

El origen del Ombligo es el residuo, en los mamíferos placentarios, del cordón umbilical es un cordón que une un embrión en vías de desarrollo o feto a su placenta. Contiene arterias principales y venas (las arterias umbilicales y vena umbilical) para el intercambio de sustancias nutritivas y sangre rica en oxígeno, entre el embrión y la placenta. Cuando el feto nace, el cordón umbilical se corta y se deja sólo una pequeña cicatriz (el ombligo).

Monografias.com

El término "cordón umbilical" o solamente "umbilical" ha sido usado también para cuerdas con funciones similares, como la manguera de aire que une a un buzo de alta mar a su barco o un astronauta a su nave espacial.

La frase "corté el cordón umbilical" es usada simbólicamente para describir cuando un muchacho se separa de la casa de sus progenitores1

El ombligo es una de las zonas erógenas más fuertes que tiene el cuerpo humano, especialmente el de las mujeres

El ombligo es en muchas culturas un lugar muy importante, pues al fin y al cabo, es nuestra marca de nacimiento; cuando éramos sólo una criatura en el vientre materno nos alimentábamos por ahí y es la señal de nuestro proceso de formación y de llegada a la vida. Tanto es así que es común que este botoncito que tenemos todos en el vientre simbolice fertilidad e incluso el represente el lugar del amor como ocurría en la cultura de los antiguos griegos, o como en ciertas culturas indígenas de México donde se creía que colocando miel en el ombligo de las niñas se les garantizaba una dulzura de carácter y un encanto irresistible. Independientemente de la simbología, es innegable que actualmente el ombligo tiene un matiz decididamente sensual, no en vano es que lo llevamos al descubierto cuando las mujeres quieren lucir apetitosas y atractivas.

Es así como los besos y las caricias en torno al ombligo son sumamente incitadoras y fascinantes. El contacto con esa zona es irresistible y sugerente, lo cual puede deberse a su cercanía con los genitales externos.

Cultura

El ombligo se vincula con un sinnúmero de conceptos mágicos, místicos y míticos; su estudio es parte importante de la historia de las religiones y, con eso, del pensamiento filosófico2

Para hindúes y budistas, hebreos y griegos, el ombligo es el principio de todo: ya que por él comienza a enraizar el embrión; en tanto que los polinesios lo consideran el fin. Según ellos el ser humano termina su gestación, nace, se separa de su madre, y el ombligo es la marca de su perfecto acabamiento.

La creencia de que la tierra es el centro del universo perdura durante milenios; era dogma de la Iglesia todavía en 1835, tres siglos después de Galileo. Desde luego, centro y ombligo se equivalen; y en la cosmogonía de los antiguos, en ambos mundos, el centro-ombligo es el lugar sacratísimo de la creación, el único punto donde es posible la comunicación con la morada de los muertos y de los dioses: cielo e inframundo

Desde épocas inmemoriales el ombligo, por su emplazamiento en el cuerpo humano, se ha vuelto símbolo del centro: de cualquier centro, terrestre, celeste o imaginario, en su proyección cosmogónica.

El ombligo es el asiento del alma, el punto de mayor espiritualidad en la anatomía humana; el lugar de elección para encontrar la armonía cósmica; el tercer ojo que contemplan los hesicastas, quienes anhelan ver la luz increada del Tabor.

El ombligo como centro erótico

El filólogo y antropólogo Gutierre Tibón, en su libro El ombligo como centro erótico, explica la importancia que en Japón se le da al ombligo, clasificando noventa y seis tipos de ombligos distintos. Tal vez esto explique una de las operaciones estéticas que desde hace unos años está de moda entre las japonesas es el Hesodashi, que consiste en operarse el ombligo para tenerlo rasgado. El motivo es que las japonesitas irónicamente tienen el ombligo redondo, mientras que las occidentales a las que quieren imitar lo tienen rasgado (la visualización de tanto cómic Manga debe producir estas formas extrañas de comportamiento).3

En Las mil y una noches se menciona en varios de sus cuentos y se le adjudica al ombligo la cualidad de "recipiente que contiene poderosos aromas afrodisíacos".

Para los griegos, el ombligo debía de estar en el centro exacto entre el pecho y los genitales y era considerado como el centro del cuerpo de la vida, de la existencia, del universo.

El historiador italiano Gutierre Tibon tiene un libro titulado El ombligo como centro erótico, en el que dice:

Es el centro de la respiración y de la rosa de los vientos. Es símbolo del útero y, contradictoriamente, del falo; se identifica con la Luna, principio mujeril, y con el Sol, masculino por excelencia. Es andrógino y, sin embargo, connaturalmente femenino. Sol, Luna; pero también estrella: la Polar, eje del universo.

El modo de formarse esta cicatriz dio lugar en otros tiempos a tremendas controversias para saber si era racional representar con ombligo a Adán y Eva.

La ropa que deja ver el ombligo es una moda practicada sobre todo por las mujeres jóvenes. La exposición de un ombligo desnudo ha sido un tabú en la sociedad occidental, ya que el ombligo ha sido considerado un estímulo visual erótico. Hoy al ombligo se le da una función puramente estética e incluso se llega a decorar con artilugios metálicos (piercing), sirve como excusa para escribir libros (El ombligo del mundo, de Ramón Pérez de Ayala, o Todos los ombligos son redondos, de Álvaro de Laiglesia, por ejemplo).

Una preocupación común, aunque inofensiva, es la formación de pelusilla en el ombligo. Sin embargo, esto ha sido objeto de estudio en experimentos científicos serios.

En la Edad Media también se cuidaba su valor estético; a los niños pequeños se les envolvía como una momia mientras se les colocaba una bola de plomo en la cicatriz del cordón umbilical para conseguir un hermoso y profundo ombligo, método que se ha seguido hasta la actualidad, aunque utilizando bolitas de algodón o lana en vez de plomo. También se le consideró como sede de la lujuria en la mujer (en la actualidad vuelve a ser centro de atracción erótica, aunque esta idea sugiere más una fantasía masculina que un hecho fisiológico).

Otros conceptos sobre la función umbilical son más curiosos. Como ejemplo tendríamos a los unmatjera, una tribu aborigen australiana, que pensaban que los llamados muris o "gérmenes de los niños" se escondían tras las rocas o los árboles esperando entrar en las mujeres por el ombligo para embarazarlas, sin relacionar realmente el orificio de dar a luz con el de la concepción.

Pelusilla del ombligo

La pelusilla del ombligo es la acumulación de fibras sueltas en el ombligo.

Mucha gente descubre que, al principio y al final del día, ha aparecido una pequeña bola de pelusa en su ombligo. El porqué ha sido objeto de conjeturas durante muchos años, pero en 2001 el doctor Karl Kruszelnicki de la Universidad de Sydney (Australia) realizó una encuesta sistemática para obtener datos sobre la pelusa del ombligo.4 5 Sus principales hallazgos fueron los siguientes:

· La pelusa del ombligo consiste principalmente en las fibras sobrantes de la ropa, mezcladas con piel muerta y algo de vello.

· La pelusa se desplaza de abajo arriba y no al revés como sería más "verosímil". El proceso migratorio es el resultado de la fricción del vello corporal con la ropa interior, que arrastra las fibras sueltas hacia el ombligo.

· Las mujeres tienen menos pelusilla en el ombligo debido a que su vello corporal es más fino y corto. Por el mismo motivo, los hombres mayores, por tener vellos más ásperos y numerosos, acumulan una mayor cantidad de pelusa.

· La coloración azul se debe a la existencia de fibras azules en la mayor parte de las prendas de vestir.

· La existencia de pelusilla en el ombligo no reviste ningún peligro para la salud.

La dedicación del doctor Kruszelnicki para resolver este misterio le valió una recompensa en 2002, cuando recibió el premio Ig Nobel por la Investigación Interdisciplinar.6

Graham Barker, de Perth (Australia), está en el libro Guinness de Récords por acumular la mayor cantidad de pelusa umbilical. Ha estado coleccionando su propia pelusilla casi todos los días desde el 17 de enero de 1984, y produce alrededor de 3,03 mg cada día. Al contrario de lo que dice el estudio del doctor Kruszelnicki, su pelusa tiene un tono más bien rojizo, a pesar de que no suele llevar ropa roja.2

Recientemente, el Journal of Medical Hypotheses ha publicado un trabajo del químico Georg Steinhauser, basado en 503 muestras de su propio ombligo, que concluye que la composición de la pelusilla contiene, además de fibras de tejido, células muertas, grasa y proteínas, aventurando la hipótesis de que podría tener una función en la limpieza de esta zona del abdomen. Así mismo, observa un papel crucial del vello en su formación, siendo por tanto menor en las mujeres, y no apareciendo tras la depilación. Como dato curioso, el estudio también incluye la observación de que los tejidos viejos producen menos pelusilla que los nuevos.789

El ombligo símbolo erótico

El ombligo, pequeño orificio de repliegues de nuestro cuerpo es capaz de destapar una serie de sensaciones especiales que muy pocas personas conocen o creen conocer, y para descubrir cuáles son las zonas más calientes al entorno de lo que fue el cordón umbilical lo mejor es explorar con la propia anatomía. Existen infinidad de terminaciones nerviosas que se concentran en esta parte del cuerpo. Descubrir cómo estimularlas es sólo cuestión de tiempo y de práctica.

Algunos pueblos indígenas de México creían que untando el ombligo de las niñas con miel se garantizaba que en el futuro fueran dulces y encantadoras; sabrosas y acarameladas. No están tan lejos de la realidad ya que en si el ombligo concentra un innegable halo sexual.

¿Dónde reside el sensual encanto del ombligo? Quizá sea porque no hay dos iguales, quizá sea porque se sitúa en una zona altamente excitante... Lo cierto es que las reacciones de placer, los besos y las suaves caricias alrededor del ombligo son capaces de inflamar los ánimos más gélidos.

La zona del ombligo es, sin duda, un territorio sensual, sugerente...los entendidos recomiendan que no bastan las caricias en esa área, se debe subir con las caricias y besos del ombligo hasta el pecho, el limite la pone la imaginación de la pareja.

Los entendidos afirman que al ombligo se le debe acariciar con infinita suavidad y dulzura, se lo puede hacer con la yema de los dedos, en frío o con aceites aromáticosl interés que se tenga en la persona

¿Para qué sirve el ombligo?

Una vez que hemos nacido y el ombligo ha cicatrizado éste no sirve para nada, así de sencillo. Pero como los humanos tenemos que darle una utilidad o

explicación a todo, finalmente, se le han dado algunas utilidades. Algunos médicos lo utilizan como punto de referencia en algunas exploraciones, como la laparoscopia . Pero voy a intentar explicar que encierra todo ese apasionante mundo que hay alrededor del ombligo. El ombligo nos indica de dónde venimos. Es el lugar por el cual nos era introducido el alimento a través del cordón umbilical en el momento de nuestra gestación, nuestra fuente de vida. Es nuestro nexo de conexión con nuestra madre. Después de nacer ese "cordón umbilical" es cortado y de nada nos sirve esa cicatriz circular que nos queda de por vida. Pero como seres curiosos, una vez adultos buscamos un significado, una utilidad, un simbolismo a esta concavidad que todos los seres humanos poseemos10.

El Ombligo de La Embarazada

Hemos hablado en varias ocasiones sobre el ombligo del bebé y cómo cuidarlo, sin embargo no hablamos del ombligo de la embarazada, que como el resto del cuerpo de la mujer, también sufre algunos cambios.

El ombligo es la primera cicatriz de todo ser humano, fruto del corte del cordón umbilical que nos ligaba a nuestra madre. Una impronta que llevaremos de por vida. Una "marquita que parecería estar señalando el centro de nuestro cuerpo. Los hay de diversas formas. Hundidos. Superficiales. En forma de nudo. Tímidos y extrovertidos. Chiquitos y más generosos.

Las transformaciones que el cuerpo de una mujer manifiesta a lo largo de los nueve meses de gestación son infinitas. Y el ombligo, a pesar de su diminuto tamaño, no escapa a estos cambios. Aproximadamente en la semana 20, empieza a hacerse visible en el embarazo. A partir de entonces, la panza crece a un ritmo vertiginoso y alcanza dimensiones que jamás hubiera imaginado.

Lo que sorprende es la capacidad de la piel de acompañar este crecimiento. Precisamente, debido a este aumento del abdomen y al estiramiento de la piel de esta zona, tu ombligo sufre algunas modificaciones. No todos los ombligos se comportan de igual manera durante la gestación. Algunas embarazadas ven cómo, a medida que pasan los meses, su ombligo pareciera esfumarse, debido al notable estiramiento de la piel.

Muchas otras, en cambio, notan con sorpresa que su ombligo sale hacia afuera. En efecto, es notorio cómo este hoyito pasa a ser una curiosa prominencia que va cobrando mayor protagonismo a medida que la panza avanza. Pero no solo llama la atención a simple vista, sino también al tacto: se pone blando, suave y tan mullido como una almohadilla

El ombligo abultado o salido es una característica que presenta la mayoría de la embarazadas hacia el final de la gestación, normalmente alrededor del tercer trimestre, cuando la tripa ha ganado volumen. Poco a poco, el útero va creciendo y expandiendo la pared abdominal haciendo que el ombligo se tense y termine por salirse hacia fuera.

Se puede ver aplanado, abultado, sobresalido, o dando la impresión de que su hubiese dado vuelta. A menudo se relaciona el ombligo como algo antiestético, pero no debemos olvidar el símbolo vital que representa ese botón en el medio de nuestra anatomía. A través de él le hemos suministrado a nuestro bebé la sangre, el oxígeno y los nutrientes necesarios para que se desarrollara dentro del útero.

Que el ombligo de la futura mamá salga, antes o después, no es motivo de preocupación, es una de las "marcas" del embarazo, al igual que la línea alba. En las mujeres que tienen los tejidos flácidos, el ombligo puede brotar antes, mientras que en otras puede pasar casi desapercibido.

En cualquier caso, después del parto, cuando el cordón umbilical ya ha cumplido su función y una vez que el útero retorna a su tamaño, el ombligo vuelve a tener su posición y aspecto originales, aunque hay mujeres que no recuperan el ombligo tal y como era antes del embarazo.

En ocasiones puede producirse una hernia umbilical en la madre debido a un sobrea agotamiento de los músculos abdominales. Los síntomas más característicos son: presencia de un bulto blando o masa en el abdomen, dolor localizado o sensibilidad en la zona, puede haber vómitos, indigestión, estreñimiento u otros trastornos del sistema gastrointestinal, y es probable que se produzcan lesiones en la piel umbilical como dermatitis o infecciones producidas por la fricción con la ropa o el sudor.

Para corregir un ombligo que ha quedado demasiado sobresalido se hace una sencilla intrevención en la que el cirujano quita el exceso de piel para reconstruir el ombligo11

Mitos sobre el Ombligo

Respecto de su simbolismo sexual, está bastante difundida la creencia en que el tamaño que se otorgue al muñón será determinante en las dimensiones de los órganos genitales del niño al crecer éste y convertirse en adulto. Los huaves, nativos de San Mateo del Mar, Oaxaca, México, deciden el tamaño de los genitales del hombre cortando el muñón de una longitud semejante a la que existe entre el pulgar y el índice, y los de la mujer considerando la distancia entre el pulgar y el medio. Conciben que el muñón se reintroduce en el abdomen determinando el tamaño y la forma de los genitales, quedando fuera sólo la envoltura seca y muerta que después se cae; el tamaño ideal para los genitales del varón debe ser aquel que no lastime a la mujer, mientras que una mayor cavidad vaginal permite mejor el coito 1213

Los nahuas de Cuatotol, Hidalgo, practican el corte del cordón de los varones a una distancia de cuatro dedos; el padre vigila que no lo dejen muy corto pues el niño tendría un pene pequeño, ni demasiado largo, porque esto se reflejaría en su carácter.14

Al igual que la placenta, el muñón umbilical recibe un tratamiento ritual cuando se desprende, pues se piensa que sigue formando parte del individuo, y todo aquello que pudiera ocurrirle a aquél repercutiría en el bienestar de éste. La práctica está en función del sexo de la criatura, vinculada con su futuro destino: en el caso de ser niña, es enterrado frecuentemente en el interior de la casa, bajo o cerca del fogón, para augurar que sea una "mujer de su casa", diestra en las labores domésticas; el ombligo de los varoncitos se entierra o se deja en aquellos lugares asociados a las labores productivas, augurando de esta forma el éxito en sus obligaciones15

El grupo maya peninsular otorga singular importancia al ombligo, al concebirlo como el centro preciso, anatómico y funcional de la estructura del cuerpo humano. "Todos los órganos internos guardan un orden preciso en relación con el ombligo o punto central donde se ubica un órgano especial llamado tip té. Su función primordial es normar la actividad de las diversas partes del cuerpo, y con referencia a él se marcan cuatro sectores del abdomen, en analogía con los cuatro puntos cardinales 16

Algunas definiciones del ombligo

Ombligo

· Cicatriz que se forma al cortar el cordón umbilical en el centro del vientre

· Se puso un aro en el ombligo.

· Persona o cosa principal de algo

· Era el ombligo de la ceremonia.

· El Ombligo del mundo

Persona que se cree la más importante o que atrae la atención de toda la gente

· No te creas el ombligo del mundo que no eres tan importante.

· mirarse el ombligo

Poner mucha atención en los problemas propios y olvidar los ajenos

· No te puedes pasar la vida mirándote el ombligo.

Mirarse demasiado el ombligo o creerse el ombligo del mundo son dos frases hechas que, ahora, gracias a un curioso descubrimiento, tienen más sentido, y mayor legitimidad. Y es que en nuestro ombligo es toda una reserva natural de biodiversidad.

Y es que nuestra ignorancia de la diversidad microbiana es descomunal, como pone de manifiesto el estudio de la primera ronda de ADN del Proyecto de la Biodiversidad del Ombligo. Por el momento han descubierto 1.400 cepas de bacterias diferentes. Pero lo más sorprendente es que casi la mitad de ellas (662) eran desconocidas para la ciencia. Y estaban todas en nuestro propio ombligo.

El líder del equipo de investigación, Jiri Hulcr, señala que los habitantes de nuestro ombligo parecen extraños porque los biólogos no han estudiado con suficiente profundidad el tema para documentar la diversidad de la vida microbiana en variados hábitats. Él compara las reacciones a la primera ronda de resultados del ombligo con el asombro de los primeros exploradores europeos al ver la gran diversidad de África, que hoy parece banal. "Ahora estamos esperando que en cualquier momento nos aparezcan los rinocerontes o los elefantes".

A veces, para descubrir lugares emocionantes y misteriosos no hace falta viajar al África profunda o a un planeta remoto, basta con mirarse con atención el ombligo17

Encuesta sobre el Ombligo:

Se realizó una encuesta sobre los conocimientos del ombligo, cicatriz abdominal, resultado del cordón umbilical, conexión anatómica materno/fetal que resulta del corte después del nacimiento. Símbolo genético. Es la cicatriz que queda tras el corte del cordón umbilical en el Recién Nacido. Suele ser una depresión en la piel. El cordón umbilical resultante después del parto se cae entre una a dos semanas después del nacimiento, quedando en su lugar el ombligo.

Se recolectó las respuestas a que fueron sometidas estudiantes de término de la carrera universitaria de medicina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), durante el período agosto/septiembre 2011. Que rotaron en su pre- internado e internado por el Hospital Docente Universitario de La Mujer Dominicana "Dra. Evangelina Rodríguez Perozo, Santo Domingo. República Dominicana. La población universo fue de 102 estudiantes, divididos en tres grupo, el 75.5% correspondió al sexo femenino con 77 estudiantes. El 24.5% fue el sexo masculino con 25 estudiantes (cuadro # 1).

POBLACIÓN/Grupos

Sexo

Masculino

Sexo

femenino

42

11

31

29

7

22

31

7

24

102

25

77

%

24.5

75.5

Fuente: Estudiantes HMD/UASD

La edad en años de la población estuvo comprendida entre 20 a 35 años. De 20 a 25 años 58 estudiantes, 15 masculino y 43 femenino. De 26 a 30 años un total de 42, de ellos 9 masculino y 33 femenino. De 31 a 35 años 2 estudiantes, uno masculino y un femenino. (cuadro # 2)

Cuadro # 2

EDAD/ años

Masculino

Femenino

TOTAL

20 - 25

15

43

58

26 - 30

9

33

42

31 - 35

1

1

2

TOTAL

25

77

77

Fuente: Estudiantes HMD/UASD

Se le pregunto si habían leído o estudiado acerca del ombligo; las respuestas fueron, 69 de los estudiantes respondieron afirmativo, 13 masculino y 56 femenino. De 20 respondieron que NO, de ellos 7 masculino y 13 femenino. Con conocimiento muy poco a nada 13, masculino 5 y femenino 8 (Cuadro # 3)

(Cuadro # 3)

Conocimientos

Masculino

Femenino

TOTAL

Si

13

56

69

No

7

13

20

Muy poco

5

8

13

TOTAL

25

77

102

Fuente: Estudiantes HMD/UASD

Sobre cuál es la función del ombligo: que es Fisiológica 20 estudiantes, 4 masculino y 16 femenino. ¿Qué su función es erótica? 75 fue la respuesta, 18 masculino y 57 femenino. Que no tiene función 7 fue el total de ellos 3 y 4 masculino y femenino respectivamente. (Cuadro # 4)

. (Cuadro # 4)

Función

Masculino

Femenino

TOTAL

Fisiologica

4

16

20

Erotica

18

57

75

Ninguna

3

4

7

TOTAL

25

77

102

Fuente: Estudiantes HMD/UASD

Durante los cuestionamientos ¿ A usado o le han utilizado el ombligo como zona erótica? De ellos 61 dijeron que SI, 4 masculino y 57 femenino. Con respuesta que NO, 41, de ellos 21 masculino y 20 femenina. (Cuadro # 5)

(Cuadro # 5)

Zona Erótica

Masculino

Femenino

TOTAL

SI

4

57

61

NO

21

20

41

TOTAL

25

77

102

Fuente: Estudiantes HMD/UASD.

Nos interesó saber si ¿ con las manipulación del ombligo habían experimentado emoción u orgasmo? . Respuesta afirmativa 42. De ellas 1 masculina y 41 femenina. Una respuesta negativa correspondió a: 34 estudiantes. De ellos 20 masculino y 14 femenino. Con una respuesta variable 26 en total de ellos 4 masculino y 22 femenino. (Cuadro # 6).

(Cuadro # 6)

Emoción/Orgasmo

Masculino

Femenino

TOTAL

SI

1

41

42

No

20

14

34

Variable

4

22

26

TOTAL

25

77

102

Fuente: Estudiantes HMD/UASD

Las decoraciones y modificación del ombligo con fines de resaltar y hacer de el una zona erotica es muy común el cuestionamiento y las respuestas fue: 27 dijeron que si de ellos 1 masculino y 26 femenina. Que NO 75 de ellos 24 masculino y 51 femenina. (Cuadro # 7)

Cuadro # 7

Decoración o Modificación

Masculino

Femenina

TOTAL

si

1

26

27

NO

24

51

75

TOTAL

25

77

102

Fuente: Estudiantes HMD/UASD

Conclusión

Los conocimientos sobre el ombligo denota que después de dejar de ser cordón umbilical, su función se limita en nada más que un residuo cicatrizar que por su forma adorna un abdomen y su posición al verlo despierta el erotismo, con una función solo para uso sexual.

El desconocimiento sobre él y como fue simbolizado en la antigüedad desde los tiempo bíblicos salomónicos y en nuestra cultura pre colonizadora antes de la llegada de los europeos, hace de esta zona abdomino humana referencia folklórica de las creencia y simbolismo de una sexualidad futura para el recién nacido, pero con un mismo denominador único ligado al sexo y a las actividades sexuales.

Relacionado como zona erógena es de conocerse, cultivarse, y utilizarse como preámbulo de un acto placentero orgásmico..

Su cuidado, modificaciones y adornos seria de mejor uso si de esa zona funcional regional orgánica, se convirtiera en una zona funcional orgásmica, como preámbulo al placer humano en una buena y saludable práctica de la salud sexual .

"Un trabajo que finaliza, no es la culminación de una investigación".

Referencias

· Bushnell Hempstead, J., 1955

· El Ombligo en la Embarazada. Ebebesymas.com/embarazo.

· El Ombligo, Biblioteca medicina tradicional mexicana. unam

· El Ombligo. yaestaellistoquetodolosabe.lacoctelera.net/post 11/5/2007

· González-Merlo, Jesús (2006). «Capítulo 28: Embarazo ectópico», Obstetricia, 5ta edición (en español), Elsevier España.

· http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx/termino.php?l=1&t=ombligo

· http://www.sciencedirect.com/science

· Jiri Hulcr of north Carolina state university .newscientist.com.

· lalibreria.blogspot.com/2005/10/el-ombligo-como-centro-ertico.html

· Las Pelusas de mi Ombligo, Fermin Solis. www.entrelectores.com/libros

· Not noble, but navel fluff study wins prize - smh.com.au

· Noticia de la BBC sobre el tema.

· Noticia del Sydney Morning Herald

· Signorini, I., eía/., 1979.

· Steinhauser, Georg (febrero 2009). «The nature of navel fluff» (en inglés, Epub).

Med Hypotheses.. PMID 19231087 doi:10.1016/j.mehy.2009.01.015

· Tibón, G., 1981.

· Villa Rojas, A., 1980.

NOTAS:

1 González-Merlo, Jesús (2006). «Capítulo 28: Embarazo ectópico», Obstetricia, 5ta edición (en español), Elsevier España.

3 http://lalibreria.blogspot.com/2005/10/el-ombligo-como-centro-ertico.html

4 Noticia de la BBC sobre el tema

5 Noticia del Sydney Morning Herald

6 Not noble, but navel fluff study wins prize - smh.com.au

7 Steinhauser, Georg (febrero 2009). «The nature of navel fluff» (en inglés, Epub). Med

Hypotheses.. PMID 19231087 doi:10.1016/j.mehy.2009.01.015

8 http://www.sciencedirect.com/science

9 Las Pelusas de mi Ombligo, Fermin Solis. http://www.entrelectores.com/libros

10 El Ombligo. yaestaellistoquetodolosabe.lacoctelera.net/post 11/5/2007.

11 .l Ombligo en la Embarazada. Ebebesymas.com/embarazo.

12 El Ombligo, Biblioteca medicina tradicional mexicana.unam

13 Signorini, I., eía/., 1979.

14 Tibón, G., 1981.

15 Bushnell Hempstead, J., 1955

16 Villa Rojas, A., 1980

http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx/termino.php?l=1&t=ombligo

17 Jiri Hulcr of north carolina state university .newscientist.com.

 

 

Autor:

Dr. Cristian G. Francisco

Médico Ginecologo-Oncólogo. Maestria en Sexualidad Humana Y Terapia de Parejas ISH/UASD 2011.

Para: Licenciada Nancy Reinoso

Universidad Autónoma de Santo Domingo

VICERRECTORIA DE INVESTIGACIÓN Y POST-GRADO FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD ESCUELA DE MEDICINA

INSTITUTO DE SEXUALIDAD HUMANA

MAESTRÍA DE SEXUALIDAD HUMANA Y TERAPIA DE PAREJAS

Santo Domingo

Agosto 2011

República Dominicana

Monografias.com


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Columna Lumbar

    Inserciones. Desarrollo y osificación. El Dolor lumbar o lumbago. Causas de dolor lumbar....

  • Anatomía de superficie

    Niveles anatómicos de las vértebras. Proyección de vértebras y esternón. Relación de pleura con las costillas y lineas a...

  • Tejido Epitelial

    Especializaciones de la Superficie Lateral. Adhesión Celular y Moléculas de Adhesión Celular. Especializaciones de la Su...

Ver mas trabajos de Anatomia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda