Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Absolutismo Monárquico

Enviado por Ricardo Bringas



  1. Antecedentes del Absolutismo
  2. Catolicismo Militante
  3. Revoluciones Europeas
  4. Absolutismo francés
  5. Absolutismo en Prusia y Austria
  6. El Absolutismo Ruso
  7. Referencias

Antecedentes del Absolutismo

El absolutismo fue un modelo de gobierno principalmente en Europa donde el gobernante monarca tenía todo el poder del estado. Supone una identificación del pueblo con el rey. "Se creía que los monarcas absolutistas tenían derechos divinos donde recibían poderes de dios y que no eran responsables ante nadie, salvo de dios" (Spielvogel, 2011, p.71) por lo cual nadie podía igualarlos. Ellos tenían múltiples derechos como administrar la justicia, controlar a los funcionarios del estado, cobrar impuestos y podían determinar la política exterior sin rendir ningún tipo de cuentas al parlamento ni al pueblo. Este tipo de gobierno empezó en el siglo XIV pero llego a ser absoluto hasta el siglo XVIII. Teniendo como primer ejemplo a Luis XIV, conocido también como "El rey sol", llegando al trono en 1643 a la edad de los cuatro años de edad. "El estado soy yo, yo soy Francia" (Spielvogel, 2011, p.73) fueron palabras que definen la situación que se vivía en esos tiempos. En el absolutismo la diplomacia y las guerras francesas dominaban los asuntos políticos de Europa occidental y central. Los principales monarcas fueron Isabel I, Felipe II, Luis XIV y Federico Guillermo I.

El absolutismo fue una respuesta a las crisis que surgieron en el siglo XVI. Una de ellas fue la crisis económica que se estaba viviendo en Europa de 1560 a 1650 donde hubo inflación y aumento de los precios. Un factor fue la entrada de oro y plata de América, así como el crecimiento de la sociedad la cual tuvo que aumentar sus tierras y alimentos, por este cambio sus precios incrementaron causando problemas económicos. Las condiciones empeoraban cada vez más. En España se encontraban graves insuficiencias en los años de 1640. Se producía menos plata y llegaban piratas que causaban perdidas de flotas. La pérdida de artesanos y judíos también afectaron mucho en esta crisis. La población se niveló hacia 1620 y empezó a declinarse en 1650 especialmente en el centro y sur de Europa por la aparición de pestes, guerras y hambrunas que fueron parte de las tensiones sociales en Europa. Durante siglos se creyó en la brujería y en la magia la cual era una cultura campesina. La brujería hizo que el Celo religioso cazara a herejes pero la hechicería asustaba a la gente de ser acusada de brujería. En 1650 empezó a acabarse la brujería y los gobiernos se fortalecieron, así las opiniones de la sociedad iban cambiando.

Otra de las causas que llevo al Absolutismo fueron las guerras religiosas. En 1600 el calvinismo se extendió por muchas partes de Europa teniendo como principales causantes la religión y las políticas. Esta guerra fue llamada la guerra de los treinta años y comenzó en 1618 en territorio del Sacro Imperio Romano. Inicio con luchas de fuerzas católicas encabezadas por los emperadores Habsburgo y nobles protestantes que se habían rebelado contra las autoridades de los Habsburgo, pero pronto se convirtió en un conflicto político en donde el cardenal Richeliu ayudó a que la Francia católica se uniera a la Suecia protestante y así poder combatir contra los Habsburgo católicos. Durante 30 años Alemania fue destruida y los ejércitos rivales destruían poblaciones enteras. Finalmente en 1648 la guerra terminó por la Paz de Westfalia. Esta paz estableció que todos los estados germánicos podían elegir su religión. Esto fue lo que puso final al Sacro Imperio Romano como entidad política.

A partir de esta guerra se llevaron a cabo varias rebeliones y guerras civiles en Europa en siglo XVIII. La más famosa fue la Revolución Inglesa. Con la muerte de la Reina Isabel I en 1603, su primo Jacobo I heredó el trono y creía en el poder divino que se les daba a los reyes. Él decía que el rey y el Parlamento gobernarían Inglaterra juntos. La religión seguía siendo un factor que causaba problemas, los puritanos que fueron ingleses protestantes que se inspiraban en ideas calvinistas, formaban una parte importante en la cámara baja del Parlamento. Jacobo I tuvo un hijo llamado Carlos I que también creía en el derecho divino de los reyes. Él quiso poner más ritos a la Iglesia Anglicana pero los puritanos se negaron a sus prácticas religiosas y prefirieron irse a América. Las quejas empezaron cuando en 1642 empezó una guerra civil en Inglaterra entre los defensores del rey y las fuerzas parlamentarias. El parlamento fue el que se quedó con la victoria. Oliver Cromwell, un genio militar, hizo que ejecutaran a Carlos I el 30 de Enero de 1649. Esto hizo que Europa se horrorizara. "Cromwell gobernó hasta su muerte en 1658". (Spielvogel, 2011, p.68) El parlamento tuvo sospechas de las inclinaciones católicas y promulgaron la ley de Exclusión.

El absolutismo fue también la superación de todos estos problemas, haciendo cambios en la sociedad que han llegado hasta la época actual. En la sociedad ahora se practica el gobierno democrático, hay diversas religiones y ya no son parte del gobierno. Luis XIV siempre va a ser recordado como el mayor absolutista monárquico.

Catolicismo Militante

Felipe II, rey de España en 1556, le dio demasiada importancia a la religión católica y descuidó el aspecto militar de su país, ocasionando la destrucción de su armada invencible. "Asciende al trono Felipe II, a quien llama la historia el Prudente, y yo apellidaría Pérfido o el Inquisidor" (Prieto, 1893, p. 230). A inicios en 1588 sus ideales religiosos lo condujeron a tener problemas con sus países vecinos; principalmente con Inglaterra. Este país liderado por Isabel I, una reina liberal que no exigía una religión en específico, su pueblo era libre de elegir en qué y en quién creer. Estas diferencias de creencias ocasionaron fuertes disputas entre ellos, creando consecuencias para ambos, sin embargo principalmente para España, por todas las pérdidas económicas, las diferencias sociales y la falta de atención en los aspectos culturales y comerciales.

España era un país en el cual existían diferentes religiones y el objetivo que se propuso Felipe II al convertirse en rey fue que todo su pueblo fuera católico. "Felipe II, el "rey más católico", fue campeón de las causas católicas, un papel que trajo victorias espectaculares y derrotas igual de espectaculares." (Spielvogel, 2011, p. 60) Felipe II, debido a su deseo de que España fuera un país estrictamente católico, reconquistó las partes de España musulmanas y también decidió expulsar a todos los judíos españoles. España también poseía 17 provincias de Holanda que era la parte con más riquezas de todo este imperio. El rey más católico decidió quitarle los privilegios que tenía la nobleza de Holanda y gracias a eso, ellos comenzaron a rebelarse contra él. A causa de esto Felipe II se opuso contra el calvinismo y en 1566 estalló una guerra en la cual los holandeses destruían iglesias católicas. Esta guerra se extiende hasta 1609 concluyendo así con una tregua de 12 años, cuando el territorio de las provincias terminó llamándose provincias unidas de los países bajos y se convirtió en el centro del moderno estado de Holanda. Al final del reinado de Felipe II en 1598, España era el imperio más grande pero estaba en bancarrota ya que él hacía gastos excesivos.

Mientras tanto en Inglaterra, en 1558, Isabel I se hizo reina y al subir al trono convirtió a Inglaterra en uno de los imperios más importantes de Europa. A diferencia de Felipe II, ella era protestante y a pesar de que fue una monarca absolutista, dejaba que su pueblo eligiera la religión que cada uno quisiera, quitando las leyes que favorecían los católicos. La reina de Inglaterra en lugar de concentrarse en que todos tuvieran una misma religión como el rey de España, se enfocó en el ámbito militar y en convertir a su pueblo en una potencia mundial. Por su miedo a que otros países como España y Francia crecieran y decidieran conquistarla, ella decidió apoyar a los países menos poderosos. También apoyaba secretamente a Francis Drake, un pirata ingles que robaba los barcos españoles llenos de oro y se los llevaba a ella haciendo más rico el imperio. Antes de morir la Reina Isabel I dijo un discurso frente al Parlamento donde habló sobre su amor al pueblo inglés y el desprecio hacia la gran posesión de objetos materiales. En este discurso se refleja su adoración hacia Inglaterra y las ganas de proteger a su país.

Felipe II había pensado muchas veces en conquistar Inglaterra y sus consejeros le dijeron que el pueblo de Inglaterra se pondría en contra de su reina. Su devoción por el catolicismo hizo que Felipe II deseara conquistar Inglaterra para quitar el protestantismo y que se convirtiera en un imperio totalmente católico. En 1588 Felipe decidió actuar y dio la orden de invadir Inglaterra. En realidad España no tenía el número de hombres ni barcos necesarios para invadir Inglaterra. Un español señaló que sí dios no les concedía un milagro los ingleses les ganarían ya que tenían mejores naves y armas que ellos y no lograrían acercarse a ellos sin que les hagan ningún daño. Por desgracia sus plegarias no fueron escuchadas y en varios encuentros con los ingleses perdieron. Volvieron por el Norte pasando Escocia e Irlanda y varios barcos se hundieron gracias a las tormentas que había en esa región.

La derrota de la Armada Invencible fue el efecto de que Felipe II haya dejado olvidado a su ejército y se haya concentrado tanto en hacer que su pueblo tuviera las mismas creencias. Isabel por otro lado aprovecho este error para mejorar su ejército y así poder cuidar a su gente de un imperio tan grande como España. Si Felipe II no hubiera cometido este error tan fatal tal vez en estos momentos Inglaterra seria parte de España y toda esa región seria católica. En esto se muestra que las diferentes ideas que tenían las personas causaban conflictos entre imperios y también desconcentraban a los reyes de sus verdaderos deberes no solo de hacer que todos tuvieran una misma religión. Tanto Isabel I de Inglaterra como Felipe II de España fueron absolutistas pero tenían formas muy diferentes de pensar. La manera de Felipe II era más cerrada y eso fue la causa de su derrota y la victoria de un imperio menor que él pero con un ejército más poderoso gracias a su Reina.

Revoluciones Europeas

Europa sufrió de crisis sociales y económicas, pero principalmente de Revoluciones. La Revolución Inglesa fue una de las revoluciones más importantes de Europa. Fue un conflicto entre la realeza y el parlamento. La Revolución Gloriosa a fin a la Revolución Inglesa. Otra guerra importante fue la guerra de los treinta años donde Alemania fue destruida y Francia se convierte en la nación más fuerte de Europa.

La revolución inglesa empezó en 1642 DC a mitad del reinado de Carlos I. La revolución era un problema entre el poder parlamentario y el poder real. El rey Carlos I era absolutista pero tuvo que aprobar varias leyes anti-absolutistas. En los primeros años de la primera guerra civil (1642-1644) el rey tenía el control de la iniciativa militar y al final el parlamento terminó teniendo las iniciativas militares. La batalla de Edgehill el 23 de octubre de 1642 fue la primera batalla de la primera guerra civil, donde los parlamentarios al comando del conde de Essex derrotaron a la armada del rey. Después de una serie de guerras entre ellos los parlamentarios finalmente ganaron la guerra en Naseby el 14 de junio de 1645. Unos años después inició la segunda guerra civil en donde los parlamentarios le volvieron a ganar a Carlos I y lo ejecutaron y formaron una república. Inglaterra hizo varios levantamientos que fueron entre el parlamento y el pueblo. "Otro de los levantamientos fue el que surgió en Irlanda y Escocia, dichos levantamientos fueron uno de los principales objetivos de Cromwell, los cuales fueron la pacificación de Irlanda y Escocia con fuerzas realistas que apoyaron al sucesor legítimo Carlos II de Inglaterra."(Spielvogel, 2013, p.67). Oliver Cromwell quería un gobierno estable para Inglaterra así que destruyó a Irlanda y Escocia, y controló Inglaterra. Cromwell continuó con su dictadura por veinte años hasta que lo condenaron a muerte y los Estuardo regresaron al trono. La Revolución Gloriosa marcó el fin de la revolución inglesa en 1688.

La Revolución Gloriosa empezó cuando un grupo de nobles ingleses invitaron al gobernante Holandés Guillermo de Orange a invadir Inglaterra. En 1688 Guillermo y su esposa reunieron un ejército e invadieron Inglaterra. Guillermo de Orange hizo que Jacobo, su esposa y su hijo huyeran a Francia después de eso se dio fin a la Revolución Gloriosa. No había nadie que ocupara el trono así que el parlamento les ofreció el trono a Guillermo de Orange y su esposa y lo aceptaron. Las leyes y derechos de los ciudadanos cambiaron y eso los benefició mucho. Los ciudadanos podían portar armas y ser juzgados por un jurado. El Acta de Derechos cambió la forma de gobierno e hizo que se basara en el imperio de la ley y en un parlamento de elección libre. "Otro acto importante del parlamento fue la ley de tolerancia de 1689, que concedía a los puritanos, pero no a los católicos, el derecho al culto público. De cualquier manera, pocos ciudadanos volvieron a ser perseguidos por su religión."(Spielvogel, 2011, p. 69). Guillermo siguió reinando hasta que un día el parlamento se regaló el derecho de participar en el gobierno.

Otra guerra importante fue la guerra de los treinta años. Disputas religiosas continuaron en Alemania y eso hizo que la guerra de los treinta años empezara. Una de las causas de las disputas fue que en el acuerdo de la paz de Augsburgo en 1555, no se reconoció el calvinismo. El calvinismo se hizo una religión muy importante en Europa en los 1600s. Gracias al calvinismo la guerra de los treinta años también tuvo otro nombre, "La última guerra de religión". La guerra tuvo otros problemas aparte de los religiosos, los políticos y los territoriales. La guerra empezó en 1618 en el Sacro Imperio Romano. La guerra fue entre los católicos y los calvinistas. Un rato después la guerra se hizo principalmente política. El cardenal francés Richelieu hizo que Francia se cambiara al lado de los calvinistas y se fue contra los Habsburgo. La guerra de los treinta años era la guerra más destructiva en Europa en ese momento. Participaron todas las potencias de Europa, excepto Inglaterra. La mayor parte de la guerra fue en Alemania y eso hizo que Alemania fuera saqueada y destruida. Treinta años después del inicio, en 1648, se estableció la paz de Westfalia. La paz de Westfalia permitió a los alemanes escoger la religión que ellos quisieran. Las potencias europeas ganaron nuevas territorios de Europa, especialmente Francia, quien se convirtió en la nación dominante de Europa.

Europa sufrió muchos cambios durante estas épocas, especialmente cambios religiosos. La revolución inglesa fue un ejemplo de cambio de gobierno. El rey Carlos I era absolutista y cuando el parlamento derrotó a Carlos I, Inglaterra se volvió una república. Después de que Cromwell muriera los Estuardo regresaron al trono y el gobierno volvió a ser absolutista. Después de la revolución gloriosa Guillermo de Orange se convirtió en monarca de Inglaterra. En cambio, la guerra de los treinta años sufrió cambios religiosos. Todas las naciones y potencias europeas que participaron en la guerra de los treinta años sufrieron cambios religiosos. Alemania fue el primero en comenzar la guerra, que fue entre los católicos y los calvinistas. Francia es un buen ejemplo de cambio de religión, se cambió de catolicismo a calvinismo y se fue contra los Habsburgo. Estas guerras fueron unos de los mayores conflictos que han ocurrido en Europa.

Absolutismo francés

El reinado en Francia durante la Edad Moderna fue un ejemplo perfecto del Absolutismo Monárquico. Desde sus orígenes durante el siglo XVII con Richelieu, primer ministro de Luis XIII y Mazarino, primer ministro de Luis XIV, hasta su cumbre en el siglo XVIII cuando fue gobernada de manera egocéntrica por Luis XIV, Francia ha sido el mejor ejemplo del Absolutismo. La diferencia entre el gobierno de Francia y el de otros países yace en el hecho de que Luis XIV nunca fue influenciado por otras personas de alto rango como nobles o príncipes. Luis XIV subió al trono en 1643 a los cuatro años de edad, pero debido a su juventud el primer ministro Mazarino tomó control del gobierno. No fue hasta 1661, cuando murió Mazarino, que Luis XIV asumió el poder supremo. Al día siguiente de ser proclamado rey Luis declaró a sus secretarios y ministros de estado: "Les pido que no sellen órdenes salvo que yo lo indique. Les ordeno que no firmen nada, ni siquiera un pasaporte, sin mis instrucciones; que me rindan cuentas personalmente todos los días y que no favorezcan a nadie." (Spielvogel, 2011, p. 73)

Luis XIV tenía control completo sobre todos los ámbitos del gobierno: la política, la iglesia y los impuestos. Luis se nombró a sí mismo el "rey sol" ya que decía que era una fuente de luz para todo su pueblo. La mayor amenaza para el gobierno de Luis provenía de la alta nobleza y funcionarios del Estado, ya que creían que deberían de tener un lugar en el gobierno de Francia. Luis se deshizo de estas amenazas de manera ingeniosa: mandó a construir un palacio en Versalles. Este palacio servía como residencia personal del rey y de cientos de nobles, de manera que podía vigilarlos y mantenerlos alejados de la política. Cualquier noble que quisiera conseguir un título tenía que vivir en Versalles, donde disfrutaban de una vida muy lujosa. Las actividades del palacio incluían diversas formas de entretenimiento como paseos en bote, obras teatrales, conciertos, y, el favorito de Luis, apuestas. Muchos nobles se convirtieron en adictos a las cartas y apostaban enormes cantidades de dinero, lo cual hacía exactamente lo que el rey sol quería: distraerlos de la política. El poder de Luis sobre la nobleza era tan grande que tender la camisa del rey mientras él se vestía era considerado un gran honor. (Spielvogel, 2011, p. 72)

Tanto Luis XIV como su predecesor Richelieu sabían que la armonía religiosa era clave para el éxito de un país. En el pasado otros países como Alemania fueron devastados por las guerras de religión causadas por los protestantes y Luis se determinó a no dejar que lo mismo pasara en Francia. Durante su gobierno Richelieu despojó a los hugonotes, una religión protestante francesa, de sus derechos políticos y militares, aunque les permitió quedarse con los religiosos. Sin embargo, el rey sol no estaba satisfecho con solo eso. A comienzos de su reinado Luis ordenó la clausura de las escuelas y la destrucción de las iglesias de los hugonotes. Durante el gobierno de Luis XIV se estima que más de 200,000 hugonotes huyeron a otros países como Inglaterra, las Provincias Unidas y a los estados germánicos. Esto hizo que una vez más Francia fuera predominada por una sola religión, el catolicismo, lo cual unió al pueblo francés e incremento el control del rey sol.

Luis XIV fue uno de los monarcas más ambiciosos de su época. De no ser por su controlador general de finanzas, Jean-Baptiste Colbert, Francia hubiera caído en bancarrota. Colbert aumentó la riqueza y como consecuencia el poder de Francia usando las ideas del mercantilismo. Para disminuir las importaciones e incrementar las exportaciones concedió subsidios a industrias nuevas. Para mejorar las comunicaciones y el transporte de bienes construyó caminos y abrió canales y, finalmente, para aumentar el comercio con otros paises creó una marina mercante. Todos estos cambios permitieron a Luis XIV sostener el costo de su vida lujuriosa fácilmente y además crear un ejército digno del rey sol. Con su nuevo ejército de más de 400,000 hombres Luis participo en cinco grandes guerras entre 1667 y 1713: la Guerra de Devolución, la Guerra de Holanda, la Guerra de Reunión, la Guerra de la Liga de Augsburgo y la Guerra de Sucesión Española. Logró expandir la frontera francesa hacia el noroeste y poner a un miembro de su dinastía, Felipe V, en el trono de España.

"El Estado soy yo" es una frase comúnmente acreditada a Luis XIV y resume con bastante precisión su imperio. Jamás existió otro monarca con tanto poder como Luis. Su idea del palacio de Versalles fue todo un éxito y a pesar de que otros países intentaron copiarla ninguno logró obtener todo el control que el rey sol poseía. Su intolerancia religiosa contra los protestantes, aunque causó la muerte de muchas personas inocente, fue clave para la estabilidad y su control de Francia. El genio financiero Jean-Baptiste Colbert y sus ideas mercantilistas que permitieron crear uno de los ejércitos más temibles de Europa. Todos estos factores contribuyeron para convertir a Francia en una de las más grandes potencias europeas de la edad moderna y en el ejemplo ideal de una Monarquía Absoluta.

Absolutismo en Prusia y Austria

El absolutismo en Prusia y Austria provocó los cambios más significativos en la forma de gobierno en estos países. El cambio de gobierno al absolutismo en Prusia y Austria generó cambios en todos los aspectos: económicos, culturales, políticos, sociales, religioso, etcétera. Cuando recién comenzó a gobernar el absolutismo fue con Federico Guillermo I cuando llegó al poder. Al llegar al poder se generaron también disputas generadas a partir de los cambios que él generó. Al igual que en Prusia, en Austria las políticas cambiaron con la dinastía de los Habsburgo, que marcaron un gran cambio durante los seis siglos que gobernaron el imperio austriaco y sus demás territorios conquistados al expandirse territorialmente por grandes ejércitos con los que contaba el imperio austriaco, que era considerado uno de los mejores ejércitos de aquella época.

En el ámbito económico, el absolutismo que se vivió en aquella época, al llegar con nuevas reformas y obviamente nuevas reglas proporcionadas por el mismo rey absolutista, industrializaron el país de tal manera que generó un cambio importante a nivel mundial. Además de todo esto, uno de los cambios más significativo y/o conmemorativos de ambos imperios fueron, obviamente presentaba cambios, las leyes políticas que regían y gobernaban a ambos imperios de forma diferente a lo que un absolutista lo hacía. Cuando llegó al gobierno absolutista al gobierno que ya regía en la antigua Prusia. El absolutismo es una superioridad normativa y legislativa que llega a producir cambios en el gobierno de los absolutistas. Como bien lo explica esta frase curiosa escrita por este seudónimo, al llegar el absolutismo a un territorio, una persona que llega al poder de forma divina, bueno más bien por suerte de ser descendientes de una familia real, tiene el poder ante todos y puede hacer lo que esa persona quiera hacer sin problema alguno de que piensan los demás o de que dicen los demás. Esa persona pone las leyes y se tienen que regir obligatoriamente, porque de lo contrario si se metería en problemas ante el gran poderío que suelen tener los gobernantes absolutistas. Además, solía suceder que los reyes tenían sangre fría y que eran capaces de matar a gente inocente con tal de conseguir el poder que necesitaban tener.

Uno de los más grandes y también reconocidos que cambios que provocó la llegada del absolutismo a Prusia fue que, gracias a la ambición que tenía Federico Guillermo I por mantener su poder y expandir territorialmente su imperio, creó un ejército de más de 40,000 personas, la cual la hizo, a esa nación, el cuarto ejército más grande y completo de todo el mundo en aquella época, solo detrás de países altamente desarrollados como Francia, Austria, Rusia, entre otras. Aunque parezca que es algo normal que haya crecido a ese tamaño ya que vemos que varios países también habían alcanzado esa cifra y hasta más, el mérito que se le adjudica al imperio prusiano es que, siendo una pequeña nación, con poca gente y poco territorio, haya podido lograr llegar a tal auge militar con muy poco tiempo y con tanta disposición a ganar. Ese era el mismo ejército, bueno parecido ya que ya habían pasado años desde que Federico Guillermo I hizo ese ejército, el que derrotó al ejército austriaco en la Guerra de Sucesión y posteriormente, la Guerra de los Siete Años, ambas ganadas por Prusia.

"Los Habsburgo hicieron una difícil transición en el siglo XVII."(Spielvogel, 2011, p. 75) Una frase cierta en muchos sentidos refiriéndose a que a principios del siglo XVII, la Casa de los Habsburgo perdió su más grande pertenencia conquistada: el Sacro Imperio Romano Germánico, lo cual provocó un gran asombro en el mundo, pero también provocó un brote hacia la luz por parte del gobierna austriaco, más precisamente, los Habsburgo. "Los Habsburgo alcanzaron por excelencia el estado Europeo" (Ackermann, Schroeder, Terry, Upshur y Whitters, 2008, p.157). Al iniciar el siglo, después de la pérdida del Sacro Imperio, Austria se levantó con gran fortaleza y dedicación para crear un nuevo imperio en el Este y Sureste de Europa. Ellos se expandieron, gracias al poderío que adquirió la familia durante este proceso, hacia nuevos territorios, e incluso llegándole a ganar al imperio turco en 1687, tomando así control de gran parte del territorio del sur del continente europeo. Pero así como hay buenas consecuencias del absolutismo, también hubo malas consecuencias que provocaron grandes problemas en el gobierno austriaco, pero el principal problema era que, aunque tuvieran mucho territorio y a un gobernante emperador, los territorios seguían teniendo un gobierno autóctono donde tenían sus propias leyes y reglas. Esto provocaba que el emperador no tuviese el poder que se quería tener sobre sus pueblos ya conquistados. Esto a la postre creó guerras internas por el pueblo levantado en armas por diferencias de creencias y prioridades.

Todos sabemos que el absolutismo era que una persona gobernaba un país o imperio entero por sí mismo, sin ayuda de nadie. Pero también el absolutismo tuvo consecuencias bárbaras; buenas y malas. Es bueno conocer sobre el gobierno de épocas antiguas donde eran muy diferentes las formas de pensar y las formas de actuar entre el pueblo, los gobernantes, emperadores, entre otros. Aunque las personas no crean que sea útil saberlo, tenemos que darnos cuenta de los errores que se cometían en aquel entonces. El absolutismo monárquico creaba una ambición inexplicable que por obvias razones cambiaban las formas de pensar de los gobernantes en un sentido egoísta provocando un problema de descontento entre los gobernados hacia su gobernante ya que, como solo creía en sí mismo y su vida, dejaba pasar los problemas de la demás gente solo por él. El gobierno prusiano y austriaco son ejemplos de absolutismo que se basan en poderío militar y el abuso. Las personas vivían, ciertas con desacuerdos y otras cómodamente con las normas que gobernaban, con guerras a su alrededor a cada momento.

El Absolutismo Ruso

La época del absolutismo ruso redefinió la historia y cambió para bien a Rusia. Empezando por mencionar sus inicios en el siglo XVI con Iván el Terrible y sus múltiples cambios al territorio y gobierno de Rusia, a la creación de la asamblea nacional, al periodo de Pedro el Grande y el liderazgo en San Petersburgo, todos los acontecimientos de esta época redefinieron el poderío y los ámbitos sociales y políticos rusos. Teniendo su origen en el siglo XVI con la llegada del primer zar y su final en el despotismo ilustrado, el periodo del absolutismo fue un periodo que marcó y revolucionó la historia de Rusia.

Iván el Terrible cambió totalmente a Rusia. Iván ascendió al trono en el siglo XVI, época donde el Principado de Moscovia y sus grandes duques dominaban Rusia. Cuando Iván llegó, él fue el primer hombre de su raza, el primero de su especie, de una especie nueva de dictadores en Rusia, los "zares". Zar significa "César" en ruso. Iván hizo un bien para Rusia, un bien que cambió por siempre su territorio y su forma de gobierno. Lo primero, expandió el territorio ruso hacia el Este, hacia Siberia, donde solo tribus indias habitaban las áreas. Segundo, Iván aplastó la nobleza rusa, a los llamados Boyardos. Un dato curioso, Iván tenía el apodo de "el Terrible" por: "sus designios inmisericordes, como haber apuñalado a su propio hijo por una discusión acalorada" (Spielvogel, 2011, p.75). La dinastía de Iván terminó en 1598, y a esto le siguió un estado de anarquía llamado el "Periodo Tumultuoso", un periodo donde no existía un gobierno definido y la anarquía y el caos circulaban en todo lugar. Fueron quince largos años de caos y desesperación hasta que en 1613 la Zemsky Sobor, la asamblea nacional, escogió como nuevo zar a Miguel Romanov. La dinastía de los Romanov duró hasta 1917.

Pedro el Grande fue el segundo gran zar que tuvo Rusia. Es uno de los miembros más prominentes de la dinastía de los Romanov, y fue zar desde 1689 hasta su muerte en 1725. Pedro hizo mucho durante su tiempo en el trono, y cambió para bien muchas cosas en Rusia. Primeramente, pocos años de convertirse en zar, Pedro hizo un viaje hacia occidente, hacia Europa. Cuando se convirtió en zar su mayor idea era la de europeizar Rusia, de adoptar las tecnologías de Occidente. Las tecnologías de Occidente le darían a Rusia un gran progreso y poderío, entregando a su ejército y a su armada lo necesario para convertirse en una potencia. Cuando murió en 1725, Rusia ya era un gran poderío militar, reconocido y temido en Europa. Pedro no solo equipó al ejército con mejores armas y técnicas, también lo reorganizó. Lo que hacía Pedro era reclutar a aldeanos de 25 años para el servicio militar, lo cual le permitió tener un ejército permanente de 210,000 hombres, y al mismo se le acredita la formación de la primera armada rusa. Pedro no solo cambió al ejército, también hizo cambios en el gobierno. En un intento por hacer un gobierno más estructurado y mejor unido, dividió a Rusia en estados, cada estado tenía a su burócrata y él era el gobernante supremo. Según la descripción: "el país quedó dividido en gobiernos, provincias, distritos y cantones, mientras un senado de diez miembros y nueve colegios o consejos ministeriales, de trece miembros, se convertían en los órganos supremos de gobierno" (Liublinskaia, 1979). Pedro ejercía poder como ningún otro gobernante, y la forma de tratar a sus burócratas reflejaba un acto imposible, ya que este quería que sus burócratas fueran esclavos y libres al mismo tiempo. Pedro también logró un objetivo muy ambicioso, que le hizo luchar una guerra dura en contra de Suecia, pero al final valió la pena, ya que construyó una capital que fue capital rusa hasta 1918, llamada San Petersburgo. Pedro cumplió todos sus objetivos, y al tiempo de su muerte había cambiado y hecho a Rusia una potencia en Europa.

Probablemente uno de los acontecimientos que más marcaron a Rusia, y que hicieron y formaron un centro de poder militar y político, fue la creación de San Petersburgo. La importancia de San Petersburgo fue que era considerada la ventana a Occidente, esto siendo porque ofrecería un puerto con acceso despejado a Rusia, para lo cual se requería acceso al Mar Báltico. Para su infortunio, las costas del Mar Báltico estaban controladas por la mayor potencia de Europa septentrional, Suecia. Una guerra larga y dura en contra de los suecos le concedió a Rusia las tierras que quería para construir su ciudad. En 1703, en unas marismas junto al Mar Báltico, se inició la construcción de la ventana de Occidente, la creación de San Petersburgo. San Petersburgo se completó cuando el gobernante que había ordenado la guerra y había surgido con la idea de construirla aún vivía, Pedro el Grande. San Petersburgo le dio a Rusia una ventana hacia Occidente, le dio acceso a Europa, y esto era aprovechado en aspectos económicos con la importación y exportación de bienes, en el ámbito militar porque esta era una posición estratégica, y en el ámbito político porque este era el centro de poder ruso, y lo fue hasta que en 1918 Moscú se convirtió en el centro de poder.

El absolutismo ruso cambió de manera radical y definió una nueva etapa para la historia rusa. La etapa del absolutismo desde sus inicios hizo cambios radicales en los ámbitos sociales y culturales, así como en la demografía del país. Su expansión hacia el este, la creación de una capital como centro de poder y punto estratégico, la creación de un nuevo tipo de gobierno que permitió a Rusia crecer tanto en tecnología como en poderío, y la convirtió en una gran potencia temida en Europa. El periodo del absolutismo ruso fue sin duda uno de los periodos más importantes que marco la historia de Rusia, y del mundo.

Referencias

Ackermann, M.E., Shroeder, M.J, Terry, J.J., Upshur, J.L. & Whitters, M.F. (2008). Habsburg Dynasty. Encyclopedia of World History [versión electronica]. New York: Infobase Publishing. Volumen III: página 157. http://0-web.ebscohost.com.mill enium.itesm.mx/ehost/ebookviewer/ebook /nlebk_272675_AN?sid=0fbbb6cd-403c-4b22-b58c-603bc51633f5@sessionmgr113&v id=4&format=EB&rid=1

Liublinskaia, A (1979) La crisis del siglo XVII y la sociedad del absolutismo.

Barcelona: Editorial Crítica

Prieto, G. (1893). Documentos Tec. Obtenido de http://biblioteca.itesm.mx/cgi-bin/doctec/opendoc?cual=805&archivo=12095&pagina=1&paginas=1,2&query=felipe,ii

Spielvogel J. (2011). Historia Universal. México: Editorial McGraw Hill.

 

 

Autor:

Juan Diego R.

Ricardo B.

Manuel de Jesús S.

Regina F.Rebeca P.

Carlos O.Daniela P.

Proyecto Interdisciplinario

Maestra Susana María N.

Monografias.com

27 de octubre del 2013


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda