Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El Mundo Greco - Romano




  1. Dispersión de la educación helenista
  2. Helenización de Europa y parte de Asia
  3. Después de Alejandro
  4. Educación Helenística
  5. Educación helenística en busca de la virtud
  6. Instituciones educativas helenísticas
  7. El estoicismo
  8. El Epicureísmo
  9. Bibliografía

Dispersión de la educación helenista

La historia de la educación helenística va precedida de dos civilizaciones que tuvieron una fuerte personalidad y dejaron huellas en Grecia. Posteriormente surgieron la civilización minoica y la micénica. La civilización minoica aparece en la isla de Creta a partir del año 3000 a. C. y quedó destruida por la aparición de los pueblos del norte, eolios, jonios y los aqueos que durante el segundo milenio llegaron en oleadas a la Grecia continental. La civilización misènica se extendió por toda Grecia hasta el sur de Tesalia dejando textos fechados que cayeron bajo la influencia doria en el año 1100 a. C. La instalación doria sobre todo en el sur del Peloponesio, tuvo como resultado la destrucción de las ciudades misenicas y un gran receso cultural que conllevó incluso la desaparición de la escritura silábica.

La época homérica es la de la formación de las primitivas organizaciones o clanes. La aristocracia estaba compuesta por los miembros más poderosos, por medio de los consejos de ancianos que imponian las normas de convivencia y una ley basada en la costumbre que no estaba escrita. Económicamente las ciudades se nutrían de la ganadería y la agricultura de su propio territorio. La política y religión eran unidades independientes. Este hecho marca un punto de partida de la época helenística que supone la incorporación del mundo griego a una unidad política más amplia y produce la helenización de un inmenso territorio.

Helenización de Europa y parte de Asia

El helenismo es el periodo de tres siglos comprendidos entre la muerte de Alejandro y la conquista del mundo antiguo por los romanos lapso en el cual la cultura griega se propago hacia el oriente, ganando en extensión y perdiendo según los historiadores la pureza. Esta nueva y última fase del desarrollo cultural griego, también llamada civilización helenística, contaron con sus focos más brillantes en Egipto y Asia Menor. La fusión de los elementos materiales espirituales griegos con los asiáticos dio origen a un mundo nuevo en que produjeron profundas transformaciones políticas, sociales, económicas, culturales y educativas. En la educación hubo un desarrollo en las ciencias, las artes, la literatura y la filosofía.

Alejandro el Grande

La empresa que comenzó Filipo II, fue completada por su hijo Alejandro (336 a 323 a.C.), quien la historia llamó Magno (el Grande). Dicho título lo alcanzo por lo grandes de sus conquistas y por la poderosa influencia que ejerció en el mundo antiguo. Fue el principal protagonista de la época helenística. La historia describe a Alejandro como un valiente y fiero soldado macedonio y un perfecto griego que había sido educado por Aristóteles quien le enseñó política, elocuencia e historia natural.

A los 20 años de edad heredó el trono Macedonio al morir su padre. En poco tiempo sometió a toda Gracia y fue contra el Imperio Persa. Conquistó a toda Asia Menor, Siria, Mesopotamia y Egipto llegó incluso hasta Indo. Según Wilheiml Nestle las conquistas de Alejandro Magno abrió el camino en la mitad oriental del mundo antiguo. Nacieron nuevas metrópolis de cultura a la que se le unió un grandioso y universal intercambio con organismo destinados a la formación espiritual, creados por el poder de los príncipes. El señorío de Grecia halló su expresión en el nacimiento de la lengua helénica universal, llamada Koenee en la cual se distinguieron la literaria que sirvió como prosa científica y la historiografía que salió al encuentro de las epístolas. El Oriente no fue un elemento pasivo en el proceso del helenismo. Las conquistas de Alejandro el Grande fueron al mismo tiempo viajes de descubrimiento que ampliaron el horizonte de Grecia. Además obró de manera inmediata sobre la cultura griega por él tráfico desarrollado con el mundo oriental, Persia, Siria, Egipto y la India.

Los cultos y las ideas religiosas abrieron el camino hacia Occidente, y aun el judaísmo tan exclusivista que había y amplió la diseminación. Alejandro fue en la tradición el símbolo de esta mezcla de culturas. La leyenda se creó alrededor de sus aportaciones a favor de la mezcla de las culturas. De esta manera influyo en el oriente en la adquisición de la literatura griega con rasgos de romanticismo y las novelas de los viajes que llegaron a ser los favoritos de la época.

Alejandro impuso en sus territorios un gobierno despótico de tipo oriental. Murió muy joven en Babilonia. Su imperio se fragmento en los llamados estados helenísticos: Macedonia, Siria que estaban gobernadas por los seleúcidas y el reino de Pèrgamo y Egipto que estaban gobernados por los lágidas.

Después de Alejandro

En las matemáticas se produjo un importante avance, al introducir signos numerales similares a los latinos, utilizando tablas para realizar los cálculos. La geometría se desarrolló espectacularmente gracias a Tales de Mileto y Pitágoras, quienes desarrollaron la teoría de los triángulos semejantes y el famoso teorema, respectivamente. Euclides será capital al resumir las teorías matemáticas y sentar las bases de la geometría con sus famosos axiomas.

La ingeniería avanzará espectacularmente gracias a los trabajos de Empédocles de Agrigento - inventor de un calorífero, Ctesibio - constructor de una bomba contra incendios, de un autómata y una bomba para elevar agua, Filón de Bizancio - creador de fuentes móviles y Arquímedes de Siracusa - inventor de las poleas compuestas y de un cañón que lanzaba pequeños proyectiles gracias al agua. El estudio matemático fue fundamental para el desarrollo de otras ciencias como la astronomía, realizando las primeras especulaciones sobre la posibilidad de que la Tierra fuera plana y estuviera flotando en el espacio.

El deseo de conocer la Tierra llevó a su representación gráfica, provocando la evolución de la geografía. Los mapas permitirán un giro radical en los viajes, que a su vez favorecerán el desarrollo de la cartografía. Una de las figuras que más aportará en este sentido será Alejandro al promover su campaña conquistadora de Asia, alcanzando los confines de la India.

Por otro lado la medicina griega obtuvo un grado de desarrollo significativo, introduciendo la experimentación como fórmula de conocimiento. De los avances en la medicina surgen los baños que eran una de las terapias más recomendadas por los médicos helenos, existiendo una red de balnearios curativos frecuentemente visitados. La sanidad era costeada en buena parte por el Estado al pagar a los médicos y financiar los tratamientos de los sectores sociales más humildes.

Además la medicina produjo también un importante desarrollo de la botánica gracias a Empédocles, Teofrasto o Aristóteles. Las plantas fueron divididas en árboles, arbustos e hierbas. La botánica permitió el avance de la farmacología, elaborándose herbarios que compilaban las plantas medicinales conocidas.

El año heleno tenía 12 meses de 30 días resultando un desfase de 11 días con respecto al año astronómico. Para solucionarlo incorporaron un nuevo mes cada dos años aunque tampoco el resultado fuera perfecto lo que obligó a continuas modificaciones. Los meses estaban divididos en tres grupos de diez días y respecto a la hora, siguieron la división caldea de una hora como la vigesimocuarta parte del día, estando dividida en 60 minutos, cada uno de ellos dividido a su vez en 60 segundos. La medida del tiempo se realizaba con relojes de arena y de agua.

El ático se convertirá en el dialecto más empleado por los grandes literatos y en época de Alejandro se puede considerar como el embrión de la lengua griega. Homero es el literato más famoso de este momento y fue el máximo representante de la escuela doria. Además fue considerado el autor de dos de las obras más importantes de la Literatura Universal: la Iliada y la Odisea. Luego surgió la escuela moralista donde Esopo fue el autor de unas 400 fábulas finalizadas con moraleja. Arquíloco sería el representante de la poesía satírica mientras que la poetisa Safo es la máxima exponente de la escuela de Lesbos, caracterizada por la simplicidad. La poesía bucólica está representada por Teócrito de Siracusa, autor de los Idilios. Píndaro será el mejor poeta de la lírica dórica.

La fase clásica será la de mayor esplendor, desarrollándose los dos grandes géneros dramáticos: la tragedia y la comedia. La tragedia es la forma literaria que deriva del culto dionisiaco, constituida en un primer momento por el coro y un contestador, tratándose de un teatro político ya que el estado paga a los autores y controla las obras. La primera tragedia documentada se atribuye a un tal Tespis. Esquilo, Sofocles y Eurípides fueron los mejores autores de tragedias, mostrando al ser humano en su momento más intenso, enfrentándolo con su Destino. Esquilo fue y es considerado el verdadero creador de la tragedia al introducir un segundo actor y reducir el coro, dotando a sus obras de un significativo contenido heroico y religioso. Sus obras más importantes son Los persas, especie de drama histórico, Los siete contra Tebas donde nos cuenta la guerra provocada por la rivalidad de dos hermanos, y La Orestiada.

La comedia será elevada a género literario por un tal Epicarno de Siracusa. . La sátira política alcanzará su mayor desarrollo en esta época, siendo Cratino de Atenas uno de sus principales promotores. Tucídides es considerado el creador de la narración histórica objetiva al eliminar los elementos míticos o legendarios. Los acontecimientos históricos están determinados por factores geográficos, políticos y humanos modificables.

El periodo alejandrino trajo consigo la aparición de dos importantes focos literarios: Pérgamo y Alejandría. En la lírica encontramos a Calímaco de Cirene, Teócrito de Siracusa y Apolonio de Rodas, autor de Los Argonaúticas, donde intenta resucitar la poesía épica aunque con escaso éxito. En el ámbito teatral, Herondas de Siracusa nos presenta asuntos de costumbres de manera irónica, poniendo de manifiesto la crisis que vivía el teatro convencional.

Educación Helenística

El ser humano está compuesto de materia prima y de forma sustancial; la materia es potencia de nuevas formas que pueden recibir para la generación de un nuevo ser; la forma es el acto, de aquí que el movimiento, el devenir de los seres, consista en un cambio de la forma mientras que la materia permanezca.

La teoría hilemórfica y antropológica integraron el movimiento sustancial con el estudio de las causas: la causa material es el sujeto que permanece en el cambio; la causa formal, la esencia del ser (la idea de Platón) que determina la materia al incidir en ella y constituye el nuevo ser. En resumen Aristóteles logró incorporar la Idea platónica a las cosas mismas, y en un brazo óntico la materia y la forma en cada sustancia constituida.

La teoría hilemorfica a la antropología indica que, "el alma es forma de un cuerpo natural que tiene la vida en potencia"; "es aquello por lo cual vivimos, sentimos y pensamos" son definiciones clásicas en el "de anima" de Aristóteles. El hombre, ente natural queda constituido por dos principios; el cuerpo a otro; el alma informa el cuerpo en un abrazo intimo, singular y personal.

Para Ólo el alma en cada hombre estaba constituido por tres funciones o perceptivas operacionales: alma y principio vital se identifica en Aristóteles como un todo activo a partir del cual se conforma lo que es el hombre es hace:

  • Vida vegetativa: sus funciones son de nutrición, crecimiento y generación; las dos primeras atienden a lo individual, la última a la especie.

  • Vida sensitiva: sus funciones son las propias de la vida vegetativa más las propiamente sensoriales: el conocimiento sensible, el apetito sensitivo y la capacidad de moverse de lugar.

  • Vida intelectiva: sus funciones son las que se corresponde a las facultades de la inteligencia y de la voluntad. Con la teoría aristotélica del conocimiento intelectual, quedan superadas las dos posiciones antagónicas del materialismo (demócrito) y del innatismo (platón), pues Aristóteles, el conocimiento intelectual se basa en datos que le facilita el sensible.

Por su parte la teoría ética de la virtud ve al hombre como un ser libre y racional por naturaleza. La virtud moral para Aristóteles es un hábito, adquirido libre y voluntario, pero no es una capacidad para Platón, aunque incida en las distintas facultades del hombre; según el lugar de esta incidencia las virtudes.

Los fundamentos antropológicos del proceso educativo helenístico lo constituyen la naturaleza, hábito y razón. Donde el hombre por naturaleza es sujeto de educación, pero puede ser educado, de acuerdo a cada individuo o a cada pueblo según sus dotes naturales. El hábito es la disposición del hombre, a la habilidad, hábito de conducta, rasgos de la personalidad y de carácter... Aristóteles las distinguió entre en el alma humana a través de las pasiones, capacidades de acción o potencias y los hábitos o cualidades adquiridas.

El tercer principio fundamental es la razón en la concepción aristotélica del proceso educativo o perceptivo del hombre y la razón ética. Mientras que la sabiduría es a la vez ciencia y entendimiento de lo que por naturaleza lo más precioso.

Educación helenística en busca de la virtud

La educación helenística fue vista como:

  • Proceso que consiste en fomentar el desarrollo de todas las disposiciones del hombre intelectual, moral y ética que son innatas.

  • Medio de crear nuevas disposiciones adquiridas a partir de su modo natural de ser.

  • Habituación es el ejercicio de la virtud que conduce al hombre a la felicidad o bien supremo.

La educación es un quehacer virtuoso cuya finalidad es el bien supremo. Las virtudes o hábitos en el ámbito individual son la fortaleza, templanza y modestia. Además la educación adopta el papel de fomentar y crear hábitos de liberalidad, magnificencia, grandeza, mansedumbre, veracidad, sentido del humor y amabilidad.

Las virtudes propias del entendimiento teórico son.

  • El entendimiento intuitivo es la capacidad para comprender la verdad de los principios generales sobre las cosas universales y necesarias.

  • El entendimiento racional o práctico da lugar a la prudencia y otras virtudes derivadas de ésta.

  • El entendimiento productivo o creativo se incrementa en las actividades artísticas, el arte o sabiduría técnica creativa del hombre.

El fin de la educación helenística era la felicidad y el bien supremo

El fin de la educación se identifica con la felicidad del hombre. El ser humano, compuesto de cuerpo y alma, posee una finalidad que, a la vez, define el sentido de su forma humana. Donde la virtud era el camino a la felicidad, más no era la felicidad. El resultado de la actividad excelente, en la que se cifra el bien supremo, constituye la felicidad. Aristóteles baso sus afirmaciones en la propia naturaleza racional del hombre que consiste en la actividad de las aptitudes más excelsas del entendimiento y razón. El hombre bueno las ejercita bien hasta un grado de excelencia y la felicidad en la que se cifra el bien supremo como el fin del hombre.

Instituciones educativas helenísticas

Las escuelas estoica y epicúrea eran basadas en el ideal del hombre. Estas escuelas fueron las más importantes de la época helenística.

El ideal de la educación estoica era la felicidad del hombre a partir de su naturaleza racional: vivir conforme a naturaleza significa lo mismo que vivir conforme a razón, o, de acuerdo con "el orden racional", que es reflejo del orden cósmico: la virtud consiste en "vivir según la experiencia de los hechos naturales, pues nuestras naturales son partes de la naturaleza natural.

La virtud, el supremo bien del hombre y la sabiduría eran entendidas como comprensión de la ley o razón del mundo; así, la libertad no es sino la aceptación del orden natural, en el que el hombre participa.

Otra teoría era la de la felicidad en donde el placer, el sumo bien del hombre, era el principio y el fin de la vida feliz. Esta idea se fundamenta en que el individuo que tiene placer, tiene ausencia de dolor, tranquilidad de animo por la posesión del autentico y genuino placer del hombre, y es prudente.

La pedagogía epicúrea, a la que pertenece la anterior teoría, es pues de carácter hedonista y al mismo tiempo ascética. Esta teoría distingue dos tipos de placeres, los que son típicos del cuerpo, y luego los que necesitan ser satisfechos, y es esto lo que hace moverse al hombre.

El saber helenístico oriental

El estudio de la física y de la astronomía reúne es perfecta referencia la sabiduría griega y la antigua cultura oriental, la astrología, los estudios matemáticos griegos, la geografía, y la medicina son las cuantiosas aportaciones del saber helenístico.

La filología o amor al discurso científico, se constituye como un saber de la expresión: la lógica, la retórica y la gramática integran el saber filológico.

En el periodo helénico la educación de las escuelas eran:

El niño en su primera infancia se educaba con la madre y las esclavas domésticas, pues el hombre apenas estaba en casa. Al pasar estos primeros años, las niñas permanecían en las casas con las mujeres, pero los niños iban a las escuelas que muchas veces eran academias privadas. La formación básica que incluía el conocimiento de poesía, música y gimnasia. El joven, a partir de los dieciocho años, servia dos años al ejercito, donde luego podía participar en las asambleas y seguir su formación en las armas o las letras.

  • Escuela elemental

Era pública, pero no era oficial, aunque el Estado ayudaba a su mantenimiento y a su cuidado. El currículo de materias de este periodo (7-14) se reduce a la lectura, escritura, números, gimnasia y dibujos.

  • Escuela Media

Es el camino intermedio entre la escuela elemental y la superior, destacan los estudios de gramática, lógica silogística, geometría euclidiana y algunos preliminares de Retórica o Filosofía, a los 18 el joven termina esta etapa.

  • Escuela superior

Después del servicio militar, que duraba alrededor de dos años, se iniciaba la enseñanza superior, polarizada en torno a la Retórica o a la Filosofía. El efebo se educaba en un gimnasio, con el tiempo se convirtieron en centros culturales.

La retórica es la ciencia superior que se imparte en esta época. Esta comportaba un estudio de contenido y un dominio del método y de la persuasión, mediante la habilidad técnica de la palabra; ningún otro estudio podía presentar a la juventud un programa más atractivo y un horizonte profesional más ambicioso.

La filosofía es la otra gran ciencia, que se imparte en esta etapa, la filosofía se impartía en las escuelas filosóficas, fundadas por maestros, y de una forma con contactos esporádicos, ocasionales y esporádicos, pero dentro de estas características existen el cómo se impartían esas enseñanzas, se daba una iniciación al saber filosófico, se comentaban textos clásicos, y se iniciaban las teorías propias. Donde se destacaban los estudios en lógica, la física y la ética de carácter filosófico.

El humanismo clásico en la educación helenística

Las características que definen este humanismo son:

  • La formación del hombre corporal, como espiritual.

  • Necesidad de dotar al hombre de una cultura general y valida.

  • La atención a la conducta moral.

  • La dimensión social de la persona que debe ser referente a su entorno.

  • El carácter literario que tiene la formación del hombre para universalizar las teorías de los individuos

  • El fin de la educación es la formación del hombre adulto y no el desarrollo del niño.

Toda la teoría educativa tenía como fin los valores éticos del individuo y se fundamentaba de los siguientes principios:

  • La naturaleza del individuo está encaminada como un presupuesto antropológico que condiciona gravemente el proceso educativo de cada uno.

  • El conocimiento de los textos clásicos y la educación filosófica.

Tipos de Escuelas

Las escuelas helenísticas están representadas por tres corrientes principales: el escepticismo (crítica de cualquier creencia) representado por Pirrón; el estoicismo (estudio y práctica de la virtud), representado por Zenón; y el epicureismo (liberación del hombre mediante el empleo del conocimiento). Los helénistas prestaron mayor atención a dos de las corrientes pedagógicas que fueron la escuela estoica y epicureismo.

El estoicismo

Los principios fundamentales de su pensamiento estoico son:

  • La concepción del mundo Séneca se limita a afirmar que ésta constituido por materia y fuerza, y que el agente dinámico de ambas es el fuego.

  • El alma está hecha de materia corpórea, aunque más sutil que el cuerpo; el alma es racional y tiene su origen en una partícula desgajada del neuma universal o alma del mundo; el alma es inmortal porque la razón humana incluye una parte que es común a los dioses.

  • La ciencia de Dios es la más excelsa del saber filosófico; a ella llegas por la virtud, pues la virtud es una preparación para llegar al conocimiento de las cosas celestes. Para Séneca, estoico, Dios es mente del Universo, que conforma todas las cosas y las contempla bajo el signo de la universalidad.

De Dios ha surgido todo y Él es quién gobierna el mundo, como Providencia; nadie podrá dudar de la existencia de Dios, a pesar de la dificultad de su entendimiento; el orden maravilloso del mundo es prueba precisa e inequívoca de su existencia; la Providencia, principio divino que rige el Universo, es ley que enmarca su vida. La moral senequista gira entorno a dos temas engarzados: la virtud, la felicidad y el bien son consecuencias esenciales de virtud; el placer, por ser indiferente a la virtud, es insuficiente para que el hombre alcance la felicidad.

La virtud consiste en obrar conforme a naturaleza, que en Séneca y los estoicos equivale a obrar según la naturaleza racional, es decir, en conformidad y adecuación a la Razón Universal, Dios. El cosmopolitismo de Séneca contempla la necesidad de lograr que todos los hombres sean hermanos arguyendo que todos son iguales por su origen, y que la jerarquía armónica entre ellos, su nobleza y distinción, impuesta por el ingenio y el trabajo de cada uno.

La filosofía abre al hombre al mundo exterior y a la propia intimidad que teje su vida, con ella los problemas de la vida y de la palabra se esclarecen, y por ella el hombre logra vivir honestamente. La virtud anida en el hombre instruido y educado no sólo en la filosofía, como saber teórico, sino además en la filosofía de la vida. Si la sabiduría conduce a la vida feliz y la filosofía es único camino hacia aquélla, lógicamente la filosofía es vitalmente feliz al hombre; no basta, pues, con hacer de la filosofía elucubraciones abstractas sin más.

La sabiduría finalmente, lleva al hombre a la comunicación con Dios y le impulsa a resistir a la Fortuna. Hay tres géneros de vida: el que consagra al placer, el que se da a la contemplación, y el que se ocupa de la acción, todos interfieren entre si. Es en el alma donde se fragua la sabiduría, la virtud, la libertad, y la felicidad.

El Epicureísmo

Los principios que fundamentaron la escuela del epicureismo fueron influenciadas por las escuelas cirenaica. Epicuro opinaba que el placer es el verdadero bien que es indicaba que la conviene y lo que repugna a la naturaleza del ser humano. Las pasiones violentas y los placeres sensuales quedaban excluidos de su ética, para dejar paso a otros más sutiles y espirituales. El ideal supremo era liberarse de las pasiones y los deseos para alcanzar la ataraxia: disposición propia del hombre sereno y templado, sin inquietudes, capaz de conservar un perfecto equilibrio en cualquier circunstancia.

Epicuro se apoyo en el materialismo atomista de Demócrito. El mundo que temían, afirmaba, era sólo una maquina automática. El miedo a la muerte era disipado haciendo ver consistiendo en la privación de la sensibilidad. Concluyendo que esta doctrina respondía a una perenne necesidad humana aunque tuvo el matiz de un constante huir, común a todo pesimismo resignado.

Bibliografía

Amouretti, M. 1992. El mundo griego antiguo. Ed. Akal.

Boardman, J. 1988. Historia Oxford del mundo clásico. Alianza, Madrid.

Glotz, G. La ciudad Griega. Editorial Uteha, México

 

 

Autor:

Lynnette García Rivera

Profesora: Myrta Rivera Ortiz

EDUC

Universidad Interamericana de Puerto Rico

Recinto de Guayama

Programa Graduado de Educación

Abril 2006


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda