Comprension De Lectura Poemas Para Niños

1894 palabras 8 páginas
El ama |

EL AMA
Yo aprendí en el hogar en qué se funda la dicha más perfecta, y para hacerla mía quise yo ser como mi padre era, y busqué una mujer como mi madre entre las hijas de mi hidalga tierra.
Y fui como mi padre, y fue mi esposa viviente imagen de la madre muerta.
¡Un milagro de Dios, que ver me hizo otra mujer como la santa aquella!
Compartían mis únicos amores la amante compañera, la patria idolatrada, la casa solariega, con la heredada historia, con la heredada hacienda.
¡Qué buena era la esposa y qué feraz la tierra!
¿Qué alegre era mi casa y qué sana era mi hacienda, y con qué solidez estaba unida la tradición de la honradez a ellas!
Una sencilla labradora, humilde, hija de oscura castellana aldea; una mujer trabajadora,
…ver más…
c) A escuchar los dulces trinos de los pájaros.

¿De qué estaban hechas las cuerdas del arco?
a) También con intestinos de cabra.
b) Con finos hilos de seda.
c) Con pelos de la cola del caballo.

¿Qué decía el caballo?
a) Que sufrió inútilmente cuando le arrancaron los pelos de la cola.
b) Que sentía envidia de la cabra.
c) Se sentía orgulloso de haber servido para hacer aquel instrumento.

¿Por qué se sentía afortunado el caballo?
a) Porque a él nadie le molestaba.
b) Porque él podría escuchar la música del violín antes de morir.
c) La cabra tendría que morir para escuchar la música de sus intestinos.

¿Con quién se compara a los malos escritores?
a) Con el caballo.
b) Con la cabra.
c) Con ninguno de los dos.

¿Por qué se compara a los malos escritores con la cabra?
a) Porque los dos gozan de la fama en esta vida.
b) Porque los dos esperan a ser famosos después de morir.
c) No hay ningún parecido entre ellos para compararlos

¡DUERME MI NIÑO!
Pues andáis en la palmas
Ángeles santos, que se duerme mi niño, tened los ramos.
Palmas de Belén que mueven airados los furiosos vientos que suenan tanto, no le hagáis ruido, corred más paso, que se duerme mi niño,
¡tened los ramos!
El niño divino, que está cansado de llorar en la tierra por su descanso, sosegar quiere un poco del tierno llanto, que se duerme mi niño,
¡tened los ramos!
Rigurosos hielos le están cercando, ya veis que no tengo con qué guardarlo:
Ángeles divinos que vais volando, que se duerme mi

Documentos relacionados

  • educacion especial
    3873 palabras | 16 páginas
  • Ensayo libro "mucha vidas, muchos maestros"
    3953 palabras | 16 páginas
  • Doctrina de la division del poder de mexico
    1439 palabras | 6 páginas
  • Ejercicios contables
    740 palabras | 3 páginas
  • Lectura Expresiva
    3090 palabras | 13 páginas
  • Lectura Expresiva
    3102 palabras | 13 páginas
  • Aportaciones de ana teberosky a al educación
    4088 palabras | 17 páginas
  • Elaborar unidades didácticas
    1555 palabras | 7 páginas
  • Práctica #5 laboratorio química fime
    1060 palabras | 5 páginas
  • Fabulas
    8000 palabras | 32 páginas