Contabilidad fiscal

1949 palabras 8 páginas
El árbol*

María Luisa Bombal

A Nina Anguita, gran artista, mágica amiga que supo dar vida y realidad a mi árbol imaginado; dedico el cuento que, sin saber, escribí para ella mucho antes de conocerla.

El pianista se sienta, tose por prejuicio y se concentra un instante. Las luces en racimo que alumbran la sala declinan lentamente hasta detenerse en un resplandor mortecino de brasa, al tiempo que una frase musical comienza a subir en el silencio, a desenvolverse, clara, estrecha y juiciosamente caprichosa. "Mozart, tal vez" —piensa Brígida. Como de costumbre se ha olvidado de pedir el programa. "Mozart, tal vez, o Scarlatti..." ¡Sabía tan poca música! Y no era porque no tuviese oído ni afición. De niña fue ella quien reclamó
…ver más…

Pero he aquí que Mozart la toma nerviosamente de la mano y, arrastrándola en un ritmo segundo a segundo más apremiante, la obliga a cruzar el jardín en sentido inverso, a retomar el puente en una carrera que es casi una huida. Y luego de haberla despojado del quitasol y de la falda transparente, le cierra la puerta de su pasado con un acorde dulce y firme a la vez, y la deja en una sala de conciertos, vestida de negro, aplaudiendo maquinalmente en tanto crece la llama de las luces artificiales. De nuevo la penumbra y de nuevo el silencio precursor. Y ahora Beethoven empieza a remover el oleaje tibio de sus notas bajo una luna de primavera. ¡Qué lejos se ha retirado el mar! Brígida se interna playa adentro hacia el mar contraído allá lejos, refulgente y manso, pero entonces el mar se levanta, crece tranquilo, viene a su encuentro, la envuelve, y con suaves olas la va empujando, empujando por la espalda hasta hacerle recostar la mejilla sobre el cuerpo de un hombre. Y se aleja, dejándola olvidada sobre el pecho de Luis.

—No tienes corazón, no tienes corazón —solía decirle a Luis. Latía tan adentro el corazón de su marido que no pudo oírlo sino rara vez y de modo inesperado—. Nunca estás conmigo cuando estás a mi lado —protestaba en la alcoba, cuando antes de dormirse él abría ritualmente los periódicos de la tarde—. ¿Por qué te has casado conmigo? —Porque tienes ojos de venadito asustado —contestaba él y la besaba. Y ella, súbitamente alegre, recibía

Documentos relacionados

  • Contabilidad fiscal
    10796 palabras | 44 páginas
  • Contabilidad fiscal
    1933 palabras | 8 páginas
  • Trabajo Practico Contabilidad Fiscal 673 Una
    636 palabras | 3 páginas
  • Trabajo Práctico De Contabilidad Fiscal (673)
    5958 palabras | 24 páginas
  • Contabilidad fiscal
    2656 palabras | 11 páginas
  • Aspectos legales del derecho mercantil, fiscal y empresarial con respecto a la contabilidad.
    1017 palabras | 5 páginas
  • Etapas de la licitacion publica en colombia
    2041 palabras | 9 páginas
  • Obligación De Llevar Contabilidad En México
    1288 palabras | 6 páginas
  • Conceptos Y Generalidades De La Contabilidad
    1102 palabras | 5 páginas
  • Obligacion legal de llevar contabilidad
    1730 palabras | 7 páginas