Capítulo 3 De La Novela 'Cien Años De Soledad'

7523 palabras 31 páginas
Capítulo III

El hijo de Pilar Ternera fue llevado a casa de sus abuelos a las dos semanas de nacido. Úrsula lo admitió de mala gana, vencida una vez más por la terquedad de su marido que no pudo tolerar la idea de que un retoño de su sangre quedara navegando a la deriva, pero impuso la condición de que se ocultara al niño su verdadera identidad. Aunque recibió el nombre de José Arcadio, terminaron por llamarlo simplemente Arcadio para evitar confusiones. Había por aquella época tanta actividad en el pueblo y tantos trajines en la casa, que el cuidado de los niños quedó relegado a un nivel secundario. Se los encomendaron a Visitación, una india guajira que llegó al pueblo con un hermano, huyendo de una peste de insomnio que flagelaba a su
…ver más…
Muchos años después, cuando Macondo fue un campamento de casas de madera y techos de cinc, todavía perduraban en las calles más antiguas los almendros rotos y polvorientas, aunque nadie sabía entonces quién los había sembrado. Mientras su padre ponía en arden el pueblo y su madre consolidaba el patrimonio doméstico con su maravillosa industria de gallitos y peces azucarados que dos veces al día salían de la casa ensartadas en palos de balso, Aureliano vivía horas interminables en el laboratorio abandonada, aprendiendo por pura investigación el arte de la platería. Se había estirado tanto, que en poco tiempo dejó de servirle la ropa abandonada por su hermano y empezó a usar la de su padre, pero fue necesario que Visitación les cosiera alforzas a las camisas y sisas a las pantalones, porque Aureliano no había sacada la corpulencia de las otras. La adolescencia le había quitada la dulzura de la voz y la había vuelta silencioso y definitivamente solitario, pero en cambio le había restituido la expresión intensa que tuvo en los ajos al nacer. Estaba tan concentrado en sus experimentos de platería que apenas si abandonaba el laboratorio para comer. Preocupada por su ensimismamiento, José Arcadio Buendía le dio llaves de la casa y un poco de dinero, pensando que tal vez le hiciera falta una mujer. Pero Aureliano gastó el dinero en ácida muriático para preparar agua regia y embelleció las llaves con un baño de oro. Sus exageraciones eran apenas…

Documentos relacionados

  • Capitulo De 18 De Cien Años De Soledad
    7242 palabras | 29 páginas
  • Cien Años De Soledad: Capítulo 15
    1404 palabras | 6 páginas
  • Cien años de soledad capítulos 5 y 6
    1117 palabras | 5 páginas
  • Cien Años De Soledad
    742 palabras | 3 páginas
  • Taller Cien años de soledad
    1486 palabras | 6 páginas
  • Ensayo de cien años de soledad.
    1341 palabras | 6 páginas
  • Análisis Cien Años De Soledad
    2001 palabras | 9 páginas
  • Cien años de soledad - análisis
    5173 palabras | 21 páginas
  • Cien años de soledad
    4883 palabras | 20 páginas
  • cien años de soledad
    2311 palabras | 10 páginas