Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Que es la muerte?




Partes: 1, 2

  1. Resumen
  2. Introducción
  3. Qué significa la muerte para los seres humanos
  4. La muerte es un fin biológico o es la finalidad de la vida humana
  5. Es lo mismo vivir y existir
  6. Ideas sobre la muerte
  7. El ser humano como ser mortal
  8. Mortalidad y proyecto
  9. La muerte en la cultura
  10. La muerte como preocupación
  11. La conciencia de la muerte
  12. La muerte como motor del acto de filosofar
  13. Muerte y alegría de vivir
  14. Muerte y sentido de la existencia
  15. La vida de Horacio Quiroga
  16. Cronología trágica de su vida
  17. Su vida reflejada en sus obras
  18. Predilección por los temas de muerte
  19. Miedo a la propia muerte
  20. Conjuración del miedo: proyección
  21. El hombre muerto
  22. Un escritor: cierre de la parábola
  23. Ambigüedad de Quiroga: las dos tendencias
  24. Conclusión
  25. Vocabulario
  26. Bibliografía

Resumen

Esta monografía intenta abordar como tema la "predilección de Horacio Quiroga por los temas de muerte". Horacio Quiroga fue un hombre al que le tocó protagonizar una sucesión de muertes muy confusas, la presencia dramática, llena de sucesos lastimosos,desgraciados y fatales en su vida, influye en sus obras, cargándolas de un gran contenido de tragedia.

Pero, ¿qué buscaba Quiroga al recaer constantemente en temas de muerte? ¿por qué es en esos temas cuando obtiene sus mejores obras? ¿por qué es allí en dondesu estilo es el más personal y más limpio de influencias?.

Introducción

Horacio Quiroga, un hombre al que le tocó protagonizar una sucesión de muertes muy confusas, o por lo menos tan infortunadas como para que se pueda hacer sensacionalismo alrededor de ellas.

Cualquiera de ellas por separado habría bastado para alejarlo de la histeria modernista., pero la que más lo alteró fue la de su amigo Ferrando, al que mata accidentalmente. De todos modos, este sacrificio del amigo, se repitió, después, cuando Ana María Cires, su mujer, se suicida con cianuro en medio de la selva. Un poco antes, en su atormentado y oscuro pasaje por Buenos Aires, había muerto otra, una de la cual nadie habla y parece haber sido la gran mujer de su vida, muerta de tuberculosis.

Es por ello que esta presencia dramática, llena de sucesos lastimosos, desgraciados y fatales en su vida, influye en sus obras, cargándolas de un gran contenido de tragedia.

¿Pero qué buscaba Quiroga al recaer constantemente en temas de muerte? ¿Por qué en esos temas es cuando obtiene sus mejores obras? ¿Por qué es allí que su estilo es el más personal y más limpio de influencias?.

Es justamente la experiencia personal de Quiroga la que conducirá a esa preferencia por los temas de muerte, asunto que será desarrollado en la presente monografía.

Desde un punto de vista genérico, la muerte es la finalización de las actividades vitales de un organismo. En el caso particular de la realidad humana, la definición vigente desde un punto de vista médico y legal alude a la cesación de toda actividad en el encéfalo, demandándose además que esta finalización sea completamente irreversible.

Con el cometido de comprobar esta situación, deben cumplimentarse una serie de procedimientos y de protocolos rigurosamente pautados.Es preciso señalar que la definición de muerte ha sufrido una serie de variaciones a lo largo de la historia. En el pasado, el criterio para declarar clínicamente muerta a una persona era la ausencia de respiración y de latidos en el corazón. Con la evolución de la tecnología empleada, que permitió la conservación artificial de la actividad cardiaca y respiratoria en pacientes, este criterio debió ser revisado.

Además, otra circunstancia hacía necesaria esta revisión: la posibilidad de utilizar los órganos de pacientes carentes de actividad cerebral para salvar vidas. Es por ello que luego de un período de evaluación, la comunidad médica decidió adoptar la nueva definición de muerte, aquella que hace énfasis en el papel del cerebro como articulador principal de las funciones del cuerpo.

La muerte es el término de la vida a causa de la imposibilidad orgánica de sostener el proceso homeostático. Se trata del final del organismo vivo que se había creado a partir de un nacimiento.

El concepto de muerte, de todas maneras, ha variado a lo largo de la historia. En la antigüedad se consideraba que la muerte, como evento, tenía lugar cuando el corazón dejaba de latir y el ser vivo ya no respiraba. Con el avance de la ciencia, la muerte pasó a entenderse como un proceso que, a partir de un cierto momento, se vuelve irreversible.

En la actualidad, una persona puede haber dejado de respirar por sus propios medios y, sin embargo, seguir con vida a través de un respirador artificial Por otra parte, puede hablarse de muerte cerebral para hacer referencia al cese completo e irreversible de la actividad cerebral.

Más allá de la biología, existe una concepción social y religiosa sobre la muerte. Se suele considerar a la muerte como la separación del cuerpo y el alma. Por lo tanto, la muerte implicaría el final de la vida física pero no de la existencia. La creencia en la rencarnación también es bastante común.

La muerte es el poder absoluto que dispone de nosotros. Ella nos pone el límite, finiquita nuestra existencia. Mientras podemos ocasionar y anticipar, panificar y ordenar muchas cosas, se sustrae la muerte a la arremetida estratégica. Ella viene, cuando quiere, viene como el ladrón en la noche. A cada momento es posible que ella asalte. En el entorno de su vida puede el hombre disponer de algo, tiene poder de disposición sobre cosas y procesos - pero no tiene poder de disposición sobre la muerte, él está entregado a ella. La muerte aparece como el señor infinito sobre los vivientes, que tiemblan ante ella. Pero esto vale en un sentido muy determinado. El hombre no puede mantener a distancia a la muerte, no puede escapar a ella, no puede ocultarse ni esconderse de ella. A cada cual lo alcanza - precisamente con una "seguridad mortal"

Qué significa la muerte para los seres humanos

El sentido de la muerte se encuentra en la vida misma, en cuanto sabemos que vamos a morir, dirigimos nuestros esfuerzos hacia la vida intensamente vivida, el morir nos enseña a amar, querer, recordar. La muerte postergada hacia la eternidad no puede sino constituir el más absurdo de los absurdos. En cuanto ésta dejaría de ser fuente de vida, vivir en el más acá, requiere la certeza de la finitud. La muerte es un espejo en el cual contemplamos nuestra vida entera, la historia personal se perfila hacia un proyecto común de todos los hombres, de los que están y los que vendrán, el dialogo del espíritu con el corazón, resuelven su acuerdo de vida en un instante, el corazón ofrece energía para la acción, y el espíritu ofrece un viaje hacia el crecimiento. Entender esto, significa entender que la vida misma no es más que un periodo pequeño de nuestra existencia.

La vida cobra sentido en cuanto se revela como un transito, morir es cambiar de estado y el bien morir puede ser entendido en términos de desprenderse finalmente de todo lo material que nos confina a este mundo para facilitarnos el paso a la eternidad. El bien morir es estar dispuesto con humildad a despedirse de la vida, entregar la existencia que nos fue dada, sin rencores ni arrepentimientos, sin culpa y sin dolor.

¿Porqué vivir si sabemos que vamos a morir?

Porque en la vida encontramos el significado de la existencia y en la muerte encontramos el significado de la vida, el convencimiento de nuestra muerte nos impulsa a trabajar, a hacer, a producir, sin posponer inútilmente nuestro destino. La presencia de la muerte nos pone frente a nuestra responsabilidad, que es la de hacer de la vida el sentido mismo de la existencia.

La muerte es un fin biológico o es la finalidad de la vida humana

La muerte como acontecimiento biológico y personal .A la luz de esta concepción unitaria del hombre cuerpo-alma, ¿qué significa la muerte? La definición clásica de muerte como separación del alma y del cuerpo se caracteriza por una grave indigencia antropológica, pues presenta la muerte como algo que afecta solamente a la «corporalidad humana» y deja al «alma» completamente intacta. Esta descripción considera la muerte como un hecho biológico: cuando las energías biológicas del hombre llegan al punto cero, entonces sobreviene la muerte. Esta concepción sugiere también que la muerte es algo que sobreviene extrínsecamente a la vida: ambas, muerte y vida, se oponen; no existe entre ellas ninguna interrelación.

Por ello, en la definición clásica, la muerte es un acontecimiento que aparece sólo al final de la vida biológica. Por el contrario, en la visión antropológica que hemos expuesto la muerte surge no como un simple hecho biológico, sino como un fenómeno específicamente humano.

La muerte afecta a la totalidad del hombre y no únicamente a su cuerpo. Si el cuerpo es afectado y constituye una parte esencial del alma, entonces también el alma queda envuelta en el círculo de la muerte. Además, la muerte humana no es algo que llegue como un ladrón al final de la vida: está presente en la existencia del hombre, en cada momento y siempre, a partir del instante en que el hombre aparece en el mundo55. Las fuerzas se van gastando, y el hombre va muriendo a plazos, hasta acabar de morir. La vida humana es esencialmente mortal o, como dice san Agustín, en el hombre hay una muerte vital56. La muerte no existe. Lo que existe es el hombre moribundo, como un ser para la muerte. Esta no viene desde fuera, sino que crece y madura en la vida del hombre mortal. De esta forma, la experiencia de la vida coincide con la experiencia de la muerte. Prepararse para la muerte significa prepararse para la vida verdadera, auténtica y plena. De ahí se sigue que la escatología no está aislada de la vida y proyectada hacia un futuro distante, sino que es un acontecimiento de cada instante de la vida mortal. La muerte acontece continuamente, y cada instante puede ser el último.

La planta perece, el animal fina. ¿Qué ocurre ahí, pues, con planta y animal? ¿Cómo puede algo que "es", súbitamente concluir? ¿No es este concluir un tránsito a otro estado de ser, similar a como el bloque granítico pasa a ser polvo en su despedazarse? Evidentemente, eso no podemos decirlo de lo vivo. Lo vivo no puede mantenerse siempre en su ser-vivo, él finaliza en el ser-muerto. ¿Pero qué hay con este ser-muerto? (...) ¿Es acaso el muerto en absoluto? A partir de la cópula también la nada es un "ente", pues decimos a lo mejor que "es" la negación de todo lo ente. ¿Qué pensamos propiamente cuando declaramos a "lo vivo" como "muerto"? Lo hasta ahora vivo ha desaparecido— pero no se ha "retirado", no se ha ocultado, sustraído a la visibilidad. Se ha apagado, se ha aniquilado. El finalizar del ser vivo no es el giro de un determinado estado de ser a otro, sino un giro de ser en nada. Más encima, el hablar de giro es siempre desorientador, ya que en general a cada giro le pertenece algo que gira, a cada metabole un hypomenon. Cuando una cosa llega a ser más grande o más chica, cuando cambia de color y demás, entonces tiene que permanecer la cosa como el fundamento que está a la base para que pueda tener en ella un giro. Pero el giro de la vida al ser-muerto no puede ocurrir en un portador sustancial que esté a la base del giro.

Es lo mismo vivir y existir

Cuando hablamos de Vivir me imagino a cualquier persona que se despierta y lleva acabo una rutina muy parecida o mejor dicho casi exacta a la del día anterior, a esa persona que quizás solo Vive porque tiene que pagar un Auto, porque tiene hijos que lo (a) necesitan, o quizás tiene un Novio (a) y creen que es el "Principio y el Fin de sus Vidas", y sienten que esa vida que lleva es su Felicidad, cada día se despierta y siente que tiene Felicidad porque alguien en este mundo los necesita, o porque tienen muchas cosas materiales como para pensar en otra cosa que no sea el "uno mismo", y es así como uno se acostumbra a vivir, hasta caer en la Rutina y no es que este encontrar de la Rutina, simplemente a veces considero que es mala compañera pero por otro lado si no tuviéramos una Rutina estaríamos perdidos, aunque el punto es que la misma Rutina cansa. Ahora Cuando escucho a alguien que me dice la palabra Existir lo relaciono con alguien que lleve una Rutina (ir al Escuela, ir al Trabajo, etc..), pero cada día hace algo diferente Rompe con esa Rutina, si tenia que comenzar "moviendo el pie derecho inicia con el Izquierdo" y con ese movimiento rompió la rutina, comienza a cuestionar las cosas que hace en su Hogar, en su Trabajo, en su Escuela, sin llegar a lastimar a otros, intenta mejorar procesos que quizás el mismo realizo, comienza a no solo Vivir "porque así lo quiere algún Ser supremo o porque si no Vivo habrá terceros lastimados". Ya abordando este tema me recuerda una Frase de Rene Descartes que sino mal recuerdo dice "Si dudo Pienso, Si pienso Existo"; sus palabras para mi son exactas al punto que quiero llegar ("NO DEJEMOS DE EXISTIR, Y COMENZEMOS A SOLO VIVIR"); no importa la Edad, el Sexo, hay que hacer cosas que quizás parezcan algo locas, porque bueno debemos tener algo que contar a los Hijos, Nietos.

Existir o vivir

"Una roca existe, una persona vive", y es muy cierto, sin embargo, no todas las personas viven, si una persona estas vacía, o no tiene sueños o metas altas, si solo se alimenta, y trabaja para mejorar su calidad de habitar, si respira, pero no goza, esa persona no esta viva, solo existe, ocupa espacio.Amigo y todos los que lean esto: vivan, sientan, la alegría, la tristeza, el entusiasmo, tracen sueños inalcanzables y luchen por ellos, por sus ideales, sientan la libertad, y solo entonces sabrán la diferencia entre vivir y existir.

 Todo lo que nos rodea posee energía pero si preguntas en lo que es respirar sentir ver el ser humano y las criaturas seres vivientes que están en el mundo viven ya que la vida es un ciclo que tiene comienzo desarrollo y final y las cosas como objetos piedras etc. pueden estar millones de años existiendo por que no están vivas pero existen

¿Existir o vivir? Mejor vivir

Dependiendo el punto de vista que se le de, puede variar la perspectiva sobre vivir o existir, que poseamos cada uno. Me explico, mientras respiremos estaremos vivos, y por ende, existimos. Pero el termino de existir, es relativo ya que un florero, un libro, un carro, etc., también existen! es decir, que al ocupar un espacio determinado en este planeta ya estamos existiendo. Quiero decir con esto, que a mi concepto no usaría el término existir... En respuesta a tu pregunta, preferiría vivir, saber que estoy vivo y sentido. Ya que muchas personas existen pero pocas viven o saber vivir.

Ideas sobre la muerte

El ser humano en general, le tiene temor a la muerte y esto se debe a la ignorancia. Uno siempre teme a lo que desconoce. Cuando la conciencia despierta, la ignorancia desaparece y deja de existir el temor a la muerte. Nadie muere en la víspera. El ser humano muere el día y a la hora que señala la Ley del Destino. "La causa de la muerte es el pecado", dicen las Sagradas Escrituras; realmente el ser humano al cometer el pecado original en aquel Paraíso Terrenal, quedó sometido a una cadena de muertes y nacimientos, de las cuales solo podrá liberarse cuando nazca por segunda vez de su energía creadora –semen-, cuando sea bautizado –transmutado- por el Espíritu Santo en Matrimonio Perfecto. San Pablo nos dice en la Biblia que el ser humano posee un cuerpo carnal y un cuerpo espiritual. A este cuerpo carnal se le llama "cuerpo físico" y al cuerpo espiritual le llamamos "alma o cuerpo astral". Estos cuerpos están unidos por un cordón fluídico o energético, que en esoterismo se denomina "Cordón de plata". Primer Juicio.

Al morir, el desencarnado es sometido a un primer juicio. El desencarnado cae en un desmayo de tres días y la vida que acaba de pasar comienza a verla como una película, en forma retrospectiva, desde la muerte hasta el nacimiento acompañado por los seres queridos que ya han partido. Al ver los malos actos cometidos siente vergüenza y se alegra al contemplar las buenas acciones. Se dice que el desencarnado ésta recogiendo sus pasos. Este juicio es realizado por la Ley Divina para que el desencarnado haga conciencia de las buenas y malas obras que realizó en la vida. Después de realizado el primer juicio, un Ángel de la Muerte, que trabaja bajo la dirección del Maestro ORIFIEL de Saturno, corta el cordón de plata que une al cuerpo físico con el cuerpo astral o alma. Los moribundos suelen ver el Ángel de la Muerte como una figura esquelética, espectral, bastante horrible. Realmente lo que sucede, es que este ángel se reviste con el traje que corresponde a su oficio.

Las vestiduras funerales y las esqueléticas figuras de los Ángeles de la Muerte, horrorizan a aquellos que todavía no han despertado la conciencia. Ha ocurrido muchas veces, que a personas a las que se les está realizando el primer juicio, revisando la película de su vida, han regresado nuevamente a la vida. Segundo Juicio. Cuando el cuerpo duerme, el alma o cuerpo astral se desplaza a la cuarta dimensión, llamado el mundo de los sueños, a través de esa alma viaja y se manifiestan los YOES o DEFECTOS de cada ser humano. Igual ocurre al morir, los YOES o EGOS se desplazan con el alma a la cuarta y quinta dimensión de la naturaleza. En el mundo molecular se realiza el 2° JUICIO y volvemos a revivir nuestras vidas, pero en forma mucho más lenta. Este proceso se cumple desde la ancianidad hasta la niñez y el nacimiento. Los desencarnados visitan entonces aquellos lugares con los cuales se relacionaron. Revive cada escena de su vida, dicen y hacen lo mismo que hicieron, sintiendo alegría por las buenas obras y profundo dolor moral por las malas.

El ser humano como ser mortal

El "ser-mortal" del hombre es una determinación de nuestro ser, que cada uno conoce, acerca de la cual cada uno sabe de un modo peculiar— pero que al mismo tiempo es difícil de concebir e interpretar. Hemos intentado considerarla como una determinación-esencial, que le pertenece a lo humano como tal, como carácter fundamental de la existencia humana, que no es propia ni del animal, ni de Dios. Pero, ¿cómo somos nosotros "mortales"? Si de ordinario pronunciamos determinaciones de las cosas, presuponemos que estas determinaciones le corresponden a las cosas, mientras y en tanto las cosas "son", persisten, perduran; la consistencia de la cosa constituye el presupuesto obvio para la adscripción de determinaciones. En la multiplicidad de las determinaciones contables se articula el persistir y durar de las cosas de este modo y de otro. La cosa es portadora de propiedades. Las propiedades le corresponden a ella, en tanto ella, mientras ella y hasta tanto ella persiste. La cosa es lo que sustancialmente se mantiene, mientras en este portador que se mantiene permanecen o cambian ciertas propiedades.

Mortalidad y proyecto

Para medir la mortalidad y poder comparar las defunciones de unos países y otros independientemente de su tamaño o de la población total, se utilizan las Tasas de Mortalidad, que representan el número de defunciones en un periodo de tiempo determinado (normalmente anual) por cada mil habitantes de ese lugar. Para su cálculo se dividen las muertes ocurridas durante ese periodo por el número medio de habitantes del lugar durante ese periodo y se multiplica por mil. El resultado por lo tanto se expresa en Tantos por mil (%o).

Elaborar un proyecto de vida es importante porque te permite plasmar tus ideas, tus metas, tus objetivos, tus sueños, tus deseos, etc. Es una forma de aterrizarlos, ponerlos en perspectiva para que puedas visualizar las distintas rutas que hay para lograrlos y esto te permita escoger cuál es la mejor opción que tienes considerando de dónde estás partiendo y las herramientas con que cuentas.

Veámoslo de esta forma: cuando tú deseas lograr algo, lo primero que haces es imaginártelo. Pero la primera vez siempre presenta muchas lagunas (detalles que no fueron contemplados en esa visión que tuviste), en la medida que esa visión siga frecuentando tu mente y te tomes el tiempo de detallarlo, en esa medida comienzas a pasarlo de ser una idea intangible a un deseo que comienza habitúeselos convertirse en realidad. Es como una creación, algo a lo que le estás dando vida. Y créeme que cuando te digo que una de las actividades más bellas que puede hacer cualquier ser humano es precisamente ésta, la de crear algo de la nada. Es como hacer magia.

También lo podemos definir como lo que queremos hacer con nuestra vida, qué caminos queremos tomar. Debemos tener un sólido, claro y fuerte proyecto de vida.

La muerte en la cultura

La concepción de la muerte como fin o como tránsito, su creencia en una vida después de la muerte, en el Juicio Final... actúan como condicionantes para la actuación de los individuos en un sentido u otro. La idea de inmortalidad y la creencia en el Más allá aparecen de una forma u otra en prácticamente todas las sociedades y momentos históricos. Sin embargo, hasta ahora no existen evidencias concluyentes a favor de esa vida ultraterrena (véase experiencia cercana a la muerte). Usualmente se deja al arbitrio de los individuos, en el marco de los conceptos dados por su sociedad, la decisión de creer o no creer y en qué creer exactamente. La esperanza de vida en el entorno social determina la presencia en la vida de los individuos de la muerte, y su relación con ella. Su presencia en el arte es constante, siendo uno de los elementos dramáticos a los que más se recurre tanto en el teatro, como en el cine o en novelas y relatos.

Muerte en la civilización egipcia.La creencia inicial en la inmortalidad de dioses y faraones, posteriormente extendida al resto de los egipcios, significó que se practicara el embalsamamiento y la momificación, para poder preservar la integridad del individuo en la vida futura, según los textos de la mitología egipcia.

Muerte en la civilización maya

Según la religión maya, después de la muerte el alma emprende un camino a Xibalbá (Mundo Subterráneo), donde debe atravesar un río ayudado de un perro (el xoloitz cuintle).Entre los diversos tipos de muerte sagrada en Mesoamérica se encuentran: las mujeres embarazadas muertas en el primer parto; las personas ahogadas, suicidadas, muertas de lepra o sacrificadas y los guerreros muertos en batalla pues la calidad de vida (buena o mala) no importaba tanto como la forma de morir. Al final, las almas de los que morían sagradamente también descendían al inframundo. Los mayas consideraban que el alma de una persona que iba al inframundo renacía en un individuo dela misma especie, sin ningún recuerdo de la vida anterior

La muerte como preocupación

La preocupación por buscar respuestas respecto de la muerte y el morir es tan antigua como el hombre mismo, y sobre el particular hay múltiples ideas que pretenden explicar el Inframundo, de las prácticas funerarias que cada sociedad desarrolla, y muy en especial, del comportamiento observado en la vida terrena, de ahí el título de la obra, como advirtiendo: "dime cómo vives y te diré qué Inframundo te espera".

La conseja popular dicen que es sabia, y ante un problema de grandes magnitudes suele decirse: "Si tu problema tiene solución para qué te preocupas y, si no la tiene, para qué te preocupas". Esta máxima podría aplicarse a cuestiones de carácter doméstico, pero ante situaciones que involucren ámbitos espirituales, la perspectiva cambia, entonces, se aplica otra conseja que reza: "No le digas a Dios cuán grande es tu problema; dile a tu problema, cuán grande es tu Dios", y bajo esta perspectiva se desarrolla el libro Construyendo la vida a partir de la muerte. Entonces toma sentido estudiar un problema que no tiene solución terrena, y el sujeto construye y reconfigura una serie de imaginarios de la vida después de la muerte.

La preocupación, entonces, se centra en buscar respuestas que den cuenta de la etapa post mortem, es decir, de la suerte que correrá el difunto de acuerdo a una amplia evaluación celestial de su comportamiento en la vida terrena, según adscripción religiosa. O lo expresado por una de las co-autoras, Emma Leticia, quien dice respecto a la preocupación del trabajo, estudiar el imaginario: "Las ideas religiosas sobre la vida después de la muerte y la vida eterna" (p. 259).

El tema de la muerte, entonces, se inscribe en los ritos de paso, específicamente en los ritos funerarios, aquella que estudia las costumbres mortuorias, y la concepción de la vida eterna en el Inframundo. Otro tanto sucede en el ramo de la tanatología, que se encarga del estudio integral e interdisciplinario de la muerte. Celebro, en consecuencia, que los autores hayan estudiado la perspectiva de la muerte como una preocupación espiritual desde varias adscripciones religiosas que van desde la católica y agrupaciones no católicas denominadas evangélicas (pentecostal, neo pentecostal, testigos de Jehová, Iglesia de México o israelita, Asamblea de Dios, presbiteriana, metodista, bautista y amistad cristiana). Todas ellas en el ámbito veracruzano.

El trabajo, además, tiene otra particularidad, que trabajaron con población adulta mayor (60 y más años de edad), y esta perspectiva le da una característica muy particular, pues se aduce que las personas mayores son o muestran mayor práctica religiosa que otro grupo poblacional, justamente porque experimentan cercanía o probabilidad de morir. Veamos pues, a grandes rasgos el contenido de los trabajos, y los invito a leer la obra con la finalidad de que abunden en cada uno de ellos.

La conciencia de la muerte

La consciencia de tener que morir, y no en un sentido abstracto e irreal como la que todos tenemos, sino de forma inmediata y sin dilación, tiene una gran importancia, sobre todo para el propio moribundo. A pesar de ello, muchos médicos sienten una profunda aversión a explicar

A un enfermo de muerte su situación. También los parientes intentan hacer concebir esperanzas de curación al enfermo, lo que le dificulta tener un conocimiento real del estado de las cosas y, por ello, le impide la preparación y la espera consciente de la llegada cercana de su muerte.

Actuando de ese modo acabamos confundiendo y engañando al enfermo sobre la llegada de su propia muerte. Normalmente ningún ser humano muere gustoso, pero poseer la conciencia de tener que morir en un tiempo previsible es imprescindible para poder ordenar los últimos días, semanas o meses de vida y disponer las cosas que requieren intervención.

Difícilmente habrá otra situación que de forma tan directa y clara nos dé a entender que vivimos en el instante del

"aquí y ahora" como el conocimiento de la muerte que está a las puertas. Vivir esta fase de una manera consciente es sin duda un regalo para el moribundo, como lo es también para sus parientes y amigos, en quienes permanecerá el recuerdo y la experiencia de la muerte .Los seres humanos somos conscientes a diferencia de los animales de la finitud de la vida y paralelamente poseemos instinto de supervivencia.

Esta consciencia de la muerte permanece latente en nuestro interior y cualquier estímulo puede despertarla en un momento dado (observar como los padres envejecen, ver noticias sobre accidentes, vivir la muerte de un amigo o familiar…).

Cuando la conciencia de la muerte hace acto de presencia, la reacción habitual es enmascararla o apartarla de nosotros con pensamientos del tipo "aún me queda mucho por vivir", "soy joven"… Aunque a veces, estos pensamientos persisten, retorna la angustia y no nos queda más remedio que gestionar el terror que nos producen.

La muerte como motor del acto de filosofar

La muerte nos hace pensar en la vida. Si diéramos un significado a nuestra muerte, encontraremos una nueva perspectiva para nuestra existencia.

Más allá del impacto de la idea que proyectamos de nuestra muerte en nosotros mismos, también el impacto de muertes que somos testigos tiene un gran efecto sobre nuestra vida. Fue el hecho de presenciar una muerte que llevó al Príncipe Siddhartha, el Buda histórico, a abandonar el palacio en el cual vivía, para dedicarse a la meditación en busca de una solución efectiva para que cese el sufrimiento humano.

Lo mismo sucede con aquellos que presenciaron el proceso de una muerte y que se dejaron tocar por los poderosos efectos de esa experiencia sobre su visión del mundo. Asistir a alguien muriendo nos torna consientes de nuestros límites humanos y nos lleva a ser más realistas y menos pretenciosos en cuanto a nuestras posibilidades. Aun así, no podemos olvidarnos de que aun encarando a la muerte de manera positiva, ella continúa fea y dura de mirar.

Dice Lama Gangchen Rimpoche: "Si usted estuviera en una situación negativa en el momento de su muerte, debe recordar que la negatividad no trae nada. Por eso, regrese su atención para su concentración interna y para su auto-confianza". Creo que esa sea una tarea para una vida entera.

Muerte y alegría de vivir

La existencia es el tema filosófico por excelencia, especialmente el del sentido de nuestra vida. Ahora bien, no es seguro que tenga un sentido.

El tema de la existencia y del sentido de ésta, así como la concepción de la muerte, han sido temas fundamentales del pensamiento filosófico a lo largo de la historia, quizás incrementado a partir del siglo XIX con autores como Schopenhauer , Kierkegaard , o Nietzsche , preocupados por estas cuestiones transcendentales.

Algunos autores quieren ver en la existencia de los seres humanos en general, y de cada uno en particular, como el fruto de un proyecto, por lo que la existencia tendría el sentido de seguir los dictados y los deseos del Creador . La existencia del ser humano sería un elemento más de la Voluntad Divina.

Formamos parte de un proyecto superior en el que nuestra aportación es importante y necesaria. Ese sería el sentido. Todos los elementos relacionados con nuestra existencia: el amorla moral, estarían relacionados con ese proyecto que nos supera y explica la vida.

 La muerte de la gente, a mi juicio, siempre es triste. No puede haber alegría que provenga de ella. Pienso que el sentimiento más cómodo que pueda surgir ante la muerte es la indiferencia. Como cuando abrimos el periódico y encontramos que alguien ha muerto, e incluso vemos su fotografía. Podríamos estar seguros, no obstante, que esa muerte tiene su cercano, su doliente; que no le puede dar alegría al que la mira como pérdida. Si la muerte es un desaparecer ajeno, un extinguirse algo vinculado a nosotros, debemos verla como un evento que nos quita, que nos hace ver que siempre habrá un momento en que no podemos tener lo que tenemos, y eso significa, por ejemplo, no tener más una caricia, una voz, una figura sólida, alguien que supo de nosotros, que participó de nuestra historia y cuyos actos ya no nutrirán nuestra memoria. Eso es muy triste, siempre será triste No menos pasa cuando se trata de nuestra propia muerte. Uno vive una vida al tiempo que se construye a sí mismo. Y terminamos siendo muchas cosas, tantas como los sentidos y la imaginación nos han permitido crear a partir del mundo: mis padres, mi esposa, mis hijos, mi perro, mis amigos, la brisa salobre del mar, una canción de amor, mis éxitos, mis fracasos, mi forma de escribir, mi forma de hablar, como percibo, como me perciben, mis recuerdos, el sexo, mi música, mi coraje, la forma como me figuro el futuro... Son muchas cosas las que perderíamos si muriéramos y pienso que una sola de ellas, bien vivida, bastaría para sentir tristeza al morir.Me atrevo a concluir que precisamente porque la muerte es triste debemos aprender a afrontarla. Mirarla con serenidad en tanto es ineludible. Padecer la ajena con la seguridad de que nos enseña; y la propia, con la calma que deberíamos tener cuando renunciamos a algo que siempre supimos que no era para siempre.

Muerte y sentido de la existencia

No deberíamos buscar un sentido abstracto a la vida, pues cada uno tiene en ella su propia misión que cumplir; cada uno debe llevar a cabo un cometido concreto.   Los hechos que parecen robarle el sentido a la vida incluyen no solo el sufrimiento o la angustia, sino también la muerte.

El pesimista se parece a un hombre que observa con temor y tristeza como su almanaque, colgado en la pared y del que a diario arranca una hoja, a medida que transcurren los días se va reduciendo cada vez más. Mientras que la persona que ataca los problemas de la vida activamente es como un hombre que arranca sucesivamente las hojas del calendario de su vida y las va archivando cuidadosamente junto a los que le precedieron, después de haber escrito unas cuantas notas al dorso. Y así refleja con orgullo y goce toda la riqueza que contienen estas notas, a lo largo de la vida que ya ha vivido plenamente.

¿Qué puede importarle cuando advierte que se va volviendo viejo? ¿Tiene alguna razón para envidiar a la gente joven, o sentir nostalgia por su juventud perdida? ¿Por qué ha de envidiar a los jóvenes? ¿Por las posibilidades que tienen, por el futuro que les espera? "No, gracias", pensará. "En vez de posibilidades yo cuento con las realidades de mi pasado, no sólo la realidad del trabajo hecho y del amor amado, sino de los sufrimientos sufridos valientemente. Estos sufrimientos son precisamente las cosas de las que me siento más orgulloso aunque no inspiren envidia". 

Y eso justamente porque en la vida todo tiene un sentido, nada pasa por casualidad, si sufrimos siempre es por algo, es una oportunidad enviada del cielo para hacernos más fuertes, para hacernos mejores.

Una persona que le da un sentido a su vida, un "por qué vivir" que trascienda lo puramente terrenal, es significativamente mas feliz que una persona que piense que aquí abajo termina todo, porque vivirá con esperanza, con ilusión del premio que recibirá, vivirá despegado de los bienes de la tierra, porque sabe que lo que hace tiene un sentido, tiene una misión que va mas allá de ganar mas dinero, de sentirse cómodo acá en la tierra y sabe que eso a la postre es lo único realmente importante en su vida, y sabrá enfocar ésta hacia esa dirección.

La vida de Horacio Quiroga

Biografía:

Nacido en 1878 en el Salto Uruguayo, donde su padre era vicecónsul de la Argentina. Horacio Quiroga, al regreso de un corto viaje a París, inició sus primeros ensayos literarios con el libro en prosa y verso Los arrecifes de coral (1901), fruto de la influencia de renovación poética que dirigía en su país Julio Herrera y Reissig.

En 1903 un viaje con Leopoldo Lugones a Misiones le descubrió la belleza de esa selva, su mundo de misterio y de sonora soledad. Años más tarde estableció su hogar en los alrededores de San Ignacio sobre el río Paraná y reveló a las letras un ambiente y una vida ignorados. Se dedicó también a variadas empresas en las que su personalidad vigorosa se destacó ampliamente. Pero su auténtica vocación fueron las letras. Cultivó la poesía, la prosa y en la prosa, la novela y el cuento; pero fue principalmente en este último género donde mostró su talento excepcional, mereciendo el elogio permanente de la critica literaria.

Muchas influencias pueden señalarse en él: Kipling, Poe, Dostoiewski, pero sus mejores obras son aquellas en que superada la etapa de lo extraño y de lo mórbido muestra la naturaleza y el alma de Misiones.

Su vida llena de altibajos, de empresas quijotescas, de lucha tenaz, tuvo muchos episodios dolorosos que explican en parte sus actitudes y su conducta un tanto rara y extraña.

Fue admirado y envidiado. Como todo valor nuevo y auténtico se lo discutió e imitó. De toda su obra lo sustancial son sus cuentos, limpios descarnados y humanos, que señalan un temple literario de primera magnitud.

Falleció en Buenos Aires, el 19 de febrero de 1937. Sus restos fueron enviados a Salto, su ciudad natal, con grandes homenajes.

Sus cuentos más difundidos son: Cuentos de amor, de locura y de muerte, Los desterrados y Cuentos de la selva, entre otros

Cronología trágica de su vida

-1878 31 de diciembre: Nace en Salto Uruguay.

- 1879: La familia va a una chacra, en San Antonio Chico, donde abunda la caza. A la vuelta de una excursión Prudencio Quiroga (su padre) muere al enganchársele la escopeta cuando descendía de la lancha.

Poco después Horacio es llevado por su madre a Córdoba, a la que se trasladan para cuidar la salud de una de las hijas (aquejada por el asma). Al cabo de cuatro años regresan a Salto; Quiroga cursa estudios primarios en el colegio Hiram, sostenido por la masonería.

- 1895: 5 de septiembre: Ascencio Barcos (su padrastro), enfermo, se suicida.

- 1898: En las fiestas de carnaval de Salto, conoce a María Esther Jurkowsk, se enamora y quiere casarse con ella. Su familia se opone y se produce la ruptura, su primer gran amor desdichado ("fue un amador constante"), a la que más tarde hará protagonista de Una estación de amor y Las sacrificadas.

- 1902: 5 de marzo: a raíz de un cruce de brulotes, Guzmán Papini y Zás y Federico Ferrando conciertan un duelo. Quiroga, que llega a Montevideo procedente de Salto, va a casa de Ferrando. El hermano de éste había comprado una Lafoucheux de dos caños (12 mm). Son las 19 horas: Quiroga examina el arma; se le escapa un tiro. "Oyóse un grito de dolor y Ferrando cayó sobre la cama, la bala le había penetrado en la boca, alojándose en el occipital sin salir". Muere en seguida. Quiroga es sometido a interrogatorio y trasladado posteriormente a la Cárcel Correccional. El Dr. Manuel Herrera y Reissig, hermano del poeta, asume la defensa. Consigue que sea puesto en libertad el sábado 9.

Inmediatamente después abandona Montevideo. Se refugia en la casa de su hermana María, en Buenos Aires.

14 de diciembre de 1915: Ana María Cires, su esposa, se quita la vida ingiriendo una fuerte dosis de sublimado. Su agonía dura ocho días.

"Quiroga nunca hablaba de su primera esposa. Una vez sin embargo, al pasar por el cementerio de San Ignacio le dijo a Julio E. Payró (quién ha comunicado la anécdota) ´ Está enterrada allí ". Payró le preguntó si visitaba la tumba. Quiroga le contestó que jamás. Y agregó: "Me he olvidado completamente de todo eso". "Parecía muy duro", advirtió Payró, pero después he llegado a comprender que esa era la única manera de seguir viviendo para el que queda".

- 1925 Regresa un tiempo a San Ignacio, allí se enamora de una joven de 17 años que se llama también Ana María. Sus padres impiden los encuentros. El entonces agota los medios para comunicarse: mensajes envueltos en tubo de palo raspado, cartas en clave y otros semejantes; hasta llega a cavar un túnel para raptarla. La muchacha es alejada subrepticiamente y Quiroga desiste.

- 1934 15 de abril: se lo declara cesante: (La política uruguaya ya ha sufrido un vuelco a raíz del golpe de estado del 31 de marzo del año anterior; Brum se ha suicidado para no entregarse.) La S.A.D.E. (Sociedad Argentina de Escritores) envía una nota, que firman Roberto Giusti, Arturo Cerretani Y Cesar Tiempo, al presidente del Uruguay, Dr. Gabriel Terra, para que lo reponga en el Consulado. El pedido es denegado. La situación económica de Quiroga se torna apremiante.

- 1936 En mayo, después de un año y medio de gestiones, se le acuerda la jubilación. Poco después su mujer y su hijita se marchan; y él queda solo.

- 1937 18 de febrero: durante la tarde mantiene - según sus biógrafos - una conversación con los médicos, en la cual corrobora las sospechas que ya tiene sobre la enfermedad (cáncer gástrico) . Después sale a dar un paseo por la ciudad y regresa al Hospital a las once de la noche. En la madrugada del día 19 muere.(Un vaso con restos de cianuro, evidenciaba la causa del fallecimiento.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Pitagoras y el pitagorismo

    Biografía de pitagoras. Armonía de los contrarios. La comunidad pitagorica. Nació hacia el año 578 ac. En samos (rival ...

  • Filósofos de la naturaleza

    Sócrates. La Política. Enseñanzas. El juicio. Tales de Mileto. Platón: Obra; Teoría de las ideas; Teoría del conocimien...

  • Eutanasia

    Definición del término eutanasia. Eutanasia: ¿Existe un derecho a morir?. Formas de aplicación de la eutanasia. La batal...

Ver mas trabajos de Filosofia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda